martes, 7 de agosto de 2012

UNA DOCENA DE SEÑALES PARA DETECTAR A UNOS PADRES PRIMERIZOS EN LA PLAYA


Vacaciones. Llegas a la playa con tus fieras que gracias a Dios ya controlan esfínteres, se visten solos, saben nadar y son capaces de cargar con sus aletas, su tabla de body surf, la pelota, la petanca, media docena de palas, las gafas de bucear y además arrastran su toalla y diferencian sus chanclas de las de los demás.

Llegas a la playa. Estableces la base de operaciones, echas una ojeada a tus churumbeles y te dispones a disfrutar de un día de playa con todas sus diversiones: lectura, comida de bocata, compra de helado guarrero en el chiringuito, paseo a por conchas, paseo a pescar, baños con niños y sin niños…descanso y vida familiar.

Y entonces miras a tu alrededor y ahí están, brillando como si fueran extraterrestres fluorescentes: los padres primerizos. Los miras y te dan como penic, a ti, y a todos los demás padres con niños ya crecidos que habéis pasado por eso y no querríais volver ni aunque os pagaran.

Una a una..reconocéis todas las señales.


1. Horarios absurdos



Llegas a la playa a las 12 con todos tus hijos debidamente encremados y pertrechados con todo lo necesario para el día de playa….y te cruzas con ellos..él arrastrando el carrito ( porque ya ha aprendido que el carrito “supermanejable” que le vendieron, en la arena de la playa tiene la misma movilidad que un tractor pinchado) y cargando bolsas como si les hubieran desahuciado. Ella lleva al bebé en brazos…Probablemente llevan en la playa desde las 9 y media cuando llevaban desde las 7 en pie y preparando todo lo que creían que iban a necesitar para pasar un “día” de playa.



2. Infraestructura



Unos padres primerizos van a la playa como si se mudaran a vivir allí. Han caído presa de la publicidad maternal absurda, de los consejos de toda una ristra de familiares, amigos y desconocidos del parque y además tienen miedo. Miedo de que justo les falte el gadget necesario para que su bebe esté a gusto en la playa, así que van pertrechados con: silla de paseo, minicunita, minitienda que no deja pasar los rayos solares, sombrilla, sombrillita para la silla, minibañerita, hamaquita, flotador por si el bebe prefiere el mar, bolsa con toallas, bolsa con muda para el niño como si lo fueran a dar en adopción, una pelota aunque el bebe tenga 6 meses, una pala y un cubo por si acaso el bebe tiene instintos de arquitecto con 8 meses, una mochila nevera para el puré del bebe….etc.



3. Los baños de los padres



Se baña él. Se baña ella. Intranquilos, mirando hacia la orilla. No sé sabe si esperando ver esfumarse esa familia que le impide disfrutar de la playa o comprobando que no desaparezcan cuando se de la vuelta. Por supuesto los baños suelen ser entrar y salir porque hay que tener en cuenta el factor: “ has estado media hora en el agua mientras yo aguantaba aquí a tu hijo berreando”. El equilibrio de fuerzas y esfuerzos es fundamental.



4.Los baños en familia



Cuando por fin llega el momento de bañarse con el bebé, bueno..de acercarse a la orilla..se hace el más espantoso de los ridículos y suelen provocar mucha vergüenza ajena. Uno de ellos lleva al bebé en brazos y el otro va al lado como temiendo que se le caiga y explote. Siempre hay uno que quiere meter al bebé en el agua aunque berree y el otro sufre y dice: no, no..no ves que no le gusta? Al final discuten y se van a la toalla cabreados. Lo que viene siendo un baño relajante.



5. La crema



El bote de crema protección total cuelga del cinto del bikini de ella. Él suele preguntar cada poco tiempo: ¿ le has dado crema? A ver si se va a quemar. Parte del presupuesto de las vacaciones se va en cosméticos solares, la parte buena es que en invierno podrán usarlo de masilla reparatodo dada la consistencia de esas cremas.



6.Tics inevitables



Poner el gorrito al bebé, secarle, cambiarle el bañador, mirar el pañal, darle crema, ofrecerle agua, ajustar la sombrilla cada 10 minutos, poner el gorrito al bebe, secarle, cambiarle el bañador, mirar el pañal, sacudir todo de arena, darle crema, ajustar la sombrila….poner el gorrito al bebe…


7.No se sientan



Cuando tienes churumbeles más mayores tampoco te sientas mucho, pero ya directamente no cuentas con ello. A los primerizos se les descubre porque llegan y montan la hamaca o estiran perfectamente la toalla porque realmente creen que lograran sentarse o tumbarse. Tan inocentes…




8. Pavoneo de orgullo



En los raros momentos en los que todo parece fluir, la pareja coge al bebé y se acerca a la orilla. El bebe sonríe, está ideal y ellos dos con cara de satisfacción suprema supuran orgullo paternal por esa maravilla de la creación tan monísima. Sonríen sin criterio a todo el mundo que pasa por su lado y a los de las sombrillas de al lado, confundiendo las miradas de “ puf que pereza con bebe a la playa” con miradas de admiración y envidia. En cualquier caso, el autoengaño siempre da muchas satisfacciones.



9. Esa mirada.



Cuando creen que su pareja no les ve ponen “esa mirada”. La mirada perdida hacia la inmensidad del mar acordándose de lo maravillosa que era la playa antes de ir con bebes y lo poco que supo apreciarlo en su momento.



10. La prensa



Inasequibles al desaliento y creyendo que un día los astros se alinearan y todo irá sobre ruedas en la playa, antes de llegar a la arena compran el periódico y un par de revistas y lo guardan en la bolsa. Cuando vuelvan de la playa podrían devolverlo en el kiosko porque está sin estrenar.



11. Nervios, nervios, nervios



Si consiguen que el bebe duerma o esté tranquilo no saben qué hacer. Ese momento de paz inesperado al que ya habían renunciado les pilla por sorpresa y se ponen nerviosos. No saben que hacer. Miran al niño a ver si de verdad está durmiendo, el otro le grita “ no vayas a despertarle”, se acercan a la orilla para aprovechar a bañarse..o mejor no..mejor me tumbo a leer..o no..doy un paseo hasta aquella punta que llevo 3 dias queriendo ir…o me baño..o me tumbo..o aprovecho para comer algo..o quizás debería darme crema…y cuando andan en esas indecisiones..el niño llora y se acaba la paz.



12. Envidia



Los padres primerizos miran con envidia a los padres experimentados con niños de más de 3 ó 4 años que se bañan solos, juegan en la orilla, comen tierra sin llorar, se rebozan, no llevan pañal, se sientan a comerse un bocadillo lleno de arena, hacen castillos, se bañan con sus padres riendo o se bañan solos mientras los padres levantan la vista de vez en cuando del periódico…y piensa: ¿Cuánto me queda para llegar a eso?

Tranquilo…cuatro años pasan volando…y si no tienes hijos y te crees a salvo de esto…ya nos veremos.

Republicado de Unadocenade

33 comentarios:

NáN dijo...

"Unos padres primerizos van a la playa como si se mudaran a vivir allí".

Descripción perfecta.

Pero para llegar hasta allí (vamos a suponer que un viaje de Madrid a una playa levantina), quien conduce ha tenido que cambiar la mirada por el espejo retrovisor por una "intuición supranatural". Ya puedes llevar el coche que lleves, la visión por la ventana ventana trasera está absolutamente obstruida.

Niágara dijo...

Nada como irse de vacaciones cuando los niños de los demás ya han regresado al cole. De sólo pensar en los resorts familiares, y otros "parques temáticos" según tu propia terminología, tiemblo de espanto.

Perri (meison) dijo...

Como no madre no se si estoy muy de acuerdo con ese cierre final de ENVIDIA. Muy idílico veo yo a esos churumbeles "independientes" en la playa. Me faltan gritos de ellos, de los churumbeles, que van por la playa cual cerdos a punto de ser degollados. Me faltan salpicaduras de arena por doquier, pelotazos de palas, me faltan pataletas por: querer un helado, por querer irse con su nuevo mejor amigo de la playa, por querer subirse en los hinchables de la playa, por no querer ese bocata, por querer otra toalla,por querer jugar a las palas, ....Total, que al final me quedo con los primerizos, que al menos a mi, no me perjudican...
Lo del horario absurdo no se si sérá por madrugar y no saber qué hacer o porque prefieren las primeras horas más tranquilas y de menos sol. Yo voy a esas horas por gusto. A partir de las 11.30 la playa es insufrible. ;-)

Anónimo dijo...

¡¡Moli!!

En una semana me voy a la playa y, si antes ya pensaba en disfrutar mis últimas vacaciones antes de que en febrero nazca mi churumbel... ahora con más razón las voy a disfrutar más!!

Saludos desde Alemania

uncerdocabrón dijo...

este post es una prueba fehaciente de que la maldad humana no tiene límites,

a mi no hay noticia que me alegre más el día que el que un padre no haya pegado ojo a causa de los benditos berridos de su zagal,

Mara dijo...

Bestial!

MisMellis dijo...

El mejor antídoto contra padres primerizos en la playa o cualquier otro lugar es ir con mellizos, te olvidas de la mitad de los cachivaches porque priorizas para no ir cargado en plan mula, te dejas de chorradas con el tema agua porque con dos bebés cada uno de los padres va con uno y tendrás suerte de poder intercambiar ´con tu pareja más de dos palabras seguidas.
No tienes tiempo ni de tener envidia porque lo tuyo a ojos ajenos es "superbonito tener dos a la vez" mientras tu te planteas como ser madre y no morir en el intento.
Soy madre de mellizos y creeme que cuando tienes dos a la vez dejas de ser la típica madre primeriza ñoña para convertirte en una madre hippi que deja un poco a su aire a sus hijos y que no tiene tiempo para preocupaciones absurdas...
La entrada genial como siempre, por eso me he animado a comentar...

Tita dijo...

jajajajajaja ¿y el reportaje gráfico qué? cámara de fotos, cámara de video sin dejar escapar detalle.

El otro día vimos a unos primerizos en una terraza preparando un biberón (debía tener el mozo unos 15 días) ¡parecía que estaban dividiendo el átomo! se habían llevado el bote entero (como yo en su momento) él calculaba la dosis de agua, se regañaba por haberse pasado de la raya, contaba los cacitos como si le fuera la vida, ella de pie con el bebé dando vueltas (absolutamente tranquilo) y los amigos alrededor de la mesa atónitos...

¡cuánto nos reconocimos jajajajajaja!

A filla do mar dijo...

Yo, que soy madre por adopción, me he librado de todo esto.
Cuando te pasas 15 días en Etiopía viviendo con lo mínimo y dándole de comer a tu hijo en el autobús te das cuenta de lo superfluo que es la mayor parte del equipamiento que te rodea.

Así que yo, recién llegaditos de allá, me planté en la playa con la toalla tamaño familiar, la sombrilla, un biberón (mi hijo tomaba el biberón con agua natural, sin calentar) un pañal de repuesto y un paquete de toallitas.

Y hasta hoy!

Padres primerizos, es posible!!!

Coco Crispi dijo...

Dita sea, no sé por qué a veces me da error al enviar el comment.
Quería decirte que me ha encantado la entrada y que me veo reflejada en casi la mitad de las cosas, cosa que me ha angustiado y alegrado a la vez.
Me he sentido cien por cien identificada con el momento "llevas media hora en el agua".

Oswaldo dijo...

¡Genial todo!
Sin embargo, la mejor frase, la que detectó NaN de Primer.

Oswaldo dijo...

Por cierto Moli, ¡qué bueno que volviste pronto! Ya tenía temblor de manos y ojeras por la abstinencia...

Bolboreta dijo...

Vale, bien, madre primeriza recién estrenada al aparato: he conseguido ir a la playa con un único cacharro más a mayores (la hamaquita estupenda), la enana se portó bien, durmió y comió básicamente, así que pude dormir siesta y bañarme muy a gusto ¡qué orgullo más tonto me acaba de entrar por Dios! jajajajaja
(por cierto, malos padres que somos porque no cumplimos los "horarios adecuados" y solo le echamos cremita en casa, eso sí, la plantificamos debajo de la sombrilla y ella tan a gusto oye...)

Anónimo dijo...

Acertado, plas, plas!
Aquí madre de 2: una de 3 meses y otro de 22.
¡¡Qué diferente mi visita con primer bebé a la visita a la playa con ambos!!
La de tonterías que nos venden!!! y compramos!!
Eso sí, me olvido de los pañales de respuesto pero la crema de sol nunca!! Cada loca con su locura...

Al que se alegra porque otros no duerman sólo puedo desearle que cuando se reproduzca, su descendiente duerma como uno que me sé yo!! Es decir, que él no duerma 3 horas seguidas en año y medio. A ver cuánto te ríes entonces majico...

jaio yabar dijo...

jajaja, lo que me he reído! Soy madre primeriza, este Julio hemos ido a la playa con "Risasmil" por primera vez, y hemos cumplido con todas y cada una de tus señales :) Y lo más curioso es que sin darnos cuenta de ello, sólo leer tu post me ha hecho darme cuenta de ello.

Por cierto soy nueva en la blogosfera y acabo de descubrir tu blog. GENIAL! Me he tirado un buen rato leyendo posts y posts, y han converito mi tarde de cansancio acumulado en muy divertida. Qué arte tienes escribiendo, madre mía!

Un saludo,
Jaio

lo+ dijo...

como siempre...genial!!!!...y cuando de repente habla y dice de "Mami, la playa está sucia"....cagontóloquesemenea...que no es tierra, que es arena, que no mancha, que tu te la has comido el año pasado tan a gusto, chaval!!!!!!

Aldeano de palo dijo...

En general los madrileños soleis ir a la playa con el camión de mudanzas. Los de costa vamos con la toalla... y nada más.

uncerdocabrón dijo...

por alusiones,

estimada madre de 2, servidor ya se ha reproducido y es padre de otros 2 de + de 18 años,

al nacer la pequeña estuve dos años sin dormir más de 3 horas, lo cual cambió mis hábitos de sueño y durante otros 12 años no he dormido más de 4 horas, de ahí mi irónica "maldad",

afortunadamente ahora que la vejez llama a mi puerta, poco a poco voy recuperando la reparadora capacidad del sueño,

como verá, somos malos que no malvados,

Asombrada dijo...

Yo siento si ofendo, pero como isleña que está hasta el moño de los turistas, no puedo más que decir:
Qué paleturrios sois los madrileños y demás especímenes de secano cuando vais a la playa!!!
Y da igual que seáis padres primerizos o no, se os nota a la legua. Vais a la playa como si no hubiera un mañana.
Y por cierto, coincido con el comentarista que dice que prefiere a los padres con bebés que a los padres con niños más mayores. Yo también los prefiero. Salvo raras excepciones (intuyo que es tu caso cuando has dicho que prácticamente no podías sentarte), los niños pequeños dan bastante más por saco, ya que parece que a sus padres les conectan un chip cuando pisan la playa y se desentienden de ellos.
Que sí, que imagino que debe ser agotador... Pero eso de "que los aguanten los demás, que yo he venido a descansar" me parece fatal.
En fin, disfruta de tus vacaciones playeras

Asombrada dijo...

Un apunte, porque me parece que me he expresado mal: quería decir que no creo que tú seas de esas madres que se desentienden de sus churumbeles cuando van a la playa.

Telma dijo...

Buenísimo!! jajajja y totalmente cierto!!

Con mucho amor dijo...

Oye, por qué no quedais todos para ir a la playa?. Sobre todo los que os estais queriendo tanto. Que si madrileños, que si niños que no dejan dormir hasta que se compran el primer condón, que si adoptados, que si mellizos...cada uno tiene sus razones, y sus fallos. Pero mola como os la quitais unos a otros.

paula dijo...

Siempre he tenido una máxima: cría a tu primer hijo como si fuera el quinto. Así que no me identifico en absoluto. A la playa siempre he ido con una esterilla (no me gustan las toallas en la playa) y con el niño en pelotas (alguien me puede explicar de qué sirve ponerle pañal a un bebé en la playa??). No solemos despertarnos antes de las 10, con lo que, cuando llego a la playa, ya están allí los padres experimentados...

Estrógena dijo...

jajajaja, siempre que vengo a leerte salgo pensando... qué cierto!! y con una sonrisa en la cara.
y sí, pensaba: "a mi esto no me pasa" y antes de terminar de la frase, he leído lo último y he vuelto a reirme. Muy bueno!

Muuuaaa!!

M.BCN dijo...

He pasado unos días de ocio laboral leyendo tu blog. Empecé con este post que me hizo sonreír (mis niños ya juegan solos en la playa) y pasé a la lectura aleatoria de entradas antiguas. Como soy de natural ordenado decidí empezar una lectura sitemática y ya me he ventilado el 2008 y el 50% del 2009. Me gusta tu moliuniverso familiar y tus moliamigos. Me gusta coincidir en lecturas, deportes (me encanta nadar, odio correr), comentarios ácidos (aunque a tu lado soy "pequeño saltamontes"), maternity con problemas de alergia (yo también estudio las etiquetas en el súper), y me encanta que tampoco sepas recortar en recto.

Tequila Limon y Sal dijo...

Pero siempre está la excepción que confirma la regla... y soy yo!!!! Qué bien!! Nunca he hecho todas esas cosas (al menos no todas juntas. :-))

alejandro dijo...

Todo detallado! Es así como dices!

SuperWoman dijo...

Tal vez porque yo si que me he largado varias veces con los Supenenes a algun lado para vivir alli con ellos, no me siento identificada en lo mas minimo con la jugada: nuestro primer dia de playa con la enana se solvento con un trapo para atarla que fue el mismo que usamos para dejarla tirada en la arena. En lo unico que me identifico es en lo del horario (para ti) absurdo, pero porque lo sigo manteniendo hoy en dia: mi familia entera, con Superabuelos y todo es la que abre la playa todos los dias y despues de una siesta, volvemos por la tarde y cerramos el turno de dia (si te apetece asarte como un pollo al rost, eso es lo bueno de la playa, que abre a gusto de todos los publicos). Eso si, la entrada es graciosilla porque ves bastantes asi de verdad en ella.

Un supersaludo

Carla Mendez dijo...

Hola
Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy guapos! te felicito!!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
Si estás de acuerdo házmelo saber.
PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
Carla.

Marian dijo...

Jajajajajaj!!! Me ha encantado tu post. Me he reído un montón y me encanta como escribes.
Besos

Gogoché dijo...

Jajajajaja, q me parto!!!!!!!! sabes que voy a guardar este post para cuando sea madre que espero que no sea dentro de mucho!!!!! jajajaja.

La caña de post.

Besitosssss

gogoche.blogspot.com

JuanRa Diablo dijo...

Eso de que podrían devolver la prensa sin estrenar es una observación muy aguda.
Y la mirada... Esa mirada. Jajaja.

Saludos, Molinos, la semana que viene estaré por nuestro Benidorm

Ángela dijo...

Definitivamente, seré una madre desnaturalizada...sombrilla, silla de playa, comida, un buen garrafazo de crema antes de llegar, y ale, a echar el día (y que nadie se entere de que una de esas veces, la comida del niño se quedó muy bien puesta en la cocina porque uno contaba con q el otro la guardase y viceversa...)