viernes, 6 de julio de 2012

VERANEO FRANQUISTA (II): Kilómetros, princezaz, huertos y el espacio.

Tras mis primeros 1250 km semanales, declaro oficialmente inaugurado mi veraneo franquista.

Este año probablemente me arruine, mi familia ha decidido que mi querido Ibiza, con sus 423000 km no es un medio de transporte fiable para ir y venir a Mordor, así que Molimadre me ha dejado su flamante coche a estrenar con solo 30.000 Km. Todo estupendo, pero tengo dos problemas: uno que me equivoco de coche en el parking de Mordor porque me he empeñado en que mi madre tiene un Toyota y es un Peugeot. No sé si conseguiré metérmelo en la cabeza antes de que me detenga el guarda de seguridad del curro por intento de robo. El otro problema es un poco más grave, el coche de molimadre es gasolina...hace 12 años que no cojo un coche gasolina…y ¡¡es una auténtica máquina de tragar combustible!!! Es probable que pase del amor de los que me quieren y vuelva al Ibiza antes de tener que empeñar un riñón para conseguir llegar a currar…

Tras esta semana, he aprendido otra cosa. Puedo irme a vivir a cualquier clima extremo. Mi cuerpito soporta alegremente una amplitud térmica cada día...digamos “amplia”. Salgo de Los Molinos con una temperatura de 8º y viendo del norte, en tirantes y sin calcetines a las 7 de la mañana y a las 4 de la tarde me enfrento al desierto de Mordor a 42º y a un viento que llega directamente del infierno envuelta en un chal y con chaqueta, tras resistir las 7 horas de criogenización en la pradera. Debo ser un trabajador valioso y quieren conservarme. Consigo no ponerme enferma ni sufrir ataques chungos…ya quisiera Calleja…y encima yo, llevo el pelo limpio.

Laz princezaz están completamente en “modo veraneo”...duermen como ceporros, corren completamente asilvestradas, persiguen a los perros nuevos y pueden permanecer en remojo unas 6 horas diarias. Eso sí, se enfrentan y me enfrentan a grandes dudas existenciales:

- Mamiiii... ¿quién hace mejor la bolita?

La bolita consiste básicamente en bañarse en “culos” en la piscina, agarrarse las piernas, hacerse una bolita y sumergirse dejándose llevar por el agua aguantando la respiración hasta que no se puede más. Gana no el que más aguanta, sino el que saca mejor el culo en pompa.

Y allí estoy yo, en el borde de la piscina, como un juez de gimnasia rítmica, echando de menos unos cartelones para decir: ejecución técnica un 7, dificultad un 8.

El huerto ha empezado su transformación. De las ordenadas hileras de tierra húmeda que mirábamos con fervor cuasi religioso esperando que brotara algo en plan milagroso...hemos pasado a una selva de plantas desconocidas.

- Joder, hay que ver qué de ciudad somos.
- Bueno si...pero hay gente mucho más de ciudad que nosotros.
- Eso si…pero he flipado con el calabacín.
- Y yo...el calabacín es una verdura molona, simpática, amiga de los niños…y resulta que la planta es muy poco friendly.
- Siiii...es un alíen…se está comiendo a los tomates...y tiene unas hojas supergrandes y superposesivas…y ¡pinchos!
- Una cosa te digo...si yo fuera un extraterrestre...adoptaría la forma de un calabacín para conquistar la tierra…caes bien, te plantan y colonizas el planeta con tus pinchos y tus hojas invasivas…
- ..deja de beber…

Ha sido también la semana de los grandes descubrimientos de la física. Unos listos por ahí, han descubierto el Boson de Higgs, pero laz princezaz han descubierto otras cosas…

- ¿Cuánto me queréis?- las madres también tenemos momentos de “ dame mimos”
- Muchísimooooo.- dice C.
- Mami...yo te quiero la distancia que hay de aquí a la Luna y volver. - Estupendo.
- No...espera, eso es poco…te quiero la distancia que hay desde el Sol hasta Plutón.
- Ohh...eso es muchísimo más…- me muero de la emoción con mi princeza mayor...sabe calcular distancias.
- ¿Plutón? Pues ¡¡yo te quiero del sol a Marte!!!
- Marte está más cerca...la quieres menos.
- No…si Plutón es el que está más lejos…por el otro lado estará más cerca…
- ¿Qué otro lado? El universo no es redondo… ¿a qué no, mamá?

Las cosas del espacio me dan pánico, pero veo que voy a tener que ponerme a estudiar o esperar a que me lo expliquen ellas. 

Ah sí...y el otro día vi este video en el Blog de Hombrerevenido. Sencillo y genial. El ingenio es un bien muy escaso y hay que valorarlo como se merece.


 

22 comentarios:

Anniehall dijo...

Ohhhh! Tienes dos liebres pequeñas color de avellana. Ese juego con los niños mola mucho.

Anniehall dijo...

Y primer!!

JP dijo...

Que envidia ¡Felices vacaciones!

Ana María dijo...

Jajaja, y rodado en Pinilla, qué arte, por Dios!

Felices calabacines, y ánimo con la oscilación térmica ;)

Besos!!

susana dijo...

Veo que aprendes mucho con tus princezaz.:) Un beso.

jota dijo...

El año que viene si eso hazte con una moto. Es una gozada la fresca de la mañana (yo la pillo desde el otro lado del Valle) y gastan como un mechero.
Ah y luego nos cuentas las andanzas de Moli motorista.

Hans dijo...

Bien lo del huerto. Excelentes laz prinzezaz einsteinianas.
También con los de gasolina se puede gastar menos.
Fenomenal el vídeo.
Voy a seguir quitandome la mala hostia a guitarrazo limpio ;-)

Hans dijo...

.

JuanRa Diablo dijo...

Eso de "persiguen a los perros nuevos" me ha hecho mucha gracia, jajaja.

Yo también estoy viviendo en el campo ahora y es un dolor visitar la gasolinera más que nunca.

Lo del Universo me ha recordado a que mi hija me dijo que me quería hasta el infinito, y cuándo le pregunté qué era el infinito dijo: "Es todo: el espacio, las ciudades y los árboles"

Ahí queda eso :)

Anónimo dijo...

Vais a comer calabacines hasta el infinito, ya verás. Es una planta superproductiva!
Feliz verano!

Tita dijo...

¡Qué campeonas! bañarse con este biruji que viene....

Que te sean leves los 1250. El video de Strá Vinsky es genial!

Hans dijo...

Estaba pensando que vas a necesitar mi receta de ensalada libia (de calabacín).

NáN dijo...

La Asociación de Productores de Combustibles Fósiles agradece tu esfuerzo.

Soy más de ciudad que vosotros: pensaba que los calabacines crecían a pelo, sin hojas, como los espárragos.

Lo que más me ha gustado del corto, que no me parece tan ingenioso, porque el diálogo se construye al revés (buscas nombres de músicos, haces semjanzas con palabras y metes como sea esas palabras en una conversación) es el trabajo del cura y la ridiculez de la traducción al inglés: literal, perdiendo todo el juego.

(pero ni sé por qué te comento, si eres como una carroza que han dado las 24:00 y se ha convertido en calabaza).

Rencoroso

Niágara dijo...

M calcula distancias en el sistema solar y C le da la vuelta al universo. ¡Me han dejado boquiabierta!

Pep dijo...

Genial post! .. y refrescante video...

todo un post tinto de verano....

P.S: no se lo cuentes a nadie, pero en la maquinita que descubrió el Higgs, en algunas piezas dice "Pep estuvo aquí" y me chingué un tornillo que todavía lo uso de pisa-papeles.. a ver si subo una foto...

NáN dijo...

Apuesto a que la Partícula Puñetera no se podía descubrir por ese tornillo que sobraba.

Eres un héroe, Pep.

molinos dijo...

Estoy con NáN..y Pep coño, cuéntalo bien.

javi dijo...

¿Y si te digo que el universo es plano con un margen de error del 0,5% me pegas?

Anónimo dijo...

Tenga la forma que tenga, cualquier camino entre dos puntos es más largo que el camino más corto, el razonamiento es impecable. Y me he tronchado, felices calabacines.

HombreRevenido dijo...

Lees blogs buenos y te pasan cosas buenas. Eso está claro.

Las distancias son relativas. A lo mejor vas de Plutón al Sol, con música, pensando en tus cosas y se te hace muy corto. Y luego otro día vas de Marte al Sol, el lunes por la mañana y se te hace eterno.

Peter dijo...

El pelo de Calleja alberga un ecosistema sostenible que daría para 3 tardes de Mr Attenborough

De pequeños nos contaban que en el desierto hacia frío de noche y calor de día. Definitivamente vivimos en un desierto

Anónimo dijo...

Tu post me ha recordado a un libro que leía a mis hijos que se llama adivina cuanto te quierohttp://www.casadellibro.com/libro-adivina-cuanto-te-quiero/9788492750436/1867414?gclid=cndtl8rrjrecfssntaodh353-w
particularmente a mí me encantaba, hoy, 15 años despúes, mi hijo pequeño aún lo recuerda con cariño.

Ay madre mía cómo pasa el tiempo.


Cris