jueves, 19 de julio de 2012

EL ENCUENTRO: CALZONCILLOS DE LA SUERTE CONOCE A BRAGAS FAVORITAS.

Él.
Era un miércoles que parecía viernes.

Era el día y la ocasión para sacar los calzoncillos de la suerte del cajón donde estaban guardados perfectamente doblados: primero los picos laterales y luego el de la huevera.

Sí, eran sus calzoncillos de la suerte. Eran perfectos. Había tenido otros en su vida, era lo bueno de los calzoncillos de la suerte, que por un extraño sortilegio cuando los actuales se desintegraban de tanto usarlos o los perdías en un hotel, unas vacaciones o cualquier otro sitio, enviaban su halo de “suerte” a otros y así siempre podías contar con tener unos calzoncillos de la suerte con los que enfrentarte a la vida.

Durante un tiempo, en su más tierna adolescencia soñó con tener algún día unos calzoncillos largos, con botones, camiseta y manga larga…de un rojo rojísimo como los que llevaba John Wayne en las pelis del oeste. Parecían chulos, parecían abrigados y sobre todo parecían capaces de soportar manchas de todo tipo sin parecer asquerosos…eran los calzoncillos más molones del mundo.

En cualquier caso, los que ostentaban ahora el título de calzoncillos de la suerte, eran tipo bóxer y negros y eran de su talla. Eran de algodón egipcio. Con esto había tenido muchos problemas. Sus otros calzoncillos, los de correr, los de ir a currar en un día normal, los de salir a dar una vuelta, eran de otros tejidos y por experiencia sabia que tenía que tener cuidado. El sudor escrotal es muy traicionero y había algunos tejidos que lo alentaban demasiado. Nada peor que encontrarse la entrepierna escurridiza en medio de una reunión de curro y saber que no era por emoción erótica sino por simple sudor de huevos combinado con una mala elección de tela.

Conocía perfectamente cuál era su talla, cómo tenían que quedarle y si le hacían buen culo...40 años de experiencia le contemplaban desde el espejo mientras se los ponía, tratando con mucho cuidado la goma, no quería darla de sí justo en un día como hoy. Todo tenía que ser perfecto. Estaba estupendo, mucho más que Nadal que seguro que llevaba calzoncillos con costura vertical en la línea interglutear…
Se vistió y salió para su cita más feliz que una perdiz con sus calzoncillos de la suerte.

Ella.

Era un miércoles que parecía viernes.

Habían quedado a tomar algo. Abrió el cajón y sacó sus braguitas favoritas. Tenía conjuntos de lencería, cosas más erótico festivas y más atrevidas, pero no había que pasarse. Mejor empezar por algo discreto, elegante y sobre todo que para ella fuera cómodo y de confianza. Si quemaba su mejor lencería en la primera cita, podía pasar que él creyera que toda su ropa interior era así y tuviera que invertir parte de su sueldo en comprar conjuntos para sus siguientes citas. Mejor optar por algo elegante, sencillo y de confianza: sus braguitas favoritas.

Eran cómodas, pegaban con su sujetador favorito, el elástico no le marcaba nada, no se movían de su sitio y eran de un tejido suave y sexy. Eran perfectas...la única pega es que de tanto usarlas en algún momento pasarían a la categoría de braguitas de estar en casa donde intentaría aguantarlas hasta el momento de pasar a la peor categoría, bragas de regla...pero para eso quedaba mucho todavía y no era el momento de pensar en la regla. Hoy no...Consultó el My days y vio que estaba salvo.

El y Ella.

¡Los calzoncillos de la suerte habían funcionado!- pensó él.

Menos mal que llevo mis bragas favoritas.- pensó ella

Ahí estaban, en el sofá, en esos preliminares que las primeras veces llevan tanto tiempo, molan tanto y hacen subir muchísimo la temperatura. Además de todo eso, esos preliminares provocan todo tipo de inquietudes ¿Si le quito la camisa pensará que voy demasiado deprisa? ¿Si tardo más pensará que voy demasiado despacio? ¿El sujetador será de los de abrocharse por delante o por detrás? ¿Qué tipo de calzoncillos llevará? Por favor que no sean amarillos desvaídos que me lleven a pensar que una “ultima gota” gigante de pis se había extendido por el tejido. Y que no lleven estampados rarunos...ni sean de panguero acalpuqueño. Por favor...con lo bien que besa que lleve algo discreto y que le haga buen culo.

Él no pensaba mucho en la ropa interior de ella. Tenía interiorizado el gen de “por dios que no sea color carne ni se parezca a las bragas de mi madre” pero confiaba en que ella llevara algo bonito, suave y no excesivamente complicado de quitar…con este ritmo de excitación no iba a tener tiempo de entretenerse ni en mirar ni en toquetear...si acaso después.

Fuera la camisa, fuera el vestido…fuera los pantalones. Ella contuvo la respiración… ¿qué habría debajo? Por un momento temió un momento comando...que no llevara nada debajo de los pantalones...o peor...que llevara unos calzoncillos de Dora la Exploradora...o unos enormes y colgones…si era así, rezó para que fuera tan habilidoso como para quitárselo todo a la vez…

..Pero no…había unos perfectos bóxers negros...sin botones ni aberturas rarunas por donde pudiera quedar enganchada o medio salida en una especie de quiero y no puedo que arruinaría el momento. Gracias a dios todo estaba donde tenía que estar...no apuntaba al cielo...alli estaba en todo su esplendor, perfectamente ubicada pugnando por salir…hacia el lugar adecuado.
Era el turno de ella, manejó con mimo el elástico de los calzoncillos de la suerte y se deshizo de las braguitas favoritas….
Poco después….

Calzoncillos de la suerte sonreía pensando…”todavía hay clases, para hacer deporte no sirvo...pero soy un crack”.

Braguitas favoritas pensaba…voy a seguir siendo la favorita durante mucho tiempo…me queda recorrido hasta llegar a ser bragas de regla...

Él pensó...cuando me levante para mear...me siento...paso de que se me caiga la última gota en la tapa y ella piense que soy un guarro y me da vergüenza que escuche el chorro.

Ella pensó...a ver si se levanta al baño y le veo bien el.

Y colorín colorado…este post escrito en parte con algunas de las aportaciones en los comments se ha terminado.

Paul ilustra este post porque hace bonito y porque seguro que en esa foto llevaba sus calzoncillos de la suerte.

27 comentarios:

XEIA2410 dijo...

Me ha encantado!!!! Eso de considerar las aporaciones para el
post, le da un plus al de ayer!!!

Poddiosss!!!! Otra foto de Paul!!!!Me va a dar algoooo!!!!

XEIA2410 dijo...

Y prime!!!!! Lo de currar en jornada intensiva, en teoría, e intensa en la práctica, es lo que tiene!!!!

Ronronia Adramelek dijo...

Esto sí que es Calzoncillo-fusión (o Gayumbo-sincretismo :)))

Oswaldo dijo...

Si el "colorín colorado" no hubiera interrumpido la cosa cuando lo hizo, los "cuentos didactivos" podrían haber llegado a ser "Momentos estelares de mi vida"...

Anónimo dijo...

Paul Newman es el hombre más guapo de la historia de los hombres guapos.
Sarao

Niágara dijo...

Después de 5 minutos de contemplar a MI Paul he podido arrancar a leer el post. ¡¡¡¡GRACIAS!!!!

JP dijo...

Mis boxer negros se han portado como de costumbre. :)
Me ha encantado, desde el principio noté la aportación de las respuestas. simplemente genial.

Sr.Pérez dijo...

Un poco sospechoso ese señor que coloca los gayumbos dobladitos en tres partes en el cajón, y que luego... ¡se mira en el espejo para ver si le hacen buen culo!
Si no fuera porque luego se beneficia a la señora, yo me atrevería a decir que el caballero se depila concienzudamente, manicura mensual, no se va a la cama sin su cremita facial anti-stress y además luego tiene sueños húmedos con Nadal. ¿Quién se ha preguntado alguna vez qué clase de calzoncillos lleva el tenista? Pues, obviamente, un tipo que se preocupa de que le suden los huevos en una reunión. ¡¡Por favor...!!

Anónimo dijo...

Un buen encuentro en la....primera fase.

Camilo

Hermano E dijo...

Para enmarcar, simplemente genial. Nena, tu vales mucho.

Tu Community Manager.

P.S.: Que sepas que el software censor de mi curro lo ha marcado como de contenido sexual y no me ha dejado entrar a verlo. Hecho una ansias he llegado a casa, a ver que ponía.

susana dijo...

Muy bueno. Me alegro de que las prendas congeniaran tan bien. Un beso.

NáN dijo...

Mira bonita, no puedo leer el texto porque me voy a volcar unas cuantas furgonetas de la UIP, pero que sepas que con esas fotos me estás provocando a seguir fumando y a las prácticas homosexuales.

HombreRevenido dijo...

Jaja. Fino fino.

Los calzoncillos de la suerte y las bragas favoritas han vuelto a triunfar.
Un éxito más de Molinos Consulting.

Elena Rius dijo...

No puedo olvidar esa película de Paul Newman en que sale en calzoncillos (creo que era "Con el agua al cuello", donde encarna al detective Harper). Sencillamente, quita el hipo. A alguien así no le hace falta tener calzoncillos de la suerte. A todos los demás, sí.

Tita dijo...

Genial!!

Paul efectivamente, hace muy bonito. Pero ha quedado al lado de "huevos sudados" mientras le veía con el rabillo del ojo ¡horror!

m dijo...

Las dos fotos de Paul, en dos palabras ES-PECTACULARES... y el post, culminación del de ayer.
El final, después los lavaron, doblaron, guardaron y fueron felices
hasta el siguiente polv... digo puesta?

sin más palabras dijo...

Moli, simple y llanamente espectacular las fotos de Paul, ahhh y el post, pero eso no hace falta que te lo diga mucho, ya sabes que soy una incondicional :-D

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

¿Que significa "era un miercoles que parecia un viernes"?¿Que era un cayo malayo pero "apañao"?
Y luego la foto de Paul, me mosquea. ¿Quien está fumando detrás de él y sólo se le ve el pitillo?

Burbuja dijo...

Chapó! Vaya dos posts que te has currado, muuuuy buenos xDDDD

P.D. Los calzoncillos y tipo boxer de algodón, lo demás, me sobra xD

schlappen00 dijo...

Paul Newman en calzoncillos de Calvin Klein hace 50 años...Buf...
Me ha encantado el post!

schlappen00 dijo...

Paul Newman en calzoncillos de Calvin Klein hace 50 años...Buf...
Me ha encantado el post!

p8ladas dijo...

Qué gran post, me ha encantado! Oye y si una no tiene braguitas de la suerte? Se puede usar un sujetador de la suerte?
Besicos p8los

madamer dijo...

Me ha encantado, sobre todo porque en una primera vez es cierto que se está más pendiente de todos esos detalles que de relajarse y disfrutar... para mí siempre es un momento estresante que a veces me lleva a ataques de risa ;)

javi dijo...

¿Y todo esto sucedio en un palacete renacentista para nada autobiografico?

Anusky66 dijo...

no había podido leerlo el jueves y sospechaba que iba a estar genial !!!
confirmada la sospecha me ha encantado .

Unbesazo

Juliet dijo...

No puedo leer el post, xq mis ojos me lo impiden, se escapan de forma inconsciente a la foto. Madre mía, ya no quedan tíos así ni de casualidad.

Anónimo dijo...

La ropa interior debe cumplir su función y a tal efecto debe cubrir a la perfección el ombligo del susodicho. Así que grande, enorme y de color carne para que luego podamos ir cómodos con nuestros pantalones blancos. Y por cierto un calzoncillo de esos que se usaban en el lejano oeste es lo que nos haría falta para pasar este frío, por diosss no hay cuerpo que lo soporte

Alguien puede aconsejarme de dónde conseguir ropa interior calentita?
(...vete a Rodeo Drive, peque)

Tengo puestas mis bragas favoritas.....