jueves, 17 de noviembre de 2011

¿PARA QUE SIRVE TWITTER?


Para nada.
Esto es obvio. Twitter no sirve para nada. Es de hecho su uso más extendido. No es una herramienta vital para la humanidad. De hecho la mayor parte de la población no sabe que existe, otra parte de la población que tiene acceso a internet ni se plantea utilizarlo y otra gran cantidad de gente se abre una cuenta y jamás lo utiliza. Es su uso más común y extendido: twitter no sirve para nada.

Para informarse.
Cierto. Puedes suscribirte a periódicos (si es que esto es información), a revistas, a páginas web, a editoriales, librerías, restaurantes, asociaciones...etc, etc y que te lleguen los avisos de cada novedad, cada titular, cada artículo...etc. Está bien, es un uso útil. Lo malo es si combinas la tentación de sentirte guay en plan “hala...que cantidad de cosas que me interesan”…con el botón de “seguir” de twitter y de repente estas siguiendo tal cantidad de cosas que te bombardean con miles de tuits...que es inevitable que acabes por pasar de todo o por perderte lo más importante y lo que de verdad te interesa.

Para decir gilipolleces y encontrar audiencia.
Este es un uso muy común y viene a dar cobertura tecnológica una costumbre muy española: decir gilipolleces. Twitter va a terminar con “tengo un amigo que dice”…ahora retwiteas su estupidez y desgraciadamente esa gracieta se perpetuara por la red hasta el infinito.

Por supuesto hay gilipolleces que merece perpetuarse y otras con las que dan ganas de ir en persona (eso tan retro hoy en día) y esculpírsela con un escoplo al interfecto.

Para darte cuenta de que no tienes el don de la síntesis.
Quieres contar algo, incluso algo importante y vital o sumamente gracioso y te das cuenta de que eres incapaz de sintetizarlo en 140 caracteres.

Para compensar esa falta, te das cuenta de que contar si sabes y dejas una ristra de mensajes numerados (1/3, 2/3, 3/3)

Para intentar ligar.
Esto es obvio. La gente intenta ligar en el curro, en el hospital, en el metro, en el bus, en la playa, en el parque, a la salida del colegio, en una fiesta, en un bar, en un bingo...pues en twitter igual.

Como “Mi querido diario”.
Este uso es acojonante. Gente a la que seguro que si le preguntas: ¿escribirías un diario? Te contestaría: NI de coña, utiliza twitter como diario:

Buenos días. Me levanto. Tengo sueño”.
“Mi café de desayuno me da la vida”.
“Hace calor. Que me pongo”
“He quedado con unas amigas”.
“Sofá y mantita”.
Copas y siesta”…

Comprendo que la vida de uno mismo es increíblemente llena y emocionante, pero hay que pensar que si te sentaras a escribir en un cuaderno sobre tu día... ¿de verdad escribirías eso aunque solo lo fueras a leer tu? Y si para ti eso sería un coñazo, no te interesaría y te haría pensar que eres gilipollas ¿Qué te hace pensar que para todos los demás tiene el más mínimo interés?

Cómo púlpito.
En el mundo en 2D, si te crees en posesión de la verdad absoluta y crees que sabes mogollón de algo y que los demás merecen saber tu opinión porque vale trillones...tu radio de influencia es limitado: tus colegas, tu familia, tus compañeros de curro…y como mucho los demás mataos que van al mismo bar que tu.

Twitter es un púlpito en el que todos los gurús pueden subirse y esparcir su semillita por el mundo. Para cualquier idea, ya sea genial o una completa soplapollez, encontrarán audiencia. Audiencia que comulgue o que no comulgue con sus ideas…pero audiencia dispuesta a escucharles y con la opción de propagar esas ideas hasta el infinito gracias al botón de retuit.

En el mundo 2.0 una idea genial contada en una comida de familia tiene una vida muy corta, como mucho se comentará dos o tres días después: “mi cuñado el otro día dijo que……”, “mi colega fulano comentó el otro día….”. En twitter tiene vida infinita…desde el púlpito cae y se propaga como miles de hormiguitas (pajaritos azules que sería lo suyo no me molan en esta imagen) fueran a colonizar el planeta.

Para discutir.
Es el sitio ideal: no escuchas al otro, no oyes el tono, puedes malinterpretarle, los insultos “se valen”, puedes tener a tus fans insultando al oponente, puedes hacerte el digno y decir “pues ya no te ajunto” y encima tienes público. Todo son ventajas.

Solo un ring con barro y tías en bikini se me ocurre como sitio mejor para discutir.

Para ser revolucionario de garrafón.
Sin salir de tu casa, de tu sofá, con tu coca cola en la mano, la nevera llena y un ipad, un portátil o un smart phone con conexión a internet mostrarte indignado con las injusticias del mundo.

Obviamente encuentras a mil comodones como tú que encuentran tu actitud digna de ejemplo y retuitean todos tus pensamientos revolucionarios.

Para darte cuenta de que no tienes tiempo para seguir todo lo que te gusta porque tienes que seguir cosas que no te interesan.
Uso de twitter por el curro.

High School Twitter
Es una herramienta que hace que gente de 40 palos se comporte como si estuviera en un instituto americano, como Grease para que os hagáis una idea.

Tenemos a la tía popular. La rubia de bote con curvas por la que todos los tíos babean. Se dedica a petar twitter con sus ocurrencias que normalmente son bobadas pero como encuentra público que le aplaude con sus orejas se va creciendo y cada vez dice más chorradas. Llega a tener el ego tan crecido que se cree que su opinión sobre cualquier tema es dogma de fe. Acaba siendo graciosa porque lo mismo opina de política, que de ciencia, que de religión. Aunque llegue a tener 2000 seguidores…se cabreará si pierde uno, pondrá morritos y dirá: eres tonto. Es la simpleza elevada al cubo.

Tenemos al empollón. Tuits sesudos a diestro y siniestro que no encuentran público pero no por eso desiste de seguir breando a la humanidad con sus conocimientos. De vez en cuando se agrupan en pandillas, son como un grupo de matones pero con gafas. Se intercambian tuits de listos y cuando cogen confianza se ríen de los que no saben como ellos. En la vida real probablemente no tienen amigos.

Tenemos al tío popular. En el instituto y con 16 años el tío popular es guapo y cachas. En twitter como todos tenemos 40, el tío popular es el “interesante”. Suele ser interesante de inicio, pero el problema es que se lo acaba creyendo. Se retroalimenta y acaba encontrándose tan interesante a si mismo que no para de mirarse el ombligo.

El baboso. Retuitea todo lo que la tía popular dice con la esperanza de acabar consiguiendo algo con ella que todo el resto de twitter sabe que jamás conseguirá. Al final un reply le parece el colmo de la felicidad y lo guarda en favoritos para contemplarlo de vez en cuando mientras juega a las manualidades.

El cabreado. Jamás dice nada asertivo. Solo se dedica a contestar a todo a la contra. Es agotador, muy cansino y debe dar úlcera. Suele ser una persona con una piel muy muy fina capaz de encontrar ofensa en cualquier cosa. Y por supuesto todo es personal.

La tímida. Lo miro todo, lo lee todo. Nunca dice nada.

Para escribir esta gilipollez de post.

36 comentarios:

José Antonio Peñas dijo...

A míme vale como compañía en las largas noches de trabajo, con el deck abierto. Voy viendo los tuits entrantes y, si la persona que tuitea me interesa, presto atención.

También viene bien para hacer campaña por el blog de una amiga, pero debo reconocer que no lo hice por el tuyo porque lo supuse innecesario, dado el volumen de fans que tiene. Pero sí lo hice por el blog MatiAventuras, animando a la gente a votar (venga, todos a votarrrr!!!), tratando de dar penita (porfa, votala, ¿qué te cuesta?) haciendo chantaje emocional (anda, jo, que si gana la autora me dará un beso por cada voto) o usando la amenaza directa (sé donde vives, a qué cole van tus hijos y me sobran cabezas de caballo)

Ah, y anoche, para el trivial tuit, momento frikazo total.

Anniehall dijo...

¿Trivial tuit? maaadre

†MuTяĆ dijo...

No todos "tenemos" 40... Y a mí me sirve para enterarme, por ejemplo, de próximos estrenos de cine, proyectos cinematográficos o publicaciones literarias gracias a los actores y autores que me gusta. No es precisamente inteligente o interesante, pero me gusta saber que puedo saber de la existencia de un próximo libro de alguien que me gusta un poco antes de que empiece la promoción aquí...

Un beso y perdona por la simpleza de la opinión. :******

Isabel dijo...

Twitter no sirve para absolutamente nada, pero...y lo que yo me descojono con muchos tuiteros? Eso no tiene precio! ;-)

Anónimo dijo...

Sabes para que me sirve a mí? Para enterarme de que has publicado un nuevo post. Imprescindible
María

Bichejo dijo...

Para entretenerme. Como herramienta de puro ocio. Para leer tontunas. Para escribir otras tontunas más grandes.
Para contarle al mundo algo tan trascendente como “mira qué morena estoy” o cualquier otra superficialidad por el estilo.
También me entero de cosas, pero no sigo a casi nadie serio, así que suele ser de chiripa.

NáN dijo...

para mí, Tu Ite missa est.
Y a comer churros y porras.

mamá de un bebote dijo...

No he entrado en mi vida ni ahí ni en facebook, yo seré de esos padres a los que sus hijos chulearán con sus conocimientos sobre redes sociales...como los niños chinos nacidos en españa, que dicen con displicencia a sus padres: mamá coño, tres, se dice tres, no tles...
Pues lo mismo conmigo que me perderé en el argot, en el lenguaje especializado, lo del pío pío, el muro....etc....para mí son concepctos de una abstracción inquietante.....

José Antonio Peñas dijo...

Otra utilidad: me ha servido para ser más conciso al escribir. Aunque más de una vez he recurrido a partir un mensaje en dos.

Pues fue una velada muy diver, Annie: ClaraGrima y su chico plantearon la mayor parte de las preguntas y algunas eran de las de sacarte barba del susto. Si tienes curiosidad, busca #tyt

Maireen dijo...

Yo tenía claro, sin haberlos probado, que ni Twitter ni Facebook me servían para nada. Pero como no me gusta que me acusen de hablar de memoria, me di de alta en las dos cosas. Y, efectivamente, yo tenía toda la razón. No me sirven para nada y ahora hablo con conocimiento de causa.

HombreRevenido dijo...

Twitter es una ventana más. Sirve para ver lo idiota que es la mayoría de la gente y, de repente, cuando la oscuridad se cierne y el cristal se convierte en un espejo... uno se da cuenta de que también él es un idiota.

A pesar de que la mayoría del tiempo es un juguete inútil (o quizás por ello) Twitter me gusta.

Pétalo dijo...

Pues yo lo uso como chat en diferido. Parece que es como el uso oscuro de twitter, pero la verdad es que es el que mejor se adapta a mí. Es la manera más sencilla de relacionarte y charlar con gente que te interesa sin necesidad de quedar a una hora, o de presentaciones...a mí me parece que es el uso más útil. Y de paso me informo, escucho opiniones interesantes y sin manipular, me entretengo en la guagua...a mí me encanta.
La parte en la que alguien se dedica a decir gilipolleces solo para darselas de ingenioso y no interacciona con los demás...me parece desaprovechar twitter.

Aquarela dijo...

Ahora la tía popular es pelirroja. ;)

Biónica dijo...

A mí me ha mejorado la capacidad de síntesis. Aunque después de escribir un tocho de 300 páginas se ha visto un poco mermada. La concisión nunca ha sido mi virtud.

Tontunas, tontunas... es para lo que me sirve Twitter. Pero sobre todo porque me conecta al mundo de una manera que ni el teletexto, en verdad os digo xDD.

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xavi1973 dijo...

Twitter es el blog de los vagos.

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Miramón dijo...

Con su permiso, copio-pego el comentario de Maireen:

«Yo tenía claro, sin haberlos probado, que ni Twitter ni Facebook me servían para nada. Pero como no me gusta que me acusen de hablar de memoria, me di de alta en las dos cosas. Y, efectivamente, yo tenía toda la razón. No me sirven para nada y ahora hablo con conocimiento de causa.»

Anónimo dijo...

Tú tiendes a utilizar twitter como diario. Y el blog como un púlpito.

jota dijo...

Yo como no tengo 40 utilizo tuenti :)

DANYGIRL dijo...

Para que haya malos entendidos. Eso de que a buen entendedor pocas palabras bastan... es mentira.

Ana María dijo...

Yo, como tengo un móvil del Pleistoceno, no tiene conexión a Internet, paso del Twitter. Me meto al marujeo alguna vez desde el ordena, pero nada de usuario.

Facebook sí, que una ya no tiene edad tuenti ^^

Muacks!

Burbuja dijo...

Como entretenimiento :) estoy con Bich y Pétalo

Pikifiore dijo...

Para mí, sirve como ventana del mundo,no estoy super enganchada,pero cuando entro me entero de un monton de cosas.

XAquí dijo...

Sirve para decir, yo paso, el tío del fecebook tiene cara de memo que se le cae la baba y no tengo ganas de enriquecerle.

Er-Murazor dijo...

Yo lo utilizo como chat en diferido y a veces en directo (los DMs). También para pulpitear, pero como no me lee nadie, hace poco efecto.

Lo del High school twitter estoy seguro de que te lo inventas. ¿Rubias de bote diciendo chorradas ahí? Eso es mentira seguro, no puede haber nadie así.

¿Y además sirve para ligar? ¡Mierda! ¿Por qué nadie me lo había dicho? ¡Y yo perdiendo el tiempo!

Laia... dijo...

Oye! Que yo no llego a los 30 y tengo tuiter, un respeto a las juventudes, no??

Tita dijo...

Me di de alta el otro día por tu culpa. No sé usarlo, no he vuelto a entrar.

No sé que seguir y tampoco quiero seguirlo todo.

Me siento mal pasando, porque en unos años si quiero saber que coño hacen mis hijas, tendré que estar al tanto de todas estas cosas...mierda...

Anónimo dijo...

Pues yo no tengo ni blog, ni tuiste, ni gaitas. Y me sigo limpiando los mocos con pañuelo de algodón.
Modernos, que sóis unos modernos.

Don Mendo

Pilar dijo...

No tengo, no lo añoro, será que ya soy demasiado mayor.

Saludos

Nora dijo...

Para inflar el ego. Sí o sí. Me incluyo. Para leer mientras hace efecto el primer café matinal hasta que te percatas de quién eres.
Para nada....

Kobal dijo...

Una gilipollez de post genial :)

Princesa dijo...

En realidad nada de lo que suele entretenernos sirve para nada, solo tenemos que echar un vistazo al blog, de qué nos sirve? pues como servir no sirve de nada, pero ahí estamos.
Yo le uso desde hace bien poco, pero me rio, me sirve para decir chorradas descomunales y me lo paso bien.

Fd. Rubia de bote molona que dice tonterías en twitter.

Jean Bedel dijo...

Twitter vale para todo lo que has puesto y para muchísimas cosas más, algunas interesantes y útiles y otras (muchas) meras gilipolleces y pérdida de tiempo. De hecho, hay tantos usos de Twitter como usuarios utilizamos la herramienta. Incluso ser lurker es un uso muy extendido. Yo soy usuario intensivo, y mientras me siga divirtiendo lo seguiré siendo. Quizás pasado mañana salga otra historia y lo abandone (casi seguro que saldrá), pero de momento, aquí seguimos ... Salud!