lunes, 7 de noviembre de 2011

MATERNITY (LXXXVI): El ocio infantil

Mamá, ¿Qué vamos a hacer hoy?
Nada…quedarnos en casa.
¡¡Bien!!!

Los niños tienen tiempo libre y como son niños no saben muy bien qué hacer con él. Igual que les enseñaste a dormir, a comer, a recoger sus cosas, a hablar y a hacer las tareas hay que enseñarles que se puede hacer con el tiempo libre, con las horas sin obligaciones que tienen.

Enseñar a los hijos a usar su tiempo libre puede parecer fácil, a mí, me parece fácil pero compruebo cada fin de semana como la gente ha perdido el norte completamente con este tema. Por otra parte, no sé de qué me sorprendo, igual que hay gente que hace cosas completamente ilógicas para enseñar a sus hijos a dormir o a comer...hay gente que hace absurdeces con el tiempo libre de sus churumbeles.

Padres con un hobby o afición.
Pasan por alto completamente qué cosas les gustan o les pueden gustar a sus hijos. Ellos son unos fanáticos de la escalada, el trekking, las compras, el tiro con arco o la petanca y deciden que a su descendencia le tiene que molar esa misma actividad, así que dedican horas del fin de semana a arrastrar a sus hijos a realizar esas actividades. Los resultados por supuesto son frustrantes para todos. Los padres descubren que compartir la bici de montaña con sus hijos mientras estos berrean y dicen que no se quieren poner el casco y que se quieren ir a casa…dificulta mucho el disfrute de ese momento. Los niños por su parte lloran y se cabrean y asociarán de por vida la bici con hacer algo que no les gusta. La culpa por supuesto es de los padres, que a ti te guste hacer algo no quiere decir que a tus hijos les mole. Por mucho que sean “tus hijos”, son personas distintas a ti, con sus gustos personales. Es buena idea enseñarles lo que te gusta a ti...pero hay que pensar que lo mismo lo odian. Hay que dejar que descubran que les gusta y estar preparado para que sea algo que a ti no te mole nada.

Padres fanes.
Dejan de lado cualquier actividad que a ellos les apetezca a favor de convertirse en fans de lo que les gusta a sus hijos. Lo mismo que antes pero al revés. Si a tu hijo le fascina el ballet, el hockey sobre patines o los cantos regionales…está muy bien que le acompañes a los campeonatos, los concursos o los partidos…pero manteniendo un control sobre ello. NO puedes dejar que esa actividad colonice todo tu tiempo libre, no te puedes pasar el fin de semana yendo de un lado para otro para encajar entrenamientos, partidos, exhibiciones y demás…es absurdo y te ocurrirá como a tus hijos en el ejemplo anterior. Odiarás esa actividad que hacen tus hijos, irás cabreado y mosqueado permanentemente y les arruinarás a tus hijos el disfrute de eso que les mola, porque no son tontos y notan que vas a disgusto.

Padres agenda de eventos.
¿Qué haces el fin de semana?
El viernes recojo a los niños del colegio, los voy a llevar a merendar y a la bolera. El sábado por la mañana vamos a patinar al Retiro y por la tarde al cine. El domingo comemos con sus amiguitos del colegio y por la tarde vamos a ir al espectáculo de magia superchupi que saqué entradas hace 3 meses.

Me agoto solo de pensarlo. A esos padres no se les ocurre que apabullar a sus descendientes con todas esas actividades hace que no valoren lo que mola cada actividad por separado. Si tú acabas agotado de ir, venir...entrar y salir... ¿que te hace pensar que tus hijos estarán tan en éxtasis con esa agenda de eventos que no pensaran el suicidio?

Absurdo.

El tiempo libre se llama libre precisamente porque no hay obligaciones. Es tiempo en el que no tienes nada que hacer. Puedes emplearlo en lo que quieras, en hacer lo que te guste o en no hacer nada.

No tener nada que hacer que venga impuesto por una fuerza externa como los padres, sirve para que los niños aprendan a disfrutar de ese tiempo. No digo que no haya que jugar con ellos, claro que sí. Juegas con ellos o cocinas, o vas al parque o al teatro o a nadar o a montar en bici…y lo disfrutas tú y lo disfrutan ellos...pero luego vuelves a casa y hay que enseñarles a hacer cosas sin ti, a que pueden hacer cosas superchulas sin ti. Dejarles tiempo para que se “aburran” les hace buscarse la vida, jugar de otra manera, dedicarse a imaginar cosas que si están contigo corriendo de un lado a otro o jugando a lo que sea no surgirían porque tú no tienes ya 6 años y la época en que a ti se te ocurría construir una nave espacial con cocodrilos verdes que se comían a los clicks ha pasado. La edad en que te sentabas y escribías una obra de teatro sobre una princeza que lloraba en una torre...ya ha pasado. Y tiene que ser así…tienes que dejarles que piensen “me aburro”...para de ahí…inventar algo que hacer, descubrir qué hacer con ese tiempo que les guste y les mole.

Hay miles de cosas chulas para hacer con ellos, pero no tienen que ser todas a la vez y no todas tienen que ser costumbre, porque todos lo sabemos...no hay nada como acostumbrarse a algo para que pierda la magia.

Si tú como padre les organizas su tiempo libre y estás siempre encima de ellos impedirás que sepan hacer uso de él por si solos. Es igual que si les acostumbras a dormir contigo o a que mientras comen tu bailas la jota o cantas la banda sonora de Bob Esponja….jamás aprenderán a dormir solos o a comer sin tenerte a ti haciendo el gilipollas. Enfrentarles a ratos sin nada que hacer y sin ti…les hace aprender a usar ese tiempo libre, puede costarles al principio pero aprenderán a hacerlo. Los niños son listos si sus padres no los joden.

Otra cuestión es que todos necesitamos tiempo libre para nuestro disfrute personal. Seguro que hay mucha gente que dice eso tan políticamente correcto de “a mí lo que más me gusta es estar con mis hijos en mi tiempo libre”…pero yo no me lo creo. Estar un rato o mucho rato con ellos es estupendo…pasar TODO tu tiempo libre con ellos sin tener ni un ratito para ti solo…no mola nada y además empobrece tu relación con ellos, contigo mismo y con el mundo. Que tus hijos vean que estás un rato leyendo mientras ellos juegan a las tiendas, padres y madres o construyen un barrio de lodo en el jardín no les hace pensar “mi mamá no me quiere”…eso es una estupidez y tampoco te hace ser un mal padre.

Otra cosa es que tú no sepas que hacer con tu tiempo libre, pero la culpa de que seas un aburrido, no es de tus hijos, déjales disfrutar del suyo y no se lo revientes.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Moli, te delatas en el primer párrafo: "...el tiempo libro..."

BLN dijo...

Curiosamente has ilustrado el post con uno de los niños, Calvin, con más imaginación y creatividad del mundo. Él sí que sabe que hacer con su tiempo libre y casi nunca aparece jugando con sus padres.

Yo soy fan incodincional de Calvin and Hobbes. Les dedique un post en mi blog
http://belen1962.blogspot.com/2011/09/calvin-and-hobbes.html

molinos dijo...

BLN está elegido aposta....Calvin es eso...imaginación y tiempo libre.

Miraré el post..gracias!

Salamandra dijo...

Sigo pensando que los que teneis dos o más hijos, y más si se llevan poco tiempo, lo teneis más fácil en ese sentido.
Mi enana es hija única y aunque le encante dibujar o disfrazarse o ayudarme a cocinar un día de lluvia, llega un momento que necesita socializarse. Con hermanos es más fácil.

Cattz dijo...

Mi madre dice que se partía de risa oyéndonos jugar a mi hermano y a mí a superhéroes y naves espaciales, inventando cosas imposibles. Tengo ganas de ver con qué sale mi sobrino :D

Efe Morningstar dijo...

Huy, mi hermano y yo teníamos tiempo de sobra para nosotros. Claro, como nadie nos hacía caso...

Y hemos salido súper bien, eso sí. Sobre todo yo. (Y no, no jugábamos juntos prácticamente nunca).

PS: ¿Sabes que tengo todo Calvin&Hobbes en una mega edición americana brutal?

Carlos dijo...

yo tengo solo un hijo quien sabe tal vez el destino le traiga un hermanito/a.... pero vamos, el, yo y su boca de trapo lo pasamos muy muy bien

Kontroverse dijo...

Hace tiempo que leo tu blog y creo que es el único en el que veo cosas coherentes en referente a los hijos.. Aparte que el toque de humor que les das a tus Maternity es muy de agradecer.
Y en referente a los padres que quieren que sus hijos sean clones de ellos mismos.. Sin comentarios.

PD: Un +1 a la elección de Calvin and Hobbes.

Livia dijo...

La palabra clave es "autonomía", lo que te convierte en buena madre es, precisamente, hacer que tus hijos no te necesiten 24/7; a tomar decisiones también se aprende y es mucho mejor que aprendan decidiendo sobre sus juegos cuando son pequeños que cuando tienen que firmar los papeles de la hipoteca, ¡que así estamos como estamos! XD

Vesper dijo...

Creo que al haberme aburrido muchiiiiiisimo de pequeña al tener que pasar mucho tiempo sola, de mayor nunca más me he vuelto a aburrir ni lo más mínimo. Quizá el efecto secundario es que la mayoría de las cosas que me gusta hacer son cosas para hacerlas tú solito.

NáN dijo...

la intuición me decía que tocaba posto. Y aquí estoy, prograstinando mi tarea para acudir a la tarea.

Sin coña alguna, el meollo de lo que cuentas es un tema que saco tanto en las conversaciones cuando hablan de hijos, que hasta me aburro a mí mismo. Cuando era un pequeñuelo, a veces mis padres me llevaban a algo extraordinario. Que era superchulo por ser precisamente "extraordinario". El resto de "parte" del tiempo libre consistía en soltarme en un entorno (léase plaza, con muchos niños con canicas jugándose los cromos al cuá, o jugando a tellas con piedras planas, o pegándonos sin que los padres intervinieran de inmediato).

Y el resto del tiempo, en casa y a lo de cada uno.

En algún mento dije, como todos, "me aburro", pero pocas veces, porque la respuesta de mi madre era "aburrirse es sano" o "aburrirse es aburrarse" (tenía ambas versiones). Y comprendí que el proceso consistía en un odio repentino y brutal hacia mi madre, que permanecía como una esfinge, sin dejarse tocar por las radiaciones que la mandaba, irme con el rabo entre las piernas y descubrir enseguida cualquier objeto ordinario que reconvertía en otro que fuera extraordinario. Y se me iba el santo al cielo.

Qué manía les ha dado ahora con que los niños no saben divertirse solos. Que nos necesitan hasta para hacer caquita. Luego nos extrañamos del auge de los tarados en la adolescencia.

(paro, que me embalo).

jota dijo...

Importante que sepan perder el tiempo también. No hay que darles la vara con haz esto haz lo otro.

Niágara dijo...

Cuando eres pequeño tienes tantas cosas que hacer el fin de semana que nunca te da tiempo a hacer los deberes. Después aprendes que eso se llama ocio y se supone que es tiempo "libre".
Buenísimo post aunque mi preferido es el de tu padre del día 1.
www.anoldgrumpandabeautifulperson.blogspot.com

Ana María dijo...

El tiempo libre es, precisamente eso, tiempo libre.

Conozco a mucha gente que te dice durante la semana que está reventadita de trabajar y de su rutina diaria, pero luego se organizan unas gimkanas los fines de semana que no las aguanta ni Frank de la Jungla.

Y hablando de Maternitys, una de las mamavacas me ha dejado un regalito en mi blog. Definitivamente no saben leer, que se lo miren ipsofácticamente, por Dios ¬¬U

Un bezo!!!

Anónimo dijo...

hoy he llamado a un número de una centralita de la que tenía 5 llamadas perdidas. Me han dicho que era la escuela de montes,y lo primero que se me ha pasado por la cabeza ha sido "y que tengo yo que ver con la chusma de montes"
jajaj todavía me río

Diana

Tita dijo...

Estamos un poco gilipollas ¿no? y no recordamos nada de nuestra niñez, ni de que mi madre o mi padre nos organizaran constantemente el tiempo (ni entre semana con 5000 actividades inutiles-extraescolares) ni en fin de semana.

Ellos nos abrian la puerta...y a correr. Y se aseguraban de que en invierno hubiera provisiones de cacharritos que nos pasabamos la tarde colocando para hacer la cocinita perfecta (creo que tengo fijacion con las cocinas jajajajaja)

Pero ahora hay mucho padre "profesionalizado" 100% tiempo y control total, que el niño no se frustre, que el niño no llore, que el niño no se aburra!!!

Claro que no hay que irse al otro extremo de cruzarte con tu hijo por el pasillo y darse los buenos dias de cortesia, y ya.

Esto da para escribir mucho y solo es la punta del iceberg....

quelitas dijo...

Gracias Moli,

has expresado exáctamente lo que quiero decirle a mi pareja y no me sale.
Ahora que tengo dos me doy cuenta qué no tiene que ver con ser uno, dos u ocho (los hermanos no tienen que compartir gustos, no hay dos niños iguales), si no, como bien dices, que se busquen la vida y aprendan a entretenerse y a aburrirse.


Saludos!

Bichejo dijo...

En mi entorno hay gente que espera impaciente al lunes porque se agota durante el fin de semana haciendo cientos de cosas con los niños.
Con cada maternity me doy más cuenta de la suerte que he tenido en casa: hemos jugado cada uno solo, los dos juntos, con mis padres, a nuestra bola, nos hemos aburrido cuando ha tocado...

Seguramente esa autonomía que nombra Livia es la clave, y creo que es lo que hace que de mayores seamos adultos capaces de pasar tiempo solos o vivir solos sin que se nos hunda el mundo.

Y Calvin mola todo y más.

XAquí dijo...

Ahora parece que necesitamos una guía hasta para sacarles un moco, y que todo lo que se haga por ellos es poco, y por supuesto tenemos la culpa de todo.

Juliet dijo...

Cuando sea madre (de aquí a bastaaaante tiempo), seré la mejor madre del mundo mundial, porque tendré la super Biblia MATERNITY!!!
yujuuuuuuu

calma dijo...

escrito con bastante hostilidad y ninguna humildad, como de costumbre... pero toda la razón del mundo. Debe ser tu estilo, pero sí, moli, mola mil.

Saludos!!!

JuanRa Diablo dijo...

Algún día tocará a tu puerta el Dalai Lama o alguien por el estilo.
- Vengo en busca de la sabiduria suprema- te dirá.

Anónimo dijo...

Sinceramente no creo que hayas conocido a ningún niñ@ criado con colecho. Son muy independientes y seguros.

Seguramente también estarás en contra de la lactancia materna de manera prolongada, pues con la de alergias que tienen tus hijas...

Mucha gente te lee y te tiene por diosa, así que te pediría que te informaras antes de hacer cierta serie de afirmaciones. Soy pediatra y tengo que luchar contra ellas a diario.

Un saludo,

Elizabeth

p.d. me encanta tu blog y tu manera de expresar aunque no esté de acuerdo con todo lo que escribes.

molinos dijo...

Elizabeth..solo una cosita...mis dos hijas han tenido lactancia materna...y las dos han sido muy alérgicas.

Lo digo por eso de " seguramente....y blablabla"....

Anónimo dijo...

He dicho de manera prolongada.¿Hasta cuándo lee diste pecho, Moli?

Anónimo dijo...

Quería decir:
¿Hasta cuándo les distes pecho,Moli?

molinos dijo...

Elizabeth..hasta que se volvieron tan alérgicas a mi propia leche que yo no podía comer nada sin provocarles unas ronchas que les picaban a morir....

Solo podía darles el pecho si no comia nada que tuviera: leche, huevo, ternera, pescado, frutos secos, frutos rojos, frutas con pelo, lentejas y zanahorias.

A lo mejor es que no soy una madre sacrificada...pero sinceramente no me pareció que mi leche fuera a alimentarles mucho si basicamente yo no comía de nada...

Livia dijo...

Perdón Moli...
Yo SÍ conozco dos niños que hacen colecho... son hermanos, al principio era porque la niña "lloraba menos" (cuando era un bebé recién nacido, se ve que los bebés recién nacidos normalmente no lloran) el niño llegó cuatro años después y claro, había que seguir la tradición... Siguen durmiendo con la madre: la niña tiene 14 años ¿es la norma general del colecho? francamente, espero que no, pero si me guío por lo que conozco es lo que encuentro; no soy pediatra pero he visto mucha falta de autonomía como profesora de secundaria.

Lactancia: somos tres hermanos y en nuestro caso no pudo ser, yo tengo alergias (respiratorias) a bichos, al polen... mis hermanos no. Alimentarias ninguna así que la relación ejhem. Por cierto que los niños tan independientes de antes mamaron hasta los dos años o tres años...

Pétalo dijo...

A mi me dieron el pecho durante quince dias hace 26 años. No tengo la mas minima alergia. Miento, a los ácaros, pero diría que es algo bastante común. Mi abuela no le dio el pecho a ninguno de sus cinco hijos y ninguno tiene alergias. Entonces? Si yo no tengo alergia es casualidad pero los niños CON alergias son fruto de una lactancia negligente? Vaya...

Burbuja dijo...

Mi madre no pudo darme el pecho porque yo no lo cogía. Tuve una cardiopatía desde que nací y por la que, según el médico "no tenía fuerzas" para coger el pecho. Me operaron con 2 años y tomaba muy poca leche en general.
Fui muy poco comedora hasta bien crecidita (cuando digo poco comedora, digo alimentarme con un yogur todo el día o con un bol de leche con galletas y punto, porque no tenía más hambre) y no tenía nada que ver con la operación. Así que mi alimentación infantil fue digamos, peculiar. Mi madre hizo lo que pudo, la pobre, bastante se desesperaba viendo lo poco que comía, pero el pediatra le decía "la ves con la misma alegría, energía, haciendo cosas, etc... que siempre? -Si... -Pues entonces no te preocupes, los niños se autorregulan solos, ya comerá cuando tenga hambre"

Y no, no tengo ni una alergia, de ningún tipo. Mi hermano si que lactó y antes de ser adolescente le salieron unas cuantas alergias y asma, así que...

Anónimo dijo...

Moli, te pido perdón por prejuzgarte con lo de la lactancia y siento si te he molestado con algo de lo que he dicho.

¡Tampoco pretendía abrir el debate sobre alergias!

Elizabeth

Mamá 2.0 dijo...

Amén.

sim so dep dijo...

Creo que al haberme aburrido muchiiiiiisimo de pequeña al tener que pasar mucho tiempo sola, de mayor nunca más me he vuelto a aburrir ni lo más mínimo. Quizá el efecto secundario es que la mayoría de las cosas que me gusta hacer son cosas para hacerlas tú solito.
sim so dep