viernes, 11 de noviembre de 2011

LOS LIBROS DE COLORES

Mi entretenida, fabulosa y casi siempre surrealista vida laboral transcurre en una empresa que compra, hace y coloca en el mercado libros de colores. Por aquí hay mogollón de curris que hacen sus cositas, todas ellas vitales para la humanidad. Hay gente que compra libros verdes, otros rojos, otros los colocan, otros ven si la colocación ha sido chula, otros los iluminan para que queden bonitos, otros encargan libros amarillos a medida, otros por supuesto arreglan ordenadores para que los otros curris puedan hacer su trabajo o brujulear buscando porno y casas rurales…

Tras una doble pirueta con mortal atrás y un complejo arabesco lateral, actualmente me dedico ahora mismo a los libros verdes y los rojos. ¿Qué hago con ellos? Pues recibo toneladas de ellos que tengo que valorar. Algunos ya están hechos del todo, con sus tapas verdes brillantes, o verdes oscuras y todo su contenido listo para valorar. Otros son solo proyectos con espiral y tapas transparentes, sacados en powerpoint y con un plan para terminar siendo un fabuloso libro rojo brillante, rojo pasión.

A diario me siento, leo y valoro.

¿Cómo se valora si un libro o un proyecto de libro de colores conviene?

Primero hay que ver si lo que te cuentan interesa a alguien, más allá del autor y su madre. Esto puede parecer una obviedad pero hay gente con un ego tan increíblemente crecido que cree que una historia autobiográfica sobre sí mismo con un tema tan interesante como verse crecer las uñas mientras mira al horizonte y toca una guitarrita o escribe en un cuaderno pequeño (las guitarras y los cuadernos son de intensos) puede interesarle a alguien. Desde aquí os digo, o tocas la guitarra y escribes en bolas y estás increíblemente bueno…o no le interesa a nadie.

Si el tema es susceptible de interesar a alguien, pasamos a cómo está contado. Y aquí se abre un abanico infinito de posibilidades desde el horror más absoluto que hace que me pegue cabezazos contra la pantalla del ordenador hasta el éxtasis más fabuloso que me hace sonreír como una imbécil durante horas. Ni que decir tiene que los cabezazos están a la orden del día y las sonrisas son un bien muy escaso, escasísimo…casi inexistente.

La mayoría de las veces, tras la lectura fluctúo entre el atractivo del suicidio o las ganas de dar con el autor, perpetrador de ese horror en el que he malgastado mis últimas horas y asesinarle mediante la ingesta de las páginas de su obra. ¿Por qué me mandáis proyectos mal escritos, con faltas de ortografía o con errores de trama tan clamorosos que a veces hasta pienso que son trampa? ¿Por qué creéis que los personajes que hablan como si hubieran tenido un ictus son creíbles? ¿Por qué me engañáis diciendo que es un libro verde de ficción histórica y luego me encuentro con adolescentes depilados que hacen calvos? ¿Por qué me aburrís hasta el infinito?

La única parte buena de los horrores que sufro cada día es que me permiten utilizar mi hostilidad para cosas creativas y molonas como mis notas:

Auténtica bazofia sentimentaloide que solo provoca vergüenza ajena y la inquietud sobre cuanto habrá tardado la familia del autor en renegar de él y cambiarse el apellido”

O

Me provoca asombro que la Señorita Puri haya conseguido financiación para realizar este proyecto y solo puedo pensar en que la señorita puri tiene algún tipo de encanto oculto que por supuesto no se manifiesta por escrito ni está relacionado con el cerebro para sus oscuros propósitos

O

Sin duda lo peor que he leído en mi vida. Esta cumbre de horror que he escalado hoy difícilmente será igualada en próximas fechas. El record del mundo de intensismo horripilante ha sido alcanzado con esta primera obra
A veces, sin embargo y normalmente cuando estoy a punto de ponerme a llorar de impotencia...aparece un libro molón. Uno que me interesa, y que está maravillosamente hecho…y se me caen las lágrimas de la emoción primero y de la pena después.

Algunos de esos libros maravillosos, con sus tapas verdes oscuras, preciosos y llenos de un contenido increíble, interesante, ameno, currado, bien contado y que haría un bien a la humanidad…no me valen. A mi me fascinan, quiero comprarlos, quiero llevármelos a mi casa, ponérselos a las princezaz, adoptarlos, ponerlos en el blog...casi quiero hacerme de fb solo por poder comentarlos….pero tengo que decir que no, y rechazarlos.

Son maravillosos pero no sirven para los clientes de mi empresa de libros de colores. A ellos no les gustan.

Si, ya sé lo que estáis pensando. ¡¡ Cómpralos y así aprenden a valorar algo bueno!!

Ya. Seguro.

Esto es como cuando vas a comprar juguetes para tus niños y ves uno que a ti te fascina, es precioso, educativo, molón y barato ( los juguetes de madera son un clásico de esta categoria). Quieres comprárselo a tus hijos, quieres que les guste tanto como a ti, quieres que aprendan, que les mole…que jueguen con él, que sea su juguete favorito. Quieres que sea un éxito.

Y se lo compras. Lo abren…y les hace más gracia la caja. Y lo dejas en una estantería y de vez en cuando lo sacas a pasear por si les mola y con tu mejor cara de entusiasmo dices: Mirad, mirad… ¿a que es chulo??? Y lo miran de reojo y siguen con lo suyo.

Al final el juguete se hace viejo...pasa de moda…y lo tiras.

Puedes hacer eso con un juguete...pero no dedicarte a comprar juguetes que no les molan por si suena la flauta. Con gran dolor de tu corazón, a veces, tienes que comprar juguetes que te horrorizan...pero a ellos les molan y son felices con ellos.

Pues lo mismo con mis libros de colores verdes. De vez en cuando consigo colar uno que me mola a mí, pero la mayor parte del tiempo tengo que desechar los que a mí me encantan porque no me encajan y lanzarme a comprar libros verdes loro que me espantan pero que a mis clientes les molan.

A esto me dedico. Ha quedado clarísimo, ¿no? 

40 comentarios:

Anónimo dijo...

El acertijo de los libros de colores es uno de mis misterios preferidos de todo internet.
Hoy creo que lo he entendido un poco mejor. No del todo, claro.

Sólo por las valoraciones y las notas tiene que merecer la pena.
No me extraña que luego llegues tan entrenada a los posts de despelleje.

illa dijo...

Pues yo sigo pensando que el trabajo no tiene nada que ver con los libros! Pero sí con los colores.

Anónimo dijo...

El anónimo soy yo, HombreRevenido. Pero hoy internet no me reconoce (o disimula).

Elena Rius dijo...

No sabes cómo te comprendo. Esas notas abrasivas las hago yo también, pero para mis adentros. De puertas afuera, no hay más remedio que fingir que "la historia no acaba de cuajar", cuando se trata de un auténtico pestiño. ¿Por qué escribirá tanto (y tan mal) la gente?

NáN dijo...

Como no comprador de libros de colores que a ti no te gustan pero sí a tus jefes y ellos pagan, me salto el proceso, comento algo que sí me toca.

A los padres nos encantan y nos chiflan los juguetes de madera. La sabiduría de los antiguos egipcios ha hablado por la tinta de tu pluma color Burdeos.

Un padre normal va y compra lo normal. Yo, aparte de comprar poco porque en eso fui bastante espartano como educador, y me salió bien, compraba mal. Me corrijo: "fatal".

Mi niño no podía llevar uno de esos triciclos de plástico de colores chillones. Mi niño tenía que tener un triciclo de ¡madera! fabricado a principios de la posguerra, que además, aunque no superbarato, porque estaba en esa fase en la que lo viejo que no se ha caído abajo bordea peligrosamente lo antiguo (y caro), así que estaba bien de precio (aunque costara como 3 triciclos del corte inglés.

Se lo regalé con dos años y solo servía para el pasillo de casa. Tardó 3 años en descubri que había tenido el peor triciclo del mundo. Pobrecito. Pero durante esos tres años, se ponía un gorro verde de goma, de esos de baño, de su madre, y unas gafas de nadar mías.

Y durante tres años, recorría con velocidad de vérrtigo la casa (no sé muy bien si en un caballo o una nave espacial.

¿Y sabes que te digo? Que no me arrepiento. Le di lo único que podía darle de verdad: mi yo verdadero.

Anónimo dijo...

Yo apuesto por el sector audiovisual. Moli, sal del armario ya.

Pep dijo...

Con los ojos rojos de tanto leer...

Yo no sé si son libros de colores o carátulas de vídeos porno de lo que se empapa la Moli...

Pero que sean de colores me cuadra porque en una vida anterior en la que corregí alguna que otra traducción el manuscrito nos lo pasaban encuadernado a mano en pastas de plastico verde...

El único libro que he mandado nunca a encuadernar fue mi tesis, con pastas azules y letras en dorado... molón.. del contenido, mejor no hablar, pero hizo su papel.. un cántico a la fatuidad humana que me recuerda lo cutre que uno puede llegar a ser...

Hans dijo...

Conste que lo de la guitarra como paradigma de intensidad no me ha gustado nada.
Por lo demás, no cabe duda que tu destreza en el uso del bisturí crítico podría llevar a algún autor a cortarse las venas.
Cosa que, bien visto, estaría bien: libraría a este mundo de ulteriores y mayores males.
Pero vamos, que estoy muy ofendido por lo de la guitarra :-). Recuerda que Springsteen es un guitarrista.

XAquí dijo...

Ha quedado verde claro. ¿Es mucho desearte un par de delirios gozosos en lo que queda de mes?. ¿En lo que queda de año?. Y que me toque la lotería. Puestos a elegir, lo último.

Niágara dijo...

Deberían crear un color especial para los "recomendados de Moli" y aprobarlos directamente.

Pilar dijo...

¿libros? ¿colores? ¿hay premio para el que acierte, o quien descubra el secreto debe morir?


Apuesto a...mejor me callo hasta obtener respuesta a la pregunta previa, pero si fuese afirmativa ¿lo confesarías?...mejor sigues con el traje de camuflaje.

besos

Dana dijo...

yo siempre he pensado que debe ser algo asi como Santillana, Anaya, Edelvives... de esos que cada asignatura tiene un color :-) Pero claro, esos no son para escritores noveles, verdad?

Tita dijo...

Jodo, cualquiera te dice ahora "pasate por mi blog"

Leer todo el dia y que te paguen es una suerte. Que tengas que leer de todo, no es tanto ¿y tienes que leerlo todo, hasta el final?

javi dijo...

Y todas esas notas, ¿donde dices que las apuntas? Estoy por regalarte una guitarra, que-lo-sepas...

Cris Ham dijo...

Yo siempre imaginé una editorial, lo que no te hacía era toooodo el día leyendo.

Anónimo dijo...

Vamos a ver. Moli trabaja en Toledo, y en Toledo sólo fabrican espadas Tizonas y cerámicas de Talavera.
Así que está claro.
Moli exporta platos de colores a Japón.

Don Mendo

Di Vagando dijo...

A ver como llego tarde mis puntos ya se han comentado, pero por enfatizar:
1. Tocar la guitarra es cool y siempre lo ha sido. Si no cierras los ojos con el where did all the flowers go. La electrica ni te cuento.
2. Los juguetes de madera son mucho mas caros!!!!! Estoy con nan en la austeridad, aunque tb contigo en q yo no he comprado un solo baby a mini y los q tiene son sus favoritos.
3. Si algo es bueno y no lo eliges, no le estas dando una oportunidad, pq habria muchos lectores a los q les gustaria. Menos, pero habria. Y solo dando un empuje a la calidad se logra q de repente, haya un nuevo aficionado a ella. Es un debate q me parece muy interesante: creo para vender o creo lo q a mi me gusta.

Muxussss

Di

jota dijo...

Tal vez seas controladora de calidad, no de colores sino de contenidos?

Tienes razón y para la cultureta de las minorías siempre les quedará la 2noticias

el chico de la consuelo dijo...

Hans, Di siempre os queda el recurso de poneros en pelotas a tocar la guitarra, y as´´i según el molinismo no sereis intensos...yo ahora que ya tras meses de ensayo he conseguido poner el Bm y el Fa estoy crecido!!!

Hasta conocerte siempre habia pensado eso de ¿Quien será el capullo que permitirá que ese libro de colores esté en la estantería, claro alguien lo habrá leido y le habrá gustado?

pero voy a hacerte la pelota..llevar tres o cuatro años manteniendo la tensión sobre en que trabajas y el rollito este de los libros de colores es de GENIO!!

Ahora mismo que me encantaría incendiar la blogosfera con ex abruptos laborales... no logro encontrar el tono que tu has pillado en tu blog...no hagas caso no lo desveles...!!!

Además algunas veces enseñar el canalillo es más erótico que bajarse el sostén que luego genera desilusiones!!!

en TXABI dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
en TXABI dijo...

Los tienes "loquitos, mosqueaditos y despistaditos", eh Moli ?

Ana María dijo...

Me ha encantado la resolución de Don Mendo sobre el lugar del trabajo de Moli.

Hay gente que escribe basuritas todo el tiempo, pero lo que tampoco es de ley es que a cuento de unos jefes que quieren vender a tope, la calidad se deje de lado :(

Comparto el comentario del chico de la consuelo, porque hay cada novelita que vaya tela marinera... No por el que la escribe, sino por el que lo publica :S

Besos y abrazos!!!

Speedygirl dijo...

Sí, clarísimo ;P

Carmen dijo...

Seguro que tb eres ingeniero y lo q te inventas para disimular!

Peter dijo...

Apuesto por lo de carátulas del porno

Al fin y al cao también es sector audiovisual

Laia... dijo...

A mí sí me ha quedado. Pero... La pregunta es... Nadie les dice nada a los que escriben los libros molones de verdad? Eso tan bonito que te dicen cuando te dejan al menos? NO es por tí, es por esta mierda de mundo? Te mereces algo mejor? Algo...?

El día que tenga algo que contar en más de cuatro posts, te lo mando. Que lo sepas.

Elena-Z dijo...

HOla... no soy habitual por aqui, pero alguna vez te he leido. Lo que no estoy segura, si alguna vez te he escrito.

Yo creo que eres catadora de hamburguesas. Y en vez de dejar pasar a las que saben a ternera, bien jugositas, recién hechas, llenas de proteinas y con su toque de tomate y lechuga... Tienes que dejar pasar las de grasa insana sin apenas verdura de guarnición y litros y litros de ketchup.

Sabes que las buenas son las de ternera pero los que van al mcdondalds no las pedirían ni locos.

Dificil trabajo el tuyo... tiene que ser duro y estresante.

¿Tienes al menos la oportunidad de decirle al que de verdad te gusta que no pasa por criterio de los clientes, pero que para tí es bueno?

Coco Crispi dijo...

Pues yo siempre que he pensado acerca de los libros de colores los he asociado con Anagrama! Porque son... (pausa dramática) de colores!
En cualquier caso, me encanta tu trabajo y el cómo lo describes.
Saludos.

Esther dijo...

ANAGRAMA?....El dibujo de la página se parece demasiado al de "cosas que me pasan"...no Moli no sería taaan obvia.... :-D
http://www.anagrama-ed.es/novedades/

m dijo...

Pues que putada que tengas que ir hasta Toledo, ¿no te lo pueden mandar a casa?

Gorka dijo...

O sea que básicamente eres una Risto Mejide más, con la capacidad de tirar a la basura la inocencia de un principiante o de algo verdaderamente bueno porque no vende.

Leches! Si eres el jurado de tú sí que vales, pero tú sola!

:S

P.D: visto así, para cuándo una sección de "Despelleje patrocinado"? Es decir, me despellejas el blog por 30 monedas de plata? :O

Anónimo dijo...

SM?
Me encanta tu blog!

Babunita dijo...

Oh, Moli, creemos que hoy has bajado la guardia. ¿Sabes la cantidad de originales que van a empezarte a llegar por e-mail?

Armando Rangel Ruiz dijo...

Acabo de terminar de leer tu blog entero, solo quería agradecerte por los momentos tan agradables que pasé leyendo, a partir de hoy, directa a mi Reader, saludos desde México.

Mer dijo...

Qué curioso, yo fabrico libros de colores... (y sin colores).

Juliet dijo...

Joooo, debo ser la tonta del patio xq no se me ocurre nada... Pues oye, que quizás es tan obvio como eso, q trabaja en una editorial. Mmmmm.... No s no s....

Por cierto, Mónica Naranjo es una intensa. Los que tocamos la guitarra nooo (o no todos)!! Jejeje

Anónimo dijo...

Yo ya tengo clarísimo en que trabaja Moli:

Es obvio que es sexadora de pollos

Hay pollos de colores (si los tiñen) y cuando alguno no cumple las expectativas, lo descartan

Jeje

Srta Jana dijo...

A ver... no lo pillo.
Por qué la gente no se cree que tu trabajo es en una editorial?
Por qué, cuando describes que haces informes de lectura, piensan que les engañas y tu trabajo es cualquier otro?
A mí me parece perfectamente plausible, y nunca me he planteado que mintieras para despistar.

JuanRa Diablo dijo...

Cómo metamorfeas y metaforeas, Moli :D

samur dijo...

Esa pena sólo la produce lo que amamos, así que quizás trabajes en RRHH y tus libros sean personas. ¿Para cuándo las bases del concurso "Adivina mis libros de colores"?