lunes, 5 de septiembre de 2011

SOBRE LEER..reflexiones variadas.

Empecemos por una obviedad para cualquiera que haya estado perdiendo el tiempo un poco por aquí: me flipa leer.

Desde que tengo uso de razón, que por otro lado es una frase completamente idiota, he estado leyendo sin parar. No sé estar sin leer, no sé estar sin un libro entre manos y otro esperando. No siempre he leído igual y hay muchas cosas que he ido cambiando.

Antes jamás releía..en el último año y medio he descubierto el placer de releer y creo que voy a seguir haciéndolo. Releer tiene casi más riesgo que leer de primeras. En principio y alguien como yo que jamás lee contraportadas y huye de recomendaciones excesivamente entusiastas, se lanza a leer sin expectativas previas..bueno si, uno espera que le guste, le entretenga, le haga pensar…pero no espera jamás que sea un libro que le deje del revés. Eso solo pasa con algunos libros.

Cuando eso pasa es una experiencia para guardar en una caja y enseñársela solo a unos cuantos escogidos. Y esa caja solo la puedes volver a abrir si estás dispuesto a pasar por la desilusión de que un libro que te dejó del revés con 14, 23 o 27…te deje complemente frio ahora. La culpa no es del libro...es como los amantes...o los antiguos amores...tuvo su momento y pasó...pero la desilusión puede ser brutal. Esperas un polvo con fuegos artificiales y te encuentras con un misionero con la ropa puesta.

Por eso releo con muchísimo cuidado y solo cuando concurren otro tipo de circunstancias más allá de mi interés por rememorar esa experiencia.

Otra cosa que no hacía antes era sacar libros de la biblioteca...solo compraba...quería que fueran “mios”. Pero un día, y dado que vivía a 100 metros de una de las mejores bibliotecas de Madrid decidí entrar y desde entonces soy usuaria compulsiva. No he dejado de comprar, pero me mola ir y deambular con mi lista de libros buscando lo que quiero, me mola indignarme con los que no los devuelven a tiempo y me mola cuando uno no me gusta y pienso...la pasta y el sitio que me he ahorrado. Antes de tener mis cuadernos de lecturas no me gustaban los libros de las bibliotecas porque al devolverlos perdía mis páginas con esquinas dobladas…ahora me da igual, copio todo lo que me ha molado y ahí se queda. Además, si un libro me ha gustado muchísimo…acabaré comprándolo por si acaso me da para releerlo.

¿Qué más?

Leer en una pantalla. Desde reyes tengo mi tablet y sí he leído varias cosas en ella. Ahora también tengo un superteléfono en el que también puedo leer. No lo hago. Le veo la utilidad, me resulta cómodo, es cómodo, no me molesta la pantalla y tiene muchas cosas buenas pero si me das a elegir prefiero el papel. En el libro electrónico no puedo doblar las esquinas...y eso me jode. Si, puedo poner una marca, puedo subrayar pero no es lo mismo…una marca hecha en la pantalla no tiene emoción...es solo una marca. Si doblo una esquina, cuando vuelvo a esa página noto la emoción que algo que hay ahí me causó...si la he doblado dos veces busco ansiosamente qué es lo que me llamó la atención, que es lo que me hizo pararme y doblar la esquina. Releo la página conteniendo la respiración, acelerando la lectura según voy avanzando y ¡bang! Ahí está otra vez. Si dejo una marca en la pantalla...esa vuelta a descubrir esa emoción me la pierdo...saltará automáticamente...y sinceramente no es lo mismo.

Me gustan los libros en papel porque si le recomiendo a alguien un libro y me dice que le está encantando...puedo ir a mi estantería, abrir mi ejemplar y ver “Reyes 2003" y sé exactamente en qué momento ese libro entro en mi vida. Con el libro electrónico también, con ver en qué fecha lo agregué a la estantería ya conozco esa información, pero tampoco es lo mismo.

Y el libro en papel puedo prestarlo…puedo darte “mi” libro. No uno parecido, igual, de la misma edición, no. Puedo darte el “mío”, puedes leer el mismo que yo tuve en mis manos y puedes ver mis esquinas dobladas. Por supuesto esto no se hace con todo el mundo, yo lo hago con muy poca gente, poquísima y es otra experiencia que te pierdes con el libro electrónico. Cuando ese libro vuelve a mis manos (en mi casa, después de haber pasado por mis 3 hermanos y molimadre) el libro está manoseado, usado, es mi libro enriquecido por la visión que de él ha tenido la persona a la que se lo he prestado. No es algo tangible materialmente pero sí emocionalmente...incluso cuando me lo devuelven y me dicen: “a mi tampoco me ha gustado tanto”...eso está ahí.

Bueno, pues a pesar de que me mola más el libro en papel no soy una cerril para estas cosas, bueno y para casi ninguna la verdad. El sábado leí varios artículos sobre el futuro del libro, el libro en internet y experiencias “más allá del texto” con el libro. En lo de las experiencias más allá, siempre hay cantidad de intensos y cantidad de tíos que hacen cosas espantosas o auténticas tomaduras de pelo,  pero me he tomado la molestia (bueno...tenia mucha curiosidad la verdad) de bucear en el ELO ( Organización de Literatura Electrónica) y he encontrado algunas cosas muy chulas.

No son libros en papel, ni siquiera son para leer estrictamente, pero a mí me han molado y por eso los dejo aqui.

"The Child"..parece un viodeclip con letras, pero no lo es. Hay que saber leer para seguir lo que cuenta. Me gusta la música también.


"The Sweet Old Etcetera". Este es más interactivo, hay que ir pinchando y toqueteando.


Ya digo que no son estrictamente libros pero me han gustado. Ah, otra cosa por la que no me gusta leer en la pantalla ni siquiera en el curro es porque no puedo usar mi boli rojo y mi boli rojo..mola mil.

37 comentarios:

†MuTяĆ dijo...

Me gustaría ver una foto de alguno de tus libros al azar abierto por una página al azar y con tu boli rojo al lado. Al igual que tú prefiero el papel, es diferente todo cuando lees en papel y, como bien dices, la satisfacción de leer en una pantalla no es la misma.

Besotes reina.

TXABI dijo...

Un libro, hoy por hoy, prefiero tenerlo en las manos o mirarlo/leerlo en una pantalla. Pero a todo habrá que acostumbrarse ("me he pedido" un iPad p'a Reyes, así que ya ves tu).
Ahora que leerse un "tocho" como el último de Ken Follet, de más de 1.000 páginas, ha sido todo un coñazo de incómodo por lo que pesa la criaturita, p'a qué engañarnos...

TXABI dijo...

... quería decir: "A mirarlo.."

Dana dijo...

El libro electrónico no tiene la emoción de abrirlo y olerlo...aspirar y sentirte genial, ilusionada por lo que ese libro guarda para ti. Por supuesto tiene otras ventajas como la que apunta Txabi, pero el tacto sigue siendo importante para mi. Recibiste la carta?

Anónimo dijo...

A mi me llama la atencio el e-book y demas
, pero no tanto como para dejar de comprar libros.
cesar

HombreRevenido dijo...

Yo es que como soy un poco de pueblo todavía no le he cogido el punto al libro electrónico, pero estoy en ello. Ni siquiera estoy muy seguro de que se llame "libro electrónico". Todo llegará, yo me estoy mentalizando.

Yo tengo dos formas de releer. La primera es por placer. La segunda, por recrearse en el oficio de los grandes escritores (que mezcla el aprendizaje con el placer).
Creo que sólo releyendo los libros que he leído hasta hoy podría sobrevivir el resto de mi vida. Todo está allí. Podría hacerme ermitaño mañana mismo.

Cattz dijo...

En mi casa es que me enseñaron a "respetar" los libros... así que ni marcas, ni dobleces, ni comentarios, ni pepinillos en vinagre. De hecho aún me sorprende saber que hay gente que vive tantísimo sus libros, pero nosotros los usamos igual que si fueran de una biblioteca: con cuidado e intentando que no se estropeen nada.
Por eso lo de leer en papel o digital me da lo mismo quitando que en el lector puedo llevarme 30 libros con las mismas por medio kilo de peso. El olor tampoco me importa porque si me sumerjo en la lectura el que el libro huela a papel o no huela a nada no me afectará, que no me imagino leyendo una batalla sangrienta y pensando "oh, cómo huele esta batalla sangrienta de bien a papel impreso".
Para gente como yo el lector está muy bien por comodidad, eso sí, un libro jamás se te va a quedar sin batería. Se te terminará el libro a mitad de un viaje, eso sí, y no tendrás nada que leer o tendrás que llevar 2 libros encima.

Y ya para personas mayores es una maravilla. Mi yaya tiene un Kindle que le regalamos por su 90 cumpleaños sus nietos y está encantada: letra enorme, sus articulaciones no se resienten, pasa de un libro a otro con una velocidad pasmosa...
Para playa o piscina: mejor papel. Para parque, viajes o casa: mejor lectos.

Lili dijo...

Yo también adoro leer, y releer me gusta aún más. Si estoy de bajón no lo dudo: abro un libro de Wodehouse al azar y a la media hora vuelvo a ser feliz.
Lo que me da nosequé es doblar las esquinillas de las hojas; prefiero memorizar la página por la que voy, claro que luego nunca me acuerdo... Sí, lo sé, podría usar un marcador, pero nunca tengo uno cerca.
Un beso

Ana María dijo...

Sobre la discusión ebook vs libro diré en favor del ebook que me ahorra mucho espacio. Cuando pueda disponer de más, volveré a los libros impresos. O eso, o hago como tú y me saco un carné bibliotecario...

Yo también soy lectora lectora, pero estoy en ese momento de la vida en que ningún libro llega a engancharme ni a emocionarme, necesito uno que me rompa los esquemas...

Me recomiendas alguno para retomar el mal vicio de la lectura, Moli?

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
molinos dijo...

A ver..el ereader tiene muchas cosas buenas, en eso estoy de acuerdo y yo tengo uno y lo uso...lo que digo es que hay muchas cosas del libro en papel que es imposible tener en el ereader. Y exactamente igual pasa al revés..mola saber que te vas de viaje y llevas más libros de los que podrás leer...pero mola menos no poder doblar las esquinas...

cada cosa tiene sus puntos a favor y en contra. Y a alguien le gustará más el ereader y a mi..me siguen molando más los libros en papel.

Ana María..depende de tu estado de ánimo...mmm Cannery Road o Dulce jueves son mis recomendaciones más entusiastas de este año.

Ana María dijo...

Ok, quedan apuntados, en cuanto termine el último del clan del oso cavernario y finiquite mi relación con el máster que va a llevarme hasta la locura hago hueco...
Graciaz Moli
;)

Cattz dijo...

Moli, que conste que a mí si un libro me gusta mucho, pero mucho, lo compro en papel... para poder dejarlo XD

molinos dijo...

Catzz...lo suponía..tienes toda la pinta..XD de dejar un libro que te mole mucho y de ir con él en la mano persiguiendo a quien quieres dejárselo.

Cattz dijo...

En nuestra primera cita intenté comprarle un libro a Kike en la Fnac. No se dejó porque quería leerlos en inglés. Así que le dejé el lector con todos los libros de la saga en inglés...

Ángela Marcos dijo...

Gracias, Moli, por abrirme una puerta a creaciones que no conocía. Eso es lo que más me mola, descubrir lo que la gente tiene en el coco. Me ha gustado especialmente The Child, me ha hecho sonreír.

Tita dijo...

Yo uso mucho la biblioteca, por espacio, por economia y porque si es malisimo me da mucha rabia. Ademas soy incapaz de tirar un libro, y darlo o regalarlo sabiendo que no me gusto, me parece una putada. Asi que lo cojo de la biblio, y si me encanta, seguro que me lo compro.

Soy relectora compulsiva, tanto que tengo mas o menos una docena de libros que releo cada año, con el consiguiente descuento de tiempo para lecturas nuevas.

Siempre sigo un par de reglas para releer:

-Nunca releer algo de epocas muy remotas, ni de niñez, ni de adolescencia tumultuosa, ni de autoayuda (me lo estoy saltando con Celia, despues de leerte un post que aun conservas los tuyos...y creo que voy a parar)

-Nunca releer algo de epocas muy marcadas, ni de autoayuda.
Todos estos tuvieron su momento y releerlos es el polvo del misionero con ropa como tu dices.


-No releer algo que saque de la biblioteca, y no llegue a comprar. Solo se relee lo cojonudo, y lo que te hace vibrar tres veces mas que la primera vez.

-En vacaciones siempre releo alguno de mis basicos: es la mejor manera de saber que voy a disfrutar, y que no me va a joder el relax alguna mierda.

Creo que tambien lo dije, yo copio la mejor frase en la primera pagina, con la referencia de la pagina donde estaba. En algunos libros me resulta realmente dificil escoger solo una, voy subrayando. Esos libros son relectura fija.

Pienso lo mismo que tu del libro electronico: el pobre no me ha hecho nada...pero no es lo mismo.

¡Besos!

El niño desgraciaíto dijo...

El kindle dobla las esquinas, que lo sepas. Te aparece la página con la esquinita doblada. Además puedes subrayar, consultar el diccionario, tuitear lo que te ha gustado, cambiar el tamaño de letra, añadir comentarios...

Entiendo lo que dices y muchas cosas las comparto, aunque yo no suelo subrayar los libros. Me pasa un poco como a Cattz, me da no sé qué doblar un libro o subrayarlo. Además, no es por nada, pero los libros cada vez huelen menos a libros.

Illa dijo...

Yo también doblo las esquinas. Y has descrito perfectamente el placer que se siente al volver a las páginas de esquinas dobladas y buscar ansiosa "eso" que te hizo doblar la página.

Punasusi dijo...

El libro, libro, tiene que ser en papel. Por muchos motivos.
Al menos para mí. Y eso que me tiro el día enganchada al iPad.

el chico de la consuelo dijo...

Para mi la diferencia entre novela y ensayo es que éstos los subrayo anoto en un desespero opositor y las novelas jamás.
Sin embargo debe ser que me hago mayor y pierdo la fe en mi supermemoria...pero ahora las citas que me gustan las pongo en la última hoja de la novela con la pagina y la palabra que empieza. Así me resulta más facil reencontrarme...
Soy un ratón de biblioteca Disfruto el toquitear lo que me gusta con la valentia,el miedo y promiscuidad de adolescente a sus primeras novias.

Alber dijo...

Yo adoro leer y no concibo un momento de mi vida o un viaje sin un libro (me resulta del todo increible viajar 5 horas en autobus y ver a la gente con las manos en las rodillas, mirando al frente, sin hacer nada: ni libro, ni revista, ni musica, ni consola...nada de nada, solo el y el tiempo pasando cadensisamente...me muero de la angustia!!). Eso si, me cuesta mucho prestar libros, porque presté dos a dos amigos mios y ya no los he vuelto a ver...y eso no se hace. Eso si, a ti si te prestaría uno, porque los aprecias y respetas.

Pep dijo...

Hay para quien leer es un gusto y para quien es una necesidad. Leo desde que tengo memoria de mi mismo, porque razón es algo que todavía voy en busca de ella.

Y ultimamente leo algo que antes no hacía, que en parte lo hago contigo (ja, mola la "intimidad" de internet) pero que curiosamente no mencionas: leer blogs... Leer un blog no es leer una carta, no es un libro, no es papel pero tampoco es pantalla.. que es?

Y tienes razón en que cada cosa tiene su aquel. Adoro los "paperback" americanos de Penguin. Nada que ver con los "de bolsillo" de aquí o los pretenciosos de Siruela. Odio los de tapa dura, no se dejan querer, manosear. Pero los de fotografía en mi Apple son un placer para los ojos, y los de caligrafía especialmente cuidada parecen acariciar la vista en cada palabra..

Elena Rius dijo...

Me ha encantado el juego interactivo basado en la poesía de e. e. cummings. ¡Verdadera poesía visual!

Anónimo dijo...

Este verano mi hija de 11 años (lectora compulsiva) se encaprichó de una guía de razas de gatos (es una fan de los gatos, en casa tenemos cuatro). Era un libro muy completo, pero caro, como casi todos los libros. Me resistía un poco a comprárselo, pero al final cedí. Eso sí, con una condición.
"No tires ni des nunca un libro, como mucho, préstalo a una persona de confianza que estés segura que te lo devolverá. Los libros de casa son parte de tu patrimonio y de lo que legarás a tus hijos" Me miró sorprendida. "¿Cómo voy a perder un libro de esa manera?" me dijo.
Pero entendió el mensaje.

Rosa

Boticaria dijo...

Entiendo que la gente no relea, porque piense que con todo lo que hay por leer, ¿para qué va a leer algo que ya ha leído? Pero no es mi caso, tengo libros que he releído 10, 20 ó 40 veces. No concibo leer un libro sólo una vez, si es así, es porque no me ha gustado.
Eso sí, he de decir que soy incapaz de leer lo que tú lees, mis gustos son más "populares", es decir, Agatha Christie, Ken Follet (sé que lo odias) y por supuesto, todo novelas, nada de ensayos y cosas más profundas. Me encanta leer, pero prácticamente sólo leo cuando me meto en la cama, y entonces necesito algo que no sea muy profundo, porque a esas horas lo único que necesito es no pensar mucho.
Por cierto, si te lee mi amiga Amelia (otra relectora compulsiva) que doblas las esquinas de los libros, te pone de hoja de perejil. Según ella, los libros tienen sentimientos, y les duele que los maltrates de esa manera. Yo también lo hacía, pero ahora, si no tengo marcapáginas a mano, que es casi siempre, cojo cualquier papelito, y si no, intento memorizar la página como ha dicho alguien, aunque igualmente se me olvida y tengo que buscar por dónde me quedé.
¡Ah! Y me he pedido un lector electrónico para Reyes, veremos a a ver qué tal.
Saluditos.

Pikifiore dijo...

El encanto y la personalidad de un libro en papel no lo tendrá nunca uno electrónico. Yo también soy una lectora compulsiva,pero creo que me quedo a la altura del betún a tu lado...jajaja. Sigo flipando con la cantidad de libros que lees...Me encanta la gente que siente la lectura.

Cattz dijo...

Jo, es que yo debo ser muy rara. Yo compro un libro y me es igual si es bolsillo o tamaño "voy a coger el camión para llevármelo a casa", verde fosforescente, de cuero, o hecho con braguitas viejas. Lo que me importa es lo que tiene dentro, las palabras. Lo único que no me gustan son los audiolibros, que van al ritmo que quieren y las voces no me suelen gustar. De resto... ¿qué me importa el continente si el contenido me gusta?
En los libros sí que es cierto que la belleza está en su interior. Huela como huela.

JuanRa Diablo dijo...

En todas las ocasiones en que he releído un libro me ha resultado un poco o muy decepcionante por lo que casi he desistido a seguir haciéndolo; me parece que pierdes algo al no encontrar otra vez aquellas emociones.

Y yo no consigo aceptar eso de leer un libro que no va a ser para mí. O tengo muchas manías o me queda mucho por aprender.

shopgirl dijo...

Yo me compré un ebook para poder leer libros que normalmente no me compraría, libros que solo leería por curiosidad pero que no me van a dar mucho más. Ya si resulta que alguno me gusta y lo voy a releer, me lo compro, como haces tú. Es el sustituto de la biblioteca. Pero tampoco me mola el no poder manosearlo, doblar las paginas ni pasar de una página a otra con tanta facilidad como si fuera de papel.

Virginiag dijo...

A mi no me gustan nada los ebooks. Prefiero mis libros, poner mi marcapaginas, toquetearlo, poder verlo puesto en la estantería, no se, el tacto del papel, todo. Tengo uno en el ipad que realmente me apetecía leer, pero es que en ese formato no me llama y cojo cualquiera que pueda tener en mi lista de espera antes que ese. Puede que me hubiese venido bien cuando estaba embarazada y a mi nena no le gustaba que le apoyase un tocho que me estaba leyendo.

Una vez cogi un libro de la biblioteca y me gusto tanto que me dio mucha pena devolverlo, asi que nunca mas volvi.

Me quedo alucinada de que dobles las esquinas y pintes en los libros, con la rabia que me da a mi. Yo algunos que tengo ni se nota que los he leido.

molinos dijo...

Un par de cosas...

Cuando digo doblar las esquinas , es doblar minimamente. No destrozo los libros...y lo de subrayar es más raro, normalmente nunca tengo un lápiz a mano. Para mi no es maltratar los libros...es usarlos y vivirlos. Me gusta verlos y saber que los he usado, y ver muchas esquinas dobladas quiere decir que me gusto mucho. Si está como nuevo..es que me dejó indiferente.

Se me olvidó comentar que otra cosa que no me gusta de los ereaders es que no sabes cuanto te queda para terminar. Puedes saberlo mirando el % pero no es lo mismo. Cuando lees un libro fisicamente, tienes la sensación por el peso y por la cantidad de páginas que has pasado y que te quedan de cuanto te queda por disfrutar...y de una manera inconsciente aceleras o ralentizas tu ritmo de lectura...con el ereader puedes saberlo pero no "sentirlo".

NáN dijo...

Creo que mi ratio actual está en que de cada 4 libros, uno es relectura. Y eso me refiero a los libros del pasado. Ya no busco la explosión, busco penetrar en lo que me dejé sin notar cuando era muy joven.

Por ejemplo, acaba de releer con mucho cuidado Huck Finn de Mark Twain y los cuentos de Kafka. Cuando leí el del insecto por primera vez, siempre estaba tomándolo con una metáfora. Ahora he sabido leerlo como un libro "absolutamente realista" (y ha sido al final, una vez cerrado, cuando la metáfora me ha estallado en plena cara.

Por otra parte, sigo la regla de oro de no escribir sobre un libro que no haya leído dos veces, así que en mi blog de lecturas, si hablo de un libro recién leído, lo normal es que al llegar a la última página vuelvo a la primera. Antes de decir.

Como voy a ir a ver "Traición", de Pinter, y he desayunado en una mesa al sol en la Plaza de Olavide, me he pasado por "tu" Biblioteca por si lo tenían. No estaba y me he venido con un libro de Relatos de Carlos Castán.

Besos

Diva Gando dijo...

¿Para que usas dos bolis rojo?

Yo usaba un bicolor...

molinos dijo...

Dana..¡¡me ha llegado la carta y los imanes!! he puesto un tuit con la foto diciendo que los descerebrados molan mil...pero no sé si me sigues en tuiter...

Kobal dijo...

Yo no suelo releer muchos libros . Pero a veces lo hago y la verdad es que acabo con un buen sabor de boca. en cuanto a leer en una pantalla, yo como usuario de un Kindle solo puedo decir que es lo mas grande que se ha inventado :)

Alicia del Valle dijo...

me encanta leer en la pantalla de la computadora o un libro no me importa total para mi leer es una diversion en papel o en la computadora siempre que sea buena vale la pena besos ALICIA