miércoles, 14 de julio de 2010

Segundo candidato al peor libro del año: UN GRITO DE AMOR DESDE EL CENTRO DEL MUNDO de Kyoichi Katayama

BAZOFIA SENTIMENTALOIDE.

Con eso está dicho todo, pero como es un día genial donde destilo buen rollo y sentimientos de amor hacia la humanidad voy a extenderme un poco más. Al fin y al cabo es mi blog y puedo decir lo que quiera...y además el bueno de Katayama no va a leerme. La verdad es que ni siquiera sé si es un ÉL o un ELLA, me da igual.

¿Porqué he invertido día y medio de mi vida en leer esta mierda? Porque fue un regalo de alguien cercano al que suponía con criterio. Mal hecho.

"No confiar en el criterio de los demás si el libro no me llama" Lo voy a grabar a fuego en mi estantería.

Por partes. El mundo japonés se ha puesto muy de moda, ahora todo lo zen, el fengshui, el sushi, los kimonos, el alisado japonés y todas esas cosas molan. Pues no, eso es una gilipollez. Hay que tener criterio. Es como si te diera igual comer cualquier paella, cualquier mueble castellano te molara o te gustaran a todas horas las sevillanas y el folklorismo patrio. Hay cosas buenas y cosas malas y en literatura pasa lo mismo.

Por supuesto me voy a basar en mi experiencia con esos autores.

Lo primero que leí en su día fue "Tokio Blues" de Murakami, tooodo el mundo hablaba de él, pues vale, a por ello. Y bueno, estuvo entretenido, fue curioso leer algo de otra cultura y no me desagradó. No fue para tirar cohetes pero tampoco tan mal como para que no intentará leer algo más. Asi que cogí "Kafka en la orilla", un tochaco que me aburrió hasta el infinito. Por aquella época todavía no abandonaba libros, así que lo terminé a duras penas. No contenta con eso y por si acaso me había perdido algo de la espiritualidad, el misticismo y todas esas chorradas lo intenté una vez más con: Sputnik, mi amor, también de Murakami. Y ese ya me provocó arcadas de vergüenza ajena con la historia. Creo recordar que era una historia de amor absolutamente idiota en la que te dan ganas de asesinar a la protagonista a partir de la página 20 y cuando llegas al final quieres suicidarte con tal de dejar de sufrir a esa tía tan meliflua. Debo decir que mi problema con Murakami probablemente sea porque a él le encantan las tipas supuestamente misteriosas y a mi me sacan de quicio y además no les encuentro el misterio por ninguna parte, me parecen memas desde que aparecen.

Un horror. Ahora y debido a mi deslizamiento hacia el lado oscuro del deporte a lo mejor me lanzo a leer " En qué pienso cuando corro", pero ya me acerco con cuidado..sabiendo que lo mismo acabo estrellando el libro contra la pared.
Después y por recomendación de alguien ( que no recuerdo..si me lee que reclame su prestigio) leí " Una cuestión personal" de Kenzaburo . Un libro tan duro, tan personal y que te deja tan mal sabor de boca que nunca en mi vida me he atrevido a recomendárselo a nadie. Literatura de la buena pero no para todo el mundo.

Vale, pues con este bagaje, a lo que iba. Como ahora está de moda lo japonés, las editoriales se han lanzado a editar todo, alegremente. ¿ Que se lleva lo que escriben los japos? Pues alegría..¿ qué además tiene un título misterioso que contiene la palabra amor? Pues fabuloso...¿ qué además es finito y lo podemos sacar en bolsillo por 6 euros? Miel sobre hojuelas. ¿ Qué además ha vendido 3 millones de ejemplares? Cojonudo, asi podemos poner en la contraportada algo como " Es la novela japonesa más leída de todos los tiempos"(sic). Un exitazo vamos.

Es una mierda. Una historia tan manida, tan mal escrita, tan llena de falsos sentimentalismo que dan ganas de vomitar desde la página 1. Voy a reventarla..lo digo por si alguien a pesar de mis exabruptos tiene interés en leerla.

Tenemos dos jóvenes japoneses, ella y él. Se conocen en el cole, se hacen amiguísimos, uy..no sé como se enamoran, se besan, ella enferma de ¡¡tachán!!! leucemia, casi chuscan en un viaje absurdo a una isla, ella sufre, él sufre, hablan..él intenta llevarla a Australia antes de que la palme, no lo consigue. Ella palma, él esparce sus cenizas por Australia. Él sufre más, se pasea unas 15 páginas con una caja con cenizas de ella y al final se decide a tirarlas al aire y " las cenizas blanquecinas flotaron por el cielo del crepúsculo como una nevisca. Volvió a soplar el viento. Las flores de cerezo se deshojaron y, mezcladas con los pétalos, pronto dejaron de verse las cenizas de Aki".

Fin.

Que conste que el tal Katayama se tiene por un titán de la literatura porque el pavo cuenta la trama en la página 2: " dentro de aquella urna envuelta en un precioso brocado, ¿ estaba realmente Aki?" . Supongo que pensó, voy a escribir una historia tannnn romántica y de tannnto sentimiento y lo voy a hacer tannn de puta madre que aunque haya contado el final, la gente llorara de emoción e hipará de amor.

Una mierda, una mierda, una mierda. Los dos protagonistas son más planos que un folio, lo que les pasa tiene cero interés y solo estás deseando que se muera para acabar de sufrir...el peregrinaje con la urna por Australia para "volver a la naturaleza como los aborígenes" es ya demasiado. Katayama..casi acabas conmigo, solo vislumbrar el poder escribir este post incendiario me ha compensado del sufrimiento.

Bazofia sentimentaloide de tres al cuarto.

De todos modos creo que queda ligeramente por detrás de este..en el ranking de horrores lectores del año.

Hoy me concentraré en la estantería,necesito que me llame algo bueno.

41 comentarios:

Rocco Lampone dijo...

A mí con Tokio Blues me pasó parecido, pensé que empezaba bien pero luego fue perdiendo fuelle, fuerza, casi todo. Empezaré en breve uno que tiene de un carnero salvaje (joer, no recuerdo el título)

y lo que has dicho del de Kenzaburo me ha picado, igual lo leo...

Buen día!

Pétalo dijo...

Oh dios. Y yo que pensaba que era la unica que creía que Murakami estaba terriblemente sobrevalorado. A mí Tokyo blues me dejaba un mal rollo en el cuerpo cada vez que lo cogía...bus, quita quita. Paaaasso. Yo me leí hace poco uno que me gustó de un japo, Kazuo Ishiguro, "Nunca me abandones". Me resultó lento (parece que todo lo escriben a pedales), pero muy original, y muy...no sé como decirlo...perturbador.

Pandora dijo...

A mi también me parecio una gran castaña.

Elena Rius dijo...

¡Bravo! Por fin vamos a poder hacer un club de "gente a la que no le gusta Murakami". Creí que yo era la única, mira por donde.
Por cierto, Kazuo Ishiguro -que ese sí me gusta-, aunque tenga ese nombre no se puede considerar propiamente japo, porque creció y se educó en Inglaterra, y escribe en inglés.

Anónimo dijo...

Si es que tanto leer fusiona los celebros.
fdo: Jiom

Tu editora pendiente del movil dijo...

Reclamo el honor de haber recomendado a Kenzaburo Oé. Y no te parto las piernas (porque considero que es un libro que sólo recomiendo a gente que me importa), por el hecho de que tus "descerebrados" tienen criterio y me caen bien.

dicho esto, puedes lapidarme. Me lo na.

Una mamá (contra) corriente dijo...

Jajajajajaaja. Ay, qué risas me acabo de echar!. Mira, yo empecé con la del pájaro que da cuerda al mundo o cómo se llame y lo tuve que dejar porque me ponía enferma!!.

Pétalo dijo...

Ah, no sabía que era inglés! Pero ahora que lo dices tiene mucho sentido, porque el libro es muy british.

NáN dijo...

Kenzaburo... oé, oé, oé, oé...

Hay dos autores, similares entre ellos, que pueden producirme mala leche solo por el nombre. El K. de Tokio Blues y otra que ni me acuerdo del nombre (¿Sería Sputnik?), y B. el de Seda. Y no es que sea un snob que odie lo que tiene éxito. Hay autores de éxito que me hacen babear de gusto.

Anónimo dijo...

Pearl s. Buck. No es que sea precisamente moderna (le dieron el Nóbel en el 38), pero entra entre lo más precioso que he leído (o lo que más me ha gustado, al menos). Lo más famoso es "Viento del este viento del oeste", pero a mi casi me gusta más "La buena tierra". Ah! Y no escribe sobre japoneses, sino sobre chinos.

javi dijo...

Cuando te pones berseker estas adorable, ¿lo sabes no?

Indigno de ser Humano, Osamu Dazai.

A filla do mar dijo...

Qué susto! Ayer le robé un libro a mi padre y pensé que era del tipo este...

Menos mal!

Gracias por evitarnos el sufrimiento.

SPEEDY-TXABI dijo...

¿ me lo parece a mí o el librito de marras no te ha gustado ná, de ná, pero que ná ?. Como eres tan sutil en tu entrada, me desconciertas...

Teresa, la de la ventana dijo...

¿Y no te echó para atrás el título, Moli? Porque eso del grito de amor, no sé yo, suena ya de entrada un pelín cursi...

melón dijo...

Yo no puedo con lo japonés. En la facultad me obligaron a leer a Mishima y no puedo. Seguramente me estoy perdiendo algo, pero seguiré viviendo sin ello!

Anniehall dijo...

Pues no sé cómo no te ha gustado, esa historia tan (perdón tannnnn, ¿es así?) original que no se ha leído ni visto nunca yo creo que promete ¿no?

ah!! y la mención al cerezo en el párrafo final ese que transcribes, qué japonesa, oye.

Pilar dijo...

No sé como tienes tanta paciencia porque a mi cuando un libro me parece de horror no lo suelo acabar...supongo que por eso tu te dedicas a libros de colores y yo a cajas con colores....

Esthertxu dijo...

Joeeeee, vamos, que me lo compro fijo!!! jajaja
Yo no le doy mi tiempo a un libro de este pelo ni loca!
Si no me ha enganchado lo suficiente, en la página 50 ó 60, pa la saca!
Ánimo, que ya encontrarás cosas mejores...
Un saludete!

Kotinussa dijo...

Si es que se publica cualquier cosa. Un día que echaba un ojo a un catálogo encontré un título que daba puñetazos en los ojos: "Cómo cagar en el monte" (literal). Con el sublime subtítulo de "Una aproximación ecológicamente sensata a un arte perdido." ¿Te imaginas 126 páginas hablando de eso? La colección tenía otros títulos interesantes como "Autorrescate en barrancos" y cosas así. Claro que ahora que te has lanzado a la naturaleza salvaje y convives con toros bravos y otras especies peligrosas, lo mismo te viene bien. Por si acaso, que sepas que existe.

BLN dijo...

Moli y descerebrados, no habláis demasiado bien de Murakami. Yo me compré Tokio Blues por Sant Jordi y alli está haciendo cola, pero me había leído el de las maratones y me encantó. Espero que no me defraude, pero no sé no sé....

Respecto a lo que dices Moli de darle o no oportunidad a un libro, yo tengo como norma la de las 100 páginas de tolerancia, si al llegar a esa página, el libro no me ha convencido todavía, ahí se queda. Si es una novelita corta a veces está casi acabada.

Ahora por ejemplo estoy leyendo un libro muy bueno de un tal Knausgaar (que por cierto tiene cinco libros de la misma serie) de muchas páginas y al principio me costó entrar, pero ahora creo que leeré el segundo cada vez me gusta mas. El título es horrible "Min kamp" ("Mi lucha") pero, no, no es Hitler. Es una autobiografía no cronológica novelada.

lahierbaroja dijo...

Me ha gustado tu reseña. Leer un libro malo es una mierda, pero hacer una reseña incendiaria en la que pongas a parir a todo el mundo (ahí yo incluyo al traductor, a la editorial y a los payasos que hacen los prólogos donde te destripan el libro) no tiene precio.

Parece como si te quitaras un peso de encima.

Paranoica empedernida dijo...

Aún a riesgo de que las fanáticas me maten... a mi me vino justito justito acabar de leer la famosa saga Crepúsculo. Lo hice por obligación.

Tanto romanticismo adolescente me parece vomitivo y eso que yo sólo tengo 22 primaveras. Ardía en deseos de que el vampiro descafeinado la palmase y ella se ventilase al lobo, que por lo menos es más salao.

Respecto a lo japo... "Memorias de una geisha" de Arthur Golden es milibro favorito, el único que he releído hasta la saciedad. Lo malo es que como han sacado película, parece que tiene menos mérito.

Portorosa dijo...

Joder, los extractos del de Simancas son in-cre-í-bles :D

Un beso, Moli.

Anónimo dijo...

¡¡Y yo que te recomendé Los lobos (Hans Helmut Kirst) con lo bien que te lo pasarías con los "hijos de Satán"......y tu sin hacerme caso!!!................No es bronca...me encanta tu blog.

el chico de la consuelo dijo...

Japón...mia que esta lejo japon.
no me pises que llevo chanclas

En Japón la gente come (también lee) cosas mu rara, cosa mu rara
man disho que me lleve un kilo de shope y una lebrijana...

José Antonio Peñas dijo...

A mí lo que me parece raro de Murakami es que sus personajes masculinos no mueran de anemia, porque se pasan una de cada tres páginas eyaculando copiosamente (deben tener un gasto en kleenex del copón).

Lo del regalo a mí me lo hicieron con Alatriste. Yo ya había decidido que Reverte y yo no estábamos en la misma onda con La Tabla de Flandes (bueno, lo había decidido con El Club Dumas, pero le di una última oportunidad) y esas navidades una amiga me regaló las dos primeras del capitancillo. Me las lei por educación y en la siguiente limpieza dejaron de ocupar sitio en mis estanterías, que la educación tiene un límite.

José Antonio Peñas dijo...

Y lo de que se publica cualquier cosa, pues sí siempre y cuando seas de Suecia.

–Hola, buenas tardes, que soy de Estocolmo, me llamo Anika Obregonfavsson y le traigo una novela sobre la angustia de un daltónico que contempla la aurora boreal.
–¡Magnífico! ¡Usted añada una chica que sueña con follarse un alce mientras le pega fuego a su novio frotando dos palitos y sacaremos una tetralogía y pondremos en grandes titulares "la sucesora de Stieg Larsson"!

Euclides dijo...

A mi la curiosidad siempre me llevó a leer sobre el Japón y algo de su literatura. Pero soy cauto... o miedoso, si quieres. Así que me quedé en clásicos como Kawabata (el premio Nobel), que me gustó en mis tiempos de adolescente (hace algunos eones ya) o Yukio Mishima, que no me gustó ya tanto... Con los nuevos no me atrevo. En fin, al final es mejor quedarse con lo que a uno le atrae y dejar los experimentos para La Casera.

Sara dijo...

Moli sigues hostilizada con el mundo???.

Te dire que me parecio el mismo bodrio que a ti, pero claro como me lo recomendaron...

Me recomiendas o no "una cuestion personal"?.

Besos

Juliet dijo...

Me encantan tus despellejes...

Oriana dijo...

hola!.."la caja negra" me ha encantado, y despues lei "un arbol crece en brookling" y tambien me ha dado una pena horrible que se terminara, ahora creo que necesito uno un poco mas alegre. Murakami tambien lo cojo con prevencion, hace una semana estuve ojeando "..cuando hablo de correr" y no me decidi tampoco, pero tenia buena pinta. Ah,el destripe genial, no conocia al autor ni de oidas, mejor por lo que veo. Besos!:)

Xavi1973 dijo...

Vamos, el típico libro que merece ser quemado y cuyas cenizas deben esparcirse en Australia.

Nana dijo...

Murakami es una estafa como cualquier otra [Javier Marías, verbigracia]. Si te gustó Kenzaburo Oé [yo te recomiendo Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura], por más que te resultara jodido, yo te recomendaría a Yukio Mishima [Confesiones de una máscara, El pabellón dorado, o El rumor del oleaje]. Ahora, que eso de que el librico este esté tan fatalmente escrito, ¿cómo lo sabes? Lo digo porque a lo mejor sólo está mal traducido, mujer, o no me digas que te lo has leído en japonés? Es lo que tiene leer traducciones, que uno no sabe si lo que está leyendo es lo que escribió el autor. Pero paciencia. Ahora, yo de ti no repetiría con Murakami ¿no has tenido suficiente ya con tres libros, tres, que te han parecido un coñazo? Pues hala.

Sol dijo...

¡¡Qué pena que no te los hayas leído antes y no haberte conocido antes!! Me leí ambos, Tokio Blues y éste del centro del mundo y menudo horror por dios... Mucho más divertida es Amélie Nothomb contando cómo son los japoneses desde un punto de vista europeo. Por lo menos no aburre a las ovejas, y te vale para conocer otras culturas :-D

Hans dijo...

Absolutamente de acuerdo: el jodido grito de amor es lo puro peor.

El lector indiscreto dijo...

Me gusta Murakami, pero este libro fue insufrible... como una patada en mis cojones mentales.

Pero al menos tu reseña me ha hecho reír, jaja,¡Te sigo!

Nemo dijo...

Me compré este libro en un aeropuerto para "amenizar" un vuelo. Cuándo aprenderé a no dejarme llevar por las buenas críticas de las contraportadas y solapas varias. Valiente mieeeeerda de libro.

Pero yo, como otros descerebrados y a diferencia de ti no fui capaz de acabarlo. No me pagan por sufrir en mi tiempo libre, hasta ahí no llego.

Marisa dijo...

Hola Moli!

Primera vez que comento una entrada antigua!!, he llegado a ella igual que llegué a tu blog, buscando reseñas por tema curro, y no he podido resistirme a decir algo despues de leer el post y, sobre todo, los comentarios.

Yo tolero más o menos bien a Murakami pero el resto de los escritores japoneses se me atragantan un poco, por muy de moda que estén, pues bien, no se si al final leerías a Yukio Mishima, pero a mi El rumor del oleaje me pareció un auténtico coñazo, leí que el autor se hizo el Seppuku, si el libro llega a tener 10 páginas más el seppuku me lo hago yo, no recuerdo nada del libro, y eso que hace menos de un añño que lo leí, solo recuerdo lo hermosa verde y brumosa que era la isla en la que se desarrolla la historia, en fin un pestiño, o será que estoy demasiado occidentalizada, vete tú a saber.

Un saludo,

Marisa

bea dijo...


Hala, primer libro leído bajo tu "criterio literario", aún estoy acongojada, sí, una cuestión personal es un libro duro.

Me gustó.

Gracias

molinos dijo...

Bea, no dejes de leer del mismo estilo pero más dulce uno que acaba de sacar Navona "El nadador en el mar secreto" lo comenté hace poco.

Una cuestión personal es durísimo pero muy bueno.

bea dijo...

Qué guay! contestas y todo :)

Gracias por la recomendación, prometo leerlo pero ahora necesito algo más liviano, tipo "detectivesco-parapasarelratoy olvidarelsabordeesteultimo".

En cuanto lo lea te cuento...aunque tengo que decir que a mí Tokio Blues me gustó.