martes, 25 de mayo de 2010

POR QUÉ LOS CENTROS COMERCIALES SON EL HORROR

1.- Son un invento del demonio que subcontrata a contrata a una serie de profesionales dedicados a torturarte. Esto debería bastar, pero tengo 9 puntos más.

2.- Son feos, desangelados, están en sitios inhóspitos dónde hace 40 grados a la sombra en verano y en invierno sopla un viento polar. Los “jefes de mantenimiento” contratados por el demonio tienen el poder del “clima”. Lo ideal es que en en invierno su intención sea que quieras desnudarte del calor que hace, y en verano adquieras un bonito tono azul y oigas tus dientes entrechocar por el frío polar que ellos consideran adecuado. Todo esto está enfocado a que te apetezca comprar bikinis en diciembre y forros polares y orejeras en agosto.


3.- Los aparcamientos están pensado por arquitectos beodos y empastillados de éxtasis que consideraron que poner el mismo número de columnas que en la Mezquita de Córdoba, pintar las paredes de colores chillones y numerar todo como si estuvieras jugando a los barcos sería confortable para conducir. Las plazas, por supuesto, están pensadas para gente que sabe conducir, como no es el caso, la mayoría de las veces un tío ocupa dos plazas y otros se dejan medio coche contra la columna. A mí que la gente no sepa conducir me da igual, pero doy vueltas buscando un sitio dónde mi pobre Ibiza no vaya a sufrir los embates de alguna absurda cuando llegue con su monovolumen y no sepa encajarlo en su sitio.


4.- Las puertas de “acceso al centro comercial” son como la Isla de Perdidos, .se mueven en el espacio y en el tiempo. Jamás conseguirás dejar tu coche cerca de la puerta por donde quieres entrar en esa ocasión. Al final, después de dar 20 vueltas buscando un sitio en la “zona azul”, siempre acabarás subiendo por la escalera mecánica que no es y dirás: mierda...yo quería salir a la plaza del Zara y estoy en el McDonalds, para acabar de darte cuenta de que no estás en el centro comercial “Planetarojo” sino en “orillaverde”...porque son todos perfectamente intercambiables. Y esa es otra..¿Quien les pone los nombres? Son todos tan absolutamente imbéciles que creo que responden a algún plan malvado de marketing. Los estoy viendo, un grupo de expertos en marketing reunidos decidiendo si “ Isla Azul” provocará más compulsión compradora que “ Princesa de Éboli”, o “ Planetocio” moverá más a comprar chuches y palomitas que “ Diversia”. Son todos horripilantes.


5.- Da igual que seas sherpa en el Everest, nómada en el desierto o hayas atravesado el outback de Australia. En un centro comercial te conviertes en una zombi sin dirección. Tienes que mirar bien porqué escalera has salido del parking para memorizarlo y saber encontrar luego la salida, hay pensar que estas empezando la vuelta hacia la derecha para saber por dónde volver. Yo recomiendo comprar pan e ir dejando miguitas para saber el camino de vuelta. Recomiendo trazar una ruta y jamás jamás jamás cambiar de planta dentro de una tienda. Es decir si entras en la fnac en la planta 1...no subas jamás a la 2ª planta por dentro de la tienda..tú no lo sabes, pero tu cerebro no lo ha registrado ( está atontolinado con el hilo musical, pero eso lo cuento luego) y cuando sales arriba crees que estás en la planta 1, y entras en un bucle espacio temporal muy desagradable: "pero..la zapatería no estaba por aqui?" " ¿ Yo venía por la derecha o por la izquierda? ", Pero..mmm..yo..¿ qué hago aqui?". Todo esto por supuesto está pensando por “ expertos en actitudes compradoras” con una vocación frustrada de ser científicos de esos que miran ratones en laberintos. Apuesto a que algunos de esos están en la sala de cámaras del centro comercial descojonándose: “ ahí va otra vez el de la camisa azul…lleva 3 vuelas y ni se ha enterado” , “ Seguro que es de los que luego hay que ir a acompañar a por su coche porque no sabe ni dónde está”.


6.- Se pierde la percepción estacional/temporal y espacial. Entras en una dimensión en la que puedes creer cualquier cosa: que fuera llueve, que hace bochorno, viento huracanado, no sabes si es de día, de noche, por la mañana, por la tarde. Todo es artificial. Por supuesto a esa sensación contribuyen los estanques interiores, las plantas de plástico, la nieve artificial por navidad. ¿De verdad que a alguien le molan esas cosas?. Supongo que al colectivo de expertos en decoración de centros comerciales: “ ¿No creeis que aquí quedaría fenomal un estanque tropical con palmeras y al otro lado un bosque de pinos artificiales?" El horror.


7.- A nivel práctico, todas las tiendas son iguales. Todos los locales idénticos, entras en una de esas tiendas y cuando sales tienes que mirar la bolsa para ver qué tienda era…pero... ¿dónde he estado? Y otra cosa que no soporto es que no haya puertas, a mi me gusta abrir las puertas de la tiendas y oir como se cierran. Será una manía pero me gustan.


¿Y los restaurantes? No concibo que a alguien le pueda gustar sentarse en un pasillo a tomarse una caña mientras choca codos con la mesa del al lado, dónde se están comiendo un kebab, mientras ve pasar hordas de familias empujando carritos, todo huele a cocina y el ruido es ensordecedor.


8.- El hilo musical. Otro invento del demonio. El colmo de la perversión. Por las zonas comunes va sonando un hilo musical que te está taladrando el cerebro “teníaaaa tantoooo que darteeeeee tantas cosassssss” y que además se combina de una manera aterradora con el hilo musical particular de cada tienda “ nochesss de bohemia y de ilusiónnnnn”. Esta tortura llega a ser inhumana, en Navidad, cuando vas escuchando Blanca Navidad por el pasillo y al entrar en una tienda pasas abruptamente al tamborilero de Raphael. Los programadores del hilo musical son los peores expertos del planeta, yo creo que son los que están arriba en la cúspide del poder del centro comercial..tienen el poder para enloquecer al personal.


9.- La gente. ¿Por qué la gente pasea por un pasillo en círculos en vez de irse a un parque? ¿ No es mucho más placentero andar "hacia algúna parte" que dar vueltas? ¿ La gente tiene querencia por sentirse en la carcel? ¿Por qué se sientan debajo de una palmera de plástico en vez de debajo de un árbol de verdad? ¿¿Por qué prefieren escuchar el hilo musical y no el silencio de un parque? ¿Porqué no prefieren ir paseando por la calle, cada una distinta y entrar en locales cada uno diferente? ¿Por qué no prefieren pasear por la calle con la ropa adecuada para cada estación? No lo entiendo. Bueno, si vives en Toronto y sales de compras en enero..entiendo que prefieras un centro comercial, a 35 grados bajo cero, ni siquiera yo soy partidaria de pasear por la calle.


10.- Por supuesto, jamás hay que llevar a los churumbeles. Las posibilidades de que algo salga mal son aterradoras: que los atropelle alguien al intentar esquivar una de las miles de columnas del parking, que se pillen los dedos en las escaleras de subida, por supuesto que se hagan pis mientras frenéticamente intentas orientarte buscando los baños y diciendo “ pero si estaban por aquiiii..Yo los he visto, acabo de ver los carteles”, que los pierdas de vista 7 segundos y te pongas histérico y veas pasar por tu mente imágenes de la cámara de seguridad con un malo malísimo llevándose a tus churumbeles, que se quieran subir al carro, que se quieran bajar del carro, que cojan la rampa de bajada para subir y la de subida para bajar mientras tú te pones histérico, que tengan sed, que tengan hambre y por supuesto que acaben con tu reserva de paciencia con: ¿me compras? ¿Me compras? ¿Me compras? ¿Me compras? ¿Me compras?


Los odio. No entiendo como llevo dos años y medio sin dedicarles una entrada.
Lo único que me gusta de los centros comerciales es Mall Ratts.

He dicho.

50 comentarios:

Vampi dijo...

jajajjaa! que santa razon tienes!

Eso si. Hay algo por lo que molan mil. Si tienes un horario de 8 de la mañana a 8 de la noche como yo, te queda para poder hacer la compra de 9 a 10 de la noche o los domingos.
¿Que haría yo sin los benditos y odiosos centros comerciales???

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Joder pues yo no se que es Mallrats. Asi que no me gusta nada.

molinos dijo...

Vampi..si al final hay que ir por obligación horaria pero son el infierno.

Gonzalo..es una peli genial de Kevin Smith...te echarás unas risas.

Cattz dijo...

A mí también me encanta Mallrats :D

Y sólo conozco un centro comercial que sea bonito y funcional, con un parking bien diseñado y sencillito. El más cercano a mi casa es el horror: feo, incómodo y diseñado para que sea complicado entrar e imposible salir (¿a quién demonios se le ocurre poner la salida de los parkings justo detrás de las entradas? Se tapona todo...). Me gusta más andar por el centro de la ciudad, donde hasta puedo entrar con el perro a muchas tiendas.

javi dijo...

Te ha faltado hablar del logo de Carrefour. ¿Alguien sabia que las "flechitas" en realidad son una C metida en un rombo? Porque yo no lo hubiera acertado ni de coña...

Diva Gando dijo...

Yo tampoco sabía lo de la peli. La pondré en must see.

Moli, acabas de descubrirme por qué me siento como mareada, la palabra exacta sería indigesta, cuando llevo mucho rato en algún centro comercial. Supongo que es por la suma de todo lo que dices y algo más.
El olor a tubo de escape y gasolina de los parkings me da náuseas. Eso unido a la nula percepción temporal que se tiene dentro de un CC me deja KO.

Lo de los restaurantes guarris ya ni hablamos... Digan lo que digan siempre están llenos.

Yo cada vez más soy de piñón fijo, ¿Necesita pollito zapatillas? Vamos a la primera tienda se compran y punto.

Diva Gando dijo...

Javi, yo también tarde tiempo en darme cuenta del mensaje. Me pasó lo msimo con la A y las 3 uñas cortadas de Antena 3.

Seguramente no debía ser público objetivo del publicista...

Herminia dijo...

Moli a día de hoy soy una estudiante de arquitectura y como último proyecto del curso tengo que proyectar un centro comercial. Así que después de haberte leído y reirme hasta la saciedad, intentare no hacer un horror de centro comercial, jajaja.
Un besito

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Hya una de Woody Allen buenisima de lo mismo: "Escenas de una galeria" creo.
Es genial

molinos dijo...

Catzz..las entradas y salidas son trampas mortales en todos los centros comerciales..y están pensandos para atraparte.

Javi..¿ de qué hablas?? no me habia fijado.

Diva.eso hago yo. A la tienda del barrio..del centro comercial hay que huir siempre que se pueda.

Herminia..aprovecha mis sabios consejos.

GOnzalo..¡¡ esa la he visto!!!.

Diva Gando dijo...

Moli,

No me creo que no hayas visto la "C" que desdibuja el logo del Carrefour...

Seguro que han pagado una pasta por el logo y tienen un resultado nefasto, juas, juas...

molinos dijo...

..mmm..ahora mismo no caigo Diva..soy más de Mercadona..el mundo celiaco es lo que tiene...

los logos son casi siempre nefastos...

Diva Gando dijo...

Moli,

El logo de Carrefour, tiene dos flechas opuesta, una en rojo y otra en azul. Entre las dos hay un espacio blanco en medio que es la "C" de Carrefour...

Yo tardé un tiempo en darme cuenta mientras me preguntaba que conio significaban las dos flechas...

Chirly dijo...

No entiendo como llevabas dos años y medio sin dedicarles una entrada.
Mall Ratts es imprescindible.

¡Genial!

Una mamá (contra) corriente dijo...

A mi no me disgustan del todo. Vivo en una zona donde no hay ninguna tienda si no cojo el coche así que o voy, o voy. Por otro lado, considerando que entre semana no puedo comprar nada, lo único que está abierto cuando yo puedo ir es el centro comercial.

Ah, y yo prefiero que no haya puertas. En las tiendas de mi barrio hay puertas anti niños y me dan muy poquitas ganas de entrar cuando veo que es imposible hacerlo llevando un carro de bebé.

Sara dijo...

Los carros de los supermercados están manipulados para que se vayan siempre hacia la derecha, para que siempres te acerques a los lineales y acabar comprando, probar a ir rectos es imposible.

Los centros comerciales y supermercados son lugares de manipulación brutales todo absolutamente todo esta medido y analizado.

Un asco

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Los odio. Te ha faltado decir que son la panacea del horterismo. Nunca voy porque me ponen muy nerviosa, me producen ansiedad y taquicardia xq esos pasillos tan grandes con tantas marcas de cada producto me agobian. Prefiero el super del barrio y las tiendecitas de toda la vida.
MALVANTESA

Kotinussa dijo...

Acabo de darme cuenta de la suerte que tengo de vivir en el centro comercial de una capital de provincias pequeñita.

Esas mañanas soleadas de sábado, paseando tranquilamente ante miles de escaparates; ese placer de poder elegir entre la acera de la sombra y la del sol; esa tranquilidad de que tu cerebro pone el piloto automático y en cinco minutos estás ante la tienda que quieres sin ni siquiera tener que pensar cómo has llegado allí; esas terracitas con sombrillas para tomarte el café, el aperitivo... y poder seguir así si quieres hasta la última copa de la madrugada... Me encanta vivir donde vivo.

Mucha gente se queda asombrada cuando digo que nunca he estado en un Ikea, y que no pienso entrar en ninguno jamás. Si dicen la verdad, mis compañeros de trabajo deben ser bastante masoquistas, porque lo pasan fatal y son incapaces de resistirse a ir una y otra vez. Por lo que he oído, una visita al Ikea también merecería un post. ¿Tienes datos como para escribir uno?

Lectorasilenciosa dijo...

Con respecto al hilo musical particular de cada tienda, en algunas de ellas, la música es de tal ritmo, que en vez de ponerte a mirar camisetas te dan ganas de pedirte un gintonic.
Saludos

Peque dijo...

Aquí en mi ciudad, Salamanca la blanca, tan recogidita que es y con tanto estudiante y tanto turista lo mejor del mundo es comprar en el centro de la ciudad( centro abierto lo llaman). Para mí lopeor de un centro comercial es el agobio de ver taaanta gente y taaantas voces superponiéndose y solapándose continuamente. También me sucede en las rebajas, odio las tiendas llenas de gente que te empuja, me pongo de muy mala leche y empiezo a expulsar vitriolo por todos los poros de mi piel.

Livia dijo...

Qué razón tienes, no sé a qué clase de mente perversa se le ocurrió que juntar tiendecitas enanas en distintos pisos sería buena idea... y te añado una más ¡los cines de los centros comerciales son la muerte! con esas salas minúuuuusculas en las que hacer cola con treinta niñatos gritando...

Anniehall dijo...

Aún teniendo toda la razón, que la tenéis, yo debo de ser masoconsumista porque a mí me gustan.

Lo que no soporto es la música de las tiendes que dice lectorasilenciosa.

BLN dijo...

Moli y todos los descerebrados, me ha encantado lo de las puertas. Las tiendas son para entrar por una bella puerta. De alguna manera te reciben, eres un huesped. Y suena la campanilla o un móvil (no un teléfono, un artilugio de cositas colgando que el chocar suenan) cualquiera colgado que avisa al dependiente que una persona le está esperando. Incitan al diálogo, tienen el encanto del trato humano. Nunca había pensado que el hecho de que no haya puertas deshumaniza tanto las tiendas de un centro comercial, nunca había dado importancia a ese detalle, entras, sales, tocas el género, te vas al probador y pasas por caja.... y nadie te ha mirado a los ojos. Es como si pasaras por el pasillo. Pero has dejado el dinero, lo único que le interesa a los subcontratados del demonio.

Euclides dijo...

Así de entradaa, estoy de acuerdo con todas tus razones para odiarlos, En lo que no puedo estar de acuerdo es en el tema de los Mall Rats o o que sea.... porque no sé lo que son (los malos ratos, sí, un mucho,pero sunpongo que no es lo mismo)
Por cierto cuando comparé tu relato anterior con una de Les Luthiers lo decía completamente en serio; aunque tengo la impresión de que no aprecias mi sarcasmo en todo lo que vale (es mucho, por cierto) cuando me refiero a otras cosas.

Anónimo dijo...

si ajajja una C blanca entre dos flechas..y del color de la bandera francesa por si tampoco te habias fijado....un logo digno de cualkier psicotecnico....

Numaios dijo...

Totalmente identificado con tu post. Yo también odio profundamente los centros comerciales, sin embargo tienen un no se qué, que te atrapan y te hacen acudir a ellos en vez de a los pequeños comercios.

Y si...Mallrats mola mogollón...del Kevin Smith de la primera época. Después perdió un poco el norte y se le fué la pinza con pelis muy gamberras y sin sentido.

Enhorabuena por el blog Moli, hace tiempo que te leo aunque no lo parezca.

Bruja Naranja dijo...

Yo sí voy a los centros comerciales cuando tengo que comprar. Suelo acumular necesidades durante un par de meses, me mentalizo durante días y luego paso allí unas horas y soluciono varias cosas de golpe. Es práctico. Lo que no entiendo es la gente que pasa el sábado en un centro comercial como si fuese una visita de placer. Vale, está lloviendo y los críos se han puesto un poco insoportables en casa. Pero en cuanto les metes en un centro comercial les aumentan las pulsaciones (la música, el consumismo desatado, los suelos resbalosos, las escaleras mecánicas...) y es peor.
Kotinussa, no menciones el nombre de Ikea en vano, que no tiene nada que ver.
Mallrats mola.

Cristina dijo...

deberias conocer el C.I. de santander...un centro comercial muy grande para una ciudad muy pequeña, para mi perfecto, siempre esta vacio (salvo navidades)!!! da gusto ir a comprar, no sientes agobios...

José Antonio Peñas dijo...

vidado mencionar el espanto navideño que montan todos los años, como la abominación a base de enanos de plastico picando pied… digo fabricando juguetes que ponen en la Vaguada. Pretenden ser una versión entrañable del Cortilandia, pero si el original ya recuerda un avance del séptimo círculo del infierno, las versiones hechas sin un euro parecen obra de los cenobitas más chungos de Hellraiser

José Antonio Peñas dijo...

Lo mejor de Mallrats: los planes de los dos descerebrados saboteadores, esbozados en papel azul, como los del Coyote, y con el mismo resultado.

Bueno, mejor resultado, que el Coyote nunca le vio el culo a ninguna moza tras estrellarse

aldeano de palo dijo...

Y que me decís la obsesión por las escaleras que hay en los centros comerciales, te las encuentras de 3 tipos, las mecánicas las normales y las que hacen las peluquerias Jean Louis David.

Con Ikea no os metais que dan unos desayunos cojonudos.

Rocco Lampone dijo...

Gran película la de Mall rats, sin duda una muy buena película.

molinos dijo...

32 comentarios? Madre mía...

Chirly yo tampoco..será que los frecuento poco pero el sábado tuve una experiencia en uno de ellos que casi palmo.

Una..de tu comment he sacado el tema para el post de hoy...cuando tenga tiempo.

Sara, totalmente de acuerdo. Lo más fascinante es que la gente no se da cuenta. La gente es imbecil, pero ese es otro tema.

Malvantesa, yo los odio, pero de vez en cuando no me queda más remedio. En la ciudad imperial hay uno al lado de mi curro y tengo que ir a veces a mediodía..pero salgo con urticaria.

Kotinussa..yo también paseo por el centro de madrid para ir de compras y me encanta y más si es otoño. No mezcles Ikea..que eso es otra cosa...ya le dedicaré un post.

Lectorasilenciosa..exacto. Te estas probando unos pantalones y te encuentras marcando el ritmo y diciendo..me apetece una copita...o peor..creo que me voy a suicididar colgándome con estos pantalones como vuelta a oir a Amaia Montero...

Peque..yo lo del ruido también lo llevo fatal..la gente grita..y hay eco y es muy desagradable.

Livia..los cines dan para otro post...lo tengo a medias.

Anniehal..para gustos los colores ya sabes pero dime que e lhilo musical de villancicos te horroriza...

BLN..a mi me gustan las puertas..dan paso a algo. Vas por la calle y "entras" en algún sitio porque quieres...no sé..es dificil de explicar. Me pone muy nerviosa que no las haya.

Euclides..me ofende que sospeches que no sé apreciar tu sarcasmo. Lo aprecio en todo lo que vale, que es muchísimo..es una virtud muy escasa.

Anónimo..me fijaré...me tenéis intrigada.

Numaios...gracias por comentar...¿ aunque no lo parezca me lees? jajajaja...vale..me lo creo.

Bruja Naranja..al final todos acabamos yendo pero son un horror. En sábado no me cabe en la cabeza que la gente considere un buen plan ir a un centro comercial..pero en fin..a lo mejor soy yo la rara.

Cris, hay algunos mejores que otros..pero el concepto en si me horroriza.

Peñas..para un "artesano" como tú , me imagino la urticaria que debe producirte, a mi que soy cero artística me dan verguenza ajena esos montajes. Y cortilandia es el horror aunque esté hecho con mucha pasta.

Aldeano..requiero explicación sobre las escaleras de esas peluquerias..no he entrado jamás. ¿desayunar en ikea? eso es vicio..que lo se pas.

Rocco..Mallrats es genial.

Los que no la hayaís visto no perdáis la oportunidad...es genial.

Cattz dijo...

Aquí para ir al cine hay que ir al horrible centro comercial que construyeron cerca. Sólo tenemos esos y unos Renoir sin VO que tiene unas salas tan pequeñas que casi mejor vas a un autobús a ver las películas.

Y ayer me acordé muchísimo de tu post, me compré unas sandalias en una tiendencita del centro y la dependienta cerró la tienda para atendernos mejor a las dos chaladas que rondábamos por allí. Y fue amabilísima.

molinos dijo...

Cattz...es que se me ha olvidado comentar el tema de los dependientes perfectamente intercambiables entre una tienda y otra...en un centro comercial son todos iguales...en las tiendas de barrio es distinto...

en fin..que son la antesala del infierno.

Anniehall dijo...

El hilo musical en general suele ser terrible, el navideño peor. Creo que eso da para un post también ¿cantantes pop haciendo pseudo villacincos por supuesto desprovistos de cualquier atisbo religioso? ¿versiones chunda chunda de villancicos clásicos?

¿y esas versiones joseluiscobiles de las canciones de toda la vida o de las bandas sonoras de cine?

Peter dijo...

Los que dan los nombres de los centros comerciales son los mismos que dan los nombres a las Promociones inmobiliarias ( Mirador de la Condesa) o los nombres de los paquetes turísticos( Esencias de China)

aldeano de palo dijo...

La mítica Jean Louis David es una franquicia de peluquerías que pululan en algunos centros comerciales y cuya mayor (y única) virtud es que cierran a las 22:00 horas. Siempre que vas a cortarte el pelo el personal es distinto, aunque tienen en común unos pelos imposibles y unos tangas desafiantes de la ley de la gravedad, sin duda para que estés mirando ahí y no te fijes en la escabechina que te están formando en el pelo.

JLD ha sido declarado non grato por la asociación de piojos con minusvalías físicas por incumplir las normativa vigente de accesibilidad, todo escaleras sin una rampa para impedidos.

JLD aboga por la multiculturalidad, por ello no suele limpia las tijeras entre corte y corte para favorecer el intercambio.

Eso sí no se cortan ni un pelo para cobrar.

molinos dijo...

Aldeano..jajajajajaja...subo de comer y me encuentro tu explicación...que ataque...jajajajaja. Vale captado...y tu te cortas el pelo ahí??..¿ tanto merecen la pena los tangas??

molinos dijo...

Annie..cierto..tengo que hacer un post sobre hilos musicales. En la empresa de libros de colores hay uno insufrible....

Peter..mmm..buen tema..promociones inmobiliarias..todos son " miradores"...aunque sea a la casa de enfrente.

Pilar dijo...

Tienes toda la razón y más, peroooo, yo que vivo a las afueras ahora y no puedo ir de paseo me viene bien tener uno al lado...eso si, ya me lo tengo empollado y se perfectamente por donde voy y vuelvo..además simepre voy a las mismas tiendas.
Lo de ir con niños a "pasar el día" es de lo peor (donde esté un parque...) y sobre todo me he sentido muy identificada con lo que se te pierda el niño. Hace tiempo que o voy sóla o no voy.

JuanRa Diablo dijo...

Mi mujer ¡adora! pasear por Carrefour aunque sea sábado y esté petao hasta la palmera. Mi cuñado también. Va aunque sea a comprar tornillos, por puro placer.
Yo huyo de estos sitios como de la peste.

Qué cierto lo de los parkings. Me ha pasado mogollón lo de dejarlo a la derecha y al volver estar a la izquierda. ¿Quién los mueve? ¿Y para cuando una rebaja de columnas? Sobran cientos!

PD. Te escibo con un ojo a la virulé.
El mes de mayo, ya me entiendes...

Euclides dijo...

Moli:
Retiro lo dicho, no me permitiré el lujo de ofender a un alma gemela, que maneja ... (mucho mejor que yo) el humor y el sarcasmo cuando es preciso.

Anónimo dijo...

«porqué» -> «por qué»

Anónimo dijo...

Os olvidáis de lo peor: Su estrategia de precios bajos y siempre en oferta destruye el centro histórico de las ciudades. Os recomiendo la lectura de "No logo" para empezar a odiarlos de verdad y motivaros a conducir 20 minutos hasta el centro con tal de no ser un borrego manipulado por las grandes corporaciones.

Anónimo dijo...

Los centros comerciales molan...
Básicamente es esa esencia cutre salchichera lo que desprende la magnificencia de tales instituciones, monumento paradigma del consumismo más atroz. No hay vez que vaya uno y no me imagine inmerso en una película zombie con una horda de no-muertos dispuestos a darme caza digno de un film de Romero o en una película norte americana de los 80's, sin perder ese encanto banal de lo chupi guay de aquella época.En definitva, los centros comerciales molan cantidubi...si te gusta sentirte un superviviente de un apocalipsis zombie o retrotraerte a un pasado donde el sentido del gusto estaba notoriamente más distorsionado a los cánones actuales. Nótese la sátira, pese a todo, me gustan por ello..

Bettie dijo...

No entiendo que le encuentra la gente a un centro comercial...son todos horribles,estan a tomar por culo..sin mencionar a las personas que van alli a pasar el dia..no es mejor pasear por la ciudad? entrar a esta o aquella tienda?.

No he estado en ningun centro comercial de Madrid en los cuatro años que llevo viviendo en Madrid,y espero seguir asi

Elena Rius dijo...

Estoy agobiada intentando terminr de una vez un trabajo largo y aburridísimo. He descubierto que escaparme de vez en cuando a leer tus posts antiguos es un desintoxicante estupendo. Después de estas risas puedo volver con ardor renovado al curro. Piensa que ya has hecho tu buena obra del día... :D

Tita dijo...

¡¡No me digas que te gusta Kevin Smith!!

Noly dijo...

coincido contigo al 100% los odio ¡¡¡¡ no los soporto y por dios si puedo los evito a todas costa ¡¡¡