miércoles, 2 de septiembre de 2009

MISTERIOS MASCULINOS

Quedas con un hombre, sales con tu marido/pareja/novio, lo que sea. Llevas puesto un vestido fucsia con lunares verdes y unos zapatos dorados. El es completamente inmune a este desaguisado cromático que te has puesto. Si el vestido lleva un gran escote y es corto será incapaz de decir de qué color vas vestida aunque su vida dependa de ello. Llegas al hotel/ casa/ habitación o cualquier otro cubículo dónde sea pertinente desnudarse para tener una relación sexual…pasión, arrechucho, sobeteo y demás…te quitas el vestido..ve tu ropa interior y se pondrá como la niña del exorcista: ¡¡¡ es color carne!!!. ¿ Y QUÉ? ¿Porqué los tíos son alérgicos a la lencería color “visón”? ( que no carne, que esa era la de las abuelas). ¿ Porqué aunque les expliques que es necesaria porque muchas veces cualquier ropa interior de otro color se transparenta no son capaces de entenderlo? ¿ A qué viene esa manía? Sospecho que es algo genético o un mecanismo de defensa…necesitan saber que la parte importante está en negro o rojo o verde loro..no vaya a ser que al ir todo del mismo color se confundan. Misterio.

Otra cosa que no entiendo es porqué son capaces de con un simple vistazo a lo que hay que arreglar, meter la mano en la caja de herramientas y sacar exactamente la llave allen que encaja y sin embargo los cierres de los sujetadores les parecen una cosa complicadísima. Pelean y pelean y les dejas hacer creyendo ilusa de ti que no es tan difícil y que además no querrán que les ayudes porque entonces se sentirán menoscabados en sus habilidades preamatorias. Les dejas hacer creyendo que lo conseguirán y de repente se ponen nerviosos y optan por subirte el sujetador sin desabrocharlo y allí estás tú con el sostén de pajarita sintiéndote completamente gilipollas y ellos tan contentos. Joder, que no es tan difícil. Misterio.

Tienes tu coche, vas tan feliz. Entra tu novio/pareja/amigo/hermano y cometes el error de dejarle conducir, se sient y hace las siguientes cosas:

Comenta que llevas el coche sucio. Esto es independiente de que tu seas una cerda y tengas tu casa hecha una pocilga. Puede haber pasado la noche en tu casa con el suelo lleno de polvo, las sábanas sin cambiar y la ducha con mugre y no habrá dicho ni “Mus” ( mi suegra dixit), pero se meterá en el coche y dirá algo como: joder, a ver si lo llevas a lavar, madre mía cómo tienes el coche o si es muy buen tío: si quieres te lo llevo a darle un agua. Esto por supuesto no se aplica a tu casa, dónde dejará la toalla en el suelo y colocará su taza de café encima de la pila de cacharros en el fregadero sin pensar ni medio nanosegundo en lavarla.

Colocará el asiento hacia delante. Da igual que los dos seáis de la misma altura, que tu lleves alzas o que él sea David El gnomo, siempre siempre siempre mueven el asiento hacia atrás y dicen: no sé como puedes conducir así. Pues mira, porque si pongo el asiento donde lo has colocado tú no me llegan los pies a los pedales….pero ayer no tenías tantos problemas con mi altura mientras estábamos en la piltra.

Y luego…hará una cosa que me ataca…arrancará…comenzará a andar…y su dedo medio de la mano derecha…empezará a moverse, aleteando cerca del volante…buscando, tentando…hasta que sí, por fin..ha encontrado cómo se le da al agua para limpiar el parabrisas…AHHHH…me ataca eso. Le dará, saldrá el agua, empezarán a funcionar los limpias…se girará y te dirá: no sé como puedes conducir así, no se ve con la mierda del cristal. Me pongo mala y me muerdo la lengua para no decir: ¡¡ quieres dejar el puto chorrito quieto!!

Los tíos no tienen curiosidad por las cosas misteriosas de la vida y sin embargo los rollos científicos les provocan un interés desorbitado. El ingeniero ha tenido un interés digamos tibio por el tema de MAK y sin embargo lleva todo el verano enfrascado en la lectura de temas sobre la Luna, los 25 mil apolos y la gravedad lunar. Un coñazo.


Cuando empecé a salir con él vivía en una ciudad de provincias con murallas, en el centro, en un piso al que llamamos el “palacete renacentista”, era espantoso y más oscuro que una cueva. La primera noche que pasamos alli, dormimos en su cuarto que estaba al lado de la cocina.A la mañana siguiente me fijo que al final del pasillo al lado del baño había una puerta.

- ¿ Qué hay en esa puerta?
- No lo sé.
- Ah, qué no se puede entrar, que es del casero.
- No, no qué va. Debe estar abierto pero no sé lo que es.
- ¿ Cuanto dices que llevas viviendo aquí?
- 6 meses
- Y jamás has abierto esa puerta?
- No

En esa puerta pegada al baño había una estupenda cama de matrimonio y nosotros habíamos estado durmiendo en una cama de 80.

Misterios.

21 comentarios:

MissMurphy dijo...

Lo de la habitación desconocida en el piso me ha matado.¿Cómo puedes vivir seis meses en un piso y no haber visto alguna de las habitaciones? Todo lo demás me suena familiar, también me conozco alguno que tiene el piso hecho una leonera y el coche reluciente... (de hecho, cuando tienes amigos que viven independizados y te invitan a casa,a veces te dan ganas de preguntar si no puedes dormir en el coche, por higiene más que nada..)

Anónimo dijo...

El ingeniero sabía que la cama de al lado era grande, pero era invierno y en Avila en invierno hace mucho frío.

Don Mendo

Elvira dijo...

Lo de la lencería me ha hecho mucha gracia, y la puerta sin abrir aún más. Misterios incomprensibles, jaja!

Anónimo dijo...

Cuánta verdad en lo que de que si es vestido es cortito y con escote, no importa el color ni la forma. Una vez leí que una mujer debe arreglarse primero para sí misma, después para las mujeres (que son quienes se darán cuenta de cómo combina su ropa con sus accesorios, maquillaje, peinado y demás), y por último para los escasos hombres, que de forma espontánea, se den cuenta de cómo va vestida. Cuánta verdad...
Bitris

Rocío dijo...

Qué razón tienes en la poca curiosidad de los hombres para las cosas cotidianas... pero lo del Ingeniero y la puerta misteriosa escapa de todo razonamiento!!!

En cuanto a la lencería... yo creo que es porque no destaca sobre la piel. Y no trates de explicarles que con un pantalón blanco es NECESARIO un tanga o braga visón... Nunca lo entenderán.

El sujetador, lo mejor es quitárselo una misma directamente. Yo no sé si son las prisas, que en ese momento no llega bien la sangre a las manos... pero en general (hay excepciones, algunos son tan hábiles y rápidos en deshacerse del sujetador, que una se pregunta... ¿para qué me compro yo la lencería????)suele ser un momento "delicado".

Bien, bien... para que luego digan que a nosotras no hay quien nos entienda...

Princess Valium dijo...

No me puedo creer lo de la puerta sin abrir durante seis meses!!!!!

Jezabel dijo...

>>- Y jamás has abierto esa puerta?
- No


Sin comentarios. Suerte tuviste de que fuera una habitación normal y no un lugar donde un piscópata ocultaba sus cadáveres. Luego que si hay disgustos.

Anónimo dijo...

Una verdad como un templo: Si los limpiaparabrisas fuesen un extra en los coches, el 99% de las mujeres no los pedirían. Dudo que muchas sepan siquiera cómo activarlos. Las Gafas de sol si las soléis limpiar, no?
Fdo: El lavacoches de su mujer.

YoMisma dijo...

No sé por donde empezar
jajaj

Me parece todo increiblemente posible...

Lo de la ropa interior y exterior... Has dado en el clavo, lo del coche, totalmente de acuerdo, y lo de la cama de matrimonio... Me lo puedo creer...

jajaja

Muy bueno.
Saludos,
YoMisma

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

No trates de engañarnos. Lo del color visón es un invento para tranquilizar vuestra conciencia y asi pensar que no llevais ropa interior de madre. Es color carne, ese horrible color carne...
Seguro que cuando empeceis a usar faja también le pondreis un nombre "artistico"

Min dijo...

La otra solución es, con las prendas que es imprescindible llevar ropa interior color visón, no usar ropa interior. No es lo más higiénico, pero si sabes que te va a durar poco puesta.... esa alegría que se lleva XD

molinos dijo...

Sabía que lo de la habitación cerrada iba a mover a la incredulidad...otro día contaré cómo era el palacete renacentista con detalle.

Laia... dijo...

Iba leyendo y estaba pensando en algun comentario autobiografico acerca del sujetador.

-Tú decides, te lo quitas tu o lo rompo ahora mismo.
-Como no dejes de comprarte sujetadores tan complicados (complicados: que se abran por algun sitio que no sea detras), tu y yo vamos a tener un problema

Pero reconozco, que con lo de la puerta desconocida... me he quedado atorá.

Vicent dijo...

Que empeño en querer saberlo todo!

Si uno tiene sus necesidades vitales cubiertas en una casa (oseasé tele, baño y cama, la cocina es prescindible) para qué va a investigar mas? Mujeres....

Lo de la ropa interior color carne es algo genético, nos da urticaria porque es el color menos sexy que existe, nos baja la líbido instantáneamente.

JuanRa Diablo dijo...

Normal que al ingeniero no le atraiga el tema MAK si está en la luna... ;)
Lo de la habitación misteriosa sí que tiene miga. ¿¿En serio no le había dado por abrirla?? Pagaría porque me explicara esto.

Discrepo en lo del cierre de los sujetadores. Es muy fácil abrirlos desde la posición de la que lo lleva puesto, volviendo las manos del revés, pero tremendamente difícil desde cualquier otra posición, digas lo que digas. Lo que sí es un misterio es quién diseñó esos cierres tan rematadamente complicados.

Petulandcia dijo...

Me ha encantado, jajaja, si parece que hablas del mio, por buda. He probado a mover hacia atrás previamente el asiento cuando sé que va a coger mi coche y aún así lo hace, lo echa para atrás otro palmo y conduce con la punta de los dedos y diciendo "si es que yo no sé cómo lo puedes llevar así...neeena de que te estás riendo ahooooora..."
Misterios másculinos, si señó, lo de la puerta es más jevi, eh??
Me paso por aquí, me gusta mucho!!!

peibol dijo...

¡No me puedo creer lo de la puerta! ¡Pero si lo primero que se hace al llegar a un apartamento es verlo todo, ¿Cómo es posible?!

Las bragas color carne deberían estar prohibidas por la OMS; dan el aspecto de barbie asexuada a quien las lleva.

Efe Morningstar dijo...

Yo voto por:

1) El Ingeniero es un genio y ocultó la cama grande a proposito.
2) Abrir sujetadores está tirado. Manazas, que sois unos manazas.
3) Uno sólo ve la ropa en "esas circunstancias" cuando es rematadamente espeluznante. Y ni eso...
4) Acabo de limpiar hace poco la luna delantera. Eso sí: mal. Me siento doblemente masculino. Guay.

Mad Hatter dijo...

Lo de los cierres de los sujetadores, pase, es algo muy común en todos, son los nervios, las prisas y las ganas, mujer, pero en todo lo demás no estoy de acuerdo, y lo de la habitación cerrada ya es inaudito ¡Joer con el colega!

Pétalo dijo...

Y a mi este tipo de cosas me resultan taaaaaan tiernas. Son tan bobitos a veces. Me encanta tu blog, acabo de llegar a el!

Kuin dijo...

jajajaj simplemente genial!