jueves, 2 de julio de 2009

SOY GILIPOLLAS.

Con 36 años y medio tengo que reconocer que no he enfocado bien mi existencia. Yo creía que había que ser positivo, currante, no dar la brasa, ser independiente, poder con todo y salir adelante por tus medios. Si hacías todo eso la vida sería más fácil y todo iría sobre ruedas. Vale, además de gilipollas soy una ingenua de cojones.

Pues ayer caí en la cuenta de que me he equivocado en la vida. Para triunfar de verdad y vivir como un duque lo que hay que hacer es “dar pena” y que delante de tu nombre la gente ponga “pobre”. Si consigues eso tú vida va a ser un camino de rosas.

No estoy hablando de pena de la buena, de esa que sientes por las auténticas desgracias: muertes, enfermedades, desastres, hambruna..etc. No, no me refiero a eso. Eso tiene que provocarnos pena, tristeza y en muchas casos vergüenza por no hacer nada para evitarlo.

Me refiero a la “falsa pena”, esa sensación de “ayy pobre” que provoca determinada gente y que no es para nada real. No les pasa nada triste ni malo. Lo gracioso de los creadores de falsa pena es que ellos no lo hacen aposta pero provocan esa sensación en los demás. Son distintos de los tristes que sí lo hacen aposta.

Un caso claro de “falsa pena” es Letizia Ortiz, una pava que se casa con el tío que quiere ( no digo que le quiera pero se casa con él porque le sale de las narices, no la obligan), pasa a tener 0 preocupaciones aparte de combinar zapatos y bolso, viaja por todo el mundo y sabe que siempre tendrá qué comer y un techo. Bueno pues la gente dice “ la pobre Letizia” ¿ pobre de qué? .

En todas las casas hay un hermano que siempre provoca falsa pena en los progenitores. Es facilmente identificable porque suele ser “ el pobre zutanito”. A cualquier otro hermano se le exigen 3 sobresalientes, él suspende y entonces se dice “ El pobre zutanito con lo que se ha esforzado”. Todos los hermanos empiezan a currar por una mierda de sueldo en un polígono lejísimos de casa y se supone que se están curtiendo. Llega el susodicho y decide no currar porque no le compensa, sigue en casa, se toca los huevos, vive cómo un duque, no se queja y está feliz y sin embargo provoca esta frase “ pobre zutanito es que le pagaban una mierda por trabajar muy lejos”.

Obviamente yo nunca he sido en mi casa “lapobremoli”.

Las embarazadas también son unas provocadoras de falsa pena. Yo creí que lo lógico y lo normal era trabajar mientras estás embarazada, no estás enferma, sólo preñada. Yo curraba, iba y venia conduciendo y ya está. No daba pena. Ahora de repente hablo con un amigo mío que su mujer está embarazada y me dice “ lapobrefulanita está de baja, porque claro ir a trabajar con el bombo, conduciendo con el cinturón de seguridad”. Lo que comentaba, yo soy gilipollas.

En el curro, un jefe comenta “ la pobrezutanita ahí dónde la ves ha venido a trabajar y eso que tiene un dolor de ovarios horrible”. ¿ Dolor de ovarios? Venga no me jodas, ¿ alguna vez te has enterado de si a mi me dolían? ¿ o es que crees que los míos son de plástico? Lo mejor es que fulana probablemente haya dicho “ me duelen los ovarios” como un comentario sin más, pero sin quererlo ha provocado “falsa pena”.

Yo quiero ser “lapobremoli”, lo intento pero no hay manera. Cuando cuento algo de pena lo más que consigo es que o la gente se descojone o me diga cosas cómo “ lo bueno es que tú eres tan fuerte, tan organizada que seguro que lo llevas bien”.

Vale si, lo llevaré bien, pero joder quiero ser ¡ LAPOBREMOLI!.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo muy firmemente que nunca serás la "pobremoli", no tienes maneras tía. No sabes.


Oh, pobremoli...


MALVALOCA.

Cata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cata dijo...

Ser autosuficiente, tener caracter y sacarte las castañas del fuego es un error... yo hace tiempo también que quiero ser la pobrecata, pero parezco mas bien la antipobrecata.
Lo de las familias es curiosisimo.... y lo peor no es que es el pobrefulanito para tus padres, es que manda pelotas que cuando tus padres no están (por lo que sea) los hermanos asumis el rol ese de protectores del pobrefulanito y el a seguir viviendo a la sopa boba...
si es que...
yo en mi próxima vida... pavo real!

He tenido que editar el comentario anterior porque a parte de que no se entendía nada tenía un faltón de ortografía muy de verguenza absoluta... (perdona Molinos por ranchear tu blog)

Xinax dijo...

Lo siento bonita, pero estoy completamente de acuerdo con Malvaloca. Te jodes, es lo que hay. Haber pedido ser ese hermano "pobreszutanito" y no la espabilada mascachapas que eres!.

Elvira dijo...

"Para triunfar de verdad y vivir como un duque lo que hay que hacer es “dar pena” y que delante de tu nombre la gente ponga “pobre”. Si consigues eso tú vida va a ser un camino de rosas."

Jajaja! Yo tampoco doy pena, aunque me esté muriendo. Es mal negocio, desde luego.

hitlodeo dijo...

Pobre Moli, que no puede ser la Pobremoli.
Perdona la broma, pero es que no puedo estar más de acuerdo contigo.
Y lo peor de todo es que, el trabajo del "pobrezutanito", si tienes alguno en tu misma empresa te cae a ti. Total, tú puedes aguantarlo.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Si dices "joder como me duelen los ovarios", no das pena.
Tienes que decir "¡ay! como me duele la tripita, que malita estoy", entonces sí que te harán caso.
Pero yo que tú, no me preocuparía, el mundo es de los fuertes. Eso dijo Nietzche y acabó en un frenopático.

Don Mendo

JuanRa Diablo dijo...

No te veo como Lapobremoli, la verdad.

Yo te veo más bien como un personaje de comic, de superheroina que desenmascara a los listillos.
"Ahi viene SuperMoli!!", dirían, y tú darías mucha caña a la preñada que no va a trabajar, dos bofetones a los que intentan dar pena y no dan ni pizca, medio sopapo del revés a los que nunca tienen tiempo para nada,...

Pero repito, en tu silueta sobre los tejados parecerías una gata de garras afiladas.
(Pero muy guapa, eh? Muy guapa!)

deRositas dijo...

Moli, ya estoy aquí
Yo tampoco "doy pena", quiero decir, doy mucha pena, pero no saco provecho alguno.
En tu caso es la fortaleza en mi caso el caracter. " Hija como tú tienes tan buen caracter pero es que zutano se pone como una bestia". Es decir, te comes todos los marrones porque no montas pollo. Yo también soy gilipollas

estodevivir dijo...

Pues, niña, me parece que caigo en el mismo saco de gilipollas que tú, jamás le he inspirado pena a nadie, creo y he trabajado como una mula toda mi vida, tomé riesgos, viajé , sobreviví a mil males físicos y ahí estoy, en la lista de los fuertes.Que porquería.

Anónimo dijo...

y el que no llora, no mamá

Fdo: Jiom

Kuin dijo...

Yo tampoco doy pena y no me considero gilipollas, me alegro de no darla. No quiero ser lapobrekuin, antes muerta.

Y a ti moli, el rol de "penosa" no te va para nada...y me alegro!!

Al paredón los que van por la vida dando pena, hombre! Les daba yo un sopapo...

peibol dijo...

Es que es complicado ¿eh? porque el límite entre una queja en alto que despierten ganas de ayudar, y otran que den ganas de decir "¡que te calles ya, joder!", es muy delgado.

No desista que algún día encontrarás a alguien más gilipollas, que ante un "buff, estoy tan cansada, que sólo con pensar en que ahora tengo que llegar a casa y bañar a los niños, me dan ganas de morirme", se ofrecerá a hacerte parte del trabajo. Mientras tanto... a aprender de los "pobres".

Pobremoli...

nanu dijo...

Yo como Kuin, antes muerta que gata maula. Jode que te digan siempre que lo superaras por que eres fuerte, pero debe joder mucho mas que te traten con pena y te solucionen las cosas. Que te vuelves tonta, tia.

Y ademas no te pega nada. Pero nada de nada.

Beso
Nanu

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con Peibol: siempre habrá alguien más gilipollas que te haga parte del trabajo. Espero que no nos encontremos, porque ese gilipollas al cuadrado soy yo.

Gema G.A. dijo...

Pienso igual que tú, estás embarazada, no enferma.

Yo cuando estaba embarazada de 8 meses y tenía un barrigoncio de aúpa (la gente me preguntaba si iba a tener gemelos), si mi pareja me llamaba que le hacía falta el camión (es autónomo del sector de la construcción), ahí que me iba yo con el camión a llevárselo, y eso que la tripa rozaba el volante; y seguía haciendo facturas, presupuestos, visitando obras, midiendolas, etc, etc, etc., y mi hijo ha salido estupendo.

Er pobrecito dijo...

Yo soy el pobre ese, que nunca está contento y las cosas no me salen nunca bien. Después de todo, tocándose los huevos está uno muy bien. A ver si nos vemos :) y me invitáis a cenar o algo, que no tengo curro y la cosa está muy mal.

Anónimo dijo...

hola pequepña ignorante... en la vida no hay que dar pena... en la vida tienes que ser tu mis, fuerte y no dar pena...tengo una amiga que intenda dar pena...y la verdad esque me tiene asqueda...asik solo te doi un consejo como una desconodia. se tu misma, no seas una falsa sin vida propia. asik al lio. ten amigos, trabajo y familia es lo uniko importante en la vida