viernes, 12 de febrero de 2021

12 de febrero. Cuarenta y ocho años

Mis cuarenta y siete años han sido los de la pandemia, el coronavirus, el confinamiento, la distancia de seguridad, el gel hidroalcóholico y las mascarillas. Ha sido un año de enfermedad, miedo, incertidumbre y muerte. Ha sido el año de ver la muerte de los demás, de muchos demás y de pensar en la de los nuestros, incluso en la nuestra. 

En mis cuarenta y siete el mundo se ha parado y ahora solo avanzamos a rastras y hay días que ni eso. El mundo nos ha descolocado y estamos todavía intentando no marearnos. Tratamos de saber si tenemos que acostumbrarnos a vivir boca abajo o seguimos esperando a que todo gire de nuevo y vuelva a su posición original. Ha sido el año de sentirnos como en la peli Cube; despertarnos súbitamente sin saber cómo hemos llegado ahí y pasarnos el día buscando la salida, volver atrás. 

Pero en mis cuarenta y siete han pasado más cosas. Ha sido el año que decidí que era el momento perfecto para, por fin, dejarme el pelo blanco. En medio de tanto caos, dolor y vida casera ¿qué importancia tenía el aspecto? ¿qué sentido tenía teñirme, ocultar mis infinitas canas? Para mí, ninguno y claro, sin nadie que te mire a la raíz del pelo mientras te habla es mucho más fácil hacerlo. Ha sido el año de Ibiza, Valladolid y Salamanca. Volví a Sos y subí el Pico Cerler mientras le contaba a Antonio Tal como éramos para sobrevivir a la súbita pájara que me atacó por sorpresa. Subí a los ibones del Valle de Estós y me comí uno de los mejores bocadillos de jamón serrano de mi vida. Ha sido el año de hablar de Delibes y de hacer un casting para un programa de televisión. El año de volver a tomar "droguitas" antes de que fuera demasiado tarde. El año de hacerme experta en podcasts y fracasar haciendo pulled pork. Ha sido el año que menos kilómetros he hecho en los últimos veinte años; casi olvido aparcar. Ha sido el año de ver la mejor serie que he visto en muchísimo tiempo y de sentirme huérfana meses después de terminarla. Ojalá no haberla visto y poder descubrirla una y mil veces. Ha sido el año de releer a Sebald y a Delibes. Ha sido el año de los selfies, convivir con mi madre, la ropa de estar en casa y las videollamadas. El año de Biden, Trump y aprenderlo todo de política americana. El año de los paseos, el huerto y las tablas de ejercicio en casa. 

 En mis cuarenta y siete años he llorado mucho pero también ha sido el año de las flores, la familia, los amigos más cercanos, mis hijas y los «cuando esto termine a ver si nos vemos, ya queda menos».

Entro en el cuarenta y ocho simplemente que al llegar al cuarenta y nueve estemos todos ahí.





28 comentarios:

Lo+ dijo...

Muchísimas felicidades, Moli!!! que cumplas muchos mas y que nosotros los leamos!!!

El sr. Manzano dijo...

Muchísimas felicidades! Espero que en tus 48 puedas escribir de viajes,fiestas, relajación de costumbres o del retorno a la oficina.

Anónimo dijo...

Feliz cumpleaños, este año los blogs que leo que son pocos,y el tuyo es uno de ellos, han puesto una nota de entretenimiento, humor y compañía . Un saludo desde Albacete

Pilar dijo...

Preciosa. Felicidades!!!
Consejo no pedido: champú para canas. Las deja de un blanco espectacular.

m dijo...

Hola Moli, soy descerebrada silenciosa pero esta ocasión lo merece. Muchísimas felicidades. La verdad es que el pelo blanco, no te queda nada mal.
Sigue escribiendo así, es una ventanita divertida.
Marta.

Alberto Secades dijo...

Felicidades.
Y que buen gusto eligiendo la canción.

Gracias

Anónimo dijo...

¡¡¡Felicidades Moli!!!
Gracias por otro año de blog y por compartir las cosas que (te) pasan.
Releo tus libros y tus post y me siento reconfortada.
Disfruta del día, a pesar de todo.
Besos.
Descerebrada Eva

Carmina dijo...

!Muchas felicidades¡ El vídeo genial. Tu pelo, precioso. Yo me dejé el pelo blanco con 52, en 2.012, que fue cuando empezó para mi el confinamiento, la ropa de estar en casa..., pero sin huerto, ni flores, ni viajes. Se ha quedado definitivamente de un color gris ratón que no es bonito, pero al que ya me he acostumbrado. Yo tenía esperanzas de que fuera como el de mi abuela, pero es que ella era la rubia nórdica que yo nunca fui y así, claro, se parte con ventaja.

Pal dijo...

¡Felicidades también por aquí! qué ilusión me ha hecho verme en tu vídeo, esperemos que no haya que esperar otros 11 años para el segundo café. Un besazo, Moli.

lolo dijo...

Felicidades, Moli. A mí este año me has animado a la disgregación y a las flores. Más que Simón. Un corazón.

Isabel Etayo dijo...

Felicidades y una pregunta: ¿cuál es esa serie?

sonia dijo...

Felicidades Molí!!!
Gracias por seguir escribiendo el blog y ojalá este año no sea el de los días iguales!

el chico de la consuelo dijo...

Qué majico el video, va mu aprisa pa hacer grandes las fotos. Porqué no dices la serie? Te haces la interesante?
Besos apretujaos.

Pe dijo...

Felicidades, Moli!! A por otros 48 igual de espléndidos :-)

Y en cuanto a la serie, es que no leéis con atención...

https://www.cosasqmepasan.com/2020/06/sobre-halt-and-catch-fire-y-quedarse.html

Un beso cariñoso de esta desconocida que te lee,
Pe

Rita Turza dijo...

Muchas felicidades Ana, feliz día y feliz vuelta al sol. Los años te han sentado de lujo y el pelo blanco te queda muy bien. Yo también me canse de los tientes nada más cumplir los 49 así que este será mi año con el pelo casi blanco.

Disfrútalos mucho.

Abrazos.

Julia dijo...

Muchas felicidades y desde luego sigue escribiendo, tu blog y tus recomendaciones me han hecho llevadero el confinamiento y el año. Gracias de corazon👏👏👏

andandos dijo...

Muchas felicidades, y que cumplas muchos más, claro.

Un abrazo

C dijo...

Ay Moli, ¡Muchisimas felicidades!

Hace ya tanto que te sigo, que me siento identificada con tus historias, que veo lo que me viene con la nada adolescente inminente por estos lares, que sigo tus recomendaciones de Podcast y lecturas, que me muero de risa con tus despellejes... vaya, que a veces como que te siento tan cercana como si de la familia fueras. ¿Es válido elegirte como un familiar en estos tiempos raros en los que la cercanía mas que nunca se da a través de una pantalla?

Te deseo muchos dias brillantes en esta vuelta al sol, te sigo acompañando desde el otro lado del charco a través del ciber espacio.

Anónimo dijo...

Felicidades Moli!Te deseo unos maravillosos 48.

Otra descerebrada silenciosa a la que haces feliz

Jorge Ariz dijo...

Feliz cumpleaños y que se cumpla tu deseo.

filoloca dijo...

¡¡Felicidades atrasadas!! El pelo blanco te queda estupendo, y te ahorras la tiranía de andar escondiendo nada.

Paula dijo...

Feliz cumpleaños, Moli!
Retomaré la serie que abandoné en la primera temporada, pero raramente no coincido contigo en series y libros, así que volveré a ella. No sé si has visto Bojack Horseman. Si no es así igual da pereza porque son 7T, pero vale la pena. Sobre todo las dos últimas, de las cuales diría las mismas cosas que dices tú sobre Half and catch fire. Si de evolución de personajes se trata... vas a flipar! Y eso que el protagonista es un caballo que habla.

Cristina dijo...

Maravillosa, Feliz Cumple¡

Anónimo dijo...

¡¡Muchas felicidades!! La fecha es tan especial, que casi es un regalo 12-02-2012 capicúa y todo eso.... que cumplas muchos más y que sigas, por favor y pos nosotros, escribiendo (donde nosotros incluye géneros y números :)

Ses dijo...

Y yo a los 46 deseando que me salgan canas, y cuando las tenga las voy a odiar, lo sé. Yo también he llegado a la conclusión de que la apariencia poco importa, aunque debo decir que te queda genial.

A.S. dijo...

Para ti Moli,
Toda a felicidade do mundo!
Desfruta tudo de belo que a vida tem para te dar!...

Saludos!

Anónimo dijo...

Muchas Felicidades Moli!
Me ha encantado el video, la canción y en general me encanta el blog.
Tengo que decir y perdona, que no me gusta nada la moda del pelo blanco pero.....si quién lo lleva está [email protected], quién soy yo para opinar.
Muchas Felicidades de corazón!!!!
Pilar

Anónimo dijo...

Felicidades y a por el siguiente!
Nota: hay un champú para pelos canosos, que te lo deja blanco nuclear, quita el amarillento y queda estupendo, no es ninguna novedad, ya lo usaba hace más de 20 años mi madre.
Saludos norteños,
Verónica