jueves, 12 de noviembre de 2020

Back in Los días iguales

Ha ganado Kamala y ha ganado Biden. Leo por ahí en un hilo indignado de alguien que da la turra. Por cierto, el otro día vi Cuento de otoño de Eric Rohmer y no puedo creer que no haya por ahí un artículo, video o tesis doctoral que comente como las heroínas jóvenes y plastísimas de Rohmer son las predecesoras de las turreras en twitter. Son el mismo perfil: cansinas hasta el infinito y encantadísimas de haberse conocido. A lo que iba, que me disperso, leo por ahí que a los dos nuevos cargos de Estados Unidos habría que llamarlos  Kamala y Joe o Harris y Biden. Ni me había parado a pensarlo, ¿qué más da? ¿En serio esto es importante? Sentí tanto alivio cuando por fin se confirmó que habían ganado, que no íbamos a tener que seguir, otros cuatro años, conteniendo la respiración cada mañana al levantarnos, pensando en que nueva estupidez, maldad o crimen iba a realizar Trump que me da igual como les llamen y me juego una mano que a ella, a Kamala se la chufla. A mí me da igual si me llaman Ana, Ribera, Molinos, Riberita o AnaRibera todo seguido como si no supieran darle a la barra espaciadora. 

El triunfo de los demócratas ha sido la única buena noticia en una semana espantosa, una de esas en las que cae un torpedo en la línea de flotación y parece hundir hasta el fondo la zona de impacto y levantar grandes olas que acabarán con cualquier cosa que sobreviva a la explosión.  Yo ya sabía que había peligro de minas, pero pensé que me las saltaría, que llegaría al otro lado del campo quizá con astillas en la cara, con heridas en la rodilla o con alguna amputación. Desde la trinchera he escrito en mi cuaderno renglones apresurados, de letra diminuta y frases entrecortadas para que no se me olvidara nada, para recordar como había llegado allí. Carreras en tinta verde para intentar ordenarme antes de desbordarme, para hacerme un escudo antes del impacto, pero no lo he conseguido. El torpedo llegó, me desbordé y ahora, hoy, después de quince días de dormir hora y media cada noche, he dormido seis horas gracias a una pastilla de esas que te "funde a negro". Después de días de disfrutar de más viajes de los que quisiera en el Dragon KHan de la ansiedad, de haber perdido 4 kilos en una semana y de haber vuelto al 16, hoy me siento como El Nota. Las pastillas han vuelto a mi vida y me lo tomo todo de otra manera, amortiguado, con calma. Me he pasado un mes siendo el Coyote perseguido por el Correcaminos, Hansel y Gretel aterrorizados por la Bruja, los tres cerditos huyendo del Lobo, los adolescentes americanos huyendo de Jason y Blancanieves corriendo por el bosque mientras creía que todos los árboles querían matarla. Y no he corrido lo suficiente o me he cansado antes de tiempo o qué más da. Back to the pills y al 16. 

Mientras tanto el otoño está precioso, ya tengo el pelo blanco por completo, mis amigos han hecho el círculo de seguridad, los audios de wasap son fabulosos para retransmitir crisis de llanto y ansiedad, salgo a pasear por la tarde y a espiar casas que por ahora no puedo comprarme y tengo proyectos. para el futuro y experiencia en esto. Como soy una chica con suerte sé que voy a estar bien. Para estos días iguales no sé si comprarme un albornoz como El Nota y Tony Soprano. ¿Acaso no soy como ellos, una referencia de la depresión? 

42 comentarios:

Maripuchi dijo...

Te visualizo más en batamanta. Fabulosa para el porche.

MeGustaSerMama dijo...

Lo siento. El campo de minas es muy grande ahora. Más para los que ya teníamos el sistema en modo warning.

Teresa Valdés-Solís dijo...

Antes de nada un beso gordo y ánimo, que el 2021 está a la vuelta de la esquina y eso acaba con el 20 y con el 16.
Respecto a Kamala y Biden tengo una opinión un poco diferente. Lo justo de diferente para retomar esta vieja costumbre de los comentarios en los blogs. A mi me parece que no pasa nada por decir Kamala y Biden, de forma puntual, pero lo que yo he visto en el ámbito en que me muevo es que siempre son "Watson, Crick y Rosalind" y cuando escribimos de ellas siempre tendemos al nombre y no somos en absoluto coherentes en la escritura. Watson tampoco es un apellido tan significativo, pero ¿a que tienes que pensar el nombre? Al final lo que empieza siendo "normal" por la excepcionalidad de la presencia femenina (en ciencia o en política) acaba siendo un pelín paternalista y supongo que los comentarios han ido por ahí.
Lo dicho que un besazo y piensa que estamos en otoño, tu estación preferida y seguro que Los Molinos está precioso.

Pilar dijo...

Bueno, pues ya está. A veces volvemos a caer. Y eso que cada vez te conoces mejor, pero la situación y cómo gestionarla, no ayuda.

M dijo...

Lo bueno es que ahora tienes herramientas para esa tempestad.
Un abrazo

ELISA dijo...

Buena decisión.Para eso están los medicamentos, primero estabilizar tu descanso y después paso a paso te pondrás mejor. Deseo que mejores😘

Anónimo dijo...

Si que lo siento, volver otra vez debe ser malo, espero que pase pronto y que las pills hagan su magia rapidamente.

Tita dijo...

Vivan las pastillas cuando nos hacen la vida más fácil!

Comparto contigo que eres una chica con suerte, y esto también pasará.

Eliahh dijo...

Lo siento mucho, la verdad es que he tenido un nudo en el estómago algunos días al leerte y veo que era con razón :(
Puestos a recaer, desde luego este año no lo ha puesto nada fácil.
De tu libro aprendí que no hay nada que pueda decir para hacerlo más llevadero, así que solo te deseo que te apoyen los de tu círculo de seguridad y que dure lo menos posible.
Que días que "Los días iguales" me ayudó mucho a entender y acompañar a una amiga que ha pasado por lo mismo a principios de año, saber estar ahí para ella. Así que por ello, muchas gracias y un abrazo para ti.

María dijo...

Pues algo tiene que empezar para poder acabarse.

Lo que no sé si te voy a poder perdonar es descubrir la posibildad de que el Nota estuviera en este ajo... yo lo entendía como un modo de vida. Y por los porros, claro. No sé si podré ver la peli como antes...

Un abrazo grande de los de perderse dentro.

jota dijo...

Me gusta que el personal se alegre de que gane el partido Demócrata porque ese partido es más o menos el PP de por aquí. El partido Republicano equivale al Vox de estos andurriales.

Por cierto con la trayectoria que tiene Biden con las mujeres no se yo si las feministas estarán muy contentas.

Y sí, el otoño al otro lado del Valle está precioso.

Cez dijo...

Lo siento mucho, Moli.
Cuando he leído el título del post he pensado “mierda, no puede ser!!!” y veo que sí...
Con la diferencia que ahora eres “nivel experto” y sabes que se sale, que todo pasa y que volverá a brillar el sol.
Yo vivo con el miedo de volver a pasar por ello.
Fluye, pasará.
Un abrazo grande.

La Cianuro dijo...

Cómprate un chándal y cuando pase lo quemas. Ánimo, que la travesía no sea muy larga. Un abrazo.

Mdemariaes dijo...

Sólo puedo decirte que te entiendo muy bien. Nada más te servirá, te entiendo.
María

Anónimo dijo...

Bueno querida somos legión
La señora del descansillo ha pasado a merendar a casa y aquí estoy preparando té con pastas ....

Anónimo dijo...

Te espero.

Anónimo dijo...

Moli, tus sugerencias de libros , podcasts y tus posts me ayudan mucho a desconectar del estrés del trabajo .Para mí son una auténtica terapia preventiva , y según los días ,curativa.
Gracias por todo ello.Te mando un fuerte abrazo

Luisa HD dijo...

La depre siempre vuelve, según mi experiencia. Pero tú la ganaras de nuevo, querida Moli.

Anonimaporteña dijo...

Te deseo que está vez dure poco..lo bueno que pronto pudiste recurrir a la ayuda profesional!

El Sr Manzano dijo...

Maldita sea!
Poca cosa más puedo hacer que mandarte un abrazo fuerte, Ana!

Galiana dijo...

No es un barco en el que me gusta encontrarme contigo, y no me agrada darte la bienvenida, pero sabes...
ya que estás abramos tú una botella de buen vino, de las que tanto te gustan, y yo una de bourbon y hasta el fondo (el pastillaje, ¿qué pastillaje?) y pensemos que este viaje en el crucero "Vacaciones en el mar" pasará como ha pasado otras veces, pq no es la primera vez que hemos subido abordo y siempre hemos encontrado un puerto paradisiaco (recuerda el nombre de mi correo) donde bajar.

😘😘😘


Anónimo dijo...

La depre no siempre vuelve. Hay planes, alegrias, vivencias y fuerzas brutas para salir.Dejar las pastillas poco a poco...y hacer deporte hasta caer rendida beneficiará a tu cuerpo y a tu mente.

Anónimo dijo...

Lo siento mucho Moli; leí tu libro y te conocí en la presentación y, espero que pronto se pasen estos días iguales. De corazón.
Yo nunca he tenido depresión pero si tengo un trastorno generalizado de ansiedad y, aunque no es igual, si entiendo que son cosas desagradables y además siempre he pensado que "esto" que no aporta nada.
Lo "bueno" de estar diagnosticada es que ya me conozco muy bien y, aunque nadie me quita de pasarlo mal una temporada, lo voy controlando.
Te deseo que pase pronto, de corazón.
Pilar

Cristina dijo...

Abrazos digitales de una lectora de tu blog. Tu libro me dio el empujón para pedir ayuda. Yo quería ir un día por la Gran Via y darme cuenta de que estaba mejor.

marthabaz dijo...

Ánimo y un abrazo, ahora ya sabes que TODO PASA, que la primera vez no se tiene claro (yo me lo tatué en el brazo para no olvidarlo cuando me vuelve a hacer falta recordarlo). Transita y todo pasa

Anónimo dijo...

Si fuera posible te daría un abrazo y me quedaría en silencio a tu lado.
Un besazo,
Ana Vera

Lo+ dijo...

la pandemia también nos ha quitado las galas y con ellas, los despellejes y el acceso a tu yo frívolo y esa parte de tu humor sanador o viceversa.

Por si te sirve mientras tanto, https://wondery.com/shows/even-the-rich/ series sobre "problemas" de millonarios. He escuchado algunas de ellas ( De Diana a Megan, los Murdoch, los Getty...) y creo que escucharé el resto

Mucha suerte en tu travesia de vuelta, espero verte pronto.

eu93 dijo...

Pues estás guapísima con el pelo blanco y me encanta ver tu cara, una persona de verdad.

Bárbara dijo...

Espero de. corazón que todo pase, que no te haga mucho daño y que eso de tener experiencia en esta lid, sirva de algo. Ya sé que de nada sirve lo que te escribamos, más cuando somos unos tristes desconocidos, asi que lo que mas te deseo es un cinturón de seguridad fuerte y sano que te arrope, te ampare y te de cuerda cuando lo necesites. Un abrazo

Zia Ducay dijo...

Para eso están las pastillas¡¡¡ para ayudarnos y como siempre así sera y volverás esta vez con mas sabiduría y con mas fuerza.
Ademas no estas en Madrid y eso es un plus¡¡¡
Un abrazo y sigue con tus fotos "instagraneras" son una maravillas. Gracias.

Anónimo dijo...

Mucho ánimo y mucha fuerza. Todo pasará y volverá a ser como antes.

Anónimo dijo...


Moli, te mando un abrazo fuerte. Para mi esta siendo un año de mierda, pero yo me estoy adentrando en un territorio desconocido. Desearía tener la experiencia de que todo va a salir bien. Tú la tienes, ya sabes donde dejar los trozos de pan para volver a casa y no perderte, y eso es tener la mitad del camino hecho. Ni escribiendo libros sobre la depresión, ni hablando en tu blog, generosidad por la que te estoy muy agradecida y creo que es importantísimo que lo hagas como lo haces, lo que decía, ni por esas, eres una referencia de la depresión. Para mí, tú blog, twitter, es una caja de regalos sorpresa donde encuentro cosas buenas que parece que son especialmente elegidos para mí. No es el tema, lo que le hace a una referencia de la depresión, es el enfoque. Muchísimas gracias por todo Moli. Esto también pasara, poco a poco.

Anónimo dijo...

Que pase pronto. Me encanta tu blog y te mando mis mejores deseos. Besos

sonia dijo...

Molí, mis mejores deseos para tu recuperación.Espero que con las herramientas de que dispones salgas de esta cuanto antes.Y agradecerte tus post muchísimo cuando yo lo pasé hace ahora unos tres años,por segunda vez,eras como un salvavidas al que te aferras para no hundirte en el mar.De esto se sale chica con suerte.💕

Anónimo dijo...

Jo Moli qué putada. A lo que te seguimos algo nos decía que los días iguales se acercaban. Lo siento mucho. Un abrazo

Isa dijo...

Lo siento, Moli. Ya ves que tienes a mucha gente pendiente de ti y deseando que todo mejore pronto. Besos

Marta dijo...

Moli, es una putada pero recuerda que eres una chica con suerte. Te mando un abrazo por cada foto, por cada ramo de flores silvestres, por esa luz. Y tenemos encima el invierno y seguro vendrás en cuanto puedas al Pirineo, a ese banco, a contemplar y dar gracias por los días buenos. Un beso muy grande.

Anónimo dijo...

No suelo comentar, pero te leo de siempre. En casa estamos pasando algo parecido y te mando un fuerte abrazo. Cuidate.

molinos dijo...

Gracias a todos. Ya queda menos.

Anónimo dijo...

Vaya, lo siento, cagontó...
Lo único que se me ocurre es decirte que dejes a un lado al latoso de Rohmer y que te des un atracón de comedias de Billy Wilder, sin compasión, o de Berlanga, que también sirve. Palabrita. Milagros ninguno pero su acidez y humor cuentan durante unas horas.
Un abrazo.

Marga

Hermano E. dijo...

He venido corriendo al blog después de ver en Instagram que otra vez no estabas bien ¡Cuanto lo siento! Espero que los días iguales acaben pronto.
Un abrazo digital.

Anónimo dijo...

Mucho ánimo.

Un abrazo,

Dominic