miércoles, 16 de octubre de 2019

El me llevo / no me llevo del adolescentismo


Este es un nuevo post sobre adolescentismo y sus cositas. Lo advierto antes de empezar, como hacen los podcasts americanos con las palabrotas y el sexo, por si alguien quiere dejar de leer y no sentirse ofendido porque no escribo lo que le gusta. 

—En este post hay muchas tonterías y nada muy interesante así que maneje con cuidado sus expectativas—. 

Mis adolescentes tienen muchos amigos o pocos, no sé cual es la media de amigos en general pero ellas parecen tener, en cualquier caso, suficientes como para estar entretenidas y tener planes con una asiduidad que a veces me parece excesiva. Tienen amigos en el colegio, en el equipo de fútbol, amigos de campamentos, amigos de amigos y amigos que son hijos de amigos nuestros, de sus padres. Tras meses de observación y charlas interminables y muy muy confusas he aprendido como esos amigos (que ya veremos que no todos se pueden llamar así) se clasifican. 

Para empezar he aprendido que la gente, se clasifica no por si te cae bien o mal, sino por "me llevo o no me llevo". 

—¿Conoces a Pepita? 
—Sí pero no me llevo. 
—Bueno, pero ¿qué tal te cae? 
—No lo sé, no me llevo. 

Es una expresión curiosa porque parece dejar fuera los juicios de valor a priori. En mi época éramos más de «no la conozco pero me cae mal». Ahora nadie te cae mal o bien, simplemente te llevas o no te llevas. 

Si no te llevas, no hay más que hablar. No te llevas parece un estado absoluto de no amistad ni contacto. 

Si te llevas la cosa se complica muchísimo. Para aclararme he decidido imaginármelo como una escalera en la que vas subiendo escalones según cuánto te lleves que no como. Veamos: 

Si te llevas un poco, digamos eres compañero de clase o de curso o incluso de colegio, te saludas solo en entornos muy restringidos y circunstancias muy concretas. Te puedes llevar lo suficiente para hablar durante el año en el que compartes clase pero que ese suficiente no lo sea para saludarte por el pasillo al año siguiente cuando has dejado de estar en la misma clase. Ahí desciendes a no llevarte. (Se me ha olvidado aclarar que la escalera del "llevarse" se sube y se baja con facilidad)

Un caso más complejo de llevarte. Tú estás en 3º ESO y te llevas con uno de 4º de la ESO, te llevas lo suficiente para charlar por los pasillos pero si el de 4º de la ESO está con uno de cuarto con el que no te llevas, eso anula tu "me llevo" y entonces no te saludas. Si tu vas con dos amigas que también se llevan con el de 4º, sois tres "se llevan" contra un "no me llevo" así que también le saludas.  Lo sé, lo sé, es complejísimo pero ellos lo manejan con soltura. 

Si te llevas bastante charlas con el otro, haces bromas, te conoces pero solo en ese entorno concreto: 

—Hoy me he encontrado con David.
—Ah, ¿el novio de tu amiga Carmen?
—Sí.
—¿Qué te ha dicho?
—¡Nada! ¡No he hablado con él!
—¿Por qué?
—Porque no me llevo.
—¿Cómo que no te llevas si es el novio de Carmen y estáis en el mismo curso?
—A ver, me llevo de hablar en el cole y tal pero por la calle, no.  

Más confusión. 

Si te llevas muy bien en clase, pero vamos fenomenal podríamos pensar que eso da paso a abrir la relación al exterior pero no. Solo os comentaré que este año, en la playa, llegamos nadando a una de esas plataformas llenas de trampolines y demás y al encontrarnos allí con un "nos llevamos mucho" de una de mis hijas asistí a una coreografia de "no nos hemos visto, ni sabemos quienes somos" por parte de los dos que me dejó ojiplática. Él acabó tirándose al agua y alejándose nadando hacia la orilla dejando a sus amigos con derecho a saludo en la plataforma.  

Si te llevas muchísimo hablas por wasap, te saludas por la calle si cruzáis miradas y puede que si las circunstancias se mantienen estables des el salto final que te lleva directamente a la categoría: amigos. 

Alcanzar la categoría de amigo es alcanzar la tranquilidad: te puedes saludar en cualquier entorno, puedes hablar de todo, conocer a los padres, a los hermanos, visitar la casa del otro. Ser amigo es sobre todo cómodo. Por fin puedes relajarte. Todo lo demás es muy confuso y, para mi gusto, agotador. Pero no os confiéis, recientemente he descubierto que se puede (aunque es raro) pasar de estar en la categoría «amigo que come yogur en la cocina de mi casa» a «ya no nos llevamos».   

Mi consejo, no os encariñéis con los amigos hasta que hayan pasado años.  

Nota final: el subir o bajar en el me llevo no tiene nada que ver con caerte bien o no. Alguien te puede caer fenomenal pero permanecer para siempre en el "me llevo de no saludarte por la calle". 


16 comentarios:

Anónimo dijo...

Me recuerda a cuando estudié en Francia y nunca sabía cuántos besos había que dar a alguien cuando le veías, si dos, tres o cuatro. La casuística era muy complicada.

Marta G dijo...

Ana, parece que vivieras en mi casa, qué bien descrito!!! y qué confuso resulta, salvo para los implicados ;)

regaliz dijo...

Mi hija no se lleva con los si me llevo de su ligue y él no se lleva con los si me llevo de ella pero a veces salen todos juntos (o con unos o con otros) básicamente porque si no se aburrirían soberanamente pero en esos momentos las subidas y bajadas de la escalera son un sin vivir!!!
Con los amigos del otro es más fácil porque aunque no te lleves los toleras porque son amigos

Anónimo dijo...

Es un descanso saber por fin el motivo por el que no saludan por a la calle a supuestos amigos.Yo le meto unas broncas a mis hijas.Por fin he encontrado la explicación.

Marisina dijo...

Por favor Moli!!!!!! No lo has podido explicar mejor!!!!! Pero yo sigo perdida en mi estupor!!!! Creo que no he sido adolescente en mi vida!!!! Si lo hubiese sido, ahora mismo estaría muerta por agotamiebto!!! Gracial mil por tu post una vez más me he reido muchísimo!!! Un abrazo

Aloe dijo...

Por fin entiendo el "me llevo" de mi hija! Yo creía q era una expresión suya y resulta q es el argot normal!

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu post. Me he reído muchísimo. Mi hija también usa ese argot. Me hace mucha gracia.

Maman Bohème dijo...

Mucha gente dice que los [email protected] de hoy en día lo tienen todo más fácil...Realmente yo creo que no.
Creo que las relaciones y la manera de comunicarse a empeorado.
Creo que a pesar de esa "supuesta libertad" que hay en este siglo, hay más incomprensión y más "me callo por si acaso no vaya a ser que sea apuntado con el dedo"...
Creo que los adolescentes y los niños no lo tienen tan fácil en este "nuevo" mundo o esta sociedad que nos ha tocado vivir.
Está bueno aprender estas cosas de gente que tiene hijos y los observa así de cerca...está buenísimo.
un abrazo

TANIA GONZALEZ dijo...

¿En qué momento? Dejé de leer(te) algún tiempo y ahora son adolescentes... Ya quiero que sea fin de semana para leerme todos los maternity de un tirón.

Anónimo dijo...

Lo veo igual que cuando yo era adolescente. Odiados, indiferentes, conocidos, compañeros, amigos y BBFs. Saludando i no según convenga para no desentonar en el entorno.
Como sucede entre los adultos pero en otra jerga.

Irene dijo...

Se ve que las relaciones adolescentes y pre-adolescentes son parecidas por todos lados.
La mía está en 1º de ESO, y no anda ni dando explicaciones. A la pregunta: "¿No saludas a Fulanito/a?", la respuesta es "No". Punto pelota. Con 12 años ha llegado al "No" absoluto de tu anterior post.

Y dos amigos del alma en el pueblo de la abuela donde pasan el verano ellos y mis hijos, aquí donde vivimos nosotros se encuentran y puede que se saluden.

Dorotea Hyde dijo...

Es un lío, pero en mi instituto pasaba todo eso y no teníamos el me llevo y no me llevo y era todo muy confuso. Leyéndote le he encontrado cierto sentido a todo aquello. :D
Saludos.

Montse Hernández P. dijo...

Como siempre un placer leerte, como muchos padres y madres, vivo en un sin vivir con este nuevo codigo que pensé era más de la "rara" de mi hija que tiende a ser algo exigente y rígida con las categorias de amistad (en el seno de la misma conversación)que días después ha cambiado totalmente. No has dicho nada de lo que supone de zozobra que tu puedas acompañarle como madre y saludes a un "no me llevo" por simple cortesía o educación...

María dijo...

En mi tiempo la buena educación era saludar a todo el mundo, no cuesta tanto decir Hola al vecino, al compañero de lo que sea, a la persona que ves a diario tomando café donde lo tomas tú o a todo el que conoces por algún motivo. Me traumatiza que me ignoren personas que me conocen, me parece inhumano, pero ahora entiendo que quizá sea porque " no nos llevamos". Me da pena, no obstante.

Tita dijo...

Así que...¿son diferentes grados de "conocidismo"?

Raquel dijo...

???? Yo soy un par de años más joven que tú y en mi adolescencia era exactamente igual, frase "me llevo"/"no me llevo" incluida.
Es más, entre adultos hacemos exactamente lo mismo, aunque no usemos ese vocabulario.