martes, 18 de abril de 2017

El éxito y el desayuno

Grant Snider 
Entro en la cocina, abro la nevera, saco la leche, la mantequilla, la mermelada, un kiwi y el zumo de naranja; coloco todo encima de la mesa y enciendo la radio. Mientras vacío el lavaplatos, que dejé puesto ayer por la noche, escucho las noticias. Los platos, las sartenes, (encuentro un malsano placer en meterlas en el lavaplatos sabiendo que mi madre lo odia), los cubiertos. Coloco los vasos. Odio esos vasos gigantes de Nocilla, son demasiado grandes para todo menos para tomar gintonics; ocupan espacio en el armario, en el lavaplatos, hacen que la jarra se vacíe demasiado deprisa. Caliento el café, y mientras me como el kiwi presto atención a la radio. 

«¿Cómo será el planeta dentro de quince años? Hay cuestiones como el calentamiento climático, la escasez de agua, o las migraciones debidas a los cambios de clima que ahora empezamos a atisbar como realidades, y serán el escenario en el que desempeñen su vida y su trabajo la generación que ahora va entrar en el mundo laboral».

¿A qué viene esto? pienso mientras termino de escarbar en el kiwi y corto el pan para las tostadas. Saco el café del microndas y continúo escuchando «Se dice que estamos ante la generación más preparada de la historia, pues bien algunos de esos jóvenes profesionales ya han comenzado a creas asociaciones y plataformas para dar visibilidad a sus planteamientos y diseñan propuestas para el futuros de sus respectivos sectores laborales. Es el caso de los Young Waters Profesionals...»

¿Los qué? pienso tras el primer trago de zumo. Y ¿Por qué ya no se dice enseñar o mostrar sino dar visibilidad? 

«... que es una asociación que reúne a jóvenes talentosos de profesiones relacionadas con la gestión del agua, un sector que será clave en los próximos años. Esta iniciativa nace para servir de plataforma de contacto e intercambio de intereses y conocimientos entre estos jóvenes y no solo para potenciar sus carreras profesionales sino también para promover una visión del futuro del sector que parte del debate colectivo y así la unión de los conocimientos y la reflexión será compartida».

Se me cae la tostada al suelo en solidaridad con el locutor que llega al final de esta bobada sin aliento y totalmente descolocado porque, no sé si los "Young Water Profesinals" son jóvenes talentosos pero lo que no saben es escribir. ¡Qué despropósito de cuña, qué espanto de texto, qué de cursilerías y bobadas! 

En el coche me (a)salta otra cuña. Una voz femenina con un acento extraño, no sé si finge ser francesa, inglesa, alemana, o mexicana enumera los interminables beneficios de un master en algo que no consigo entender por el acento que gasta. Repite incansablemente la palabra éxito, exitoso, profesionales de futuro. Una voz en off termina la cuña sugiriendo que te pases por su web que se llama "tuexitonosequé". Apago la radio. Entro en la piscina pensando en qué pereza me daría a mí hacer un master de esos, qué pereza y qué aburrimiento. Estudiar algo para ser el mejor es una idea terrorífica. 

Llego al trabajo oliendo a cloro, enciendo el ordenador. «Por menos de 3.000 € no escribimos un post», el cloro ha debido anularme el criterio y pincho pensando que la noticia irá de alguien que se trabaja, se documenta y escribe grandes historias. Me doy de bruces con la realidad; los que cobran esa barbaridad, son dos, ella y él, por hacerse fotos por el mundo y colgarlas en instagram. Las marcas les pagan ese dineral por hacer eso, son guapos, flacos y lo que hacen me deja completamente indiferente. Miento, me provoca rechazo absoluto.

Repaso la prensa, leo, comparto. Y me encuentro otro artículo sobre el desmantelamiento de la educación, la literatura universal va a desaparecer de segundo curso de bachillerato y releo la frase de Wert «Los alumnos no deben estudiar lo que quieren, sino lo que propicie su empleabilidad»

Empleabilidad, éxito, exitosos, profesionales talentosos, futuro profesional, profesión de futuro, imagen, vender. ¿Qué es el éxito? ¿Cuándo ha empezado a ser importante tener éxito? ¿Por qué el éxito es, ahora, algo que haces, algo que vendes? ¿Por qué te define lo importante que sea tu trabajo? 

La nada gana terreno cada día y, como en La historia interminable, se nos está olvidando lo que merece la pena. Saber, conocer, estudiar algo que te gusta, tener un trabajo decente que te de para vivir y que no te agreda. El éxito no es ser el mejor, el éxito es que te guste lo que eres cuando nadie te ve, cuando estás desayunando solo.  Bueno, eso y acordarte de dejar puesta la lavadora.   

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno. Aplícate el cuento.

molinos dijo...

Claro, Anónimo. Me aplico el cuento, unos días con más suerte y otros con menos. Espero que tú también lo consigas.

Toy folloso dijo...

Empleabilidad hoy. El mejor fotógrafo del lugar, con tienda propia, está de friegaplatos....
Fíjate tú.

Anónimo dijo...

Creo que tú no me ayudas. No tienes que ayudarme, eso también.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 16:25, y Molinos (por extensión): después del humor y del cinismo ¿qué hacemos? respuestas concretas, por favor.

molinos dijo...

Anónimo que quiere respuestas, ni idea. Hay que ir improvisando.

Anónimo dijo...

¿Ni idea, dices?. Tu tono no es de ir "improvisando". Aparentas ser una Intelectual, más bien. ¿Qué atractivo tienes, si no es así? Escribes como quien explica el mundo. Lo quieras o no.

Minerva dijo...

Ole. Estoy muy harta del éxito profesional, del estudiar como algo que tiene que tener una utilidad que se materializa solamente en dinero y en un título grabado en una tarjeta de visita. Me pasé toda mi carrera (Historia del Arte, hace ya muuuuchos años, terminé en 2002), escuchando lo de "¿Y para qué vale?". No trabajo en nada que tenga nada que ver con mis estudios, pero "me han valido" para tener una cierta culturilla general, que cada vez veo más y más escasa en mucha gente que tengo a mi alrededor, "me ha valido", y me vale, para disfrutar cuando viajo, para mi crecimiento personal. No he conseguido lo que pretenden vendernos como éxito: tengo un puesto mediocre en una empresa mediocre con un sueldo muy mediocre, pero sí me considero una persona muy exitosa. Tengo a mucha gente que me quiere y a la que quiero mucho a mi alrededor, y cuando salgo de la gris oficina sé disfrutar con la gente, sé disfrutar de mi soledad, aprovechar mi tiempo libre, cosa que no veo que sea igual para todo el mundo, muchas veces los más "exitosos" no son capaces de desconectar ni disfrutar en cuanto se quitan su corbata o apagan su ordenador.
Para mí el éxito nunca se ha medido por la cuenta bancaria, ni por el puesto que ocupas, ni por el coche que conduces o los metros de tu casa. El éxito es disfrutar de la vida, saber vivir cada momento y querer y que te quieran. Para mí, el verdadero éxito está en lo personal. Lo profesional es sólo un medio (y ojo, muy bien por aquellos que de veras disfrutan con su trabajo, pero me consta que no son muchos).

C.S. dijo...

y ya, acordarte de dejar la lavadora tendida es para que publiquen tu foto en la revista Forbes

Anónimo dijo...

Esto te pasa por escuchar la radio ;-)
Fdo: Jiom

Anónimo dijo...

Anónimo: Moli no es una intelectual, si fuera así respondería a todos los comentarios, vamos.

Graciela

trucoteresa dijo...

Posiblemente tengas razón...pero siempre pienso que quien desprecia el éxito, ya lo ha conocido, al menos un poquito.
Quien rechaza el dinero, tiene sus necesidades cubiertas
Quien menosprecia la belleza física anda sobrado de ella
y así un largo etc...
Salvo quien subestima el sexo, o dice que este está [email protected] no se come un rosco.

Anónimo dijo...

Graciela: Molinos ha dejado claro en multitud de ocasiones que solo quiere escribir bien sobre lo que le da la real gana, mayormente su vida, no ser un referente intelectual del mundo femenino o masculino o literario. O eso he creído entender y de hecho lo comento muchas veces con mis amistades. Ya no sé nada de nada.

P.

molinos dijo...

Gracias a todos por comentar, pero ni soy una intelectual ni tengo respuesta para todo ni explico el mundo a nadie. Escribo lo que se me ocurre y cómo se ocurre y me sirve para explicarme a mí misma... Unas veces contesto comentarios y otros no. No soy coherente, lo sé.

Ah Minerva y yo también estudie Arte, Geografía e Historia y también tengo un trabajo que no tiene nada que ver con lo que estudié pero no me arrepiento para nada, me encantó mi carrera.

Y muchas gracias a todos. Ah, el poster que ilustra el post se puede comprar en www.incidentalcomics.es

Anónimo dijo...

Es un tema interesante, Graciela. Yo creo que Molinos es una intelectual de nuestro tiempo. Me gustaría saber qué piensa ella de esto que planteo. Ya sé que no suele responder, pero bueno, quizás el tema le parezca interesante y acceda a responder u opinar.

Fdo: Samuel, desde Tegucigalpa

Anónimo dijo...

Hola, soy Samuel. Pensaba que el póster que ilustraba el post lo habías hecho tú.

molinos dijo...

Hola Samuel, entre el millón de cosas que no sé hacer está el dibujar.

Grant Snider es un buen ejemplo de éxito, hace esos cómics tan maravillosos pero trabaja de ortodoncista. Si lo pones en el buscador del blog encontrarás un post que le dediqué.

Anónimo dijo...

Entonces tú, ¿a qué te dedicas exactamente, por qué te pagan? Yo trabajo de agricultor. Todo el día.

Samuel

Alberto Secades dijo...

¿Así que ahora exxxiste algún tipo de relación entre tener éxxxito, escribir sobre lo que pueda ser el éxxxito, y ser una intelectual?

Ya.

Gracias por el post, Molinos. Alguien tenía que decirlo.

Anónimo dijo...

Yo solo entiendo un poco sobre pasto y máquinas agricultoras. Ella dirá, si quiere.

Anónimo dijo...

Yo estudié Humanidades y fue la mejor época de mi vida, pero me arrepiento un poco porque esos años no me han ayudado demasiado a tener un trabajo con el que vivir "dignamente". Lo mismo hubiera estudiado Odontología y estaría igual, no lo sé, pero intuyo que no. Con eso en mente, pienso que tener éxito es tener un trabajo que te permita cubrir las necesidades básicas. Vamos, que cuando estoy sola, me gusta lo que soy, lo que tengo en la cabeza, pero también tengo miedo de no poder mantenerme. Es complicado, y somos demasiados en el planeta. Igualmente, ser importante o muy adinerada tampoco es algo que me llame nada la atención, pero no creo que sea nada nuevo que el éxito sea eso, sino que ahora hay doscientas mil palabras más para hablar de ello, y muchos medios para difundirlo.


Anónimo dijo...

Alberto: ¿eres también un intelectual, supongo?

Anónimo dijo...

Molinos, Graciela y Alberto: soy Samuel. Entiendo.

Rebeca dijo...

Comparto opiniones del post como estudiante vocacional de Historia q fui, sabía q no podía estudiar otra carrera, disfruté al máximo. Por supuesto ahora ganandome la vida en otros lares...
Genial para mi tb la alusión a la nada de La Historia Interminable, nos come cada día un poquito más...
Me encantan tus textos😉

Gordipé dijo...

Quitar la literatura universal para mejorar la empleabilidad es una aberración.

Carmen dijo...

Yo también desayuno un kiwi😜.
Supongo que el éxito es como tú lo describes, y además todos esos momentos que olvidas cada día que estás haciendo eso por un sueldo. Eso que sabes, eso que dominas, eso que te sale sin querer y deberías dejar exactamente el día que pronuncies algo como "por menos de tanto no hago esto".

NáN dijo...

Me parece a mí que la cuestión del significado de la palabra éxito tiene muchos niveles o capas.

Cómo nos sentimos en nuestra vida personal. Si lo que hacemos, en el trabajo o en el resto de nuestra vida, nos produce placer, dolor, conformidad o disconformidad, tranquilidad o estrés.

El éxito de la sociedad en la que vivimos. Por el porcentaje de ciudadanos que se sienten bien, muy bien, mal o muy mal, ¿consideraría yo que vivo en una sociedad de éxito? La sociedad en la que vivo, la que rodea, cercana, a aquella en la que vivo, la lejana que me llega por los medios de comunicación. Y ese “yo” es cada una de las personas del mundo.

A partir de lo anterior, de esos dos niveles o capas (debe haber muchos más, pero por abreviar pienso en esos dos), ¿cómo entienden y valoran el éxito todos los “yo” del mundo? Pero sobre todo el primero, o sea cada uno que dice “yo”.

Comerse un kiwi siendo consciente de lo que estás haciendo, me parece aceptable para empezar el día. Luego, todo tenderá a estropearse. Así que hay que estar preparado para buscarse ratitos buenos y, sobre todo, encontrar sustitutos válidos del “kiwi” cuando termine el día social.

Katia dijo...

Trucoteresa, me he muerto de risa contigo.
Éxito: la verdad, es muy bonito y muy elogiable despreciarlo y estudiar algo para disfrutar. Pero es poco realista, porque nos guste o no, el mundo en el que vivimos es como es, no como nos gustaría que fuera. Y el dinero no da la felicidad, pero la ausencia de dinero la quita. Tener un trabajo que te de para vivir dignamente es ya difícil y lo será aún más. Resultado: yo también soy de Humanidades, estudié Ciencias Políticas con un 9 de media, y llevo 20 años sintiéndome obligada a mencionar este hecho para que mucha de la gente que me rodea profesionalmente no me trate con condescendencia. Y eso que he alcanzado ese "éxito" profesional, o al menos todo el "éxito" al que puedo aspirar como licenciada en Ciencias Políticas.

Si lo llego a saber, ICADE 3, sin duda alguna.

María dijo...

El éxito es ser el mejor, y el super éxito es serlo para quedar.
Todos lo intentamos alguna vez. Luego con el tiempo, aprendemos, algunos, la importancia de gustarnos y de ser felices cuando nadie nos ve.

Anónimo dijo...

Sigo esperando, Alberto Secades, tu respuesta. Seamos educados.

Anónimo dijo...


Yo también estudié Historia, y se quedarón tantas lagunas por estudiar..., pero no me arrepiento, el éxito es tener lo básico y la conciencia tranquila y eso no lo da el dinero. Lo que mas disfruto es de poder perder el tiempo sin hacer nada, en mis vacaciones regreso siempre al mismo sitio, para descansar, levantarme y acostarme sin horario y disfrutar de no hacer nada. Y estoy bastante satisfecho de mi paso por la Universidad, donde si no aprendí toda la Historia si viví plenamente mi juventud, a mi me sirvió para entender lo "poco que vale un título", entre otras cosas Un saludo desde Albacete

Jones dijo...

"...el éxito es que te guste lo que eres cuando nadie te ve, cuando estás desayunando solo".  
¡Que buena es esta frase, Moli!

Te lo digo yo que en su día estudié dos masters para tener éxito y un gran futuro, y para más tarde subir y ascender en una multinacional. Ayss, que pereza me darían ahora.

Ahora me conformo con subir las escaleras de mi casa y tomarme un café y un kiwi mientras disfruto con mis proyectos personales, mi propio éxito. Cuando nadie me ve. Ser feliz.

¡Cuánto me gusta leerte, amiga!   

Oswaldo dijo...

Yo sé que a mí, como a Jones (y a muchos más que veo por aquí) me encanta leerte.
Para mí ESO tiene MUCHO de ÉXITO.

Dani Torregrosa dijo...

Qué post más bueno, Moli. Repleto de guiños y matices. Pero ten cuidado que los de 'Mister Wonderful' te pueden coger un par de frases :-P

Genial, me ha encantado :)

PS.- Sigo poniéndome al día con tu blog ;-)

Anónimo dijo...

El otro día escuché, también en la radio, que el éxito es algo así como llegar a amar lo que haces. Escribo lo de que es "algo así" porque tampoco sé muy bien en qué puede consistir eso de "amar lo que haces". Y es que no sé si lo que se hace puede ser predicado del verbo amar...pero al lio, conforme lo escuchaba, el pensamiento inmediato que me vino al instante fue algo como esto: con no odiarlo sería suficiente.

No creo que el éxito sea algo cuantificable. No al menos en dinero, tampoco en estatus social. Tampoco considero acertado considerar un éxito el alcanzar un mínimo de nivel salarial o cierta independencia vital. Nada de esto tampoco me preocupa, probablemente porque he pasado por ello y aquello se fue (lo de no llegar a fin de mes o lo de ser un hombre gris más del mundo mundial. Tal vez el éxito (el personal, el de uno) tenga más que ver con los que nos acompañan en la vida. Mi éxito será sin lugar a dudas su felicidad (que ellos la consigan, quiero decir). Me parece. Un poco al menos Sí me lo parece.

Me gusta leerte Molinos. Me sigue gustando y eso es un éxito tuyo.

Fdo. Aquel viejo blog Marlei