lunes, 21 de enero de 2019

Once años escribiendo, el invierno del blog

Ya casi nadie escribe blogs y casi nadie los lee. No sé en qué momento ochocientas, mil palabras, se volvieron un texto demasiado extenso para prestarle atención y no me importa.

Me gusta pensar en Cosas que (me) pasan, en escribirlo, como en un ser vivo: unos inicios titubeantes, tímidos, casi a escondidas, seguidos de unos pasos llenos de incredulidad al contemplarse erguido, andando, capaz. Después la paulatina seguridad, el entusiasmo, la alegría de la juventud y la efervescencia que le llevaron a ganar confianza y control sobre sus movimientos, su expresividad, a creer que el mundo estaba en sus manos. Fueron los momentos de la fiesta, de Studio 54, de exaltación de la amistad, de descontrol, de juerga, de vida social y de diversión. Después llegó la resaca, la  las dudas y más tarde, la calma, la reflexión. Se acabó la fiesta, recogimos las botellas, el confeti, el espumillón y nos retiramos a casa, a descansar, a los cuarteles de invierno, a la madriguera. Ahora mismo quiero pensar que estamos, el blog y yo, en ese momento, en ese punto: la madurez. Quedamos pocos escribiendo y pocos leyendo, somos los jubilados del bar cutre, nos resistimos a abandonar el barco, a dejar de escribir. No es por tozudez ni por lealtad a ninguna antigua promesa, ni quiero ser la orquesta del Titanic, simplemente sigo escribiendo porque no puedo dejarlo, porque me gusta. Me gusta escribir sin urgencia, sin motivo, sin presión, simplemente porque puedo hacerlo como me de la gana, porque esto es mi casa y estoy a salvo. 

Fue primavera, fue verano, fue otoño y ahora, por fin, ha llegado mi el invierno de Cosas que (me) pasan, mi estación favorita: silenciosa, tranquila, solitaria y quiero creer que más sabia. Estoy encantada. 

Gracias a todos.

Actualización: tras pasarme días pensando en este post, desesperarme porque no se me ocurría nada, encontrar la idea, escribirlo y publicarlo, he ido a comprobar de manera rutinaria la efeméride y he comprobado que me he adelantado exactamente una semana al aniversario. Es el invierno del blog y el comienzo de mi senilidad. Me troncho.




44 comentarios:

Anónimo dijo...

Huyyy! suena como a que le queda poco al blog. No lo dejes , por favor! o mejor, no nos dejes!

Alicia dijo...

A mi también me gusta el invierno: la distancia, la calma de una chimenea en casa, la paz...

Rita Turza dijo...

Once años, casi nada. Empecé leyéndote y disfrutando de la lectura, no comentaba. Pasado algún año te comenté como "Anónima" luego ya con mi nombre. Han sido 11 años maravillosos, cierto que cada vez menos gente escribe y lee los blogs, pero eso no es lo importante, lo realmente importante es hacer lo que te gusta y te trasmite esa soledad llena de letras. Yo seguiré ne tu barco, soy una jubilada del bar cutre, me resisto a abandonar este barco y este bar.

Larga vida al invierno.

Por otros 11 más.

Ana González Duque dijo...

Aquí seguimos muchos leyéndote después de once años. Y que le quiten lo bailado al blog (y a ti). Yo creo que lo que ahora hacemos menos es comentar, los comentarios se han ido a las redes sociales, pero leer, seguimos leyendo. Un besazo y feliz aniversario del blog.

Anónimo dijo...

Sigue escribiendo, que los que a mil palabras nos parecen un aperitivo queremos darnos un atracón. Feliz aniversario y feliz invierno y senilitud... Jejeje

Anónimo dijo...

Feliz aniversario, feliz invierno y felices tus lectores Moli!

Un beso,


Olalla

Sara M. dijo...

¡Pues se celebra con una semana de antelación? ¿Cuál es el problema? La dueña y ama del blog eres tú, y haces lo que te da la gana. Y mientras, pues aquí seguiremos tus incondicionales leyendo tus geniales paridas (o no tan paridas).

neoGurb dijo...

No leo todos tus posts, pero sí muchos de ellos. Pero me siento agradecido de que sigas ahí, de que sigas siendo interesante y divertida. Sin conocerte, eres una parte de mi vida. De hecho, a veces una conversación en casa empieza cuando digo: "El otro día Molinos ponía en su blog...". Creo que puedes y debes sentirte orgullosa.

Maggie dijo...

Pues yo te leía, luego por años lo deje de hacer, hace unos meses te retomé y no pienso dejarte hasta que pares.Y pensar que he regresado cuando ya estás senil.... En fin.

Vero dijo...

Hola, me hace ilusión explícarte cómo empecé a leerte.
Estaba en el gimnasio de donde entrenamos cuando un amigo me dio a leer un post sobre porque el balonmano es un deporte de empotradores. Ambos jugamos a balonmano, a él le motivaba y a mí me enganchó tu forma de expresarte, además claro, de estar deacuerdisisimo con ese post. También lo difundí por todos mis grupos balonmaneros.
Te comento, por si no lo sabes, que estamos en época de mundial. Un partido al día al menos.
Un saludo!

Anónimo dijo...

Llevo un tiempo leyendo entradas de este estilo de algunas blogueras que se plantean si seguir o no con sus blogs, o cómo darles otro enfoque. Me encanta leerte tan cómoda con el momento que atraviesa el tuyo. Me daría muchísima pena que lo dejases, por favor, no lo hagas, tu blog es una joya. Mar.

Anónimo dijo...


Sigue escribiendo otros años, me encantara leerte. Uno de Albacete

Julia MATEO RIVERA dijo...

Yo no deje de leerte y de leer muchos de los libros que vas leyendo. Sigue, no lo dejes, por favor.

Elisa dijo...

Muchas gracias a tí por compartir tu ingenio y las recomendaciones del post que nadie lee (que ya ves que no es así) y apreciamos también esa labor de divulgación de la lectura de libros.

Liebregris dijo...

He empezado a leer tu blog hace poco. Me lo recomendó mi hija. También he leído varios de los libros que recomiendas y los he disfrutado mucho. Tengo alguno más en la lista de espera. Un lujo. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Felicidades abuela

Hermano E en modo que pereza buscar la contraseña de Google

La sonrisa de Miniyo dijo...

Enhorabuena por esos once años, y que sean muchos más.
Puede ser que cada vez se lea menos pero tú tienes fieles seguidores y no importa cuantos lectores tengas sino que haces lo que te gusta y a tus lectores les gusta. Sigue así

Di Vagando dijo...

Muchos besos de una parroquiana del Bardeviejosmo. Como ves, aún queda gente q se atreve a la aventura de leer 1000 palabras de seguido... resistiremos!

Felicidades y larga vida al bar :)

di

Laura dijo...

Felicidades por tu blog, muchos años haciéndonos pasar tan buenos ratos... que por eso te estoy agradecida. Y si que sigue habiendo gente que escribe y lee blogs, aunque cada vez seamos menos...
Una de bares cutres te deja un beso grande.

el chico de la consuelo dijo...

A veces me fastidia escribir sin que comente ni el tato
pero otras veces es muy agradable
escribir para cuatro gatos.

Ultimamente voy de paseo por blogs extraños
pero siempre me gusta
volver a los de hace años.

Me gusta leer las cosas de molinos
y la gente que le enlaza de rebote
aun recuerdo cuando me la imaginaba
como un señor de bigote.

El perro ladra, el gato maulla
crotora la cigüeña y gruye la grulla

Besicos.

Alberto Secades dijo...

Gracias.

Alguien tenía que decirlo.

Gonzalo dijo...

¿Madurez? !No! ¡Plenitud! Y generosidad para con nosotros.

Anónimo dijo...

Felicidades, Moli, para ti y para tu blog. Hay mucha sabiduría y mucha sinceridad en él, y más que queda por venir... que sigas muchos muchos años mas!

Adaldrida dijo...

No tan pocos los que te leen, Moli . Yo agradezco ese gesto casi romántico, que también es el mío.

MARIA dijo...

Felicidades Moli, y gracias por los ratos buenos y los no tan buenos... tus post me hacen pensar, me hacen reir... no dejes de escribir, como bien dices, pocos escriben blogs (si acaso promocionan cosas), pero todavía algunos los leemos.
Por otros once años más

Dorotea Hyde dijo...

Llegué a esto de los blogs bastante tarde, cuando ya estaban en decadencia. Aun así, he descubierto unos cuantos que me encantan, que sigo con expectación como si fueran la última serie de Netflix.

En ese camino también comencé a escribir el mío y aunque no lo lee apenas nadie, lo escribo por motivos similares a los tuyos. Y mientras lo disfrute seguiré escribiendo y seguiré leyéndoos.

Un abrazo,
DH

NáN dijo...

Te leemos porque tocas temas que se refieren a la vida cotidiana. De los que no es habitual leerlos sin trompetas y platillos.

Hay una sanasencillez en tus planteamientos y en la forma de abordarlos. Y se agradece en estos tiempos.

María dijo...

Te agregué a mis favoritos (que son mediadocena) porque mi hija me enseñó "Los conhijos vistos por los sinhijos" y me llamó la atención tu frescura, tienes mucha facilidad para escribir, bien, sobre cualquier cosa. Sigue escribiendo, solo puedes ir a mejor y las neuronas te lo agradecerán siempre. Eso sí, hazlo para tu satisfacción personal, como hacer yoga, por ejemplo (te pongo comentarios porque me sale, es algo que no tiene explicación...)
¡Que sigas por mucho tiempo!

Jorge Ariz dijo...

Mi más sincera enhorabuena por la publicación del libro (recién enterado). Has mostrado mucha valentía. Tiene muy buena pinta.
Tras mucho tiempo he ido a parar a tu blog de nuevo. Sigue impresionándome.
Y llevas razón, ya pocos leen blogs, pocos los escriben y otros poquitos tan sólo juntamos letras (como un mono tratando de jugar al Scrabble).

Un abrazo (virtual).

Yanko Iruin dijo...

Pues esta entrada me ha venido al pelo. Porque al leerla me he dado cuenta de que en breve, mi Blog cumplirá 13 añitos. Y ni me acordaba de la fecha. Y si tú te empiezas a considerar mayor, ya sabes por dónde anda un servidor.

En cualquier caso, yo también pienso seguir escribiendo, sea cual sea la tendencia actual, el número de lectores.... El único miedo que tengo es que Blogger me desahucie. Porque, por lo demás, documentarme para escribir y escribir finalmente el número de palabras que sean me mantiene trabajando una parte de mi día de jubilada en temas que me gustan o me preocupan. Tu amiga dice que estoy "tirando del hilito". Y tiene razón.

Carmina dijo...

Imagino que comprobar la cantidad de comentarios que ha suscitado esta entrada te dará una idea de lo vivo que está este blog. Eres imprescindible, Moli,

Asun dijo...

En una palabra: ¡¡¡nolodejes!!!

Belén dijo...

Pues puedes hacer lo que quieras que para eso es tuyo, pero a los que nos gusta leer te echaremos de menos.

Marta dijo...

¡Felicidades! Empecé a seguirte por los despellejes y he terminado enganchada al post que nadie lee...

Anónimo dijo...

Felicidades Moli!!
Aquí seguimos los jubilados del bar cutre :) y ya te aviso que yo soy de las que se quedan hasta el final y bebiendo!!
Pilar

Desmadreando dijo...

Iba a tardar una semana en darte la enhorabuena jajajaa
La vida pasa demasiado rápida....
Un placer leerte y pasar tantos años juntas...

Un beso desmadroso

audacia dijo...

Anda! Pues yo empecé a leerte buscando como librarse de un cansino/a y genial y ahora de vez en cuando, a la vista está, te leo, porque lo mejor es el fino humor que a veces me parto, y si sigues seguiré, ah y hablando de mi libro yo tb tengo un blog, no lo lee nadie es igual y escribo sobre cosas que ME pienso de este mundo mundial y del de fuera... En cortito y en colores,.
felicidades y avanti

molinos dijo...

Muchísimas muchísimas muchísimas gracias a todos por los comentarios. Va a resultar que somos suficientes jubilados como para montar una buena pachanga.

Seguimos :)

HombreRevenido dijo...

Dos cosas. Primera, yo he retomado el blog y apenas llego a leer. Pero encontraré la rutina para hacerlo. Y curiosamente pensaba el otro día, tengo que escribir sobre eso.

Pero claro (segunda cosa) tu post afronta el tema mejor. En lo primero que he pensado al leerlo es que los años del blog son como años de perro.
Con más de 10 años estamos en la cuesta abajo, moviendo la cola trabajosamente y pasando muchas tardes durmiendo junto al radiador.

Maria Galvan dijo...

Feliz cumpleaños! Ya también te sigo leyendo.
Un beso fuerte

sonia dijo...

¡¡¡Gracias a ti,Moli,por hacernos más agradable la existencia!!!
!!Felicidades!!

Lo+ dijo...

felicidades y muchas gracias. Ya no casi no comento pero sigo leyendote. Me encanta.

Anónimo dijo...

Buenas.
Soy de las/los que te leen y no ha comentado nunca. Soy de las que observa y habla poco.
Me encanta tu blog. Entro de vez en cuando para ponerme al día con tus entradas del mes. Ya no lo miro cada 2-3 días, así me aseguro que siempre voy a poder disfrutar de una historia divertida, unas interesantes reflexiones, recomendaciones literarias, etc.
Soy de las que te pilló con el blog empezado, y fue leyendo hacia atrás todas las entradas. Y de las que se ríe sola al leerte. Y de las que admira tu capacidad para escribir sobre el tema que te propongas. Y hacernos pasar un rato agradable (en otras ocasiones sentir tu tristeza), y recordar historias de tu familia y amigos como si formaran parte de nuestro entorno.
Soy de las que ha ido a la presentación de tu libro y ha puesto cara a los protagonistas de esas historias.
No sé si llegaré a atreverme con David Foster Wallace, pero sigue escribiendo el blog, también por nosotros.
Un abrazo virtual,
Nuria

Anónimo dijo...

Hola Moli, te llamo así, porque ya formas parte de mi vida con tus escritos. Empecé a leerte por casualidad y me río y lloro, según qué caso, con todo lo que dices...normalmente identificada con lo que nos cuentas, sobremanera en caso de los adolescentes, y eso que mis adolescentes son algo mayores que las tuyas, pero veo que son de libro...
Eres divertida, seria, actual, soñadora y a la vez realista, escribes genial, más que genial, escribes perfecto.
Espero poder seguir leyéndote otros once años más, no nos dejes, somos muchos los que te leemos y callamos.
Muchas gracias por mostrate a nosotros a través de este blog antes, ahora y esperemos después. Un besazo