jueves, 18 de octubre de 2018

El timo de las experiencias interesantes

Mi maravillosa profesora de inglés me cuenta que se va a la India a hacer yoga. Es una loca del yoga y se lo toma muy en serio. Por ejemplo, me ha contado que necesita por lo menos tres horas para poder hacerlo bien. Además para practicarlo y concentrarse no puede tener ni la tripa llena ni mucha hambre porque por lo visto estar saciado o hambriento son estados incompatibles con el yoga. (Otra razón más por la que tengo mis dudas sobre el posible encaje que el yoga y yo podríamos tener como pareja). La cuestión es que se va a la India a hacer yoga y viajar por el país. Me comenta que está pensando en irse a dormir al desierto aunque hará frío y puede que  no sea la mejor época pero que, a lo mejor, es una «experiencia interesante».

¿Y esa cara?–me pregunta al ver mi expresión al otro lado del Skype. 

Ahora todo son experiencias. Experiencias gastronómicas, sensoriales, intelectuales, artísticas. Antes comíamos, sentíamos, leíamos, viajábamos, escuchábamos conciertos o veíamos una peli, sufríamos. Ahora experimentamos, hasta a las enfermedades las llamamos experiencias. «¿Fue tu depresión una experiencia que mereció la pena?» La experiencia como eufemismo supremo, como velo embellecedor de cualquier realidad de la vida.  

Voy a crear una plataforma en contra de las "experiencias". Me opongo con firmeza y determinación al uso, abuso y mal uso de la palabra “experiencia”. Yo no experimento nada, a mí las cosas me pasan, me suceden, me arrasan, me tocan de refilón, me sobrepasan, me destrozan, me cabrean, me sumen en una alegría inmensa o me causan pena infinita pero no las “experimento”. De lo que hago, como, pienso, leo, en suma de lo que escojo vivir o de lo que me cae porque sí (llámalo destino, azar o Dios con su varita mágica) aprendo o no aprendo, me arrepiento o lo disfruto, lo aborrezco o lo deseo o me deja indiferente pero no lo experimento. 

La experiencia, en singular, es un grado se decía antes. Decíamos de alguien que tenía mucha experiencia cuando había vivido mucho, cuando a base de repetir siempre lo mismo, de trabajar toda una vida en una misma tarea o estudiando un tema había adquirido una sabiduría, una maestría, un saber hacer. Ahora no. Ahora ese tipo de experiencia se desprecia porque lo que se lleva es el cambio, ser "rompedor", saltarse los esquemas, mirar/hacer/ver las cosas de manera diferente, lo que mola es la exaltación de las experiencia como fenómeno singular y único. Tener una experiencia y saltar a la siguiente. De experiencia en experiencia y tiro porque me toca.  

¿Tienes experiencia de más de veinte años dando clase? Mal. 

¿Son sus clases experiencias intelectuales interesantes? Fenomenal. 

Un paso más allá de las experiencias están las  “experiencias interesantes” que me parecen una cumbre de falsedad y engaño. Tengo la teoría, bastante comprobada,   de que cuando alguien dice de algo que ha sido una experiencia muy interesante ya sea un libro, ir a dormir en el desierto, dar una charla en un evento, hacer un viaje o asistir a una reunión, en realidad, quiere decir «antes que repetir esto me arranco las uñas a bocados pero como no quiero decir que me equivoqué te digo que es interesante» ¿Por qué creo esto? Porque la palabra interesante es tan neutra que resbala, es tan inútil que cuando de verdad algo suscita interés, curiosidad o ganas de más siempre le ponemos un calificativo “muy interesante”, “Super interesante”, “interesantísimo”.  

«Ha sido/ será una experiencia interesante” es siempre sinónimo de ojalá no tuviera que hacerlo, ojalá no lo hubiera hecho. ¿Por qué lo creo? porque se puede aplicar a cualquier tipo de tortura «en el colegio me pegaban pero fue una experiencia interesante», «el restaurante fue carísimo y un timo pero fue una experiencia interesante», «como película es un tostón pero fue una experiencia interesante sentarme durante 3 horas a ver un plano dijo de los pies del director». 

«Una experiencia interesante» es siempre una mierda pinchada en un palo, algo que si es posible es mejor evitar. Cuando alguien hace algo que le gusta mucho, cuando alguien disfruta de lo que hace, come, lee, escucha, ve o lo que sea, jamás dice que fue interesante. Decimos «no sé como explicártelo, me dejó alucinado, fue increíble» o «te lo recomiendo muchísimo, te va a encantar» o la cumbre del entusiasmo «ojalá hubieras estado allí».

Ya os contaré si mi adorable profesora durmió en el desierto o no. Stay tuned. 

20 comentarios:

Laura dijo...

jajajaj la vida esta llena de experiencias interesantes.
un placer leerte. saludos.

Ana R Aguero dijo...

Bravo!!! Qué bien visto y qué bien escrito

Portorosa dijo...

Muy bien. Y gracioso.
Besos.

Anónimo dijo...

Definición
Sustantivo femenino. Este vocablo se refiere de un hecho de haber presenciado, contemplado alguien algo. Práctica o costumbre prolongada que se puede proporcionar el conocimiento o la destreza de realizar algo. Conocimiento de la vida cotidiana adquirido a través de alguna eventualidad, situación o situación de manera vivida Suceso que se vive y que se puede aprender algo.

Sacado de diccionario.

Anónimo dijo...

Jajajaja! Siempre he pensado lo mismo, no has podido describirlo mejor. Experiencias interesantes, ¡pufff! ¡Qué perezón!

NáN dijo...

Cuando los de mi generación éramos jóvenes queríamos "vivir" fuera de los límites estrechos que nos imponía la sociedad. Vivir expresa una idea de intensidad. Compro eso. Experimentar me suena a algo semejante a degustar. Hay que estar muy extragado de la vida para dedicarte a "experimentar a ver qué pasa". Tienes toda la razón (como prácticamente siempre últimamente): experimentar en la vida, en lugar de vivirla, es una filfa.
La experiencia sería el poso que te deja una vida vivida al máximo de profundidad.

Anónimo dijo...

¡Tu profesora parece muy valiente y inspirador!

Alicia dijo...

Ainnnssss, pos yo por lo que veo no tengo experiencia de ná interesante...me bajo de la vida!

Anónimo dijo...

Pues yo no estoy muy de acuerdo; veamos que dice el tumbaburros.

experiencia
Del lat. experientia.

1. f. Hecho de haber sentido, conocido o presenciado alguien algo.


vivir1 Conjugar el verbo vivir1
Del lat. vivĕre.

1. intr. Tener vida.

2. intr. Durar con vida.

3. intr. Dicho de una cosa: durar.

4. intr. Pasar y mantener la vida. Francisco tiene con qué vivir. Vivo DE mi trabajo.

5. intr. Habitar o morar en un lugar o país. U. t. c. tr.

Yanko Iruin dijo...

Yo que tú, cambiaba de profe de inglés. Por si acaso. No vaya a ser contagioso.

liebregris dijo...

Uf! Que alivio!!! No sabes la alegría que me ha dado leerte.
Estoy hasta el moño de la palabra interesante y de si la
ensalada interesa o no, o de si el ladrido del perro del vecino
es interesante.
Parece que si no se dice "me interesa" o "no me interesa",
nada tiene importancia.
Por fin un poco de cordura. Gracias!!!

el convincente gon dijo...

A mí me pone enfermo la expresión "gestionar emociones".

Ana-Cestaland Ana Monente Mozaz dijo...

jajajaja...
me he reído con este post.
Y me siento "pillada". Yo describo mi año de Erasmus en Escocia en tercero de carrera como "interesante" cuando fue un horror extremo!!!

Pero es que queda fatal decir que tu erasmus no fue un cúmulo de experiencias súper divertidas sino que la mitad fue un asco...

Anónimo dijo...

Me parece que te has hecho un lío fosco y acaba por no tener mucho sentido lo que dices. En tu cabeza imagino que sí, claro... Es como si me pongo a explicar mi teoría sobre la última experiencia interesante que tuve.
¡Saludos!

Anónimo dijo...

Genial texto. Experiencia interesante es marketing total. Tambien creo que es para gente que tiene tiempo y no sabe que hacer con el.Yo con mi vida ordinaria ya estoy bastante sobrepasada, y vamos, que me descojono con el concepto. Por otro lado seguro que tu profesora es una guiri encantadora, un alma de cantaro total.Gracias Molinos!

María dijo...

Lo que más nos enseña a vivir son las experiencias duras, las malas, las difíciles. ¡Esas sí que enseñan!
Me gusta como escribes, un beso (aunque sé que consideras estúpido esto del cariño anónimo...)

Julieta dijo...

¡¡¡Bravo!! Pensaba que eran sólo los ingleses los que abusaban con eso de ‘interesting’ (y no me hagas hablar de ‘nice’) pero como se nos va pegando todo mi conclusión es que cada vez se usa más como anglicismo, fíjate, pues hemos acabado igual!

valpertuna dijo...

Coincido con tu enfoque.
Envidio como lo expresas.

Raquel dijo...

Genial!!

Irene dijo...

Y si esas "experiencias" las publicas en Facebook/Instagram/Twiter/etc poniendo morritos en las fotos, ya son lo más.

Yo espero que mi más interesante experiencia este fin de semana sea aburrirme. En serio, necesito aburrirme, aunque sólo sea media hora.