viernes, 29 de junio de 2018

A ti, lector.

http://bioluminess.tumblr.com/post/137134408269/i-like-the-in-betweens-i-like-the-time-it-takesEy, tú, lector que busca mi última actualización y al no encontrarla murmura «ya no escribe tanto como antes». Tú, lectora, que me regañas un poco en las presentaciones, al conocerme, porque echas de menos cuando escribía casi todos los días. Tú, lector, que al leer en Twitter la historia de mi compañero de Ave que gritaba por el móvil «¿Sabes lo que es la época azul de Picasso? Vale. Pues consigue un Picasso de la época azul que tengo un inversor que nos dará cincuenta millones de euros» te has quedado como yo, queriendo saber más. ¿Quién era ese hombre? ¿Había una cámara oculta en mi vagón? ¿Cómo se puede no saber lo que es la época azul? Quizás, como yo, hayas llegado a la terrible conclusión de que ese hombre vociferante e indiscreto ni siquiera sabía quién era Picasso. A ti, lector, que llevas días y días dejando comentarios y preguntándote qué pasaba con ellos, si es que yo, la bloguera, había decidido suprimirlos, te debo una explicación. Blogger había estado secuestrando todos los comentarios y yo, inmersa en la vorágine de correr de un lado a otro, y sometida a la idea de que la gente ya no lee blogs, solo ve vídeos en Instagram y lee hilos en Twitter, creía que había vuelto a los inicios del blog, a cuándo escribía solo para mí. Ayer, gracias a P, me di cuenta del secuestro y a las doce de la noche, en pijama en la penumbra de mi salón ,liberé todos los comentarios retenidos y comprobé que somos como la irreductible aldea gala, yo sigo escribiendo y vosotros, lectores, seguís aquí, leéis y decís cosas. Tú, lector anónimo, que me escribes para decirme que ya no es lo mismo, que ya no te gusta lo que escribo y que te vas, adiós. Tú, lectora, al que me gustaría poder contarle cómo eran los dos hombres, chicos jóvenes, que ayer en el Ave de vuelta a Madrid pasaron todo el trayecto hablando de filosofía del derecho y de los valores morales sobre los que debe asentarse la democracia para poder llamarse así. Me gustaría poder contarte que en un primer momento pensé que había una cámara oculta y, después, que nunca en mi vida había estado tan cerca de ver a dos filósofos charlar y debatir ideas. 

A ti, lector, descerebrado, fiel u ocasional, antiguo o recién llegado, aburrido o extasiado, entusiasmado por el Mundial o repudiador del fútbol, tengo que decirte que pensé en escribir en el tren, me llevé el cuaderno, la pluma, un lápiz. Tenía mesita, ventana, tiempo... y no fui capaz. Leí, dormí y pensé, mientras miraba por la ventana, que quiero vivir en una de esas casas que sólo se ven desde un tren. 

Quiero decirte, además, que escribo todo lo que puedo, sobre todo lo que se me ocurre y que trato de hacerlo lo mejor que me puedo. Que cuanto más leo más consciente soy de mis carencias y que me enfado por no saber hacerlo mejor. Quiero decirte también que no siempre va a gustarte lo que escribo ni cumplirá tus expectativas. Quizás no te haga reír cuando querrías reírte y te haga llorar cuando jamás lo pretendo. Quizás te interese un pimiento lo que cuento o quizás querrías saber más...No lo sé. 

Yo escribo y tú lees. Gracias.   


15 comentarios:

Albert dijo...

Ya me extrañaba. Últimamente apenas dejo comentarios en el blog, aunque sigo leyéndolo. Pero en el de las lecturas de mayo sí dejé y me escamaba que tardara tanto en aparecer.
Este comentario, por cierto, lo estaba dejando en twitter, pero al final he pensado que era más coherente escribirlo aquí.
Tu libro ya está en cola. En cuanto acabe de escalar (o de llegar al fondo, no sé) Solenoide me pondré con él.

Anónimo dijo...

"dos hombres, chicos jóvenes, que ayer en el Ave de vuelta a Madrid pasaron todo el trayecto hablando de filosofía del derecho" No sé si catalogarlo de cuento de hadas o de fantasía erótica, XD

A.

Anónimo dijo...

Gracias por estar ahí.... llevo tanto tiempo leyéndote que no concibo entrar en mi ordenador sin verte.... muchas gracias a ti, que me has hecho reír y llorar.

Eva

Vicente Carrasco dijo...

La gente ya no lee blogs porque la inmensa mayoría de los que tenéis capacidad para hacerlo lo han dejado y ya no escriben, se limitan a Twitter que tendrá muchas ventajas (supongo, yo apenas lo uso) pero que desde luego para leer, lo que se dice leer, algo interesante, no es.

Es normal que escribas menos, ahora tienes una incipiente y prometedora andadura por delante como escritora y eso te quita tiempo para el blog, pero que sepas que seguiremos entrando esperando encontrar un texto nuevo, aunque sea de esos que nadie lee...

Marta Pilar dijo...

Gracias a ti, Escritora...

Javier de Gregorio dijo...

Desde el anonimato, sigue.
Saludos,
JdG

Tita dijo...

Post de Moli, fiesta.
Como cuando hay cena rica.

Carmina dijo...

Qué alivio.En dos ocasiones últimamemte te había dejado comentarios y como no aparecieron pensé que no habían pasado la moderación y pensé "Snif, hay algo en los comentarios que a Moli no le ha gustado o quizás le ha molestado. Por otro lado imaginé que Blogger estaba funcionando mal porque en el mío dejaban comentarios y no me llegaban los correos de aviso. Y no relacioné ambas cosas llegando a la conclusión de que a ti te podía estar pasando lo mismo. "

Ya podemos seguir escribiendo ambas Ole, ole.

Aqua Morado dijo...

Es un gusto saber de ti cuando escribes, sea seguido o no. Gracias por acompañarnos en nuestro caminar y por mostrarnos tu manera de ver la vida.

Anónimo dijo...

Y yo te leo y te releo. Desde hace años y me sigue gustando tu blog. Y como no me acuerdo de mi contraseña de google tengo que ser anónima.

Anónimo dijo...

Yo te sigo desde hace poco, pero siempre es un placer leerte.
Por favor, no dejes d escribir !!!!

Anónimo dijo...

No sé si el lector anónimo que nombras soy yo, pero no me he ido porque me ha alegrado volver a ver comentarios. Me gustaban más los Maternity y las historias de fiestas pero entiendo que un blog vaya cambiando. No pongo el nombre porque me resulta un rollo poner el mail... Soy chica y me llamo RaquelSaludos.

Monica dijo...

A ver si lo consigo, a enviar el comentario me refiero, no soy muy tecnológica yo, ni muy de tweeter, ni de facebook... ni de toda esta nueva forma de comunicarse en las redes. Y sin embargo, en medio de esta locura, surgen a veces voces como la tuya. Tan cercana siempre, en ocasiones divertida (lo que me he reído con algunas entradas), tan entrañable otras, curiosa, clarificadora, triste, energizante ...no se, supongo que según el día y el momento, apetece una historia bonita, un grito, una queja, un sarcasmo un lamento y así lo vas escribiendo y así lo vamos recibiendo nosotros. Es una delicia leerte.
Yo no suelo dejar comentarios, quizá sea un poco egoísta, recojo tus historias sin contraprestación alguna pero después de leer esta entrada si quería aportar un granito. No se si tenéis un recuento de la gente que entra en el blog, sin dejar comentario alguno pero hay muchos como yo, que te disfrutamos en silencio. No dejes de escribir, nos encanta.

molinos dijo...

Muchas gracias Mónica por tu mensaje y por salir del anonimato. A los que escribimos también nos hace ilusión leerlos.

Gracias, también, a todos.

Alma dijo...

Gracias, siempre, por todo y por todas y cada una de tus entradas; y gracias por actualizar en FB ;-)