lunes, 22 de enero de 2018

Prisa

Ray Oranges
Prisa porque acaba el día. Prisa porque sea mañana. Y pasado mañana y la semana que viene y el mes siguiente. Prisa para ponerme a leer. Por irme a dormir. Prisa por llegar. Prisa al marcharme. Y al despedirme, hagámoslo corto. Prisa porque llegues. Prisa porque sea viernes, prisa porque llegue el lunes. Prisa porque sea día uno y después treinta y uno. Prisa por acabar la línea, terminar el párrafo. Prisa por pasar página. Prisa por saber cómo termina un libro y prisa para empezar un nuevo. Prisa por acabar un artículo del New Yorker. Prisa porque crezcan y se vayan. Prisa porque vuelvan. Prisa porque hierva el agua, se haga el café, salte la tostada. Y para untar la mantequilla antes de que se enfríe el pan. Prisa por tener todo recogido y por terminar de recoger. Prisa por saber qué hay de comer y qué cenaré. Prisa para hacer la maleta y para deshacerla. Prisa por reservar, sabiendo que puedo cancelar. Prisa porque me contesten, porque me llegue un correo. Prisa por responder. Prisa por llegar a la solución de un problema. Prisa para resolver, para dejar atrás. Prisa por olvidar, por echármelo a la espalda. Prisa por empezar y también por terminar. Prisa porque el agua de la ducha  salga caliente cuanto antes. Prisa por vestirme, por echarme la crema. Prisa al peinarme y al lavarme los dientes. Prisa por tener tiempo. Prisa en la peluquería, en el supermercado y en la gasolinera. Prisa porque termines de contarme  para que no te detengas en los detalles. Prisa porque se marchen y para que te vayas. Prisa para que termine la canción, el informativo o el capítulo. Prisa para llegar al final de la piscina, al último largo. Prisa al escribir a mano, acelerando poco a poco desde que poso la pluma en el papel y mis pensamientos, como los caballos al abrir el cajón, corren cogiendo velocidad, acelerando sin parar mientras mi mano intenta seguir el ritmo para no olvidar nada, para no dejar escapar ningún hilo. Prisa por encadenarlo todo, por construir la idea, por terminar el párrafo, por acabar el post. Prisa por comprender y prisa por terminar la partida. Prisa para apurar la copa de vino, las patatas de la bolsa y la tinta de la pluma. Prisa porque termine la lavadora y prisa porque suene el horno. Prisa por entender y porque me de igual. Prisa porque cambie el semáforo, porque llegue el día, 

cualquiera, 

el día en el que me paro

y digo

¿Dónde vas?

Para. 

Estás bien. 

Puedes parar. Dejar de correr. Estás a salvo. No tienes que escapar. 

Descansa. 


11 comentarios:

Sara M. dijo...

Alucinante. ¿cuándo vas a publicar algo?

Anónimo dijo...

Si que es verdad; todo el día corriendo y con prisas.....
Solamente en vacaciones y por lo menos a partir del 3 o 4 día soy capaz de cambiar el "chip" e ir más tranquila y disfrutar más de todo.
La vida moderna!
Pilar

Anónimo dijo...

Pues eso, así me siento yo. Bueno, peor que así porque no tengo tu brillantez para expresarlo tan bien. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Buah, me ha encantado Moli. Enhorabuena.

Anna

Tita dijo...

Que angustia, llevo el corazón en la boca de leerte.

Midfulness, es imprescindible. Aunque te de rabia.

Laura ivm dijo...

Cuánta razón... deberíamos recordar siempre que "la clave de la paciencia, es hacer algo mientras tanto".

Dionisio García dijo...

Como en el chiste. «Dios mío, dame paciencia, ¡pero dámela ya!»

Anónimo dijo...

Primero, felicidades por el post. Muy intenso, ilustrativo y con "final feliz"

Segundo, no sé si leíste "El descubrimiento de la lentitud" de Sten Nadolny. Muy recomendable!

Tercero, de acuerdo con Tita. Mindfulness, imprescindible!! (o por lo menos control a través de la respiración)

Después de nadar, ¿te tumbas en la piscina unos minutos haciéndote la muerta? si no te da tiempo, haz un largo menos, pero es algo verdaderamente reparador,,, y la mente, lo más en blanco posible :)

Y por último, qué suerte tu rapidez mental. Tu capacidad de discernir en cero coma, tu actividad frenética que no tiene tiempo de aburrirse o lamentarse... tu "sacarle tanto partido a la vida", con viajes, amigos, crecimiento personal... A otros se nos va por delante sin poder hacer nada para impedirlo. Un día, y el siguiente, y la semana y el mes y el año y el curso y los hijos. A otros la vida nos arrebata la vida, y nos quedamos a verlas venir.

Que disfrutes de tu actividad y si puedes, date un respiro de vez en cuando.

Enja

Anónimo dijo...

Cambiando "prisa" por "ansiedad", mi día a día.
Tata_keli

Máximo dijo...

Prisa porque vuelvan, nunca

Anónimo dijo...

Si Quieres "Que Me-Muera De La Risa, Moulinex.... Me Haras "Un Gran Favor°
Mi Mas-Ferviente Debilidad: Las Cosquillas!!
(Ahora Ocultalo!!)
Chao!!
Ysa,
Feliz Teenage Years!!🍒🍉🍒