miércoles, 15 de noviembre de 2017

Me gustaría

Me gustaría que la tristeza oliera, como las lentejas quemadas o el rastro de una vela apagada. Me gustaría ser capaz de olerlo y poder airear la casa, abrir las ventanas y librarme de esa sensación, que no me pillara por sorpresa. Me gustaría que las persianas de todas las ventanas estuvieran siempre levantadas y que nadie viviera bajo la luz de la lámpara de techo. Me gustaría que todo el mundo supiera que la vida con lámparas de ambiente es siempre más bonita. Y más acogedora. Me gustaría que las voces de las emisoras locales que escucho cuando viajo fueran, en realidad, de locutores de los años 50 que viven encerrados en una especie de cápsula temporal. Me gustaría que no me dieran miedo los planes a largo plazo y que los podcasts que escucho tuvieran episodios todos los días. O que la semana laboral acabara el miércoles. Me gustaría tener unos zapatos rojos y tres pares de zapatos de tacón que me encantaran. Me gustaría librarme de este miedo a morir que me ha entrado últimamente y que en el Ahorra Más vendieran tortas de aceite de Inés Rosales. Me gustaría, en el trabajo, discutir con gente que sabe y no solo con gente que trata de escaquearse. Me gustaría saber escribir ficción. Me gustaría que mi jefe me dijera "qué buena idea" en vez de "no es mala idea". Me gustaría no tener que encabronarme con él para que entienda la diferencia. Me gustaría no equivocarme con las preposiciones cuando escribo en inglés. Y que la luz que aparece en mi cabeza marcando la opción correcta cuando corrijo el texto se encendiera cuando lo escribo por primera vez. Me gustaría ir al cine una vez por semana. Y que no me diera pereza ir al ginecólogo. Me gustaría que mi móvil no me avisara continuamente de que me quedo sin espacio, sin batería, sin cobertura. Me gustaría que me dejara en paz. Me gustaría que todas las casas tuvieran suelo de madera y que el hule no se hubiera inventado. Ni los cubiertos de pescado. Me gustaría comer todos los días con la vajilla de porcelana que tengo guardada en un armario. Y saber quitar las manchas de los manteles. Me gustaría que los detergentes que dejan la ropa blanca de verdad dejaran la ropa blanca. Me gustaría ir a trabajar con mi guerrera de la II Guerra Mundial y poder decirle al tío que nada a mi lado en la piscina que mete mal el brazo derecho. Me gustaría consolar a la señora mayor que siempre llora mientras se viste en el vestuario para volver a casa. Me gustaría recuperar un forro polar azul que Clara ha perdido aunque ella dice que lo que pasa es que no sabe dónde lo ha dejado. Me gustaría ser Katherine Hepburn y comer con Juan Tallón. Me gustaría saber hacer repostería y que las naranjas se pelaran con cremallera. 


10 comentarios:

Maman Bohème dijo...

Pues a mi me gustaría saber escribir tan bien como tú lo haces...

Me quedé con algo de lo que escribiste, esa señora que llora antes de irse a casa, que tristeza...
un abrazo
(hace muchísimo que te leo, nunca comenté antes, porque soy de poco comentar, pero realmente, escribes de maravilla, gracias!)

Anónimo dijo...

Sip... Yo también me quedé con ese detalle de la señora que llora en el vestuario para volver a casa. Imaginé varias historias tristísimas tratando de explicarla.
Será que murió su compañía doméstica (esposo, perro, hermana...) y en el vestidor recuerda que cuando llegue a casa no habrá nadie para acompañarla, para distraerla y para compartir los eventos del día?
Será que tiene una vida familiar horrible (marido agresor, madre con enfermedad degenerativa incurable, hijo con autismo severo...) de la cual escapa cada día con la excusa de laborar pero que triste e inevitablemente recuerda cuando está apunto de regresar a su tortura?
Y entiendo perfectamente la situación. Sentir pena por un desconocido, sentir la necesidad de ayudar o consolar esa tristeza que se desborda en otro, pero verse inhibido al pensar en que sería una violación a su privacidad, a su derecho a llorar.

Socretino dijo...

I wish I was a neutron bomb for once I could go off
I wish I was a sacrifice but somehow still lived on
I wish I was a sentimental ornament you hung on

The Christmas tree I wish I was the star that went on top
I wish I was the evidence I wish I was the grounds
For fifty million hands upraised and open toward the sky

I wish I was a sailor with someone who waited for me
I wish I was as fortunate as fortunate as me
I wish I was a messenger and all the news was good
I wish I was the full moon shining off a Camaro's hood

I wish I was an alien at home behind the sun
I wish I was the souvenir you kept your house key on
I wish I was the pedal brake that you depended on
I wish I was the verb 'to trust' and never let you down

I wish I was a radio song, the one that you turned up

"I wish", Pearl Jam

Carmen dijo...

Ay.., los planes a largo plazo y el miedo a la muerte. Me gustaría vivir en una sociedad más justa y más realista, donde aprendiésemos sobre eso desde niños, que todo es temporal, y masticar la pena como la alegría aprendiendo a vivir y no madurarlo a trompicones mientras envejezco. Me gustaría que los ídolos fuesen culturales y éticos y no futbolistas o poderosos sin muchos escrúpulos. Me gustaría que la demografía mundial no se equilibrase con guerras y enfermedades o desigualdad. Me gustaría no pensar nada de esto y ser feliz con cualquier cosa nimia.❤️

Fran dijo...

Me encanta leerte, Moli.
Gracias.

Marta Pilar dijo...

A mi también me encanta leerte. Gracias.

lo+ dijo...

Que la tristeza oliera , eso me ha enganchado. Comparto otros me gustaria, pero este es mi preferiodo. Poder verlo veni con el olfato y ponerle remedio inmediato.

Montse dijo...

Esa también soy yo... cómo me gusta leerte. Gracias

Dacia dijo...

Magnifico post....hacía tiempo que no condensabas tanta sensibilidad, humanidad y buen hacer. Un escrito para enmarcar. Para reflexionar. Para encontrar esa chispa especial en lo cotidiano y real. Gracias por escribirlo, Moli

Anónimo dijo...

Me ha encantado este post, que bien expresados tantos me gustaría que tenemos en nuestras vidas.