jueves, 26 de enero de 2017

La chica de la manta eléctrica

¿Dónde estará la chica que me sonríe desde la caja de la manta eléctrica? Ya no se hacen chicas de cajas como las de antes. Un momento, ¿se siguen vendiendo mantas eléctricas? ¿Por qué no duermo todas las noches con manta eléctrica? La rueda, las lentillas, los tampones y las mantas eléctricas. ¿Por qué no arden las redes sociales en loas a las mantas eléctricas? Creo estoy delirando. 

Lloro de sueño mientras me visto y me fijo en la chica de la caja. La foto es buenísima, sé exactamente como es el mueble de cajones de madera oscura que tiene colocado a los pies de la cama y casi puedo sentir el tacto de las sábanas porque por supuesto la rubia ni tiene ni sabe lo que es un edredón. Seguro que no salen chicas. ¿Cómo serán las cajas de mantas eléctricas ahora? 

Seguro que las cajas son blancas con grandes letras y un nombre técnico que intente hacernos creer que esa manta eléctrica ha venido directamente del futuro para resolver nuestros problemas. Yo no quiero una manta del futuro, quiero la manta DAGA y a la rubia sonriente. 

¿Dónde estará esa chica? ¿Cuando dejamos de llevar camisones de tirantes? Yo tenía camiones de tirantes, eran bonitos. Incómodos pero bonitos. Me fascina como aplicamos la incomodidad para algunas cosas y la obviamos para otras. Los camisones de tirantes han caído en el ostracismo pero la gente lleva sujetadores que le colocan las tetas rozando la barbilla. 

Almohadilla eléctrica DAGA. Cualquier comercial (ahora ni siquiera se llaman así, se llaman especialistas en marketing) del 2017 hiperventilaria con este nombre. Se me ocurren pocas cosas menos comerciales que esas tres palabras juntas. Ya lo estoy viendo.

Hola, quiero llamar a mi producto "almohadilla eléctrica DAGA"
Pero, pero, pero ¡eso es imposible!
¿Por qué?
Porque no generaría marca y expondría a sus potenciales compradores a pensamientos negativos. 
¿pensamientos negativos? ¿de qué habla? Si hay una rubia en la caja.
¡Almohadilla? ¿Por qué el diminutivo? Se imagina usted a alguien vendiendo una "sartencilla" o una "tacilla". 
—Oiga, vengo de comprar una cajetilla de tabaco.
¿De dónde dice que viene?
De 1973.

Daga. ¿Dario García? ¿Damián Gallizo? ¿De dónde saldrá ese nombre? Daga. Cuchillo. Puñal. Una corriente que entra en tu piel. ¿Una cuchillada da calor? Demasiado metafórico y poco pertinente. Me inclino más por Damian Gallizo. O, ahora que lo pienso, quizás la rubia era un amor italiano del inventor de la alfombrilla eléctrica. 

Imagino a ese hombre, enfundado en un traje marrón chocolate, fumando un cigarrillo tras otro que va sacando de su cajetilla de Ducados, mientras acodado en la barandilla de su habitación de hotel en Bari observa a una mujer que sale del hotel, se gira, le lanza un beso y se va. 

Si. Eso va a ser. La rubia del camisón de tirantes tiene cara de llamarse Danuta. El hombre de la cajetilla de tabaco quiso casarse con ella. Él era inventor, ella azafata y sus destinos coincidieron en una feria de pequeño electrodoméstico en el sur de Italia. Nunca más volvieron a verse pero él le puso a su invento el nombre de aquella rubia como si hubiera sido su mujer: Danuta Gallizo. 

Tengo que dejar los relajantes musculares.  



12 comentarios:

Anónimo dijo...

"Yo tenía camiones de tirantes, que eran bonitos..."

No querías, pero te salió así, y encaja perfectamente en este post... :)

Un saludo!

Anónimo dijo...

Yo el otro día en la mercería del barrio vi bragas de la marca "Jadea". Que igual es muy conocida, pero así como para nombre de ropa interior, no lo veo...

Amaranta dijo...

Tengo la caja de la almohadilla eléctrica Daga delante de mis ojos y ahora se llama Daga Flexi-Heat colors.
Y si es muy futurista. No hay chicas rubias

Sara M. dijo...

¡Yo sigo usando mi manta eléctrica! Lo mejor del mundo mundial...

Toy folloso dijo...

Estamos para mantas eléctricas, al precio que está la corriente....
¿Y esas botellas de agua caliente, de goma?.

Anijol76 dijo...

Tengo esa caja, claro.

Y habla por ti, yo sigo usando camisón de tirantes y ES cómodo.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Molo mucho el post de la enfermedad no es una guerra.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Molo mucho el post de la enfermedad no es una guerra. Este también. Pero ese más.

Pablo dijo...

precisamente hace 10 días o así me compré la manta eléctrica del lidl.
tamaño cama de matrimonio, ¡una gozaaada!. Y me suena que la caja no tenía señora, no. Mañana lo miro, que un no la he tirado.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmina dijo...

Yo no tengo manta eléctrica, sino uno de esos almohadones rellenos de semillas que se calientan en el microondas. Son efectivos, pero no sugieren historias de amor en un hotel italiano. Qué lástima

sonia dijo...

Ja,ja,ja,ja,ja...el comentario 2º.

Ojo con las mantas eléctricas y las mascotas.