martes, 26 de enero de 2016

Nada en común

Sé que no me leéis, sé que no me escucháis, sé que decís "qué graciosa, escribe" o "qué de tiempo libre tienes que puedes dedicarlo a escribir", y sé que no leeréis esto, pero no importa. 

Tengo una teoría sobre los amigos. Para mí los hay de dos clases, los que te haces porque te los encuentras y durante un tiempo compartes algo, y los que eliges tener y mantener a pesar de no compartir (casi) nada. Sé que estas categorías son confusas y pueden mezclarse pero, al final, la vida actúa como un cedazo y sólo quedan los amigos de verdad. Las otras amistades, los amigos circunstanciales aunque parezcan eternos, tardarán más o menos tiempo, pero al final se descompondrán en partículas tan pequeñas que se perderán por la rejilla de las circunstancias de la vida; en este caso de la mía. 

A los 42 años nos ha llegado ese momento o me ha llegado a mí. Ya no tenemos nada en común y lo que compartíamos se ha hecho tan minúsculo, se ha convertido en un polvo tan fino, que no me sirve para mantenernos juntas. Sólo compartimos un pasado remoto que ni siquiera elegimos nosotras, de clases, uniformes, monjas y profesores. Anécdotas que nos hemos contado y recontado mil veces, que nos han hecho reír hasta llorar pero que hemos desgastado hasta el tuétano. 

Seamos sinceras. Si no existiera whatsapp hace tiempo que nos hubiéramos perdido la pista completamente. Las niñas que fuimos compartían colegio, rutinas, preocupaciones, cambios hormonales, opiniones e ideas que ni siquiera eran propias, sino del grupo. Las mujeres que somos no compartimos nada; ni espacio físico, ni rutina, ni opiniones y, lo que es peor o para mí lo es y me ha llevado a dar este paso: no compartimos inquietudes ni intereses. De hecho, hemos tensado tanto la cuerda que sé que mis inquietudes os parecen ciencia ficción o directamente locuras, y yo ni siquiera creo que vosotras tengáis inquietudes. 

No, lo peor no es eso. Lo peor es que nos juzgamos mutuamente. Nada de lo que yo hago, digo o pienso os parece bien y, a mí, casi cualquier cosa que hacéis, decís o pensáis me saca de mis casillas. 

Esto no tiene sentido. Me siento como si hubiéramos tomado caminos opuestos desde un mismo cruce. Vosotras vais en una dirección y yo en otra. Nos gritamos cosas para no perdernos de vista pero cuanto más nos gritamos para no perder el contacto, más nos alejamos y más nos encabronamos. 

"No pasa nada". 

Sí, sí pasa. A mí si me pasa. No quiero seguir gritando ni encabronándome. Se lo debo a la niña que fui y a sus recuerdos; a las niñas que fuimos y a lo que compartimos. 

“Da igual. No te lo tomes así. Cada una aporta algo”.

No, no da igual. No sé tomarmelo de otra manera y no es verdad que nos aportemos. Solo nos restamos. 

¿Qué sentido tiene? Ninguno. Dejemos de fingir. 

Hoy es el día en que dejo de mirar en vuestra dirección, dejo de gritar, dejo de juzgar y de sentirme juzgada. El otro día me hubiera hecho falta un icono de portazo en el whatsapp; hoy ya solo digo "Os deseo lo mejor. Hasta la vista". 


49 comentarios:

Cristina Gomez dijo...

Molinos, ojala no nos abandones a nosotras tus nuevas amigas virtuales que compartimos tus inquietudes, que estamos para escucharte. Yo no siempre puedo hacer un comentario a tus posts, sin embargo los leo con mucho gusto. No todos tenemos suerte de tener gente inteligente cerca para platicar y compartir deseos y frustaciones.

ISA CRES dijo...

Curiosamente me ha pasado este año que acaba de terminar, una amiga, mi amiga, ha decidido cortar por lo sano sin dar más explicaciones. Y lo respeto, le estoy agradecida e intentaré no olvidarme de ella.

Lara Real Lema dijo...

Qué curioso Isa Cres, a mi también me pasó eso con una amiga hace unos años, desapareció de mi vida con mentiras y sin dar explicaciones porque encontró una pareja. Ahora lo respeto, pero tengo que reconocer que me costó asumirlo.
Molinos, me encanta como escribes, me veo reflejada en muchas de las situaciones que cuentas, y además lo haces tan bien! Me parece muy valiente reconocer que ya no hay nada en común y no tensar la cuerda hasta que la incomodidad sea palpable.

Bethelgueuse dijo...


Esas "amigas" no te leerán, pero tus fans te seguimos fielmente.
Cuando alguien no hace el más mínimo esfuerzo por tener algo de empatía contigo, en mi opinión no hay motivo para seguir luchando por esa amistad. Tardé mucho (y sufrí mucho) hasta que acepté la realidad.

Te vas a quedar casi igual...así que disfruta la ligereza de ese peso que te quitas de encima!

M.

Tu ex-editora que te quiere dijo...

No hay un espacio infinito en nuestro corazón para toda la gente que estuvo en nuestra vjda. La nostalgia está sobrevalorada. Y no me gusta volver al pasado , en busca de refugio. Es muy cobarde. El hoy es lo que tenemos, el ayer lo que tuvimos y el mañana. .lo que seamos capaces de ganarnos. Yo estoy y tu estás, aunque no nos hablemos. Y punto. Besos, xoxi.

Malos pelos dijo...

Yo tengo la sensación de que la amistad, en ocasiones, está sobrevalorada. Yo y una amiga defendemos la teoría del autobús, la vida de uno es un autocar al que va subiendo gente, unos se quedan todo el viaje y otros van bajando en diferentes paradas. Fantástico por lo que se quedan, y a los que se van estrecharles la mano y darles las gracias por lo vivido. Ya subirá mas gente a compartir travesía.
Yo tengo un par de amigas a las que no hace falta gritarles para mantener el contacto, no importa el tiempo que haya pasado desde la última vez que hablamos es como si acabáramos de tomar un café. El resto han ido subiendo y bajando del autobús, la vida va sucediendo así. Tengo claro que no me duele.

Adaldrida dijo...

Has descrito punto por punto lo que me pasó a mí, sólo que con veinte años.

Anónimo dijo...

Ay...
Por respeto a aquella niña que fuiste, y al tiempo que por circunstancias de la vida compartiste con aquellas amigas, me alegro de que no exista el icono del portazo.

Vete, pero por la puerta grande.
Vete, pero con una sonrisa tranquila.
Vete, pero que si un día quieres mirar atrás, o te las encuentras en la vida, quédate con aquellas risas y aquellos buenísimos momentos. Y ya está. No hay que tratar de sentarse en aquellos pupitres, ni de ponerse aquellos zapatos, porque sencillamente no nos caben. Hemos cambiado y crecido.

Un abrazo guapa, y gracias por un post que me va a dar mucho que pensar...
Enja

Sara M. dijo...

Vaya, lo siento, pero te comprendo perfectamente. Tengo una de esas, y ahora mismo se ha convertido en una de las personas más tóxicas en mi vida. El problema es que yo no puedo dar el portazo, porque hay más gente de por medio.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho lo que has escrito. Aprecio tu sinceridad y tu valor, porque no es fácil hacer lo que has hecho. Enhorabuena!

Yo por circunstancias he hecho algo similar con mis hermanas. Igual que tú, sentía que los caminos tomados eran opuestos. Me siento totalmente identificada en tu frase: "Lo peor es que nos juzgamos mutuamente. Nada de lo que yo hago, digo o pienso os parece bien y, a mí, casi cualquier cosa que hacéis, decís o pensáis me saca de mis casillas. "

Y solo nos quedan recuerdo comunes de la vida en familia, no precisamente felices para mi.

Y avanzando en mi vida, yo también he dado ese paso.

Gracias.

Hahinhoha dijo...

Yo corté con casi todas mis amistades circunstanciales a los 18 años, al mudarme para ir a la Universidad. Bastaron tres meses, de septiembre a diciembre, para saber a quién no pensaba volver a llamar al regresar a casa. Sin olvidar que aquellas amistades tampoco se acordaron de llamarme a mí... Entonces me dolió verme sola, pero ahora estoy encantada con no haber levantado el teléfono.
Saludos!

Anónimo dijo...

Esta amistad de la que habláis, es femenina. Os dais cuenta de que los hombres estas cosas así no las viven?

Un saludo a todas.

Anónimo dijo...

Me ha pasado lo mismo punto por punto. Pero a veces pensaba.. se les perdona todo como a los hermanos o casi.. eso unido al sentimentalismo arraigado de la niñez no volver a saber de sus vidas me parecía una mancha de tinta negra en mi corazon, una pequeña muerte.

Cuando discutes no hay respeto ni emociones comunes para que postergar el dolor.
Estoy segura que ellas no le han dado tantas vueltas como yo.
Pero cuando dentro de ti sabes que no hay retorno y que es lo mejor es porque es así.

Lo que sucede conviene y lo que no tambien.

Anónimo dijo...

Anonimo a los chicos les pasa igual, aunque no lo digan

Tata Keli dijo...

Hace más o menos un año decidí eliminar de Facebook a gente que sólo me aportaba negatividad, que sólo buscaban la carnaza del cotilleo.
No les echo de menos, ellos parece que se quedaron sin noticias que comentar e intentaron contactarme, a lo que dije que nain.

Carlos Moreno Serrano dijo...

Una de las ventajas de no haber tenido amigos en la infancia es precisamente no tener que hacer este tipo de criba.

Muchas veces me he preguntado cuantos amigos tengo y la verdad es que quizás tenga uno o ninguno. Conocidos muchos, pero aquí en Inglaterra, es muy difícil trabar amistad íntima. Aquí la gente no habla de sus cosas tanto como en España.

Un buen test para saber si tienes un amigo o no es si podrías viajar juntos, pasar unas vacaciones de una semana o más juntos sin volverte loco e intentar cortarte las venas.

Yo la verdad es que creo que tener amigos está sobrevalorado y requiere de muchísima inversión. Casi que prefiero tener conocidos agradables con los que compartir eventos puntuales.


molinos dijo...

Gracias a todos por comentar,

Cristina Gomez, no tengo planes de dejar de escribir. Todo son satisfacciones. Y los mínimos inconvenientes que pueda tener, que son casi inexistentes quedan compensados con creces. Eso no me ocurría ya con esas amistades.

Isa, eso he hecho yo. Sin acritud pero no tiene sentido perseverar en la agonía. Es mucho mejor amputar que esperar la muerte por gangrena.

Lara, gracias. Le di muchas vueltas al paso. Meses de intentar convencerme que no hacía falta darlo pero al final me estaba empozoñando y no era bueno ni para mi ni para ellas. Y además era innecesario.

Bethelgueuse, no me he quedado casi igual. Estoy mejor, más ligera y más tranquila y sin necesidad de emborronar los buenos recuerdos con la hostilidad diaria. Fuimos amigas, ya no. Pues a otra cosa. No pasa nada.

Exeditora. Yo te quiero más. Y tú yo somos amigas hasta la muerte. Nos elegimos para ser amigas y nos cuidamos para ello. Besazo.

Malos pelos, yo no creo que esté sobrevalorada. Yo soy una chica con suerte y tengo unos amigos increíbles con los que llevo desde que teníamos 10 años. Siempre suman, nunca restan. Discutimos, nos peleamos, nos llevamos la contraria pero siempre sumamos. Y ahora, con 40 años, somos conscientes de la suerte que tenemos. Esa amistad nunca se sobrevalora.
De las otras sí. Completamente de acuerdo con la teoría del autobús. Solo se puede tene un número finito de amigos y por eso hay que ir liberando espacio.

Adaldrida, yo he ido soltando amigos a lo largo de mi vida, ésta no es la primera vez, pero sí la primera vez que tengo edad para pensarlo, meditarlo y escribirlo.

Enja, estoy tranquilísima y con sonrisa. Fue bonito mientras duró y ya está. Sin más.

Sara M. Yo no lo siento, así es la vida. Empeñarse en otra cosa era absurdo. Es mejor para todos.

Anónimo, siento lo de tus hermanas, eso es más duro. Pero si era lo que tenías que hacer adelante, muchas veces nos empeñamos en cosas que ni tienen futuro y lo que es peor nos destrozan el presente. Y no sabemos la razón de ese empeño hasta que lo dejamos y nos damos cuenta de que no había razón.

Hahinhoha, mis mejores amigos son los que tengo desde los 10 años. Hemos pasado épocas de vernos menos, de hablar menos pero somos ahora más amigos que nunca y gracias a Whasapp nos pasamos el día hablando y ahciendo planes y nos vemos más ahora que cuando teníamos 15 años. Somos muy afortunados.

Anónimo, ya te lo han dicho pero no estoy para nada de acuerdo. Otra cosa es que no lo habléis.

Anónimo, yo no tengo nada que perdonarles. Son sus vidas, sus ideas y sus planes, tan buenos o tan malos ocmo los míos…pero tan diferentes que sé que si no compartiéramos un pasado remoto de recuerdos jamás en la vida nos hablaríamos. ¡Merece la pena la hostilización por un pasado de hace 25 años? No.

Anónimo, exacto. Ellos no lo dicen pero les pasa.

Tata Keli, yo es que FB no lo uso para nada de amistades…es una herramienta para el blog y poco más.

Carlos Moreno, no tener amigos es muy triste. Y como he dicho antes, tener buenos amigos jamás está sobrevalorado. ¿requieren inversión? ¿La requiere tener hijos? Depende a lo que llames inversión. Para mi, mis amigos son de las mejores cosas en mi vida, entre las tres mejores sin duda y me han salvado la vida.

Lou Perea dijo...

Ves, yo nunca compartí mucho con mis compañeros de pupitre, no me importó nada perderlos y no volver a saber de ellos hasta 20 años más tarde. Y ahora qué?, que tengo silenciado el grupo de Whatsup porque me aburren sus chorradas, sus "holis ", como si aún tuviéramos 15 años, no, la verdad es que no hay nada que romper porque no había nada que nos uniera, mientras el Whatsup sigue echando humo, yo a lo mío, como siempre.

Lou

ELISA dijo...

Qué razón tienes... suele pasar. A mí me ocurrió con una amiga con la que compartí mucho hasta que, me sucedió como a tí, me dí cuenta que íbamos en direcciones opuestas, después de nuestras respectivas maternidades, y estuvimos muchos años sin apenas contactar. Un día, ya nuestro hijos mayores e independizados, cogí el teléfono y volvimos a intentarlo, aunque sólo nos quedaban las vivencias lejanas. Duró poco porque mi amiga enfermó fatalmente y en cuatro meses se nos fue, pero pude acompañarla y despedirla. La vida es muy rara...

valpertuna dijo...

Reuniones de antiguos alumnos? No.
Volver a pueblos donde has trabajado? No.
Sólo te recuerda el del bar donde comía.
Cuando cesa la actividad que une,cesa la convivencia cada uno avanza por distintas direcciones y a distintas velocidades en distintos entornos muy difícil mantener la relación

Jesús Miramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tata Keli dijo...

Bien, digo Facebook como podría decir whatsapp, el hecho es borrarlos de mi vida. Gracias por responder, Moli.

Di Vagando dijo...

Parece ser que en alemán existe una palabra (q no recuerdo) q sirve para indicar q esa es "una persona q pasa en estos momentos por tu vida"...esa palabra indica la falta de permanencia, asume q las relaciones pueden ser pasajeras, sin traumas.

El tema de la amistad me toca mucho y por eso cuando escribí sobre el primer libro de E. Ferrante, la saga de dos amigas, en realidad escribía sobre mí. YO estoy con los q consideran q los amigos son de las mejores cosas de la vida. Pero yo he ido dejando bastantes por el camino, por aquello de q se toman caminos tan distintos q "nada en común" como dices.

Sobre lo de los british, es una queja común de los emigrantes aquí q nunca te haces completamente amigo de un british. Es más fácil con ingleses q están en pareja con extranjeros, encuentro.

Y lo último es q si de ninia y teen tenía esencialmente amigas, de adulta tengo más amigos o amigas-chicazo. Alguien ahí fuera me sabrá entender:o tengo mala suerte o los intereses de muchas mujeres de mi edad a mi alrededor no son los míos.

muxus

di

HombreRevenido dijo...

Me ha hecho gracia lo de que no te leen. Porque mis amigos de siempre tampoco me leen.

Lo demás ya no me ha hecho gracia, claro. Es algo jodido esto que cuentas. Pero las cosas son como son (soy un fino analista). No todo tiene los mismos cimientos, ni todos los monumentos de la antigüedad sobreviven para siempre. Y ya está.

Yo en el whatsapp hablo con la gente justo. Pero cada vez que entro a Facebook se me abren las carnes. Eso es el infierno de Dante.

Anónimo dijo...

Haces bien en soltar lastre. En mi opinión los amigos de verdad son aquellos con los que puedes estar relajado sabiendo que te aceptan como eres sin juzgarte ni envidiarte. No parece que cumplían estos requisitos.
Me gusta la teoría del autobús....

Elsa dijo...

Rompo una lanza (literal,eh) en favor de los amigos circunstanciales. No conocidos, coleguillas y demás. No, amigos con quienes pasaste tres buenos años en una ciudad o diez años perfectos mientras las circunstancias fueron propicias. En esos momentos te sirvieron de luz, apoyo y aprendiste artimañas impagables para la vida. Que no sigan contigo no les resta ningún valor. Si te cruzas con ellos, solo hay cariño y distancia. Pero sigue siendo bello, aunque ya no exista.

Anónimo dijo...

"Sé que mis inquietudes os parecen ciencia ficción o directamente locuras, y yo ni siquiera creo que vosotras tengáis inquietudes... Nada de lo que yo hago, digo o pienso os parece bien y, a mí, casi cualquier cosa que hacéis, decís o pensáis me saca de mis casillas". Copio-pego este trocito de tu texto porque es justamente lo que llevo un tiempo laaaargo pensando de mis amigas cada vez que en el wasapp suena un mensaje y me toca leerlo. Y de verdad que me sentía fatal por sentirlo así, porque las quiero mucho, pero que me saquen de quicio no es sano y la mayoría de veces es difícil ignorarlas. Este post me ha llegado como agua de mayo para sentirme un pelín más liberada de la culpa. Espero poder decir algún día "Hasta la vista, que os vaya bonito". Mónica.

Maribel dijo...

Me encuentro en el mismo punto que tú. No comparto prácticamente nada con ellas y parece incluso que disfruten llevándome la contraria y haciendo frente común contra mi sin racionamiento lógico. Ejemplo: les comenté que "La gran apuesta" me pareció un coñazo mortalmente aburrido y todas insistieron en que las críticas decían que la peli era maravillosa... id a verla y ya me contaréis, no me contradigáis a las primeras de cambio. Y todas empecinadas en lo rara que soy. Así nos pasamos el día en el cansino y prolijo grupo de wsp que tenemos.

Ya casi no participo, ya no digo nada y empiezo a vivir mi vida al margen de ellas... el final se acerca y le estoy viendo las orejas desde hace semanas.

No pasa nada. La vida me traerá otras compañías.

Anónimo dijo...

Seguro que nunca te leen??

Seguro que SI.

Ya veras esto lo leen

Anónimo dijo...

Yo creo que el ser humano tiende a ser bastante insatisfecho por naturaleza. Nos cansamos de estudiar, nos cansamos de trabajar, nos cansamos de los amigos, nos cansamos de los enemigos, nos cansamos de los maridos(incluso de los amantes que todos terminan abandonados), nos cansamos de no tenerlo, nos cansamos de los hijos, nos cansamos de las rutinas, nos cansamos hasta de no hacer nada...
Esto es el ciclo de la vida.
Nos entusiasmamos, nos cansamos, nos entusiasmamos, nos cansamos.
Y así sucesivamente.
Tras la fase de cansancio, que pasará por un punto álgido y apogeo de duración desconocida, vivirás la de entusiasmo
Gajes de este oficio de vivir...
Un post muy interesante y planteado con una sinceridad que abruma
Por cierto, lo del tema de los hombres no sabría por cual de las dos opiniones anónimas decantarme. Seguro pasan por las mismas fases, pero creo que lo afrontan de manera diferente.

Anónimo dijo...

Anonimo, pienso lo mismo que tendemos a cansarnos de todo.
Todo tiene su punto álgido y luego...
De saberlo deberíamos tomarnos todo con más folosofía.. pero parece imposible.

Anónimo dijo...

Creo que tienes una visión errónea de lo que son esas amistades del Colegio. Supongo que habría otras muchas compañeras con las que de verdad no compartiste nada y en cambio con las que tu escogiste en su momento , imagino que compartirías millones de cosas. Infancia, adolescencia, primeros amores, no se si mas allá de aquellos primeros amores. Si por lo que dices ya no coincides en nada, quizás deberías pensar y mirar un poco en tu interior. Eso de que no hay sitio para todos y hay que ir haciendo hueco no me parece muy acertado, el ser humano esta hecho para amar, y el amor es infinito , igual que el perdón. Sitio hay , asunto distinto es que no queramos tener al lado mas que al amigo fácil que te dice lo que quieres escuchar. El amigo crítico , es muy valioso. Cuantas veces no nos damos cuenta de nuestros propios errores por estar metidos en esa burbuja en la que nadie te critica.
Cuida a tus amigas , seguro que ellas están tristes si han leído tus palabras, seguro que te quieren como eres, con tus virtudes y tus defectos, deja tu corazón abierto , la vida es muy larga y estoy seguro de que os volveréis a encontrar en el camino, al fin y al cabo en tus 40 años de vida has seguido manteniendo el contacto con ellas.
No lo dejéis así , organizad un sarao y daros un abrazo.

Anónimo dijo...

Paso por aquí habitualmente, te leo porque me animas, porque si nos hubiésemos tropezado en algún rincón seguro que nos caeríamos bien, porque habitualmente pienso....coño lo habría escrito yo...si se me hubiese ocurrido claro...De hecho hay días en los que no hay nada nuevo y rebusco en tu archivo en busca de algo que no haya leído. No estoy loca, tranquila. Bueno, o sí. En todo caso éste último me ha hecho escribirte o mejor dicho. El último comentario, justo este que está por encima de mí en estos momentos ha hecho que me entren instintos asesinos impropios de una mujer que en tres días. Si, tres. Justo tres. Cumple 43 años. ¿Amor infinito e incondicional? Ni de coña, vamos. Y no, en el corazón no hay sitio para todos. Al menos en el mío que debe ser extraordinariamente pequeño. No pasa nada por decir hasta aquí. No pasa nada por decir, bueno chicos ya no tengo más que compartir. Las personas cambiamos, diversificamos, escogemos y lo lógico es que un día te des cuenta que hay gente con la que no te apetece estar, gente con conversaciones que no interesan y estilos de vida que no compartes. Gente que cree que solamente hay una forma, una opinión, un mundo.
Bueno que nada Molinos, que gracias por estar.

Rosa dijo...

Hola Moli,

Nunca comento pero siempre te leo. Este post me ha gustado mucho y me ha dado sensación de paz, aunque no parezca esa su intención. Hace tiempo un post tuyo también me tocó la fibra aunque me dejó mal cuerpo, era referente a la que tú llamabas “chusmilla de Montes”, y el buen rollo que había en vuestras reuniones. Yo estudié una ingeniería, en primero empecé a salir con un chico, y juntos nos rodeamos de una pandilla como la que en ese post describías. Tal cual. No sé si tendrá algo que ver con las carreras técnicas. Me dio mucha nostalgia ese post pues recordé cómo cuando empezamos todos a trabajar nos fuimos separando, aunque nos esforzábamos por seguir en contacto (por mail o SMS, no había whatsapp ni facebook). Ya entonces descubrí que fuera de la escuela, pocas cosas nos unían, empecé a discrepar de cosas que opinaban, hacían, ideas políticas, estilo de vida... mientras estudiábamos no me pasaba. En nuestra vida de adultos no me encontraba tan cómoda con ellos, pero eran mis (nuestros) amigos.

Tras 9 años de relación dejé a ese chico, que se apoyó en sus (nuestros) amigos, lógicamente. Yo era “la mala” de modo que tras algún café y alguna llamada de cortesía por parte de alguno, no volvieron a contactar conmigo. Ignoro si siguen en contacto con él, quizá no, pero eso no es importante. Sufrí bastante por eso en aquel entonces, me vi sola, añorando la pandilla que habíamos formado, y magnificando una amistad que ya intuía que no era tal, y lo he visto claro meridiano al leer tu post.

Hoy día tengo a mi marido, mis dos hijos, mis hermanos y buena relación con algunos compañeros de trabajo, consciente de que estos últimos no son realmente amigos. Estoy contenta con mi vida pero de vez en cuando echo de menos a mi particular “chusmilla de Teleco”. Ahora tengo más claro que nuestro destino iba a ser separarnos de todos modos, pues pocas cosas nos unían. De verdad que me he quedado más tranquila.

Coincido contigo en la importancia de la amistad, yo no he tenido mucha suerte en ese aspecto pero no pierdo la esperanza. Me gusta mucho tu blog, escribes muy bien y me arrancas una sonrisa generalmente. Muchas veces reenvío links a tus posts diciendo “esto quería decir yo pero no me salía tan bien”. Un abrazo

eroyuela dijo...

Enhorabuena por el artículo, Moli, aunque escribir esto te ha debido costar un huevo y parte del otro.
En mi caso, después de muchos años he tenido que clasificar a la gente en dos tipos: los que suman y los que restan. Entre los que suman están los amigos y estos son aquellos, no solo con los que compartes inquietudes o ideas (en mi caso no es necesario), sino quienes no te exigen "amistad" (que si no me llamas, que si tal que si Pascual). Puedo decir que cuento con un par de ellos, muy buenos, con más de 25 años de amistad a nuestras espaldas, pese a no tener nada en común, salvo que nos queremos y aceptamos tal y como somos, con muchas discusiones políticas y deportivas, pero sin reproches: somos amigos.

surya dijo...

a la mitad de mis amigas las veo porque yo me preocupo de llamar y estar encima. He decidido que ya me cansé. Dinamitar lo que no sirve no es un acto terrorista sino de sabiduria. Estoy contigo, a partir de una edad y habiendo peleado tanto tenemos que ser como poco autenticas...bravo

Carlos Jimenez dijo...

En Comala comprendí que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver

molinos dijo...

Lou Perea, yo compartí muchas cosas y durante muchos años después también pero ahora se ha acabado y para mí es mejor reconocerlo y dejarlo ir.

ELISA, yo no sé si dentro de un tiempo volveremos a coincidir y entonces será diferente. Puede que si o puede que no, pero creo que ahora, bueno no lo creo, para mí era mejor despedirme. Sin acritud y sin llegar a un punto en el que ya no hubiera ni respeto ni nada.

Valpertuna. Muy de acuerdo con lo de reuniones de antiguos alumnos o sitios donde has curado. Yo nunca voy a esas cosas, me parece artificial e innecesario. Otra cosa es encontrarte a algún conocido en otro sitio y por alguna extraña razón reactivar la relación pero partiendo de cero no alargando absurdamente una vivencia común de hace años.

Jesús Miramón, yo quiero muchísimo a mis amigos, con amor incondicional que no ciego. Lo he demostrado muchas veces escribiendo sobre ellos aquí y también en el día a día. Y ellos me quieren a mi, siempre lo digo soy una chica con mucha suerte.

Tata Keli, sí si..te había entendido. Gracias a ti.

Di, sobre Ferrante ya escribiré. A mi me parece que la relación que tienen ellas es enfermiza, pero bueno. Yo tengo muchos amigos hombres, muy amigos….y también mujeres. Creo que mitad y mitad más o menos pero tampoco ha sido premeditado, es como ha salido.

HombreRevenido, mis amigos de siempre sí me leen y se emocionan pero los muy cabrones no me lo dicen. O a veces sí. Yo es que en FB entro a lo que entro, a colgar cosas del blog y poco más. No me mola nada.

Anónimo. No defiendo esa opción como la mejor para todo el mundo pero para mí en este momento es lo mejor. La teoría del autobus es ciertísima, no se puede tener una cantidad infinita de amigos.

Elsa, yo estoy muy a favor de los amigos circunstanciales. He tenido y tengo muchos, gente con la que me rio, comparto cosas , experiencias y todo eso Guardo recuerdos maravillosos de amigos circunstanciales. Para mi el problema viene cuando los circunstanciales se enquistan como eternos y eso pasa mucho con los amigos del colegio porque fueron muchos años de circunstancias compartidas que cuesta mucho dejar de tener en cuenta a la hora de valorar lo que esa amistad significa.

Mónica, te entiendo tanto. Yo ya no podía más. Ánimo.

Maribel, a mi me encantó La gran apuesta :) pero no es una peli para todo el mundo. Entiendo perfectamente tus sensaciones. No pasa nada, las cosas se terminan y otras empiezan. Es mejor despedirse con respeto que acabar con todo pisoteado.

Anónimo, no suelen leerme. Esto sí lo han leído y no les ha gustado.

Anónimo, de acuerdo con lo de que nos cansamos de (casi) todo pero en este caso no ha sido por cansancio. Ha sido otra cosa.

Anónimo 2. A lo mejor nos cansamos porque somos incapaces de dejar las cosas a tiempo, porque tenemos miedo de soltar amarras de cualquier tipo y estiramos las relaciones, los trabajos, los hobbys, los sitios de vacaciones, las rutinas hasta que no podemos más y estallamos. A lo mejor.

molinos dijo...

Anónimo no se trata de nada de eso. Claro que las quiero mucho y son mujeres estupendas y maravillosas. Y yo soy estupenda y maravillosa como todos con sus cosas buenas y sus cosas malas. No se trata de que sean criticas conmigo y por eso haya dicho adiós. No se trata de eso para nada. Si digo adiós no es por su culpa ni por la mía….sencillamente las cosas se acaban y no pasa nada. Les deseo lo mejor en la vida de todo corazón. Y no, el amor no es infinito ni el corazón tampoco, al menos el mío. NI mis ganas de sufrir.

Anónimo “adicto”. Totalmente de acuerdo con tu comentario. Además es que no es ningún drama. Las cosas se terminan y ya está, y puede que la otra parte no lo entienda o le siente mal pero eso no invalida que para mi sea la mejor decisión posible.

Rosa, cuando las amistades se pierden sin querer perderlas o porque se hacen bandos es peor. Afortunadamente a mi eso no me ha ocurrido, mis amigos de montes que son amigos del Ingeniero siguen siendo amigos míos aunque nos veamos menos, y mis amigos siguen siendo amigos del ingeniero….ojalá encuentros nuevos amigos.

Ey Charlie, que bueno que viniste por aquí y que te ha gustado lo que he escrito. No se trata de compartir todo, ni de coincidir en todo….no es eso, es que no te juzguen ni juzgar tu cada cosa que el otro dice. Y muy de acuerdo en lo de amistades que no exigen pero que saben que estás.

Surya, para mi ha sido un acto necesario para mi tranquilidad. Gracias por el comentario.

Carlos Jimenez, yo no he vuelto al colegio, ese hilo parecía no romperse nunca pero ya se ha roto. No tengo intención de volver.

Gracias a todos.

Anónimo dijo...

Querida Moli, te entiendo perfectamente, menuda liberación debes haber sentido al seguir tu camino. A mí me ha pasado unas cuantas veces ya...esos desencuentros con viejos amigos ( desconocidos). Hace falta honestidad y respeto para quitarse de en medio. Has hecho lo mejor para ti y para ellas aunque quizá ahora no lo vean así. Piensa que igual estan acostumbradas a un tipo de relaciones en las que tú no quieres perder el tiempo. Es posible que lo que para ti sea una losa, para ellas sea lo normal. Hay que saber conocerse y quererse para cultivar relaciones que molan. No todo el mundo puede ( capacitado). No se debe pedir peras al olmo. Mejor cada cual hacer su vida. Yo creo que buenos/buenos amigos es difícil tener muchos. Cuando ocurre algo realmente dramático te das cuenta de quien está cerca de verdad y a veces, no son los que tú pensabas...Si uno se da cuenta antes de que ocurra un acontecimiento de esos que quitan las caretas a las personas, ¡mejor! Así vas más ligera. Un placer leerte ¡ gracias!

Lhotse dijo...

Creo que es el orden natural de las cosas. Cuando creces (no en edad pero sí en autoconocimiento y autovaloración) muchas cosas/personas se desprenden. Sin más. Simplemente se sueltan. Se toleran muchas "amistades" porque son de toda la vida. Cuando, en realidad, nada te une ya a esas personas. Pero esto no lo entiende todo el mundo. ¡Coño! si se monta cada una porque te quieras salir de un grupo de Whatsapp ¿te pasa algo? ¿te has enfadado? y hay que llegar a esa paz interior de poder decir: no, no me pasa nada, es que ya no me apetece estar ahí. Fin.

He dejado a muchísima gente en el camino, toda esa gente me ha aportado pero si no suman, no andamos de la mano. Mejor cada uno por su lado ¿no?

Cuando escucho a gente decir que sus amigos son los de toda la vida me quedo pensativa. Puede existir tal vez ese encuentro cósmico donde dos personas van transformándose a través de la vida y confluyen una y otra vez. Pero es una extrañeza.

No hay que tener miedo, o al menos tener el menor posible. Estar abierto/a siempre a que increíbles amistades estén por venir, o consolidar las ya existentes.

Gracias Moli :)

Carlos Jimenez dijo...

Ya se que no tienes intención de volver al colegio ......lo bonito es guardar aquellas amistades como lo que fueron y no pretender que cambien con nosotros

Anónimo dijo...

El comentario de Carlos es muy justo y certero pero con algunos flecos.
No pretendes que cambien contigo, pero no quieres instalarte en una relación con conflicto Cada vez que hay diversidad de opinión, se suceden las envidías y cotilleos. Y es lo que sucede habitualmente a las relaciones que empezaron en la niñez y que con los años llegan a estar muy viciadas.

Llega un momento en la que ya no son tan buenas ni tampoco las que eran y es mejor dejar ir.

Lo que le sucede a Eroyuela es dificil siempre en las discusiones de amigos eternos hay alguien que quiere quedar por encima o cree que está en posesión de la verdad o para discutir cualquier tema se enervan. Claro está acaban faltando al respeto por el exceso de confianza y eso es un desgaste horrible...

Es mejor darse cuenta aunque cueste romper que alargar la agonía.
Hay mucha gente en el mundo!!!

Anónimo dijo...

Te leo siempre pero casi nunca comento, pero esta entrada lo merece, y más habiendo leído el resto de comentarios, y ver que hay mucha gente que piensa como yo. Siempre he tenido una especie de malestar y culpabilidad porque he ido dejando amigos en el camino, no conservo ninguno de mi colegio ni instituto (si mantengo algún contacto cordial cuando vuelvo al barrio, pero nada más) . Pero siempre he defendido que si no he mantenido esas amistades ha sido porque no llevabamos el mismo camino, y durante tiempo yo intentaba que siguieramos ese camino, pero llega un punto en el que es imposible, ambiciones, inquietudes,gustos, pensamientos, acaban divergiendo y no puedes continuar, como bien dices mantengo amistad con gente que tengo poco o nada en común, pero por eso mismo, no nos exigimos, no solicitamos estar ahí de constante y simplemente cuando nos apetece quedamos nos contamos penas y alegrías y parece como si el tiempo no hubiera pasado.
Ahora mismo estoy en una situación parecida con amigas que lo son desde hace mucho tiempo, que hemos compartido muchas cosas, han sido mi familia, pero desde hace un tiempo mi camino ha tomado otro rumbo, desde hace tiempo he dejado de priorizar lo que quieren los demás por lo que quiero yo, y desde hace tiempo siento que no tengo nada que decir en ese grupo, nunca pensé que me fuera a pasar, pero está pasando, por un lado no quiero dejarlo, pero tampoco me puedo aferrar al pasado, y es curioso como siento más afinidad y más entendimiento con gente que conozco desde hace un par de años que con gente que he compartido tanto y que ahora mismo, como bien dices llega un punto que me sacan hasta de quicio.

Hay gente que viene , que va, que permanecen siempre o al menos mucho tiempo, y otros que aunque la distancia física sea enorme, siempre están contigo, da igual verse una vez al año que es como si no hubiera pasado el tiempo, que sabes que cuando necesites llamas y esa persona estará ahí. Y otras pueden estar a tu lado físicamente pero no entenderte ni tu entenderla s a ellas. y no tiene nada que ver con momentos duros o amistades sencillas como ha comentado el anónimo de que el amor es infinito, No , no lo es, no todo el mundo tiene cabida, y menos la gente que te exige amor, atención, amistad, presencia.

Después de haber leído esto, el sentimiento de culpabilidad que siento comienza a desvanecerse, aunque sé que en el momento que de el paso, seré la mala en todos los aspectos.

Anónimo dijo...

"y yo ni siquiera creo que vosotras tengáis inquietudes", esto es un poco cruel. Todos tenemos inquietudes aunque puede que las de otros nos puedan parecer superficiales, vanas o inexistentes; quizás es porque no hay la suficiente cercanía o empatía para conocer las verdaderas inquietudes de los demás.

Lo que llamamos amistad con frecuencia no es si no conocimiento superficial.

Si yo estuviera en el grupo del que te has "desecho" estaría bastante enfadado por el tono de esta frase.

molinos dijo...

Anónimo, gracias. Me he ido y me despido aquí de ellas porque yo necesito hacerlas. No las creo ni las siento mejores o peores que yo. Sencillamente yo no podía más y me he ido. Y ya está. Y sé que si me pasará algo dramático estarían pero no se trata de eso…sencillamente no podía más. Y era injusto para todos. Gracias.

Lhotse yo tengo amigos de toda la vida, amigos desde que teníamos 10 años. Hemos tenido épocas de estar más juntos y más separados pero son mis amigos , mis más amigos. Eso no quiere decir que no piense que en el futuro algo puede hacer que nos distanciemos pero por ahora lo son. Y otras cosas se terminan y yo necesitaba decir adiós. Gracias

Carlos Jimenez, yo no pretendo que cambien. No quiero que sean como yo, claro que no. Por eso me he despedido….porque seguir era destrozar el recuerdo. Ya lo he dicho, se lo debía a la niña que fui, a las niñas que fuimos.

Anónimo exacto. Yo no pretendo que cambien como yo, claro que no….pero si ya no nos sirve ¿qué sentido tiene? Y no quiero decir que las amistades tengan que “servir” pero cuando, además, te restan y a mi me hacían sentirme mal, prefiero decir adiós. Tampoco pretendo que lo entiendan, ni ellas ni nadie…pero era lo que tenía que hacer por mi y lo he hecho. Gracias.
Anónimo, completametne de acuerdo con todo tu comentario. Mil gracias.

Anónimo, es cruel porque lo has querido leer así. Lo que yo crea no quiere decir que sea la verdad, precisamente porque sé que es injusto pensar eso me despido. Porque sé que es injusto,igual que es injusto que ellas crean que soy una loca. No es verdad pero no podemos evitarlo, por lo que sea nuestros caminos se han separado. Yo creo que no tienen inquietudes y ellas creen que estoy loca…¿cuestión de empatía mutua? Si, claro que si. Pero esa misma sensación de falta de empatía y de conexión y de juzgarnos mutuamente y como mucho tolerarnos es la que me ha llevado a tomar la decisión. ¡Enfadadas? Probablemente pero no puedo hacer nada. He hecho lo que tenía que hacer por mí y por nuestra amistad pasada. Creo que lo he explicado bastante.

madia leva dijo...

He leído este post y me ha entrado un poquillo de pena. Pena porque me he sentido muy identificada. Yo tenía una amiga de la infancia que me costó mucho asumir que nuestros caminos no seguían la misma ruta. Intentamos no perder el contacto, quedar de vez en cuando como si no cambiase nada... Pero era todo como forzado. Así que hace un par de meses decidí dejarla ir de mi cabeza, o de mi corazón.... No sé de donde. Ahora sólo existe para mi en ese espacio de mis recuerdos de infancia. Y la niiña que yo fui sigue feliz con la niña que ella fue.

CiriKaerMorhen dijo...

Moli, leí este post cuando lo publicaste, y pusiste palabras a lo que llevaba pensando desde hacía mucho con respecto a una amiga. Hoy, al fin (después de casi un año dándole vueltas e intentando hacer de tripas corazón) reuní valor para decirle lo que pensaba y atajar de raíz una amistad que ya no llevaba a ninguna parte. Obviamente, no se lo ha tomado bien, hasta he llegado a sentirme un poco canalla, pero releer esto ha sido balsámico. Y, nada, simplemente quería felicitarte por escribir tan bien como para que me sintiera identificada xD

Anónimo dijo...

Gracias, no te conozco, no sé quién eres pero leerte ha sido como mirarme en un espejo. Gracias 😄.