martes, 12 de enero de 2016

Magia japonesa

Nos estamos volviendo completamente idiotas. Gilipollas para ser más exactos. Nos reímos cuando pensamos en la Edad Media y los charlatanes, nos reímos cuando vemos que la gente se traga trolas de todo tipo, nos carcajeamos cuando conocemos gente que cree que una crema hace milagros o que una pulsera cura y, por supuesto, nos sentimos por encima de todo eso. 

Ja. 

Hemos llegado a un nivel de imbecilidad colectiva que ya no hace falta que nos digan algo milagroso y completamente imposible para convencernos, para vendernos la moto, para dejarnos epatados y con la boca abierta, y mientras tanto desvalijarnos. 

No. Hemos alcanzado la cumbre de la estupidez y resulta que pagamos dinero a gente que no dice más que obviedades, generalidades y perlitas de cursilería con mensajes para hacer tu vida, tu casa, tu pareja, tu trabajo, en resumen tu existencia, "más feliz".  

La semana pasada y mientras disfrutaba de un desayuno en soledad con mi café, mi zumo, mi tostada y mi revista descubrí a la última charlatana vendehúmos. 


La maravillosa magia de ordenar que te cambia la vida, de Marie Kondo. 

Obviamente solo si Marie Kondo fuera Julie Trinos, cantara como los ángeles y tuviera dedos mágicos que al chasquearlos hicieran que las bragas se colocaran por colores esa frase sería verdad y tendría su gracia. 

Marie Kondo no es Julie Trinos ni se le parece. Es una japonesa con voz meliflua, rebequita en tonos pastel y sonrisita de robar pilas en los supermercados que se ha hecho de oro vendiendo ejemplares y dando charlas sobre, ¡tachán!, ordenar tu casa y tus cajones, doblar calcetines, bragas y sujetadores. (No la he visto doblar calzoncillos: Ni sujetadores de su talla, ahora que lo pienso) 

¿Tiene Marie Kondo un truco mágico para lo de las bragas que comentaba antes? ¿Sabe algún método por el que los tuppers no se reproduzcan en el armario? ¿Tiene una receta infalible para que los calcetines estén siempre ordenados, siempre encuentren a su pareja y no desaparezcan en la lavadora? 

NO, NO y NO. 

Marie Kondo tiene más jeta que un piano de cola y más morro que un oso hormiguero y se ha convertido en un gurú para millones de personas completamente imbéciles diciendo lo que las madres han dicho toda nuestra santa vida: 

- Pero pero ¿cómo tienes esta leonera? ¿Tú no ves que así no encuentras nada y todo está hecho un desastre? ¿Los cajones? Pero si tienes toda la ropa arrugada y así vas hecho un Adán. Y ¿los papeles? ¿Así, como vas a estudiar? Haz el favor de tirar todo lo que no necesites ahora mismo y ordenar el resto. No, no... nada de un cajón hoy y otro mañana. Todo de golpe. Ya verás como después lo ves todo mucho mejor y encuentras las cosas. 

Por supuesto la recursi de Marie no lo dice así, lo susurra con su voz de pánfila y su sonrisita de empujar ancianitas en la cola del autobús, y lo condimenta todo con unas gotitas de sabiduría oriental de garrafón para que las mentes idiotas se lo traguen:

- Ordena todo a la vez, así sentirás la magia de poner en orden tu vida y verás todo distinto. 

- Tira lo que no uses. Sujeta cada objeto entre tus manos y piensa ¿me hace feliz? Siente la conexión para saber si guardarlo o tirarlo. (Para esto, la absurda dice que no pongas música porque interfiere en el proceso... no he encontrado referencias a que diga que hay que hacerlo en ayunas y sin haber tenido sexo en una semana, pero seguro que también opina que es bueno).

- Antes de dejar el objeto en la pila de cosas a tirar, dale las gracias. "Queridos zapatos horrorosos que me regaló mi tía Prudencia y no me he puesto jamás, gracias por dejar sitio para mis nuevas zapatillas en el armario". "Querido libro sobre recetas con arroz y miso, gracias por haberme dado la oportunidad de saber que odio el arroz y no sé lo que es el miso". 

- Organiza una fiesta de despedida para las cosas que vas a dar. "Goodbye partie" lo llama ella, con dos cojones. Yo le digo, Marie ya que te pones hazlo a lo grande. Además de la goodbye partie, monta una procesión al punto limpio con sus pasos y sus nazarenos. ¿No querías mística? 

Marie, ("llamadme Konmari") no contenta con esta charlatanería y como es una profesional, mientras suelta todas estas perogrulladas hace juegos de manos. ¿Esconde cartas? ¿Hace desaparecer figuritas del kinder sorpresa que se reproducen por casa? ¿Consigue emparejar todos los rotus con sus tapas? ¿Ordena alfabéticamente los tarros de la despensa? 

No. 

Dobla camisetas, calcetines y sujetadores. 

¿De alguna manera especial? 

Sí, perdiendo muchísimo el tiempo, haciendo mucho el canelo y ¡atentos! transmitiendo a la prenda, en el momento en que está doblada, su agradecimiento y pensamientos positivos. 

¿Se puede ser más idiota? 

Sí. La pánfila de Marie se está ganando la vida. Tima a la gente pero se está buscando las habichuelas para comer (seguro que miso). Si viviéramos en un mundo de gente medianamente inteligente, Marie estaría doblando camisetas de cualquier gran almacén, hablándoles o no, pero ganando un sueldo por su trabajo. 

Como resulta que vivimos en un mundo en el que cada vez somos más infantiles, creemos más en un mundo mágico de luz y de color en el que todo es bonito y precioso y todo es felicidad y sonrisas... somos carne fácil. Estamos esperando que alguien venga con un "poco de azúcar" y nos diga que todo es estupendo y que con la ley del mínimo esfuerzo todo saldrá bien. Somos carne de cañón para estafadores, vendemotos, vendehúmos, charlatanes y prestidigitadores de las palabras huecas. 

Ordenar es un puto coñazo, pero hay que hacerlo. Y no, no te cambia la vida, con un poco de suerte encontrarás algo que creías que habías perdido. Tu criterio por ejemplo.  

A ver si espabilamos y empezamos a quemar brujas... apuesto a que Marie flota.  


47 comentarios:

Lady Boheme dijo...

Yo pensé lo mismo cuando vi el vídeo, que menuda gilipollez. Pero claro, si hay gente que compra agua a precio de oro para tratarse enfermedades, ¿cómo no van a creerse estas chorradas?

Pau dijo...

Madremíamadremía dime que estas idioteces no existen y te las estás inventando

Ana G. dijo...

Pues yo no he leído a esta señora, pero este verano pasado he tirado todas las cosas absurdas (incluso esos regalos feos de tías de tu marido) y ahora da gusto abrir armarios o cajones.

Anónimo dijo...

Pues ...no creo que esté timando a nadie. No hay engaño. Ella habla y la gente la escucha, o no.
No hay engaño.

Anónimo dijo...

Me parece una vendehumo, pero bueno, tampoco creo que haga mal a nadie. De hecho, a alguno le vendrá hasta bien ordenar su pocilga.

Echo en falta un despelleje de los globos de oro, reina...

Besos

Alber dijo...

Tengo yo minino el armario de los tupper!! Y eso que compré en IKEA un set bien majo perfectamente acoplables unos con otros!! Pues ni por esas!! Y se como tengo que ordenarlo, pero paso de hacerlo...al menos ahora, cuando se desparramen por la cocina hablamos!!

CiriKaerMorhen dijo...

Bueno, Anónimo, yo creo que tima a los que se creen que su vida va a mejorar por algo así y que un día abrirán los ojos y se sentirán gilipollas al ver que seguimos en crisis, ellos siguen en paro (si no están en paro, no me explico que saquen tiempo para esta memez) y el tiempo que han perdido con esta imbecilidad habría sido mejor invertido sacándose el carné de manipulador de alimentos. Por poner un ejemplo. Igual simplemente un día estás ordenando siguiendo este sistema, te das cuenta de que esas horas no las vas a recuperar y te atufas media botella de vino para dejar de sentirte tan imbécil.

Pero, vamos, que si alguien te hace creer que duplicar el tiempo con una actividad que solamente es útil y que no aporta satisfacción por sí misma te va a hacer sentir mejor contigo mismo, es un timo en toda regla.

Raquel dijo...

Uff, ¡menos mal que alguien lo ha dicho! porque la verdad, yo estaba ya entrando en fase de "soy raraaaa, no ordeno, no envuelvo los regalos en papel Kraft con lazo, no me hago sellos con frases motivadoras, no tengo una agenda llena de pegatinas..." La verdad, ese mundo rosita me tiene frita (Gloria Fuertes no lo diría mejor).
Tengo una amiga que podría ser la Kondo española, ordena que da gusto. Pero jamás, jamás nadie se podrá parecer a ella. Con eso se nace, y yo soy desordenada, por mucho que lo intente. Cambiarme o intentarlo es lo que me estaba generando estres.

Anónimo dijo...

Buenos días. No estoy nada de acuerdo con que nos estamos volviendo gilipollas. Te lo digo desde la cama y con fiebre, que ayer me resfrié porque era el día sin pantalones y fui medio en pelotas al curro en el metro de Madrid, tuiteándolo.
Por cierto, que entré a ver el despelleje de los Globos y me encontré esta envidia por el orden.
Saludos.

Noly dijo...

una sola palabra : GENIAL

Sara M. dijo...

Me regalaron el libro, pero no he sido capaz de terminarlo.
En algunas cosas si le doy la razón: hay gente que es la torpeza en si misma para guardar cosas. Yo he buscado "trucos" en internet mucho tiempo para ordenar cosas, y todo lo que encontraba era lo que ya hacía... Una cosa si me fue útil, la manera de ordenar las camisetas. En mi caso rebecas y jerseys finitos. Los tengo en un cajón muy grande y no los doblo dando veinte pasos, sino enrollados, y no se arrugan y los ves todos de un vistazo. Y lo que si me ayuda mucho a veces es ordenar, pero eso es algo psicológico, el orden físico conlleva orden mental (toma ya).
Definitivamente yo la contrataría. Pero para que les enseñara a mi marido e hijos a no desordenar lo que yo he hecho!!! A ver si tiene eggs...

Irene dijo...

Hola!
No me asombra que haya gente con la jeta de esta japonesa, ya está una curada de espanto. Pero sí me sigue asombrando la estupidez humana que hace que nos creamos todas estas cosas y además paguemos por ello.

Me sumo a los que entraron a ver el despelleje de los Globos (y si se tercia, el de los Premios Jose Maria Forqué)
Saludos!

HombreRevenido dijo...

Jajaja. Fascinante documental.
He de reconocer que a mí me parece una genialidad. A los timadores con clase hay que admirarlos. Hablarle a las camisetas, hacer fiestas para despedir a la chatarra... funciona porque la gente se aburre muchísimo.

Ahora bien, si en vez de japonesa fuera argentina, la terapia de "recoger" sonaría mil veces mejor.

Carmina dijo...

Me ha recordado a como yo escribía hace unos años. Gracias por recordármelo, MAESTRA.

Esperando el despelleje con ansia

Salamandra dijo...

Perdóname, querida amiga. Pero perder tiempo escribiendo sobre una tipa que hace perder tiempo, ¿no es una paradoja en sí misma?

Y yo, que estoy comentando en este mismo momento, no es como el el "metaperder" del tiempo??????

Seguro que sí. Voy a invaginarme sobre mí misma y desaparecer.

:-)

breadbimbo dijo...

Precisamente la semana pasada me hablaron de ella y pensé exactamente lo mismo que tú. Esto es ponerse y ordenar. Lo de toda la vida pero como lo cuenta una persona oriental, mola más.
Ah, y no has dicho que los calcetines NUNCA hay que hacerlos bola. Hay que colocarlos estiraditos. Si los pongo estirados necesito trece cajones solo para los calcetines. Así que lo que deduzco es que para aplicar sus enseñanzas milenarias necesito ser tonto, tener mucho tiempo libre y ganar una pasta gansa para tener una señora casa (y gastarla en sus libros/cursos).
Pues mira lo que te digo. Mi camiseta de primero de carrera, esa no la tiro. Me encanta y aunque no me la pongo nunca la voy a tener colgadita de su percha hasta el fin de los tiempos o hasta que se desintegre sola, lo que ocurra antes.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ELISA dijo...

A mi me da bienestar tirar lo que no sirve y ordenar, pero después de haberme pasado bastante rato estresada en el proceso. Yo creo que no hay que pasarse sólo evitar que el desorden nos domine y luego ya no haya sólución ;). No sé si me explico.

Pilar V dijo...

Me iba a tragar el vídeo, pero tras leerte mejor paso y me dedico a agradecerte el consuelo de saber que no estoy sola ante el inconcebible proceso por el que los tuppers se reproducen en el armario, si encuentras la cura, no lo dudes! Graba un vídeo y gana pasta, eso sí no olvides la rebequita.

molinos dijo...

Lady Boheme, es que nos estamos volviendo idiotas. ¿La magia de ordenar? Es un coñazo supremo, solo Mary Poppins lo hacia divertido y ¡era ficción!

Pau, te he dicho cientos de veces que no tengo imaginación.Si la tuviera lo mismo la de la foto con los sujetadores era yo porque me había forrado.

Ana G. Yo soy muy fan de tirar, de hecho estoy muy a favor y un par de veces al año hago una limpieza que alucinas de ropa, libros, papeles, juguetes. Es estupendo pero ni es mágico ni te cambia la vida. Es supervivencia.

Anónimo hay engaño, claro que si. Ordenar armarios no es mágico, los calcetines no sufren en la calle, y no se puede transmitir energia positiva a las camisetas. Ordenar no te cambia la vida ni aunque pagues 15 euros por el libro.

Anónimo, no me apetece hacer despelleje...

Alber, los tupers solo se ordenan cuando al abrir la puerta del armario salen despedidos. De esto ya escribí un post XD

Cirikaermohen, totalmente de acuerdo. Y además te cobra una pasta por su libro de "la alegria de ordenar" porque claro si lo llama "método para ordenar tus cajones" nadie lo compraría y pensaría que es una majadería pero como es una charlatana lo emapqueta bonito y te la mete doblada. Es un timo.

Raquel, la gente está idiota. Todo tiene que ser "bonito"....me pone mala el bonitismo absurdo. Yo soy ordenada pero sin extremismos ni bobadas...

Anónimo, ¿envidia por el orden? Ja.

Gracias Noly. :)

Sara M, nadie está diciendo que no haya que ordenar. Yo ordeno mis cajones, los de laz princesas, ordeno juguetes y papeles pero no tiene mística, hay que hacerlo para no sucumbir al desorden, no encontrar nada y hacer limpieza. Vamos, lo que decían nuestras madres sin memeces orientales.

Irene, pues lo siento pero este año me pasee por las fotos y no me inspiré asi que no habrá despelleje. :)

HombreRevenido, siempre pensando en lo único. No dejes de ver alguno de sus vídeos porque además la tia no habla inglés y yo creo que los traductores dicen lo que les apetece y mientras tanto ella dice "os la estoy metiendo doblada".

Carmina, no sé como tomarme tu comentario :) Ya he dicho que nohabrá despelleje.

Salamandra, con el tiempo que llevas leyéndome deberías saber que estoy muy a favor de perder el tiempo. Pero, pero, pero escribir el blog nunca es perder el tiempo para mi...es completamente terapeútico. :)

Bread se me ha olviddado contar el tutorial para doblar calcetines y lo que cuenta de la ropa de estar en casa. Y no he mencionado que Konmarie es soltera y sin hijos....Ja Ja Ja...a ver si con hijos iba a tener tiempo de perder 2 horas cantándole nanas a lasbragas

Luxindex, esa chica no es para ti, tu eres más de desorden, juerga, cachondeo, desenfreno, algarabía y buliicio. Lo tuyo es el vicio. :)

Elisa, en lo de que hay que ordenar estamos (casi) todos de acuerdo. Lo de la mística a 15 euros el libro es lo que me histoiliza.

Pilar V, mira el video porque te vas a partir.

Gracias a todos.

madia leva dijo...

Ay, si esa mujer ve mi cajón de ropa interior.... Parece un estante de bragas el día de las rebajas.

Marujaenindia dijo...

Yo te escribo desde USA donde este libro hace FUROR. Y tengo amigas que lo siguen tipo secta. Yo es que a los ocho años me pasé un mes castigada sin NADA de televisión, sin ninguno de mis juguetes y condenada a dormir siesta de al menos dos horas AMBOS días del fin de semana, por desordenada. No me volví ordenada (ni jarta): encontré la colección de Los Siete Secretos de mi madre y cuando me levantaron el castigo decidí pasar de ver la tele porque los libros eran mejores. A mí el (des)orden me cambió la vida. Filóloga Hispánica acabé, no te digo más.

Y a estas japos, que hablan como mosquitas muertas y visten como si fueran nenitas buenas que no han roto un plato en su vida pero luego son Dolores Umbridge... ¡¡a esas les daba yo un fin de semana de ordenar con mis becerros en casa!! a ver si la rebequita, la melenita y la vocecita seguían toditas en su sitito. Coñe.

Y los calcetines se hacen un rollito y se saca la parte de dentro para hacer una especie de bolsa, de toda la vida. A ver si no!

Mariela dijo...

Creo que veo la luz de un nuevo negocio... organice sus libros en el estante y sea feliz! a que te apuntas como socia y nos forramos.

Anónimo dijo...

Lux, chinorri rima con txantxigorri. Es una idea...

saludos,

Fdo. Aquel viejo blog marlei.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lo+ dijo...

Increíble. Y tiene clientes, y publica un libro. Y lo venden, lo traducen,..increíble.
yo para limpiar y ordenar necesito música con mensaje poco menos que subliminal y mucha marcha del tipo sobreviviré de Mónica Naranjo.

Lástima de despelleje pero tienes razón: sin inspiración es mejor dejarlo para mejor ocasión.

Tata_Keli dijo...

La clave es ordenar cuando el armario pasa de leonera a pocilga. Ese poético momento en que lo abres y sientes que se te va a tragar convierte en magia el posterior ritual de despedirse de los calcetines viejos y las camisetas con pelotillas... Vaya tontería, escribiré un libro sobre los sentimientos de un jersey desterrado.

Tata_Keli

Trescatorce dijo...

Te digo, soy desordenada hasta decir basta. Soy el caos personalizado, cuando hablo con otras mamás y ponen a sus maridos a parir, yo no me identifico con ellas sino con ellos. Creo que el orden está sobrevalorado, que con que ordenes una vez al año ya es suficiente para tu casa y para tu mente... No, en serio, me gustaría ser más ordenada, pero no lo he conseguido en la vida. Lo que no voy a hacer es comprarme un libro o pagar una charla de una tiparraca que le canta nanas a las bragas, que no me parece medio si. Y dar las gracias a las cosas que tiras? Me parece tan absurdo como fregar el suelo con agua bendita (hecho verídico).
Pero como en general la especie humana no ha evolucionado mucho, nos pasa que hay millones de idiotas que se creen todas esas tonterías y que además tratan a los que no nos las creemos como subnormales profundos.
En fin, que me voy a cerrar el mueble de la cocina a ver si no se caen los tuppers.
Besotes!

Anónimo dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo con lo que predicas, pero además me intuyo un poco más coherente... porque yo, salvo que es una loca demente histérica por el orden no sé nada más de ella ni del libro, ni ganas tengo de saberlo, porque no pienso leerlo. Entre otras razones porque como ese libro entre en casa y caiga en manos de mi pareja, que cuenta con la misma obsesión que ella, lo mismo decide que me tira a mi a la basura por ser yo el origen del cúmulo de zarrios. En tu caso creo que una crónica tan buena como precisa denota haber caído en las redes del libro...

Anónimo dijo...

es cierto que le mete demasiada mistica y que si no se repitiera mil veces lo que dice en toooooodo un libro no daria para llenar un articulo de los de "10 cosas que hacer si...*." PERO yo si creo que ordenar te cambia la vida

me gusta la casa lo mas minimalista posible y me crie con chusma muuuuy desordenada y acumuladora (de las de tener habitaciones clausuradas por caos), y he ido recuperando con los años una de sus casas y te digo que es maravilloso deshacerse hasta de libros (si, entiendo que los libros los consideren sagrados pero acumularlos cuando SABES que no los vas a usar no es valorarlos mas que donarlos a alguien que si). Una casa ordenada es otra cosa, y si todo lo que tienes son cosas que te gusta y no que guardas por pura inercia es una casa mucho mas comoda, que da menos trabajo de limpiar y que en cada rincon ves cosas que te alegran.


*TOOODO LO QUE DICE EL LIBRO.
- No ordenes por espacio sino por tipo de articulo (toooodos los libros de la casa a la vez, tooooda la ropa a la vez).
- saca de su sitio todos los articulos del mismo tipo al suelo.
- sosten uno a uno los articulos y elije LO QUE SE QUEDA en lugar de lo que se va(que lo segundo es lo que solemos hacer)
- es mas facil empezar por la ropa y mas facil aun empezar por la que no es de temporada
- en los cajones resulta mas practico guardar la ropa en horizontan en lugar de en vertical para poder verlo todo de un vistazo ( no se que cajones tendran en japon... pero aqui casi ninguno es lo bastante bajito para que eso resulte comodo... en los de mi casa se derrumbaria la ropa)
- los calcetines doblados y no en pelota (para evitar tension en las gomas que reduce su vida util-ella diri aque para que descansen...
-

y esta, creo, lista de 6, jajajaja, creo que tambien decia que tiraras cada puñetero manual de aparato, que si lo necesitas estara online que no ocupa

Sol dijo...

A la Kondo le daba yo un diógenes como mi churri para que le diera un pasmo. Bolsas con bolsas. Bolsas con tickets de tiendas, con tickets del cajero, con tickets de haber pagado gasolina de hace más de diez años. Rentas de su ex. Cajas con disquetes. Cajas con cintas vhs. Medicinas caducadas. Biberones (el pequeño tiene nueve años). Apuntes de cuando hacía fp (¿hace 25 años?). Varios ordenadores del pleistoceno (uno de ellos, para que te hagas a la idea, con un disco duro de 1GB!!!). Los trabajos de la guarde de los niños...
No les he dado las gracias por los servicios prestados cuando lo he tirado todo (a escondidas). Pero el del punto limpio ha estao en un tris de invitarme a una copa, del tiempo que pasaba allí. La Kondo es una incapaz y una amateur a mi lado, Moli.
(Ahora, de verdad te digo. Doblar las camisetas como dice la Kondo hace que te quepan más en los cajones. Una ruina, porque tienes que rellenarlos :-) )

Myriam González Gil dijo...

Lo que me he reído con esta entrada, aunque eso no quita para decirte que tienes toda la razón del mundo. Yo pienso lo mismo (aunque no soy capaz de plasmarlo por escrito como tú) de todas estas modas de luz y color y pequeños ponis de felicidad. Definitivamente sí, nos estamos volviendo idiotas, superficiales y por eso estamos adoptando modas de cuatro pseudointelectuales y gurús de pacotilla.

Cabrónidas dijo...

¡Hola, Molinos! Me ha gustado que utilizaras el nombre de Prucencia.

Mariví dijo...

Esto es Feng Shui o "familia cercana" tiene toda la pinta.. Una vez leí un libro sobre ello y más o menos los consejos eran los mismos no sólo para el orden... Incluía limpieza, cómo colocar, decorar, ufff... Qué estressss. La promesa era que tu vida cambiaría a mejor en todos los sentidos: evitar la infidelidad de tu pareja era tan fácil como alejar cualquier tipo de recipiente con agua de la parte derecha en la puerta de entrada, limpiar bajo la cabecera de la cama o pasearse por todas las habitaciones en el sentido de las agujas del reloj purificando la estancia con incienso y visualizando lo que quieres mejorar en tu vida (excepto las zonas donde está prohibido encender fuego, donde es muy recomendable hacer sonar un cuenco tibetano, debido a la orientación de la estancia si no quieres que todos los males y maldiciones ancestrales caigan sobre tu cabeza por ofender el equilibrio de los elementos)

Consejos de suegra de toda la vida. Y digo suegra porque lo del desorden en mi familia es hereditario y mi madre, consciente de ello, nunca insistió. Pero mi suegra no tira la toalla, aún tiene esperanzas despues de doce años. Es una mujer constante y lo hace mucho mejor y sin bendecir ni cantarle a las bragas. Es atea y muy práctica. Lo más raro que hace con ellas es plancharlas ("así se mantienen en su sitio, no se desdoblan, caben más, el cajón cierra, etc..." ¡para ella planchar las bragas no es una pérdida de tiempo! Simplemente, la admiro... Me gustan sus rarezas.

Lo malo de todo esto es que, una vez más, la sociedad del bienestar recurre a soluciones fáciles, guays y rápidas para todo. Todo vale para sentirse mejor, si es oriental mucho mejor... Todo adquiere un tinte místico, todo favorece la energía positiva y de ahí a creer en el reiki, la ley de atracción, las energías positivas y demás parafernalia hay un paso. Yo prefiero a mi suegra, que se deja de pamplinas espirituales y no cobra por dar el consejo.

NáN dijo...

Pues me han dicho que el único modo de que los estantes de tuppers no amenacen con estallar es tener un hijo que viva en tu misma ciudad y los domingos venga a comer en casa y, de paso, llene tuppers con todo los restos que hay en la nevera. Jura que los traerá, limpios, el domingo siguiente, pero jura en falso y la madre suele perdonárselo.

A ver si consigo que el mío no se venga.

Anónimo dijo...

Es insoportable cómo dictas sentencia. Tú tienes razón y cualquier idea distinta está equivocada. Y punto. Lo peor es que te lo creerás.
A ver si un día se te abre un poco la mente y en vez de bombardear cada cosa que no sea lo que tú opinas, dejas de juzgar y escuchas.

Puede que esta mujer quiera timar a la gente, o puede que realmente a ella le funcione, puede que realmente haya personas a las que esto les ayude. Puede que incluso algunos, sin haber oído hablar nunca de esta tía, siempre hayamos pensado que es mejor ordenar pensando que estás haciendo algo bueno por ti, y por tu casa, en vez de pensar que es un coñazo de mierda que hay que hacer.
Que vale que tú seas fan del pensamiento agresivo, hostilizado y negativo. Pero acepta que a algunos nos guste tomarnos la vida de forma positiva, y deja de atacar, que a ti no te están haciendo nada... Salvo tal vez enseñarte que hay gente que puede ser feliz y punto. Y eso de que amenacen tu modo de vida acojona, ¿verdad?

En fin, que déjala que ordene y que la gente crea en lo que le dé la gana. Será más fácil para ellos ser felices pensando en positivo, aunque sea confiando en la gratitud de las bragas (no es tan distinto de lo que hace la gente religiosa) que con tu sistema de acoso y derribo a cualquier cosa que no entiendas.

Y ahora me piro para que puedas responderme con tu ironía ácida, tóxica y absurda, y comentar en tuiter que un anónimo te ha dicho tal y cual, jojojo, qué gilipollas.

A pasarlo bien.



molinos dijo...

Madia Leva...jajajaja, ¡qué imagen más gráfica!

Marujaenindia me encanta la historia de como descrubirste a los Siete Secretos. A mi me obligaban a echarme la siesta y aprovechaba para leer absolutamente todo :) Almas gemelas. Y sí, los calcetines se doblan haciendo bolsita para que no se pierdan... de toda la vida ha sido así.

Mariela, o les hablamos mientras los colocamos o no hay negocio.

Luxindex y Marlei, que bonita que el amor por el verso os haya unido :)

LO+, ordenar es una tarea que hay que hacer. NO es divertida a no ser que seas Mary Poppins, pero tiene sus cosas buenas...y lo de la música yo no lo entiendo, no sé que manía le tiene Konmari a la música...Lo del despelleje, a ver si pra los goya me inspiro.

Trescatorce, repito que yo soy bastante ordenada o lo parezco pero no creo que mi vida sea mejor por ser más ordenada que mi hermana por ejemplo. Encuentor antes las cosas pero poco más. No hay mística en ordenar, solo sensación de que todo está en sitio...igual qu eno hay mística en lavar los platos o la ropa. Se hace y punto. Sin más. Pero estamos idiotas.

Anónimo, no he leído el libro. La situación fue como la he contado,e staba leyendo y me saltó el anuncio, me chirrió tanto que lo busqué en google y ya no daba crédito a tanta tonteria.

Anónimo, yo ordeno y tiro. Una vez al año repaso mis estanterías y doy un montón de libros que ya no quiero porque no voy a releer, no les tengo cariño y no los necesito. Dos veces al año tiro ropa y juguetes. No tengo papeles...yo ordeno y me parece bien. Pero mi vida no es mejor que el que acumula ni tengo mi cabeza más ordenada que por ejemplo mi madre que lo guarda todo. Es así de sencillo. No estoy en contra del orden sí de falsas místicas.

Sol, las camisetas las enrrollo cuando voy de viaje para meterlas en la maleta o tengo otra teoria que es estirarlo todo al máximo posible para que quepa más. Las voy alternando según me da. Yo tengo pocas camisetas, no necesito enrrollarlas en los cajones.

Myriam, se puede ser muy feliz en la vida con pequeñas cosas. A mi me emociona estrenar un cuaderno o cortarme el pelo o empezar un libro pero también se que hay dias malos y cosas malas y que porque sonría no van a ser mejores. Es que estamos atontados con tanto arcoriris.

Cabrónidas...pruDencia con D. Me has hecho dudar y todo, he ido a comprobarlo por si lo tenía mal. Prudencia, un nombre precioso...y sonoro.

Marivi, si es que es eso. Konmari viene a decirte lo que decian nuestras madres, nuestras suegras o lo que me encuentro yo diciendo a las princesas para que ordenen...pero con voz meliflua y mística de pacotilla a 15 euros el libro. Alucinante. Y nadie dice "eh, que el rey va desnudo".

Nán, cierto cierto cierto. En la Molicasa de Los Molinos hay ahora escasez de tupers por ese tema...lo nunca visto.

Anónimo, definitivamente tienes que ordenar más.

Anónimo dijo...

No he leído el libro ni creo que lo lea. No soy muy ordenada pero tengo dos ventajas: tengo pocas cosas y me encanta tirar, reciclar o regalar lo que no necesito. Eso me hace las cosas mas fáciles. Aún así hace un año tire seis coches (seis!) llenos de cosas acumuladas en el garaje por mi hijo que accedio con la ilusión de hacer sitio para una mesa de billar, y no hemos echado nada de menos desde entonces. Y el garaje ha quedado precioso.
Por otra parte hace unos meses hemos desalojado el apartamento de una sola habitación de mis dos tías ancianas y hemos reciclado como treinta sacos de ropa y hemos tirado otros tantos de basura. Así que por nuestros descendientes y por nosotros mismos no acumulemos cosas innecesarias.
Lo de hacerl todo esto con un sentido "místico o espiritual" pues al que le vaya bien que lo haga, yo no me voy a cabrear por eso, no hace daño a nadie, al contrario de curanderos, homeópatas y gente así, que si pueden dañar.
¡No te enfades tanto molí, no es bueno para la salud!

Anónimo dijo...

Lo de los tuppers es muy fácil: se guardan los que tienen tapa y lo que sobra se tira sin miramientos, cajas y tapas. Se hace en un momento y no veas el sitio que queda libre.

Anónimo dijo...

No he leído el libro ni creo que lo lea. No soy muy ordenada pero tengo dos ventajas: tengo pocas cosas y me encanta tirar, reciclar o regalar lo que no necesito. Eso me hace las cosas mas fáciles. Aún así hace un año tire seis coches (seis!) llenos de cosas acumuladas en el garaje por mi hijo que accedio con la ilusión de hacer sitio para una mesa de billar, y no hemos echado nada de menos desde entonces. Y el garaje ha quedado precioso.
Por otra parte hace unos meses hemos desalojado el apartamento de una sola habitación de mis dos tías ancianas y hemos reciclado como treinta sacos de ropa y hemos tirado otros tantos de basura. Así que por nuestros descendientes y por nosotros mismos no acumulemos cosas innecesarias.
Lo de hacerl todo esto con un sentido "místico o espiritual" pues al que le vaya bien que lo haga, yo no me voy a cabrear por eso, no hace daño a nadie, al contrario de curanderos, homeópatas y gente así, que si pueden dañar.
¡No te enfades tanto molí, no es bueno para la salud!

Yo y mis mini yos dijo...

No he visto el video (ni no lo voy a ver) y me encanta como escribes, pero a mi el orden me da mucha felicidad y paz!! (aunque intento ocultar hasta que punto para que nadie piense que tengo un desorden obsesivo compulsivo!)

palomamzs dijo...

Hacía bastante que no leía tu blog, pero me ha encantado esta entrada. Me he reído mucho y sí, nos estamos volviendo bastante memos en general en busca de ese paraíso terrenal de luz, color, armonía, listas de objetivos y orden en los armarios. Muy bueno tu sarcasmo, Molinos.

Sobrevolando los 40 dijo...

¡Me ha encantado este post! Además estoy de acuerdo contigo al cien por cien. Yo ya había visto con anterioridad a esta mujer y pensé lo mismo, "pero ¿qué coño es ésto?"
A mi lo que pasa es que me da cierta envidia de esta Konmari por una simple razón: porque, aunque es una gilipollez todo lo que hace y dice además de puras y duras evidencias, ¡se gana la vida con ello!.
No hago más que darle vueltas a la cabeza para ver cómo ganarme la vida, cómo hacerlo mejor y luego llega una chichivainas de éstas como semejante chorrada y ¡tiene éxito!
Sin ser japonesa tenemos un caso aquí con blog y libro que, a fin de cuentas, cuenta lo mismo y también con mucho éxito.
Yo qué se lo que pasa por nuestras cabecitas... Pero bueno. Que siento el rollo y un beso fuerte.

Anónimo dijo...

Terminando los sesenta

Puestos a envidiar, al que más envidiaría sería al Dioni... de no ser porque al final se dejó pillar y de los 300 kilos no le ha quedado ni para hacerse un peluquín nuevo y moderno.

Esta pobre muchacha, a poco que le dé un período depre, empezarás a mezclar calcetines disparejos con bragas y camisetas no planchadas... y no habrá siquiatra que la saque del pozo. Se lo merecería, por so-lista y so-ordenada.

Fresh Coco dijo...

Si somos capaces de abstraernos de la filosofía más o menos zen y espiritualidad que desprende el libro, podemos encontrar algo útil. Es cierto que muchas veces no nos damos cuenta que vivimos rodeados de desorden y vamos pa'lante cansados y estresados sin saber por qué.
Marie Kondo ha conseguido una manera de vivir con la que es feliz y la gente le paga porque le ayuda de alguna manera. Yo también quiero eso!
Así que si somos capaces de reflexionar y leer en profundidad, no quedándonos en la superficie y sin creer todo a rajatabla, viviremos más tranquilos y quizás aprendemos algo.

La Marmota dijo...

jajaja, ay me meo de risa. a ver quien se quiera gastar dinero q lo haga, pero yo con que mi madre venga de visita ya tengo suficiente motivacion para ordenar la ropa, gracias! Y no se donde leí que la muchachita te decia que habia que querer tanto a las cosas como a las personas, y agradecerles su utilidad igual que agradecias a alguien que te habia ayudado.
Me encantará ver el dia que esta mujer tenga hijos, a ver los dobla a ellos.