domingo, 11 de enero de 2015

Desvarios.

Sueño que estoy en Perú de viaje. En una excursión a alguna parte comienza una tormenta con viento huracanado y lluvia. Corro muchísimo, corro tanto que en el sueño pienso "es imposible que ésta sea yo". Me pongo a salvo en un edificio con un vestíbulo que se parece ligeramente al de la Escuela de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Politécnica dónde sólo he estado una vez en mi vida. Respiro aliviada y me doy cuenta de en la carrera he perdido un bolsito verde en el que llevaba mis gafas. El bolsito verde existe pero suelo llevarlo en el bolso para guardar un cepillo de dientes, un peine enano, colonia y cacao para los labios (el kit de por si acaso). En ese bolsito verde no caben mis gafas y en el sueño lo sé pero lloro porque lo he perdido. 

Salgo a la tormenta y recorro el camino inverso. Ya no hay viento ni lluvia pero sí charcos y tías de pelo rubio y largo asomando por gorros de lana de estibador con tablas de snowboard. Busco mis gafas y no las encuentro y lloro de rabia y de pena porque me encantan mis gafas de sol y es absurdo que las haya perdido. Me despierto y no sé donde estoy. Pegada a la pared en el lado izquierdo de la cama dónde no duermo nunca. Me toco la cara y tengo lágrimas. 

Lágrimas y un montón de síntomas que no tenía ayer. Me pesan las piernas, me duele la garganta como si tragara agujas y los oídos. Estupendo. Menos fiebre y lepra creo que lo tengo todo. Parecía imposible pero estoy peor que ayer. Soy una piltrafa.

Las 5:45. Debería arrastrarme a la cocina y tomarme algo con un pastillazo. Demasiado pronto. Demasiado lejos. Demasiado todo. 

7:50. No puedo más. Me levanto. Se me caen los pantalones del pijama, me están enormes, tener que sujetármelos mientras arrastro los pies resta mucha sexicidad a la caída de la manga de la camiseta que hace que se me vea el hombro izquierdo, la jabonera y casi casi el pecho. Mi mente enferma mezcla ambas imágenes y pienso en El chavo el ocho. Mientras me sujeto los pantalones del pijama con una mano miro por la ventana del pasillo y veo clarear por encima de La Bola del Mundo. 

Zumo, café y pastilla. Vuelvo a la cama. Abro las cortinas para ver amanecer. ¡Hay nubes de norte y viento! No lloverá pero por lo menos hay un cambio. 

Me acuesto y leo un rato las Memorias de Marcos Ordoñez, me adormezco y dejo caer el libro. Tengo calor y frío y dolor de cabeza y me lloran los ojos. 

Me levanto. Voy al baño. Se me caen las pantalones mientras intento beber agua. Definitivamente no estoy favorecida ni tengo mejillas sonrosadas por la fiebre. Soy un gremlin enfermo.  Abro la ventana para que entre un poco de aire fresco. Ya no leo. No puedo. 

Miro al techo. Se me ocurren ideas fabulosas para muchos posts. Tengo mil cosas que escribir. Frases llenas de ingenio y gracia. Pienso que debería levantarme y apuntarlas. Pienso que debería escribir una frase lapidaria. Dudo entre "Las mejores ideas se me ocurren en la cama, necesito una aplicación para escribirlas en el techo de mi cuarto con la mente", "Mis mejores posts están escritos en el techo de mi habitación" , "No estoy muerta solo pensando ", "¿Dónde hay un escriba cuando se le necesita?" o "En la cama soy mejor".

Me visualizo como Rusell Crowe en una mente maravillosa y sus paredes llenas de ideas que sólo veía él. ¿Me estaré volviendo loca? 

Oigo campanas y ladridos. Me levanto sujetándome los pantalones, cojo el portátil y escribo mis desvaríos. 

Me arropo y escucho el viento del norte que mueve los abedules. ¿Seguro que son abedules?  

A ver si ahora, con la cabeza vacía,  consigo dormir. 

21 comentarios:

Pedro Calvo dijo...

Impresionante.

Ana María dijo...

Mejórate, cariño, un besazo grande! :*

Yolanda Desdelblog dijo...

Molinos, acabo de aterrizar en esto de la aventura de escribir un blog. Buscando información sobre cómo hacerlo me topé con el tuyo y quería felicitarte porque me ha encantado!! Te sigo desde ya. Espero que te mejores pronto, que si enferma escribes así, lúcida debes ser la caña.
Saludos!

Anónimo dijo...

Qué narices es la jabonera?

Independientemente de eso me ha encantado el post.

lo+ dijo...

Te acompaño en el sentimiento Moli..yo tambien he empezado el año con enfermedades y maldades...qué le vamos a hacer!! Mejorar!!! Y si puedes, sigue escribiendo.

Bethelgueuse dijo...

No me ocurre a menudo, pero cuando pillo gripe también me pongo gremlin. Lamentablemente nada la cura, solo se puede intentar mitigar los síntomas.
A ver si pronto se pasa.

Solo una cosa: el móvil puede usarse como grabadora, hay muchas apps. Si no te sientes con fuerzas para anotar todas las ideas q se te pasan por esa mente febril, siempre puedes grabarlas....y cuando edtés mejor las compruebas.

En el peor de los casos te echarás unas risas con lo que hayas grabado.

A cuidarrrrrse!

Anónimo dijo...

Q te mejores!

C. S. dijo...

Necesitas Frenadol y un pijama de ti talla. ¡Di! ¿Éeste es tu momento! (Que te mejores)

ELISA dijo...

pobreta! los virus manejan así... ¡qué original!. Echalos fuera cuanto antes :-) Igual has bajado la guardia del ejercicio con tanta fiesta. Que te mejores!

Tita dijo...

Ouch! ¡qué bien descrito!

Demasiado pronto, demasiado lejos, demasiado todo....genial.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 14:05 si lees los post de los despellejes (Oscars y otras galas)sabr´s qué son las jaboneras. Y te reirás un rato

Nisi dijo...

Muchos ánimos, yo me he pasado las fiestas así y lo único que te puedo decir es: descansa mucho y haz lo que te pida el cuerpo (o sea, ¡dormir mucho!).
De eso se sale. :)

molinos dijo...

Anónimo que no sabes lo que son las "jaboneras" te dejo una foto

https://s1.yimg.com/bt/api/res/1.2/snZBtguTQCvgCALRpSu4lA--/YXBwaWQ9eW5ld3M7cT04NQ--/http://media.zenfs.com/es-ES/blogs/soyfashionvictim/261-Rihann2.jpg

Las llamo así porque son como para dejar la pastilla de jabón, y es ese hueco que se queda cuando estás muy flaca o sacas chepa marcando los huesos de las clavículas por delante.

HombreRevenido dijo...

Creo que por fin entiendo lo que escribes. Creo que por fin piensas con claridad.

Javier Marcos Angulo dijo...

Pues si estando enferma escribes así...es que eres un genio

Javier Marcos Angulo dijo...

Pues si estando enferma escribes así... es que eres una gran escritora

Anónimo dijo...

Oye Moli que te mejores pronto,esperando con ansia los desvarios de tu maravillosa mente.
Besos balsamicos.
Sonia.

Juliet dijo...

Me encantan tus desvaríos!! Yo también empecé el año enferma… luego te curarás, te releerás, y fliparás cantidad. Un besazo Moli.

anonima porteña dijo...

espero que estes mejor!
ayer minetras miraba los 15 mminutos que aguante de los globos de oro, pensaba en el despelleje........... asi que me voy a leerlos!

Carlos Moreno Serrano dijo...

Mejórate, Moli.

Este año mi mujer me obligó a ponerme la vacuna de la gripe (la primera vez en mi vida) ya que está embarazada. Nos la pusimos los tres, mi niño de 4 años incluído.

No sé si funciona o no, pero no me ha dado gripe (aunque llevo años sin cogerla).

La cara que me puso el tío que me la puso fue muy graciosa. Me preguntó el por qué me la ponía si claramente yo no era una persona mayor y yo le dije que mi mujer estaba embarazada y me echó una mirada cómplice y no habló más de ello.

Eso sí, me medio tiró los tejos. Era italiano y con mucha pluma.

Rísquez dijo...

Espero no aparecer nunca en un sueño en el vestíbulo de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Politécnica de Madrid...Para mí (hice la carrera allí) cualquier narración que comience así ya es automáticamente una pesadilla...