jueves, 23 de octubre de 2014

Un día cualquiera. Ayer


Para cuando suena el despertador llevo 4 horas dando vueltas en la cama. He hecho todo lo que se me ha ocurrido para volver a dormir, para resignarme a la idea de no volver a dormir pero no volverme loca, para volverme loca pero no empezar a arrancarme el pelo a tirones y para arrancarme el pelo a tirones pero dejarme un bonito aspecto. He contado ovejas, he contado hacia atrás desde 300, he intentado escuchar el latido de mi corazón y he pensando en un sitio idílico en el que me gustaría estar y que resulta ser mi cama...pero DURMIENDO. 

Me levanto y despierto a las princezaz. M tapada hasta las orejas y C en un revoltijo de sábanas, peluches y edredón como si hubiera estado en una orgía. 

Desayunamos. M lee un Asterix, C me indica con la mano que hoy quiere mermelada de ciruela. No hablamos. Somos chicas listas y compenetradas y sabemos que antes de desayunar no se habla. 

Se preparan para ir al colegio. Me paro en el pasillo y las miro, me parece un prodigio de autonomía que esas dos personitas a las que, hasta hace nada,  tenía que perseguir para que no se pusieran las braguitas del revés y se acordaran de llevar zapatos, se preparen solas para ir al colegio, sepan mejor que yo las extraescolares que tienen y salgan por la puerta con todo. 

- Adios mami. Hasta luego. 

Me ducho y creo que me duermo un poco. Hago la cama y abro la ventana de mi cuarto, está rota por algún extraño mecanismo que no consigo entender y se que juraré en arameo cuando quiera cerrarla por la tarde. 

Me toca visita al 16. Odio el metro. Voy leyendo cuentos de Raymond Carver bastante deprimentes; hay uno sobre un niño muy feo que se llama Harold y un pavo real agresivo que me deja del revés. 

En el 16 quedamos en tablas. La jardinera con la aromática muerta sigue allí pero me entero de que tengo pinta de tener 27 años. 

A la vuelta me bajo una parada antes para caminar un rato. Me doy cuenta de que si no llevo abrigo no se que hacer con las manos mientras camino. Las llevo cruzadas y elucubro con lo que diría en el 16 sobre esto. Si las meto en los bolsillos del vaquero se me pone pinta de chuleta de Grease. Me río yo sola. 

Brujuleo por Internet. No se me ocurre nada para escribir o mejor dicho se me ocurren demasiadas cosas que me apetece y no me apetece escribir. Leo documentación del curso que acabo de empezar online. Empiezo a pensar en el texto que tendré que escribir y que en mi cabeza se está convirtiendo en algo que no sé si resultará adecuado. Lo dejo reposar. 

Judías pintas con arroz. A la hora de la comida sí que charlamos. En clase de M hay un niño francés que según las princezaz tiene algo raro alrededor de los ojos "rosa". Me temo que deben ser las típicas ojeras de francés interesante...o ¿se parecerá a Jean Paul Belmondo?  Sospecho que a M le gusta un poco. Habla mucho de él. 

- ¿Por qué te has vestido de policía?
- ¿De policia?
- Esa camisa azul es de policía. 
- Es preciosa. ¿No estoy bien?
- Buenoooo....

- Adios mami. Hasta luego. 

La siesta es mía. Sofá y mantita. Me pongo un capítulo de Girls para adormecerme y justo cuando lo estoy consiguiendo suena el teléfono. No lo cojo. Me da igual quien sea y lo que quiera. 

Me duermo. Se que no estoy durmiendo de verdad porque oigo el tráfico en Dr. Esquerdo y soy consciente de que no puedo dejarme ir a un sueño profundo porque no me despertaría para llevar a las princezaz al médico. Aún así ese duermevela "a salvo" de todo me sabe a gloria comparado con la tortura del insomnio nocturno. Debería escribir algo sobre los distintos tipos de sueño: reparador, dormir como un bebe, el dormir satisfecho, el dormir feliz, el fundido a negro.Lo apunto mentalmente. 

Esguince leve en el tobillo izquierdo de C. 
Sibilancias en los pulmones de M. 

Deberes para las tres. Sigo con mis textos del curso, me reafirmo en que lo que estoy leyendo me está generando una actitud poco constructiva y pelín destructiva. Decido seguir reposando el texto que tengo que escribir. 

Llega el Ingeniero. Tiene entradas para ir a ver al Atleti y no tiene acompañante. 

- ¿Por qué no te llevas a M?
- ¿Te parece bien aunque se acueste tarde?
- Es un día y a ella le hace muchísima ilusión y a ti también. 

- Y ¡Qué pasa conmigo? 
- A ti no te gusta el fútbol. De hecho, lo odias. 
- Pero es un plan! Yo quiero. 
- Mira, tu te quedas conmigo y pedimos pizza. 
- ¡Si!

Acuesto a C satisfecha tras haber probado la pizza de encargo. 

- Mami ¿la chica que coge el teléfono también hace la pizza?
- No creo.
- Y la traen ¿andando o en moto?
- En moto. 
- Yo no podría ser repartidor de pizzas no resistiría la tentación de comerme una o un trocito. 

Me sumerjo en los cuentos de Carver de nuevo mientras espero a que vuelva M. 

- ¿Qué tal el fútbol?
- Fenomenal. Los señores del palco eran muy majos y me han dado dos botellas de agua. Y han metido 5 goles y la gente de fuera saltaba y se movía todo y me ha gustado muchísimo y casi me duermo en el metro....
- Buenas noches princesa. 

Un día cualquiera. 

28 comentarios:

TXABI dijo...

... y ese cursillo on line de qué cosita es ?

Anónimo dijo...

Insomnio nocturno puñeta, lo conozco ...no te asustes y no es el mejor momento para pensar. Yo cojo uno de mis 5 libros de mesita o yoga...o escucho la COPE y oye...en 10mn dormida otra vez

m dijo...

Mierda de insomnio y bendita rutina...
Marta.

PepiTuna dijo...

Contar ovejas no sirve de nada, te lo dice una que lleva dos años sin pegar ojo.
A mi me funciona hacer un viaje en coche, mentalmente hablando, me lo enseño pececito y ahora siempre me relaja y me consigo dormir, coges el coche, sales del garaje, giras a la derecha, pasas por ese parque con esos columpios tan raros.... oir el corazón es mal, a mi me recuerda al tic tac del reloj y me pone más nervios aún.
Otra opcción para imsomnio es jugar al candy crush, yo me duermo al momento no termino ni una vida. jejejeje.
Disfruta del 16, luego siempre puedes usar esa frase tan manida de " mi psicoanalista dice...." que queda tan bien en las películas.

javi dijo...

Completito. Me gusta el molicostumbrismo, o al menos como lo cuentas.

MATT dijo...

Has dejado los libros de colores?
Besos

Anónimo dijo...

Una apuesta: prueba a rezar un rosario, y antes de terminar el primer misterio estás dormida.

Porque supongo que lo de excitantes a partir de las 17h, prohibidos, el baño relajante ( si a ti t relaja) el hacer algo de deporte, evitar fuertes impresiones (películas impactantes, lecturas de las que remueven...) y ya pasando a otro nivel, infusiones o pastillas ( melatonina) ya lo habrás probado.

Otra opción, música q a tí te relaje, antes de dormir ( no, no vale Bruce!) mejor renacentista o barroca, pero ahí cada uno.

Y si no, finde en asturias, después de una buena comida y un buen paseo, respirando el verde húmedo en una casa rural apartada y a ser posible un día de lluvia (la compañía tú sabrás, pero igual Juan está dispuesto y disponible)... Te hace dormir del tirón.

Ojalá!
Muy conmovedor el post.
Un abrazo guapa!

Anónimo dijo...

¿Demuestra que no eres un robot? ¿Desde cuándo? ¿Mucho comentario spam últimamente?

El Anónimo de la Lámpara

Anónimo dijo...

Para el insomnio, Melatonina (natural)
:D

Oswaldo dijo...

Yo sufrí de insomnio. Ahora duermo corto, demasiado corto, me regaña mi hija (Que, por cierto, HOY cumple 26 años. Mi bebé...), así vivo el día con un pelín de sueño que manejo a punta de droga (Más cafeína o menos cafeína) pero cuando finalmente me acuesto a dormir, en pocos segundos duermo como piedra. (Te faltó éste).

Un día iba yo, ya muy cuarentón, bajando una amplia escalera en un lugar público y un señor que venía subiendo me vio y de la nada, sin conocerlo, me ha plantado un regaño (suave, más o menos) porque ¿Acaso no sabía yo que caminar, y peor aún, bajar escaleras, con las manos en los bolsillos era arriesgarse a perder la nariz contra el suelo, si se daba la accidentada posibilidad de tropezar, con la capacidad de usar las manos para defenderse de la velocidad del movimiento vertical del piso directamente hacia la cara de uno torpemente disminuida?
Auto-disminuida... ¡Cuidadito!

Conmovedora la imagen de M y el Ingeniero yendo al fútbol. ¡Bravo por TODOS ustedes! Es un LOGRO en equipo. Son niñas afortunadas, sin duda.

¿Insomnio, el 16 y cuentos deprimentes de niños feos y aves agresivas todos juntos? No permitas que tu propia mente te maltrate. Eres una maravillosa y brillante mujer, fantástica madre y además, la tapa del frasco, la guinda del pastel, el sombrero de copa... tienes los pies bonitos...

¡Feliz día!

Anónimo dijo...

Mi madre siempre me decía, de pequeña, cuando no quería dormir, que al menos me metiera en la cama y descansara el cuerpo, que tenía que estar cansado de todo el día (¡cómo sois las madres y lo bien que nos engañáis!)

A día de hoy me acuesto siempre en torno a las 22:30h, aunque no tenga sueño. Si no logro dormirme, me concentro en relajar y descansar el cuerpo... a los 5 minutos estoy dormida...

Claro que desde las 21:30h estoy con mi rutina pre dormir...

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho este post.Tambien el titulo.Si,me ha gustado mucho.
Sonia.

Anónimo dijo...

Yo pasé una temporada durmiendo mal. Hacia las cuatro-cuatro y media de la madrugada me desvelaba y no había manera de volverme a dormir. Me ponía la radio y al menos no pensaba en nada "serio". Pasaron los meses y pasó también aquello. Son rachas. Ya pasará.
Son cosas que pasan incluso a robots como yo, que pese al intento del filtro ha logrado colarse en los comentarios.

Me ha gustado tu post. Un saludo.

Yorobot.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
loqueleo dijo...

Convivo con el insomnio
de tal manera,
que ya es una forma de ser y de vivir.
Hace años que alargo el dia
hasta las tres.
Lo que no soporto es estar en la cama dando vueltas.
El estomago y el sueño son unos
cabrones egoistas
si piensas en ellos
todavía te hacen más la puñeta.

Abrazuchos desde la mañilandia mudejar

Carmen J. dijo...

Ese libro de Carver tiene un último cuento que es un poco menos desasosegante que el resto. Igual no es lo mejor para dormir. O tal vez sí.

Anónimo dijo...

Yo tampoco duermo bien según la temporada ... Intento no pensarlo demasiado cuando estoy en la cama dando vueltas ... Relajarme o no pero en cualquier caso no darle demasiadas vueltas a la cabeza.
Keep calm and keep going ...
Has pensado en el yoga?
Besotes guapa

lo+ dijo...

Copia y pega el ultimo parrafo de oswaldo....y no t obsesiones, todo pasa y este insomnio tambie
.
Por cierto, vale con intentar leer en negativo y sordido pero si no es lo que ahora te viene bien es mejor dejarlo...pasate al humor, al amor y lujo..concedete la oportunidad de ser insultancial y un poco snob.

Sobrevolando los 40 dijo...

He descubierto que coincido contigo en varias cosas: por las mañanas no se habla pero, en mi caso, no se callan. Que me gusta mucho Asterix como a M. Y que vivimos (en mi caso, he vivido) en Doctor Esquerdo. Ahora espero que lo del insomnio no se pegue a través del "hilo" porque en eso no tengo ninguna gana de parecerme a tí. Besos y ¡que duermas bien!

Emiliana dijo...

Pufff lo de dar vueltas en la cama, lo del aspecto y tirones de pelo, el contar para atrás, escuchar los latidos del corazón me suena muy pero muy familiar. ¡Qué mal se pasa cojones! y luego vas arrastrando sueño por todas partes todo el día.

JuanRa Diablo dijo...

He llegado a ir al médico por despertarme tantas veces de madrugada, y la última vez me dijo que con la edad necesitamos dormir menos.
¡Pero qué es esto! Además de no solucionarme la papeleta, me vino a llamar viejo?!

PD. Eso de no hablar antes de desayunar parece interesante. Yo lo aplicaría si supiera cómo.

Lola dijo...

Sería por Pinilla!! Esperaba post sobre él.

Besos Moly, te sigo todos los días, pero escribo poco!!!! voy liadísima.

saraolenchero dijo...

Para dormir bien hay que ser niño o ser hombre porque a pesar de los problemas duermen a pierna suelta.
Judias pintas con arroz como decía mi madre, que buenas.
Un día más o uno menos según se mire.

Muxus

NáN dijo...

¡Va por C y por M! Que saben por sí mismas que a la calle se sale con zapatos. Quienes no tienen hijos, no saben que el hecho de que entiendan que unas zapatillas de Goofy que ocupan una baldosa de 20 por 20 entera no son el calzado apropiado para irse a la calle: es un paso social muy importante. Al mismo tiempo, eso da un poco de penilla, por una parte. Por otra, un triunfo como padres.

Mantienes tu capacidad de "comprar" a la "momentáneamente desvalida". Eres lista.

Siento tu falta de dormir.

Por lo demás, ¡bien contado!

NáN dijo...

Saraolenchero. Mi madre era mujer, claro, pero seguía la receta de Lo que el Viento se Llevó, "ya lo pensaré mañana", antes incluso de haber visto la película.

Solo durmió mal, o no durmió, tres noches en toda su vida: cuando murió su padre, cuando murió el mío y cuando le anunciaron una metástasis por la que le quedaban como mucho 3 meses de vida.

Pero lo de "pierna suelta", es cierto que en casi todos los tíos nos viene de serie.

Gloria dijo...

Me encantan estos post en los que nos dejas ver tu dia a dia por un agujerito...hacen que seas casi de la familia!
Suerte con el insomnio!
Besitos!!!!

http://alvarodelarica.com dijo...

triste el diálogo con el ingeniero

un beso

Anónimo dijo...

Un día cualquiera... No sabes que hora es, te acuestas a mi lado sin saber por qué, las calles mojadas te han visto crecer, y tu en tu corazón estas llorando otra vez...

No he podido evitar empalmar el título con Antonio Vega & Co.

PD: el diálogo con el ingeniero no me parece triste. Lo triste es que sea del Atleti, pero cada cual sabe lo que hace (o no).

El Anónimo de la Lámpara