martes, 28 de octubre de 2014

Moliensayo ¿Toalla o albornoz?


Hay dos clases de personas: los que se secan con toalla y los que tienen albornoz. 

Hay tres tipos de personas: los que tienen albornoz pero no lo usan jamás. Esa soy yo. Bueno, jamás no. Si me siento a morir de enfermedad me disfrazo de más enferma envolviéndome en el albornoz encima del pijama y paseando arrastrando los pies por el pasillo y me doy muchísima pena a mi misma. Un baño de autocompasión. 

Antes de nada centremos el debate. Definamos toalla: las mejores las de Portugal como dicen las madres. Vamos a ver, las mejores son las caras. Es una putada pero esto es así, una buena toalla de esas de enamorarte de ella y tenerla de favorita cuesta pasta (hablamos de 20 euros frente a los 5 de la Ikea), lo bueno es que dura hasta que te aburres de ella. 

Lo que no son toallas son los trapos esos de colores que venden en Decathlon y que ni secan, ni son sexys, ni nada. Son tan asquerosos que me dan ganas de matar, sacan a pasear mi lado más maquiavélico y empiezo a pensar si servirían para ahorcar a alguien o para llenarlo de naranjas y pegar sin dejar marcas. ¿Quien inventó esas cosas? Mi conclusión es que alguien los creo con la peregrina idea de hacer un combinado trapo de cocina + delantal + batamanta y al descubrir que no había mercado para una prenda tan del futuro dijo "Esto lo voy a vender yo como la toalla que no pesa y seca, total para cuando se den cuenta de que no seca ya la habrán comprado". 

Si en tu casa sólo hay toallas babosas de esas...deja de leer, hazte un favor a ti mismo y sal a comprarte eso tan antiguo que es "un juego de toallas". Aprovecho para decirte que dentro de él vendrá una minitoalla de uso desconocido en nuestros días pero que creo que en tiempos remotos rimaba con bidé. 

A lo que iba. Yo soy de toalla. Dos toallas para ser más exactos: una para envolverme desde el pecho hasta las rodillas y otra pequeña para secarme y hacerme un turbante en la cabeza. 

Inciso.- el turbante en la cabeza es algo prodigioso que hacen las madres y que de pequeños nos parece casi mágico. La toalla que cuelga desmadejada en el toallero tras un juego de manos de tu madre se mantiene erguida y majestuosa encima de la cabeza de tu madre dándole a esa cara conocida un cierto toque misterioso. Cuando tú consigues hacerte el turbante, tras unos segundos de éxtasis contemplativo lo único que ves es que se te pone cara de pan y que a lo mejor deberías depilarte las cejas.- Fin del inciso. 

A lo que iba otra vez. La toalla favorita ha de ser lo suficientemente mullida y suave como para absorber y no hacerme ronchas pero no demasiado grande ni tan mullida que al doblarla bajo los brazos me impida bajarlos. Si la toalla es de ese tipo paso de ser una aspirante a tia sexy saliendo de la ducha a Et caminando como una geisha. 

Por supuesto tampoco tiene que ser tan minúscula como para que se vea pelo...esto no hay ni que decirlo. Hablamos de secarnos, no de una peli porno.

A lo que íbamos. La toalla es cómoda. Sales de la ducha, tiras de ella, con un movimiento totalmente rutinario te la enganchas alrededor y con la otra toalla pequeña te secas (confieso que yo nunca me seco muy a fondo), te frotas la cabeza y te haces el turbante. Entonces, te quitas la toalla y te embadurnas de crema. Vuelta a envolverte y ya estás lista para salir del baño y vestirte...o no. 

El albornoz. Vamos a ver, ¿quien inventó el albornoz? Eso está claro, alguien con mucho pudor o un ancestro del inventor de la batamanta. Da igual, lo importante es ¿Quién consiguió dotar al albornoz, una prenda con el mismo sexappeal que un pasamontañas (o menos) de ese toque interesante?

Porque es así. Dices albornoz y automaticamente piensas en lujo. En un gran y mullido albornoz blanco a ser posible con el logotipo de un hotel y colocado encima de una atractiva señorita que sale (con el turbante) del baño y en un desayuno con zumo.

Mentira. El albornoz es una prenda superflua e incómoda que no mejora en nada a una buena toalla. Sales de la ducha, te pones el albornoz y entonces ¿qué? ¿Te paras a esperar que absorba el agua de tu piel? ¿Te frotas las mangas contra los brazos y las faldillas contra las piernas? ¿Te frotas contra la pared del baño para secarte la espalda como si fueras Balú? Suponiendo que hayas conseguido secarte así, ¿qué haces luego? ¿Te lo desanudas, sacas las mangas, te lo quitas, te das la crema y luego vuelves a ponértelo para salir del baño? Ni siquiera voy a entrar a discutir que si el plan tras la ducha no es vestirte, siempre es más sexy dejar caer una toalla que desenvolverte de un albornoz mojado. 

El albornoz es además una prenda con un tallaje muy particular. Está pensando para que nadie jamás lleve la talla correcta. Este hecho científicamente comprobado es más evidente en los hombres. Los albornoces siempre son ridiculamente grandes, con mangas que te hacen parecer Obi Wan Kenobi o sospechosamente canijos con pinta de estar pensados como disfraz. 

Las mujeres tenemos una mínima posibilidad (una entre un millón más o menos) de dar en la vida con un albornoz que por un breve instante nos haga parecer sexys pero un hombre jamás está atractivo con un albornoz. Jamás. O parecerá un chulo escapado de peli hortera de los 70 o un mafioso gordo ruso de los que fuman puros y dan azotitos a las camareras.

Hombres del mundo...no os pongáis albornoz.
Mujeres del mundo...turbante sí, albornoz jamás. 

Buscad una toalla de mucho amor, yo la tengo hasta bordada con mi nombre. Con mis propias manos. Eso si que es sexy. 

54 comentarios:

m dijo...

Ja,ja,ja... me encantan tus sesudos ensayos.
Yo lo siento pero voto por el albornoz y por esa toallita de la cabeza que ya venden en todos sitios con botoncito y enganche con la que el turbante queda monisíiiiisisimo.
Marta.

Bichejo dijo...

Albornoz en invierno, toalla inmensa en verano. N albornoz Y toalla inmensa todo el año.

Para el pelo la antisexidad: toalla turbante del Mercadona.

Captcha? En serio? Que estamos, en los 90? O tu blog se está quedando conmigo?

Anónimo dijo...

Hola Moli. Pido perdón pero yo soy de albornoz. Por qué? Pues porque soy muy friolera, tanto que abro la ducha un poco antes de entrar yo,para que ya esté todo con ese aspecto londinense y no sea tan brusco el cambio de twmperatura. Tampoco la cierro mientras me enjabono y doy champú (lo siento yo ya ahorro agua de otras formas) Y como soy anticremas no tengo ese problema. Reconozco que no se atarme la toalla sin que se me caiga antes de salir del aseo, igual es por eso que no la uso. Y para terminar decirte que yo te hacia de la comodidad del albornoz. Y que a mis pobres niñas ya les estoy marcando para yn futuro. No le veo la gracia a la toalla, ufff que frio en los hombros.

Albert dijo...

Ja, ja, ja!! Toallas, toallas. Por todas las razones que esgrimes y porque además son infinitamente más fáciles de doblar y guardar en el armario. ¿Cómo diantres doblas un albornoz para que quede bien. Qué bien quedan las toallas dobladas y apiladas en el armario. Un albornoz parece que se va a desdoblar en cualquier momento.
Las toallas-trapo de Decathlon tienen su utilidad. ¿Que tienes una escapada de fin de semana a un camping o una casa rural sin toallas ni juegos de cama y no quieres usar la maleta del veraneo? No te queda otra. Secarse con ella es un suplicio, pero es posible (ojo, nunca frotando, hay que ir presionando con paciencia zen). Además, pueden usarse como cortinas de circunstancias a la vez que se secan. Hay bungalows muy mal equipados por ahí...

Curiosamente, siempre que pienso en toallas me acuerdo de aquel anuncio de suavizante y del niño o niña diciendo "rasca, mama!". Pues bien, a mí nunca me han gustado las toallas excesivamente suaves. En exceso parece que resbale sin secar.

Y sin duda, infinitamente mejor ver caer una toalla.

Saludos!

RS dijo...

Joder, qué mal rollo: yo es soy de albornoz y turbante, jajaja. Para mí las toallas no secan suficiente. Te pones el albornoz y, voilà, ya estás seca, por lo menos hasta las rodillas. Luego los pies te los secas con el propio albornoz. Y, efectivamente, estás calentita. Yo en invierno lo coloco sobre el radiador y cuando salgo de la ducha, me lo pongo y da un gustirrinín...

El turbante es indispensable para el pelo. De eso no hay duda. A mí troll ya le estoy enseñando las claves para hacerse un buen turbante, jeje.

Yo en la ducha soy práctica. Si quisiera ser poco práctica, me bañaría, buscaría la toalla sexy y demás, pero la ducha ha de ser rápica y el secamiento efectivo. Todo ello en no más de 10 minutos.

Desde luego las toallas de Decathlon no secan, pero para ir a la playa son súper prácticas.

Sobrevolando los 40 dijo...

¡Totalmente de acuerdo con lo del trapo raro ese del Decathlon! Y sobre el ensayo te diré que me seco primero con la toalla y luego me pongo el albornoz que sí es de mi talla. Ahora que no le quito mérito a tu estupendo ensayo sobre la toalla. Buenísimo y muy, muy cierto.Besos.

Ana María dijo...

Yo soy friolera, ergo el albornoz es indispensable. En verano disfruto de las toallas, o incluso de secarme al aire si tengo tiempo, pero el resto del tiempo, un albornoz que me haga sentir una osa polar, mullido y gustoso. Y turbante, por supuesto. Albert, los albornoces se lavan, se tienden y nunca se guardan, porque se usan todo el rato.

Para poner encima del pijama existen las batas, muchachos, no os pongáis un albornoz.

Como nadadora amateur, te diré que las toallas de mentira del Decathlón no sé, pero que el albornoz sí que seca automáticamente. Fue un buen invento y una buena inversión.

Besote! :*

Luxindex dijo...

Toallas «babosas»: ¡exacto, perfecto! ¡Puaj!

A mí me gustan las toallas viejas y remendadas, sequeronas, pues además de secar hasta liofilizarte te hacen, por el mismo precio, un peeling en un periquete.

(Por cierto, ¿cuándo te pasé la foto de mi torso ofrecido generosamente al viento imperio? Es que no lo recuerdo…)

Elena Rius dijo...

Toalla y turbante, por supuesto. También estoy con Albert en que nunca, hagas lo que hagas, un albornoz queda bien doblado. Es cierto que los tíos con albornoz no molan... a excepción del gran Tony Soprano. Vale que es mafioso, gordo y tal, pero llegó a parecerme de lo más sexy cuando andaba por ahí con su albornoz.

Albert dijo...

Gracias, Ana María. Qué ignorancia la mía. Yo pensaba que se podían tener tantos albornoces como toallas. Y claro trataba de visualizar mi armario con la pila de albornoces y sólo veía desparrame ;-)

Albúmina dijo...

Pues yo adoro el albornoz, es lo más cómodo y cálido cuando sales de la ducha, además en invierno no te entra frío en ninguna parte del cuerpo mojado, sin embargo con la toalla sí.
De todos modos debo ser una exagerada o una friolera porque mi truco para secarme bien al salir del baño es, además del albornoz, ¡pasarme el secador por el cuerpo! Mano de santo, oiga :D

Peque dijo...

Toalla grande y pequeña para el pelo. No hay nada mejor.

Elvis Arsy dijo...

Si hablamos de funcionalidad, ambas prendas te secan y a la vez dan calor.
Si hablamos de imagen... me quedo con la toalla, más sexy, dónde va usted a parar...
Has dicho una verdad como un templo: las mejores toallas, las caras.
Saludos.

Oswaldo dijo...

Lo más sexy de una toalla es la sensación de estar siempre a un pelo de caer, desapareciendo como barrera visual entre unos ojos admirativos y un cuerpo (deseable, por supuesto) que, por definición, no lleva más nada puesto.

Lo más incómodo de una toalla es la sensación de estar siempre a un pelo de caer, desapareciendo como barrera visual entre unos ojos, que pueden no ser tan admirativos y un cuerpo que puede no ser tan deseable y que, por definición, no lleva más nada puesto.

Anónimo dijo...

qué fue de los gallipatos?Virginia

TXABI dijo...

¡Toalla, toalla, toalla...! (excepto para Julia Roberts en Pretty woman, claro).

Lupe @delosrodriguez dijo...

me he reído tanto! Yo también soy de turbante y albornoz...te lo explico: sales de la ducha te secas con la toalla y te la lías a la cabeza (con el toque mágico!) a continuación te lavas los dientes, te quitas los pelillos de las cejas, etc...pero sin pasar frío...luego te sacas el albornoz, te das la crema y ya está..lista! para lo que sea...
Estoy contigo, hombres con albornoz va a ser que no...
qué bueno el post!
Saludos

Chirly dijo...

!Como una chota está!

Tipiti Tipitesa dijo...

Es increible que alguien sea capaz de hacer un ensayo tan grande sobre el tema de las toallas y los albornoces, tienes un gran mérito.
Yo uso las dos cosas...porque soy friolera y lujuriosa de la felpa.
Salgo de la ducha, me seco la mayor cantidad de humedad con la toalla, me envuelvo en ella, y encima me pongo el albornoz.
La toalla como turbante también es imprescindible, pero las de Mercadona, me dan una dentera que no puedo, es como si las yemas de mis dedos tuvieran alergia a este tipo de turbantes. O sea, que me lo confecciono con una toalla normal.
Y el tema chico y albornoz.... uhmmm, pues estoy pensando en alguno que uhmmmmm, sexy, sexy.... es que esto es como todo. Segun como sea el chico, le puede quedar bien el albornoz o un trapo de cocina en la cabeza...enfin...

Anónimo dijo...

El albornoz va ganando por goleada. Y yo voto también por el. Y además, la referencia que han hecho por ahí a Tony Soprano es definitiva (sólo en este caso: sus polos ajustados a la lorza color marroncillo o beige con rayas o rombos no son precisamente mi modelo estético. Pero que le vamos a hacer, es un mafioso de Nueva Jersey que atiende en una charcutería o en un club de strip-tease como el Bada Bing, sin el glamour de sus colegas del Upper East Side con casa de vacaciones en Montauk).

El Anónimo de la Lámpara

Deliranta Rococó dijo...

Hola Moli:
Qué bueno el post.
Yo soy de toalla y una vez me he secado me pongo el albornoz mientras me echo la crema en la cara, me lavo los dientes, me seco el pelo....
Las toallas tienen que ser suaves pero en su justa medida. Tienen que secar también. En cuanto al turbante, lo hago con una toalla mediana pero, y ahí dejo la pregunta, ¿esa toalla la usamos luego para algo al margen de para secarnos la cabeza? A mí me da repelús ("repeluzno" como decía un amigo) dejarla cerca del lavabo empapada como toalla de manos.
Bs

Pal dijo...

Yo soy de toalla... ¡de la que raspa! Odio las suaves, una toalla perfecta para mí tiene que secar y exfoliar a la vez. Así ahorro tiempo ^-^

drama mamá dijo...

¡Completamente de acuerdo! Desde que nado me he convertido en una maniática de las toallas (con lo que yo he sido...) Y mis preferidas se llamas Abyss, unas que no pesan, sin rizo. Una de cuerpo y otra para turbante. Valen un pastón eso sí. Las venden en ECI. http://www.gracioushome.com/abyss-pousada-hand-towels-01237698.html?utm_medium=cse&utm_source=pricegrabber&utm_term=1237698

Luxindex dijo...

Hm, Pal, ¿peeling rima con exfoliar?

Anónimo dijo...

Es que han tenido que pasar 37 años para enterarme que la minitoalla esa -de uso desconocido en nuestros días- es la que que usa después del bidé!
Siempre aprendo mucho en tu blog pero hoy me has deslumbrado con semejante revelación. En cuanto consiga un bidé para mi cuarto de baño de ensueño, pongo también la minitoallita a mano.

Lahierbaroja dijo...

Toalla, toalla, toalla.

Eso sí, no soy de turbante porque no me lo sé hacer.

¡Reivindico la toalla de bidé! Sé que hay un movimiento en contra de él pero el bidé me parece súper útil.

Anónimo dijo...

El mejor uso que se le puede dar a las mini toallas de bidé es como toalla para la cara (siempre y cuando no hayan sido dedicadas previamente a su uso original). Además, considero que cualquier parte del cuerpo lavable en un bidé tiene derecho a ser secada con una toalla tamaño toalla de manos.

Yo soy de toalla. El albornoz me da frío en las piernas y no me seca bien. Además, mi madre se empeñó en comprarme uno rosa, ¡rosa! Un horror. Y como no lo uso, ahí sigue, rosa, detrás de la puerta del baño, sin descomponerse o algo, el maldito...

P.

Luxindex dijo...

Yo también soy muy de bidé. A muerte, vamos.

(Porque ¿el bidé es el váter ese que no vale del todo de váter; ese sanitario triste, tardofranquista y preconciliar, que impide siempre que haya un armario como dios manda? ¿De eso hablamos?)

Luxindex dijo...

Vamos a ver, mirad que os gusta hablar por hablar.

Los albornoces son, ontológicamente hablando, indestructibles. La voz albornoz proviene, como sabemos, del árabe al-burnus. Y burnus significa ¿pa' qué [al-bur], me lavas? [/nus]. ¿Acaso no salimos limpitos de la ducha, para qué echarlos entonces a la lavadora? Pues bien, al librarse los albornoces de las nocivas lejías y mega pearls, son capaces de prolongar su vida más allá de la almeja de los 410 años (¡científicos de pacotilla, asesinos!) o de la medusa inmortal, inclusive.

molinos dijo...

Luxindex me parto con lo del bidé...yo tuve que explicarle a mis hijas para que servía y ahora lo usan en Los Molinos para lavarse los pies cuando entran con ellos negros del jardín en verano.

sois una panda de entregaos al albornoz.

Anónimo dijo...

Yo era de albornoz hasta hace un año, que nos cambiamos de piso y en la ducha no había gancho para colgarlo, sólo había gancho al lado de la puerta y eso me suponía atravesar el baño con los pies mojados hasta llegar a él, así q lo guarde en el armario y pensé en comprar un gancho (en tareas pendientes...). Pero a las pocas semanas de la mudanza tuve a mi nena y, como no tengo tiempo para nada, fui dejando el tema del gancho y al final me he quedado con la toalla. Pero... Puedo prometer y prometo... que volveré a usar albornoz.
Ah! Y también soy de turbante en la cabeza. Me puedo pegar media mañana con él. Me pongo mascarilla en el pelo, me pongo el turbante y me pongo a hacer cosas por casa y a la media hora me acuerdo de que me tengo que aclarar el pelo. Luego me dejo el turbante para que se vaya secando el pelo y me vuelvo a poner a hacer cosas y se me vuelve a olvidar que lo llevo puesto. Son tantos años haciéndolo que ya ni me molesta...
Silvia

Tita dijo...

Albornoz, por supuesto, los hombros al aire dan frío brrrrrrrrrr

Y no hay toalla sexy salvo la que insinúa pelo. O pecho. Las cortas y penositas, que dan mucho frío pero que son altamente lujurddddddiosas!

el chico de la consuelo dijo...

En casa de la Consuelo siempre albornoz, el paso a mi vida conyugal me ha llevado a no ir a misa y a usar toalla (lease "toballa" en mañilandio).
Cuando vuelvo algún dia a casa la Consuelo y vuelvo al albornoz compruebo con estupefacción el curioso fenomeno del encojimiento del albornoz ¿o será que yo me he engordado?

el chico de la consuelo dijo...

me olvidaba, me uno al grupo "yo tambien odio las toballas del decatlon"

el chico de la consuelo dijo...

Y protesto airadamnete porque escribas aqui post sobre cualquier pelao juntaletras y dejes el de ramiro pinilla para el blog de las doce cosas.
he dicho.

Cande dijo...

"Lo que no son toallas son los trapos esos de colores que venden en Decathlon y que ni secan, ni son sexys, ni nada"


¡No podría estar más de acuerdo! Los odio!

un abrazo:)

Nueva dijo...

Hola! Pues aquí, en el Reino Unido, las mini-toallas son "face cloths", es decir, que se usan para lavarse la cara, como si fuesen una esponja. Será porque por estos lares no se estila poner bidé...

Por cierto, yo soy "fans" de la toalla. Tuve un albornoz, regalo del banco por abrir una cuenta, pero jamás lo utilicé como tal, porque me quedaba enorme.

Anónimo dijo...

Me he molestado en contar. En este momento el tanteo es Albornoz-13. Toalla-13 (evitare la rima fácil), contando conque hay indecisos que usan las dos cosas.
¡Albornoces! ¡Dad un paso al frente! Que se vea vuestro rizo americano de algodón con mangas y a lo loco.
¡¡Venceremos!!

El Anónimo de la Lámpara (arengando a las tropas)

Jesús Miramón dijo...

Yo, último representante del hombre de Neanderthal, tonterías las justas. Me ducho en cinco minutos, me seco con la toalla, la tiro por ahí -o el día que estoy fino la cuelgo en la percha sobre el radiador- y me voy, en pelota picada, a vestir. Ni albornoces ni turbantes ni hostias... ¡Que la vida son unas pocas decenas de miles de años, cojones!

Paz dijo...

La toallita pequeña es la de lavarse la cara...Y ahora es la que tengo asignada a los peques para secarse sus manitas!
Yo prefiero de lejos una toalla enrollada al cuerpo y una toalla enrollada en la cabeza. reconozco que tardé un poco en dominar la técnica...
Y además mi favorita es una verde que está en casa de mis padres. Me requetechifla, pero no me la llevo por le placer de los reencuentros.
Mi madre me compró(en Portugal, por supuesto, ahí al lado de la frontera)una toalla con lazo para atártela y es peor que un albornoz. La tengo reservada para las visitas jejeje

kaperucito dijo...

MI madre no era muy de turbante, tiraba bastante de secador. Con todo y con eso, yo sí me hacía algún turbante en mis momentos más inténsamente frágil-marijoses de infancia (siempre en la intimidad del baño a puerta cerrada). Ahora soy 100% de toalla, aunque sí, de las del IKEA. Y llevaba ya cierto tiempo rumiando la idea de renovar ajuar. Así que... quizá enlustro el toallero al lado de bidet.

Anna JR dijo...

Albornoz. Por vagancia. Porque te lo pones y ya de una puesta te secas el 85% del cuerpo. Dependiendo de lo largo que sea el albornoz, claro. Turbante, sí. Y las dos cosas tienen que estar bien raposas. Tirando a tacto lija. Si no secan me da grima. El de la foto, en cambio, nunca debería usar albornoz.
;-)

Anónimo dijo...

Toalla y turbante siempre. Yo sólo tengo niños pero este verano mi sobrina me vió salir del baño envuelta en una toalla y con turbante, y me pidió que le hiciera uno para ella. Satisfacción máxima.

MJ

Hele dijo...

pues yo soy una perra avariciosa. Me seco con toalla, me pongo turbante de toalla y luego, una vez seca, me paseo un rato con albornoz hasta que no me queda mas remedio que vestirme.

Asier dijo...

Qeurida Ana Molinos: No consigo explicarme como una persona de su talla intelectual (en una ocasión le escribí que podía usted hacer gala del sexy de su inteligenca) puede decir esto? ¡Vivalalbornoz! Esperé unos 38 años a tener el primero (y único, la verdad es que mi albornoz verde pistacho oscuro es bastante feo visto con ecuaniidadd) estoy ENCANTADO (mi mujer, que debe haber estudiado en su misma escuela, no) ¡Cosa más cómoda, por Dios!
En fin, que no me esperaba esto de tí, Anamolinos. Sabrás tú....

Un beso y a seguir p'alante, hermosa.

NáN dijo...

No conseguirás, por mucho que lo intentes, complicarme la vida. Es suficiente con que me hagas descojonarme de ella con estos Ensayos sobre la Realidad que No Sabías ni que Existía. No tengo ni pijama: el último me lo compré (entiéndase me lo compraron) para una operación, pero salí al pasillo con él y la enfermera me dijo que tenía que usar la bata de ir enseñando el culo.

Estoy con Pal: si no me queda la piel roja tras secarme, no tengo sensación de limpieza. Es una especie de Rasca y Gana Vigor.

En cuanto al bidé, le informo a Lux que es un invento de un país europeo que daba mucha importancia a los apareamientos sexuales no oficiales. Antes era raro que tuvieran ducha: ¡para eso los perfumes son la industria nacional! Pero el bidé, para la limpieza anterior y posterior, era un Must.

María dijo...

Lo mismo da una cosa que otra, lo que sí da una envidia de la mala es el partido que sacas a todo y lo bien que escribes, niñas.

planeandoserpadres LTR dijo...

Yo me emperré hace unos 8 años con querer mi primer albornoz. Nunca había tenido uno y una de mis tías me lo regaló para mi cumpleaños. Pues ahí anda muerto de risa por los armarios, porque si yo ya soy de físico fuertecito, con el albornoz parezco una mesa camilla ¡qué horrorosa me veo! Y no está una para llevarse estos disgustos cada vez que sale de la ducha.

Anónimo dijo...

Ja,ja,ja que ratico más bueno que he pasado leyéndoos.Yo toalla de las suaves y turbante para el pelo.Bueno no se me puede olvidar de la mente(esto es de importancia vital para todas las mujeres y/u hombres que gusten de los hombres)la imagen de Paul Newman en una sauna con la toalla anudada al torso...Que alguien me diga el título por dios!
Sonia.

NáN dijo...

En The Prize va con una toalla anudada hasta en un ascensor.

Anónimo dijo...

Merci NaN.Pero que bueno que estaba.
Sonia.

Mil violetas dijo...

Yo soy de albornoz, que por cierto me da hasta verguenza a veces cuando lo miro del color tan raro que tiene ya, pero es que te acostumbras y ya no es lo mismo.

Bert85 dijo...

Jjaja. Hacilendo , comparativo a. Lo. Que es mejor si toalla o. Albornoz. Para Mi. Son. Practicoss los dos dependiendo la estacion. Porque si me. Ponga a pensar que es mas sexy una toalla, pues la verdad no lo se. Y me Imagino a una chica con las tetas y la piel caida, con estrias les digo que esto no es nada sexy.al igual. Que un hombre con Desproporciones. Asi que yo creo que es conveniencia y comodidad paara cada uno...

admini dijo...

Toalla sin duda. También el turbante. Y la del bidet.
El albornoz deja húmedo el cuerpo, y sensación pegajosa, por lo menos a mí. Tíos en albornoz? Pues depende del tío y de mí.
Y unos buenos trapos secantes te solucionan el tema si viajas a pata y con mochila. Nunca para nada más: para la playa, toalla o pareo. Para piscina, toalla.
Saludos!