jueves, 30 de octubre de 2014

Dormir, dormir o no dormir




Dormir como un bebé.  Despertarte cada tres horas y llorar amargamente hasta volver a dormirte. La opción de levantarte y comer no funciona. 

Dormir como un adolescente desgarbado. Cuando eres demasiados brazos, o demasiadas piernas o demasiado algo y te crea complejos durante el día, en el momento en que te tumbas te duermes y pasas a otra dimensión, completamente desmadejado, desmayado, incomunicado y nada te despierta y siempre es demasiado pronto para levantarse. Dormir 12 horas parece completamente razonable. 

El sueño esquivo. Te pasas todo el día bostezando, cayéndote por las esquinas de sueño, se te cierran los ojos delante del ordenador, a las 7 de la tarde no eres persona, no ves el momento de acostarte. Cuando por fin llega ese momento de placer supremo, te metes en la cama, apagas la luz y eres incapaz de dormir. 

El sueño de "estar demasiado cansado", esto es lo que piensas cuando estás en el primer momento de sueño esquivo. No quieres pensar que vas a entrar en una espiral de insomnio y entonces te acuerdas de eso que te decía tu madre y que tú (para tu vergüenza) les dices a tu hijos: estás tan cansado que no te puedes dormir. Una estupidez enorme y que no consuela. De hecho estás tan cansado que te pondrías a llorar para ver si así te duermes.

El sueño alerta. Es la manera que tienes de dormir cuando tienes que madrugar muchísimo para ir a alguna parte y de ninguna manera puedes dormirte o cuando tienes hijos y están enfermos. Duermes, crees que duermes pero estás en un estado de semi inconsciencia que te hace saltar de la cama ante cualquier ruido y que hace que cuando suena el despertador para el madrugón del siglo tú ya estés en la ducha. 

Siesta de baba en el sofá. Crees que no te has dormido y te despiertas con el cojín mojado. Incredulidad es la palabra que define ese despertar.Este sueño es la prueba de que "estas demasiado cansado para dormir" es una majadería. 

Siesta poco satisfactoria en el sofá. Cabezada con peli o documental o anuncios de fondo. O con libro dejado a la mitad. Duermes pero escuchas ruido de fondo, sabes que se te acaba el tiempo y que no has aprovechado. 

Siesta de desmayarte en el sofá. Literalmente despertarte y no saber ni donde estas ni qué hora es, ni si es tu casa, tu sofá y esa gente tu familia. 

Siesta de desmayarte en la cama. Si es de las de campeonato mundial al despertarte puedes estar tan desorientado que creas que llegas tarde a trabajar, que tienes que desayunar o que has retrocedido en el tiempo. Si no es de ese tipo, puedes despertarte deseando matar o deseando morir. 

El sueño perturbador, te acuestas, te duermes y te despiertas después de un sueño erótico festivo con compañero perturbador. Alguien a quien en tu vida real no le habrías prestado la más mínima atención. Si es un alguien cercano que vas a ver próximamente ese sueño se te aparecerá en tres dimensiones en medio de la conversación. 

El sueño perturbador con un compañero satisfactorio y apetecible. Te despiertas.Sonrisa. Intentas volver a dormirte para retomarlo. Si hay que levantarse ya puede ser que lo que te domine sea la impaciencia. 

Dormir con pesadillas. De las light que se olvidan al abrir los ojos y de las pegajosas que se te quedan pegadas a la piel y dan mal rollo todo el día.

El sueño trampa. Sales y te acuestas a las 4 de la mañana, miras el reloj y piensas "bah, no estoy tan cansada, 4 horas durmiendo son suficientes". Pasados los 240 minutos más rápidos de tu vida, cuando te despiertas quieres morir y te lanzas a un día de sueño esquivo. 

El sueño de resaca. Te acuestas borracho, te duermes, más que dormirte te hundes en un pozo de cansancio, inconsciencia y vapores etílicos del que te despiertas muchísimo antes de lo que te gustaría y al que siguen pequeños intervalos de sueño y duermevela atravesados por ramalazos de consciencia y recuerdos de la noche anterior que provocan escalofríos. El sueño de resaca se suele arrastrar al sofá donde con muchísima suerte quizás desemboque en una siesta de baba. 

El sueño fundido a negro que proporcionan las pastillas mágicas. Ya en la cama te las tomas y te vas a negro 6 horas. Te despiertas en medio de una nube gris pero algo has dormido. El mundo puede acabarse en esas seis horas que tú no te habrás enterado. 

El sueño correcto. Acostarse, dormir y despertarse 8 o 9 horas después  descansado y con las fuerzas suficientes para enfrentarse al nuevo día. 

El sueño perfecto. Acostarse, fuegos artificiales, agotarse, dormirse sin darse cuenta y despertarse al día siguiente sonriendo y tan relajado que uno piensa que al levantarse de la cama va a deshacerse. Si con mucha suerte no hay que levantarse y se pueden repetir los fuegos artificiales entonces además del sueño perfecto es el día perfecto. 


26 comentarios:

Juliet dijo...

Tengo una hija de 4 meses así que sin duda ahora mismo sufro de sueño alerta. Alerta roja diría yo. Estos cuatro meses he llegado a acumular tanto tanto tanto sueño, que he llegado a delirar. Levantarme a las tantas a preparar biberón y estar completamente dormida y soñar de pie. Tengo sueño a todas horas, y sin embargo, suena un "ñe" "buahh" o sonidito de bebé, y ZAS: ojos como platos. Lo que es curioso es que solamente me pase a mí, y aquí mi consorte siga durmiendo a pierna suelta... el muy cabrón. :)

TXABI dijo...

Eso es la vida, ya lo decía Calderón (.... y Aute)

Anónimo dijo...

Sencillamente: i n s u p e r a b l e !!
Plas, plas, plas

kaperucito dijo...

zzzZZZZZZZzzzZZZzZzzzzZZZ

(viva y bravo! fenomenalmente escrito :) )

madreaprueba dijo...

Muy buena clasificación. GENIAL!

Quedarían solo lo de dormirte en lugares incógnitos. Supongo que no lo mencionas porqué no te pasa.
A mi tampoco, tengo la mala suerte de no dormir tan fácil. Me gustaría quedarme dormida en el avión, en el coche cuando voy de copiloto, en el tren. Pero no, mi mente no me deja.

Sandra dijo...

Te ha faltado el mejor, por lo menos para mí:
Despertarse pensando que ya es casi hora de levantarse y comprobar que sólo hace un par de horas que te acostaste y que te queda toda una noche de seguir durmiendo por delante. ¡Pocas cosas me hacen tan feliz!

Albúmina dijo...

Jajajaja, ¡me ha encantado el sueño fundido a negro! No te has dejado ni uno :D

Ana María dijo...

El sueño de fundido a negro con pastillas me produce angustia. Es como morirse. Me gusta el fundido a negro de cuando estás reventado y casi no tocas la cama y ya duermes.

Yo soy fundamentalista de las siestas en la cama. La siesta en el sofá es terrorismo porque está sujeta a tener gente alrededor y puedes sufrir bromas. Nada más imprudente que joderle a alguien la siesta. Te levantas con los ojos inyectados en sangre y la mirada de los mil kilómetros que significa que no quieres relacionarte con nadie en, al menos, media hora.

Me revienta despertarme en medio de la madrugada, aunque tenga horas para dormir, porque no me levanto descansada.

La última opción es estupenda. Me la pido :P

:*

Deliranta Rococó dijo...

Genial Moli.
El sueño perturbador con alguien a quien vas a ver en horas es desconcertante (¡cómo me he podido liar con alguien en quien jamás habría pensado como rollete) pero muyyyyy divertido.
Gracias

C. S. dijo...

Despertarte con el llanto de un niño. Descubrir al cabo de un instante que el llanto viene de otra casa. Arroparte, entre el júbilo y la compasión pensando: "¡no son los míos!" y volverte a dormir al segundo siguiente.

Anónimo dijo...

jaja, muy bueno. Yo sueño esquivo CADA DIA hasta qu se acabe el puñetero calor, seguido por sueño alerta por parecerme que se me va a pasar la hora (bonita combinacion, dormirse a las 4-5am y despertarse varias veces...

Perri M. dijo...

Un 10.

Anónimo dijo...

Aunque a la mayoría de la gente le gusten, yo no soy nada partidario de los "mañanitos". Despertarse legañoso, con sueño, mal aliento... Por favor, los polvos matutinos después de la ducha (con albornoz), y tal vez un café. Luego, si hay que ducharse otra vez (y volver al albornoz), pues no hay problema.
Pero nadie me entiende: mis exnovias, follamigas y rollos ocasionales siempre acaban cabreadas de que al despertar tengo las mismas ganas de guerra que un champiñón y en general me comporto como tal.

El Anónimo de la Lámpara
(mushroom-mode OFF, que son las tres de la tarde)

Anónimo dijo...

Gracias Moli por alegrarme el día con estos post.Yo quiero contribuir con el sueño erótico festivo con un famoso que ni fu ni fa,en concreto,Antonio Banderas,lo comento porque es reciente,y de otros famosos como Richard Gere(de joven) o Jake Gyllenhaal,que yo misma me sorprendo bastante,estos de hace mucho pero que te acuerdas.Bien que te acuerdas.
Sonia.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
molinos dijo...

Juliet!!! ¡Cómo que tienes una hija de cuatro meses??? Y me lo dices asi??? Y yo preocupada por ti!!! XD

Enhorabuena.

Anónimo de la lámpara en los encadenados de este mes hay un libro especial para ti.

Lux...tengo la conciencia trnaquilísima..de hecho creo que es de eso de lo que viene mi "insonminio de alerta" como lo llama la inquilina del 16.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
anonima porteña dijo...

me encanto! yo pase por los diferentes tipos que decis, pero eso si las siestas de baba en la cama!
de todos modos el insomnio esta bastante ausente desde que tengo un hijo, aunque si me despierto un par de veces por noche.....
y buenisimo el dormir de los fuegos artificiales........

loqueleo dijo...

Un sueño de caramelo
sugus,
pequeño, breve,intenso
rebosante de azucar
y sabor a piña.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Anonimo de la lampara. Mañaneros NO!

Juliet dijo...

Siiiii tengo una niña de 4 meses Moli!!! Te escribí por mensaje privado en facebook para informarte y decirte que me había topado con varias fundamentalistas y que por eso estaba releyendo los posts de "Moli vs. MamaVaca" tronchándome de risaaaa!!! Pero no me contestaste... :(

molinos dijo...

Juliet no tengo ese mensaje!! Te hubiera contestado!!

Anónimo dijo...

Me congratula y me singratula ver que no estoy solo en la gloriosa cruzada de liberación anti-mañanitos. Después de un ristretto doble, de una ducha y de un gintonic de Listerine (con limpiador lingual incluido), y tal vez (por crear un poco de impaciencia) de ojear el periódico en internet, puedo estar a favor: con suerte ya habrán dado para entonces las dos de la tarde un sábado o domingo cualquiera y será hora de comer. A los postres, vuestro soy para hacer de mi vuestro esclavo sexual durante el resto de la tarde, a no ser que juegue el Madrid o la Real, en cuyo caso están los descansos (del partido), y si hemos ganado ya podéis hacer de mi lo que queráis.

El Anónimo de la Lámpara

PD: supongo, Molinos, que te refieres a los no aún publicados encadenados de octubre, porque no veo en septiembre nada relacionado en Europa en Ruinas y demás, aunque tal vez entre los escombros del Berlín de 1945 la inspiración sería escasa. O no, vete a saber: sin ristretto ni Listerine tal vez habría que improvisar con las chocolatinas Hersey de los americanos.

NáN dijo...

Eres la reina de las categorizaciones, pero aquí te ha faltado una: el “sueño del soldado en maniobras”. Claro que no se te puede culpar, porque no hiciste la mili obligatoria. Y además, todos éramos chicos, más dados al piernasueltismo.

En mi cuartel, de Acción Inmediata, una vez a la semana nos ejercitábamos en acabar con un amenazador grupo guerrillero rojo. En nuestra heroica aproximación, se producían entre 10 y 20 eventos, de 2 a 5 minutos de duración, llamados “cuerpo a tierra”, mientras camaradas especialistas arreglaban un problema (como un nido de ametralladoras rojo, colocar un supuesto puente sobre un río más imaginario todavía...).

Pues bien, yo y otros muchos, a los que no nombro porque nunca he sido un acusica, nos metíamos entre 10 y 25 siestitas de 2 a 5 minutos. Sueños completos, con su fase REM, sus ronquidos y todo.

Anónimo dijo...

¿Y el sueño invencible que te asalta en una reunión de trabajo? Yo nunca he tenido insomnio, me duermo en el avión antes de despegar, muchas noches ni recuerdo haber cerrado la luz antes de dormirme y me imagino que el insomnio debe de ser duro...pero luchar contra el sueño invencible no se lo deseo a nadie.
El sueño trampa, mi preferido del post.

MJ

Anónimo dijo...

Me ha encantado la clasificación, lástima que algunos de ellos ni los conozca.

Yo me pido por este orden...
El sueño perfecto, el sueño correcto y el sueño perturbador con un compañero satisfactorio y apetecible...

Pero lo que tengo habitualmente es... sueño esquivo demasiadas noches seguidas (afortunadamente muchas estas noches se preceden del momento fuegos artificiales del sueño perfecto), sueño alerta y cuando ya me puede el agotamiento, una noche de sueño correcto.

Irene