lunes, 22 de septiembre de 2014

7 razones por las que he disfrutado como una enana viendo una película de física y físicos.


Particle Fever, un documental sobre física, con físicos. A pesar de que la idea de verla fue mía, confieso que, al empezar,  tenía más miedo que otra cosa, aferrada a mi batamanta, pensaba: ¿Y si no entiendo nada? ¿Y si me siento imbécil? ¿Y si me duermo? 

Me encantó. Terminé sonriendo como una idiota y a los 30 segundos ya estaba pensando en cómo contarlo. (Probablemente si me hubiera dormido no hubiera escrito ningún post)

Aquí van mis 7 razones. 

1.- Por las palabras de Sava Dimopoulos con las que finaliza el documental. 
"¿Por qué la humanidad hace ciencia? ¿Por qué los hombres hacen arte? Las cosas que son menos importantes para nuestra supervivencia, son las cosas que nos hacen humanos."
Esas palabras resumen una idea que estamos perdiendo en nuestros días, la idea del saber por el simple hecho de conocer, de preguntar, de estudiar y de pensar. Construir un super acelerador de partículas que como dicen en la película "no sabemos para qué va a servir"  y pintar las cuevas de Altamira son las cosas que nos hacen humanos, que nos hacen algo más que animales que comen, se reproducen y mueren. 

Me gusta la unión de la física y el arte en esa idea. Me gusta la idea de las cosas que se hacen por el puro placer de hacerlas, por curiosidad, por inquietud...sin que tengan que servir para nada.  Me gusta el super acelerador, una mega construcción de ingeniería unida a la imagen de las pinturas rupestres que no sabemos para qué sin pintaron ni quién las hizo.

2.- Todo el documental es una gran reivindicación de la escritura a mano. Todos usan ordenadores (Mac para ser más exactos) pero todos, en algún momento, cogen un bolígrafo, una tiza, un lápiz y emborronan papeles, cuadernos, grandes pizarras con mil fórmulas ininteligibles para mi. Piensan y escriben. Piensan y apuntan. Y no, no es lo mismo en un ordenador. En el ordenador trabajan pero cuando piensan, cuando tratan de ordenar sus ideas,  escriben a mano, dibujan a mano. 

3.- Multiuniversos y supersimetrias. Dos conceptos de los que no había oído hablar en mi vida. Dos conceptos que no soy capaz de entender y que me cuesta mucho, muchísimo incluso imaginar... Dos conceptos que aumentan mi vértigo cósmico hasta extremos casi dolorosos y sin embargo me maravillan como idea. Resulta apasionante ver a tanta gente entusiasmada ante la simple posibilidad de poder avanzar en una u otra dirección. 

4.- No todo es de color de rosa en el mundo de la física y la ciencia. En la película no se despellejan ni mucho menos, pero se perciben las tiranteces entre los físicos teóricos y los experimentales, entre los que están en el acelerador y los que están en Stanford, los que quieren que el descubrimiento del Bosón confirme la teoría de las supersimetrías y los que quieren que confirme la de los multiuniversos. No tiene mayor importancia pero esas pequeñas cosas acercan al científico a la vida real. 

Me ha gustado también que aparezca la presión de los medios. Queramos o no, nos guste o no, hay que aprender a comunicar la ciencia, a contársela a la gente, a hacer que les interese. Los medios de comunicación (y las relaciones públicas) pueden ser un gran instrumento para la ciencia pero también una esclavitud. En "Particle Fever" aparecen los dos aspectos: la repercusión mediática de la puesta en marcha del acelerador y del descubrimiento del Bosón y la esclavitud por tener que hacer las cosas en el "tempo" que marcan los medios. 

Ciencia y medios de comunicación, ni contigo ni sin ti. 

5.- Es emocionante. Muy emocionante. El documental comienza en 2007 cuando el acelerador está construyéndose y quedan años para su puesta en marcha. Es un proyecto gigantesco, muy a largo plazo y que implica a miles de personas que trabajan a la vez con un propósito que no está asegurado ni confirmado. Al mismo tiempo, miles de ojos escrutan su trabajo, lo que han hecho bien, lo que han hecho mal, los resultados, las opiniones. Llegas al final en tensión y se te saltan las lágrimas cuando Peter Higgs llora al ver confirmado su trabajo. No sé que es el Bosón de Higgs y no pretendo entenderlo pero me emocioné con el documental. 

6.- He aprendido que si alguna vez, por alguna razón peregrina tengo que grabarme en video con el portátil, JAMÁS debo poner la cámara tan cerca como para que se me puedan contar los pelos de la nariz ni para que parezca un busto parlante sin cuerpo más allá de los omoplatos. ¡Físicos del mundo, aprended a colocar la cámara! 

7.- La ciencia como experiencia vital intensa y apasionante. La ciencia puede resultar gélida, a mí me lo parece/parecía. Son hechos, son experimentos, son teorías, laboratorios, estudios, fórmulas... conceptos todos que parecen (para el profano o el que lo ve desde fuera) fríos, lejanos y carentes de emoción. En "Particle Fever", sin embargo, la ciencia es emoción y sorpresa. Es incertidumbre y miedo. Es una montaña rusa. Está la alegría por participar en un proyecto increíble, la sorpresa por los resultados, la incertidumbre y el miedo ante esos mismos resultados que pueden significar que años y años dedicados a investigar algo sean "años perdidos". El miedo al fracaso, a los fallos inesperados, la presión por obtener resultados, porque todo funcione... Y está el error, porque los científicos también se equivocan y también cometen fallos garrafales que les hacen decir ¿Cómo nadie pensó en el efecto del helio sobre los imanes?  (Lo más increíble es que yo me encontré pensando pero ¡almas de cántaro, cómo no habíais pensado en eso!) 

Aparece también la expectación, cientos de personas haciendo cola para asistir a la presentación de los resultados, miles de personas refrescando la pantalla a miles de kilómetros para verlo en directo... Aunque no comparta ese interés, me encontré aferrada a mi batamanta, inquieta y emocionada esperando el momento (Y eso que ya sabía que iba a pasar) en que se abrieran las puertas del salón. 

Particle fever es un documental excepcional, con un guión, un montaje y una historia que te hace vibrar con la ciencia, con la física y con gente que llena pizarras de símbolos y fórmulas que yo no llegaría a descifrar ni aunque mi vida dependiera de ello. 

No entiendo qué hacen pero quiero que sigan haciéndolo. Quiero que sigan buscando lo que sea que buscan y que tengan esa pasión por lo que hacen. Y quiero verlo. 

Muñoz Molina lo cuenta mucho mejor que yo, pero hay que ver Particle Fever para acercarte a la física, para divertirte, para emocionarte, para asombrarte, admirarte, intentar comprender, asustarte y aprender a poner una cámara. 

Ya estáis tardando. 


15 comentarios:

Nisi dijo...

No conocía este documenal, pero me han entrado muchas ganas de verlo. Me ha bastado el punto 1, lo de unificar arte y ciencia me ha parecido precioso. Y que hayan sido capaces de mostrar la emoción y la pasión de los que hacen ciencia con una disciplina tan árida como la física me parece maravilloso.

Anónimo dijo...

Superfan de Stephen Hawkin ,de Eduard Punset y de la madre que los pario. Sonia

C. S. dijo...

¿La ponen en el cine? ¿Dónde la has visto?

ELISA dijo...

Te felicito por tu paciencia para lograr entender todo eso y compartirlo.
Por otro lado, me ha chirriado la expresión "disfrutar como una enana".

Albert dijo...

Hace años que muchos artículos de AMM (el que citas no lo había leído) me van descubriendo libros sobre ciencia, pero confieso que me resisto o que no encuentro el momento de ponerme. Algún trauma con la física en 3° de BUP, supongo... A lo mejor algo como el documental que recomiendas me ayude a superarlo. Tu entusiasmo es contagioso!

K.- dijo...

El documental es una pasada, lo vimos en familia y nos emocionamos todos (ahora lo están echando en el Plus,, pero seguro que lo encontráis por internet). Recomendable a tope.


Sonia, meter a Hawking y a Punset en la misma frase es pecado. Mortal. A confesarse inmediatamente leyendo "una breve historia de todo".

molinos dijo...

Espero que os guste a todos. Yo la vi en el Yombi de Canal Plus... no sé si en España se ha llegado a estrenar en cine, pero también está accesible "on line" en plan pirata.

Elisa, es una expresión muy común en mi casa para explicar que te lo estás pasando como un crío de bien, no tiene más. Que estás entusiasmado como un niño con algo que descubre, y casi siempre implica sorpresa.

Voz en off dijo...

A ti los ingenieros y los físicos te "ponen" de siempre!!!

javi dijo...

Bueno, en la ciencia hay una componente enorme de saber por saber, pero ciertamente nuestra supervivencia depende de ella. Solo basta pensar en como conseguimos alimentar a 8 mil millones de personas.

Y de gélida nada. Los números y la realidad pueden ser fríos, los cientificos para nada. Algunos dan hasta la vida... y lo de las simetrías te lo explico delante de un gintonic cuando más rabia te de.

El niño desgraciaíto dijo...

A mí me gustó bastante. Es emocionante y hace que te intereses por cosas que son difíciles de entender.

Ahora, yo voy con los físicos experimentales, sin duda!

Laura Morron dijo...

Moli,
Me ha encantado, has sabido expresar los sentimientos que experimenté cuando la veía, lo sentimientos que quiere transmitir.
Ojalá mucha gente lea esta entrada y vea la película.
Un besote

Anónimo dijo...

Sábado por la mañana. Me dedico a jugar con la enana sin darle importancia al zapping que hace el Pesimista desde el sofá. De pronto y sin haberme dado cuenta estamos todos absortos mirando la tele y viendo ¡un docu sobre ciencia! Me sorprendo sobre todo por el hecho de que el Pesimista huye de este tipo de documentales siempre que puede. Por supuesto es el mismo del que hablas en el post. Y lo has contado tal cual lo viví.

mundO piruletA

Hans dijo...

A mí hay una cosa que me entusiasma de tí, que es tu capacidad de entusiasmo, el mejor de los posibles, el entusiasmo infantil que hace de lo bueno algo mil veces buenos (y lo malo mil también). Creo que el espíritu científico,como el artístico, exige eso. Me gusta que (nos) descubras cosas apasionantes.

Oswaldo dijo...

Seguro estoy, en onda similar a Hans, que, para tal entusiasmo, capaz de hacerte vibrar de emoción con el bosón de Higgs, al punto de hacernos vibrar a tu vez a nosotros, el tal documental tiene que ser algo digno de verse.

Claro que creo que puedes entusiasmarnos con el canto de los grillos si te pones en ello...

C. S. dijo...

Ya lo ví. Me gustó mucho, geacias por recomendarlo. Aunque quizás yo hubiera necesitado algo más didáctico.(Por ejemplo: ¿qué es un GeV? ¿El modelo estándar es ese dibujito? ¡hay Dios mío!) Pero la emoción seentiende perfectamente.