jueves, 23 de enero de 2014

¿POR QUÉ SE ESCRIBE? PRIMO LEVI Y LOS BLOGS.


La sabiduría de Primo Levi aplicada a los blogs. 

Dice Levi que se puede escribir por varios motivos:

1) Porque se siente el impulso y la necesidad de hacerlo. Esta es, en una primera aproximación, la motivación más desinteresada. El autor que escribe porque siente que algo o alguien se lo dicta no obra en pos de un fin: su trabajo podrá granjearle fama y gloria, pero serán un beneficio añadido, no conscientemente deseado: un subproducto en definitiva. 

Mmmmm...pues si, pero creo que cuando se empieza un blog, se hace más por imitación, rollo chimpancé amaestrado. No te levantas un día y dices "me apetece escribir un blog". De hecho, ahora que lo pienso, creo que la secuencia correcta e inevitable es: leo blogs - me pica la curiosidad - ¿podría hacer algo así? - vamos a intentarlo. 

Primero se leen blogs y luego se escribe (o se intenta) escribir el propio. 

Después y con el tiempo y suerte y ganas, es verdad que se siente ese impulso y necesidad de escribir como sino hubiera mañana. Escribir porque sí, porque se necesita, porque si no se hace no se puede hacer otra cosa, porque el impulso te parasita el pensamiento y el tiempo.  

2) Para divertir o divertirse. Afortunadamente, las dos variantes coinciden casi siempre: raro es el escritor que escriba para divertir a su público y no se divierta haciéndolo y raro es también que quién se deleita escribiendo no transmita al lector al menos una porción de esta diversión.  

¡Si! Hay grandes blogs con grandes posts escritos por gente con un talento increíble y que consiguen hacer reír, hacer reír hasta llorar. Es verdad que escribir algo divertido suele, a su vez, ser divertido, pero no hay que confundir esto con facilidad. Bueno, creo que más que facilidad... o se tiene el don para hacerlo o no se tiene. Creo que se puede aprender a escribir para contar cómo te sientes o una historia, pero no se puede aprender a ser divertido. 

Se puede fingir la tristeza...pero no la risa. 

3) Para enseñar algo a alguien. Hacerlo, y hacerlo bien, puede ser algo precioso para el lector, siempre que los pactos sean claros. 

Pues sí, hay cantidad de gente escribiendo blogs para tratar de enseñar algo a los que lleguen hasta ellos. Gente que se preocupa, que estudia, que sabe mogollón de un tema y que trata de contarlo de la mejor manera posible para que leerles sea entretenido, ameno y sobre todo...que el lector llegue hasta el final. 

Por supuesto, también hay gente que trata de enseñar algo a alguien en plan "listillo de los cojones", rollo aquí vengo yo con todo lo que sé a echártelo en la cara porque eres una piltrafilla que no tienes ni idea de nada. Inexplicamente el rollo listillo de los cojones tiene mucho más tirón publicitario que el que se lo curra hasta el infinito. Así va el mundo. 

4) Para mejorar el mundo. 

Esto creo que no. Nadie escribe un blog pensando que mejorará el mundo y si alguien lo hace, lo mejor es acercarse despacito, pasarle la mano por el pelo y dejarle en su mundo de luz y color. 

Otro rollo son los que creen que con sus posts de denuncia de todo y de crítica de absolutamente todo van a conseguir la revolución porque se convierten en gurús de opinión. Con estos, lo mejor es alejarse rápidamente porque es increíble lo lejos que se oyen sus gritos mientras están cómodamente sentados en sus sofás diciéndole al mundo lo que tiene o no tiene que hacer. 

Un blog no mejora el mundo, puede hacer sentir bien a alguien un rato, mientras lee el post y otro rato cuando lo recuerde, pero lamentablemente no hace el mundo mejor. 

5) Para dar a conocer las propias ideas. (...) Esta categoría coincide de hecho con la de los filósofos, ya sean estos geniales, mediocres, presuntuosos, amantes del género humano, diletantes o locos. 

Esto es lo mejor de la red y los blogs. Permiten que cualquiera pueda coger sus ideas sean éstas geniales, mediocres, presuntuosas, buenas, malas, o sencillamente locas y exponerlas al mundo. Lo más probable es que no las vea nadie, pero la posibilidad de que lleguen a mucha gente está ahí. 

Además, poder plasmar las ideas y colgarlas en la red, permite fijarlas y darles forma. Sí, se podría hacer lo mismo en un cuaderno...pero no es igual. Y además, si da la casualidad de que a alguien le interesan tus ideas, es posible que haya un enriquecedor intercambio de opiniones y crezcas. O no, es posible que alguien crea que tus ideas son idiotas y te las rebata...y es posible que aprendas o que te cabrees. 

En cualquier caso, la red nos permite a todos mostrar nuestras ideas. Serán buenas o malas, fabulosas o una majadería...pero son nuestras. 

6) Para liberarse de una angustia. A menudo escribir representa un equivalente de la confesión o del diván de Freud. No tengo nada que objetar a quien escribe apremiado por la tensión: es más, le deseo que consiga liberarse de ella, tal y como me sucedió a mí hace muchos años. Le pido, sin embargo, que se esfuerce por filtrar su angustia, que no la arroje tal cual, áspera y cruda, al rostro del lector: de lo contrario se corre el riesgo de contagiarla a los demás sin alejarla de uno mismo. 

El anonimato de la red permite eso, permite el desahogo de la pena, la tristeza o el agobio total. A veces es más fácil contarle tus mierdas a un desconocido que ni siquiera sabes si te leerá que contárselas a tu hermana. Escribir un blog puede servir de desahogo, pero como dice Levi...hay que limar tus mierdas un poco, tus mierdas son tuyas y un mal día lo tiene cualquiera, pero un blog lleno de pena suprema permanentemente no es bueno para el que lo escribe...ni para el que lo lee, que se acabará alejando porque lamentablemente todo el mundo tiene sus mierdas.

Analizar la pena y los malos momentos, incluso dejarse llevar por ellos no está mal. Es más, hay que hacerlo de vez en cuando, si además eres capaz de sacarlo fuera y contarlo, mejor para ti. Pero de eso a regodearse en el auto ombliguismo sufridor y pasarse el día mostrándolo al mundo va un trecho. El trecho que va desde el sano ejercicio que hace que el lector empatice...al punto donde el lector dice "eres un puto brasas y todos tenemos nuestras mierdas".

7) Para hacerse famoso. Creo que sólo un demente puede ponerse a escribir con el único objetivo de hacerse famoso; pero también creo que ningún escritor, ni siquiera el más modesto, ni siquiera el menos presuntuoso, haya sido inmune a esta motivación. Ser conocido, leer sobre uno mismo en los periódicos, oír hablar de uno, es dulce, qué duda cabe; pero son pocas las alegrías de la vida que cuesten tanto trabajo, y pocos los trabajos con un resultado tan incierto. 

Creo que hay mucha gente que empieza a escribir pensando, no tanto en hacerse famoso como en tener muchísimas visitas. La obsesión por las visitas mató al blogger. 

El afán por el famosismo bloguero acaba con cualquiera de las otras motivaciones que se puedan tener a la hora de escribir. Pensar qué escribo que me de visitas, que me haga famoso es un trabajo absurdo y con un resultado muy incierto. Si no se consigue es posible que la decepción acabe con el blogger, o peor, le haga pensar que lo que escribe no vale nada....y no vale nada mientras lo haga por el afán de popularidad. 

Otra cosa y lo he dicho cien millones de veces y el que diga lo contrario miente, es que no mole infinito escribir algo porque si, porque te sale, por enseñar, por contar tus ideas....y que resulte que eso le interese a mucha gente. Eso es otra cosa...y obviamente el ego bloguero aletea feliz. 

8) Para enriquecerse. 

Si alguien escribe un blog para ganar pasta hay que quererle mucho.  Probablemente todavía crea en los Reyes Magos, el Ratón Pérez, los unicornios, Indiana Jones y Mary Poppins. 

9) Por costumbre. He dejado para la última esta motivación, que es la más triste. (...) Que vigile con lo que hace: por ese camino no llegará muy lejos, acabará fatalmente por copiarse a sí mismo. Es más digno el silencio, temporal o definitivo. 

Yo no lo llamaría escribir por costumbre. Creo que es más bien escribir como un hábito, como una rutina. Se asume que es inevitable no repetirte, volver sobre lo mismo, copiarte y volver a repetirte, pero la alternativa es peor. 

Si te callas, si no escribes...es verdad que no te repetiras, pero también anularás la posibilidad de que haya un destello, de que una  idea  surja y sea original y diferente y puedas y sepas contarlo. 

Además, creo que aquí se vuelve al principio....llega un momento en el que puede parecer que escribes por costumbre, pero lo que realmente ocurre es que escribes porque sientes el impulso y la necesidad de hacerlo. 

Sencillamente, no sabes no escribir. 


Todo esto y mil millones de cosas más surgieron en mi absurda cabeza mientras leía y doblaba un millón de esquinas del fabuloso libro  El oficio ajeno
  Ya las iré contando. 

46 comentarios:

TXABI dijo...

... a lo mejor solo es que te gusta escribir !

TXABI dijo...

... por cierto ¿y para cuándo por BCN con tu libro ?. No nos vas a dejar con las ganas, verdad ?
(si la editorial no tiene "fondos", ya sabes que te puedes quedar en casa, any problem! ("el nido está vacio").

Newland23 dijo...

Yo no sé por qué escribo cuando escribo aunque hay un poquito de todos los puntos. Voy a releerlo a ver si me encuentro.

HombreRevenido dijo...

Yo soy de 1 y 2. Más básico imposible.

Luego, por supuesto, soy del punto 8.
Yo estoy en esto del bloguerismo para lucrarme y también para lo que viene siendo follar. Y ahora que lo pienso, tampoco lucrarse es tan importante...

En fin, que no sé lo que digo. A lo mejor tengo que escribir un rato más para escucharme pensar bien. Me he quedado atrapado en mi yo-escritor adolescente.

molinos dijo...

Newland tu eres 1m 5 y 6.

Revenido tu eres el ejemplo perfecto del 2...Primo Levi pensaba en ti seguro!!!

Yo escribo porque no sé no hacerlo. Ya no.

Diego dijo...

Añadiría una mezcla de 3 y 5: escribir para ordenar tus pensamientos acerca de un tema.
Otra razón podría ser para mejorar la escritura, practicar diferentes estilos y demás. Aprender a escribir.
Todo esto muy bien, de acuerdo con tus puntos. Pero hay algo que no veo: la secuencia leo blogs-me pica la curiosidad- escribo blog. No sé si es porque en mi caso no fue así (no leía blogs... ni sabía cómo funcionaba la cosa)o porque en realidad tu secuencia es producto de la razón número 5 XD.
La razón 7, fama, visitas y demás, ha acabado con muchos. En mi post acerca de La gran obsesión bloguera, trataba de responder a un tipo que estaba obsesionado con las visitas. Bueno, pues ha acabado por cerrar su blog.

Diego dijo...

Se me olvidaba: totalmente de acuerdo con Levi. Mi primer blog tuve claro por qué lo hacía, para pasar el rato, pero después llegó un segundo y ahora estoy con el tercero, y la verdad es que no sé por qué me meto en estos líos que me quitan tiempo de hacer otras cosas más agradables. Necesitar contar algo es como una especia de castigo... Ojalá no lo necesitara (y lo digo en serio).
Decía Mark Twain: "Si hubiese sabido la cantidad de líos que implica escribir un libro, no lo habría empezado, ni lo volveré a hacer" Pues eso pasado al blog. Pero siempre hay algo que te impulsa...

Cabrónidas dijo...

¡Hola, Molinos! No sé si lo habré entendido, pero basándome en lo que raja el espagueti Levi: el que quiera tener un blog, que lo tenga.


Tal y como yo lo veo, están las cosas que te gustan, las que no te gustan, y las que te causan indiferencia, y a partir de ahí viene todo lo demás. En este caso, el que tiene un blog y no es de fotos, y como que no es de fotos es de escribir, lo tiene porque le gusta escribir y que encima le lean. El que diga lo contrario miente.

Lo de escribir porque no sabes no hacerlo, me suena a sí, pero no. No, pero sí. Algo así como las indemnizaciones en diferido de las que habló Cospedal. Que sí, que lo entiendo, pero no.

Anónimo dijo...

Interesante la aplicación al mundo bloguero sugerida por alguien como Primo Levi, que vivió y murió en una época en la que los blogs ni estaban ni se les esperaba. Pienso que tal vez Cervantes hubiera escrito uno sobre su cautiverio en Argel si sus captores le hubieran dado un iPad y una conexión wifi en la prisión.

Personalmente, mi blog es para mi y para aquellos (no tan pocos) seguidores y lectores que entran de vez en cuando a ver si he colgado algo. No es mi intención monetizarlo, convertirme en gurú, o que me fiche Pedro Jota en El Mundo como columnista (aunque esto último no me importaría). Tampoco por mi ego, ya que aunque no soy modesto, firmo aquí como anónimo y en el blog con un alias que tampoco coincide con mi identidad real.

¿Por qué lo hago entonces? Pues creo que como ya se ha apuntado, porque me gusta escribir. No lo hago mal del todo, y parece que lo que escribo gusta. O mejor dicho, CÓMO lo escribo es lo que parece contar con el favor de mis lectores.

Por cierto, si no recuerdo mal, Levi estuvo en Buna-Monowitz, también conocido como Auschwitz III, subcampo gestionado por la IG Farben donde las condiciones, sin ser las de Theresienstadt, no eran precisamente las del vecino Birkenau (Auschwitz II), aparte de que llegó a finales del 44. Lo digo porque gracias a eso hemos podido leerlo. La SGM y sus colaterales también es, como en tu caso, un tema que me interesa enormemente.

El Anónimo de la Lámpara

Oswaldo dijo...

Revenido, en medio de su chiste y diversión (motivo 2) asoma un motivo (bien serio) que no da Primo Levi y luego Diego lo arma un poco más, aunque creo que no es realmente ni 3 ni 5, sino un motivo con fuerza propia que es el de "Escucharse Pensar a Uno Mismo".

"Escribir", así, en genérico, puede, y de hecho creo que en la mayoría de los casos lo hace, ayudar a ordenar el pensamiento hasta llegar a generar nuevas claridades.
Algo así como que alguien pueda llegar a decir una frase como "No sabía que pensaba tal cosa hasta que lo escribí" ¡Vaya!

Es "Pensar con Lápiz y Papel"



Punto aparte Moli, si intento tocar el Link {"El oficio ajeno" de Primo Levi} no pasa nada. Dice HTTP 404 No encontrado.

Elena Rius dijo...

Yo soy más bien del 2 y del 3 (un poco), aderezado por el comentario de Oswaldo de "escucharse pensar a uno mismo", aunque esto último no lo supe hasta que descubrí que me ponía a escribir sobre una cosa y salía otra. Mis pensamientos sobre la pantalla me habían llevado allí. Lo del 1, para nada: cuando empecé con el mío no seguía ningún blog, sólo tenía una vaga idea de que podía servir para que mis ideas peregrinas llegasen a personas desconocidas en lugares igualmente ignotos para mí. A veces lo hacen, a veces no.. Pero eso no me preocupa. ¿La fama? Ja,ja, ni está ni se la espera.

molinos dijo...

Ya me la habéis liado.

Por partes.

Diego, tú eres 3 y 5...porque escribes de "cosas", escribes literatura y eso es distinto. Yo no escribo para mejorar mi escritura, de hecho si pienso en hacer eso me bloquearía complemente, sé como escribo, escribo como hablo lo que no es nada bueno literariamente hablando, pero tampoco tengo ni he tenido nunca propósito literario. Y sobre que no leías blogs antes de ponerte a escribir, vale...me he explicado mal. Tú escribias antes (supongo...no te conozco de antes) y el blog te sirvió como plataforma, pero hay cantidad de gente que sí sigue esa pauta. Yo por ejemplo.


Sobre las visitas y la fama ya lo hemos hablado mil veces, es una manera estúpida de arruinar la gracia de tener un blog.

¡Hola Cabrónidas! Por supuesto que el que quiera tenga un blog, y un perro piloto y un apartamento en Torrevieja...eso no se discute. Y que cuente lo que quiera.

Y si lo de no sé estar sin escribir no te convence, ¿qué más da? Ahora, lo de ponerme a la Cospedal...eso no te lo perdono.

LampMan, mi blog también es para mi, eso es una obviedad. ¿Cual es el criterio para poder decir que el blog es para ti? Si tienes muchas visitas ya no es para ti? ¿Si eres anónimo es más para ti que si te han puesto cara y nombre? No estoy de acuerdo.

Y lo de Levi ya lo sabía, de hecho también leí este verano "Si esto es un hombre"...ya hablaré sobre eso otro día o no.

Oswaldo, yo para ordenar mis ideas y mis pensamientos, escribo a mano. Eso es lo que me ordena de verdad. Y ya está arregado el link.

Elena, tu caso también es distinto porque ya "escribias" o estabas metida en el mundo antes de los blogs...has hecho el camino un poco al revés. Y sí, tu eres un claro ejemplo de como empezar hablando de algo y terminar en otra cosa...pero lo haces genial. Ah y tu enseñas mogollon!!

Gracias a todos.


Lilith dijo...

No estoy de acuerdo con tu comentario en el 4... Un blog, como cualquier cosa que leas (sobre todo si no tiene faltas de ortografía), te puede inspirar. ¡Y una persona inspirada puede hacer cualquier cosa!

molinos dijo...

Lilith, vale...pero es que cualquier cosa inspira. Un blog, un chiste, una anécdota, una lectura, mirarte los pies, ir en coche, andando, un olor, una comida, un beso, un bolígrafo....pero eso no tiene que ver nada con escribir para mejorar el mundo. Por lo menos desde mi punto de vista.

Aquello noerayo dijo...

En mi opinión, hay cosas que no pueden vivir en mi cabeza y necesitan salir, lo cual, fríamente pensado suena escalofriante

Aurora dijo...

Pues yo soy el 1, no encajo con ninguno de los otros puntos. Lo hago por puro placer personal y si a otros les gusta lo que escribo pues fenomenal.

Jesús Miramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Blanco Humano dijo...

"La obsesión por las visitas mató al blogger", qué gran verdad. Aunque en mi caso más la falta de tiempo y comentarios.

Yo creo que mi yo del pasado escribía porque se aburría, porque era gratis y porque podía.

Se puede decir que he vuelto gracias a gente como tú que me ha insistido en que debía hacerlo.

Pero vamos, que a mí lo que se me da bien de verdad es beber cerveza.

Bichejo dijo...

1. Sile total y en ese orden...leer y decir "¿por qué no?"
2. Para divertirme. Si se divierten otros, genial. Si no, también bien.
3. Nole. Soy poco didáctica y no tengo paciencia para enseñar
4. Nole. En todo caso para mejorar mi mundo porque hago algo que me gusta hacer
5. Pichinpichán. Pero escribir ha resultado ser la mejor manera de ordenar mis ideas, aunque escriba de otra cosa
6. Nole. Pero sile. Escribiendo de otras cosas me he olvidado de angustias (tontas y serias)
7. Nole
8. Nole
9. Esta no sé. Me resultó tan fácil perder el hábito que no lo sé.

Toma, un comentario muy bien ordenadito.

Jesús Miramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen J. dijo...

Interesante. Tal vez se puede hacer el ejercicio de interpretarlo para aquellos que escriben pero no publican. Al final, el blog es un soporte ¿O no sólo? Da que pensar.

Yo creo que el 2 lo interpretas bien, aunque no estoy segura de que se pueda fingir la tristeza. A mí me cuesta mucho que me hagan llorar al leer, probablemente porque hay algo de fingimiento. Y no es "escribir para divertirse" en el sentido de distraerse, de tener una diversión o un escape: eso está más cerca del punto 6.

El 4 lo interpretas como el 6 realmente. Yo creo que sí se puede mejorar el mundo escribiendo. La belleza y el talento, la difusión de la cultura hace un mundo mejor. En el caso de los blogs, es la facilidad para publicar, el no pasar por intermediarios que juzgan para los otros lo que haces tú, el acceso, el encontrarte con los lectores, el que ellos te encuentren, de forma directa. Yo creo que eso hace el mundo mejor. Tú mundo es mejor escribiendo en el blog ¿O no?

Sobre la costumbre... Levi lo llama escribir por costumbre porque es lo que quiere decir. De lo que tú hablas es de practicar, y no es lo mismo creo yo, aunque conviertas la práctica en rutina. Cuando uno hace algo por costumbre, en realidad no sabe por qué lo hace, y hacerlo es, en sí mismo, una finalidad. Así es como yo lo interpreto.

Para mí la pauta es escribir desde siempre, y un buen día decidir publicar porque alguien te dice que hay una cosa que se llama blog. Leer otros blogs viene después. No sé si es una pauta correcta, pero es posible seguirla. ¡Doy fe! XDD

Qué largo...

Gordipé dijo...

Yo me quedo en la 6.

Discrepo con lo de que no se puede mejorar el mundo. Sí se puede. Tú, por ejemplo, mejoras un poquito el mundo de quienes te leemos. Quizás no sea una mejora grande y no tiene repercusiones globales pero yo sí me siento mejor leyendo los blogs de algunas personas. Sí mejora mi mundo. Y eso es importante para mí. Y para muchas otras personas. Vale, puede que sea aportación pequeñita pero, oye, tacita a tacita...

molinos dijo...

A ver, que os habéis puesto supersesudos...

Aquello noerayo, más escalofriante es pensar en la cantidad de cosas que hay en nuestras cabezas y no dejamos salir o peor...ni siquiera miramos.

Aurora, esa es la idea. Eso hago yo.

Jesús, tu escribes porque tienes el impuso y la necesidad de escribir, ¿qué lo haces para dejar constancia de tu presencia? ¿Cómo un diario? ¿Como un testimonio? Sí, pero no sabes estar sin hacerlo. Si quieres mi opinión, tu escribes para no perderte, tus posts son como miguitas de pan que vas dejando en el camino para no perderte.

Blanco HUmano, tu escribes de puta madre...ahora escribes menos porque eres adicto a twitter y no me vengas con otras excusas...que estás superllorica.

Bichejo, discrepo en el 9...eres incapaz de dejarlo completamente. Ya no puedes.

Carmen J, Levi lo escribió en contestación a un joven escritor que le mandó una carta preguntándole por las motivaciones para escribir. Por supuesto él lo hizco pensando en quien se ponía a escribir pretendiendo conseguir ser publicado. La "interpretación" libre que hago yo pasa por alto ese hecho, ahora con internet realmente cualquiera puede "publicar" y no me refiero a editar un libro online. Me refiero a que tener la posibilidad de subirlos a la red hace que esté accesible a un montón de potenciales lectores...Eso, cuando Levi escribió este artículo era impensable. Pensemos en quién escribía entonces y tenia que ir mendigando que alguien le leyera.

Sobre el punto de mejorar el mundo. Por supuesto que se puede mejorar el mundo escribiendo, pero aquí hablamos de la intencionalidad al hacerlo y eso es diferente. Uno no es escribe "para hacer el mundo mejor"...escribe y luego resulta que su escrito hace el mundo mejor. Y sí, mi mundo es mejor escribiendo el blog...pero no lo escribo por eso...

Y tú también eres de las que escribía antes del blog..en vuestro caso la pauta es distinta como ya les he dicho a Diego y Elena Rius. Yo no habia escrito jamás, nada has que empecé esto.

Gordipé, lo mismo que le he dicho a Carmen. Claro que leer los blogs de otra gente mejora tu mundo, pero aquí hablamos de la intencionalidad del que escribe. Y me encanta que mis tonterias hagan el mundo de los qu eme leen un poco mejor pero te aseguro que estoy lejos de pensar en eso cuando escribo....


Y sólo decir que esto era un mero ejercicio de intepretación de unas palabras de Levi...sin más.

d r e i y a dijo...

me apunto el libro para leerlo.
yo creo que me quedo con la 1 y añadiría otra razón: descubrir y (re)leer las reflexiones de los demás y aprender de ellas.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Explicareme pues: lo de que el blog es para mi está muy relacionado con lo que apunta Oswaldo. Escribo sobre algo que me interesa, sobre algo que me haya llamado la atención o sobre algo sin sentido totalmente al principio, pero que luego lo cobra.

Puedo tener un post sobre el "asunto" vasco (soy de San Sebastián aunque no vivo ahí) de lo más trascendente en el que expreso una opinión muy concreta y mía, y pasar al siguiente a disertar sobre los sastres de Savile Row que han hecho los trajes de los sucesivos 007 (también hay algún italiano de la Via Condotti). A lo que voy es que los de opinión me hacen posicionarme en algunas cosas, cosas sobre las que puede que hasta que escribo sobre ello no tengo una postura clara. Me obliga a leer sobre ello, a pensar sobre ello y a posicionarme sobre ello. Luego, la gente que lee me aplaude con las orejas o me pone a caer de un burro. Algunos hasta educadamente. Incluso algunos se atreven a rebatirme con argumentos que ¡qué desfachatez, voto a Bríos! parecen sólidos y pensados por alguien inteligente al otro lado del monitor. Y ya en el colmo de la desconsideración, osan convencerme de que tal vez (a veces algo más que tal vez) pueden tener razón.

En ese sentido, mi blog es para mi. Y si además interesa a otros, pues miel sobre hojuelas. Y si opinan, aunque sea bien, agradecido por ello.

Los otros posts son para desengrasar, como un sorbete de limón entre plato y plato.

El Anónimo de la Lámpara, aka Lampman

PD: Sorry about the rollo

Qué chulo dijo...

Para mejorar el mundo...es una frase tan corta que según la quieras poner significa lo que te venga en gana. Igual vale para decir que nadie escribe un libron con esa intención, ni un blog, ni una receta de cocina...que para decir que sí.
Pero me encanta el intercambio, que sí, que punto seis no, que no, que punta tres sí, pero vuelta y vuelta, y poco hecho por dentro.

saraolenchero dijo...

Ciudadano Anónimo de la Lámpara pon tu enlace que no quepo en mi de curiosidad.

Ana María dijo...

Yo opino que primero se lee. Mucho. Muchísimo. Y luego se escribe.

Para liberase de una angustia. Como catarsis, la escritura es de lo poco que conozco que funciona 100%. Tanto consciente como inconscientemente.

Para enriquecerse, supongo que será desde el punto de vista monetario. Hay quien escribe para enriquecerse el alma (me he puesto intensa un segundín).

Oye, y feliz viernes ;) :*

Anónimo dijo...

Querida Sara, prefiero dejar el (es) tupido velo de mi blog como está. Tal vez llegues a leerlo desde otros sitios, desde Google buscando información u opinión sobre algo, o desde cualquier otra fuente. Obviamente no imaginarás que es "ese" blog, así que seguiremos en las mismas, encontrándonos chez Molinos de vez en cuando.
De todos modos, tampoco te pierdes nada extraordinario, yo lo miro con cariño porque es "mi" blog, pero tampoco es una "life-changing experience" precisamente.

El Anónimo de la Lámpara

Anónimo dijo...

Para mejorar el mundo es una frase de Miss América, que sí.

Dra Jomeini dijo...

Me ha encantado. De verdad.

molinos dijo...

Anónimo de la lámpara a este paso vas a convertirte en personaje secundario.


La frase completa de Levi

4) Para mejorar el mundo. Como puede verse nos alejamos cada vez más del arte por el arte. Es oportuno señalar aquí que las motivaciones de las que estamos hablando tienen una escasa incidencia sobre el valor de la obra a la que pueden dar origen; un libro puede ser bello, serio duradero y agradable por razones muy distintas a aquellas por las que fue escrito. Se pueden escribir libros innobles por razones de lo más nobles, y también, pero más raramente, libros nobles por razones innobles. Sin embargo, siento cierta desconfiazna hacia quien "sabe" como mejorar el mundo; no siempre, aunque a menudo, se trata de un indivuduo talmente enamorado de su sistema que se hace impermeable a la crítica. Es mejor que no posea una voluntad demasiado fuerte, de lo contrario estará tentado de ir más allá de las palabras y mejorar el mundo con los hechos: así hizo HItler después de escribir Mein Kampf y a menudo he pensado que muchos utopistas, de haber tenido energías suficientes, hubieran provocado guerras y baños de sangre.

Anónimo dijo...

¿Secundario? ¿Detrás de quién?

Ahora en serio, Levi debía tener una voluntad inquebrantable, de vivir al menos. Si no, no se sobrevive en un campo de trabajo esclavo como era Buna-Monowitz. Uno no va ahí como a un pic-nic "a ver qué tal me lo paso": Uno entra ahí (supongo claro, no me he visto en la tesitura) con la voluntad de salir vivo, y luego sale o no. Pero si se deja llevar y pasa de todo, o piensa en "que sea lo que Dios quiera", acaba envuelto en una nube de Zyklon-B o en la mesa de experimentos de Mengele.
Creo que su motivación es noble y su obra innoble: dar testimonio de una barbaridad como el holocausto, para que no se repita (propósito vano, ya ha ocurrido de nuevo en Camboya, Bosnia, Rwanda, la exURSS...)

Con sus alusiones a Dante, tal vez a la entrada de los campos en vez del famoso "Arbeit macht frei" deberían haber escrito el "Lasciate ogni speranza, voi ch'entrate" dantesco. Pero mira, él no la perdió y salió vivo para contarlo, aunque no le hayamos hecho ni puto caso.

El Anónimo de la Lámpara

Oswaldo dijo...

Ciertamente el tema de "mejorar al mundo" suena bien y bonito, agradable y divertido hasta que viene un político o una sarta de ellos a hacer como los que están llevando a mi país al total desastre y deterioro de una manera no sólo impermeable a la crítica, sino más bien antimagnética, como colocar dos imanes con el mismo polo uno contra el otro para verlos salir disparados a culpar a cualquier otro de las cosas que sólo ellos han sido responsables de hacer.

Y no han provocado más sangre porque para pelear hacen falta dos y del lado opuesto se ha actuado con muchísima prudencia.

Lo peor es que creo que son de los "raros", según leo que dice Levi, que "escriben noble" por razones terriblemente innobles.

Y sí han actuado. Y vamos en bajada. Y son incapaces de reconocer su responsabilidad. Ahora, según tales genios, la culpa de los 25.000 asesinatos en sólo 2013, en un país de unos 25 millones, la tiene la violencia en las telenovelas. (Cínicos o locos, pero ciertamente irresponsables)

Pero ellos "están mejorando el mundo" y DICEN (que ni ellos mismos lo pueden creer) que sólo ellos saben cómo hacerlo.

Sorry por el sabor amargo de este comment pero a veces la tristeza es tanta que no puedo evitarlo. Más en un día como hoy, en el que toca a uno revisar la propia vida porque es su día de cumpleaños. (¡¡¡Yeiiii!!!)

Ana María dijo...

Oswaldo, muchísimas felicidades! :*

molinos dijo...

Dreiya...es un gran libro. Ensayos y artículos cortos de multitud de temas.

Lampman, vamos que escribes como yo, de lo que sea y como te apetece. Algunos más serios que te sirven para ordenar tu pensamientos y otros de "sorbete de limón" para despejarte. Pues lo siento, porque creo que no quieres parecerte a esto pero eso es lo que viene siendo un blog personal pero que no quieres enseñar aquí. Estupendo.

Qué chulo, ya he contado antes la frase completa de Levi sobre Mejorar el mundo".

Saraolenchero - Lampman...Lampman...saraolenchero. Ya estáis presentados.

Ana María yo también creo que primero se lee y luego se escribe un blog. Bueno, o más bien no es que lo crea, es que ese fue mi proceso y el muncha gente que conozco con blog.

Anónimo, ya está explicado más arriba...y sí, es cun poco de "la paz en el mundo" de Miss Universo.

Dra Jomeini...¡me alegro infinito!

Lampan, secundario detrás de mi por supuesto que soy la autora. Y no me mezcles temas, de Levi y la IIGM ya hablaremos en otro momento.

Oswaldo...no empañes tu cumpleaños con política!! Feliz cumpleaños, espero que tengas un día genial.

La Buhonera dijo...

Lo leí el jueves y llevo dos días dándole vueltas. Porque además se me mezcló en la cabeza con el que publicasteis de César Mallorquí en Pisando Charcos, que tiene que ver en cierto sentido.

Al principio no estaba de acuerdo con lo que decías de que primero se lee y luego te lanzas a escribir... Pero luego me he acordado de cómo entré yo en el mundo de los blogs, cuando era una niñata y lo que usaban los de mi ambiente era Fotolog. Yo escribía en mis cuadernos, y en mi ordenador, pero pasaba de enseñarlo. Y a base de ver a amigos que soltaban sus chorradas me lancé.

De hecho, el blog actual lo abrí después de pasarme media Erasmus leyendo tu blog y el de Doctora Jomeini. Me hicisteis querer volver a colgar cosas después de años de pasar de blogs y fotologs.
Aunque la verdad es que al final apenas he escrito hasta que ha llegado el punto 1, que creo que es realmente el que lo mueve todo.

Sobre el punto 6. Comentar que no siempre lo que sale de desahogar la angustia es angustioso. Hay quien cuando está en la mierda crea cosas preciosas y nadie diría que lo motiva algo malo...

En fin, me ha encantado. Lo seguiré releyendo porque cada vez saco cosillas ^^

Anónimo dijo...

Yo empecé porque estaba embarazada, y veía todo raro, que me habían tomado prestado el cuerpo y no me encontraba agusto dentro. Y me dije, algo vas a hacer. Pues deporte no sería. Pues colgar cosas en internet, ah...eso ya lo hacía. A escribir una página web; lo intenté, pero el préstamo corporal incluía la mayor parte del uso de la corteza frontal, total que estaba demasiado empanada para htmlear. Pues un blog, que pones fotos. ¿Y el primer post de qué? , nada personal, nunca, en plan puretamente pofesioná. Un día me fijé en el contador de visitas y vi que me leía alguien. Me dió un ataque de vergüenza, a punto estuve de borrarlo.
Con esto no me contesto ni a mi propia pregunta ¿por qué un blog?. Y no, la mayor parte de las razones que tenía para empezarlo, no son las que tengo para continuarlo. Pero la razón para continuarlo sí la sé, me da cierto veértigo.
Y por supuesto, para cambiar el mundo. Que sí.

Alberto Secades dijo...

Me gusta el artículo; trata de encontrar diferentes motivaciones a la hora de realizar algo. supongo que corresponde a una parte de un libro que trataba sobre las motivaciones de escribir (un libro). Se obvia el hecho de la diferente condición, de origen, de un libro y un blog.

Quizá me gusta menos la parte (en el artículo y, especialmente, los comentarios) en la que se trata de identificar el tipo al que cada uno corresponde; como si se tratara de un eneagrama y ver cómo se ajusta cada uno. Y, cuando pasa eso, surge una cierta tendencia a negar la posibilidad de que existan otras motivaciones diferentes a las que mueven a uno mismo.

Pero, insisto, me gustó mucho el artículo y el debate.

Aunque quizá echo en falta una posibilidad, que no veo recogida en las presentes: ser capaz, pasado un tiempo, de recordar lo que se pensaba sobre un asunto concreto. Una especie de "escribo para mi yo futuro". Quizá, siendo el blog (en concreto los considerados "personales") una evolución de un diario, resulta fácil pensar que se escribe para que uno mismo pueda leerse.

Gracias.

Pilar V dijo...

Creo que hay tantos motivos como escritores, aunque pocos que no puedan encajarse en los que planetas. Otra cosa es que la motivación de quien escribe sea percibida por el lector de forma clara.

Anónimo dijo...

Pues también llevas razón Alberto en lo de escribir blogs para poder saber lo que uno pensaba.
Y también se escribe un blog para saber lo que uno piensa, ya que ayuda a ordenar ideas. Al menos a mi me sigue imponiendo cierta reverencia el botón de publicar.

molinos dijo...

La Buhonera, se escribe por el punto 1 pero se hace un blog porque se conocen otros...o al menos eso creo yo. En mi caso, no empecé a escribir hasta que empecé con el blog y fue más por aburrimiento y por probar que porque tuviera un impulso.

Sobre escribir sobre la angustia personal, por supuesto que se pueden hacer cosas preciosas pero como dice Levi eso se trabaja. No se suelta todo tal cual, se trabaja para volcarlo de una manera que sirva al que escribe y de alguna manera llegue al que lee, aunque el propósito del que escribe no sea ese.

Anónimo, motivaciones hay todas. El artículo de Levi era sobre porqué se pone unoa escribir un libro que es una situación diferente a la del blog...y sigue escribiendo si es lo que te pide el cuerpo.

Alberto, el libro no va sobre motivaciones de escribir. El oficio ajeno recoge un montón de artículos de Levi que van desde la química, los olores, las lecturas, escribir, pensar, su casa...de todo. En concreto este capítulo se llama así "Por qué escribimos". Y sobre lo que dices de recordarse en el futuro, yo nunca escribí pensando en eso, pero ahora después de tantos años me sorprendo releyendo cosas que escribi en su dia...y me reconozco en ellas. Es una sensación un poco rara.

Pilar V, por supuesto que hay tantos motivos como escritores y efectivamente uno puede escribir con una intención y que el eco que reciba del lector sea otro. Por eso y ya lo he comentado varias veces, en el mundo de los blogs realmente nunca sabes la acogida que tendrá un post, ni para bien ni para mal.

Anónimo, el botón de publicar impone y también alivia.

Anónimo dijo...

LO DE LOS BLOGS ESPECIALMENTE ..TAMBIEM POR UNA EXALTACIÓN INADECUADA LA PROPIA PERSONALIDAD QUE NECESITA SER EL CENTRO DE ATENCION PARA CUALQUIER COSA QUE SE COMENTA MUNDANA. NECESITAS SER LEÍDA POR LOS DEMÁS Y TENER NO SÉ CUANTOS SEGUIDORES?....

Anónimo dijo...

Exacto, un blog no es un libro. Tú escribes un libro y dices ahí queda eso...encuadernado, si escribo sobre lo mismo será...tachán, tachán...otro libro; pero un blog es la historia tan interminable como la quieras hacer. Un blog te permite ser un sesudo hoy, y mañana un egoblogger, y pasado uno que quiere cambiar el mundo pero divirtiéndose mucho, o pasa de todo y se pone en plan sarcástico. Cuando no, todo a la vez. A cambio, tienes que dosificar más las cosas y pierdes mucha reflexión, te muestras en pequeñas tomas. Y eso pasa con un blog personal y uno de asesoramiento a inversionistas de preferentes, al final depende mucho de cómo estés el cómo lo escribes.
A mi me resulta más interesante la pregunta de por qué empieza la gente a escribir un blog.

kiné dijo...

Yo vi otros blogs, blogs de economía que es el tema en el que me manejo, y siempre me quedaba pensando sobre lo que dijeran que sí pero que no era exactamente eso, que les faltaba tomar en consideración otros factores.
Así que empecé a darle vueltas a escribir sobre eso yo misma, pero no fue hasta que estuve en una situación digamos...peculiar, que en mi caso fue una convalecencia buena pero larga, que me lancé a hacerlo. ¿Qué quería hacer?, pues no se trataba de escribir, era dar mi punto de vista, salir fuera de mi círculo habitual, evadirme de mi situación, y retarme a mi misma. Por supuesto parte del objetivo era hacer algo por los demás, si se quiere entender eso como cambiar el mundo, pues es cierto que era y es mi intención.
Después de empezar mi blog, al cabo de un año, fue cuando empecé a leer blogs personales, qué sensación. Fui pasando de la vergüenza ajena, que sentí mucha leyendo ciertas cosas, (por el tipo de cosas que eran ó por lo mal contadas que estaban, según la ocasión), a tener cada vez más simpatía por ellos.
Leer blogs me ayudó a escribir mejor y a expresarme mucho mejor, me fascinan. Estoy de acuerdo con el anónimo de arriba, en realidad en cualquier blog que se mantega mucho tiempo aparece retratado el autor, aunque no lo pretenda.
Y escribir este comentario también me vale para saber qué busco yo en el asunto de los blogs.
Enhorabuena por los seis años de blog. A mi me falta uno para cumplirlos.

Alberto Secades dijo...

Kiné: acabo de leer el comentario y coincido en algunas de las motivaciones que expresas. Has despertado mi curiosidad por conocer lo que haces. Sería posible que dejaras tus señas y forma de acceso. Yo me ocupo de hacer el resto.

Saludos.