lunes, 27 de enero de 2014

MOLIDOCUMENTALES: EL MATÓN DE TWITTER.

Twitter es un bar, pero no siempre es el mismo bar. Hay veces que es un bar tranquilo dónde tomarte una copa y charlar con amigos. Otras veces es la tasca dónde entras a tomarte un café rápido y ojear la prensa y otras veces, sin saber muy bien cómo se transforma en un bar de instituto, de instituto de esos chungos de las pelis. 

En esas ocasiones, allí está él: el matón de twitter. 

El matón de twitter es exactamente igual que todos los matones: un maleducado, un chulo y un prepotente que por alguna extraña razón ha conseguido destacar en algo. En twitter eso es fácil. 

Se pasea con las manos en los bolsillos mirando a su alrededor. Mira desde arriba, porque él se cree superior. Camina arriba y abajo contemplando desde su atalaya de matón a los que él considera piltrafillas. Le ves llegar, le oyes hablar y sabes que va buscando gresca. Se aburre, sus colegas no le hacen caso o le pica algo, pero el caso es que se aburre. Quiere gresca.  

Pulula por la red orgulloso, pensando que tiene la cola más larga (de seguidores) y que él manda. Detrás de él, lleva  su cola (de seguidores) dispuestos a jalearle o lanzarse a morder a quién él les indique. Busca, olfatea, rastrea la red buscando una presa. El matón de twitter es bobo, pero no tanto como para meterse con alguien de su talla. Así que elige una presa, alguien pequeño, indefenso, un desconocido que en su rinconcito ha decido escribir algo, una opinión personal, un comentario con una idea...Le ha apetecido hacerlo y lo ha hecho, sin más. Sin más y si tener una gran cola (de seguidores). 

Localizada la presa, el matón de twitter se lanza como un perro de presa. Primero llega y empuja al indefenso desconocido. Le insulta, le humilla, le ridiculiza y se ríe. Se ríe muy alto, con carcajadas de superioridad que sus hordas de seguidores le jalean. 

La víctima, que no sabe muy bien de dónde le llegan las leches, en unos casos trata de contestar explicándose "No, mira...lo que yo quería decir es", a lo que el matón responde con más malos modos, más risitas idiotas y más insultos pretendidamente ingeniosos e inteligentes. 

Otras veces la víctima no se deja tocar los cojones por el matón y le contesta en su estilo, poniéndose a su nivel e insultándole. 

El matón entonces se para, se gira y le dice algo como "No tienes ni puta idea de con quién te estás metiendo y quién soy yo". Y acto seguido lanza a sus huestes a por la indefensa presa, mientras sigue riéndose y retratándose ante el resto de twitter que le está viendo como el completo cretino que es. 

Una vez terminado el descuartizamiento de la víctima, cuando se ha cansado de jugar con ella, cuando considera que ya ha mostrado suficiente su poder o sencillamente se ha cansado de jugar, el matón de twitter se vuelve a su casa a hacer lo que sea que hacen los matones...nada interesante, me temo. 

A veces, la jugada le sale mal. Normalmente el resto de twitter, el resto de la gente del bar no se mete en la gresca. Le ven venir, saben que va a hacer, pero no dicen (decimos) nada. Unas veces por miedo, otras veces por pasotismo, otras veces porque no es nuestra guerra...pero a veces, algunas veces, llega alguien más poderoso a mediar en la gresca, a pararle los pies al matón. Ese alguien suele tener poder, autoridad, educación, una cola aún más grande (de seguidores que no de hinchas enfervorecidos) y mucha mucha clase.  

Mientras el matón está ahí con las mandíbulas apretadas en torno a su presa o dándole empellones contra la pared, ese alguien llega y le toca en el hombro. Con clase, con sutileza, con la autoridad que le da ser un señor y no un macarra de polígono. 

El matón se gira dispuesto a seguir repartiendo leches, insultos o lindezas supuestamente ocurrentes a quién sea que se ha permitido interrumpirle, pero al girarse y ver quién le interpela, se queda paralizado. Se le hiela la sonrisa y la cara y no sabe muy bien qué decir. No puede agachar la cabeza y retirarse a sus cuarteles. No es tan sencillo. Sabe que ese alguien puede hundirle, sabe que ese alguien es más listo, más inteligente y más educado...pero también sabe que se debe a su cola (de seguidores) y que no puede abandonar el bar sin más. Balbucea respuestas, trata de reconducir la situación. Mágicamente abandona el tono de macarra, los insultos y la prepotencia y comienza a contestar con educación. 

El alguien que ha aparecido para pararle los pies, le trata como se merece. Con distancia. Con educación, clase y contudencia, le contesta hasta que le pone en su sitio. Los demás, vemos como el macarra se achanta, como se hace pequeño en su chupa de cuero y como al final balbucea algo y se marcha con la cola entre las piernas. 

Normalmente no aprende y  al cabo de un par de días...repuesto su maltrecho orgullo y confiando en que nadie se acuerde de él, vuelve. Se pasea. Mira. Rastrea. Y busca gresca. 

¿Por qué le sigo? me preguntaba el otro día. Me produce hostilidad y ganas de matar. ¿Dejo de seguirle o le hago un post? Mejor aprovecho la inspiración y luego ya veremos....

 Por supuesto, matones de twitter los hay ellos y ellas. No se salva nadie.  


12 comentarios:

Ana María dijo...

Los matones son lo que son, en cualquier parte del universo, sea físicamente o en el éter. Son acomplejados de todo, y se creen que gritando tendrán razón. Y lo que hacen, como tú dices, es retratarse.

:*

Anniehall dijo...

Que hagas el post no significa que no dejes de seguirle. Que es lo que se merecen los matones.

Griselda dijo...

¡Qué rabia da no tener ni puta idea de quien hablas ni de lo que ha pasado! Intuyo que las risas han sido épicas.

TXABI dijo...

RM ?

Voz en off dijo...

La verdad es que twitter es como la vida.También hay agresivos y matones en la vida real, y bueno ya sabes: que hablen, aunque sea bien!!!

Cabrónidas dijo...

Los matones, los chulos, los gilipollas, los ignorantes y los trolls tanto en femenino como en masculino, molan un montón. Si se puede evitar ser tan soberanamente necios como ellos (dado la singularidad de nuestra raza, es francamente difícil), te diviertes un montón.

Hans dijo...

Se gasea poco y eso es todo. Paso de twitter, pero tengo el culo pelao de dialécticas con imbéciles en blogs y foros. Vacuas como su cerebro, eso sí. Los subnormales, los iletrados, la chusma... son todos ellos de fácil fumigación (aunque tengan quinientos palmeros). Y siempre la cagan en cuanto se meten en tinglaos 'técnicos' (los míos o los tuyos). A las pruebas me remito. En fin: que se gasea poco.

Alba dijo...

¿Cómo gaseas, Hans?, porque como me imagino es imposible por teclado.
Yo he aprendido muchas cosas gracias a los seguidores de los matones, principalmente lo de dime donde están las moscas y te diré donde está la mierda; pero también que la gente no sabe discutir, ni explicarse. Pocos saben hacer alguna de estas dos cosas y menos aprenden fuera de los coles superguays, pero el que aprende...qué a gusto se queda.

Anónimo dijo...

Bueno, que alguien grite no le añade un ápice de razón, simplemente le puede provocar afonía en un momento dado. O dolor en las yemas de los dedos al apretar tanto el teclado en este caso.

Es cierto que el "matonus tuiteris" es una especie que se reproduce como el mejillón-cebra en el Ebro, pero a veces estos molestos seres que aparecen por el blog, twitter o donde sea, son divertidos. Uno va viendo cómo entran al trapo con cada respuesta. "Argumentan" cosas como "no tienes ni puta idea de eso porque yo soy ingeniero aeroespacial y supervisé el lanzamiento del Soyuz MMCLXXVII", cuando realmente (y se les nota) tienen una cultura meramente de Wikipedia(y es que la Wiki está muy bien mientras no sea tu única fuente de conocimiento).

Posiblemente, la cola larga no sea sólo de seguidores: también las ratas la tienen larga. O los ratos.

El Anónimo de la Lámpara

el chico de la consuelo dijo...

coooooño!! ca pasao aqui????
has cambiado las cortinas sin avisar??

Me gusta esa letra redondilla.
el fondo "gris encimera" también está bien.
La cabecera no, demasiao minimalista.

Y con twitter me pasa como con las telenovelas que si salen muchos personajes m lio.

Muakssssssssssssssssssssssss.

Ps-. veo que se te ha pasado la fiebre del balonmano con nulos comentarios al mundial... ahora te veo más de curling.

Little Dreams dijo...

Es que Twitter es la vida real hecha red social. Admito,yo no tengo, me da miedo. Hay amigos que se hacen bullying entre ellos "que no tenes X cantidad de seguidores como yo", "que sos un fracasado si X persona no te sigue". Pero como no tengo no puedo hablar a ciencia cierta, aunque intento imaginarme que es prácticamente lo mismo que Facebook, tenes 2500 "amigos", 5 amigos, alguno que otro ex (tenes que ver si el muy maldito no anda con una mejor que tú, si engordo, etc) en fin, un montón de personas que nunca hablas, y que por encima leen toda tu vida, ¿pero los eliminas? NOO, porque tenes que admitirlo también te gusta espiar sus Facebooks, leer estados, reírte de sus fotos, hacer bullying a tus compañeros si no tienen tantos "amigos". Si, feas actitudes pero el ser humano, es un bichito feo tenemos que asumirlo!
Ame tus entradas me he reído mucho, yo recién empiezo así que voy tomando inspiraciones!
ÉXITOS

Sophie dijo...

Menudo cambio de imagen chiquilla, me gusta cómo ha quedado :)

Lo bueno de los matones, tal como apuntan más arriba, es que viendo las moscas sabes dónde está la mierda.

Hace poco hice limpieza de Twitter, dejé de seguir a gente que no aportaba nada en mi timeline, sólo se dedicaba a meterse en grescas o repartir leña.