viernes, 13 de diciembre de 2013

LEER PORQUE...

Hay muchos motivos por los que leer un libro. Muchísimos. Algunos motivos son idiotas desde el principio, otros no parecen malos y otros parecen estupendo. Todos pueden tener buenos resultados o desastrosos. 

Leer un libro porque está de moda y si "todo el mundo lo lee será por algo". Mal. Aquí es fácil aplicar la máxima de nuestras madres "Si todo el mundo se tira por el puente, ¿tú te vas a tirar?" pues el libro de moda es siempre como tirarse por el puente y es siempre mala idea.  La experiencia dice además que el sujeto conocido como "todo el mundo" tiene un gusto atroz para la lectura...y para casi todo. 

Leer un libro porque es un "clásico que no se puede dejar de leer". Las posibilidades de acierto aquí son un poco mayores que en el caso del puente pero tampoco las tienes todas contigo. Un clásico se supone que es un libro que ha demostrado a lo largo de un periodo de tiempo relativamente largo (hay que huir como de la peste bubónica de cualquier libro que se anuncie como "un nuevo clásico" porque eso no existe) que es una referencia. Eso no quiere decir que tenga que ser una referencia para ti y desde luego "se puede dejar de leer" y no vas a morir entre espasmos ni tu cerebro va a gritar enloquecido por esa carencia. 

Leer un libro porque alguien te dice "Como estás deprimido te va a gustar esto", "Como estás en paro lee esto", "Como no sabes que hacer con tu vida lee esto". Curiosamente casi nadie te dice "Te veo feliz, lee esto".  Aconsejar un libro según el estado de ánimo del otro es un ejercicio de riesgo. Primero exige un nivel de empatía que está fuera del alcance de la mayoría de la gente y segundo ¿cómo sabes lo que quiere el otro para enfrentarse a eso? A lo mejor está deprimido y lo que quiere es seguir chapoteando en sus oleadas de pena para intentar ver que no está tan mal o al contrario, prefiere risas tontas y alocadas que le dejen sin pensar. 

Leer un libro porque le quieres dar otra oportunidad. No te gustó una vez y decides que quieres volver a intentarlo. Te autoconvences de que quizás no fue el momento, no estabas de humor o te faltaban conocimientos para disfrutarlo. Si haces esto, si decides darle otra oportunidad, hay que estar preparado para darte cuenta de que quizás ese libro no es para ti por mucho que tu te empeñes o que nunca serás lo suficientemente listo para él. 

Leer un libro "porque es fácil". ¿Y? Esto es como ligar con alguien porque es fácil. Hay que adecuar las expectativas. Un libro fácil, y hablo de libros de esos de usar y tirar, jamás te darán la satisfacción de otros libros. Con suerte, será un placer momentáneo, fugaz y  que no te dejará  huella. Con mala suerte será algo como ¿en qué estaba pensando yo para perder el tiempo con esto? Si, exactamente igual que con un ligue fácil. 

Leer un libro porque lo leen tus hijos. Esta es una manera muy tonta de enfrentarte a la realidad de que ya no tienes 8, 12 ni 16 años y ya no eres o sólo lo eres en parte, la persona que eras con esa edad. Además, leer las cosas que a tus hijos les están emocionando y darte cuenta de lo inocentes que son es una manera muy tonta de sufrir. Por supuesto, enfrentarte a tu recuerdo de niño inocente emocionándote con la misma lectura (o el mismo tipo) es un ejercicio solo para muy valientes. Existe además el riesgo de que te aburras hasta el infinito con esas lecturas y tengas tentaciones de decirles a tus hijos " ese libro es un rollo". Eso es lo peor que puedes hacer. 

Leer un libro porque te lo regalan. A ver como explico esto, no hay obligación de leer los libros que te regalan. Y si los lees hay que estar preparado para darte cuenta de que tus amigos no te conocen, o que tus amigos te tienen en tan alta consideración lectora que te regalan libros que no eres capaz de leer, o  que, sencillamente, para ellos elegir un libro no es un acto sagrado como para ti. También hay que estar preparado para poder decirle al amigo que te conoce, que conoce tus capacidades lectoras y que ha elegido el libro con todo el interés del mundo que su regalo no te ha gustado. Lo bueno de ese amigo es que está preparado para esa contestación. 

Leer un libro porque te empeñas. ¿Por qué? Si el libro no se deja, pues no se deja. Pasa de él. 

Leer un libro para poder discutir con conocimiento de causa. Este motivo hay que manejarlo con mucho cuidado. Si se trata de una lectura sesuda y complicada hay que valorar si el placer de la discusión posterior compensa el esfuerzo. Si el libro es una bazofia, ¿para qué perder el tiempo documentándote para discutir de memeces?

Leer un libro que te recomienda alguien que puede llegar a gustarte. ¿Y si ese libro hace que te guste muchísimo más? o por el contrario ¿Y si arruina la chispa? 

Leer un libro porque es el favorito de tu pareja y te lo recomienda muchísimo o por el contrario te dice "No lo leas". Esto es un deporte de riesgo. Leer el libro favorito de la persona que quieres es exponerte a conocer algo del otro que a lo mejor no quieres saber, o darte cuenta de que lo que para esa persona es fundamental e intocable a ti no te dice nada. Esto te puede sumir en un mar de dudas. ¿No lo he entendido? ¿Hay algo que no me ha contado? o también...¿este es su libro favorito? pero si es una tontería. Para leer el libro favorito de tu pareja hay que estar muy muy seguro de que quieres conocer aún más (o conocer sin más) a tu pareja y de que podrás encajar lo que descubras o dejes de descubrir. 

Para mí, los libros son los que te encuentran, los que te llaman,. Los libros encuentran el momento adecuado y la persona justa para que te lo regale o te lo recomiende. Los libros son como el amor verdadero, te encuentran en el momento adecuado.

"Qué manera tan rara tienen a veces los libros de llegar a nosotros. Parece que nos esperan sin prisa como concediéndonos el tiempo que nosotros mismos no sabemos que necesitamos. Durante más de 20 años esos volúmentes de Bernhand han estado conmigo, presentes en mi vida sin que yo los leyera, visibles en mi biblioteca, como una casa junto a la que pasa uno todos los días y la mira y se siente atraído pero  no se decide a llamar a la puerta. No sé si lamentar o agradecer que una influencia tan poderosa no me afectara cuando era mucho más joven. Pero a veces, da la impresión de que un azar benévolo nos impone los libros en el momento justo en que necesitamos verlos"  

 Antonio Muñoz Molina lo cuenta mejor que yo. 



51 comentarios:

Diego dijo...

Mi primera visita usando feedly. ¡Menudo invento!
Tampoco tengo mucho que decir pero aprovecho ya que parece que soy el primero de la avalancha.
Nunca he leído libros de moda salvo el verano pasado. "La verdad sobre el caso Harry Quebert" me gustó mucho, aunque tampoco me pareció la obra maestra de la que hablaban.
Los clásicos, en fin, seguro que todos tenemos por ahí alguna viga de acero clavada. En mi caso "Cien años de soledad". No pude ni podré con él. Me aburre demasiado.
"Leer un libro para discutir..." es un clásico en mi vida. Cuando pillas argumentos de los grandes y encima mencionas la obra el contrincante no tiene nada que hacer.
En fin...todo esto me ha recordado a "Como una novela" de Pennac.

molinos dijo...

JA. Sabía que te molaría Feedly aunque seas de "wordpress".

Discutir por un libro siempre mola pero tiene que ser con el contrincante adecuado.

Y ahora que lo dices si, es un poco pennac y sus derechos del lector...pero solo un poco.

Carmen J. dijo...

Muy buen post, Molinos, me ha gustado mucho. Y además, estoy muy de acuerdo.

Hay un último caso, tal vez un poco particular, que consiste en leer un libro porque perteneces a un club de lectura (no te rías, por favor) o a una tertulia. Y, claro, a veces te topas con libros no ya que no hubieras leído ni loca, sino que te cuesta la vida terminar. En estos casos, el placer y el interés se encuentran fuera del libro, no es tanto un placer masoquista (no da para tanto), sino el gusto por encontrar otros puntos de vista y otros análisis sobre lo que acabas de leer. Es como una socialización de la lectura, cuando por definición, la lectura es un acto individual, casi íntimo. O no tanto, porque a muchos nos gusta leer y escuchar sobre libros, y a algunos también escribir y hablar sobre ello. En fin, cuando el libro te ha gustado, entonces está muy bien, claro. Pero cuando no...

molinos dijo...

Gracias Carmen, se me olvidó lo del club de lectura y me da rabia, porque en mi redacción mental del post pensé en vuestro club y quería haber dicho algo al respecto...pero ya tarde.

Estoy de acuerdo en que un club de lectura te obliga a leer cosas que a lo mejor jamás habrías descubierto sola...pero ahora que lo pienso ¿no es una manera que tienen los libros de llegar a ti?

gracias otra vez

Anónimo dijo...

No todos los libros son para todo el mundo, ahí está Diego que no aguanta "Cien años..." Mientras que yo estoy "casi" seguro de que desgraciadamente nunca volveré a leer nada parecido. Lo leía con la boca abierta, alucinado de que fuera posible escribir así, y tardé en leerlo por un prejuicio con Gabo (me sigue cayendo muy mal, pero ese libro es,,, único). Pero a el le gustarán cosas que a mí me horripilen, sin que nada de ello diga nada bueno ni malo, ni de Diego ni de mí.
Yo soy de clásicos, entendidos como Dante o Kafka, Mann o Proust, Steinbeck o Laforet, Pla o Sartre, incluso Wolfe o Mailer. Le di su momento a Larsson y me gustó, aunque considero que hay tanto escrito que quiero leer y tan poco tiempo, que no me preocupo apenas de lo nuevo que sale. Seguro que me pierdo algo, pero...

Dani Torregrosa dijo...

El problema es que no da una vida para leer lo que uno quisiera... y ese sentimiento de impotencia se hace cada vez más fuerte cuanto más lees. Lo llaman La tragedia del lector.

Besos

molinos dijo...

Anónimo, a mi también me flipó Cien Años de Soledad pero creo que no lo releería, me da miedo. Hay otros clásicos que sin embargo si tengo ganas de coger otra vez y otros que ni me apetecen.

Steibenk me encantó con las uvas de la ira pero luego le cogi muchisima manía con La Perla que me parece cursi, almibarado y prescindible y me enamoré otra vez con Cannery Row y hasta hoy.

Dani, yo nunca he tenido esa sensación. Leo todo lo que puedo porque además no se estar sin leer, pero nunca pienso en lo que me queda....mmmmm...será que tengo menos sentimiento trágico que tú.

Besos

C. S. dijo...

¿Y leer un libro por envidia? Porque vas a alguen disfutando tanto de él...tan absorto que no se da cuenta de que se la ha enfriado el café ni de que todo el mundo le está esperando para salir a pasear...y entonces quieres sentir eso que está sintiendo y te dices:"¡yo también quiero!" ¿Vale como motivo?

molinos dijo...

C.S a mí no me vale como concepto genérico...depende de quien sea el alguien y de qué libro esté leyendo....pero podría valer si el alguien merece mucho la pena y el libro me dice algo.

laboticariadesquiciada dijo...

Desde que me he pasado al libro electrónico (ya sé que a ti no te gusta, pero para mí es lo mejor) leo muchísimo más que antes, pero me pasa lo que a Dani, que a veces tengo tanto en espera por leer, que me agobio un poco.

LaChalada dijo...

La verdad es que no sé muy bien por qué leo lo que leo. Muchas veces alguien comenta algo de un libro y x tiempo después veo ese libro en una librería o en la biblio y algo me hace click.
Eso y los best sellers. Sí, esos los leo siempre :-)

Aprovecho el comentario para pedir recomendación! ¿Libros para Navidades para 13 años, 10 y 6? Mis sobris: chica, chica, chico. Nos gusta regalarles libros pero entre que leen mucho y que sinceramente tengo muy perdidos los gustos lectores a esas edades nos cuesta un huevo elegir! :-)

molinos dijo...

laboticariadesquiciada....a mi el libro electrónico es que me da como pena, en el fondo soy una romántica y no le veo el romanticismo al libro electrónico. Y si te pasa como a Dani es que sois unos ansias!!!

LaChalada, exacto...el libro te llega por algo, nunca sabes por qué.

Para niños de 6 años hay uno genial "Las vacaciones con mi abu" es un comic corto pero le encantará.

par 10 años un comic que se llama Jules de aventuras...que lleva 3 historietas y que también le gustará al de 13 años.

y para 13 años...¿El diario de Anna frank?

Dra Jomeini dijo...

Mi respuesta aquí

Ramón dijo...

En cuarto de Bachillerato (luego había quinto, sexto y cou) cogí un libro de la biblioteca del club de alumnos. Zane Gray. Lo ojeé y lo intenté devolver. El bibliotecario, profesor de latín y posteriormente decano de la Universidad de Deusto me pilló y me dijo que nones. Que no me lo permitía devolver sin leer. Y me lo leí. Me lo pasé bomba, me leí luego todos los que pillé de Marcial Lafuente Estefanía y aunque últimamente leo más blogs y facebooks que libros, reconozco que el sumergirse en una historia de papel tiene su allá

molinos dijo...

Dra JOmeini, gracias por el post respuesta.

Ramón, yo soy superfan de los libros de Zane Grey. En mi casa los había un edición en papel marrón, de la posguerra que Molimadre y todos mis tios habian leído y yo los devoré todos y lo mismo hicieron mis hermanos. Pensaré en ellos para mis hijas. Gracias por el comentario....yo sigo leyendo todo en papel.

molinos dijo...

Dra JOmeini, gracias por el post respuesta.

Ramón, yo soy superfan de los libros de Zane Grey. En mi casa los había un edición en papel marrón, de la posguerra que Molimadre y todos mis tios habian leído y yo los devoré todos y lo mismo hicieron mis hermanos. Pensaré en ellos para mis hijas. Gracias por el comentario....yo sigo leyendo todo en papel.

La Buhonera dijo...

Me ha gustado tanto que lo he cogido en el blog y he hecho un post "rellenando el cuestionario" y añadiendo unas cuantas categorías, espero que no te importe ^^

La Buhonera dijo...

Acabo de ver que la doctora Jomeini ha hecho lo mismo! Bueno, ya tienes dos entonces ^^

Tita dijo...

Muy en desacuerdo con el tono del post en general.

Que algo le guste a todo el mundo, no lo convierte en atroz, aunque lo sea. Porque eso siempre será un punto de vista subjetivo, más o menos snob, pero un punto de vista. Como comparar la tortilla de patatas, como el chuletón de Kobe. No cabe la comparación.

Los libros con los niños...leer mis libros favoritos de pequeña con mis hijas me ha hecho ver desde sus ojos, incluso he encontrado ahora puntos de vista que solo se pueden tener como adulta, o como madre. Libros infantiles que me han hecho llorar. Sí a la lectura con tus hijos.

Los libros regalados...siempre me lo leo por la curiosidad de qué han percibido en mí para regalarmelo. Aunque menos egocéntricamente, podría ser la oferta del día en Amazon...Lo mejor de los libros regalados, es que encima son gratis. Y si no te gustan, a alguien le gustarán.

Recomendar libros según el estado de ánimo...es intrínsecamente español, como recomendar las medicinas que te han ido bien. Un simple acto de solidaridad, haya o no empatía. Buena gente en todo caso.

No es novedad que los libros tengan su momento...es algo tan evidente como que dar a leer El Quijote a un niño de 6 años es un martirio.

Leer para mí es como el sexo: polvo o paja, rápido o lento, sofisticado o estremecedoramente sencillo, salvaje o delicado, que te gusta, o que no te gusta, flojo o intenso. Diferentes personas y situaciones y tu predisposición, te llevarán a diferentes sensaciones.

Sólo busco eso en la lectura, leer por PLACER, hay dos tipos de libros, los que te absorven para bien o para mal hasta lamentar tener que dormir, comer, o mear, y los otros.

La lectura para mí es emocional, la lectura racional es otra cosa, y sirve para otros fines, como discutir, por ejemplo. Tratar de tragarte un tochaco sesudo para discutir sobre él, es como esforzarte por levantar 200 kg para que te miren. Mezclar ambas y medirlas con el mismo rasero es inútil, porque son cosas diferentes.

Leo para encontrar esos libros que te absorven. Leo por placer. En todos estos años nunca he sido la misma persona, porque toda yo cambio cada día.

El destino se pone delante de nosotros cada día, como los libros, como las personas. Sólo el que se atreve a hablar con todos, conoce a más gente. Sólo el que lee más, encuentra más libros de esos que te absorven...

Muy largo esto va ya, ¡casi me da para un post!

Relee sin miedo Cien años de Soledad, te arrepentirás de no haberlo releido cada año. Lee El amor en los tiempos del cólera.

Los demás de Gabo se me atragantan...

Cojonudo post. Siempre consigues removerme, para bien, o para mal.

;)

molinos dijo...

Gracias buhonera!! ya te he comentado en tu blog.

Tita, no te pongas tremenda. Todas estas razones para leer un libro, OBVIAMENTE pueden salir bien.

Para mi un libro "de moda" suele ser atroz: el codigo da vinci, el tiempo entre costuras, la saga crepúsculo, 50 sombras, la sombra del viento...para mi , es atroz y como este es mi blog esa es la idea.

Sobre leer con los niños soy superpartidaria y lo mismo le he comentado a la Dra JOmeini en su blog. Yo leo con las princezas y flipo y descubro cosas en clásicos que releo con ellas. Pero M está ahora FLIPADA con una colección que se llama GOOOL que es superadecuada para ella y completamente infumable para mí y lo mismo ocurre con la saga de Jerónimo Stilton...a esos me refiero. Leer Charlie y la fábrica de chocolate siempre será maravilloso.

Yo no leo por placer ni para aprender ni para nada, solo leo porque no sé no leer.

De Gabo lo le he leído todo y no me apetece releer ninguno, o no por ahora.

Y graciassssssss por el pedazo de comentario que te has cascado.

Tita dijo...

jajajajaja no me pongo tremenda...¡soy tremenda!

(que no intensa ¿eh?)

medicoypaciente.com dijo...

Tu post me ha hecho plantearme por qué leo un libro determinado...y no lo sé, leo porque me encanta, me abstrae y me enseña y me sabe mal no tener tiempo para leer más...

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cantona dijo...

Yo añadiría otro punto . Recomendar un libro como buen somnífero. Ese libro especial para gente poco amante de la lectura, o en su contra libros ladrillo, que no sabes por donde cogerlo y que el solo hecho de abrirlo te provoca bostezo tras bostezo. Me ha ocurrido en pocos casos, pero haberlos los ha habido.

Mila dijo...

Me ha encantado el post. Cien años de soledad lo he leído tres veces y las tres me han encantado. En 2¤ BUP fui incapaz de leer El proceso de Kafka; años después me flipó. También está el caso de la gente que te regala libros sin tener en cuenta tu evolución como lectora; por ejemplo, de adolescente me encantó La casa de los espíritus (me sigue gustando) y empecé a leer a Isabel Allende, durante un tiempo fue una relación bonita pero hace ya años que dejó de interesarme, sin embargo mi familia me regala cada libro nuevo q saca y ya no sé cómo decir que ya no quiero leer más, que todo me parece lo mismo.

molinos dijo...

Medicoypaciente...yo leo un libro porque el libro me lo pide. A lo mejor hace tiempo que está en la estantería o lo llevo en una lista apuntado desde hace años y justo ese dia sé que tengo que sacarlo de la bibilioteca, o a lo mejor alguien especial me lo regala y entonces se que tiene que ser ahora. Es el libro el que escoge cuando lo leo. Cuando no lo he hecho así, nunca ha funcionado.

Xisca, sí, yo también hago eso de coger autores que otro autor cita mucho. Me pasa con AMM y muchos de los libros de los que habla y gracias a Boyero he descubierto también a grandes autores.

Cantona, ¿un libro para dormir? Jamás he hecho eso...no sé si sabría la verdad.

MIla, Isabel allende es una tortura de juventud. Yo también leí La Casa de los Espíritus y muchos más de joven y ahora no me acercaría ni loca....pero nadie me los regala por lo menos. Son libros que tienen su momento y que si sigues creciendo comolector ya no tienen sentido.

Gracias a todps

Cristina dijo...

Molinos te ha ha salido un post de razones para no leer libros. No los best-selers, no los preferidos de mi pareja, tampoco los de autoayuda ni fáciles ni de debate y peligro tremendo con los clásicos....

A mí no me da miedo leer un libro y que no me guste. Bueno, si no me está gustando demasiado normalmente lo acabo igual y no pasa nada. Si me horroriza hasta el punto de que estoy perdiendo el tiempo con él (casi nunca me pasa), lo dejo.

Un gran placer es leer un libro que le haya molado muchísimo al vikingo. Es como entrar en algún lugar muy íntimo de su cerebro o de su corazón.

Ahora estoy precisamente leyendo un clásico: Orlando de Virginia Woolf y además es una relectura pero tan lejana en el tiempo que siento que es la primera vez (menos algunos pasajes sueltos que al leerlos se iluminan) y es un libro que ha decidido leer mi club de lectura, pero ya me está bien, lo voy a disfrutar pensando en la tertulia amena que tendremos en enero.

molinos dijo...

Cristina, la idea del post era decir razones para no leer un libro...pero pueden salir bien. Puedes encontrar un best seller que te flipe, un clásico que te atrape o que te enamore aun más el libro favorito de tu pareja...

A mi no me da miedo que no me guste un libro, no es miedo...me jode la desilusión porque cada vez que abro uno nuevo tengo la ilusión de que me atrape y me deje huella. Si eso no pasa, pues no pasa nada obvio...pero si me horroriza me jode la pérdida de tiempo

Cabrónidas dijo...

No sé si lo he entendido: en definitiva, leer lo que nos salga del nardo.

NáN dijo...

Me vale el post: salvo algunos objetivos lamentables (porque todo el mundo lo lee; también todo el mundo ve "Sálvame" y se suicida con el consumismo, y no por eso lo vamos a hacer).

Creo que casi todo vale para "empezar a leer". Te ha faltado poner "la cúspide": cuando son los libros que has leído los que te abren el paso a otros libros (del mismo autor, de la misma generación de autores). Es decir, un libro es la apertura para otros libros.

Y solo en casos muy infrecuentes, como la recomendación de alguien en quien confías mucho.

Anónimo dijo...

si no gusta, no gusta y punto. Oportunidad cero. Tuvo su momento, no lo supo aprovechar, allá cada cual y sus circunstancias.

María dijo...

He leído mucho, por obligación (soy de Letras...), y por devoción. Hay libros que atrapan, que da pena que terminen.
Hoy, a mis muchos años, ya solo leo lo que me engancha, detesto las "tertulias intelectuales", y si un libro me aburre lo suelto, ya no tengo tempo que perder ni nada que demostrar a nadie ni a mi misma, y eso es una de las mejores cosas que me dio la edad...
Enhorabuena por tu blog, un abrazo

molinos dijo...

Cabrónidas...exacto. Chico listo.

NáN, estoy de acuerdo. Todo vale para empezar a leer, todo vale para coger el hábito, para adquirir el vicio de leer...el gusto se va perfilando poco a poco. Y sí, las recomendaciones solo de alguien en quien confías infinito y que te conoce mucho, pero muchísimo.

Anónimo ¿hablas de libros o de relaciones?

María, yo ahora si un libro me aburre también lo dejo, no tengo tiempo para perder pero me ha costado llegar a eso. Además, ahora ya me da igual dejar de leer libros que a otros les parecen maravillosos...Gracias, me alegra que te guste lo que escribo.

Bichejo dijo...


Leer un libro porque está de moda y si "todo el mundo lo lee será por algo". Yo soy esa. La que se lee algunos de los libros de moda, para poder quejarme a gusto y con más conocimiento. Odié cada minuto de las tres tardes perdidas con la subnormalidad de Grey y me lo pasé genial durante los diez días que dediqué a Crepúsculo. Me fascinhorroriza.

Leer un libro porque es un "clásico que no se puede dejar de leer". No lo hago, aunque siempre tengo alguno de esos en la lista de libros que quiero leer, al final se me cruza cualquier otra cosa y se me olvida.

Leer un libro porque alguien te dice "Como estás deprimido te va a gustar esto", "Como estás en paro lee esto", "Como no sabes que hacer con tu vida lee esto". Nunca me ha pasado, las recomendaciones me llegan vía mundo blogger. En la vida 1.0 recomiendo más de lo que me recomiendan.

Leer un libro porque le quieres dar otra oportunidad. Así estoy con mi némesis, mi archienemigo "La princesa prometida". Todo lo que me gustó la peli y no puedo con el libro. Y de vez en cuando lo vuelvo a intentar. No llego a la página 50

Leer un libro "porque es fácil". Para mí son imprescindibles, tienen su momento y es cierto que con los años estoy depurando el gusto lector, pero estoy muy a favor...chicklit. Agatha Christie...me vacían la cabeza y me ayudan a retomar el ritmo lector cuando estoy inapetente

Leer un libro porque te lo regalan. Me regalan pocos libros y creo que intentan ir sobre seguro. Incluso con eso, tardo en leerlos sobre todo porque apenas leo en papel, cambiar eso es un posible propósito para 2014.

Leer un libro porque te empeñas. Amén. La última vez que me empeñé me cambió la vida. Gracias a "El Señor de los Anillos" decidí que nunca jamás me iba a encabezonar con un libro.

Leer un libro para poder discutir con conocimiento de causa. A vueltas estoy con si leer o no "Cásate y sé sumisa" para poder hacer un post viendo las similitudes con Grey, que también va de sumisas y con el que, sobre el papel, tampoco me parece que sea un discurso muy diferente.

Leer un libro que te recomienda alguien que puede llegar a gustarte. No me ha pasado nunca.

Leer un libro porque es el favorito de tu pareja es imposible que eso me descubra nada nuevo. A los dos nos gusta leer, ver series y el cine. Pero cada uno en un estilo completamente diferente. Sé qué le gusta y por qué, me interesan sus gustos, pero si cada uno leyese el libro favorito del otro no nos llevaríamos ninguna sorpresa y nos aburriríamos los dos mucho durante la lectura.

molinos dijo...

Vaya comentario Bich ,gracias por explayarte...solo una precisión. ¿Como sabes que leer un libro que le haya flipado a N no te descubrirá algo nuevo? A lo mejor ese libro no ha llegado todavía.

Bichejo dijo...

Porque sus libros favoritos son todos de ciencia ficción y/o de Star Trek. Que es un universo que seguramente me podría aportar mucho pero 1) no me da la vida 2) me interesa tendente a cero (cosas prejuiciosas mías con la ciencia ficción y las aventuras)

Eso sí, voy a leer El juego de Ender aunque él dice que no me va a gustar. Y si alguna vez me dijese "creo que esto te gustaría" me daría un patatús del susto. Cuando me recuperase, seguramente me lo leería.

rapa dijo...

vas a la biblioteca con niño refunfuñante de diez años y sin idea de que leer y el niño coge libro de 1350 paginas y te dice... con este tienes bastante... y llevartelo para casa y leer el mejor libro que has leido en años

una manera arriesgada pero que lo he regalado varias veces y luego compre para mi

Anónimo dijo...

se lo digo a rapa, perdón el despiste

diego dijo...

Suena mejor en inglés: Just Because o Just for the sake of it. Me encanta leer y más ahora con las ediciones elctrónicas que no hay que estar llevando enciclopedias y diccionarios a todo lado.

Excelente trabajo.Gracias

Nemo dijo...

Molinos, me encantan tus post sobre el Libro y Tú, si un día los recopilas todos, será como leer una novela de amor de las buenas. Como librófila los disfruto una barbaridad y me siento muy identificada.

Y aprovechando que hoy parece que rompes tu norma y estás contestando comentarios, te dejo alguna reflexión por aquí.

Has dicho por ahí algo con lo que coincido, sobre Isabel Allende, que es una tortura de juventud. Hace 25 años me encantaban sus libros, y ahora se me hace bastante insufrible, no sé si será una cosa de edad, madurez ante la vida o de madurez lectora. Si aún alguna vez la puedo recomendar será sólo a personas con determinada edad, madurez de vida o madurez lectora, que no siempre son coincidentes, y rindiendo el mismo homenaje y mirándola con el mismo cariño con el que recordaría un amor de juventud.

La mayoría de los libros tienen su momento, como las personas, y no todos tienen que pasar por el mismo, o por el que un libro necesita. Hay personas que durante su vida van avanzando desde A hasta D, otros desde A hasta G, otros desde M hasta P, y hay libros que encajan en ese recorrido de cada uno y otros que no, que pueden llegar a muchos y a otros serles indiferentes o hasta un bodrio.

En mi juventud me pasé un par de años intentando leer “La insoportable levedad del Ser” y no pasaba de los dos primeros capítulos. Un día conseguí leerlo y flipé con el libro y con su autor, tanto que Kundera pasó a ser uno de mis pilares bibliófilos, y ese libro en concreto un fetiche para mí, que lo tengo destrozado de tanto releerlo y subrayar pasajes. Hoy mi historia de amor con él se ha enfriado, somos como un viejo matrimonio en el que ella se descubre fijándose más en lo que le huelen los pies o en los pelillos de la nariz, que en lo bien que te sientes cuando te mira y te comprende. Creo que lo dejé atrás hace mucho tiempo y ni me había dado cuenta hasta ahora.

Además, últimamente me he encontrado con un par de libros que sé que me han de llegar, pero como dices, no estaba en mi momento para leerlo, bien porque requieren una inmersión completa en ellos para la que me falta tiempo (con una niña de 2 años, más bien buceo con snorkel en los libros, metiendo y sacando la cabeza del agua a cada rato), bien porque no ando con el estado emocional para que me lleguen sin hacer destrozos, o para no cagarla con ellos y pasarles por encima (me pasa con Didion, por ejemplo, tengo ganas de abordarla pero aún no me atrevo).

Resumiendo, con los libros se tienen relaciones como con las personas, y pueden funcionar o no con cada uno, dependiendo de muchos factores, emocionales la mayoría y que no se pueden explicar. Puede pasar desde que a todo el mundo le guste pero a ti te caiga gordo, que a nadie le guste y tú caigas rendida a sus pies, que por muy popular que sea tú no llegas a entender qué le ve la gente de especial porque a ti ni frío ni calor, que te entienda y te conozca mejor que tu madre que te divierta y te haga reir como hacía mucho que nadie había conseguido, o que no llegue a enamorarte pero sea un amigo sólido, de verdad, de los de para toda la vida.

Por eso ya intento no recomendar libros, no se me da bien juntar personas y emociones. Es como cuando juntas distintos amigos pensando que van a encajar de maravilla y luego no se descubren nada de especial. Que cada uno haga sus propios descubrimientos en la vida, para todo los demás, ya tenemos tus post sobre libros ;)

Gracias!

molinos dijo...

Rapa, ese es el perfecto ejemplo de como el libro escoge el momento de llegar a ti.

Nemo ¡¡esto es un abuso!! menudo comentario XD. La idea del post es que los libros son los que llegan a ti, o mejor dicho, que los mejores encuentros, los mejores enamoramientos de un libro, de una lectura llegan siempre de una manera inesperada. Los motivos que yo he dicho arriba pueden salir bien pero pueden salir horriblemente mal, sin embargo cuando es el libro el que te llama raramente sale mal.

Y para recomendar un libro "de verdad" y no uno de pasar el rato hay que querer y conocer mucho al otro y para dejarte aconsejar lo mismo.

Gracias!!

Laura von Atomarporkulen dijo...

Yo hace poco la lié por empeñarme en leer un libro que no me decía "veeeeen" todavía. El Palacio de la Luna, de Auster. Lo empecé casi sabiendo que con lo plof que estaba yo seguramente no era buen momento para Auster, pero me empeñé y buf... acabé pensando que todas esas miserias eran completamente innecesarias. En cambio La Música del Azar, que lo leí sin expectativa y estuvo en mi ebook hasta que me llamó, me pilló por sorpresa y me pareció espectacular.
De todos modos sé que la "culpa" no fue del libro, así que ahí sigue metido, hasta que tenga un ratito de calma en que (esta vez sí) me llame.

Y aprovechando que hay mucho lector por aquí suelto: me leí Axiomático, de Greg Egan, y me pareció buenísimo. ¿Alguien me recomienda algún libro suyo más (¡prometo no ser ansias y esperar a que me llame!)?

RS dijo...

Lo has clavado: yo también leo porque no sé no leer. Es una frase con la que me siento totalmente identificada. No entiendo mi vida sin un libro y sin leer.

Yo leo todo lo que cae entre mis manos. Sea un best-seller (los hay entretenidos; no es la lectura de tu vida, pero tampoco vemos siempre películas de Oscar), una recomendación, un regalo, un libro escogido o que te escoge en la biblioteca, uno que te mira fijamente en la librería y te lanza miraditas en plan ligoteo, lo que sea.

Por eso, me frustra especialmente no ser capaz de terminar un libro. Es como una especia de derrota personal. Es verdad que antes me sabía peor y hasta me empeñaba en terminarlo, aunque me supusiera un esfuerzo increíble. Ese tipo de esfuerzo absurdo que ya me ahorro, pero que me sigue dejando un poso raro.

Y ahora las confidencias personales: ni aunque me paguen un trillón de euros volveré a leer Madamme Bovary (que empecé con 16 años y terminé con 20; lo tuve que dejar a medias y retomarlo por esa manía de terner que terminarlo; casi me cuesta la salud). No me gustó Cien Años de Soledad. Sí, lo siento. Lo teminé, no me costó especialmente, pero no me dijo nada. Claro ejemplo de libro que le gusta a todo el mundo menos a mí.

Tita dijo...

Rapa: yo soy de las que le va tocando el culo al destino....dime el nombre de ese tocho.

Que un libro, ademas de bueno, sea gordo...es el superpremio!!!

Laura von Atomarporkulen dijo...

¡Cierto! Rapa, queremos el nombre :D

molinos dijo...

Laura, a mi El Palacio de la Luna me encantó pero Auster es un claro ejemplo de autor que tiene que encontrar su momento. Yo el año pasado volví a enamorarme de él con su "Diario de Invierno" después de haber jurado y perjurado que nunca volvería a leerle. Ahora tengo uno suyo en la mesilla que me apetece todo...pero me estoy haciendo la interesante XD

RS, yo leo todo....pero la verdad es que best sellers ultimamente muy pocos, tengo tantas otras cosas. A mí Madame Bovary me flipó y Cien Años de soledad también pero creo que no me apetece releer ninguno, sin embargo llevo años pensando en releer Crimen y Castigo que leí con 16 años y me encantó.

Rapa...desembucha!

El niño desgraciaíto dijo...

Es una buena lista de motivos, aunque prácticamente todos son malos motivos.

Yo soy muy fan de tu "yo leo porque no sé no leer".

rapa dijo...

Tita, el libro se titula Un buen partido y es de Vikram Seth
Espero que te guste

rapa dijo...

Tita, el libro es Un buen partido de Vikram Seth

Burbuja dijo...

Va a sonar fatal, pero ahora mismo perdono un rato de lectura por dormir. Es lo que tiene miniburbu, una cosita pequeñita que te quita muuuucho tiempo (pero mucho!)

Yo soy incapaz de leer Cien Años de Soledad. Lo he intentado un montón de veces pero siempre me resulta denso, empalagoso... vamos, que no le pillo el punto para nada.
Con 16-17 años empecé a leer El Mundo de Sofía y no pude con él, lo abandoné. Ahora llevo un tiempo con él rondándome la cabeza y pensando en darle una oportunidad, igual me engancha lo que no consiguió en su momento... Eso si, me niego a seguir intentándolo con Cien Años de Soledad.
P también lee muchísimo y es algo que me encanta. Y otra cosa que me mola mil es que normalmente acertamos cuando nos regalamos libros el uno al otro en plan "este te va a gustar" Los acabamos leyendo los dos y comentando qué nos ha gustado más o si hay algún pasaje en concreto que nos haya dejado flipados o nos haya dejado ni fu ni fa...

Tengo muchos libros en mi lista de "pendientes" y tengo ganas de hincarles el diente pero de momento voy a tener que aparcarlos y esperar a más adelante.

Me gusta pensar que tengo una reserva de libros y que no voy a quedarme sin ideas sobre qué leer (gracias Moli por los post de libros y gracias Bich por ese mail cargadito ;) )

Siento el tocho!! ^_^

BeatrizC dijo...

Moli me ha encantado este post! En general no me gusta recomendar ni que me recomienden libros, y si los regalo es porque sé positivamente que a quien lo recibe le va a gustar. Sufro cuando presto un libro como si prestara un hijo
Cien años de soledad también de mis libros super super favoritos, y aunque me gusta bastante García Márquez, creo que no tiene nada igual. Steinbeck... me da muchísima pereza, lo único que he leído es La Perla y casi me mata de aburrimiento... pero desde que te leo me planteo reconciliarme con él.
Y tienes razón con Isabel Allende, tuvo su momento cuando era más joven, pero La casa de los espíritus sigue siendo un gran libro.
Deseando meterle mano a Paul Auster...