martes, 22 de octubre de 2013

UNA VEZ MÁS, LA MAGIA DEL BLOG.


"Estoy sentado en un avión de salida hacia Madrid. Mañana estaré por allá. Me encantaría comprar tu libro y lograr coincidir contigo de alguna manera a ver si me lo firmas".
 
Cuando recibes este correo de alguien que viene desde el otro lado del océano, sabes que tienes que hacer lo que sea para conseguir arrancar 10 minutos de tu marathoniana jornada diaria entre Mordor y el mocho para conocer a ese descerebrado que muestra un interés completamente desproporcionado en conocerte. 10 minutos sólo...para no alargar la posible decepción al verme llegar.
 
"El lunes, a las 16:15 en la Puerta del Museo del Prado que da al Jardín Botánico".
 
Silencio al otro lado de la red. Como no tengo nada que perder, al fin y al cabo yo tengo que pasar por allí de todos modos, decido ir igual a la cita fantasma. Voy pensando en lo acertado de mi elección de punto de encuentro, pensando que es un sitio por el que seguro que andarán cerca porque es muy turístico. Caigo en la cuenta de que no andarán por allí, cuando llego, aparco en la puerta y tras congratularme por mi suerte, me doy cuenta de que es lunes y el Museo del Prado está cerrado.
 
Decido sentarme a esperar. No tengo nada que perder. Si aparece estupendo y si no aparece pues por lo menos lo habré intentado.  La plaza del Jardín Botánico es un buen sitio para esperar y más sin turistas. Árboles enormes, un día nublado y poco tráfico, un sitio tranquilo.  Saco el libro oteando de vez en cuando...aunque caigo en la cuenta de que no tengo ni idea de qué pinta tiene el descerebrado. Tengo que confiar en que él si me reconozca.
 
Suena el móvil. "Número desconocido". Mierda, ¿quién será?
 
- Moli...soy yo. Estoy aquí en el Starbucks...¿dónde voy?
 
Un maravilloso acento, un tono de voz suave y dulce. Le pega todo.
 
- Según miras al Museo todo a la derecha. Allí en una plaza estoy sentada.
- ppiiiiiiii.
 
Se cortó. Estupendo.
 
Mi plan de seguir leyendo tranquilamente se va al garete. Me pongo "un poco" nerviosa. ¿Me pongo de pie? ¿sigo sentada? ¿bordeo el museo en la dirección en la que creo que van a venir? pero..¿ y si no vienen por ahí y eligen venir por la acera de enfrente? ¿y si no me reconocen al cruzarse conmigo porque esperan verme en la plaza?
 
Mejor me quedo aquí, paralizada de nervios y disimulando.
 
Cuando ya creo que se han perdido, aparecen. Se que es él por la sonrisa y los brazos abiertos para saludarme.
 
- Moli por fin. ¡Qué ganas tenía de conocerte!  Estas igual que en las fotos pero más guapa y más joven.
- ¿Habéis encontrado bien el sitio? ¿Por qué me has colgado el teléfono?.- no soy nadie esquivando la emoción del no saber que decir.
- Lo hemos encontrado bien, pero es que me quedé sin batería y te hemos llamado desde una cabina. Estos son mis primos que también querían conocerte.
- Nos ha hablado tanto de ti que es como si te conociéramos y vamos a leer tu libro.
- Mil gracias de verdad.
 
Diez minutos de maravillosa conversación, una dedicatoria con mi pluma y tinta verde, muchas risas y un montón de fotos. Así fue nuestro encuentro.
 
"asd" fue la primera contribución de Oswaldo a este blog.
 
Hacerme feliz por encontrarnos y demostrarme una vez más que abrir este blog ha sido una de las mejores cosas que he hecho en la vida, ha sido la última.
 
 
 
 
 
 
 
Mil millones de gracias.

28 comentarios:

La madre del monillo dijo...

Vale touché, hoy estoy sensible y me has hecho estar al bodecillo de la lágrima. Creo que por historias como las que cuentas vale mucho la pena contar todas nuestras aventuras y desaventuras en la red, los momentos buenos compensan de largo algun que otro malo.

Que guapa sales en la foto joía ;-)

Ana María dijo...

Halaaa... Qué bonito, jo.
Qué guapos salís Oswaldo y tú :) Debe ser tremendo que una persona cruce el océano y te diga que quiere verte...

Yo también... Con el día tierno :*

Anónimo dijo...

Sé a ciencia cierta que a Oswaldo le habrá merecido la pena cruzar el charco por conocerte y que por tu parte ahora mismo estás....¡¡¡¡feliz como una perdiz!!!
Siento mucho el accidente de M. pero no se le notará demasiado ya que a guapa no la gana nadie...
Anónima Marta

Juliet dijo...

OSTRAS!!! Q MOMENTAZO!!!
No se puede negar que este blog te está ofreciendo unas vivencias acojonantes.
Me pido 10 minutos de Moli cuando caiga por la capital... :)

Un abrazo muy fuerte!

Anónimo dijo...

Perdón por mi ignorancia (y mi curiosidad), ¿pero qué significa "asd"?

Gracias por adelantado.

Otro fan descerebradoque también tiene tu libro :)

Nisi dijo...

Qué chulo. Me he emocionado. Pero sólo un poco. Que yo soy muy fría y tal. Vale, pelos un poco de punta.

una mama practica dijo...

¡Que emocionante! A mi ya solo recibir un email de alguien diciendome algo me alucina y me emociona, con lo que imagino un encuentro asi... Me alegro que lo disfrutarais ambas partes. Y a ver si yo tambien tengo ocasion de saludarte en persona otra vez, que en el 8J te escapaste sin que me diera tiempo :) Un beso

Covadonga Hernández dijo...

Que chulo y emocionante al 100%. Que gran momentazo para ambos. Besinos

qué chulo dijo...

asd fghijk...línea del medio del qwerty. ahora te queda por saber q es el qwerty.

Oswaldo es fan, de los que defienden que sabes de todos y se mete con los que te plantan cara. A mi me molan pero que mucho más los que te dan una de cal y una de arena. Me chiflo por los comentarios de esa gente.

NáN dijo...

qwerty forma parte de las contraseñas más usadas... por los vagos, que son mayoría.

Estupendo encontronazo, Oswaldo y Moli.

Anónimo dijo...

Jajaja, Oswaldo escribió asd en su primer comentario, y Moli le respondió edf. tres letras unidas del teclado, sin más. Sin más lecturas que las que uno quiera darle...

buena entrada, del blog y a ti.

pero que sepas, que yo también quise conocerte cuando fui a MD con dos ejemplares flamantes, por si te veía y me los firmabas, que estas cosas nunca se saben. Y te lo dije en un mensaje, y me quedé con las ganas...

lo cuentas muy bonito.

:)

XEIA2410 dijo...

Ya sé que sonará cursi......pero qué guayyyyyy!!!!! Es guay poner cara a alguien que has conocido por los internetes.

Paula dijo...

Yo también me emocioně con tu relato y soy de las duras duras. Algún superpoder tendrås...

Dani Torregrosa dijo...

La magia del mundo blogueril. Así es, tal cual, tan sencillo y bonito como lo has contado.

Qué bien escribes, de verdad.

¡Salud!

Dana desde Dublin dijo...

Oswaldo, el compatriota venezolano? yo es que soy medio venezolana y me encanta cuando hace referencias en sus comentarios a todas la vicisitudes que ocurren en el aquél Macondo, que se lo llevó quien lo trajo.

Una medio venezolana que siempe te escribe desde Dublin.

TXABI dijo...

...comprendo perfectamente, y en carne propia, lo que pudo sentir el tal Oswaldo al encontrarte.

Ameliaqp dijo...

Qué bonito leerte desde este lado, conociendo cómo es la emoción de ser una quien se encuentra contigo :)

Anniehall dijo...

¡Qué guay!

Miss Chloe dijo...

Qué gran momento! La verdad es que abrir un blog casi nunca es una mala idea...

HombreRevenido dijo...

Sin el blog esto no hubiera pasado. Y peor, sin el blog ¿cómo nos lo hubieras contado?

Asier dijo...

Enhorabuena. Eso es un subidón.

Si hubiese sido un 120 de Febrero, ya hubiese sido la hoooostia.

Me alegro por la gratísima sorpresa (aunque no envidio el corte que hayas tenido que pasar)

sALUDOS

Oswaldo dijo...

Lo que son las cosas de estar a un huso horario tan diferente, ahora, veintitantos comentarios más tarde es que puedo ver semejante entrada.

Les cuento, ese día caminé desde el 76 del Paseo Pintor Rosales hasta el museo del Prado, "pateando aceras", conociendo de cerquita una ciudad que me fascinó y pendiente del reloj, porque a cada momento estaba más cerca de la hora pautada y a una distancia relativamente desconocida.

Mi esposa, varada con un esguince en un pie que se hizo el primer día de nuestro viaje. Gracias a Dios, se recuperó. Pero no pudo asistir. Lástima, porque también quería haber ido.
Me impresionó poder reconocer a Moli desde media manzana de distancia y desde esa distancia nos comenzamos a saludar con fuerte movimiento de brazos.

El momentazo fue algo difícil de creer y más de describir.

Les cuento, a los que no han tenido el gusto de conocerla en persona, que no sólo tiene voz de niña buena, también tiene aspecto de niña buena, con alto énfasis en el punto "niña". ¡Parece apenas la hermana mayor de las princezaz!
¡Bonita y jovencísima!
Los primos estaban impresionados, y eso que no han leído ningún despelleje o alguna de las otras cosas de “lengua afilada” que es capaz de escribir, como si nada, la tal “niña buena”.

Lo dicho, ¡MOMENTAZO! Quedará para mí como punto culminante de este viaje maravilloso que he tenido la suerte de realizar.

Saludos, Moli, besazos para ti, tus queridas princezaz y un abrazo para el “ingeniero desconocido”. Saludos a Molimadre y tu Moligente, que ya tanto forman parte del mundo de los que te seguimos. Cómo te dije por mail, “te agradezco enormemente el estirón que le diste a tu día y el esfuerzo de acercarte a saludarme y agregar tu tinta verde al valor emocional de tu libro”

¡Sí, es cierto! Moli escribe con tinta verde.

Nemo dijo...

Molinos, qué has hecho! Ahora, cada vez que suba a Madrid voy a enviarte un mensaje para ver si consigo quedar contigo, entrar en una librería, comprar TU libro y que me lo firmes sobre la marcha ("es la autora", le diré al librero, y miraré a ver si te pones roja).

Si hace falta, cuando te escriba te dire que vengo de Pekín expresamente para eso ;)

laboticariadesquiciada dijo...

En cuanto he empezado a leer el post, sabía que hablabas de Oswaldo.
Me ha encantado y me imagino la ilusión que supone conocer a alguien que vive a miles de kilómetros y del que no hubieras tenido noticia en tu vida si no hubiera sido por el blog.
Un abrazo.

Dra Jomeini dijo...

En la primera firma de mi libro me pasó una cosa curiosa: cada persona que venía yo la miraba como se mira a un extraño y cuando me decía su nick, el extraño ya no era tal. El blog es -también - una de las mejores cosas que me han pasado en la vida no sólo por la gente que conoces, sino por lo que esa gente te aporta. Besos

Oswaldo dijo...

Muy bien, ayer comenté (Anoche, a mi hora de aquí. De madrugada, a la de allá y, por cierto, me extraña no verlo publicado) acerca del momentazo del encuentro con "la autora".

Ahora comento acerca de la increíble sensación de abrir el blog y toparme con semejante entrada.

¡Vaya! ¡Qué orgullo! Admiro tu blog, Moli, tu capacidad de escribir, tanto y tan bien, acerca de tan diversas cosas y me resulta simplemente increíble estar fotografiado aquí de palabra y de imagen.

Gracias por este bello subidón.

molinos dijo...

Oswaldo, no me había saltado tu comentario de ayer...ahora ya está publicado!!

Una vez más, mil gracias de corazón.

Lola dijo...

Qué curioso este fenómeno fan en el que admirado y admirador se admiran mutuamente. Y se ponen nerviosos. Y se alegran de conocerse.