lunes, 21 de octubre de 2013

MI DIENTE 29 AÑOS DESPUÉS.


29 años después lo recuerdo perfectamente.

Un pasillo largo con las clases de 4º de EGB al principio y las de 3º al fondo. 6 clases en total. Yo estaba en 4º B, la segunda puerta a  la derecha. Las aulas tenían una puerta de madera de color cerezo y  grandes ventanales por los que se veía el pasillo.  En el lado izquierdo estaban los armarios para dejar los abrigos y los babys. De madera de cerezo con rejilla en las puertas. En los días de lluvia jugábamos a escondernos allí y hacer el idiota. El suelo del pasillo era de granito pulido de un color entre rojo y  granate con trocitos blancos, seguro que esto tiene algún tipo de nombre técnico que desconozco.  

Ese día, debía llover y por eso mis compañeras estaban en el pasillo jugando o charlando. Entré por el fondo del pasillo y un poco antes de la puerta de mi clase, por alguna extraña razón,  se me cruzaron los cables. Me quité el abrigo, lo colgué en el armario, cogí mi baby dije:

- Chicas, poned las manos así.

Las dos me miraron extrañadas. Recuerdo sus caras y sus nombres perfectamente. Eran dos de las niñas más altas y más grandes de la clase, todo lo grande y alta que se puede ser con 11 años. Les hice juntar las manos y con los cables totalmente cruzados, les dije: a ver si podéis conmigo.

Y me tiré en plancha.
Y no pudieron conmigo. Obviamente.

Me di de bruces contra el bonito suelo granate con pintitas blancas. En un ataque de dignidad , me levante como pude, me reí y me fui al baño. No eran más de 20 pasos pero durante esos 20 pasos pensé que me había convertido en un monstruo. Llegué, me miré en el espejo y allí estaba mi diente partido. Menos de lo que me había parecido al tocarme con la lengua pero mucho más de lo que me hubiera gustado.

Volví a clase y durante las dos horas siguientes me destrocé la lengua contra el filo del diente.


29 años después recibo una llamada de Molihermana.

- Moli, no te asustes.
-Ya estoy acojonada...qué pasa.
- M se ha dado un golpe muy fuerte en la cara en el patio del colegio.
- Voy corriendo.

29 años después sigo con el diente roto. Hay gente que no se da cuenta a pesar de conocerme desde hace años, hay otros que sin embargo lo ven en foto "tienes un diente roto".  Muchos en estos 29 años me han dicho "a ver si se te va a terminar poniendo negro" o "¿por qué no te lo arreglas?" o "no te lo arregles nunca...es sexy y no serías tú sin ese diente roto". 

29 años después recuerdo el dolor que sentí al darme contra el suelo. Un dolor cortante, penetrante y que me dejó fulminada por unos segundos.

29 años después, sé que ese dolor fue una mierda comparado con el dolor que sentí al ver a M con sus preciosos dientes partidos, sus preciosos ojos azules inundados de lágrimas y su  voz entrecortada diciéndome: Mamá...lo siento, no lo he hecho aposta.

Joder. Es que todo le pasa a ella.  

38 comentarios:

Cattz dijo...

Pobrecita. Pero vamos, que los dentistas hacen maravillas reconstructivas hoy en día. A mi hermano le partieron a la mitad una paleta cuando iba a cumplir los 18 y le hicieron una cosa "muy provisional" que le duró 15 años.

La pena es el dolor, su preocupación, su tristeza. Pero se le irá diluyendo, para eso tiene unos padres estupendos a su lado.

Aricias dijo...

Ay pobre!!!! Pero estoy con Cattz, tiene arreglo. Pero pooooobre!

Burbuja dijo...

Pobrecita!!! Qué dolor y qué disgusto lleva encima...

Lo bueno es que ahora los dentistas son auténticos artistas y le dejarán los dientes como nuevos.

Un beso y abrazo muy fuerte para M :****

HombreRevenido dijo...

Ostras, pobrecilla.
Una cosa es una esquina de una pala y otra los dientes partidos. Menos mal que eso ahora se arregla bien y rápido (barato imagino que no).

Yo me rompí el diente hace mucho (¿29 o 30 años? ¿puede ser?) y tampoco pienso arreglarlo jamás. Así evito la perfección absoluta que, como no, me pondría a la gente en contra.

Covadonga Hernández dijo...

Pobrecilla, por el dolor y el disgusto,pero afortunadamente eso tiene arreglo :)
Besinos

Anónimo dijo...

lo siento más por ti que por ella... Mucho ánimo, y ya verás, como te dicen por ahí arriba, que tiene buen arreglo.

un abrazo.

Anita dijo...

Si con 11 años estaban todavía en cuarto, su mayor problema no era no poder contigo...

RS dijo...

Vaya por Dios. Un besazo enorme para esa princeza azul. Los que somos un poco "pupas" terminamos más curtidos paa la vida que los "sobrados" (aunque, claro, eso ahora mismo no es consuelo alguno para ella).

Un amigo se partió dos dientes (las paletas) patinando, ya mayorcito. Le hicieron un trabajo fenomenal y ahora nadie diría que no son sus dientes.

Hans dijo...

Creo que en supuestos de fractura dental se tiene derecho a caminito de chuches con sólo producto gelatinoso/blandito. Me encanta esa niña, repito por vez "N".

Ana, princesa del guisante dijo...

Toda mi solidaridad contigo. Yo mordí una escalera de piedra antes de los 6 años, con los dientes nuevos salidos. A los 35 me hicieron un apaño la mar de majo, pero no me quitó la obsesión cada vezz que los niños se caen de mirar si se han roto los suyos, lo siento, querida, imagino cuánto habéis llorado las dos.

XEIA2410 dijo...

Ostrasssss, cómo duele la boca!!!! Y, encima, se echa la culpa, pobrecilla!!!! Mi mayor dió con sus palas (de leche) contra una silla (lo menos de madera maciza!!!) de la guarde y se le quedaron pa trás (se le desplazaron, yo ni idea que podia pasar!!). Le volvieron a sitio lentamente, pero neeeegras. Lo malo no fue eso, sino el dolor y que, durante varias semanas, cosa que comía (blandita), sangrado y dolor al canto.
Espero que ya esté mejor. Muchos besos!!!!!

Anniehall dijo...

Ay, pobres. Dale un beso a M. Y otro para ti.

Yo y mis mini yos dijo...

auch!!! como lo siento! animo!

anonima porteña dijo...

Pobre M! espero que se sienta mejor, y es verdad que ahora se reconstruyen los dientes, a mi sobrino incluso le han pegado su propio pedazo (y mi hijo que lo admira quiere romperse el diente igual que su primo!)

Anónimo dijo...

Moli, no te asustes ...
Frase terrorífica!!!
Afortunadamente hay buena solución, pero cómo duelen los hijos!!!

Lola dijo...

Oooooohhhh pobreee M! lo siento muchooo. Espero que ya no le duela. un beso muy grande.
Lola

Cristina dijo...

Moli, es la primera vez que comento, aunque te leo desde hace muuucho. Pero hoy no quería dejar pasar la ocasión de enviarte un fuerte abrazo a tí y otro a M, seguro que todo quedará en un mal recuerdo con el tiempo, y como dicen por aquí arriba, estéticamente tiene arreglo, así que ánimo.

Mahel dijo...

Muchos besos para M y abrazos para tí.

El niño desgraciaíto dijo...

Pues me da mucha pena. Un abrazo a M y a ti.

q. chulo dijo...

Pobre...abrazos a todas. A C tb, por los celillos. A M q no dure mucho el dolor.

Pétalo dijo...

Ay, pobrecita M!!! Con lo linda que es, desde luego que tiene mala suerte! Pero seguro que se los dejan como si no tuviera nada, ya verás. Porque supongo que ya eran los definitivos, no? Ánimo y a mimarla a tope.

Ana María dijo...

Yo estoy con Hans, caminito de chuches blanditas para mi pobre M.

Y un besazo para ti, por el sofocón :*

Dani Torregrosa dijo...

Uff :(

Alber dijo...

Los golpes en los dientes son muy jodidos, tambien lo se por experiencia. Dale un besito muy gordo...y aprovechando la tesitura, yo tuve un incidente con este tema, pero no sufrí yo el dolor, yo fui testigo de cargo...
http://meteniaquepasarami.blogspot.com.es/2010/05/la-risa-tonta.html

Bichejo dijo...

Anda que...pobre M. Y encima es tan linda que dice que ha sido sin querer...pobre.

Lola Birlanga Urbán dijo...

Mi hija se dejó también los piños con un patinete. Frenó de lleno con la cara. No puso las manos. ¡Ni siquiera hizo el intento! A ella no se le rompió el diente pero tiene una paleta algo más oscura. Y duele mucho lo que le pase a una hija.
Ahora, que me he reído un montón y he recordado que yo hice la misma idiotez que tú con la goma de jugar. Les dije a mis amigas:"estiraros. A ver si me sujeta" Y me pegué un piñazo de cuidado. ¡Tremendo!

C.R dijo...

Pobrecita!!!! pasado el primer susto y el sofocon piensa que seguro que tiene un arreglo facil y poco doloroso...ademas M es tan mona que incluso con el golpazo sigue siendo un bellezon...muchos besos para ella.
C.R

Tita dijo...

Jooooooooooo, pobre M!!!

Pero bueno, ahora los dentistas son mágicos, y hacen maravillas, y pronto será un mal recuerdo, ya lo veréis.

Un abrazo muy muy apretao para la dulce princeza de ojos azules, y para su mamá, que te debe doler más que a ella.

el chico de la consuelo dijo...

Abrazuchos fuetes fuetes!!
mis narices parecieron haber quedado para siempre en el metro de principe de vergara y sin embargo ahora están relucientes como el sol Animo!!

Nisi dijo...

Ostras, pobre. Yo nunca me rompí ningún diente, pero recuerdo una compañera con toda la boca llena de sangre después de un buen piñazo que se dio. Creo que se partió al menos dos y se los arreglaron. Qué daño debe hacer eso...

Jenny dijo...

Pobrecilla M...

Yo también me rompí la paleta con 10 años contra un hierro macizo... y si... duele. Me he sentido identificada con ese dolor cortante y penetrante que explicas.

Tuve mi diente roto durante unos años, hasta que al final un dentista me hizo un apaño "muy provisional" como comenta Cattz, que me ha durado hasta que al quitarme el aparato me lo cambiaron para que estuviese más bonito... Sinó todavía seguiría ahí, y tengo 23.

Así que un besito para M y que se anime, porque por suerte esto tiene solución.

Patricia Puertas dijo...

Pobrecilla! Espero que ya se la haya pasado el susto y el dolor. Mucho ánimo para las dos.

NáN dijo...

El orgullo que tú sientes ahora por tu diente partido lo sentirá ella... con los dientes arreglados.

¡Qué sería de nosotros sin anécdotas de este tipo!

Besos a las dos.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Puf! Imagino tu dolor.
Pero no te preocupes, quedará bien.

Biónica dijo...

Es mi mayor miedo romperme alguna de las palas. Hablando con gente de palas "caballonas" (como las mías), he descubierto que casi todos los de paletas grandes tenemos miedo de eso. A veces, subo las escaleras y tomo súbita conciencia de cómo sería esmorrarme contra la escalera (en el curro, a menudo subo y bajo escaleras), y por eso corté la bata de laboratorio para que no se me enredara tanto en las piernas y terminara cayendo.
Leo el post tocándome las palas y metiendo el labio superior para dentro. Instinto de protección. Cuando tenía los dientes de leche (esto ya lo conté en el blog) me caí en el pasillo de la manera más idiota y haciendo la cosa más idiota del mundo. Y recuerdo el dolor como si fuera ayer. Luego se me puso el diente pocho. Guapa, guapa.

Espero que pase los días siguientes sin mucho dolor :-S, pobrecita...

Un abrazo.

PD: y para más escarnio, alguna vez me han llamado "castorcito" o "ardillita". De vergüenza ajena. Menos mal que ya no me lo llaman xD.

Nemo dijo...

Ay, pobre M, no es hija mía y me duele en el alma leerte, no sólo por sus dientes partidos y por todo el dolor (piensa en eso, menos de la décima parte del que estás sintiendo tú), sino porque en lugar de quejarse, te pide perdón por el disgusto... Caminito de chuches blanditas se queda corto, esta niña vale su peso en diamantes.

Pit dijo...

Lo siento Moli,
dale un beso muy fuerte de parte de Pedro I el grande

baronesa noseque dijo...

¡Dios como me duele por ella! La pobre y encima te dice que lo siente. Muchos besos y mucho ánimo para M.