martes, 20 de agosto de 2013

UNA DOCENA DE PREGUNTAS QUE TE HACEN CUANDO TIENES UN BLOG


Todo aquel que se lanza a escribir un blog personal o del tipo que sea, empieza con mucho miedo y con cuidado de no romper nada. Normalmente lo hace animado por otro alguien que le dice: “¿por qué no abres un blog para contar esas cosas tal y como lo haces tú?” o “deberías escribir un blog porque eres el mejor hablando de plantas, fotos, trapos de cocina o lo que sea”.
El alguien que anima ya sabe lo que es un blog y el alguien que es animado empieza a mirar por la red, a brujulear, es posible que lleve un tiempo siguiendo varios blogs y finalmente se lanza a ello.
Se empieza con miedo, con cuidado, escribiendo con tiento. Se publica y se esperan las visitas, cada comentario, todo con mucha ilusión pero con pánico escénico. Poco a poco, se coge soltura, se coge ritmo, y uno aprende a bandearse en el mundo de los blogs, los comentarios, conoce otros blogs, los frecuenta, los lee, los comenta, los tiene en el reader...etc.
Y cuando estás ahí tan contento en tu universo de blogs y blogueros, un día en un rapto de emoción le dices a alguien: “ Ah sí, yo escribo un blog” y te encuentras con que ese  alguien no sabe de qué le estás hablando, no conoce  absolutamente nada de blogs, absolutamente nada. Un alma virgen, una pizarra en blanco a la que hay que explicarle todo y que te pregunta cosas, muchas cosas.
He elegido 12.
1. Escribes un blog..¿ y eso qué es?
Con esta pregunta el bloguero se da cuenta de que el universo “internet”, la gente que se mueve por blogs, twitters y demás  es una minoría en la que él se encuentra. La mayoría de la gente está fuera de este mundo.
Un blog es como una especie de cuaderno, una revista, un periódico  o cualquier otro formato que se te ocurra donde escribo cosas que se me ocurren o explico un tema”.
2. Ya…¿y de qué escribes?  
Con esta pregunta, el bloguero cae en la cuenta de que su prestigio como bloguero no va más allá del momento en que cierra la tapa de su portátil. Para el mundo 1.0 todo su talento como escritor o contador de cosas, o divulgador en la red, sencillamente no existe. Al interlocutor recién llegado a la realidad del planeta blog  no se le ocurre que el bloguero pueda escribir de algo y por eso pregunta.
 
Pues escribo de lo que me apetece; de mi vida, de libros, de películas, de pensamientos, de ideas, chorradas que se me ocurren” si el blog es personal  o “Escribo de teléfonos móviles, ganchillo, rutas de viaje o medioambiente” si el blog es temático.
3. Ya...¿y lo ve todo el mundo? 
Al contrario de lo que ocurre al que escribe el blog que obviamente quiere que sus posts los vea cuanta más gente mejor, el interlocutor virgen tiene una extraña aprensión hacia el carácter “público” de aquello que escribe su conocido. Todavía no sabe muy bien qué es un blog ni qué escribe en él su conocido, pero le preocupa que lo vea la gente. El bloguero se da de bruces con la falta de confianza en su talento como escritor por parte de su vida 1.0 que teme que esté haciendo algo vergonzoso.
“Pues sí claro, es un blog público. Lo escribo para que se lea.  De hecho, esa es la idea, que llegue a cuanta más gente mejor.
4. Entiendo, y ¿ Como llega la gente? ¿Pone tu nombre y ya esta? 
Aquí el bloguero se ve enfrentando a su doble personalidad vital. Si utiliza un nick (porque en su momento le pareció buena idea) tiene que descubrir ante su interlocutor esa nueva personalidad y normalmente el otro se queda tan sorprendido como si el bloguero de repente se hubiera convertido en Superman. Si utiliza su nombre en la red, descubre una vez más, que su interlocutor tiene una preocupación enorme por la salvaguarda de sus datos personales. 
“Al blog se puede llegar de muchas maneras, por casualidad, porque lo haya visto enlazado en otros blogs o si lo conoce pues buscando en google “blog de Molinos”. También hay gente que llega por casualidad porque ha buscado “cría de ornitorrincos en Murcia” y le ha salido mi blog y otros llegan porque alguien se lo ha recomendado.”
5.¿No te da vergüenza?
Esta pregunta retrotrae al bloguero a sus inicios, a cuando sí le daba vergüenza, a cuando caminaba por la delgada línea que separa el orgullo por lo escrito de la vergüenza al pensar que alguien que no conoces y que puede ser increíblemente crítico puede venir y desmontarte todo tu ánimo bloguero de un plumazo. El bloguero lo recuerda y se da cuenta de que no sabe muy bien cómo lo ha hecho, pero superó ese vértigo hace mucho tiempo.
No, no me da vergüenza, ninguna vergüenza. De hecho me encanta escribirlo y que se lea”
6. Y los que te leen ¿te dicen cosas?
El interlocutor está preocupado, ya va asumiendo que su amigo escribe públicamente y que lo puede leer cualquiera, pero pensar que haya gente que le pueda decir “cosas” le perturba. Para el bloguero, una de las mejores cosas de tener su blog y que más satisfacciones  le da son los comentarios. Saber que alguien le ha leído es la leche, pero que ese alguien se haya tomado encima la molestia de sortear un probablemente infame sistema de comentarios para dejar su opinión,  da muchas satisfacciones. Cualquier bloguero sabe que los comentarios enriquecen mucho un blog…y a veces cabrean infinito.
 
“Sí, claro. La gente llega, leen lo que he escrito y algunos dejan comentarios con su opinión sobre  lo que he escrito. A algunos les gustan, a otros no. Dan ideas, comentan. Otros son maleducados…pero sí, me dicen “cosas”...y se llaman “comentarios”.
7. ¿Los conoces? 
El interlocutor va pasando etapas. Primero se pregunta qué tipo de vida paralela lleva su amigo que “escribe”, luego le preocupa que lo que escribe lo vea gente, luego que esa gente le diga cosas y finalmente se pregunta qué tipo de gente brujulea por la red leyendo escritos de desconocidos. ¿Quiénes son esas personas que conocían la personalidad múltiple de su amigo?
No, no los conozco. A la mayoría de la gente que comenta no la conozco de nada. Algunos, a base de comentarnos mutuamente y leernos se convierten en conocidos de la red, pero no los conozco en persona. La gente de la vida 1.0, como tú, no suele comentar...suelen mandar un mail si les ha gustado algo o mandarte un mensaje. Normalmente la gente que te conoce en persona prefiere un ambiente más “privado” para darte su opinión sobre lo que has escrito. No sé porqué pero es así”.
8. ¿Quién más sabe que tienes un blog?
Enfrentado a esa faceta desconocida de su amigo o conocido, el interlocutor no sabe si tomárselo como una confesión en “mira lo que te cuento” o si resulta que es el último en enterarse.
El bloguero recuerda sus inicios y cómo lo que más vergüenza le daba al principio era contarle a la gente que le conocía que tenía un blog, mucha más que la posible lectura por parte de desconocidos.
“Todo el mundo lo sabe. No es secreto. Si no te lo había dicho antes era porque no había salido el tema y además sé que a ti esto de los blogs te pilla muy lejos”.
9. ¿Cómo se hace? ¿te pones a escribir y ya está? 
Explicada la parte social del tema del blog, el interlocutor suele deslizarse entonces hacia el lado práctico, quiere conocer los detalles técnicos. El bloguero odia esta parte, explicarle a alguien cómo se hace una plantilla de un blog, cómo se configura y todas esas pequeñas cosas muy coñazo pero necesarias para comenzar un blog es agotador. Recuerda entonces a ese amigo que en su día le dijo “ ábrete un blog...yo te explico cómo” y siente agradecimiento infinito y sabe que él no tendrá tanta paciencia.
“Bueno, a ver...lo que hay que hacer es coger blogger o wordpress, buscar una plantilla que te guste y con la que estés cómodo. Buscar un título y ponerte a escribir. Y luego tener paciencia y constancia”.
10.¿Tienes tiempo para escribir? Será que tienes poco curro.
A lo largo de la conversación, el blog ha pasado de ser una especie de excentricidad que el bloguero tiene a ser algo que parece que requiere tiempo, dedicación y esfuerzo. El interlocutor sospecha que su amigo no curra mucho o está dejando de lado sus obligaciones para dedicarse a ese otro “entretenimiento”.  El bloguero enfrentado a esta pregunta se cabrea, el blog es algo muy importante para él y a pesar de tener curro y otras ciento cincuenta mil obligaciones consigue sacar tiempo para dedicarse a él.
 
“Claro que trabajo y hago otras mil cosas, pero cuando te gusta hacer algo, cuando es importante para ti, consigues sacar tiempo de dónde sea para hacerlo y eso me pasa con el blog.”
11.Entiendo. ¿Cualquiera puede tener un blog? 
Tras encajar todas las piezas el interlocutor empieza a pensar que si su amigo ha sido capaz de abrir un blog, de escribir sobre un tema que controla o que le mola, de sobrellevar la vergüenza de que extraños te lean y además parece feliz con todo ello, puede que no sea mala idea empezar a pensar en abrir un blog.
El bloguero duda por un momento. ¿Podrá su interlocutor tener un blog? Claro que sí, ¿quién sabe de lo que es capaz cada uno? ¿Quién sabe si podrá escribir sobre algo increíblemente bien o entretenido o sencillamente que le gustará hacerlo?.
“Si, cualquiera puede tener un blog. No hay más que querer tenerlo y mantenerlo. Anímate, piénsalo, lo mismo te gusta. ”
12. Vale, lo pensaré...oye, una última cosa ¿en tu blog salgo yo?
Todos tenemos un lado protagonista. El interlocutor de repente piensa que lo mismo él sale en el blog, al fin y al cabo es amigo, padre, madre, hermano, compañero de curro del bloguero y han compartido muchas cosas. Un rayo atraviesa sus pensamientos y piensa que es posible que el bloguero haya hablado de él o de sus experiencias compartidas o hable de un tema que él controla y que ambos han discutido. Ha pasado del desconocimiento a la curiosidad más intensa.
El bloguero sabe perfectamente lo que es reconocerse en un blog, ya sea en el texto directamente o por una aportación.
Pues sí, supongo que en algo saldrás...nosotros hemos hablado de muchas cosas y es posible que si me lees te sientas reconocido en algún tema o te suene alguna de las cosas que cuento. Lo mejor que puedes hacer es entrar en mi blog y leerlo”
Para un bloguero tener un blog es tan esencial como leer, como escribir o como su trabajo. Le dedica esfuerzo, tiempo, energías. Le proporciona alegrías y algunos sinsabores y sobre todo pasa a formar parte de su vida. Enfrentarse  al hecho de que esa parte vital de su vida  es completamente desconocida para alguien que le conoce, es una situación que siempre resulta extraña.
Y sucede una y otra vez.
Publicado primero en Unadocenade

23 comentarios:

Pal dijo...

Esta entrada se la voy a leer esta noche a madre y a marido. GRACIAS!

La Graduada dijo...

Yo aún estoy en la etapa de "me da vergüenza" decir que tengo un blog. Pero todo se andará.

Muy bueno el artículo ;)

Anónimo dijo...

Jajaja..... Muy bueno lo de superman!!

Creo que cada comentario, sea del tipo que sea, tiene siempre que ser bienvenido, aunque sólo sea por los segundos/minutos dedicados a escribirlo, y a leer lo escrito.

Todos estamos siempre muy ocupados, pero encontrar el momento de entrar en tu blog, o escribir un comentario, nos compensa.

Es interesante saber cómo cada uno llega a un blog. En mi caso llegué al tuyo buscando "colegios sin deberes"...... Me río cuando lo pienso!

Espero que hayas disfrutado mucho de tus vacaciones, y descansado, y pensado y leido,y y y ...

Ununcuadio Uuq dijo...

Genial post! Muy pocas de esas preguntas aún no me las han hecho ;P pero sí que me quedo con cara de alelada para responderlas. Para empezar me cuesta vincularme en las dos personalidades (¿dr Jekill y Mr Hyde?) del 1.0 y 2.0, o más bien dejar que la gente sepa que soy @Ununcuadio (puedo escribir decente, pero hablar depende más del momento).

Luego hay preguntas temibles de gente que ha entrado a curiosear porque finalmente sabe que tienes y valoras tu blog:

- ¿Por qué escribes de cosas tan fuera de lo común, tan 'raras'? (No sé: quizá podrían centrarse en la creatividad o algo así xDD).

- Pues la gente se dedica a otras cosas como jugar a los jueguecitos de Facebook mientras tú dedicas tiempo a tu blog (¡genial! Es algo respetable que nunca entenderé, pero mientras no me mandes solicitudes de juegos creo que sabré sobrellevarlo).

- (ESTA ES LA MEJOR QUE ME HA PASADO) Vi por Facebook que tu blog estaba en un ránking, ¿de qué era el ránking?
+No sé de que hablas, yo no estoy en ningún ranking de nada que yo sepa
(Finalmente había visto la publicación de otro químico bloguero que me mencionaba, y no era un ranking ni nada parecido)


Así que prefiero tener la vida separada en estas dos esferas, porque la gente 1.0 dudo que llegue a entender la 2.0 a no ser que empiecen un blo que todo puede ser xDDD

Arabella dijo...

Yo también estoy en la etapa de me da TERROR que algún conocido se entere de que tengo blog. jejeje

NIKITA dijo...

Confieso que no le cuento a ABSOLUTAMENTE NADIE de mi vida 1.0 que tengo un blog, porque en muchos casos rajo de cosas que me pasan y están relacionadas con esa gente! Si mis amigos lo supiesen me cortaría a la hora de escribir de según que temas (amoríos, sexo...), creo que para mi lo bueno que tiene el blog, es el anonimato, la libertad de hablar de lo que quiero sin tapujos ni censura.

Estrellas de Lana dijo...

Me ha encantado la entrada. Efectivamente, el patrón de preguntas no puede ser mas acertado y más real. Lo de la compatibilidad de blog y curro, clama al cielo, y más porque el que, la que, lo suele formular suele ser un cansado patológico.

Lo más duro, quizá, es cuando alguien de la familia te dice que estás perdiendo el tiempo y que lo dediques a algo más productivo. Manda cojones!!! Que sabrán ellos lo que puede ser productivo para una.

Anónimo dijo...

ma gutao.
ecdlc de regreso del zoo con niños, en tren, sin esposa ni minipimer.
soy un marido ejemplar.

Trucha Pirucha dijo...

Yo estoy en ello....todavia no me he animado a escribir pero tengo muchas ganas...me estoy animando al leer tu blog.

binajabber dijo...

“Escribes un blog..¿ y eso qué es?” Jajaja.

Me uno a lo que dice Estrellas de Lana. Estas preguntas las tengo yo contestadas infinitas veces. De hecho fue mi tía la que me recomendó tu blog – una de las pocas personas a las que no le tuve que explicar nada de este rollo bloguero. Que alivio. Y bueno encima que me mola mucho la recomendación. Me encanta tu blog.

A. Sandler dijo...

Te has dejado la de "¿y ganas dinero?"

Felix A. Ruiz dijo...

"¿No te da vergüenza?", "...será que tienes poco curro". Jajaja típicas preguntas. Me ha encantado.

Claudia Morales Casas dijo...

He intentado varias veces escribir un blog...a ver si ahora lo consigo! Lo que más """pánico"" me da es escribir a otras personas, aunque las lleve siguiendo años!! Enfin, poco a poco dejaré de sentirme como pez fuera del agua!!

Un saludo!

Chirly dijo...

Escribir un blog yo creo que tiene mucho que ver con dos cosas: Uno: Escribir. El placer y el gusto por el medio escrito, la expresión escrita, la redacción... etc. Y dos: el deseo de comunicar. Y para eso es necesario que a parte de emisor haya receptor. El hecho de que éste sea un perfecto desconocido mola más porque eres capaz de interesar a alguien que no te conoce; sólo conoce de ti lo que escribes. Y no se interesa por tí sino por tu "obra". eso significa que lo haces bien (o mal, depende del l¡numero de lectores) por eso mola tener muchos lectores, creo yo.

Sobre el tema de cada post, a mi me recuerda a esos profes de lengua que te encargaban una redacción de dos páginas cada día, y que eran capace de proponer temas de lo más imaginativo: "La goma de Borrar", "la primavera", "el autobús", "la mochila" ¡me encantaba! te ponías a escribir sobre cualquiera de esas absurdeces y te dabas cuenta de la cantidad de cosas que podías decir sobre ellas. Pues algo así es (en mi opinión) un blog como éste.

Oswaldo dijo...

¿Te ha pasado a ti (O a alguno de los otros blogueros que por aquí rondan) alguna anecdótica situación similar a que Clark Kent se consiga a algún amigo de la vida 1.0 que le mencione emocionado algo (bueno o malo) respecto a Superman sin, por supuesto, tener la menor idea que puedan ser alter egos?

Ana dijo...

Yo llevo más de 2 años con mi blog y todavía me da bastante vergüenza que la gente se entere. Es un post muy gracioso :) y muy real. Ese pánico del interlocutor... ¿Y la gente lo lee? jajaja!

Israel dijo...

Te acabo de encontrar ahora mismo mientras navegaba. Me ha encantado la entrada y el blog es genial. Sigue así ;)

Yaicla Artesania dijo...

Me ha encantado el post es tan cierto,jaja,a mi me gusta que me lean y no me da vergüenza,bueno que me lea mi marido a veces si.
un besote

Anna JR dijo...

Yo le he dicho a muy poca gente del mundo 1.0 que tengo un blog. Los que sí lo saben, sobre todo mis colegas madres del colegio, insisten en aquello de 'no entiendo cómo tienes tiempo de escribir'. La verdad es que yo tampoco y después de unos primeros meses de desorden, creo que voy a obligarme a que escribir sea una disciplina. Porque me mola y porque a salto de mata cuesta más.

También me preguntan aquello de '¿no te de vergüenza?. Pues no, hasta que llegó el momento hace un mes en el que me tuve que enfrentar a lo que no me esperaba: en el trabajo, reunión de escaleta, 10 personas allí dentro, un tipo que me cae gordo: 'qué me han dicho, que tienes un blog?'. Se me quedó cara de imbécil. No supe qué decir. Balbuceé.. 'yo?, un blog? qué cosas...' Creo que se enteró por culpa de la torpeza retuiteadora de alguna amiga... por si acaso, tendré que prepararme un argumentario de respuestas.

Veo que estás leyendo 'Hubo una vez una guerra'. Fue el primer libro de Steinbeck que me leí. En la carrera. Después de 'Al este del Edén'. Yo acabo de terminar la autobiografía de John Huston... he disfrutado mucho. Si no te la has leído, te la recomiendo... aunque sólo sea porque Steinbeck se vistió de Papa Noel una Navidad en la casa irlandesa de Huston!

Mara dijo...

Hace tiempo me vi en el papel preguntador... Ahora me veo en el papel respondón...

Un beso Moli!

Van Der Blume dijo...

Yo antes tenía un blog y me daba como verguenza (no me va la diéresis) y al final por cosas... lo cerré, lo borré. Ahora tengo uno que se llama DesdeMiDepresión, así, tal cual. Quiero acabar con los tabúes de que la familia sepa que tengo un blog y además que acarreo una depresión de aúpa, así que si me deja Moli os pongo el enlace porque da subidón tener visitas y a todos nos hace falta que nos suban la moral.

http://desdemidepresion.blogspot.com.es/

Por cierto Moli, me encantas, rara vez comento pero siempre te leo.

Nisi dijo...

A mí me encanta ese momento, después del interrogatorio de rigor, en el que te dicen "Ah, pues a mí también me gustaría tener un blog". Y tú les dices "Pues, venga, adelante...". Y te dicen "Es que no tengo tiempo. Y dedicarle tanto tiempo..."

Molina de Tirso dijo...

Pues vuestros conocidos son muy expresivos. Los míos, si no saben lo que es un blog ni se atreven a preguntarme, ponen cara de circunstancias. La mayor parte de las veces sonríen y cambian de tema. Y es frustrante, porque después de la etapa de al vergüenza, cuando por fin te has animado a divulgarlo, resulta que te encuentras con eso.

Sí me han preguntado lo de ganas dinero y tb. te cuesta dinero. Y una amiga, a la que al principio se lo conté sin atreverme a darle la dirección, cuando se la di me preguntó si había cambiado algo del principio. No, es que ya estaba en otra etapa, pero supongo que eso es difícil de entender para el que nunca ha abierto un blog.