martes, 2 de julio de 2013

PADRES Y PRINCESAS

Mi padre siempre me contaba la misma historia:

“Cuando  ibas a nacer, yo siempre decía que quería una niña. Una niña dulce y cariñosa que cuando llegara a casa saliera a recibirme y darme besos y abrazos…y bueno, naciste tú. Menos mal que luego nació tu hermana que sí que es muy cariñosa

Mi padre era un cachondo y un gran sabio porque esa frase resume muy bien lo que los padres esperan de sus hijas, de sus princesas (comentarista que sufre con lo de princesas…de verdad., no te me ofendas) y la total falta de conocimiento que tienen con la realidad de sus hijas.

Para empezar, un bebe es un ser extraño, raro, difícil de manejar y que a los padres normalmente les parece algo bastante ajeno a ellos mismos. Si el bebé es niña, la dificultad, extrañeza y el sentimiento de ¿qué hago con esto? es mucho mayor. Un tío con su bebe Pepito en brazos es capaz de visualizarse jugando al fútbol, a las chapas, montando en bici o incluso bebiendo cervezas. Con ese bebe tiene algo en común, aunque sólo sea el género. Ese bebé tiene cola y algún día se afeitará. Un tío con su bebé Pepito sabe que sabrá ponerle la ropa sin problemas y que cuando uno diga  azul el otro no preguntara ¿celeste o marino? Un bebé Pepito parece frágil pero es algo con lo que se puede congeniar y con el que se visualiza haciendo cosas.

Un bebe princesa es más complejo. Es monísima, ideal y la más preciosa del mundo mundial pero el padre solo puede visualizarse con ella yendo de la mano, empujándola en el columpio, de paseo por la playa, pero intenta visualizarse haciendo algo “de niñas” y no le sale. Lo de la cerveza lo intenta pero sin saber muy bien cómo les recorre un escalofrío, se le ponen los pelos de punta y dice “¿cerveza?, ¿mi princesa? No”.  Y aparca esos pensamientos del futuro porque bastante tiene ahora con adivinar si el vestido se abrocha delante o detrás o si la falda con peto se pone por debajo o por encima de la camiseta o cual es la parte de delante de las braguitas.

Llega entonces una época estupenda de amor entre el padre y su princesa. La princesa es dulce y cariñosa. Inciso.- aunque sea una borrica de campeonato, le mole hacer el bestia y sea tirando a bruta siempre siempre siempre será dulce y cariñosa a los ojos de su padre.-Fin del inciso.  Por otro lado, las princesas consideran que su padre que las ADORA es el más guapo, el más alto, el más listo y el que mejor hace el tonto en la piscina, el zoo o el parque. Es una relación adorable. 

Todo va sobre ruedas. El padre adora a su princesa que es la más guapa del mundo mundial, la princesa adora a su padre y sale corriendo a sus brazos cuando llega a casa o se encuentran en la calle. Todo va bien, más que bien, va perfecto.

Cuando la princesa empieza a ser un poquito más mayor, empieza a tener gustos propios.  Y esos gustos propios pueden resultarle al padre tan ajenos como la atmósfera de Marte. A su princesa le gustan cosas de niñas. Y el padre no es una niña. Con un poco de suerte, en su infancia  tuvo hermanas que siempre le parecieron unas brujas (dicho con cariño) y con las que no recuerda haber compartido esas cosas de niñas.  Es más, recuerda claramente como no compartía esas cosas con ellas y más bien se dedicaba a destrozarle las muñecas o lo que fuera con que sus hermanas jugaban.

El padre descubre entonces que durante su vida ha conocido a muchas mujeres: su madre, sus hermanas, sus primas, sus amigas…sus ligues ( ah no, no no, no…eso ni insinuarlo) pero su princesa es única, irrepetible, maravillosa y no tiene ninguna de esas cosas que él siempre ha achacado a “todas las mujeres”.
Es su princesa y al mismo tiempo es una desconocida porque no hay ninguna mujer como ella.

Así que el padre mira a su princesa y sabe que es una mujer pero no es como ninguna otra. Es mejor sí, …pero ¿cómo se maneja? Es una época muy tierna. El padre odia los tacones…pero se recorre mil tiendas para comprarle unos tacones de plástico para su niña. Le chirrían las córneas de pensar en maquillajes pero es feliz cuando su princesa aparece con toda la cara llena de manchurrones. El padre es capaz de tragarse una exhibición de gimnasia rítmica, bailes regionales, natación sincronizada o lo que sea. Es capaz de ir a ver el espectáculo de princesas Disney, hello kitty o cualquier otra cosa atroz. Por supuesto y antes de que hordas de gente susceptible se me eche encima, a la princesa también le puede molar el fútbol, el piragüismo o el alpinismo de altura, eso da igual, pero le guste lo que le guste el padre estará flipado de compartirlo con esa princesa,  que es mujer pero que no es como ninguna mujer que él haya conocido porque sencillamente es mejor. Es su niña.

Después e increíblemente rápido para lo que querría el padre, la princesa se hace mayor. No hablo de que tenga  20, 18, ni siquiera 15. Con 10, 11, 12 años…la princesa empieza a hacer cosas incomprensibles para el padre. Donde antes había risas siempre, su princesa reacciona ahora ofendida o discute o llora o dice algo atroz “papá…no me entiendes”. 

El padre se queda paralizado. ¿Cómo que no la entiende? Claro que sí, es su niña. La niña más increíble del mundo (da igual que tenga media docena de ellas, todas son increíbles a su manera) y se llevaban bien y ¿qué ha pasado?

La princesa se está haciendo mayor y el padre normalmente no quiere verlo. Porque si su princesa se hace mayor hará cada vez cosas de mayores, que él recuerda vagamente que hacían las chicas que él conocía cuando él se hizo mayor.

El primer día que la madre de su princesa le dice “Le gusta un chico” o “tiene un novio”, el padre quiere morir. Su primera reacción es “neguemos la evidencia”…pero

-         ¿cómo le va a gustar un chico si tiene 12 años?
-         Pues porque tiene 12 años.
-         Eso es…¡¡12 años!!
-         A ti ¿con cuántos años te gusto una chica?
-         ¿A mí? Yo con 12 años solo pensaba en fútbol y escupitajos.
-         …..
-         ¿ A ti con 12 años te gustaba alguien?
-         Claro…
-         ¿COMO QUE CLARO???
-         A ver cariño…no colapses…o es que ¿acaso has pensado en algún momento que eras el primer tío que me había molado?
-         …..
-         En fin..vete haciéndote a la idea de que le molarán los tíos, saldrá con ellos y le romperán el corazón.
-         NI DE COÑA. Es muy pequeña y para eso queda muchísimo…
-         No queda tanto…
-         Estás siendo cruel conmigo…
-         Jajajajaja…no es tan grave…a lo mejor tiene suerte y encuentra uno como tú.
-         …Si..eso estaría bien.¡NO!, uno como yo no…que yo era muy golfo.

Empieza una etapa atroz para el padre. Su princesa crece, se hace mayor y se aleja y se acerca a él en un baile frenético de emociones que él no controla y que le hace recordar cómo se sentía cuando nació; no tiene ni la más remota idea de cómo manejarlo.

Cuando ha conseguido tranquilizarse “un poco” pensando que bueno las cosas irán despacio y lo de los amores de su princesa con doce años no es más que un juego infantil e inocente, su mujer llega y le dice:

-       A tu princesa le ha bajado la regla por primera vez.
-       ¿QUE????
-       A ver por favor...tranquilizate, que no tiene tétanos.
-       Pero, pero, pero..¿cómo va a tener la regla si tiene 12 años??
-       Pero a ver...¿de qué guindo te has caído? ¿A qué edad te crees que viene la regla? ¿ a los 25?

El padre sufre. Mira a su niña y descubre que ya no es una niña. Es una mujercita. Y tiene misterios,  algunos que él no conoce y otros que él conoció con otras “mujercitas” en su momento y solo de pensar en algún energúmeno (cualquier tío que se acerque a su princesa será un energúmeno) descubra esos misterios...se le abren las carnes en canal.

El padre además, sufre otro curioso efecto. Cuando por fin ve a su princesa como una mujer...el resto de los hombres, ellos, sus compañeros, sus colegas de género...pasan a ser potencialmente peligrosos. Todos ellos. Todos son hombres y todos mirarán a su princesa. Y él sabe como la mirarán porque él es como ellos...no, él no es como ellos porque tiene una hija.

Ahora comprende a su suegro y no entiende como no le pego una leche a él cuando llego a su casa de la mano de su hija.


Él no será tan comprensivo. Es su princesa. 

58 comentarios:

TXABI dijo...

Madrugadora hoy, eh...
(a la hora del aperitivo lo leo...)
Kisses !!!

Juliet dijo...

Leo tu post y me invade el recuerdo de mi santo padre manejándose como pudo entre dos princesas de lacitos rosas, barbies, edades del pavo de bofetón y novios muy gañanes, y me da una mezcla entre risa y mucha ternura... :)




nanu dijo...

Mi padre una vez, muy serio y muy seriamente, me dijo que no había en el mundo ningún hombre que me mereciera.

Y se quedó tan ancho.

Beso

Albert dijo...

El pánico de los padres a la futura, pero muy futura, ¿eh?, vida sentimental/sexual de sus hijas es un clásico. Mi princesa acaba de cumplir 7. Le molan las barbies(y sus horribles películas), pero también El señor de los anillos o Indiana Jones. Está loca por Viggo Mortensen y todavía está en la fase en que me encuentra parecido a él. En fin... Pero lo que más le gusta es bailar. Y lo hace rematadamente bien -¿¿alguien lo duda?? ;-) -. En una cena con amigos, se subió a bailar encima de la mesa mientras sonaba "sarandonga". Un sudor frio me recorrió la espalda y empecé a intentar pensar en un lugar feliz...
De todos modos tengo la esperanza de que, por encima de todo, sentiré compasión por sus pretendientes. Mi princesa es una princesa guerrera.
Enhorabuena por el post, Moli, por acordarte de los padres. Ahora, no sé el ingeniero, pero muchos otros no tenemos problemas con los petos, los cierres de los vestidos... ;-)

Cata dijo...

Gran post Moli!
Creo que el hecho desencadenante es cuando la princesa en cuestión ya no cree que su padre es el mas guapo del mundo mundial...
Mi sobrina hace unos años quería casarse con su padre (mi hermano)y le miraba con cara de adoración absoluta.... tenías que ver la cara de pánico de mi hermano cuando el otro día le pregunte a su hija si su padre era el mas guapo y puso cara como de bueeeeno feo no es pero el mas guapo exactamente casi que tampoco.... :)

Anna JR dijo...

Genial!
Pero no tengo nada que añadir. Confío en que Elmío se estrene hoy como descerebrado comentarista de una puñetera vez porque tiene 2 princesas y la cosa es tal cual la cuentas.

Madamer dijo...

Mi pobre padre, tan poco expresivo en afectos nunca, tuvo que tragarse que su princesa mayor se presentara a los 18 con un novio de 27... se quiso morir y los celos por poco lo matan...

sasadogar dijo...

Ciao Moli,
como siempre certera en tus pensamientos.En mi casa son dos princesas, a cada cual más guapa(no lo puedo evitar son mis hijas) y su padre ya está pensando en que cachiporra va a comprarse para aullentar a los moscones...No en serio, mi padre tuvo 3 niñas y siempre nos dio buenos consejos y nos hizo libres y nos dio la posibilidad de no depender de ningún hombre, dandonos carrera a las tres.Dificil ser padre o madrey ver crecer a tus hijas... comparto tu artículo en mi FB,
un beset desde Valencia

Pétalo dijo...

Mi padre nunca me hizo mucho caso y siempre tuve mucha envidia de las niñas que tenían esa relación con sus padres. En concreto se la veía a mi prima con mi tio y a mí me daba mucha pena. Con mi abuelo si tuve una relación más parecida pero no es lo mismo.

Bethelgueuse dijo...

Jajajaja!.
Verdad como la vida misma Moli. A uno que yo me sé ya le han dicho que va a ser la enana quien le introduzca en el manejo de las armas!.

Aunque se las da de padre molón y moderno, sé que las va a pasar más que canutas...lo peor es que yo tambien. Snif!!.

Bueno, me consuela pensar que aún queda mucho para todo eso.

Grande Moli, muy grande!!

M.

Alma dijo...

Genial, Moli, as always!! Yo tengo la suerte de que aún soy la niña de mi papá..con 40 añazos!! Y nuestra niña, enfin, es superprincesa y su padre es su superpadre..habrá que estar aquí cuando las cosas empiecen a "crujir"...

www.youtube.com/watch?v=bndf65HEx-A
Buika, "Mi niña Lola"

Bss

Ana María dijo...

En este caso, yo soy LA hija... ÚNICA hija. Y mi padre suelta esos comentarios deliciosos en plan "es mi niña, no lo olvides" poniendo carita de serial killer. La última vez que dijo esa frase, no hace mucho, en casa le cayó esa gran frase "papá, así no, que me ahuyentas a los ligues". Mi madre se mondaba de risa.

Mi padre tiene tres hermanas, y las ha visto jugar a todo tipo de juegos de niñas. Cuando yo nací, él decidió que se la sudaba todo y que conmigo jugaría como si fuera un niño. Claro, cuando cuento que de peuqeña jugué a las chapas, a las canicas, que bailaba la peonza y que volaba cometas... Mi padre se esponja como un pollo, el hombre.

Lo ha pasado muy mal con mis males de amores. Nunca lo ha exteriorizado conmigo, respeta mucho mi intimidad y mi espacio, pero sé positivamente que los ha querido asesinar a TODOS.

Yo no he sido nunca su princesa. Él es el único hombre que me llama nenita y no le miro con cara de "a ver si te parto las piernas". En cuanto a carácter nos parecemos mucho, así que es un festival del humor continuo.

Ánimo a todos los padres que tienen niñas.

:*

ANuRa dijo...

Pues si mi Autor paso por estos lances durante mi adolescencia, llevo la procesion tan por dentro que ni me entere. Cabe decir que nunca presente a nadie en casa porque, recien entrada la edad del pavo, se nos instruyo a mi Sistero, a mi Brodera y a mi que a los ligues, enamoramientos y otros subidones solo se les permitiria presentarlos en casa como tales en el supuesto de que A) nos fueramos a vivir juntos a la semana o B) fuera la pedida de mano o se anunciara casamiento. Que no estaban ellos por la labor de encarinyarse con nuestros novios o la novia de Sistero mientras no estuviera el asunto bien atado. Ojos que no ven, corazon que no sienten, seria el slogan.
Ahora estoy planteandome presentar a Escoces Incomprensible a la familia, considerando que el primer punto esta medio cumplido (cada uno tenemos nuestro propio piso de solter@, pero hacemos practicamente vida en comun...), pero en su presentacion... ahi anticipo tensiones. La unica vez que intente hablar con mi Autor sobre mi relacion con Escoces Incomprensible me espeto un "yo no tengo por que saber que haces tu con ese tipo". Una respuesta un tanto rotunda al inocuo comentario de "acabamos de celebrar los tres meses juntos", la verdad.
Punto aparte, hace poco oi comentar a una companyera que el verdadero shock para el padre es cuando su princesa se queda embarazada por primera vez. Porque ese es el punto que queda demostrado que la princesa tiene sexo... Comentaba la companyera que, si el padre de la princesa llora en el anunciamiento, es por esto y no por la perspectiva de ser abuelo...

Covadonga Hernández dijo...

Tal cual como la vida misma. Si yo te contase el sufrimiento de Papín con sus hijas.... porque desde que las niñas ya no juegan con las princesas Disney y Barbie cada vez que oye la frase "¿sabes que tu hija..?" y ya no me deja continuar sin antes advertir "no me cuentes nada que no sea estudios, si está enferma o algo relacionado con amigAs, el resto no quiero saberlo" y es así, el día que llegué diciendo "recogí a Pre y me la encontré de camino hacia donde habíamos quedado, así que paré el coche y juraría que iba acompañada" no me dejó seguir!!! Ainsss estos padres y sus princesas!!!
Besinos

NáN dijo...

Por suerte no he tenido una hija, porque a mi alrededor he visto que en las niñas la edad del pavo es realmente insufrible (recuerda, NO he tenido una niña y puedo permitirme pensar así).

En cuanto al tipo de la camiseta, el punto 10 revela que es un salido cerdo y sexista que está deseando que su hija sea lesbiana.

Anónimo dijo...

De acuerdo con tu compañera!

C

RS dijo...

Grandioso el post. Ni te cuento cuando se es hija única, jajaja.

alcaravan25 dijo...

FAN-TÁS-TI-CO!

C. S. dijo...

NECESITO una camiseta como la de la foto para comprarsela a Lemuel. (La princesa tiene ¡18!) Aunque, por lo que llevo visto, todos los tíos que le gustan se parecen a papá. El está absolutamente horrorizado. Los únicos que le caen bien de todos sus amigos son dos chavales gays con los que se va de compras.
-¿Vas a salir?
-Sí.
-¿A dónde?
-Por ahí
-¿Con Pepe y Juan?
-No. Con uno del insti que me ha llamado.
-Pero...¿Amigo de Pepe y Juan?
-No. Creo que está más interesado en mí que em ellos...
-Pero...¿no te pueden acompañar ellos por si acaso?
-¿Por si acaso qué?
-Oye, que si quieres te acompaño yo y nos tomamos unos cacharricos y así conozco al Individuo...
(Bochornoso)

rocio dijo...

Cada vez q me he topado con un cabrón con hijos le he dicho justo eso... "piensa que tienes una hija, jomío"
Besos Moli

dreammor dijo...

Mi marido nunca pensó que la catana que se compró como decoración, hace 20 años. le iba a venir tan bien...
Y eso que la niña sólo tiene 8!! pero de vez en cuando la saca del trastero para ver si aún es utilizable, estoy bien segura, que dentro de poco la pondrá en el salón, asi como quien no quiere la cosa...

XEIA2410 dijo...

Genial post!!!! Y mi consorte tiene DOS princesas.....y la mayor ya tiene doble dígito....con lo cual queda poco...
Igualmente, el tiempo ha pasado volando también para mí. Ya tenenos una "prepava" en casa, y casi ayer llevaba pañales...HORRORRRRR!!!!

ÓsQar dijo...

Sinceramente, y como padre de dos niñas, me ofende este cúmulo de topicazos sobre los hombres. Ya ha llovido mucho desde mediados del siglo XX y creo que cada vez somos más los padres responsables y motivados que no encajamos con ese rol del "padre neandertal" que describes.
No digo que no haya padres así, que los hay y me parecen muy lamentables cuando me los encuentro; lo que digo es que también existe (y me identifico) el padre capaz de ir sin pudor a una mercería a comprar bragas, sujetadores y medias, capaz de elegir vestidos, capaz de peinar coletas y trenzas, capaz de echar una mano con el maquillaje, capaz de entender la menstruación e ir a comprar compresas y tampones, capaz de tener una conversación sobre chicos y educación sexual. Vamos, lo que a mi entender debería ser un padre normal.

Saludos.

P.D. Ahora que lo pienso, igual mi problema es que no me gusta el fútbol. Pero la cerveza sí, igual que a mi mujer, mira tú. :-P

molinos dijo...

OsQar...no se trata de que compres bragas ni de que hables de sexo con tus hijas...el post no va de eso. Para nada.

El post va de como el sentimiento ante tener una hija es distinto al de tener un hijo...aunque se les trate exactamente igual y se hable con ellos de sexo y se acabe bebiendo cañas con los dos.

molinos dijo...

OsQar...no se trata de que compres bragas ni de que hables de sexo con tus hijas...el post no va de eso. Para nada.

El post va de como el sentimiento ante tener una hija es distinto al de tener un hijo...aunque se les trate exactamente igual y se hable con ellos de sexo y se acabe bebiendo cañas con los dos.

breadbimbo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
breadbimbo dijo...

Siempre he sentido un miedo ancestral y atávico a mis suegro, y ahora se que pensamientos se esconden tras sus miradas. Y TENGO MÁS MIEDO AÚN.

Una vez más me descubro ante sus post. No has pensando en escribir un libro?

javi dijo...

Al hilo de Bimbín:

http://xkcd.com/275/

y su traducción aquí:

http://es.xkcd.com/strips/pensamientos/

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Me ha dolido.
Cabrona.

Biónica dijo...

A algunos amigos les digo lo de "pobre de ti como te reproduzcas y te salgan niñas xD"

Hermano E dijo...

Si yo te contara......
Somos unos incomprendidos :'(

HombreRevenido dijo...

Genial.
Que te dejen escribir la enciclopedia. Porque estas cosas no salen y tendrían que salir.

Anónimo dijo...

Pues yo soy madre ( de tres) y me pasa lo que al tipo de la camiseta. Una piensa que nunca llega el momento de la emancipación, que son frágiles, que hay mucho loco suelto....

Un poco largo el post, a veces muy repetitivo.

Un saludo.

Aitana dijo...

Jajajaja, me ha encantado el post. Me he reído muchísimo. Yo tengo 25 y mi hermana va a cumplir 18...creo que se lo enseñaré a mi padre, se verá muy identificado!!
Un besazo.

BeatrizC dijo...

Cuando ya llevaba unos cuantos meses viviendo con mi chico, y 9 años de relación, me operaron y él se quedó en el hospital a pasar la noche conmigo, y mi padre, antes de irse a su casa le soltó "como le pase algo te mato". Superad eso si podéis :P

Anónimo dijo...

Estoy embarazada y el jueves pasado nos confirmaron que es un niño. Mi marido, que tenía mucha ilusión por una niña, se consoló diciendo : al menos no tendré que preocuparme porque se la vayan a f.....así q visto lo visto, todos iguales con sus " princesas"
C.

laaiin dijo...

Tengo una bebé preciosa de dos meses, cuando vamospor la calle y vemos otros bebés el aita dice que ninguno es la mitad de guapo o guapa que la nuestra, cuando la lleva en el carro va 4 centímetros mas alto de puro orgullo y cuando le dicen que es igual que él ya directamente explota...Cuando le he leído tu post se ha quedado muy serio, ha fruncido el ceño y ha dicho:¿.bueno pero queda mucho no? Pobre.

Laaiin

NáN dijo...

C.S., vete explicándole a Lemuel que hay que joderse.

Anónimo dijo...

Dicho con todo el respeto del mundo: pelín machista el post. Pienso q, por fortuna para las mujeres-hijas, no todos los hombres-padres son así. Y viceversa.
Me encanta tu blog...pero este post..

Sandra

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

La anónima de " un poco largo el post, a veces muy repetitivo". Se te imagina perfectamente como suegra. Es un comentario muy de suegra.

Winnetou Kozlowski dijo...

Me encanta!!!!
Conoces a mi marido? porque lo has descrito tal cual!!!
18 años tiene su "princesa" y lleva 10 diciéndole que él no quiere ningún zángano en su sofá.

Muy buen post!!!

Hele dijo...

jajajaja, me acuerdo de la cara de mi padre cuando llevé a casa a mi primer novio (y era mayorcita),que adema era gabacho!
lo de la regla creo que fue también traumático, para todos ( yo no me queria hacer mayor, mi madre tenía sensación de "ya es una mujercita y yo tengo patas de gallo"..)

No entiendo por qué les da tanto pánico lo de que las hijas liguen...es como asumir que son todo unos cabronazos, no?

Capitan Manchas dijo...

Buenísimo como casi siempre

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
NáN dijo...

BeatrizC: desde luego, eso no hay quien lo supere.

RS dijo...

No entiendo los comentarios de que es un post pelín machista o retrógrado. A mí me ha parecido muy realista, cargado de ironía, pero realista. Sobre todo la parte "cabrona" que toda mujer con hijas lleva dentro. Hay un punto de diversión total en ver la cara del padre de las criaturas cuando le vas adelantando los pasos vitales que dan sus niñas (sí, sí, no lo neguemos, disfrutamos como enanas). Mi marido quería una niña; la tuvo. Creo que se arrepintió al segundo de verla nacer: se dio cuenta de la que se le venía encima y se vio con la escopeta de caza cargada al acecho de cualquier gañán que se acerque a su niña.

Anónimo dijo...

Pues a mi me parece un post genial, en línea con los que escribías antes de que tuvieras mas entradas en google que "la otra ana ribera".


Babunita dijo...

Jo, que risa y que cierto, ahora para compensar a todos los protestones que han lanzado las acusaciones sexistas, deberías, inspirandote en Molimadre y Pobrehermano, hacer uno post sobre las madres, sus principes y la cantidad de pelandruscas que no les merecen!!!

Antónimo dijo...

Genial!
Cuentas (con la gracia de siempre) exactamente la relación que tenía mi padre con mi hermana.

Y como padre de un hijo, cuando comparto vivencias con padres que tienen hijas, confirmo que las diferencias son evidentes.

Tito dijo...

Muy bueno Molinos!!

Sophie dijo...

Mi padre jugaba conmigo con plastilina y las tapas de colores del paté de La Piara (qué asco el paté de pollo,pero me faltaba la tapa amarilla...). Me enseñó a jugar al fútbol. Se comió con papas todas mis exhibiciones de flamenco y natación. Y cuando llevé a mi primer novio a casa...enarcó una ceja mientras pensaba en lo necesario que era tener una escopeta de perdigones debajo del sofá xD

Ire dijo...

Los padres -hombres- serán así y siempre habrán sido así. Lo que pasa es que yo no lo he vivdo, porque siempre han estado mis dos progenitores o trabajando o a su bola. Recuerdo a las madres, y pocos padres, que aparecían a recoger a sus retoñas en el cole como unos sobreprotectores dispuestos a enredarse contra adultos y niños por la menor tontería que le dijeran sus hijas. Aún hoy me provocan antipatía estas actitudes.

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M. dijo...

En esta tesitura anda mi maridín........su princesa mayor tiene 14 y el otro día fue a una fiesta con sus tacones y su rayita en el ojo por primera vez, él la miraba sin dar credito, absolutamente ojoplático..........y con cara de pocos amigos me preguntó porqué le compraba tacones, pues porque ya tiene 14, casi 15............pues no me gusta fue su escueta respuesta y se fue cabizbajo y semiresignado.

La Baronesa dijo...

Creo que el papá soy yo, ya tengo la camiseta además. Mi esposo es el compinche de ellas y dice que si le dan a escoger, volvería a pedir a sus tres princesas, así siempre seguirá siendo el rey!

Mariu dijo...

No puedo poner nada coherente... ja, ja, ja... la carcajada me puede

Mi Reino Por Un Gloss dijo...

Un post fantástico que describe perfectamente la relación que, de niña, tuve con mi padre :) Y aunque pasen los años sigo adorándolo, ¡qué paciencia infinita la del buen hombre!

Ignacio dijo...

Puede que esté equivocado pero el texto me genera una sensación de replicar "Hombres brutos que solo se conectan con sus similares" junto que, como está escrito por una mujer, "no importa nosotras que tenemos lo sentimental de nuestro lado les entendemos, no pueden dar más de si mismos". Aparte de replicar esterotipos de género que, aunque siguen siendo muy extendidos en la sociedad hay una justa lucha de hombres y mujeres de que no suceda.
Lo que a mi más me asusta con mi hija no es que tenga hombres y tenga relaciones sexuales o que la hagan sufrir, todos hemos sufrido, sino que me asusta de no poder enseñarle autonomía, de que el sistema machista le condene a que en una misma tarea probablemente gane menos que un hombre, que le pongan mala cara porque está en edad fértil, que le digna mientras juega "esas cosas no las hacen las niñas o señoritas" y que le cobren más por su seguro de salud (en Chile) solo por el hecho de estar en edad fértil.
Un padre/madre cercano que le escuche en sus diferencias tanto a hijas como hijos podrá generar las seguridades y herramientas de defensa cuando tratan con un otro en igualdad de condiciones.
Ahora bien, el machismo está tan impregnado en la cultura que cada vez que con mi pareja hablamos de estos temas tanto hombres y mujeres nos miran como si fuésemos locos y repiten un discursillo muy parecido a tu post.