sábado, 4 de mayo de 2013

UNA DOCENA DE COSAS INCOMPRENSIBLES DE LOS HOTELES.


Viajar por placer, por trabajo, por ir a una boda, a un sarao.Buscar un hotel o que te lo busque la empresa si el viaje es de curro.Con el tiempo uno va aprendiendo a adecuar el hotel a lo que quieres para cada viaje.

Al principio lo más importante es que sea barato, total “solo es para dormir”, luego te das cuenta de que el criterio “solo para dormir” te puede llevar a dormir a 100 km de tu destino en un camastro en el que para meterte en la cama tendrás primero que contener la respiración para poder cerrar la puerta de la habitación.

Después te vas haciendo más sabio y vas incluyendo variables: que esté céntrico, que tenga desayuno porque así me forro y me ahorro parar a comer, que esté limpio, que tengan habitaciones familiares, que tenga buena comunicación y así hasta sumar n factores.

Normalmente consigues alcanzar el rango de hotel que más se ajusta a tu ideal dentro de tus posibilidades económicas, pero aunque hagas una búsqueda exhaustiva, siempre siempre hay cosas incomprensibles en los hoteles.

Son chorradas, pero cuando estás en la habitación tumbado tranquilamente siempre te asalta un pensamiento idiota sobre ellas. Bueno, a lo mejor sólo me pasa a mí.

1.- Entrada espectacular y habitaciones dignas de los 7 enanitos.

Llegas al hotel y tiene una puerta descomunal de grande, un hall forrado de maderas nobles o de cristal con un mostrador gigante. Todo es a lo grande, tanto que te impresiona y te confías y dices…”estupendo, esta vez lo he hecho bien, un buen hotel”. Coges la llave satisfecho de ti mismo, subes a tu habitación y cuando entras la puerta casi no abre. Piensas que rozará el suelo o que no tienes fuerza suficiente. Ja. La puerta choca con la cama. La habitación es tan pequeña que la celda de un monje cartujano sería una suite nupcial.

Si el hotel lo has reservado tú, estás jodido.

Si encima vas en pareja será una prueba de amor absoluta.

Si es un viaje de trabajo echarás espumarajos por la boca y dirigirás todo tipo de improperios hacia el departamento de “reservas” de tu curro.

Después intentas que el cepillo de dientes entre en el baño y empiezas a pensar en cómo podrás ducharte sin mojar la cama.

2.- La moqueta.

La moqueta es un invento diabólico que debería estar prohibido por ley en todas partes pero más en sitios de uso común. En tu casa puedes poner moqueta hasta trepando por las paredes, la mierda que se acumulará será tuya y lo mismo le coges cariño y no te da asco. Estupendo.

Pero, ¿por qué la moqueta en sitios públicos donde pasa muchísima gente de la que no tenemos constancia que sea limpia? Siempre me imagino al inventor de la moqueta y a su distribuidor mundial como dos mafiosos tipo Tony Soprano “ vamos a acojonar a todos los dueños de hoteles del planeta para que pongan moqueta” “ Si, y cuanto más fea mejor”.

El placer de andar descalzo pierde mucho encanto cuando empiezas a pensar cuanta gente habrá pisado ahí y con qué, y qué habrán tirado y en fin…asqueroso. EN los hoteles habría que llevar como zapatillas de estar en casa, botas de agua.

3.- Sistema de luces.

Entras en la habitación, metes la tarjeta en el cajetín y todo un despliegue de luces se encienden en la habitación. Como estás inspeccionando el espacio, que si la cama mola, que si el baño está decente, que si las vistas están bien o dan a un patio con los aparatos del aire acondicionado no te fijas en las luces. Te acostumbras a esa luz artificial y no le prestas atención hasta que imbuido de un poco de conciencia medioambiental , decides apagar alguna luz.

En una maniobra completamente lógica y de persona inteligente, vas a la entrada y le das al interruptor general para apagar las luces de la entrada. Clic. Se apaga la lámpara de al lado de la ventana, las del pasillo siguen encendidas. Vas al lado de la lámpara de la ventana, das al interruptor que está allí pensando que aquello es absurdo pero en fin…y se apagan las luces de la mesilla. Empiezas a desesperarte, vas a la mesilla, le das a los interruptores de allí y entonces se enciende una luz nueva encima de la mesita. ¿Pero qué coño hay que hacer para apagar una luz aquí?

Más o menos lo mismo pasa cuando te acuestas y quieres encender la lamparita de la mesilla para leer con ella, descubres que un interruptor que hay al lado de la puerta del baño es el que se corresponde.

4.- Minibar

El minibar de una habitación de hotel es un pozo de frustración.

Primero, si llegas a la habitación tarde, todo cerrado, y con un hambre de perro, lo abres pensando en comer algo que te llene. ¿Qué hay? Alpiste para humanos: almendras y cacahuetes. Eso no alimenta, no sacia y lo que es peor te dará pesadillas al acostarte y una sed de mil pares de cojones.

Si en vez de hambre lo que quieres es ahogar tus penas en alcohol lo llevas chungo también. Esas botellitas no dan para llegar al nivel de alcohol necesario como para emborracharse convenientemente, asi que hay que mezclarlas todas, con la consiguiente resaca del demonio al día siguiente.

Lo peor sin embargo es cuando compruebas que el alpiste te lo han cobrado al precio del barril Brent de petróleo y el alcohol a precio de diamantes.

5.- Jabones, geles y champús. Utilidades de baño.

Da igual lo grande que sea la habitación, da igual que en el baño quepa todo tu apartamento, la dirección del hotel considera que el gel y el champú son “tesoritos” y te los proporciona siempre en unos botecitos minúsculos, que hay que agitar como una coctelera para conseguir sacar una mínima cantidad de producto. Todo para descubrir al final que te has lavado el pelo con la colonia y te has untado el cuerpo de champú. Eso sí, son monísimos.

Peine. Bien, siempre puede ser que se te haya olvidado cogerlo de casa y es bastante necesario…si tienes pelo.

Limpiazapatos. Queda un poco vintage pero vale. Si vas a ir a una reunión importante mejor llevar los zapatos lustrosos. Y eso seguro que no lo has cogido de casa.

Pañuelos de papel. Vale. Siempre son útiles.

Gorro de ducha metido en caja de cartón. ¿WTF? ¿Quién usa gorro de ducha? Cuanta gente se mete en la ducha y dice “ uy, casi me mojo el pelo, voy a volver a salir para sacar ese plástico transparente de la microcaja y no mojarme mi pelazo” Sospecho que los fabricantes de gorros de ducha son primos de los Soprano de la moqueta.

Pero bueno, aceptando que necesites un gorro de ducha. ¿Por qué nunca hay condones? ¿Por qué? Que levante la mano el que no ha echado alguna vez de menos condones en un hotel. Voy a llamar a los soprano de la moqueta, veo la oportunidad de negocio claramente.

6.- Mamparas de ducha.

Actualmente en los hoteles hay una tendencia a quitar la bañera y meter una megaducha. Alguien ha debido pensar ( Los Soprano de los baños, quizás) que la gente no va a los hoteles a bañarse porque “solo es para dormir”. Bueno, pues eso no es así siempre. Hay mucha gente que solo puede darse un baño tranquilo cuando está en un hotel, gente con hijos para más señas. Y luego hay mucha gente que todavía cree en el mito del baño romántico y sexy y a la que le molaría darse un baño en un hotel con su pareja. Pero bueno, los hoteles se han pasado a la ducha, a la megaducha con grifería de la Enterprise y siete pares de chorros y siete tipos de caudal…y un sistema de cerramiento que hace que cuando sales de la ducha puedas nadarte unos largos por el baño de todo el agua que dejan escapar.

7.- “No molestar”

¿Lo habéis probado alguna vez?

No funciona.

“No molestar” para la señora que limpia la habitación quiere decir “Por favor, entre lo más de sorpresa que pueda, a ser posible sin hacer ningún ruido hasta que me pille durmiendo, saliendo del baño en bolas…y deme un susto de muerte”.

8.- Enchufes.

Gran tema. Están colocados por el mismo electricista que diseño el sistema de interruptores y con el mismo criterio: ninguno.

En caso de haber mesa para trabajar el enchufe estará probablemente a la distancia exacta para que no te llegue el cable. En la mesilla que es donde quieres un enchufe para poner a cargar el móvil que te despertará al día siguiente, no hay enchufes y al final acabas dejando el ordenador cargando en un enchufe que hay en una pared de camino al baño y por supuesto tropezarás con él al levantarte completamente zombie. Para cargar el móvil tendrás que desenchufar una lámpara de pie y dejarlo cargando en el suelo. Y por supuesto, todo esto blasfemando.

9.- Edredones, mantas y demás.

Hay dos tendencias en los hoteles, por un lado los hoteles que han optado por el nórdico a muerte. Y cuando digo a muerte quiero decir que vas a un hotel en junio en Madrid con 35 grados a la sombra y en la cama hay edredón. ¿Por qué? ¿Qué pretenden? ¿Asar a la clientela? ¿Hacerles creer que están en Noruega? La opción destaparse no se contempla pero eso lo explico en el siguiente punto.

La otra tendencia es la de “cama hecha por tu abuela” con las sábanas tan metidas y una manta que pesa tanto que si consigues meterte dentro te sientes casi casi embalsamado.

El tema de las almohadas da para otra docena, solo apuntaré una cosa: la almohada matrimonial es con mucho la peor idea del universo. ( ¿otra vez los Soprano?)

10.- Aire acondicionado /Calefacción.

Vas por el pasillo hacia la habitación y la temperatura es la correcta, es tan correcta que ni siquiera eres consciente de ella. Abres la puerta, metes la tarjeta y de repente estás en el trópico o en Siberia. ¡Qué frio hace aquí! ¡Qué calor! Vas entonces al cuadro de mandos que hay en una de las paredes y lo miras. Eres ingeniero, economista, abogado, historiador, físico, médico, jefe supremo de una empresa, tienes tu casa, manejas un ordenador, la caldera de tu casa y a lo mejor hasta sabes hacer veleros con palillos…pero el cuadro de mandos que regula la temperatura de tu habitación te resulta completamente incomprensible. Aún así, optas por girar, presionar y colocarlo en otra posición distinta confiando en que aquel cambio haga mejorar la temperatura de la habitación.

No lo hará. Tendrás frio, te taparás, tendrás calor, te destaparás. Ni frio ni calor. Tratarás de abrir la ventana y no podrás o habrá demasiado ruido o demasiado aire o estará lloviendo. Volverás a mirar el cuadro de mandos. Llamarás a recepción: “ah si..lo miramos”.- te dice el de recepción mientras se lima las uñas y pasa de ti ( está enchufado en el puesto por los Soprano).

11.- Perchas

¿De verdad que hay una mafia especializada en robar las perchas de los hoteles? ¿Existe un mercado negro tan increíble que era necesario inventar esas perchas del demonio? ¿Pudiendo llevarme la almohada, las toallas, una lamparita o el nórdico…de verdad que voy a llevarme las perchas? Lo veo, excedente en un camión robado por los Soprano.

12.- Wifi.

Hoteles de 3 y 4 estrellas de el mundo. ¿Cómo es posible que el albergue de juventud del pueblo más pequeño de España te de wifi gratis y vosotros no? ¿No sabéis que sin wifi no sois nadie?

Prefiero un hotel con habitación pequeña, con bañera, en el que me tenga que llevar el champú y abrir la ventana para respirar en la habitación pero con wifi…a pagar un hotel de diseño en el que me informen en un cartelito de que “para nuestros clientes existe wifi gratis en el hall de entrada”. Cutres, que sois unos cutres.

Pues nada, ahora corred a una web a reservar el hotel para el próximo viaje de trabajo o de placer. Eso si, cuidadito con las fotos de la web que las carga el diablo. Ah, y que conste que hay algunos hoteles estupendos, yo conozco algunos increíbles..pero eso da para otra docena.


Publicado en www.unadocenade.com



43 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja!!!
Muy acertada, como siempre, y muy graciosa!!

Buen día!!

Ah! Soy priiiiiiiiiii : )

Anónimo dijo...

Nosotros últimamente sí tenemos bastante suerte, también es verdad que miramos con lupa las fotos publicadas y los comentarios, pero es que viajamos con tres niños ( no! No son viajes de trabajo....) y las quintuples de los hoteles suelen ser amplias y confortables....
Lo del minibar es como para.... Denunciar, protestar, reirse, montar el negocio del siglo?????

Sigo siendo priiiiiii!!!!!!

javi dijo...

¿Quien eres? ¿Statler o Waldorf?

Anónimo dijo...

Pues a mí el gorro de ducha es de las pocas cosas útiles que encuentro en los hoteles. Porque sí, yo uso gorro de ducha, el gorro de ducha es a veces necesario. Llevo usando gorro de ducha toda mi vida y jamás me he comprado uno. Los voy cogiendo de los hoteles y así renuevo existencias.
Lo que no entiendo por ejemplo es que pongan siempre en el baño por ejemplo cuchillas de afeitar, independientemente de que seas hombre o mujer, y no pongan compresas o tampones.

Pro otro lado, me ha encantado lo de las luces. Me he visto a velocidad rápida en muchos hoteles intentando entenderlas... y encenderlas... otra cosa que muchas veces cuesta entender es la grifería, vaya, abrir la ducha, dónde sale caliente, dónde fría... pierdes un tiempo precioso con esas mierdas.

Michelle Grey dijo...

Corroboro lo de los enchufes... no tiene ninguna ciencia ni sentido común su ubicación. Fatal. Y lo de las luces... desesperante!! Para apagarlo todo, quito la tarjeta y au!
Al minibar jamás le he echado mano, llevo lo que me apetezca en la maleta! Es una estafa!
Sobre espacio, no tengo queja. Siempre han sido habitaciones amplias.
Nunca utilizo las utilidades del baño, valga la redundancia. Traigo las mías, pero sí me las llevo a casa y las tengo en un cajón rollo colección, por si algún día las necesito (vale, no; me encantan los botecitos).
A mí siempre se me olvida poner el cartelito de no molestar!!! Aggg, y llaman 50 veces, entran, nos ven sobando y se marchan avergonzados... La última vez ya lo puse, no me ocurrirá más!!

Alba dijo...

Jajajaja, cuantas grandes verdades. La sección luces ha tocado un punto sensible, ¡a veces me siento como en las 12 pruebas de Asterix!

Pero comento porque he de añadir que sé de UN hotel que te pone condones todas las noches (el AXEL de Berlín). En un viaje de trabajo acabamos todos nosotros en un hotel céntrico y asombrosamente bien conectado con el palacio de congresos al que íbamos que estaba, como casi todos, en el extrarradio más lejano posible.
El caso es que todas las noches, religiosamente, encontrábamos un condón encima de la almohada.

mabeki dijo...

Y las griferías de ciencia-ficción?

Y las griferías de ciencia-ficción que prometen un caudal de agua potente e inagotable, y resulta que sueltan un chorrito miserable que te congela o te escalda?

Y las toallas de ducha microscópicas?

Y las sábanas talla S para camas talla XL, que se salen de su sitio nada más acostarte?

En fin, tantas y tantas incongruencias hoteleras...

Moli, te he descubierto hace unos días, y estoy leyendo tus posts hacia atrás como una obsesa... Me encanta tu blog. Creo que has conseguido otra fan descerebrada!

Cristina dijo...

Yo uso gorro de ducha siempre que no me lavo el pelo, es decir cuatro o cinco veces por semana, sin gorro de ducha no soy nadie.

El edredón se agradece hasta en julio porque el aire acondicionado sino no te deja dormir.

SuperWoman dijo...

Lo de las habitaciones mini es el pan nuestro de los que viajamos semana sí y semana también... salvo que te metas en un cinco estrellas plus, casi todos los hoteles comerciales hoy son a la japonesa. Y espérate que aún podemos llegar al extremo de las cajas esas de muerto que allí llaman "hotel colmena".
Un supersaludo

Elena Rius dijo...

Como sufrida usuaria de hoteles durante muchos años por viajes de trabajo, me he visto reflejada en la mayoría de las cosas que explicas. Sobre las almohadas: después de una serie de malas experiencias de almohadas duras como piedras que me dejaban invariablemente con tortícolis, estuve a punto de comenzar a viajar con mi propia almohada. Sé que suena a abuelita con manías, así que al final me dio vergüenza y lo dejé correr, pero no descarto recuperarlo así que tenga unos años más...
La iluminación de los hoteles, más que de Los Soprano parece ideada por algún científico chiflado. Y seguro, seguro que era alguien que no lee en la cama: las lámparas de las mesillas de noche o bien no dan apenas luz o bien iluminan como los focos de un estadio de fútbol. Ninguna de las dos opciones sirve para la lectura antes de acostarse.

Namia Castellano dijo...

Respecto a las almohadas....

Hay una cadena de hoteles que ofrecen almohadas a la carta, más alta, menos alta, más dura, más blanda....

Llegas y ya te encuentras el primer dilema, si pasas varias noches puedes ir cambiando hasta que encuentras la que mejor encaja.

La siguiente vez que vas la primera noche ya sabes lo que quieres....

Juliet dijo...

Ostras lo de los condones es una idea genial! Aunque supongo que no lo hacen porque si ves que te los ponen a ti, imaginas que se lo ponen a todos los que han estado en esa habitación antes que tú. Así que la gente entraría a la cama con la luz azul esa del CSI...

Este verano nos vamos a Japón, y como siempre, soy la encargada de hacer los deberes mirando mil hoteles. Además, como vamos de ruta, he tenido que escoger tres. O sea que tu post me va que ni pintado!! jejejeje

Dejando de lado los hoteles "colmena", o sea los nichos esos que dan escalofríos, en Japón lo que entendemos por una habitación pequeña, allí es un palacio. La habitación más grande, es una caja de cerillas. Y eso contando que son hoteles super futuristas, caros, con wifi, en medio de Tokio, occidentales, etc... El que hemos elegido para Kioto es un ryokan, que viene a ser estilo "casa de Doraemon". jejejeje

El peor hotel en el que he estado es sin duda, en Bruselas. La bañera tenía tantos hongos que nos duchábamos, como podíamos, de pie en medio del wc. Evidentemente era muy joven, alocada e iba con amigas. Ahora no entro en ese baño ni con escafandra.

Anónimo dijo...

Yo podría hacer un post sobre los pelos ajenos encontrados en las habitaciones (sobre todo en las mantas de los armarios)y piscinas. En Albufeira(Portugal)hay un hotel con un minigolf en el jardín y uno de los hoyos tiene forma de un perfecto pene, era lo que veía desde mi balcón.
Lamprea.

Nemo dijo...

Suscribo al cien por cien lo de la moqueta. Otra cosa que me da un asco que te cagas son las colchas de la cama. Cuántas veces se habrán intercambiado efluvios sexuales sobre ellas, sin que el tipo en cuestión se haya molestado en apartarla? Y las sábanas las cambian cada día, pero lo que son las colchas... Prefiero los hoteles que no las usan.

Y el invento del demonio de las tarjetas. Más de una vez me ha pasado llegar a la puerta cargada con la maleta, el portatil, el abrigo, etc, para descubrir que la tarjeta no funciona. Y vuelta a recorrer pasillos arriba y abajo cargada como una burra.

Lo del wifi es la verdad más mundial de todas. Es como si no hubiera agua potable en las habitaciones. Que digo yo que los hoteles podían estirarse y dejar una botellita de agua mineral en cada habitación, junto con el resto de facilities.

Baby Care dijo...

Ja,ja, totalmente deacuerdo.

Baby Care dijo...

jA,JA,Totalmente de acuerdo.

A. Sandler dijo...

Gran tema.
Varias cosas que no has tocado:
a) toallas: Sr. Soprano de las toallas puede por favor poner toallas que no rasquen más que el papel de lija!
b) la cinta alrededor del wc: no finjáis que habéis lavado a fondo el wc, esa cinta (que no precinta) es abusrda.
c) cortinas: a veces por omisión o por exceso. Hoteles sin cortinas en plena calle transitada y la farola dándote en todo el careto o unas cortinas que ni Perurena sería capaz de levantar.
d) caja fuerte: en serio, alguien guarda algo en la caja fuerte de un hotel? es como poner una pancarta en la puerta de tu casa diciendo:"yo no creo en los bancos y lo guardo todo debajo del colchón (pelis porno incluídas),...

gran post!

Anónimo dijo...

El nombre de la última gira de Extremoduro es "Robando perchas del hotel"...por algo será...¿no?
;-)

Oswaldo dijo...

Moli, me asustas.

Tengo planificado para Octubre un viaje a tu Europa por 1ª vez en mi vida. Reservé ya 5 hoteles (5 ciudades) escogidos por Internet según algunos criterios clave, sin embargo el más básico es que no sean demasiado costosos ya que en mi pais hay un control de cambios férreo para los políticamente "No-enchufados" como yo y los euros disponibles son limitados.

Te repito ¡Me asustas!

María Luisa dijo...

A ver, mis vacaciones siempre han sido en cámping, por lo que un hotel, por cutre que sea, siempre es un cierto lujo para mi. Pero la luna de miel es la luna de miel, así que este verano estuvimos en 7 hoteles distintos y TODO lo que dices es cierto, lo he vivido en mis carnes!! Moquetas horribles de diseños imposibles, habitaciones diminutas, mamparas de ducha infernales... Hubo uno espectacular, que tenía jacuzzi en el baño y dejaba jaboncitos en cantidades generosas, y sorprendentemente era barato (un pueblecito perdido del sur de Irlanda) pero estuvimos en uno en Londres que parecía sacado de un catálogo de Ikea, una habitación con baño de 6metros cuadrados, el baño era como de tren de tercera. Eso sí, limpio, barato, céntrico (en Londres se agradece) y bonito. Un mundo aparte son los desayunos, nosotros vimos desde la abundancia pantagruélica del hotel del jacuzzi, que demandaba una siesta después de desayunar, a la racanería del último donde estuvimos, nivel "wifi en el hall". Como anécdota del terror, a un decorador iluminado se le ocurrió que molaría que el.tabique que separaba el baño de la habitación podía ser de cristal al ácido. Para darle un premio.

María Luisa dijo...

Yo no tengo complejos en pedir que vuelvan a limpiar. En un "hotel" de Dublín tuve que pedir tres veces que nos cambiaran las toallas, del asco inmundo que daban.

emilia dijo...

totalmente de acuerdo con lo de las perchas... ¡qué incomodidad!

Anónimo dijo...

Me parto, Muy buena reflexion salvo por el tema del asquito general que me dan los hoteles (y yo solo salgo de casa para meterme en 5*).
- Jamas de los jamases pisaría descalza el suelo de un hotel. Y si tiene moqueta ya ni te digo (por cierto se ponen para amortiguar los ruidos y en los hoteles donde no hay se nota)
- Ni puesta a porros pisaría descalza la ducha o la bañera
- Y si no pondría mis pies en la bañera no te digo ya mi trasero. Me imagino coger hongos de hotel en semejante lugar... arg... que me da algo.

En una ocasion pasé una semana en un hotel que tenía un jakuzzi y sabiendolo me llevé de casa un bote de Tenn con Bioalcohol y limpié como jamas he limpiado mi baño, dejé agua casi hirviendo con el Tenn durante todo el dia y cuando al dia siguiente me bañé, ni lo disfruté de la obsesion por los hongos que tengo.
Primera y ultima vez que me he bañado en un hotel.

En cuanto a los botecitos...

Buf, En algunas partes del mundo no se que entiende la gente por "facilidades de hotel".
En Italia te miran como a un pordiosero si les dices que no hay peine en el baño. En un hotelaco de 5*lujo me dijeron que otro español se había dejado un peine en su habitacion y que si lo quería... en fin.
En Inglaterra te ponen plancha en todos los hoteles y tetera, pero no se te ocurra pedir un cepillo de dientes.
En Francia... mejor no hablemos de los hoteles franceses.

Puedo decir que en general la atencion y calidad de los hoteles españoles, y la relacion calidad/precio, supera con mucho la media europea y la americana. En asia es otra liga, mejor no digo nada por que eso es otro planeta.

Hele dijo...

estoy de acuerdo con esos comentaristas que dicen que en españa hay muy buenos hoteles por precios mas que razonables.

Y estoy de acuerdo en casi todas tus observaciones. Nunca, nunca, nunca encuentro el interruptor de la luz que busco

Y la moqueta...puagggg
aunque una vez en Londres me encontre el toilet de un pub enmoquetado, ahí si que debe haber un ecosistema digno de de ser declarado parque natural

Laura Souto dijo...

No se a que tipo de hoteles van ustedes, pero un poquito de respeto para las personas que trabajan en ellos por favor. No se que ocurre, pero hay personas que salen de su casa, para vacaciones, negocios... y van con la escopeta cargada. Y otra cosa ,no les gustan los amenities pero si pudieran se llevaban hasta el agua de los floreros si los hubiera. ¿porque piensan que pueden llevarse todo lo que hay en una habitación? No voy a seguir, aunque daría para doce no!!!!!!! Para el triple de quejas sobre los adorados clientes. Saludos

Angel Acebes dijo...

Creo que tienes un problema con lo que te quieres gastar y la Categoría de Hotel en el que quieres estar.

Veronica dijo...

Apoyo totalmente a mi compañera Laura, queridos clientes, 1. el hotel lo habeis elegido vosotros 2. fijaros en lo que habeis pagado (los q quereis amplitud, vistas, carta de almohadas...) porque probablemrnte lo tngais en cada hotel peeeeeero pagando algun que otro upgrade... si, si, eso que siempre quereis sin soltar un duro... 3. no hay una mafia especializada en robar perchas... solamente! la mayoria de vosotros os llevais si pudierais hasta la moqueta esa fea que tanto se critica... y OJO, que yo ya he visto casos con mis propios ojos de ello (lease al "que le gustan los botecitos de coleccion"). 4. habitaciones amplias? me gustaria ver donde vivis la mayoria de vosotros...
En fin... yo tb podria seguir, pero mira, no me apetece... es mas, como el cliente siempre tiene la razon dire, q efectivamente, habeis estado en muchos hoteles a lo largo del mundo pero solo en uno os han pedido la tarjeta de credito! Si es que cuando no nos estamos limando las uñas las recepcionistas tenemos una guasa....

Mario dijo...

Como recepcionista de hotel, algunos comentarios que has escrito me parecen una auténtica falta de respeto. Es tu blog, por supuesto, y puedes poner lo que te plazca... Incluso inventar para tratar de ser gracioso, pero no entiendo por qué es necesario faltar al respeto de una profesión como mínimo tan digna como la tuya. Gracias por publicar mi comentario.

Nubian Singer dijo...

Debo ser un poco torpe, porque no entiendo que al criticar cuestiones genéricas de los hoteles haya trabajadores de los hoteles que se sienten no ya aludidos, sino insultados.
¿Me lo puede explicar alguien?

La Buhonera dijo...

Creo que hay quienes deberían mirarse el sentido del humor... Esto no son "Las 12 cosas espantosas de todos los hoteles del mundo", sino doce cosas que Moli (y muchos otros) ven incomprensibles, contadas en clave de humor. Y ya está. No pretenden insultar, ni son las únicas cosas que hay en los hoteles...

De vedad, menos susceptibilidad, que no hay para tanto...

(¿Por qué no escribís esas "12 cosas" de los clientes? También podría estar curioso...)

Mario dijo...

Pásate, si quieres, un día, por un grupo de Facebook que se llama "Historias de trabajadores de hotel" u otro que se llama "El recepcionista del hotel no es tu puto Gps". Pero, de verdad, me parecen topicazos queni mucho menos, responden en gran medida a la realidad.

Biónica dijo...

Hola recepcionistas!

Haceros así, que tenéis un corporativismo colgado xD.

Sin acritú.

Anónimo dijo...

Amigos trabajadores de los hoteles, no os ofensdáis tanto, ni que el hotel fuera vuestro. Yo nunca me ofendería por algo así...

Os animo a que escribáis una docena de cosas frikis que hacen los huéspedes de los hoteles, que seguro que son la risa. La atención al público da para mucho, y el mundo del hotel tiene que dar para un manual de sociología. La de historias buenísimas que tenéis que concer. Pero desde el humor, por favor!

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Insto a los que tanto critican los hoteles, a que hagan uno que les guste a todos los que entren y a ver qué pasa.
Y otra cosa, para evitarse alguna sorpresa lo mejor es informarse, llamar y preguntar todo lo que nos pueda molestar. Que muchas veces nos montamos la película y la culpa, cómo no, del hotel.

DoctoraSilvi dijo...

Moli, a este paso te va a salir un club de antifans :)

Anónimo dijo...

No es un club de antifans... son cosas que pasan por hablar sin tener conocimiento de lo que es un hotel, como funciona y por que ciertas cosas son como son (la moqueta para evitar ruidos, las perchas para que no se las lleven, las mamparas que son mas faciles de limpiar y mas higienicas que las cortinas, los grifos mejor que una manguera que se pasa y se rompe) q por haber estado alojado en algunos no implica q se conozca la operativa. Igual que no sabemos pilotar un avion despues de haber volado 1000 veces como pasajero.

Anónimo dijo...

Reirse, coño!

Anónimo dijo...

de verdad si en vuestro salida de vacaciones/ etc. recordais el hotel como algo importante.. pues no entiendo vuestra manera de viajar?..ay que ha sido de aquellos viajeros, que se hospedaban en cuartuchos con un pobre lavabo apenas, pero regresaben encantados del viaje,de vvir nuevas experiencias en ambienes diferentes..

pecessinpecera dijo...

Toda la razón. acabo de volver de viena de dormir en el mismísimo hotel intercontinental de 5 estrellas en el centro, y la wifi costaba 5 euros el día! mucha lámpara de araña y mucho hilo musical en el ascensor pero sin wifi, ni si quiera en el hall....eso si la kingsize y las 3 almohadas para elegir y las super vistas al parque....creo que lo arreglan un poquito.

Anónimo dijo...

Como recepcionista de hotel, estoy con todos mis compañeros. Resulta que nos quejamos, claro,en España queremos pagar lo menos posible, 50€ por una hab doble ya jos parece caro...pero eso si, que tenga ciantos mas amenities mejor, las toallas y las sabanas si puede ser exijo qm las cambien todos los dias. Me gustaria saber cuantos de esos clientes, en su casa lo hacen. Si vemos a un recepcionista solo, nos da igual y es mas, para qno se toque las narices, ya las toca el cliente pidiendo mil almohadas y por supuesto una cada vez.

Y si, yo trabajo en Madrid y tenemos nordicos. En Mayo, se quitaron de las hab. Y al final, se tuvieron que dejar en los armarios xq te sorprenderia ver la cantidad de gente que aun en agosto te los pide. Porque? Xq ponen el aire a toda leche, xq claro, todo esto va implicito en los 50€ que has pagado...eso si, antes has intentado regatear como si de un zoco marroqui se tratara.

Condones...si eso es lo que quieres, vete a los hoteles para adultos, que los hay, en dobde te ponene hasta juguetitos sexuales.

Seamos realistas por favor...

Anónimo dijo...

En fin... la tipica pejiguera

Anónimo dijo...

No voy a entrar en que te pueda gustar más o menos de un hotel, ni en lo que consideres que te debe incluir lo que pagas, ni siquiera voy a entrar en que consideras que los recepcionistas se dedican a limarse las uñas sin echar cuenta de los problemas de los huéspedes, porque no olvidemos srs que somos huéspedes, no los señoritos de una casa familiar... creo que hay cientos de webs donde ver y leer comentarios como para saber donde vas y que reservas.
Voy a hablarte de los condones... si te ponen un condon en la habitación, lo usas, se te pincha y dejas preñadita a la sta de turno, con la leche que gastais sois capaz de hacer que el hotel os pague una manutención por la criaturita... no way