jueves, 18 de abril de 2013

COMER GUARRADAS.


Está muy bien la alimentación sana, la dieta mediterránea, no comer hidratos por la noche y dejar los fritos para grandes ocasiones y acompañarlo todo de ensaladita y ¡¡viva el aceite de oliva!

Estupendo.

Pero hay veces que NECESITO comer guarradas. Es un impulso asesino de mi cuerpo que cuando menos me lo espero, cuando más entretenida estoy, cuando estoy más concentrada en algo de repente me dice: ¡Hola!..Soy tu cuerpo y necesito que comamos alguna guarrería.

Por supuesto, como soy una adulta (medianamente) responsable y concienciada con mis arterias, mi salud y mis lorzas, opto por obviar los síntomas.

¡Qué va! Yo no tengo ganas de comer nada, estoy aquí tan feliz y tan entretenida y tan concentrada.

Y sigo a lo mío. Pero ya no hay manera, empiezo un diálogo absurdo con mi yo ansioso de guarradas.

¡Quiero guarradas!! Y o me las das o voy a empezar desconcentrarte, a traerte a la mente imágenes de helados, pinchos de tortilla, palmeras de chocolate o bolsas gigantes de patatas derivadas del petróleo.

Opto entonces por la fuerza de voluntad.

Vale bien. Si me apetece, pero no es sano ni me conviene así que NO. Y además, cabrón…llevo dos días sin hambre y comiendo por obligación y ¿ahora quieres guarradas? Pues no.

E intento seguir a lo mío.

¡Quiero guarradas! ¡Las necesitamos! Además, es por la mañana, has desayunado hace mucho y tienes el estómago vacío…venga...aunque solo sea un poquito.

La siguiente fase es el chantaje.

Vale. Como fruta.
¿Fruta? ¿Fruta? ¿Qué mierda de guarrada es la fruta? La fruta es sana, la fruta tiene buena prensa, la fruta no engorda, la fruta la recomienda el Ministerio…¡¡No vale fruta!!! No, ni aunque te comas una piña entera.
Pues no he traído dinero.
Da igual. Pídeselo a alguien. Son 60 céntimos en la máquina. Mañana lo pagas.

Me rindo. No puedo seguir concentrada, es imposible seguir con lo que estaba haciendo. Así que me levanto y atravesando pasillos dónde no quiero encontrarme con nadie que vea en mi cara que he claudicado a la tentación me dirijo a una sala absurda con máquinas absurdas que recibe el fabuloso nombre de “sala de distensión”.

“Sala de distensión”, a mi no me distiende nada. Es más, me tensa mogollón.

De izquierda a derecha hay:

- Una máquina de café. Jamás tomo café de máquina. Beber en un vaso minúsculo un brebaje ardiente que remuevo con una especie de palillo de plástico no me seduce lo más mínimo. Y más, cuando en la máquina hay tantas opciones y tan complicadas que es posible que en vez de un café con leche con azúcar acabe tomando un poleo menta sin cafeína y con aspartano.

- Una máquina de hielo. Un misterio. Entendería esa máquina en un gimnasio o en mi cocina, pero su utilidad en los libros de colores me intriga. A no ser, que haya gente como yo o más osada y que oculte en los cajones de la pradera botellas de ginebra que vierte en sus tazas de té y necesite hielo para el combinado.

- Una máquina de cambio. Muy chula. Metes un billete de 20 y te suelta 20 monedas con mucha suerte, 40 monedas si tienes aún más o un número infinito de ellas si eres el suertudo del día. Antes de meter el billete hay que coger siempre uno de los vasos de la máquina de hielo para poder echar todas las monedas.

- Una máquina de agua. Proporciona botellas de litro y medio y de medio litro. Bueno, las proporciona una vez cada quince días, el resto del tiempo está vacía con el consiguiente cabreo y desesperación de mis compañeros de los libros de colores. En Mordor se puede beber agua del grifo perfectamente, de hecho yo llevo haciéndolo 13 años y no me ha pasado nada (mamá…no sé si estoy arriesgando mucho con esta declaración) pero el caso es que aquí van todos con la botella de agua mineral como si curráramos en el África subsahariana y cuando no hay agua mineral entran en pánico. Yo llevo rellenando la misma botella desde octubre del 2011.

- Una máquina de bebidas de otro tipo. Esta tiene poco misterio, hay lo de siempre. Refrescos y esas cosas. Por supuesto del refresco que yo quiero no queda nunca…pero puedo soportar ese nivel de frustración excepto cuando vengo sin dormir. En esos casos me he desplomado varias veces a llorar encima de la máquina…como en las pelis, si.

- Un microondas y una nevera para el club de tuper. Yo no uso ninguna de las dos cosas…me da miedo.

He dejado para el final mis dos máquinas favoritas, las que más intriga me provocan.

Una es la de GUARRERIAS propiamente dichas. Es a la que llego con mis 60 céntimos pensando que porquería puedo comer, que asquerosidad me apetece más, que es lo que quiere mi gula.

En la parte de arriba están los aperitivos viejunos: risketos, triskis, ganchitos de esos que son aire pintado. Nunca quedan. ¡Mierda! Los risketos esos rojos que te dejan los dedos pintados dos días son mis favoritos y además ya he perdido la vergüenza a chuparme los dedos al terminar la bolsa mientras reviso libros de colores.

En la balda segunda hay alpiste de adultos: frutos secos clasificados por categorías y luego un max mix. En la balda tercera patatas, derivadas del petróleo convenientemente saborizadas a guarradas: queso, jamón, cebolla…son tentadoras pero son caras. 65 céntimos por esa bolsa en la que solo caben 3 patatas no sacian mi gula y es peor.

Más abajo están los dulces. Ni los miro. Yo no tengo antojo de dulce, y si lo tengo es siempre de chocolate blanco y para eso tengo una tableta muy especial en mi cajón, es mi tesoro. Los dulces además son asquerosos: bollos pringosos con rellenos sospechosos casi todos y escondido entre ellos una cosa muy misteriosa que se llama “tostada integral light sabor canela”. Me encantaría saber quién es el que en los libros de colores come esa guarrada.

Abajo del todo están las bebidas que ni son café, ni agua, ni refrescos. Zumos inclasificables para beber con pajita, (en serio, un consejo…si no es un mojito y tenéis más de 10 años no bebáis nada con pajita, es muy poco sexy), bebidas de soja en tetrabrik panzudos (¿porqué las bebidas de soja de aspecto sospechoso van en tetrabrik hinchados?), sunny delight que no sé muy bien que es pero que creo que es la versión 2.0 del tang y ¡batido de chocolate y fresa! A ver, batido de chocolate vale, supongo que lo beberá el que moja en él la tostada integral light con sabor a canela, pero ¿BATIDO DE FRESA? ¿Quién con más de 3 años bebe batido de fresa? Necesito saber quién es, alguien que con más de 20 años bebe batido de fresa me parece peligroso, el típico que aparece un día con una recortada porque no hay más batido.

Me desespero mirando la máquina.

Elucubro.

Miro mis 65 céntimos. Calculo el gasto y la compensación.

Echo la moneda. Pulso el 27.

Rezo para que la máquina no me la juegue, abrir el enganche, empujar la bolsa y dejarla en un equilibrio inestable pero fuera de mi alcance que me haga intentar mover la máquina con la fuerza de mi cuerpo y me haga frustrarme al comprobar que ni se inmuta.

Bien, ha habido suerte esta vez. La bolsa cae limpiamente. La saco, la abro y siento como mi cuerpo me agradece que haya cedido a la tentación y le esté dando su ración de alpiste Maxmix 5.

Volviendo hacia la pradera, suspiro feliz por no haber tenido que llamar a Justo y Casto…los que llevan las máquinas.

Del olor que me queda en las manos ya me preocuparé luego.

44 comentarios:

Ana María dijo...

Justo y Casto, me descojono :D

Ante esos ataques de gula, lo mejor es hacer como el día de la resaca, dejarte llevar, y a otra cosa :P

:*

Anónimo dijo...

Jajajaj, es genial. Cierto los días de gula hay que darle al cuerpo lo que el cuerpo pide. Los risketos son mis favoritos dejan los dedos para el arrastre, ni la lejía los aclara.
Yo también tengo días de esos.

Anónima descerebrada:Rita.

Felizmenteatado dijo...

Las máquinas expendedoras de fruta no triunfarán jamás... eso es así. El cuerpo raras veces pide fruta, pero no se qué tienen las palmeras de chocolate que el organismo las pides a gritos!

Elena Rius dijo...

En tu entrada hay varios momentos muy logrados. Pero lo mejor es la información (imagino que verídica, creo que ni tú serías capaz de inventar algo así) de que los encargados de las máquinas se llaman Justo y Casto. Genial.

Anniehall dijo...

¿Cómo es posible que no hayamos hablado nunca de la pasión compartida por los risketos? NO DOY CRÉDITO. Querida, el pinche desierto sería tu deleite... o tu perdición. Bolsas de risketos (bueno de cheetos torciditos originales) de un tamaño que podía llegarme fácil más arriba de la rodilla. Y tengo las piernas largas.

Justo y Casto son nombres pefectos para encargarse de ESAS máquinas.

No me creo que en tantos años en los libros de colores no hayas descubierto a los usuarios de la máquina de hielo.

Anna JR dijo...

La culpa de todo la tiene el glutamato. Aquí también hay risketos, pero yo me he enganchado a los 3D.

Interloper dijo...

¡¡Te parecerá bonito hacernos esto!!

Yo que casi había conseguido amaestrar a mi gula para que no me haga esas cosas, ¡y tú vas y escribes este post!

Pues claro, en cuanto he leído la primera mitad, mi gula ha saltado como un resorte a decir "Eh! Eh! Mírala! Ella cede de vez en cuando a su gula! Y ahí la tienes, súper feliz! Quiero comer guarradas, vamos a comer alguna guarrada!" y ahí se ha puesto a darme la brasa hasta que he llegado al final del post. Y no ha querido parar.

Así que para intentar conseguir que se calle la he atacado con un plátano y una manzana.

Si sigue dando la tabarra contraatacaré con un kiwi. Queda avisada mi gula.

Chitin dijo...

Hoy no me simpatizas...ha sido leerte y entrarme unas ganas enormes de bajar a la maquinita en cuestión :-P

María Luisa dijo...

Los risketos están de muerte, son un vicio. Cuantos más polvitos naranjas tienen, más me gustan.
A mi el cuerpo me pide guarradas en temporada de entrega de trabajos de la uni, exámenes y esas cosas. Y no de guarradas en general, sino de cosas bastante concretas. La última vez tuve mono de unas galletas que hacía (y no exagero) casi 20 años que no probaba. Están riquísimas, glaseadas, con confetti de colorines por encima y rellenas de mermelada. El gustazo que me di cuando mi marido me trajo una caja fue inenarrable.

ca_in dijo...

Me intriga cuál es la máquina que te intriga que no es la intrigante máquina de guarrerías.

Lola dijo...

Alpiste para adultos¿?!!! XD
En estos casos lo mejor es dejarse llevar y, si la mala conciencia ataca, callarla con una frutita y ale!!

Menudo chasco al ver que lo que sacabas de la maquina era una bolsita de alpiste... Has traicionado a los risketos :'(

Yamane dijo...

Yo soy más de triskis. Y sí, es cierto, el cuerpo (al menos el mío) jamás pide fruta, el muy mamón...

Pues yo usaría el hielo para la coca cola, no la soporto directamente de la lata con tanto gas, me ahogo. Y cuanto más fría, mejor.

molinos dijo...

que no quedaban risketos!!!!! por eso cogí el max mix 5 !!

cain..bien visto lo de la otra máquina...esa máquina merece un post en solitario....

Anónimo dijo...

No me gusta el chocolate blanco. No es chocolate. El chocolate no es blanco.
Y no sé qué son los risketos.

Sarao

HombreRevenido dijo...

El cuerpo humano es un enigma.
Si pide fresas y champán, hay que dárselo. Si pide guarrerías industriales, también.
Se trata de morir con el cuerpo bien gastado: hígado, intestino, cabeza...

Yo a veces me chantajeo a mí mismo: "Si te concentras hasta las 12, te ganas una cocacola". Sin eso, jamás produciría nada.

Coccinellidae. dijo...

Hoy también es mi día y le doy lo que quiera...total luego le voy a pedir un par de horas de esfuerzo a este cuerpo, así le perdono yo el pecado de la gula.

Saramaga dijo...

Anda que no están buenos los Risketos... jajajaja.

Anónimo dijo...

Chuchelandia

Risketos de Risi (bolsa de 40 gramos)
Precio anterior 0.28€
Precio actual 0.25€
Precio especial para Moli 0.65€

Jajaja, tan timao.

Don Mendo

María dijo...

No es bueno rellenar la misma botella tantas veces!! El plastico se va desprendiendo con el tiempo y "contaminando" el agua.
Cambiala al menos una vez a la semana...
(te lo dice una quimica)

Hermano E dijo...

Cada vez te admiro más. Sacas tema de cualquier cosa, y siempre nos haces reir. Podrías hacer un concurso, así en plan HombreRevenido, "venga descerebrados propoponer un tema que escribo un post" y por raro que fuese el asunto seguro que sacabas un algo brillante.

Marta dijo...

No Marta dixit.

No conozco los risketos. Pero soy esa persona mayor de 3 años que bebe batido de fresa siempre que puede y en USA hay marcas riquísimasssssssssss

Michelle Grey dijo...

Me encanta el batido de fresa... está muy rico, jo.
Al final cogiste un mix de frutos secos? Eso es sano, mujer! Además, las bolsitas de las máquinas suelen ser pequeñas, así que, snack perfecto.

Miss Hurry dijo...

Ha sido leer el título e ir a por una bolsa de cheetos. No te digo más :)

Sergi G. dijo...

Pueeeeees a mi me gusta el batido de fresa....ejem....voy cargando la recortada si eso xDD

Tres Marias dijo...

Te comprendemos perfectamente y por triplicado. Y hemos de añadir que en los libros de colores al menos vuestras máquinas son más baratas!

Y ya que estamos, queremos compartir contigo una tonteriíta de nada: que te consideramos best blog por múltiples motivos. Es un premio desde el cariño y el buen rollo que nos transmites. Si te apetece, pásate a recogerlo. Y si no, tan amigos ;)

¡Ah! y en manada a comprar tu libro, jeje

NáN dijo...

Tranquila. Eso solo pasa hasta que te jubilas (o, en estos tiempos, vas al paro). Es algo unido "intrínsecamente" (me encantaría oír a Anamato pronunciar esta palabra) al mundo del trabajo.

En la oficina, iba al súper o al chino y volvía con una bolsa enorme con la que llenaba de guarradas dos cajones de la mesa.

Ahora, mi mente no ha vuelto a pensar en esas cosas.

Diva Gando dijo...

El alpiste no es una guarrada... Son frutos secos no?
Por el nombre quizá si lo sea...

Lola Birlanga Urbán dijo...

A mi el cuerpo también me pide guarradas cada cierto tiempo. ¿Por qué será? El caso es que me chiflan y, aunque no a la primera, tampoco tardo mucho en complacerle.

www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

Alma dijo...

A mi me pide grasas trans o chocolate...el muy cabrón...y tengo q dárselas. eso sí, el chocolate tiene q ser negro...No nos dejes con la intriga de la otra máquina.
Bss

Anónimo dijo...

Yo soy, en esos momentos , de Conguitos....
Por cierto: "helado" y "pincho de tortilla" jamás serán guarrerías. Nunca.

Anónimo dijo...

A ver, que hay un poco de confusión en mi guarrada preferida: Riskettos/Cheetos y Otros.-

-El de siempre: Cheetos de Matutano. El color hiper anaranjado duraba de largo una semana...muy intenso. Siguen ahí ...pero no es lo mismo.

-Risketto: la versión más moderna del cheeto anterior. Bastante conseguido. Color anaranjado claro, duración del pringue media semana, no comparable al original..

-Pero para varios descerebrados que yo me sé, espero no hayais olvidado MIS preferidos...que ya no existen...Los Crecks. Eran de aspecto más clarito pero el sabor queso estaba mucho más conseguido...Y menor pringue...

Los sigo echando de menos...

Ya ves, me he puesto melancólica..para un viernes

Anónima Marta

Anónimo dijo...

Lo mejor es que algún trabajador de los libros de colores puso, escrito a boli, Casto "y puro".
Esas tonterías me alegran el día

sin más palabras dijo...

Qué suerte tenemos los que no trabajamos en Google (dicen que allí esas máquinas son gratis para los empleados).

Yo tengo una adicción hacia los Doritos, me los pide el cuerpo de forma imprevista y sin mesura.

Pero me estoy quitando o lo estoy intentando (que ya es algo)

Un saludo

Pétalo dijo...

Justo y Casto? Muero!

Pétalo dijo...

Se me olvidaba. Es lo único bueno de ser extremadamente pobre. Siempre acabo pasando de las guarradas porque necesito los centimos para coger la guagua y cosas por el estilo. Muy triste. Muy muy muy triste.

Burbuja dijo...

Oh... los Risketos, otra que muere por ellos cuando mi estómago se pone en modo guerra xDDD

Albert dijo...

Entiendo perfectamente tu lucha (me ha encantado lo de "las necesitamos")
En mi curro también hay una de esas salas, no tan bien surtidas como la vuestra. Yo tengo debilidad por las chocolatinas. En especial por una que siempre se atasca entre el espiral y la mampara. Al principio, la máquina tenía un dispositivo que detectaba el atasco y te dejaba seleccionar otro producto sin que perdieras tus 70 céntimos (un precio desorbitado, sí). Así pues, escogía otra chocolatina más segura, le daba una enérgica sacudida a la máquina y me iba tan feliz con un 2 x 1. Desgraciadamente debieron descubrir el fraude y desactivaron esa función. Suerte que ahora mismo no tengo monedas, mis tripas están rugiendo.

Inés dijo...

Ayer no te leí y sólo vengo a decir que hay otra cosa que también se bebe con pajita: el granizado de limón. Y no sería igual sin la pajita.

He dicho.

Inés dijo...

Bueno, después de ese "He dicho" añadir algo está un poco feo, pero te voy a contar el antojo de guarrada aún no satisfecho ocasionado por una conversación en twitter:

Un float de helado de vainilla con coca-cola.

Lo necesito. MUCHO.

DesastremaDre dijo...

Jajaja, muy buena la conversación con tu conciencia. Me siento muy identificada, aunque yo tengo mucha menos voluntad y la discusión acaba antes. Además, que como tengo falta de sueño crónica, mi yo goloso siempre gana con el argumento victimista.
Besos!

Cromatologistas dijo...

La del batido de fresa soy yo. Y no, no te preocupes, no aparece con la recortada, antes tengo que leer tu libro, que llegara a mi casa por cortesía del hombre revenido. El tema máquinas en mi nuevo algodonal te fliparía, más que los risketos. 5 pisos de algodonal, 3 máquinas de media en cada piso. Y la máquina del 5º me ha robado 6€. Hay máquina de zumo de naranja natural, de batidos, he localizado incluso Danone y activia líquido, va a ser un no parar....

Marta dijo...

Dios, los risketos! Jajajajajajaja Son el suma cum laude de las guarrerías, la versión perfeccionada de la mierda en bolsa hecha por y para el placer ansioso y pecaminoso, ñam ñam! las compas de mi versión de los libros de colores teníamos fijación, hasta comprabamos bolsas XXL en el super y las compartíamos en los días duros!

Gran blog, Moli, llevo mil años siguiéndote y hasta hoy no me ha dado x comentarte, xo con los risketos no podía hacer otra cosa. Felicidades, y seguiré leyéndote como descerebrada q soy!

Marta dijo...

Dios, los risketos! Jajajajajajaja Son el suma cum laude de las guarrerías, la versión perfeccionada de la mierda en bolsa hecha por y para el placer ansioso y pecaminoso, ñam ñam! las compas de mi versión de los libros de colores teníamos fijación, hasta comprabamos bolsas XXL en el super y las compartíamos en los días duros!

Gran blog, Moli, llevo mil años siguiéndote y hasta hoy no me ha dado x comentarte, xo con los risketos no podía hacer otra cosa. Felicidades, y seguiré leyéndote como descerebrada q soy!

Nisi dijo...

Ostras, deberías espiar en esa sala para descubrir quién come esas cosas chungas de canela y el zumo ese de niño pequeño.

Yo tengo dos debilidades: el chocolate y las patatillas, las que sean, de cualquier tipo y color. Afortunadamente, no tengo máquinas de guarradas en el trabajo, así que tengo que salir y cruzar la calle a un mini-súper cercano situado en zona pija (un día me encontré allí a Álvaro de Marichalar), así que suelo pasar... Eso sí, en casa siempre tengo algo, por si me da un ataque de estos.