miércoles, 5 de septiembre de 2012

MADRUGAR.

Madrugar es el horror. Es peor que una boda de tu familia política, es peor que una llamada de una compañía de móviles a la hora de la siesta, es peor que tu madre y sus consejos que empiezan por “ ya te dije yo”, es peor que el parque con tus churumbeles en una tarde de junio, es peor que la comida de rancho de tu empresa, es peor que un concierto de Amaia Montero…es el infierno en la tierra.

Madrugar es una tortura cruel. Y como todas las buenas torturas no tiene fin, no sabes cuándo dejarás de madrugar. Sí, hay pausas, el fin de semana, las vacaciones, pero no son más que parones en el sufrimiento, para que te relajes, te confíes, pienses que no es para tanto y luego volver con ganas a atormentarte. Una tortura en toda regla. De manual.

Madrugar ha sabido jugar sus cartas y se ha vendido al mundo como algo bueno. Ha sabido jugar tan bien que hay toda una legión de gente que se pasa la vida cantando las loas a lo buenísimo que es levantarse al alba, las bondades de saltar de la cama antes de que se haga de día y lanzarse a disfrutar de esas primeras horas en las que el mundo es menos mundo.

Falso. Completamente falso.

Madrugar es horroroso y es sufrimiento supremo. Antes de las 8 de la mañana es doloroso, pero soportable. Levantarse antes de las 7 de la mañana es directamente inhumano. Y cualquier cosa antes de las 6 de la mañana es peligrosísimo porque es tan antinatural que puede provocar una colisión del continuo espacio tiempo y un estallido de la dimensión temporal. Antes de las 6 uno solo se levanta a hacer pis o a lamentarse amargamente por haber decidido reproducirse. Si uno se despierta antes de las 6 para realizar actividades conjuntas de cama que no impliquen poner un pie en el suelo, no es madrugar, es otra cosa..y no es el tema ahora mismo.

Madrugar ocupa muchísimo espacio, te ocupa el día y la vida. Toda tu actividad vital gira en torno a ese sacrificio supremo.

Primero está la justificación. “ Me levanto pronto porque tengo un horario de esclavo en el curro”, “Me levanto pronto porque es la única manera de hacer ejercicio en el día”, “Me levanto pronto porque es la hora de coger las lechugas”, “Me levanto pronto porque así no cojo atasco para ir a currar”. …y luego está mi más favorita del mundo mundial, la que dicen los que han sido atraídos al lado oscuro de la vida y madrugan porque si: ” Madrugo para aprovechar el día”. Pobrecitos, ya no hay vuelta atrás, no hay conversión posible, están perdidos para la causa de la vida feliz junto con todos aquellos que van a un buen restaurante y piden ensalada mixta y filete a la plancha. Aprovechan la vida, pero mal.

Madrugar ocupa todo tu día. Te pasas las horas pensando lo pronto que te has levantado: “ joder..si es que era de noche cuando he salido de casa” , lo poco que has dormido “ es que con 6 horas que he dormido no soy persona” y elucubrando posibles escenarios vitales en los que podrías dormir más. “ Si tuviera otro curro”, “ si me dejaran entrar una hora más tarde”, “ si tuviera un trabajo más cerca de casa”, “ si mis hijos no fueran tan cabrones y no saltaran de la cama a las 6 de la mañana”…visualizas una realidad paralela en la que pudiras llegar a casa y descansar " imaginate que llegara a casa de currar y no hubiera nada y me tumbara en el sofá y pudiera echar una cabezadita de una hora"..
Madrugar además crea un poquito de síndrome de Estocolmo. Te levantas y sufres muchísimo, sufres tanto que quieres ser el que más sufre de todos los madrugadores de tu entorno y sin que te des cuenta te encuentras en una competición absurda.

¿Qué tu te levantas a las 7?.- yo a las 6 y media.
¿ Que tu te levantas a las 6 y media? Yo a las 7 pero claro yo no me puedo echar esas siestsa que te echas tú

Ya que sufres absurdamente por lo menos quieres el premio al más sufridor, que tu sacrificio tenga premio.

Madrugar es traicionero. Te hace creer que una vez pasado el esfuerzo inicial de salir del calorcito de tu cama, del mundo de tus sueños maravillosos, del descanso feliz, todo irá sobre ruedas. “ Es solo el primer momento..luego ya te pones en marcha y ni te acuerdas”.- te dicen.

Ja. Suena el despertador, te despiertas, lloras, te levantas o te arrastras dependiendo de tu fortaleza física y mental y sales de casa. Es verdad que pasas unas horas buenas por la mañana, en las que por unos breves instantes puedes llegar a creer que ha merecido la pena, estás fresco, atento, con fuerzas…y piensas “ pues no estoy tan mal”. Error. Estás de puta angustia, lo que pasa es que tu cuerpo tiene en el subconsciente ese momento espantoso que ha sido levantarse a las 6 de la mañana y por lo tanto todo lo que viene después es espantoso pero parece menos en comparación. Es la esencia de una buena tortura..te arrancan las uñas…y duele que te cagas..luego solo te dan azotes..y claro comparado con lo de las uñas lo de los azotes parece una chorrada, pues lo mismo.

Madrugar condiciona tu existencia. Hacia media tarde, las 6, las 7, las 8, las 9, uno empieza a notar en sus carnes el verdadero dolor. Lleva 12, 14,16 horas danzando y físicamente comienza a notar el absurdo de haberse levantado al amanecer. Estás agotado y cabreado por estar agotado y no ser capaz de usar esas horas en teoría “libres” para hacer algo que te mole, pero tu cuerpo solo quiere dormir. Estas agotado, quieres dormir, te cabreas, eres mala persona con los que te rodean, te sientes culpable, piensas que mejor estarías durmiendo y te cabreas porque no puedes y así entras en una espiral agotadora de culpabilidad, sueño y ¿ porqué llevo esta vida absurda?

Si por un casual, un día madrugar te da una tregua y a esas horas de la tarde te encuentras fresco, tampoco disfrutas de la vida. Quedas a tomar cañas y piensas “ me tengo que ir pronto que mañana madrugo”, decides ver una peli y antes de empezar miras la duración “ es que mañana madrugo”, coges el libro, te enganchas, te mola y lo tienes que dejar en lo mejor “ porque como no apague la luz, no me duermo, solo saco 5 horas de sueño y mañana verás”…

Madrugar es feo hasta en el nombre. Madrugar:  mendrugo:  idiota que se levanta pronto: soy una idiota que se levanta pronto.

Madrugar en general te hace peor persona. Uno trata de convencerse de que no, que es una exageración, que la gente tiene razón y que acabarás acostumbrándote, cogiéndole el gusto, viendo la satisfacción de tu sacrificio, que un día cada vez más cercano no llorarás amargamente cada amanecer y que tienes que pensar que estás aprovechando el día… pero por ahora no funciona. Es más, me visualizo a mi misma cuando me levantaba a las 8 de la mañana y odio a mi yo del pasado que no valoraba en lo que valía esas horas de levantarse.

Madrugar me tiene en sus manos. Salvadme.

41 comentarios:

Vesper dijo...

Madrugar es lo peor del día, con diferencia. Yo solo lo consigo pensando en el sábado en mi primer milisegundo consciente. ¡Aggggg!

Ana María dijo...

Madrugar es el horror absoluto, como tú bien dices. durante mi época estudiantil de la carrera, madrugaba una barbaridad, y compartir baño a esas horas tiene que estar cronometrado. Ha habido días de mi vida en los que no sé cómo he llegado a la universidad, o de qué he hablado mientras tomaba café con mi padre. Porque conducir es automático a partir de un cierto momento, que si no tampoco hubiera podido llegar a montones de sitios.

Y yo que soy dormilona no entiendo a los que te dicen que llegado un momento, no son capaces de estar en la cama... Juas! Como dice mi amigo Fran, "yo hago la croqueta", que viene siendo despertarse, mirar la hora, volverte a arropar, hacerte bolita y seguir durmiendo otro poquito más.

:*

Aurora dijo...

Ay, Moli, cómo te entiendo... A veces creo que me van poniendo las calles por delante de mi coche...

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo!!! sólo madrugar ocupa una gran parte de tus pensamientos. Es horriiiible darte cuenta de cuanto tiempo le dedicas, la huella que te deja en forma de cansacio...vamos, un coñazo. Yo tampoco entiendo a esa gente que te suelta: "yo, con 6 horas de sueño estoy de p.m. no necesito más..." Quééé???!!! esa gente está enferma...de sueño!!! y si no te duermes después de haberte despertado debería ser obligatorio hacer la croqueta!!! es lo más gozoso del universo. ¡VIVA LA CROQUETA!

Tequila Limon y Sal dijo...

Y yo, que tuve una época que me levantaba a las 5:00h DE LA MAÑANA para limpiar mi casa... ainsss, debía estar loca!!

Saludos!
yapagalaluz.blogspot.com

Niágara dijo...

Me gusta madrugar: la luz, el silencio, la tranquilidad. No es que no me suene el despertador, sino que cuando me despierto queda más de una hora para que lo haga. Abro los ojos y no tengo sueño. Aún no odio al mundo. Aprovecho para leer, escribir. Disfruto de la calma.
Sin embargo, por la noche, no soy persona. Ceno y se me cierran los ojos delante de la película de turno, sin poderme controlar. No termino ninguna. Salir puede convertirse en un verdadero suplicio de lucha contra el sueño. No soy sólo un bicho raro, sino además un muermo. Lo tengo asumido. En compensación, esas horas de la mañana son sólo mías y son geniales. Supongo que todo es cuestión de relojes internos.

Anónimo dijo...

Madrugar saca lo peor de mí. Yo lloro, pero lloro de verdad. Con lágrimas amargas que empapan mi almohada. Me da por tener pensamientos muy negativos. Me siento sola y pobrecita. Me hago pequeña, como si tuviera seis años. Me planteo la vida desde un punto de vista oscuro y absurdo y me pongo en un plan en el pienso que no es posible que yo haya nacido para eso. No es justo y es antinatural. Lo odio con todas mis fuerzas.
Nunca comento en ningún blog, pero es que éste post me ha hecho reaccionar, aunque todos los horrores que describes se quedan cortos para mí.
Un beso!
Eva

Alber dijo...

Ya te comentará la Estertxu lo que le mola a ella levantarse a las 5...a las 5!!! A veces me despierto cuando ella se levanta y me de penita, la oigo refunfuñar, gemir, arrastrar los pies miserablemente. A mi lo único que me importa (y lo mismo te digo a ti, Moli) es que vaya lo suficientemente despierta para poder conducir bien, porque eso de ponerse en carretera con sueño debe ser dificil. Asi que ya sabes, Moli nuestra...no te podemos salvar de las garras del Sr. Madrugo, pero te cuidado por la carretera, que no te pasa nada!!

Hermano E dijo...

Tendrías que habérselo dedicado a Bichejo. Supongo que todavía esta echando la siesta y por eso no ha comentado.

NáN dijo...

Pero dios te ayuda, ¿no? Si es que no, haz una reclamación al defensor del refranero.

Madrugar es un acto patriótico, porque mejora las cuentas de resultados de las Eléctricas. Piensa en ello y te lo tomarás mejor. (O císcate en mis muertos, que eso alivia mucho la tensión).

Anónimo dijo...

Pues yo gracias a que Dios me ayuda cuando estoy de gintonics by the night no necesito mirar el reloj porque no me molesta en absoluto madrugar aunque me acueste a las tantas.
Son formas de ser, a otros les da por chupar picaportes. Eso sí la siesta de un par de horitas no me la quita nadie.

Camilo

Burbuja dijo...

No me cuesta madrugar, lo que no significa que me guste, por que no hay nada mejor que despertarse cuando a uno le apetece, sin prisa, coger el libro de la mesilla y leer, volver a dormirse, desayunar...
Y así en un bucle infinito xDDD

desmadreando dijo...

Sabias palabras. Lo peor es que conozco a gente que le gusta y encuentra paz mental y hacen ejercicio y corren y hacen yoga...

¡malditos bastardos!

por ellos nosotros tenemos que intentar sentirnos contentos.

Gracias por la risa.

Hans dijo...

Dios, CUÁNTO ACIERTO EN TUS PALABRAS.
Madrugar es lo puto peor, en síntesis.
Hay dos tipos de personas: alondras y búhos. Los primeros no sólo están convencidos de la excelencia del madrugar si no también de las actividades susceptibles de desarrollo a esas horas inhumanas (incomprensible).
Los búhos empezamos a interactuar civilizadamente con el medio conforme el sol se pone.
Y eso es así: son weltanschaaungen incompatibles. No hay más.
El tiempo que hube de viajar de modo análogo a tí (sólo que no era a la Imperial) tenía que levantarme a las 06.00, no leer por la noche, no escribir por la noche, no ensayar, no nada.
Puta mierda.
La hecatombe global ha tenido como(única) ventaja que ese marrón ya no me la tengo que comer.

El niño desgraciaíto dijo...

Pues yo voy a disentir. Llevo años sin levantarme más tarde de las 8 (digamos las 8:30 algún día esporádico) ningún día, ni siquiera fines de semana, y no me levanto de mal humor, Simplemente me despierto y ya está, no puedo volverme a dormir ni aunque quisiera.

A lo mejor luego me acuesto a las 11, pero si me despierto a las 6, me despierto y ya está. Ningún drama.

Anónimo dijo...

Lo que me he reido! Eres genial. Pero discrepo: el mal no es madrugar sino dormir menos de 9 horas. Pero mientras las duerma me parecen igualmente buenas las horas del amanecer que las de la noche. Eso sí: las horas de la noche me gustan a solas, leyendo, si a esas horas estoy con gente me entra sueño. Y las de primeras horas del día las prefiero en la calle con compañía.

Teresa

Tita dijo...

A ver, el mundo se divide en alondras, y búhos. Los búhos somos unos desgraciados, porque nuestro cuerpo no está hecho para madrugar, sino que tiene su máxima energía por la tarde noche.

Mi santo es alondra, y te prometo que el tío disfruta...no madrugando, pero sí levantándose a las 8 de la mañana ¡por que sí!!! ¿pero qué coño es eso? ¿y encima me quieres convencer de que si me quedo en la cama estoy desaprovechando el tiempo?

He sido búho desde que me alcanza la memoria, revivo por la tarde noche y siempre he estudiado hasta las 4 de la mañana, y jamás, jamás, jamás, me he levantado a las 4 como otros a estudiar.

Desde que te reproduces, y trabajas, eres alondra forzada...y dá lugar a posts como el tuyo de hoy. Si fueras alondra de nacimiento, supongo que lo llevarías mejor.

No te he salvado ¿verdad? pero a lo mejor te reconoces búho. A lo mejor.

Tita dijo...

Ostras, Hans, me he repetido como el ajo...esto de escribir sin leer los comentarios...

JP dijo...

Una vez uno se encontró un billete de mil pesetas a las 5 de la mañana y soltó alegremente eso tan graciosillo y añejo de "a quien madruga Dios lo ayuda" a lo que el abuelo de un servidor contestó: "más madrugó el que lo perdió" ergo hipótesis nula. Me gusta recordar esta hazaña cada vez que me sale un defensor de los madrugones. Por eso soy trabajador freelance porque con tal de entregar en fechas me levanto cuando me sale....cuando quiero.

JuanRa Diablo dijo...

Te compadezco. Y encima haces muchos kilómetros, dos de las cosas que más me repatean.
Por suerte llevo casi 12 años trabajando en el turno de tarde, que tendrá algunas desventajas, pero el madrugar... ja! yo le doy con la almohada y lo dejo K.O.

PD. Solo dos conciertos seguidos de Amaia Montero es PEOR que madrugar

regaliz dijo...

pues yo ni alondra ni búho, debo ser lirón porque aborrezco madrugar y a las once de la noche a más tardar estoy que me caigo de sueño. Puedo dormir doce horas o más sin ningún problema...

regaliz dijo...

pues yo ni alondra ni búho, debo ser lirón porque aborrezco madrugar y a las once de la noche a más tardar estoy que me caigo de sueño. Puedo dormir doce horas o más sin ningún problema...

Pilar dijo...

Odio madrugar, y eso de que con el tiempo te acostumbras, falso, refalso.

Lástima de mal de much@s.

visitante4576 dijo...

Esta mañana no podía levantarme. Quería llorar y no ir a trabajar.
Esta tarde, sobre las cinco ya estaba muerta y no podía seguir "aprovechadno el día" y sólo quería echarme una siesta. Pero tenía cosas que hacer
Y te he leído, y al menos me he sentido mejor, jeje.

Princesa dijo...

Madrugar en verano es un placer, tanto si estás de vacaciones o currando. El invierno ya es mas jodido por eso del frío y no querer salir de la cama, ¿pero el verano? debería de estar prohibido dormir.

meritxein dijo...

Yo también odio madrugar. Este año ha sido aún más suplicio dado que mi miniyo no me ha dejado dormir ni 5 horas seguidas hasta que ha cumplido 12 meses....por eso cada vez que echo los euromillones y me preguntan ¿qué harías si te tocaran? dejar de trabajar? comprarte un yate? yo siempre digo: NO MADRUGAR NUNCA MAS, excepto para coger un avión e irme de viaje y dormir en el trayecto, claro :D

Chirly dijo...

Lo mejor es unirse al enemigo. Miro con envidia a esas (pocas) personas más o menos de mi edad y a la mayoría de gente mayor que se despiertan superpronto porque si y sin ningún esfuerzo. Veo como les cunden los días mogollón, sobretodo los fines de semana de invierno...

Dices que no, pero es una sensación guay estar en el campo (por ejemplo) un sábado por la mañana al salir el sol, o levantarse un día de diario sin esfuerzo, desayunar, leer el periodico en pijama, ducharse, vestirse... y hacer todo eso con calma y sin estrés como un domingo o un sábado, pero hacerlo un día de diario. Yo creo que empiezas el día de otra manera. Tiene que molar un güebo.

Yo no puedo. Conozco gente que lo hace, pero es superior a mis fuerzas. No sufro porque lo tengo asumido, y simplemente espero a que algún día me cambie el matabolismo ¡eh voilá! Mi realidad es otra. Este verano en cuanto llevava unos días de vacaciones no había quien me despertara antes de las once, o diez y media como pronto... Algún día cambiaré, digo yo.

g3 dijo...

La última vez que madrugué fué antes de la guerra, pero ya no recuerdo si era la Guerra del Golfo o la de Vietnám.

A quien madruga Dios le "apolla".

Don Mendo

Oswaldo dijo...

¡¡¡ 5:15 !!! Es mi hora de levantarme en día laboral. La mía es ciudad de atascos. Si salgo de casa antes de las 6:25 llego al curro en media hora (Son apenas unos 12 km). Si salgo después de las 6:30 puedo tardar una y hasta dos horas.
Lo peor es que soy buho (Según lo clasifica Tita) y jamás puedo dormirme antes de medianoche.
Si lo llego a hacer, comienzo a despertarme desde las tres de la mañana como si fuera alondra y ya hubiera descansado más que suficiente, sólo para, a las 5:15, estar más dormido que una piedra y más cansado que nunca...

valpertuna dijo...

madrugada:
frescura, lozanía, limpieza, aprovechamiento, luz solar, actividad, ,buen rollismo, sonrisa, azul pavo real en el cielo preamanecer, pelo mojado, sonrisa profidén, colonia, agua, viva la gente!
-
mas tarde:
apochamiento, calentura, indolencia flojera, legañas, cuesta arriba, protestonismo, siete camisetas dos jerseis y una bufanda, leche condensada, plomo, me duele aquí, y tú mas, empalago, no llego ...
.
cuento una mini-anecdota.
trabajo en el sector servicios por lo que la confianza previa del comprador es básica y fundamental para iniciar la relación.
llegaba al pueblo donde trabajo a las 6,20 dejo el coche y antes de entrar me doy un paseo hasta las 7. Todos los días, desde su coche, empezó saludarme con esa cortesía general mañanera tan agradable, un importante empresario, pero de los que todavía abren ellos la fábrica, al que yo había visitado varias veces para ofrecerle mis servicios sin ningún éxito ni visos de poder entrar.
Un día, después de varios meses llamó a mi teléfono justo cuando entraba y me dijo:
- Que tal el paseo?
- muy bien, como todos los días
- Oye, quiero que vengas a visitarme, quiero hablar de negocios contigo
- te he ofrecido lo que hago muchas veces y no te ha interesado
- creo que alguien que madruga no puede ser mala persona.
y fué el inicio de una larga y provechosa relación comercial y personal.
esta entrada parece una copia de reader's digest. ademas larga.

Tita dijo...

Madrugar siendo alondra no tiene ningún mérito, porque el cuerpo les pide acostarse pronto y pueden dormir sus horas. La vida y los horarios están hechos para ellos. Mi hermana lo era (y es), y se acostaba como las gallinas sin que nadie se lo dijera, entre las 21 y las 21.30, y es de esa
gente raaaaara que se despiertan antes de que suene el despertador, o al primer toque, sin remolonear ni hacer la croqueta.

Claro que hay que verla a partir de las 22.00 como esté despierta ¡intratable!

Gema dijo...

¡Tienes toda la razón en todo! Madrugar es LA MUERTE, es un acto totalmente antinatural. Todos seríamos más felices si nos despertáramos de manera natural a la hora que el cuerpo nos lo pidiera... Madrugar cada día me hace envidiar hasta el odio la vida de los ricos.

Anónimo dijo...

¡Y lo triste que es pensar que vivimos toda la semana únicamente pensando en el sábado! Ay, somos unos desgraciados...

Bionda dijo...

Lo has clavao totalmente!!!! Yo cuando suena el despertador a horas intempestivas pienso "madre mía, y aun me quedan 35 años más así..." y me quiero matar. También lo has clavao con lo de hacer planes por la tarde y estar pensando que al día siguiente hay que levantarse pronto. Lo curioso es que parece haber gente que también madruga pero hace planes infinitos y no lo piensa, cómo c.. lo harán???
Besos!

Cigarra dijo...

Amén a todo lo que dices.
Mi santo es como Niágara. Menos mal que se levanta sin ruido y me deja haciendo la croqueta, porque si no ya le habría puesto arsénico en el gazpacho. Pero claro, sólo puedo hacer la croqueta sábados y domingos. El resto de la semana lloro y me arrastro, como todos los buhos.

Anónimo dijo...

jajajajajajaaj pobrecitos tener que sufrir tanto por el simple hecho de madrugar. La verdad es que a mí no me cuesta nada, me levanto cada día NO antes de que suene el despertador peeero sin remolonear, ni croquetas ni leches en vinagre, y hasta canturreo mientras me preparo para disponerme a ir al trabajo (menos mal que soy bastante organizada y la noche anterior dejo preparaado mi atuendo para evitar las típicas molestias que suelen surgir a última hora sobre qué ponerme, soy muy estricta en este punto). Me encanta madrugar, el aire aún se respira limpio y las calles desiertas de esas horas te sugieren otras épocas en las que se vivía con un ritmo más pausado. Soy de ese tipo raaaaro de gentes que con 5 horas diarias puede tirar perfectamente. Y lo más de lo más, ya es la repera, es que no se me agria el carácter y a esas horas suelo ser de lo más dicharachero, como Gustavo

Michelle Grey dijo...

Creo que lo peor de madrugar es el MOTIVO... porque yo madrugaría para ir a divertirme. Pero claro, como iré a divertirme, ¿para qué voy a madrugar? Me levanto más tarde :)
Total, lo inhumano en esta vida es la esclavitud al trabajo. Que también podríamos trabajar en otra franja horaria, y el mal sería menor.
Antes era muy madrugadora, pero porque no me importaba que me dieran la chapa en la universidad mientras tenía la mente en blanco. Ahora, madrugar para poner en marcha el "sistema", por así decirlo, y rendir a tope, es agotador.

Belén dijo...

A un anciano de mi pueblo le preguntaron por las tres palabras más feas del castellano y contesto: madrugar.
- pero esa es sólo una.
- es que vale por tres, dijo.

Anónimo dijo...

Yo odio madrugar a muerte, me despierto a las 5:15 para ir a trabajar,es una tortura estoy deseando que llegue el sábado para tener un poco de tranquilidad,y lo peor no es el madrugar, es como me encuentro a lo largo del día agotada sin ganas de nada en fin un asco de vida,y para colmo he pedido que me cambien el turno en el trabajo para hacer de tarde cambiándole con una compañera y no quieren y estoy buscando otro trabajo a ver si tengo suerte y me sale uno de turno de tarde de 2 a 10 para mi el mejor turno del mundo o si no rotativos tarde mañana la cuestión es no tener k estar siempre madrugando porque ya me produce hasta depresión

Anónimo dijo...

https://mbasic.facebook.com/notes/appletiser-canarias/se-te-hace-cuesta-arriba-madrugar-consejos-para-levantarse-temprano-y-no-romper-/272265179479716/
Os dejo unos consejos que estuve leyendo para ponerlos en práctica, por si os sirve algo.
Yo antes era super alondra y me he convertido en búho congraciadome con mi pareja, que también lo es, así que no entiendo nada Así que quiero recuperar mi antigua condición. Creo que un impedimento es acostarse tarde. Si duermo 6 horas estoy hecha una muerta. Si duermo 7 mi sensación cambia a mejor. Así que haré el esfuerzo de organizarme mejor.
Otra cosa que creo que influye son los ciclos del sueño. Cada 3 horas hay 1ciclo, con lo cual es más fácil levantarse a las 6 o a las 9 horas más o menos de dormir, que coincide con final de ciclo. Así que voy a hacer el esfuerzo la primera semana que es la peor, y para mi pesar no voy a levantarme tarde en finde.
Espero os valga. Antes me servía mucho programarse a levantarme con la alarma. Hacia el gesto varias veces antes de acostarme..

admini dijo...

He recordado, con este post, el que hablaba sobre las cosas que te hacen ser viejuna, y que se instalan en tí para siempre jamás...

Buaaah! Yo era búho! Me gustaría seguir siéndolo! Pero la viejunez me obliga a madrugar, aunque intente dar media vuelta y dormir un poco más, nada, los ojos como platos y la mente activa!
Al final, me levanto, y lo asumo. Ya no hay vuelta atrás.

Empiezo a acostumbrarme y a sacarle partido a la cantidad de tiempo disponible, a pesar de que me acueste siempre más allá de media noche...

Saludos!