viernes, 31 de agosto de 2012

EL HUERTO

El huerto ha sido la gran atracción del verano, nos ha cundido mucho.

Primero tuvimos el previo. Discutir qué íbamos a sembrar ( aclaración, el plural mayestático que utilizo en este post es eso, mayestático, yo no he hecho ni el huevo.) Dado los buenos tiempos que corren y que laz princezaz ya son mayores, yo sugerí la posibilidad de una plantación de “ hierbas medicinales” para fumar por la noche en la fresca del porche, pero mi petición fue desestimada como “ no procedente”.

Después de mucha cháchara llegó el momento de la ejecución. Como buenos españoles, lo hicimos como hay que hacerlo. Pobrehermano mayor curraba y los demás mirábamos. Molimadre hacia el papel de tio que comenta y dice “ ¿eso lo vas a hacer así?...yo que tú…” Los demás como ya sabemos la relación que gastan y el papel que tenemos nosotros en este tema, mordíamos palillos mientras contemplábamos la gestación del huerto y a poberhermano encabronándose.

Una vez construido, sembrado, con su riego automático y las primeras y tiernas hojitas verdes brotando, pasó a ser “nuestro huerto”, el de todos, como la selección cuando gana.

Tener un huerto despierta tus instintos campestres, escuchas la llamada de la tierra y haces cosas muy tontas y bastante ridículas.

Una vez al día como mínimo, te acercas al huerto. Te acercas, te paras, lo miras. Te agachas, tocas la tierra, aprietas un tomate, lo rodeas, aprietas otro tomate, miras fijamente las zanahorias, intentas ver si los pimientos han crecido y si tienes tiempo arrancas una mala hierba y te vas. En las sucesivas visitas diarias, repites el protocolo, siempre hay algún tomate que apretar.

Echas de menos el atrezzo. Molimadre y su Diógenes han rescatado una cesta ad hoc para la recolecta diaria que mola mucho, pero a mí lo que me pide el cuerpo es ponerme un gorrito de paja, un delantal y llevar la cesta apoyada en la cadera. Ahora que lo pienso, no sé si ese look es para coger calabacines o para vender flores por la Gran Vía…

Ver crecer cosas que se comen provoca muchas reflexiones idiotas. Observar de primera mano el proceso por el que un calabacín, una judía verde, un tomate o un pepino aparece de la nada en el suelo y acaba en tu plato, da a esos alimentos una especie de “vida” que te lleva a pensar cosas muy tontas…

Para empezar, hay que dejar claro que el tomate es el rey de huerto. Todo el mundo quiere tener tomates “que sepan a tomate porque los que te venden no saben a nada” y por ello es la estrella de nuestro huerto. De hecho, creo que va a morir de éxito. Nos va a pasar como a los galos en Obelix y compañía, ante la demanda que preveíamos, aumentos mucho la producción ( siembra) y resulta que ahora tenemos un excedente que no podemos absorber. De hecho, si vienes de visita a Molicasa ahora mismo, vas a sufrir el síndrome de ¿ Porqué no te llevas? ¿ Seguro que no quieres? Y te marcharás con una bolsa de tomates. C anda bastante enfadada porque considera que no estamos manejando bien el tema mercantil…” no entiendo porque no ganamos dinero con esto, no lo entiendo”.

Los calabacines, ya lo comenté por aquí, no es una verdura “friendly”. Es el alien del huerto. La planta del calabacín da mucho miedo, es hostil, fea y con pinchos y cuando arrancas el calabacín se queda ahí como una boca muerta que da mucho repelús. Da tanto repelús que pobrehermano ha arrancado algunas de las plantas…estaban creando mucho mal rollo entre las demás verduras..¡¡hay que proteger a los tomates!!

El pepino es una verdura curiosa. De hecho no debería admitir el plural, dos pepinos ya son demasiados. Una hilera entera de plantas de pepinos en plena producción es una pesadilla. A la vista del excedente de pepinos y lo cansina que puede ser una ensalada de pepino al trimestre, ahora me explico de dónde surgieron los supuestos usos de belleza del pepino..

-Estoy hasta el gorro de pepino, crema de pepino, ensalada de pepino..todo sabe igual..¡¡a pepino!!!
- Hagamos algo con él que no sea comerlo…mmm…a ver..dejame que piense mientras cierro los ojos…pásame esas dos rodajas que así no me da la luz…uy mira..esto parece que refresca. Lo tengo..lo llamaremos “ mascarilla de pepino efecto reafirmante, refrescante y requeté”.

El huerto (y el blog) han conseguido que Pobrehermano mayor nos contara una bonita anécdota y nos proporcionara un bonito chascarrillo que incorporar al acerbo familiar.

Pobrehermano, una descerebrada me ha pasado un cuestionario para ti sobre el huerto.
¿Ah si? ¿ Y qué pregunta?
No sé, varias cosas, pero creo que una de las preguntas era por qué se te había ocurrido montar un huerto.
Esa es fácil. Estuve 5 años en la escuela de agrónomos…y todos los días iba al mismo baño a plantar un pino.  Me sentaba allí y en la puerta ponía “ Si quieres ser feliz pon un huerto” y se me quedó grabado.

Es curioso meditar sobre el origen de los tomates que me estoy comiendo este verano.

25 comentarios:

Adri Romero dijo...

Hola! Acabo de descubrirte, y me he reído mucho, tienes una escritura muy hábil y 'salá'. Nos leemos! :)

www.adriromero.com

TXABI dijo...

... mándame una cajita, para hacer "pa amb tomàquet"!!!

Ana María dijo...

Jajaja, me encanta la anécdota final de Pobrehermano, y yo pienso como tu hija, sacadle rendimiento mercantil, que unos tomates que saben a tomate no los compras en cualquier lado. Al menos, que no sea de gratis, que sea un trueque, ¿no?

Con pepino te puedes hacer mascarillas de esas que te dejan la carita fabulosa, o seguro que se pueden congelar, o algo de eso.

Mascarilla con pepino

Y lo del atrezzo... Jajaja, ha sido muy "rubia con tirabuzones" xDD

Un beso :*

Oswaldo dijo...

¿No se presta la acera o, mejor, el jardín delantero, para que C venda los tomates (Y los pepinos y TODO) como niño vendiendo limonada en suburbio americano? (Según T.V.)

Loba Feroz dijo...

Me veo a C utilizando su encanto para vender vuestras verduras... ¡solo gritando "pepinoz pepinoz" a mí me convencería! =)

Anniehall dijo...

El atrezzo mandil, cesto y sombrero no te va nada, que lo sepas.

Déjate de regalar el excedente tomatero y haced mermelada, que es deliciosa. Y con un puntito de canela. Un desayuno riquísimo.

Niágara dijo...

Ya que habéis arrancado el calabacín ¿por qué no probáis a asar o a pasar por la plancha el pepino? Así le cambiáis el sabor y se parecerá al del calabacín, del que tenéis menos. Estoy con C en lo del negocio: una nota en el blog indicando dónde realizar el pedido y seguro que no dais abasto.

Alber dijo...

Podríais comercializar un pipirrana con tanto pepino y tanto tomate. No tenéis cebollas? Podéis eliminar el pepino y con las cebollas, el tomate y el calabacín hacer un pisto cojonudo y embotarlo...yo solo doy ideas, si necesitáis unas etiquetas llamadme!!

Malos pelos dijo...

Yo te adopto pepinos y calabacines varios, que no están las cosas como para andar desestimando verduras por doquier.

Ariadna Valdés dijo...

Pues yo también comencé mi huerto hace poco (un mes), pero la siembra es, principalmente, de chile (poblano, manzano, negro, güero), un limonero (que apenas y ha dado 4 limones, pero deliciosos), y estoy germinando lechugas, jitomates, espnacas, tomates, cebolla y ajos...
Es hermoso ver cómo de una semillita chiquita sale una plantita tan bonita que luego puedes comerte!!
No entiendo por qué no es mandatario hacer un huerto, que sienta re bien al alma y humor.

NáN dijo...

Brutal, Molinillos, te ha quedado brutal. Desde el tercer párrafo, el de la “ejecución”, no he parado de reír porque permites que visualicemos todo y porque la vida es así, qué le vamos a hacer. Incluso entre profesionales. He tenido en la calle a seis hombretones, cada uno con su escalera, para poner el tendido de 100 MB, y siempre había dos trabajando en escalera, dos fumando a pie de escalera y mirando filosóficamente, y otros dos mirando y diciendo al de la escalera que lo estaba haciendo mal o que iba muy despacio (esta segunda versión se merece un ¿¿¿¿????).

Toda la razón al pepino. Ardilla siempre compra dos y después de la primera ensalada me niego a comer más ensalada de pepino. Si es por refrescar, unos chicles de menta harían lo mismo (y se notaría menos que te los has dejado).

Los calabacines permiten hacer la mejor tortilla de patata, pero de calabacines. Que es riquísima. Eso sí, llenas la sartén grande, hasta decir ¡madre mía, la que he liado”, y cuando están fritas parecen una capa delgada de un crepe. Requieren mucha producción.

La naturaleza funciona con mierda, aunque los que saben la llaman nitrógeno. En realidad los procesos industriales y de servicios funcionan igual: está el staff y está el resto, que es mierda y se les trata como tal. ¡Oh, sabia Naturaleza!

Tita dijo...

La anécdota del final...no tiene precio...¡los tomates sí!

Mi madre sabía conservarlos en bote y nunca he vuelto a probar tomates así. Si quieres le pregunto la receta.

Besos

Tita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sonia dijo...

jaja muy bueno..te he descubierto gracias al bloq de dramamamá y creo tengo mucho por leer y muy entretenido..

El tema huertas da para muchoooo..hoy casualidad he recibido los primeros tomates de mis padres,años dandoles la lata:poner un "cachohuerto"(huerto a solas no,que suena más triste...)y ellos que no,que si da trabajo,que sino entendemos...etc..por fin este año plantaron unos tomates,pues ahora es lo primero y ultimo que hacen en el dia visitar a "sus" tomates..cuando estuvimos de vacaciones teniamos que ir a mirarlos todos los dias y a mi hija la compraron una regadera grande para ayudar a regarles,a los tomates y a unos cerezos enanos que yo llevo 2 años viendolos igual de enanos y ellos dicen que crecieron mucho(si mucho es más de medio metro,pues vale...)

Y mi suegro que el hombre murió hace casi 2 años tenia una buena huerta,con un poco de todo,cuando volviamos de vacaciones nos metia hasta calabazas de al menos 10 kilos debajo de los asientos,más calabacines,cubos de tomates,saco de pimientos varios,patatas, cebollas(para todo el año)ajos,alguna sandia y melón,higos(que llegaban recocidos)hasta fresas silvestres(de las que como ese sabor no encontraremos nunca..)lo que no entiendo es que con 5 que somos(más el perrito)incluidas las maletas(hay que añadir:chorizos,dulces..y hasta huevos..)como llegaba el coche sano y salvo..es que parecia que aqui no comeriamos...jaja..pero lo rico que estaba todo lo de la huerta y lo orgulloso que se quedaba mi suegro,el buen hombre...
sonia

Hans dijo...

Cierto es lo del aspecto Alien de los calabacines, pero es una verdura básica en la cocina de Hans. Aparte de la muy
Acertada receta de Nán (me permito sugerir un poco de cebolla, por cierto) el calabacín en crudo sirve de base a la receta de mi Ensalada "Libia",una ensalada absolutamente gloriosa y bastante original.
Yo no hubiese arrancado los calabacines.
Por lo demás, y como siempre, muy a favor de C y sus atinadas reflexiones.

Boticaria dijo...

Hoy, 1 de septiembre, puedo decir que llevo más de un mes cenando tooooodas las noches ensalada de tomate y pepino. Cuando me pongo delante del plato tengo que hacer un esfuerzo para meterme los trozos en la boca. A día de hoy tenemos en plena producción los tomates(of course), los pepinos, los pimientos (gordos, italianos y de Padrón), las berenjenas, las cebollas, las judías verdes (que ya flojean), y por supuesto, los calabacines, que también están ya en las últimas. SSSSSSSSSSSStupendo ¿verdad?
Eso sí, este año ya nos hemos dado como muy bien dice C. al tema mercantil, he hecho un trueque con la tienda de la esquina, y me da el pan a cambio de tomates, porque me niego a hacer conserva con ellos, y por supuesto, a comer más.
Si es que la huerta tiene gracia en poca cantidad, pero mi santo la pone en plan industrial y luego pasa lo que pasa.
(Vaya rollo os he metido, sorry)

Tequila Limon y Sal dijo...

Mi padre también tiene un huerto, bastante grande, que le sirve de desconexión de la vida real. Planta tantas cosas, que cuando salen, no podemos comerlas todas y las regalamos. A la gente le hace mucha ilusión...

Saludos!!

yapagalaluz.blogspot.com

Noly dijo...

a todos los que teneis huerto y sois novatos en esto.
He tenido huerto dedes peque tanto que llegue a odiarlo ¡¡¡ pero a lo que voy, tema excedentes.
Tomate en conserva es facil de hacer y puedes surtirte el invierno entero.
Botes de pepinos en vinagre trocezados sal mitad de agua y mitad de vinagre en bote de cristal.
el calabacin troceado se puede congelar para el invierno tambien.
Ea a investigar como se hace tomate en conserva.

JuanRa Diablo dijo...

Me gustaría poder comprobar qué tomates están más buenos : los de vuestro huerto o los del nuestro (otro uso mayestático, pues lo montó todo mi suegro) Por aquí se han hecho conservas como para parar cuatro trenes. Si mañana llegara el fin del mundo tengo para varios meses de subsistencia tomatil.

Beatriz dijo...

Mi vecino me regaló unos tomates (de los de verdad, digo yo) antes de ayer y ayer un amigo todo lo necesario para hacer dos grandes pistos manchegos.

Yo contentísima, como si me hubieran traído una exquisitez. Me hace una ilusión enorme, hasta me lo creo y pienso: ¡qué sano como!

José Antonio Peñas dijo...

Los calabacines son el mal. Cuando tenía unos 15 años mi padre puso calabacines en su huerta y se expandieron de forma maligna, como las vainas de La Invasión de Los Ladrones de Cuerpos. No paraban de llegar calabacines de la huerta, docenas y docenas. Mi madre hico calabacín al horno, crema de calabacín, pisto de calabacín, tortilla de calabacín, calabacín relleno de carne, calabacín relleno de atún, calabacín relleno de queso, calabacín relleno de crema de calabacín... y como en La Invasión los lugareños fueron abducidos y reemplazados por clones malignos porque de cuando en cuando caía alguna amiga de mis padres por casa con una cesta llena de calabacines, justificados con la frase "como sé que os gustan mucho los calabacines...."

A las cuatro semanas de régimen calabacinesco me negué en redonodo a volver a consumir cualquier plato derivado de ese monstruoso engendro vegetal. Fue mi segunda rebelión alimentaria, tras la de los filetes de hígado dos años atrás, y pese a las amenazas de mi madre (no hay otra cosa para comer, tú comeras lo que todos... etc) mi huelga de hambre fue efectiva y la abominación desapareció de mi plato.

Sigo negándome a comer nada que lleve calabacín en una proporción superior al 15%, es decir, visible o tangible. Tampoco como pepinos, aunque creo que eso es porque me siento acomplejado, como cuando veo pelis de Rocco Siffredi, pero esa es otra historia.

Artemisa dijo...

Mi madre lleva ya 3 años poniendo huerto en verano, es toda una recolectora. La planta estrella el tomate. Este año también tenemos demasiada mercancía y a los vecinos ya los hemos mareado bastante. La verdad es que estoy harta de comer tomates pero si te digo la verdad, nos salen riquísimos. ;D

Burbuja dijo...

Compro, compro! Me encantan los tomates de huerta, SABEN a tomate y no ese sucedáneo que venden el resto del año. Este año he tenido suerte, que no he parado de comer tomate del bueno todo el verano y no me canso. Está tannnnnn rico...

C es la bomba!

Niágara dijo...

Una viñeta pensada para este post: http://www.arcamax.com/thefunnies/pickles/s-1208195-472263

molinos dijo...

Niágara...buenisima!!..XD