viernes, 6 de abril de 2012

UNA DOCENA DE TRUCOS SUCIOS QUE MEJORAN LA RELACIÓN CON TUS HIJOS



Contra lo que muchos pudiérais creer, en twitter hay gente muy maja, gente encantadora y listisima que no sabes muy bien como un día empiezan a seguirte. Y otro día sin que sepas como te ofrecen colaborar en su blog. Y dices que sí a pesar de que te obligan a publicar con un  formato con el que sufres para controlar tu verborrea...pero lo haces y le coges el gusto.

Este es el primer post que publiqué en su blog. Iré publicando algunos de ellos de vez en cuando.

Todos sabemos lo que en teoría hay que hacer con nuestros hijos. Todos sabemos que deberíamos ser unos padres pacientes y comprensivos. Todos sabemos que deberíamos predicar con el ejemplo....Y todos aprendemos los trucos sucios para cuando todas esas cosas tan chulis fallan.

Los padres primerizos que tienen en la cabeza una imagen idílica de la paternidad, con niños desdentados , sonrientes, y obedientes,niñas dulces y con trenzas y parejas que se miran arrobadas por el milagro de su paternidad..leerán esta docena de trucos sucios y pensarán: yo nunca haré eso.
Los que tenéis hijos pensaréis: sile, sile, sile, sile...nole pero me lo apunto.
Los que no tenéis hijos., guardadlo en favoritos para posibles usos futuros. De nada

1. La comida fácil

Aparcar el pepito grillo que grita “Dale a tus hijos comida saludable” y echarte en brazos del angelito negro que dice “ las grasas saturadas tampoco son tan malas” y darle a tus hijos: pasta, arroz, hamburguesa pizza, helado…te hará alcanzar cumbres de popularidad paternal y hará de las comidas un remanso de paz

2. Una ligera enfermedad

En frío suena horrible, pero una ligera enfermedad con un poco de fiebre cálida y tranquilizante que transforme a tu gremlin hiperactivo en un ser achuchable y amoroso en tus brazos, aumenta mucho el amor familiar

3. Retrasar un pelín la toma del Dalsy

Para prolongar el punto 2, a veces es aconsejable no seguir al pié de la letra las instrucciones del medicamento. El Dalsy es una droga muy poderosa con un efecto tan espectacular que creo que me voy a hacer con una garrafa para mi próxima resaca.

4. Llevarlos al agotamiento extremo

Exprimir su aguante físico suele ser una buena manera de convertirlos en seres achuchables y amorosos que se quedan dormidos en tus brazos aumentando tu amor paternal proporcionalmente al tiempo que permanezcan roques sin moverse.

5. Dejar que se hagan daño tras haberles advertido

Para este consejo hay que ser de una pasta especial y requiere entrenamiento. “No hagas eso que te vas a hacer daño”. Permanecer inmutable mientras se despeñan sabiendo que luego buscarán consuelo en tus brazos reconociendo que “mamá lo sabes todo”…es muy satisfactorio

6. Hacer algo a espaldas del otro progenitor

Un secretillo, una pequeña actividad reservada para hacer solo con ellos a espaldas del otro, y que de a tus hijos sensación de “grupo” aumenta tu apreciación como padre. Por supuesto el otro progenitor hace lo mismo…nada como un secreto compartido para crear un vínculo.

7. Un susto

Un buen susto, uno que les acojone y les haga buscar tu protección, abrazarte y verte como un superhéroe. Lo mejor es que tú te lo acabas creyendo. ¿A quién no le mola ser un superhéroe?

8. Un grito aterrador con el tono de voz paralizante

Este es un recurso que suele funcionar siempre que no se abuse de él. Si hay sobredosis deja de funcionar y jamás podrá volver a utilizarse. Usado con criterio suele dejar a los churumbeles suaves como la seda durante un rato cuya duración será inversamente proporcional al uso que se haga del recurso.

9. Una recompensa o premio

Contra lo que algún susceptible pudiera pensar, esto no es un soborno. Se trata de ofrecer un premio adecuado a un buen comportamiento…puede ser inalcanzable pero muy deseable “ si os portais bien vamos a Eurodisney” o alcanzable y por lo tanto susceptible de ser exigido: “quiero mi sobre de invizimals que me prometiste por portarme bien”. Deben manejarse con criterio.

10. Si tienes varios churumbeles, hacer cosas con cada uno de ellos por separado

El churumbel que tiene tu atención en exclusiva está tan agradecido que se porta muchísimo mejor. El churumbel que no tiene tu atención en exclusiva se portará mejor para poder tener ese premio próximamente. Y tú disfrutarás mucho de uno y te sentirás culpable por el otro..decidiendo ipsofácticamente que también le dedicarás tiempo. Un círculo vicioso muy efectivo.

11. Compararlos con otros

Esto está muy feo pero siempre funciona. Cuando estés hasta el moño de tus hijos, harto de ellos y replanteandote tu criterio por haber decidido reproducirte. Párate, mira alrededor y siempre encontrarás a alguien con hijos tan maleducados que los tuyos de pronto te parecerán angelitos.

12. Separarse de ellos

Pirarse de fin de semana romántico, un viaje de curro, un fin de semana de solterismo porque son ellos los que se van, una semanita de campamento, un viaje al extranjero..un curso fuera para aprender inglés..Nada como la distancia para aumentar el amor por tus hijos..y al revés. ¿ O es que no os habéis dado cuenta de que ahora queréis más a vuestros padres?

Los trucos sucios tienen mala fama, lo sé...pero funcionan.

Republicado con permiso, cortesía de Unadocenade.com

13 comentarios:

Alber dijo...

Con esta disertación de malas artes te vas a ganar el odio eterno de tus amigas talibanes...pero y lo que nos reimos los demás diciendo que si con la cabeza??

José Antonio Peñas dijo...

Al nº 5 yo añadiría un apendice: el maravilloso y pecaminoso placer del "ya te lo dije"

Niágara dijo...

El punto 4 tiene el problema de que para conseguir agotar a un crío uno acaba al borde de necesitar una RCP. En el caso del 6, para un chiquillo, o al menos es lo que ocurre con mis sobrinas, resulta en todo punto imposible guardar un secreto, así que le irán con el cuento al otro en el momento menos adecuado. Las enfermedades serán tranquilas para los padres pero ya sé de sobra que, cuando recibo una llamada de alguien que no se prodiga demasiado, es para hacer una consulta sobre los mocos de su churumbel. Coincido totalmente en que el Dalsy es milagroso y muy socorrido. La distancia es infalible.

Er-Murazor dijo...

Anda, no sabía que escribieras en otro sitio. Eso se dice antes, mujer.

Es curioso el sitio ese de la docena, tiene algunos posts muy chulos. Incluso me han dado alguna idea para mi, si alguna vez me diera por volver a escribir. Eso sí, tienes razón, el formato no te pega nada :D

NáN dijo...

Doy fe.

Pero el 5, también con criterio y uso espaciado. Si no, acabas pensando que tu madre es una bruja que te provoca los accidentes. Y eso crea mal rollo.

¿Por qué habré escrito "la madre"?

Carmina dijo...

Ahora comprendo por qué mi relación con mi madre es tan mala. Lleva toda mi vida practicando la anti-lista

Visterilla dijo...

Fantastico,anadiria una buena dosis de Disney Channel o Clan, para echarse una potente siesta...
Visterilla

Trimami dijo...

Más razón que una santa Moli, sin los trucos sucios la maternidad sería mucho más difícil.

el chico de la consuelo dijo...

Aporto un 13 " Los abuelos necesitan a sus nietos para sentirse útiles y queridos y los hijos no podemos privarles de habituales jornadas de convivencia en fines de semana con ellos"

Ana María dijo...

Las comparaciones están terriblemente feas... Pero es como lo del grito paralizante, hay que usarlo poco y con criterio, no vale dar la barrila todo el tiempo. Lo demás, me lo guardo para eventos futuros xD

Muacs!!

Mara dijo...

Sile, sile, sile, sile... a los 12!!!! Me he visto reflejadísima en todos! Un beso Moli, sigue disfrutando de tus vacas...

Maripuchi dijo...

Un placer, Moli :D

Pilar dijo...

Por Dios ¡¡qué bien!! Pensé que el Dalsy sólo tenía un efecto tan maligno en mis peques... veo que es... mal de muchos... Y con mis respetos pero lo del agotamiento... en mi caso, con dos niños, cada uno funciona de forma opuesta al otro. Al peque el agotamiento le deja grogui, al mayor el agotamiento...¿perdón, el qué?... según va pasando el tiempo se va poniendo espídico cuando debería ir precisamente agotándose... es inversamente proporcional.... ¡¡¡y desesperante!!!
Un placer descubrirte y leerte.
Mil gracias.