lunes, 2 de abril de 2012

¿ QUE DICE TU COCHE?

Tengo un Seat Ibiza TDI de 11 años, blanco con 415.000 km. Es un coche estupendo que no me ha dado ni un solo problema en todos estos años y con el que mantengo una relación fabulosa. Yo le hago el mínimo caso imprescindible y él me lleva y me trae sin darme sustos. El día que estalle, se pare o arda para siempre...lo cambiaré por otro. Él no me echara de menos y yo tampoco. Mientras eso ocurra nos somos fieles.

No me gustan los coches. No me dicen absolutamente nada. Soy incapaz de recordar los modelos, los colores y el tipo de coche que tienen mis amigos. Soy perfectamente capaz de sorprenderme cada vez que alguien aparece con un coche gris y decirle: ¿pero no era negro? No, lleva 8 años siendo gris.

Como mi querencia hacia el mundo automovilístico es inapreciable me sorprenden muchos comportamientos que observo con respecto a los coches.

El coche autobús.

La gente se reproduce por primera vez y automáticamente se compra un coche de 6 plazas. No lo entiendo. ¿No saben que tamaño tendrá su hijo? ¿Están tan emocionados con el embarazo que piensan ya en encargar media docena? O ¿es que tenían capricho de un monovolumen y se han embarazado para justificar su compra? No lo entiendo. Un monovolumen es un coñazo de coche, se te pone complejo de conductor de autobús pero con el inconveniente de que los pasajeros te hablan.

Si el que lleva el monovolumen es ya familia numerosa..entiendo la compra y le compadezco sólo de imaginar los viajes entre juegos interminables de veo veo, música atronante del canta juegos, peleas sin fin por la menor tontería y el festival de migas infinito que son capaces de generar unos cuantos críos con una bolsa pequeña de cheetos en un habitáculo cerrado.

El coche concesionario.

Te sientas, miras alrededor y dices Ah...coche nuevo.

No, tiene ya 4 años.

¿4 años lleva conduciendo ese coche? No hay nada, absolutamente nada personal dentro de él. Todo está tal cual, como si acabara de sacarlo del concesionario. No huele a nada, no hay papeles, no hay cds, ni klennex, ni bolsas, ni un jersey, ni una moneda para el carro de la compra o el ticket del parking. Nada. Son esos coches que son como los salones de las revistas de moda, los ves y dices: ahí no vive nadie.

Esos coches me dan miedo…más que los coches los que los llevan…me dan tanto miedo que miro a ver si se reflejan en el retrovisor.

El coche Diógenes

Hay coches (el de pobrehermano mayor por ejemplo) que tienen un superpoder. Cualquier cosa que metas en él se quedará ahí para siempre: 3 jerseys, 2 paraguas, unas dos docenas de botellitas de agua en distintos estadios de putrefacción, bolsas ecológicas de la compra, las botas de esquiar, las botas de andar, una mochila de ir al monte, una mochila con la ropa de pádel, la raqueta de pádel, unos cuantos libros, la funda porta esquís, un forro polar, un chubasquero, otro forro polar, 10 ó 12 ejemplares de un periódico gratuito, calcetines…

Algunos de estos coches además, tienen el superpoder Diógenes combinado con el superpoder hipnótico. El dueño se monta cada día y piensa: joder, de hoy no pasa que me suba estas 3 camisetas y los dos pares de zapatillas a casa. Lo cree firmemente y conduce todo el camino pensando en que nada más llegar a destino sacará esas cosas…el coche le deja creerlo...y justo cuando para el coche y saca la llave del contacto, le sopla en la oreja y el conductor olvida coger lo que había pensado y no se da cuenta de que ha alimentado el Diógenes de su automóvil con una bufanda.

El coche quirófano.

Te montas y te dicen: cuidado con el bolso no le des a la puerta, cuidado con las piernas al cruzarlas no le vayas a dar al salpicadero, sacúdete el barro no vayas a manchar las alfombrillas, no se te ocurra comer nada, bebe antes de entrar porque no permito que nada líquido se aproxime a mi habitáculo, no tosas y por supuesto no se te ocurra estornudar.

Es tan estresante que como te descuides te encuentras pensando en que se te ha olvidado la mascarilla y abriendo la puerta con el codo para no dejar huellas dactilares en la puerta al abrirla.

El coche parque infantil.

Entras en uno de esos coches y para si quiera visualizar el sitio donde debes aposentar tu lindo culo, tienes que empezar a quitar trastos: una manta infantil “ es porque mi hijo por las mañanas tiene frio”, dos o tres cuentos “ es que le gusta leer de vez en cuando”, tres o cuatro carátulas de Dvd vacías “ son de las pelis que vemos de viaje largo, pero a saber dónde están las películas”, un cubo de playa…en enero, dos o tres pelotas una de ellas pinchada, una red de pesca, 2 o 3 muñecas en distinto estadio de desnudez y con los pelos enredados con dos o tres gormitis, tres o cuatro envases de actimel vacios, 6 ó 7 guarradas de esas que dan con el Happy Meal… Cuando consigues hacer un hueco después de desplazar todas esas cosas y te acomodas…miras alrededor y entonces flipas. El coche entero está lleno de regalos del día del padre y de la madre: un colgador para el retrovisor, dos o tres más en los reposacabezas de los asientos delanteros, un parasol con las manitas de los niños, un imán para el salpicadero y por último un ambientador con forma de pino colocado en el salpicadero.

El coche “mono”.

Esto es más de tías.
Me he comprado un coche. Es tann mono. Es un Pitipin clase W, de color azul noche con los asientos tapizados en negro azulón
No sé de qué me hablas… ¿es grande? ¿Es bueno? ¿Es barato?
 A ver, Moli… ¿cómo no vas a saber que coche es? Y no es nada de eso...pero es muy “mono”…y me pega muchísimo.

¿Un coche “mono”? ¿Un coche que te pega? Son conceptos que se me escapan…

Desde luego mi coche no es mono y no sé si me pega, pero molaría saber qué dice de mí.



28 comentarios:

A filla do mar dijo...

Creo que el mío está en la categoría coche Diógenes. Y mira que yo soy ordenadita y limpia, eh? Pero en el coche no puedo, en serio, no puedo. Saca lo peor de mí...

Yo de coches, ni idea. De hecho, hasta una edad bastante avnazada, yo creía que los coches se medían en función del color y cuando mis padres se compraron un Panda negro yo estaba convencida de que teníamos un cochazo.

Respecto a lo del monovolumen, discrepo. Me encanta conducir allá arriba. En los coches bajitos me siento como una señora mayor.

desmadreando dijo...

jajajajajajajajajaajajja

Topi dijo...

En cuanto a la gente que se reproduce por primera vez me da la sensación de que la cuestión llega a: me compro el monovolumen y también el coche micromachine. Tienen los dos. Generalmente el padre el autobus familiar y la madre el micromachine, que por cierto es al final en el que más viaja el peque. Debe de ser cosa de las hormonas o de la emoción, sí.

Chitin dijo...

Y luego están los q tienen una relación con su coche...mi madre ha llorado cuando llevó su coche al desguace!!!!! y eso q por no funcionar no la funcionaba ni el reloj del salpicadero!!!

Yo eso tampoco lo entiendo...con la ilusión q hace comprar coche nuevo!!!!!!!!!

Hermano E dijo...

Te falta el despelleje los SUV* (y sus dueños).

*SUV= Sport Utility Vehicle, o todocamino, es un tipo de coche parecido a un todoterreno con todos sus inconvenientes y sin ninguna de sus ventajas. Indispensables para una parte de la población que vive en ciudades y les gusta aparentar.

Dana dijo...

Moli me hiciste reir pensando no solo en los coches, sino en los duenos de esos coches, que en algunas ocasiones son para dar de comer aparte. Mi madre le hablabla al coche, creyendo firmemente que el aparatejo no se la iba a dejar tirada si le decia cosas lindas, casi que como a las plantas!
Y lo del coche con el sindrome de Diogenes.... mi hermano, mi pobre hermano menor es un caso patetico, hasta el punto que subirte en su coche, ademas de ser una odisea puede representar un momento claustrofobico aqueroso. Si, ya lo se, sin tildes, pero el teclado no se quiere cambiar. Besos

Biónica dijo...

Si digo lo que dice mi coche de mí... tenía pensado un post sobre eso xD.

Pero, venga, va, lo digo. Lo que mi coche dice de mí, es que soy sorda. En serio, no se me ocurre ningún otro objeto de mi vida cotidiana (excepto los audífonos) que hable TANTO por mí. Tanto, que lo hace estruendosamente xD.

Vesper dijo...

Lo que también es sorprendente es que sean el único recinto del mundo en el que un tío siempre ve hasta la última mota de polvo y que hace que les entre ganas de limpiar.
Yo hasta estoy valorando la posibilidad de ponerle un volante a mi baño, a ver si cuela y me lo llevan al "autolavado".

Princesa dijo...

Yo me declaro Diogenes, bueno, también ayuda bastante transportar diariamente a dos crios de cuatro años....
Ahora que lo pienso mi ex era una mezcla rara entre quirófano y concesionario, de hecho su coche es mas viejo que el mío y solo se sabe por la matricula....

Chirly dijo...

Este es uno de esos post que (sin pretenderlo, o si) perecen decir "¡A ver, a numerarse!": el mío. Es monovolumen, pero de los que tienen fundamento; de los que tienen siete plazas y sólo les sobra una que normalmente es ocupada por una suegra, cuñada, o amigo/a de hijo. Y es la demostración viva de la capacidad de multiplicarse por infinito el número de migas que puede generar una diminuta bolsa de cheetos.

Limpiarlo (una vez al año) es todo un espectaculo digno de ser visto. Es rebuscar en la memoria; es recorrer las galerías de un museo de los regalos del Kinder sorpresa del último año en convivencia perfecta con los del Happy Meal; es recuperar una pequeña fortuna compuesta de céntimos de euro; es reencontrarte con aquella rodaja de chorizo del maravilloso verano de 2009. Es por fin saber qué fue de aquella orquilla de Hello Kitty cuya pérdida tanto lloró su propietaria... es comprobar como un chupachups a medio acabar puede fusionarse con la moqueta y el riel del asiento desarrollando su propio pelo moquetil. Es comprobar como los aspiradores de los autolavados TIENEN UN LIMITE.

Ana María dijo...

Yo tengo Diógenes controlado: acumulo mucho, pero todo limpio y en orden, que la alergia no perdona.

De las cosas que llevo en el coche están: un quitavientos que vale para todo, chiquicientas bolsas para hacer la compra, el kit de "cámbiale la rueda a tu coche", unas cadenas de las de mentira, de tela; dos parasoles horteras de la muerte, un paraguas enooooooooooorme de propaganda y un abrebotellas de propaganda, que cuando más falta te hace, piensas "coño, si yo llevo uno en el coche". Un boli también de propagandda, gomas del pelo, kleenex, un ventolín (por si el asma), algún callejero enano de Madrid y cd's a cascoporro.

Ah, y toda las boquillas con las que he soplado gentilmente para la Guardia Civil.

Oh, y un ambientador que murió en acto de servicio debe andar por ahí rodando. En la próxima tanda de aspiración interna del coche, lo tiraré.

No peluches. No pegatinas. No tapetes de croché.
No perrito "sí señor" ni Elvis bailongo.

:D

Mua!!

Anniehall dijo...

Hermano E, me has matao con lo del SUV, para mi hasta ahora eran horteradas caras y chupagasolina.

Y yo estoy con los que dicen que desde el monovolumen se va genial, tan alto. Mola.

Oswaldo dijo...

Tengo una Toyota LandCruiser que tiene la nada despreciable edad de 25 años. Tiene personalidad. Y es una NOBLE personalidad. No suele dañarse para nada, excepto cuando SABE que tengo algo de dinero extra. ¿Cómo hace? No lo sé, pero lo ha demostrado cantidad de veces a lo largo de los años.
Por cierto ¿Será posible que los automóviles tengan algo así como "años-de-auto"? Así cómo se dice que un "año-de-perro" equivale a siete años humanos.
Este mío debe estar cercano al centenario porque aunque no se dañe gravemente, tiene infinidad de achaques de anciano. Por ejemplo, puede darle la gana de no encender hasta que uno haya hecho el equivalente a darle un viagrazo al motor del arranque eléctrico. A veces, sin previo aviso, se enferma un rato del tubo de escape, haciendo ruidos extraños. Va a dónde sea, aunque a veces terquea más de un poco para dejarse dirigir y no le pidas que lo haga demasido rápido porque empiezan a sonarle las correas y a resoplar humo por varios sitios.
Pero, al final, es como un viejo amigo, que es fiel aunque uno sólo le de gasolina y algo de aceite y grasa muy de vez en cuando.

Niágara dijo...

El mío es un Golf GTI de 15 años y 230 mil km que es un miembro más de la familia, posiblemente el más sufrido. Está tan ordenado como mi armario, pero siempre les digo a los viajeros que no se preocupen por pisotear los trastos del suelo. A los que no comprendo son a los que conducen un enorme tanque blindado y van por la carretera avasallando al resto con su estúpido "poderío". Está claro que, en su cerebro de mosquito, inversamente proporcional al tamaño de su vehículo, la partícula "se" que diferencia conducir y conducirse, transforma los dos verbos en antónimos.

NáN dijo...

Mira, cuando te sale perfecto, chapeau y decir: ¡Perfecto!

Descojone, Luz y Verdad.

Creo que ese es el tag que correspondería a estos post

Pikifiore dijo...

Uff, el mío es Diógenes...qué bochorno!si yo te dijera lo que he llegado a encontrar en el maletero cuando compartia el coche con mi hermano!jajaja.

Di Vagando dijo...

"Un monovolumen es un coñazo de coche, se te pone complejo de conductor de autobús pero con el inconveniente de que los pasajeros te hablan". Mo, esta frase es de enmarcar: me he reído TANTO. Es que te veo en situación...:)

Sobre el coche "mono" mi ínclito ha iniciado a su hija en un ridículo juego q se trata de a ver quién ve más Minis por la calle. Tienen sus reglas, esto es, aparcados no cuentan y creo q descapotables cuentan más. Un juego aburridísimo q a veces Mini (mi hija para q no haya confusiones) me hace jugar cuando vamos solas. No le puedo ver el punto, y encima significa q ahora vamos a alquilar un coche para easter y Mini quería q fuera un Mini (rosa). Menos mal q estoy yo como el cerebro pensante y ha caído un corsa o similar-el más barato del mercado.

Terminar con q no tengo coche (tuve, un polo plateado, pero la Congestion Charge en Londinium nos hizo desistir a muchos) y sí, es posible tener un enano de 3 anios sin coche.

Hugs

di

Anónimo dijo...

Cuando uno está cerca de los dos metros, un monovolumen es una bendición: no tiene que hacer de contorsionista para entrar y no va sentado como un perro con las rodillas por encima del ombligo. Revisa tus criterios

molinos dijo...

Varios...

Anónimo cerca de los dos metros, yo no niego que sean cómodos para gente grande..pero no son imprescindibles...hay coches muy amplios sin ser monovolúmenes..

HE..¿SUV?...hablas jerga...pero si, los coches con aspecto de todoterreno y precio de todoterreno y consumo por dos todoterrenos están muy de moda..en ciudad. Prueba a meter uno de esos un barrizal...

Di..me parto. El ingeniero y las niñas también juegan a lo de los minis y otro juego que consiste en identificar a los coches "clásicos" que para ellos son todos los que tienen 2 letras en la matrícula en vez de 3. Van gritando " clásico"..."clásico"...

Los del Diógenes..el secreto está en sacar las cosas..antes de meterse en el coche. Probadlo.

Anónimo dijo...

Las ventajas de la city

Anónimo dijo...

El juego de los coches consistía en ver twingos amarillos y enumerarlos al grito de " bingo twingo"!!!. Por cierto molinos,hemos cambiado de hora el fin de semana,pasado...o es que estás en los states??? Ainss , mira que eres misteriosa!

Trimami dijo...

Je je, el mío actual es una mezcla entre autobus y parque infantil, la parte "autobusera" fue un regalo que nos hicieron mis padres y mis suegros cuando se confirmó q nos venía una oferta de 3x1, y lo de parque infantil... bueno, ya se sabe, el uso; por lo demás, en mis años jovencitos mi coche sí era lo que se catalogaba como "mono", es decir, coche q dices "¡aaayyy, q cuqui es, q chochadaaaaa!" no te lo sé definir de otra manera, es como una hello kitty pero con ruedas. Saludos

Anónimo dijo...

Yo, monovolumen para familia numerosa, marido altísimo, perro, bicicletas y demás cacharros. Tiene más de 15 años. Lo que pasa es que los niños ya se han hecho grandes y... la verdad, me apetecería cambiar de vehículo. Pero en los tiempos que estamos...
Me joden cantidad los 4 x 4 de los "pisha pins" (mea pinos) que se pasean por todas partes y son tres gatos de familia. Pura apariencia perteneciente a tiempos mejores (los tiempos de la pre-crisis. Propios de la gente que quiere aparentar. Por cierto, ¿nadie se ha fijado en que, a super cochazo enorme tipo 4 x 4 le corresponde conductor pequeñito que no se sabe cómo demonios llega a los pedales?

Rosulae

i.boy dijo...

Vaya, por fín alguien que es exactamente igual que yo. No consigo entender la pasión generalizada por el coche. Para mí es solo un medio de transporte útil y basta. No solo no recuerdo el color, el modelo, la matrícula de los coches de mis amigos, sino que no me importa lo más mínimo. Soy un completo inútil en ese tema y no me importa, porque para mí son todos iguales. Cuando marido va a alquilar alguno para irnos de vacaciones y empieza a hablarme de modelos, características etc... lo único que me importa es que haya el suficiente espacio para mis piernas... en fín... me alegro no ser el único al que los coches le dan absoluta y totalmente igual. Es más, me parecen una completa estupidez... ala que bien me he quedado.

Burbuja dijo...

El mío, un 307 HDI, cómo se calificaría?? xDDD

Carmen dijo...

Ah el Ibiza, compañero de fatigas...El mío tiene 13 años y casi lo cambio por el monovolumen con la segunda niña pero no claudiqué al final. Me lleva y me trae sin problema, y hasta que arda!

LaRiveiro dijo...

Pues yo tengo un Seat Ibiza TDI rojo, con 11 años y 330.000 kms, ayer pasó la itv como un champion y por favor que no arda que no tengo un duro!!!!!!!!!!!!!!
Por cierto, lo siento mucho pero a mi me da mucho asquito montarme en los coches diógenes, uuuuuffff no puedo, no lo entiendo!!!!!

mecánica automotriz dijo...

Yo tengo un Polo de 12 años, eso sí, chulo pirulo, con asientos de cuero calefactables de segunda mano y octavo pié. Me apunto en la sección de es tan mono... eso sí, solo por dentro. Me siento como en casa :)