lunes, 16 de abril de 2012

ENSAYO SOBRE LA COCA-COLA

La cumbre del éxito.

De pequeños la Coca-Cola es el colmo de la sofisticación. Es el alimento prohibido. Es el Paraíso. Es la Tierra Prometida. Es la poción mágica.

Venderías un par de dedos de tu mano porque te dejaran beber Coca-Cola sin tener que cumplir los 25 requisitos que parece que es necesario cumplir para ello: que no haya cole al día siguiente, que sea por la mañana, que te hayas portado bien, que te lo hayas comido todo, que vayas a ser bueno, que te comas la fruta, que te comas el bocadillo, que no lo tires, que no manches….Por Dios...qué vas a beber Cocacola no manejar cianuro. Lo peor es que cuando cumples con todo eso…te dan un sucedáneo “Coca-Cola sin cafeína”.

Es una bebida tannn especial, que los mayores intentan alejarte de ella con malas artes. Te ofrecen bebidas de colores y con burbujas...algo para darte el cambiazo, pero tú no te dejas engañar. Esos naranjas, esos amarillos, esos colores chillones no tienen ni la mitad de atractivo que esa bebida oscura que no te dejan probar. Si los mayores no beben Fanta...obviamente es que es una mierda.

La indiferencia.

Cuando ya tienes unos 10 o 12 años la Coca-Cola ya no es tan “especial”. Puede beberla más a menudo, los mil y un requisitos se han reducido bastante porque a tus padres ya les da bastante igual que no pegues ojo y se convierte en una bebida habitual. Deja de ser exótica, prohibida y prodigiosa.

La instrumentalización

Poco después (para tus padres se supone que mucho después), empiezas a investigar que se puede hacer con la Coca-Cola, con qué se puede mezclar. Ya no es una bebida mágica. En tu imaginario hay bebidas mejores ahora mismo, pociones mágicas que sabes que tienen mejores efectos secundarios que los estupendo eructos que se consiguen con la Coca-Cola. Ya no quieres beberla, no te apetece…ahora solo la utilizas. Esas nuevas bebidas prohibidas tienen un sabor digamos peculiar que las hace intolerables por si solas pero mezcladas con Coca-Cola descubres que puedes trasegarte cantidades ingentes y conseguir esos deseados efectos secundarios... Mágicamente hace que el peor vino de mesa del universo que por sí solo es capaz de secar la hierba del jardín e incluso matar cucarachas, se convierta en una bebida digerible. Lo mismo ocurre con el whisky, ron y Martini baratufos con los que uno empieza a adentrarse en el mundo alcohólico.

La Coca-Cola pierde hasta su nombre propio…pasa a llamarse “mezcla”. A partir de ese momento la pendiente hacia el desprestigio más absoluto no hace más que agudizarse.

El linchamiento.

“¿Bebes Coca Cola?” En la pregunta ya va implícito el desprecio más absoluto hacia ti.

Llegará alguien en tu grupo, normalmente un carajipi recalcitrante, diciendo algo como “¡¡La Coca-Cola es una bebida americana!!! Arrepiéntete….es una bebida del imperio yanqui que la usa para colonizarnos...¡¡no la bebas!!! El carajipismo aboga normalmente por la vuelta al botijo y a la leche...a ser posible directamente de la ubre de la vaca. Esta aversión contra el americanismo de la Coca-Cola no se aplica igual a otras cosas igual de americanas...pero ese es otro tema.

El mismo carajipi u otro puede llegar otra vez ¡¡¡ Arrepentíos!!! La Coca-Cola es una bebida producida por una multinacional...las multinacionales son malas, quieren lobotomizarte y quitarte la voluntad…¡¡no la bebas!!! Haz algo minoritario y revolucionario y rompedor…fabrica tu propio zumo de arándanos.

Luego vienen los agoreros médicos. Los preocupados por los males para tu salud que puede tener la Coca-Cola. “La Coca-Cola es malísima” La Coca Cola da gases. La Coca cola puede deshacer un diente. La Coca-Cola es corrosiva, alguien conoce a alguien que una vez vio como un clavo se deshacía dentro de ese burbujeo tan sexy…imagina lo que podría hacer con tu estómago.

Por supuesto, la Coca Cola tiene su rinconcito del odio en el mundo de las fundamentalistas del embarazo. ¿Estás embarazada?? ¡¡NO bebas coca cola!!!...¡¡es malísima!!!...¡¡ es excitante!!! A ver, qué es Coca-Cola y me estoy tomando una lata...no voy a nadar largos en los depósitos de la fábrica de Atlanta. Y me está excitando más oírte decir gilipolleces que hacerme una transfusión de Coca-Cola.

La restitución.

Después de ese momento de desprestigio y linchamiento. La Coca-Cola vuelve a su ser.

Ya no necesitas la Coca-Cola para sentirte mayor. Ya no bebes mezclas absurdas que tengas que enmascarar para poder tragarlas. Manejas internet, tienes un iphone, conduces un coche japonés y tu ropa está hecha en China...asi que no crees que vayas a estar más colonizado por beber Coca-Cola. Tienes colesterol, la tensión alta, puede que algo de sobrepeso, te estás quedando calvo, tienes más empastes de los que puedes recordar, tienes arrugas y canas...asi que la Coca Cola moleste un poco a tu pared intestinal tampoco te preocupa.

La Coca-Cola vuelve a molar. Te mantiene despierto sin perforarte el píloro como el café de la máquina del curro, te sube la tensión cuando estás que te arrastras y sirve como poción mágica cuando no puedes beber porque te toca conducir.

Y además, todos todos...nos sentimos un poco “mayores” cuando bebemos Coca-Cola y no tenemos que pedir permiso.

41 comentarios:

Chirly dijo...

¡Uy!, ¡uy!, ¡uy! ¡¡¿Pirmer?!! si, creo que si,¡uy qué ilusión! Primero me declaro primer y ahora me lo leo.

Pegasus dijo...

Ole, ole y ole!

De un adicto convencido, gracias.

Junto con el ensayo sobre la tortilla de patata, has descrito a la perfección mi menú ideal.

Besos y sonrisas,

Anónimo dijo...

Se te ha olvidado cuando de pequeño estas malo de la tripa y te dan coca cola porque sienta bien a la tripa o cuando tienes acetona y te la quita...
Primer?
Gaviota.

Anniehall dijo...

Nunca me ha gustado. Eso sí cuando llegaron los carajipis me daban ganas de tomarla sólo por fastidiar.

Carmina dijo...

Tuve la suerte de tener padres cocacolaadictos y no fundamentalistas, así que bebí Coca Cola a tutiplén toda mi vida, sin pasar por alguna de las etapas. La que nunca entró en mi casa fue la sin cafeína.

Hay un detalle que no sé si te ha olvidado o si eres demasiado joven para haberlo vivido. Cuando te intentaban engañar con Casera de Cola. En mi casa, no, pero en casa de alguna amiga o compañera del colegio me pasó.

Diva Gando dijo...

Lo que es cierto es que es adictiva... fijo!

Inés dijo...

Me ha encantado la entrada.

Y sobre los carajipis, te han faltado todos los horrores de la coca-cola light...

En fin.

PS: La cocacola no limpia las monedas (probad, probad, se os van a quedar de un peguntoso... Lo sé, lo he probado).

Y sobre deshacer la carne: aquí el experimento (con fotos y grupos de control)

TXABI dijo...

Algun dia te presentaré a un gran amigo mio, el mayor coleccionista de "cosas de todo tipo" de Coca-Cola de España...

Anónimo dijo...

¡¡¡El Kalimotxo no es mezcla¡¡¡

(aun con vino malo).

;)

Chirly dijo...

Y esa imagen de beber de un botellín helado de cristal separado medio metro de la boca haciendo que la coca-cola resvale por toda la cara a contra luz de un sol abrasador y al terminar el trago y sacudir la cabeza mientras miles de gotitas de refrescante no se qué salen disparadas en mil direcciones ¿eh? quien no se ha sentido alguna vez un poco asín.

Bichejo dijo...

De pequeña odiaba la cocacola, a muerte. Una bebida marrón oscuro, qué ascazo. Yo era de Fanta naranja, que era naranja neón. Luego dijeron que era más sana, con un 5% de zumo y le quitaron el naranjor y dejó de hacerme gracia.

Y como en realidad no me gusta la cocacola, la bebo light. Y a ser posible también sin cafeína. Vamos, aguachirri marrón con sacarina. Me encanta. Y si es con poco gas, más todavía.

Sigo mezclándola. Con whisky del bueno.

A. Sandler dijo...

Es el claro ejemplo de crear una necesidad al consumidor,...y qué buena está;)

Ana María dijo...

Compañera en las clases de después de la comida en la Universidad :)

Besote!

Adaldrida dijo...

Amo la cocacola

El niño desgraciaíto dijo...

Yo tomo Fanta porque la cocacola no me deja dormir :-(

Tomo cocacola por la mañana, pero ya para comer no puedo. Soy una vergüenza, lo sé.

Blogboreta dijo...

Uy, me da apuro comentar ¿ soy la única a la que no le gusta? ¿ a la que le repugna tanto el sabor como el olor? No puedo ni con un caramelo o un chicle de cola....

Me la prohibieron tajantemente de peque, y cuando quise probarla me daba asco... Quien sabe, igual la repre hizo mella en mí.

Soy la rara, cuando la peña bebe refrescos o combinados... :p No me lincheis, plis.

Oswaldo dijo...

¡La cocacola es lo máximo! Pero la buena es la mala. ¡Nada de light y mucho menos descafeinada! ¡Qué ocurrencia! Es como tomar café sin cafeína. ¿Como para qué se toma alguien semejante brebaje? Como quien tomare GinTonic SIN alcohol. ¿PARA QUÉ....?

Pikifiore dijo...

A mi me la daban de pequeña solo cuando me subía la acetona, jajaja, lo recuerdo perfectamente. A pesar de que me encontraba fatal, aquello me parecia un regalo :D

Oswaldo dijo...

¿Será que blogger.com tiene un jueguito con el formato en que se ven los comments con todo el mundo o es sólo conmigo?

Oswaldo dijo...

Por ejemplo, hace unos días (blogger.com) me permitía responder directamente a los comments ajenos. Tal cómo quiero ahora responder a una cosa asquerosa que me tiene la cara y el estómago y hasta el alma arrugados del asco y la incredulidad con el experimento recomendado por Inés. ¡Guácatela!

BLN dijo...

A mí tampoco me gusta, pero reconozco que como medicina cuando te duele el estómago, sienta bien.

Mi problema es que la encuentro dulce y no me quita la sed. Combinada con alcohol es aún peor.

Además soy un poco carahippie y por eso no me gustan las multinacionales americanas y sí el agua y los zumos de naranja naturales.

Walter Berglund y yo, los mismos "verdes" inconsistentes.

Alber dijo...

Ayyy, me encanta una buena Coca Cola bien fresquita...a veces me gusta tomarla directamente de la botella, sabe super bien...y has tocado ese tema tan "interesante" de los oscuros inicios en el mundo del alcohol...que entrañables recuerdos me trae el Ponche "Convidado de Baco" (atroz), el whisky "Royal Swan" (orines embotellados), que Mercadona nos ofrecía a bajos precios...pero donde se ponga una buena Coca Cola en el campo, acompañando un bocata de jamón con tomate, debajo de un roble y despues de haberte pegado una buena caminata por el bosque...eso no tiene nombre!!

Anónimo dijo...

La cacacola es una bebida imperialista, igual que la cerveza.

Un español debe de beber tinto con Casera en verano y en invierno leche calentita.

Don Mendo

El niño desgraciaíto dijo...

Por cierto, no he mencionado la cocacola de dispensador de fast food. Hay veces que apetece más que una normal!

molinos dijo...

A ver, obviamente no he puesto tooodooo lo que pasa con la Coca-Cola...eso sería un post larguísimo y luego os cansais de leer a la mitad..que ya os conozco. Si hace falta y me apetece, lo mismo hago una segunda parte...

..o si me patrocina Coca-Cola..obviamente..XD

Hermano E dijo...

Prefiero la Pepsi,.....

Bienve dijo...

Mi menú favorito: coca-cola light y un kit-kat. Presumo de ser cocacoladicta, lo que no digo es que soy un poco rarita, porque adicta-adicta, solo a la coca-cola light al limón. ¿la habéis probado? No se que tipo de sustancia radiactiva llevará pero cuando no la tomo me pongo hasta mala

Hans dijo...

Ego adictus sum. Hans dixit MMXII.

Hablo lo que siento... dijo...

pues yo... no bebo Coca-Cola!! :(

un abrazo.
destroy114

maría dijo...

coca-cola, para mi, es fiesta. sólo me puedo permitir una o dos al año, y me pongo graciosísima.

es como una dosis fuerte de infancia en la madurez.

sin más palabras dijo...

Me gusta la Coca-Cola pero ojo!!! tiene que ser la clásica, nada de light, ni Zero, ni las chorradas esas de "cereza" o "vainilla" Coca-Cola, sin apellidos.

Anónimo dijo...

A mí me gusta pero tengo un primo que es adicto o casi. su madre, mi tía, siempre tiene en la nevera. tod normal. Pues tienen unas discusiones graciosísimas cuando mi primo protesta por que la Coca Cola es de oferta ... y le pilla siempre!

Anónimo dijo...

Pues a mí no me gusta. Desde que existe la zero, tras hacer ejercicio físico de cualquier clase puedo beber un par de tragos, pero no más.
eso sí, con güisqui... la cosa cambia... a muchísimo mejor
SaraPereza

Beatriz dijo...

Me chifla la cocacola!! Desgraciadamente, y a pesar de las posibles críticas, soy de las que beben un triste sucedáneo: light (puede ser la comida más calórica del mundo, pero con cocacola light para acallar la conciencia) y sin cafeína, porque si no, hay forma de dormir... snif snif!!

Beatriz dijo...

Me chifla la cocacola!! Desgraciadamente, y a pesar de las posibles críticas, soy de las que beben un triste sucedáneo: light (puede ser la comida más calórica del mundo, pero con cocacola light para acallar la conciencia) y sin cafeína, porque si no, hay forma de dormir... snif snif!!

_Xisca_ dijo...

Ya no recuerdo su sabor; la dejé totalmente en 2007, tras aguantar aquel anuncio de si somos de los ochenta, y si tenemos una capacidad para ser inmensamente felices por eso (¿?), demasiadas veces. Hasta grité en los trailers de un cine en plan brote psicótico de opereta y escribí un post.

La verdad, no sé exactamente qué me molestó tanto en concreto, sobre todo sería que me parecía un anuncio tontísimo. El caso es que fue de lo más efectivo, nunca más he tomado una y si no hay más que eso, no bebo nada. Suelo pedir agua, Sunny de limón, Trinaranjus, batidos, zumos etc. y si quiero cafeína, pues prefiero un café, que me gusta mucho.

Necesitarla, no la necesito, soy inmune a los efectos de la cafeína y no me serviría para nada, tampoco le digo a nadie que no la beba o que la beba, soy yo quién no se la bebe, así de simple.

Luego he recordado que de pequeña, en los vermuts del domingo, pedía siempre un Trinaranjus, se ve que nunca me gustó demasiado, y viendo lo que me gusta el Sunny, creo que soy de naranjadas y limonadas, está claro.

Anónimo dijo...

Hola y gracias mil Moli.
Por fin he terminado de leer todo tu blogg. No recuerdo como me llegó pero si el post, "Querida" y me encantó. Comenzé a leer siguiendo los enlaces pero me liaba bastante así que volví al principio y desde el primero hasta hoy. Me gusta tu forma de escribir, tu ironía, tu ternura. Tienes el don de saber trasmitir tus pensamientos y experiencias y de describir a personas y situaciones y hacernoslas llegar para reirnos, emocionarnos o encolerizarnos contigo. No he comentado antes nada porque preferia leer y además al ir con retraso los otros descerebrados habian sabido transmitirte la mayor parte de las cosas que me hubiera gustado decir.
Mientras sigas escribiendo yo seguiré leyendo. Gracias de nuevo.
Esther

jota dijo...

Buena la Coca-cola.
De peque mojaba las patas fritas. Más mayor con gin (odio el ron). Despues con boquerones en vinagre a modo de desayuno que es definitivo para quitar la resaca y sigo tomándola pero la auténtica, no mamonadas de esas como la zero..etc.
Y nunca me gusto la Pepsi y menos ahora que la anuncia el Messi de los .....

HombreRevenido dijo...

Fan eterno de la Coca-Cola.
Merecido homenaje.

Anónimo dijo...

Sí, sí chirli...mientras bolvoreta te va desabrochando los botones de la camisa... .ya paso, chirli. Tranquilo, ya,paso...

Trotsky dijo...

Nunca sufrí restricciones de cocacola ni de peliculas de dos rombos(, mis padres,debian pasar mucho de mí, ya ves) asi que como suele suceder en estos casos, me era totalmente indiferente y solo me gustaba cuando se habia quedado abierta y se le habían ido las burbujas. Hmm ahora que lo recuerdo..así sí que me gustaba.