martes, 13 de marzo de 2012

ENSAYO SOBRE LA CAMA

La cama. Mi cama. Vamos a la cama. Ven a mi cama. Tu cama. Nuestra cama.

Todo un mundo de sensaciones y posibilidades.

La cama.

Una estructura, un colchón, una almohada y algo para taparte. El sitio para dormir.

Parece no tener mucho misterio, pero eso es solo al principio. Cuando eres cani, a pesar de resistirte como gato panza arriba al hecho de irte a la cama, una vez que llegas allí duermes como si te hubieras desmayado. Te da igual donde esté colocada la cama, si el colchón es de 80 o de 90, si es duro o blando, si las sábanas están recién cambiadas o no. Te da igual dormir tapado que destapado, te la pela la almohada, te da igual que en la habitación estés solo o con otros 14, todo da igual. Eres capaz de dormir con toda la tripulación de clicks del barco pirata por tu cama y ni inmutarte. Eres un profesional, un tío sin prejuicios camiles.

Con la edad el tema cambia. La cama tiene que ser de determinada manera, estar colocada en determinado lugar, la persiana tiene que estar subida o bajada para despertarte por la noche teniendo la sensación de estar en un zulo. Necesitas tener la tele o usar tapones aunque solo haya ruidos imaginarios. Necesitas taparte con algo o no taparte con nada. La almohada tiene que ser dura, o blanda o sin almohada. Necesitas manta y sábana o no puedes vivir sin un edredón. Eres un prejuicio andante en cuanto a la cama y el dormir. Y si no es para dormir, también tienes manías...pero eso es en otro post.

Mi cama.

Cuando eres cani, tu cama es la que hay en tu cuarto, pero no le tienes cariño. Le tienes más amor a tu sitio en la mesa de la cocina, tu pupitre, tu silla de coche o por supuesto tus cromos y tus lápices. Le tienes tan poco apego que cualquier otra te parece más atractiva…la de tus padres aunque allí no seas bienvenido, te mola la de tu hermano simplemente porque es la de tu hermano, la del cuarto de invitados simplemente porque no es la tuya y todas las camas de tus amigos te parecen mejores que la tuya.

Con la edad la cosa cambia pero mucho. Tu cama es TU CAMA y es la mejor del mundo mundial. Puedes intentar engañarla con una buena cama de hotel, con una noche furtiva en casa de un amigo porque total “sólo es una noche”…cosas así, pero en el fondo suspiras por tu cama. En todas esas camas puedes llegar a dormir bien…pero cuando vuelvas a TU CAMA...suspirarás y dirás...por fin. Además, el atractivo de las camas de los demás ha desaparecido completamente…a todas les ves pegas: demasiado cerca de la ventana, demasiado dura, demasiado grande, demasiado pequeña…Ninguna en el mundo es como TU CAMA.

¿Dónde y cómo?

Hay para todos los gustos. Hay a quien le gusta pegada a la pared, hay a quien le gusta una camita pequeña rollo Julie Trinos en Sonrisas y Lágrimas, hay quien prefiere tener una cama tan grande que no le quepa nada más en el cuarto, hay quien necesita que esté en el centro perfecto del cuarto y que se pueda rodear sin tocar nada más. SI eres americano la colocas siempre siempre debajo de la ventana. Hay quien no quiere cama y prefiere tirar el colchón al suelo, hay quien necesita una escalerilla para subirse porque se ha comprado una estructura de cama rollo Versalles. Hay quien solo tiene el somier y hay quien la quiere con rejas para jugar a cositas chulas…Hay millones de posibilidades.

¿Para qué?

Cuando eres cani, ya lo he dicho...la cama es el final de la diversión. Es el horror…” es el cine de las sábanas blancas”. La cama es un coñazo y solo sirve para dormir y para eso la usas pero porque te obligan. Dormir es aburridísimo.

De adolescente la cama es una especie de refugio. Si compartes cuarto además, tú cama es lo único verdaderamente tuyo. Se usa para hablar por teléfono, para estudiar, para leer, para tirarte allí superenfurruñada con el planeta porque tus padres te odian y tu a ellos, para tirarte allí a soñar con el príncipe azul, para llorar amargamente porque el príncipe azul es un cabrón con pintas. La cama es “ casa”….es “cruci”… Lo de menos es que sea para dormir…eso no es interesante y además tampoco le ves la gracia.

De veinteañero la cama es sexo. Es curioso porque luego para lo que más usas la cama es para pegarte unas sobadas de mil pares y recuperarte de resacas atroces. El sexo lo practicas en cualquier otro sitio. Es más, no te parece que una cama sea imprescindible para chuscar…pero es escuchar “cama” y asociarlo inmediatamente al sexo.

A partir de los 30 adquieres la sabiduría suprema sobre la cama. La cama mola mil...porque sirve para dormir. Dormir…dormir…descansar…tu cama…Ese momento, al final del día en el que te metes en la cama y sabes qué no podrías ser más feliz ni estar en mejor sitio. Y ese momento por las mañanas en que tienes que levantarte y piensas...” El mundo es injusto…yo amo a mi cama...mi cama me ama… ¿por qué tenemos que separarnos?”

“Vamos a la cama”…

De cani estás temiendo escuchar esa frase. Cuando por fin cae, la respuesta es salir corriendo por toda la casa para escapar, esconderte y suplicar: Noooooooooooooo….un poquito mássss…por favor, por favor, por favor.

Con la edad, agonizas por escucharla, y cuando llega,  la respuesta es pegarse más al otro...y susurrar…ya estamos tardando…

28 comentarios:

Elisa dijo...

Primer? Cuanta sabiduría..... yo que ya he pasado por todas las etapas me retiro a mis aposentos recien empezada la noche,mi cama, mi almohada, mi mando, mi edredón....mi, todo justo para disfrutar como una enana hasta que el maldito despertador acaba con esa relación idílica. Lo has clavado.

NáN dijo...

Sé que existen los camafeos, pero niego la existencia de las camafeas.

Chirly dijo...

"Ese momento, al final del día en el que te metes en la cama y sabes qué no podrías ser más feliz ni estar en mejor sitio." Es la felicidad suprema. Desde hace tiempo mi vida es dar saltos en el tiempo desde ese momento hasta el siguiente. Procurando que todo lo que hay entre medias me haga llegar en las mejores condiciones posibles a ese momento del día. Mi vida entera la tengo dirijida a llegar a ese momento y saberme merecedor del derecho a dormir a pierna suelta, a leer sin preocupaciones, a soñar, imaginar, suspirar, sentir el peso d elas sabana, dar la vuelta a almohada para notar la parte fresca contra mi megilla... en fin, que te voy a contar que no sepas.

Otra vez más, lo has clavao.

javi dijo...

¿Te nos estas insinuando?

sonia glücklich dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PRIMAVERITIS dijo...

Hablar sobre camas a la hora de la siesta cuando no hay ni la más mínima posibilidad de acercarme a una... es la suprema crueldad.
mi caaaamaaaaaa......

Oswaldo dijo...

Como objeto llamado cama, la mejor que he vivido es una cama de agua. Si la llenas adecuadamente, "la ola" que hace es leve y es lo máximo para ayudarte a dormir. Además, su superficie se adapta a la del cuerpo y reparte perfectamente tu peso, ayudándote a descansar y amanecer sin resabios de cama como dolores de espalda.
Para NO DORMIR tiene su gracia mágica inigualable, pero eso... "es en otro post".
Añoro una inmensa (de casi 3x3 mts) que usé apenas unos meses...

Mara dijo...

Bestial! Absolutamente bestial... (He echado de menos una referencia a "tu lado de la cama" que tambien va ligado directamente a TU CAMA..). Un beso.

sin más palabras dijo...

Tienes que explicarme esto "los americanos, siempre, siempre poner la cama bajo la ventana". Una Servidora tiene en esa ubicación la cama y que yo sepa no soy americana, o es algún rollo Zen?

Estrógena dijo...

Muy bueno!! me has hecho pensar y sonreír. Me he encontrado en tus líneas, sigo leyéndote y por supuesto, me hago seguidora ya mismo. Mua!!

en TXABI dijo...

... más que "de cama" yo hablo de "mi colchón": me toca tener que cambiarlo -por higiene, más que por otra cosa- hace ya tiempo y lo voy postergando, postergando, postergando (acabará cayéndose a trozos) pero me acojona pensar en que tengo que cambiarlo y no acertar.
Y mi cama es de las enooormes...

Niágara dijo...

Me ha gustado mucho el post pero me ha encantado la foto del dormitorio. No cuesta nada imaginarse, tirada sobre el edredón, con uno de esos libros.

Cris dijo...

¡a mí también! ¡quiero la cama de la foto!

Burbuja dijo...

Chapeau! ^_^

Tita dijo...

La cama, la lavadora...¡no sin ellas!

Merengaza dijo...

Mi cama es mía y del futuro y cuando está mi lado es mío y de nadie más... pero cuando se va a trabajar repto cual serpiente a su lado calentito, mullidito y con su olor...

Anónimo dijo...

Que gran invento, mejor que la rueda y el microondas.

Don mendo

Anónimo dijo...

Para mi desde luego es el mejor momento del día, cuando te acurrucas con tu contrario bajo el edredón, engancho un libro (me he rendido al encanto del ebook, que no pesa) y disfruto de un rato mágico, mientras acude el sueño...
Gracias Moli, por describir tan bien mi objetivo diario, llegar al momento cama...
Auro

Anónimo dijo...

eres, oh, eres tan genial. Este post es una perla.Puede que sabiduría de andar por casa, pero has plasmado lo que todos pensamos...yo ahora mismo trabajo en el extranjero..y cuando vuelvo a casa de mamá...o0o0o0o0oH MI CAMA Y MI ALMOHADA...

Superwoman dijo...

Que gran verdad...
Un supersaludo

Ana María dijo...

¡¡Joer, por una vez estoy de acuerdo con Don Mendo!!

Probar un colchón es de las cosas más divertidas del mundo, que ves a la gente en Ikea muy azoradita, y llegas y te tiras en plancha y le dices a tu acompañante "¡mira, el otro lado no se mueve nada!" xD

"Vente a la cama" sólo es comparable a "¡vete a tu lado!".

Genial, muy Moli ^^

Mua!

Chirly dijo...

"La cama, la labadora ¿no sin ellas?" ¿Pero que clase de descerebradas tienes que ponen al mimso nivel la cama y la lavadora? ¿En qué momento abandonó la razón a la tal Tita?

Oye Moli: ahora te tienes que marcar otro post enlazado; un ensayo sobre el cuarto de baño; o sea la taza, vamos; el water... ya sabes, el cagar de cada día. No me negarás que es otro de esos grandes momentos del día que nos devuelven a la más tierna infancia y que nos ponen exactamente en el mismo lugar a Audrey Herpburn, Vladimir Putin, Hitler, Jesucristo, Amy winehouse y a ti y a mi.

Mi álter ego dijo...

Cuánta razón llevas. La cama es el summum de todos los placeres terrenales y divinos. Y, como en la de cada uno, en ningún sitio. Besos.

Alber dijo...

La de veces que he ido yo suspirando por mi adorada cama, cuando bajaba a mi casa un sábado por la noche, tajado como un piojo, con los pies hechos carbón de los zapatos y de estar toda la puta noche de pie, despues de venir andando 25 minutos...o más, dependiendo del pedo que llevara!! Yo ya solo pensaba en mi cama, mi cama, mi cama...más de una vez me costó un disgusto desplomarme en la cama como un muerto, porque del vuelco corporal me daba la gran arcada y tenia que echar mano de la papelera para obsequiarla con un pastel al ron...pero era y es mi cama!! He estado durmiendo en ella desde que tenía 1 año y aunque la que tengo en Pamplona es soberbia, mi cama de Puertollano es algo que llevaré conmigo siempre!!!

Anónimo dijo...

Qué chulada de cama!!!. La quieroooooo...

Bichejo dijo...

"El mundo es injusto…yo amo a mi cama...mi cama me ama… ¿por qué tenemos que separarnos?”

No hay verdad más grande.

HombreRevenido dijo...

Post directo a la enciclopedia. Gran repaso, con su línea temporal y todo.
Ya no recordaba mi relación con "la cama" y "mi cama" cuando era un niño (todavía más que ahora). Es una gran verdad.

Es mentar el tópico más tópico de todos los tópicos, pero no me resisto a repetir algo que ya han dicho en los comentarios: ¡qué gran invento fue la cama!

Anónimo dijo...

Qué gran verdad!!! y cama - que sientas como la tuya, como la única, como la insustituible- sólo hay una: la de casa de tus padres. Porque sólo esa cama donde has pasado gripes, llamadas de teléfono eternas con el churri de turno, resacas, borracheras descomunales y un largo etc. es LA CAMA. Muy buen post!!