martes, 27 de marzo de 2012

CONCILIAR

Me equivoqué. Lo reconozco y me fustigo por ello.

En este post dije que SSS saldría diciendo que ella hacía malabarismos para combinar su vida familiar y profesional y que conciliaba como todas.

Ella no ha dicho ni mu. No le ha hecho falta. El País se ha encargado de escribir un publirreportaje sobre el tema. Reconozco que no les ha salido muy bien, porque uno llega al final del reportaje o bien descojonado o bien cabreado pero convencido de que SSS no concilia nada.

Y hace bien. A mí, me parece perfecto. Estoy completamente a favor de no conciliar, porque además es un coñazo, exige muchísimo esfuerzo y es agotador pasarte el día auto convenciéndote de que esa carrera permanente contra el reloj y esos miles de pensamientos que bullen en tu cabeza significan que eres a la vez una profesional competente y una madre estupenda, cuando lo que de verdad crees es que estás siendo un completo fracaso en ambos aspectos.

Conciliar es según el DRAE: Conformar dos o más proposiciones o doctrinas al parecer contrarias.

Exacto. Nada hay más contrario (e imposible) que estar a la vez en dos sitios.

En vista de que es imposible y hasta que la clonación esté más avanzada, los padres nos dedicamos a conjugar la palabra conciliar como un mantra, intentado que nuestra vida profesional, que nos mola mucho y nuestra vida familiar,  que también nos mola estén más o menos equilibradas y disfruten más o menos por igual de nuestra presencia.

Hay mucha gente que no concilia y me parece estupendo. Hay padres (sobre todo madres, pero este post es genérico) que deciden cuando se reproducen dejar de trabajar. Prefieren cuidar a sus hijos y quedarse en casa. Estupendo, aplaudo su decisión con las orejas si hace falta. Pero no concilian, porque no hay dos proposiciones opuestas...solo hay una proposición.

También hay padres que deciden, tras reproducirse, no dedicarse a sus hijos más que en momentos puntuales y enfocarse más en su faceta profesional, porque les mola, porque quieren ser califa en lugar del califa...por lo que sea. Estupendo, también los aplaudo con las orejas…pero tampoco concilian, porque tampoco hay dos proposiciones, sólo una.

¿Quién concilia por lo tanto?

El que combina el curro y su familia y trata de hacerlo equilibradamente. Hacerlo sin limitar alguna de las dos proposiciones es muy chungo. Puede parecer más fácil si curras de 8 a 3, pero no lo es, porque entonces necesitarás poner unos dos millones de velas a algún santo para conseguir  plaza en una guardería o colegio público con ese horario o ganar la suficiente pasta como para tener alguien que te ayude en casa para poder estar con los niños cuando tu salgas a las 7 y media de la mañana para currar. Si curras en horario partido y sales a las 6 o 7 de la tarde, también necesitarás algo así...horario extendido en el curro o tirar de ayuda externa para que te recoja los niños del cole. Incluso currando en un horario ideal como de 9 a 5...necesitarás algún tipo de ayuda externa, porque los niños tienen muchas más vacaciones que tú.

Y no solo eso. Tendrás que ir a reuniones de padres a horarios absurdos como las 12 de la mañana, tendrás que llevarlos al médico, tendrás las funciones de navidad y querrás pasar tiempo con ellos por las tardes (más allá del momento místico del baño que compruebo con alucine que se está extendiendo entre ciertos padres)…Y todo eso quieres hacerlo sin que tu trabajo se resienta…y no solo quieres hacerlo, sino que lo consigues. A costa de dinero, a costa de ayuda de tu familia (que seamos sinceros la mayor parte de la gente preferiría no tener que tirar de los abuelos para ocuparse de los hijos diariamente), a costa de ir corriendo a todos lados, de hacer un Excel con reuniones, médicos, funciones y demás…y lo consigues.

Porque además, conciliar no son solo los niños. También está la intendencia familiar.  Si  llegas a las 6 de la tarde a casa después de recoger a tus hijos en el colegio y tu casa te recibe exactamente igual que la dejaste a las 7:30 de la mañana: el desayuno por recoger, las camas sin hacer, la plancha, la lavadora, hay que preparar la cena…etc., etc..Hay que ponerse a currar y solucionar todo eso. Si ganas suficiente dinero puedes tener ayuda para eso, pagas a alguien que te solucione el trabajo de la casa y que te ayude con los niños. Pero si no...en vez de poder dedicarte a tus hijos o a ti mismo por un ratito tendrás que dedicarte a limpiar, cocinar, recoger, planchar y lavar....y todo eso ocupa tiempo y sobre todo ocupa mucha memoria.

Seamos sinceros, con dinero es más fácil conciliar porque el tiempo que tienes libre del curro no tienes que dedicarlo a planchar, fregar o pasar la mopa. Es verdad, pero esa ayuda la pagas y a veces cuesta mucho ( no es lo mismo pagar ayuda ganando 1500 euros que ganando 6000)  y es la única solución que tienes para tu organización vital porque curras lejos, porque no tienes ayuda familiar en la ciudad donde vives o tienes un absurdo horario partido que te hace llegar a casa a las 8 de la tarde.

Para decir que concilias tienes que tener en la cabeza tu curro y tu casa, y tienes que jugar a los equilibrios, sabiendo cargar el peso en un lado o en otro...pero siempre controlando para que el otro lado no se desequlibre completamente. Es agotador y exige un huevo de recursos de todo tipo...pero se puede hacer.

Conciliar en cualquier caso y contra lo que pudiera pensarse leyendo el artículo de El País, no es pirarte de casa a las 7 y media de la mañana y llegar a casa a las 8 o las 8 y media de la tarde para bañar a los niños. Y me da igual que seas padre o madre, vicepresidenta o peón de gasolinera.

La diferencia está en que si eres mujer y vicepresidenta lo habrás elegido y los medios te ensalzarán.

Y si eres tío y peón de gasolinera, no te quedará más cojones y la sociedad dirá que eres un machista.

Y no es justo.
*Como sé que vendrá alguien a decir que me cebo con SSS, diré que este post es perfectamente extrapolable a cualquier cargo político de cualquier partido. Me es indiferente completamente.

56 comentarios:

Pétalo dijo...

Maravilloso, otra vez, ^^

desmadreando dijo...

Real como la vida misma.

Anniehall dijo...

Plas, plas, plas, plas... (por si quedan dudas, son aplausos). Lo de El País creo me lo dejo para mañana, que quiero dormir en paz con el mundo.

La editora de vacaciones dijo...

Estupléndido!!!. ves como si te leo!

Anónimo dijo...

A mí la parte que más me gustó fue la de "Quienes conocen a la vicepresidenta la definen como una mujer sencilla. Y precisamente por esa austeridad que le caracteriza, en los primeros meses ha rehusado tener personal de servicio para el cuidado directo del bebé". Eso sí, se trajo a su madre. Primero me parece horrible que se tache de superflua una ayuda absolutamente necesaria si pasas fuera de casa más de diez horas al día y tienes un bebé de menos de cuatro meses. No me creo que lo haya dejado al cuidado exclusivo de la abuela (me parecería un abuso, honestamente, muy austero pero abusivo). Lo del cuidado directo del bebé debe de ser la clave. Al niño solo lo toca un familiar cercano pero seguro que el resto de tareas de la casa no las hace Soraya cuando llega a casa por la noche. El reportaje es repugnante y parece más propio del Hola que de un periódico serio. Es superficial y complaciente de principio a fin. Pero esta parte de la ayuda externa no sé por qué es la que más me ha chirriado y molestado. Ya puestos, os daré mi opinión sobre la susodicha. Soraya es una mujer ambiciosa que no ha tenido el valor de dar ejemplo y demostrar que se puede aparcar lo que sea que estés haciendo durante seis semanas (que es el mínimo obligatorio) y luego volver. Y además, tiene muy mal pelo.

Estrógena dijo...

jajajaja, esto es la vida!! esto es la maravilla de llegar a este blog. Un placer como siempre. Muua!!

Champiripoche dijo...

Yo lloro un poquito cada día con este tema. Llego de culo a todas partes y con ayuda de mi santa madre. Si pierdo pie y se va el equilibrio a tomar viento y tengo q pedir mas ayuda también lo paso mal. Desde q soy madre soy una mujer de Maitena: sólo siento culpa. Y el padre hace pero ni se siente así ni concilia exactamente, las organizaciones son mías y sigo din entenderlo muy bien. Menos mal que son fabulosas. Pero como me toque la lotería lo voy a gastar en chachas y en tiempo para JUGAR con ellas. Y dormir.

Mi Álter Ego dijo...

Tienes toda la razón. Conciliar es muy pero que muy complicado. Un saludín.

Anónimo dijo...

Lo que no se es como llevando esa vida presume. O no sabe que es lo realmente importante o no sabe lo que es criar un hijo...
Y en 8 comentarios 6 son tias y 2 indefinidos. Tampoco tu blog es muy de machotes que digamos.

C. S. dijo...

Cuando yo era niña, en la mayoría de las casas los padres trabajaban fuera. Las madres en casa. Una casa, un sueldo. ¡y llegaban a fin de mes! a veces con dificultades, pero llegaban. Lo lógico sería que si ahora los dos trabajan fuera se pudiera vivir con dos medias jornadas y mantener la ecuación: una casa, dos medios sueldos. Pero con eso ahora no llegamos ni de coña. ¿en qué momento nos dejamos timar?

NáN dijo...

Anónimo, apúntame en los machotes. Me he tenido que quitar las cadenas de oro porque se me enredaban en el pelo de mi pecholobo.

Dicho esto, aunque reglamentariamente se deba promover la posibilidad "legal" de la conciliación, el resultado viene a ser algo así como la obligación de los poderes públicos de conseguir que el aire que respiramos no sea altamente nocivo para nuestra salud (en Madrid, llevamos dos meses con un alza del óxido nitroso del 58% de los límites "legales").

Protegidos por la Ley, ni podemos conciliar ni podemos respirar tranquilos: ¡Flantástrico!

Si ganamos pasta para tener chacha, a eso yo lo llamaría "delegación", no "conciliación". Por no contar con que las "chachas" suelen tener a bien ser madres, con lo que les pagamos se pasan 11 horas al día fuera de casa y ellas no pueden conciliar.

Vamos, mal, Molinos, muy mal, si confundimos "conciliación" con "trasvase de mis mierdas a una persona con categoría social inferior".

El planeta tiene ya las tecnologías suficientes para que la vida humana sea más agradable y dediquemos menos tiempo al trabajo. Pero si todas las tecnologías se dedican a aumentar los beneficios por la productividad, sin repartir los avances con la mejora de la vida sencilla de los trabajadores (por no hablar de que con estas tecnologías unos trabajan como burros y otros van al paro), se me ocurre que, a lo mehó, deberíamos ir pensando en encontrar otro sistema socioeconómico que nos permita vivir como personas.

He dicho.

(por si alguien piensa “ya está aquí el machote teorizando de lo que no sabe”, aporto fe notarial de que desde que mi heredero cumplió dos añitos, su madre retornó a su trabajo, que se desarrolla por la entonces llamada Europa, o sea más arriba de los Pirineos, y al menos 5 meses al año me quedaba solo ante el peligro: o sea,sé de qué estoy hablando).

Yo y mis mini yos dijo...

Lo que pasa es que a las mujeres nos cuesta horrores delegar: que mas da si es tu colega el que hace el primer o ultimo borrador de un trabajo? No vas a perder tu trabajo por ello! Que pasa, que tu marido no sabe planchar? Pues que aprenda, que seguro es tan capaz como tu! Hay que ser mas prácticos y sobretodo aprovechar MUCHO y muy bien el tiempo que pasamos con los peques!! Es para lo único que somos imprescindibles (y no por mucho tiempo!) Palabra de mama trabajadora.

Portorosa dijo...

Eso digo yo, C.S.

Portorosa dijo...

La conciliación es un tema económico, fundamentalmente. O, mejor dicho, uno se ve obligado a conciliar por cuestiones económicas.

Yo me pregunto lo mismo que C. S.: en qué momento un sueldo en una familia de tamaño normal (o dos medios sueldos, da lo mismo) ha dejado de ser suficiente para vivir dignamente.

molinos dijo...

A ver NáN...no estoy para nada de acuerdo.

Pagar a una persona un buen sueldo porque te ayude con las cosas de la casa no es igual a " trasvase de mis mierdas a una persona con categoría social inferior". Nunca, jamás en mi vida he pensando que porque alguien planche mi ropa o quite el polvo sea de una categoria social inferior..igual que no me considero inferior a mi jefe, la vicepresidenta u OBama.

Yo no pago para trasvasarle mis mierdas a alguien. Yo curro y de lo que gano con mucho esfuerzo, pago a alguien para que cuando yo llegue a casa poder estar con laz princezaz.

No es trasvase de mierdas. NO es una persona de categoria inferior.

Y sí, molaría mucho que todo fuera rosa y yo fuera Mary Poppins, llegara a casa, chascara los dedos y todo se ordenara y limpiara magicamente....cuando encuentres un sistema socioeconómico que haga eso, ven a contarmelo.

susana dijo...

Me parece muy bien el artículo. Cuando la que no concilia es la mujer,nadie dice nada. Pero si es hombre, se le cae el pelo. No es justo.

Mahel dijo...

Uff, que gran razón tienes. En mi caso suma que también estudio, es decir trabajo (de 8 a 3) + niña de 19 meses + casa(ya he contratado ayuda 1 día por semana para limpiar lo gordo) + pareja + estudios.
Solo de leerlo me canso.
Besos!

Anónimo dijo...

Que no se mueva nadie, que el PP y su reforma laboral nos lo van a solucionar mandando a todas las mujeres a sus casas a realizarse y ser mujeres de verdad, criando a sus retoños y sin necesidad de ayuda externa, ni conciliación, ni na de na.

Ana María dijo...

Moli, yo te lo digo siempre que escribes sobre maternidad y cosas relacionadas con la crianza de cachorros humanos: sois mis héroes. Y a los políticos que hablan tan alegremente de la conciliación les daba yo la jornada laboral de cualquiera de vosotros, y el mismo sueldo, y que la gozaran.

Es muy hipócrita salir por la tele diciendo que hay que apretarse el cinturón cuando viajas en bussiness por la gracia de la política y no tienes que preocuparte de si te llegará el sueldo a final de mes, e igualmente hipócrita hablar de conciliación cuando un porcentaje elevado de altos cargos son varones y ejercen un machismo de baja intensidad, que nos va calando socialmente todo el tiempo. Y que aceptamos e interiorizamos.

Yo y mis mini yos ha dicho algo que es una verdad a medias: las mujeres no sabemos delegar porque nos han educado para ello. Y nos han educado mujeres. Mujeres que, en mayor o menor medida, no han tenido ninguna ayuda, y no han podido delegar en nadie. Y que han visto que determinadas cosas no las podían delegar en su marido, por ejemplo, porque "eso son tareas femeninas" o "sus labores".

Eso lo arrastramos nosotros, y cambiar eso socialmente nos va a llevar muchísimo tiempo.

(He generalizado, porque sé que habrá mamás que han luchado por la igualdad de sus hijas, y también sé que habrá políticos que no hacen lo que he dicho anteriormente.)

Siento la parrafada :S
Besos a todos :)

NáN dijo...

Me alegra haberte enfadado, que la sangre corra por tus venas.

Pero el "servicio doméstico" no es la solución de la conciliación (y yo lo uso 3 horas a la semana).

No conozco todavía ese sistema. Pero sé que los primeros pasos consisten en tratar de soñarlo y negar la legitimidad de aquel en el que vivimos y sentimos que vivimos mal.

El caso es que tecnológicamente, un trabajo a la medida de lo humano es ya posible. También lo es la Soberanía Alimentaria, de la que nadie quiere hablar. Y frenar el crecimiento del Cambio Climático (de lo que en estos momentos tampoco nadie quiere hablar, olvidando que el mundo que creamos lo heredan nuestros hijos). Pero la idea sería compartirlo unas horas, en lugar de sobrecargar a unos y privar del trabajo a otros.

En cuanto a CS, toda la razón, pero matizaría dos cosas. Hablas de un "antes", yo te puedo hablar del "antes de ese antes", en el que se iba al colegio de lunes a sábado, de cuando veía a mi padre solo los domingos, porque cuando volvía de ganar "un sueldo" yo ya estaba dormido como un niño bueno.

Y el otro matiz es que los precios se fijan según la capacidad de pago de los que hacen la demanda. Hay una parte de crecimiento, en el que dos sueldos dan para comprar más (o el crédito desbocado y recalentado que nos ha llevado donde estamos), seguido de otro ciclo en el que dos sueldos dan para comprar lo que anteriormente se compraba con uno: han conseguido dos trabajadores por el precio de uno. Entiendo que ese es el momento del "timo" al que te referías.

Anónimo dijo...

Yo es que no entiendo muy bien por qué dices eso de que cuando eres peón y hombre y no concilias la sociedad te llama machista, como algo injusto. Normalmente conforme descendemos en las posibilidades económicas, culturales y formativas de las que disponen las personas hay una cultura mucho más machista que en los sectores donde la economía es más rica y la formación más extensa. La cuestión es que cualquier peón de España no concilia porque considera que para eso está "su mujer", y eso, lo diga o no lo diga la sociedad es machismo. Pero un machismo muy "de nuestro tiempo". En el machismo, en el de toda la vida, hay reparto de roles, tú te encargas de esto y yo de aquello, se reparten tareas, tareas que quedan repartidas para cualquier familia.

Sin embargo el machismo de hoy en día se caracteriza porque aquella tarea que era específica del hombre sí que se ha repartido. Todo hombre machista de hoy en día está convencido de que la mujer "tiene que trabajar" de la misma manera tajante como piensa que las labores del hogar no son para él.

El machismo es algo muy real por mucho que lo queramos tapar. Sin ir más lejos este domingo estaba en el cine, sentada de una familia típica de clase obrera y el "cabeza de familia" decía que las cosas no iban bien que no podía ser verdad eso de que los hombres pegaran a sus mujeres, que algo harían, o que tal vez podría ser porque hoy en día hay mucho maricón, que con franco ni se le pegaban a las mujeres ni había maricones. Y su mujer asintiendo a todo lo que el flor decía. Una hija tenían en medio, seguro que el día en que la hija "haga algo" para que su pareja le pegue se replanteará sus principios o quizás no, quizás dirá que la pareja será maricón....jajaja. En fin.

Amaranta.

molinos dijo...

NáN no me he enfadado..parece que no me conoces..XD.

Vamos a ver..el problema es que la inafraestructura familiar es un coñazo y quita tiempo de de hacer otras cosas ya sea trabajar fuera de casa , estar con tus niños, leer, hacer calceta, ver series o lo que sea.

Las labores del hogar son un coñazo y hay que hacerlas. Cuando eres tu solo y las labores del hogar..te organizas como puedas..y la conciliación es más facil.

Cuando metes otro elemento, los hijos...hay que priorizar...el trabajo te mola y te da dinero ( en el mejor de los casos), a tus hijos los quieres y quieres pasar tiempo con ellos ( en el mejor de los casos también) pasar la mopa ni te da satisfacciones ni quieres hacerlo...

Aún así tienes que hacerlo y te organizas como puedes..y desde luego en cuanto puedes..prefieres que lo hago otro y pagas por ello.

Quiero decir que por ejemplo tu, ya no curras...estas en casa...feliz cual perdiz...y que haces..pagas a alguien para que te libre de esas 3 horas que tendrias que pasar limpiando el baño.

he dicho

Alma dijo...

Muy bien Moli!
ya me gustó el 1er post, y cuando vi el artículo de El País me dije: " qué juego le va a dar esto a Moli", totalmente de acuerdo contigo.
Me sigue pareciendo FATAL q ni siquiera cumpliese con la OBLIGATORIEDAD de las 6 semanas siguientes al parto. Aunque quien crea en la IGUALDAD no vive en este país, y no me refiero en este momento a la igualdad hombres/ mujeres, si no a la social, de clases, vamos, como en el siglo XIX, q es mucho más grave. No me creo a esta persona, ni profesional ni personalmente. Nunca sería mi amiga y tu si! (q poco te va a consolar, pero "es lo que hay") bsos

Juliet dijo...

Yo no soy madre (aún), aunque no me cuesta imaginar la dificultad de compaginar vida familiar y laboral. Al trabajar y vivir en diferentes lugares (bastante alejados), me preocupa pensar cómo me lo montaré (en un futuro hipotético claro). Ni siquiera puedo tirar de abuelas, que también están bastante lejos.
Pero supongo que en la necesidad estará la solución y ya nos arreglaremos como podamos... Ahora lo importante es centrares en la práctica de hacer niños. jajajajajaja

Me encuentro en la fase de aprender a compaginar curro con trabajos en la casa para que no parezca una pocilga, y a repartir tareas, que es todo un tema conyugal para todos aquellos que como yo pensaban que la ropa los platos y los baños se limpiaban solos. Ya si a eso le añades el elemento "hijo" en la ecuación puedo llegar a enloquecer.

NáN dijo...

Mujer, no deshagas el entuerto tan pronto, que es más díver discutir. En todo lo que dices, por supuesto estoy de acuerdo. Eso no necesitaba ni mencionarlo. Pero hay alguna frase tuya, y de otros, de que desearían tener más dinero para encargar a diario ese trabajo a otros. Aunque sé que en la sociedad en la que vivimos hay que hacer cosas apropiadas a la sociedad en la que vivimos. Si una de mis dos personas más cercanas tuviera un mal malo-malo y la SS diera largas, ¿no me gastaría lo que tengo y lo que no tengo para que por la privada solucionara el problema? ¡pues claro que sí! Y tener esa ayuda pagada 3 horas a la semana, ¿me da vergüenza? ¡Claro que no!

Me limito a recalcar (y es la última vez que lo hago en este post) que una sociedad no se mide por los puestos de trabajo que consigue, sino también por la calidad de esos trabajos (y otras minucias, como la incapacidad del sistema de proporcionar un trabajo digno a todos).

Y que el servicio doméstico es una solución temporal a una sociedad no igualitaria, que debemos cambiar. NO habrá conciliación en este sistema por mucho que los gobiernos más cursis la conviertan en Ley.

madamer dijo...

Lo jodido es que si te quedas en casa, para que todo funcione divinamente, y te conviertes en ama de llaves, niñera, cocinera, administradora, enfermera...en fin, chica para todo... siempre habrá algún maridopetardo que no lo valore porque no es trabajo remunerado, que encima no te "dé día libre" y te exija las camisas planchadas...ah, y si te sale trabajo fuera de casa que sea de 8 a 3, no vaya a ser que le toque bañar a los niños o darles la cena...

madamer dijo...

Ay las dao... los machistas modernos que no dan palo al agua y también quieren que traigas un sueldo a casa!!

madamer dijo...

Ahí, quise decir ;)

Anónimo dijo...

La obligatoriedad de las seis semanas siguientes al parto es una obligación "del empresario" para "sus trabajadores por cuenta ajena". Los políticos no son trabajadores por cuenta ajena así que no rigen para ellos derechos y mucho menos obligaciones. A ver si hablamos con propiedad.

Amaranta.

Anónimo dijo...

Luego Contesto ahora me están dando ganas de llorar ybtengo que ir a buscar a mis dos retoños con mi bebe koala colgando.....

Alma dijo...

No señor, es una obligación para todos los trabajadores, cuenta ajena o propia, que cumplan una serie de requisitos, como estar de alta o situacion asimilada al alta, entre las q se incluye el convenio especial para diputados y senadores de las Cortes Generales. Si quieres más propiedad, vete a la página de la seguridad social. Y además de lo q se trata es de que da un muy mal ejemplo para todas las personas q han luchando por una baja por maternidad digna, y q no es lo mismo ir al Congreso q ir a otro tipo de trabajo, o ese es el mensaje q manda. Cordialmente.

topi dijo...

Tienes razón y quien diga lo contrario no tiene NI P. IDEA DE LO QUE ES SER MADRE-PADRE TRABAJADOR. PERO NI P. IDEA!!! Desde luego para mi no es nada loable que una persona vea a su hijo de meses a partir de las 8 de la tarde. Eso significa ni mas ni menos que NO LO VE. ASÍ DE CLARO. Y ESTOY DE ACUERDO CONTIGO HASTA EL INFINITO Y MAS ALLÁ EN LO DE QUE:

La diferencia está en que si eres mujer y vicepresidenta lo habrás elegido y los medios te ensalzarán.

Y si eres tío y peón de gasolinera, no te quedará más cojones y la sociedad dirá que eres un machista.

GENIAL.

Anónimo dijo...

Te vuelvo a repetir que es obligación para el empresario. Para el trabajador es un derecho. Y quieras que no entre una cosa y la otra hay grandes diferencias. El que a la señorita SSS le pague la SS el 100% de su base reguladora durante 16 semanas para mi es un insulto para las pobres trabajadoras que a duras penas disfrutan de su derecho a la maternidad porque los empresarios no cumplen con sus obligaciones. Los términos claros y a quienes corresponden.

Insulto porque la señorita SSS no concilia, como muy bien explica Molinos, la señorita SSS tendrá un ejército de tatas que se ocupan de su retoño. Y sería un insulto muy feo para las que no tenemos esos privilegios que que esta mujer cobrara por estar de vacaciones sin conciliación alguna. Así que este gesto que tanto escandaliza por estos lares y los más coherente que una persona de derechas puede hacer con su ideología y su forma de vida. Ella no necesita las 16 semanas y su reincorporación al trabajo la honra siempre y cuando no se le ocurra abrir la boca sobre conciliación de vida familiar y trabajo. Como no lo ha hecho, no es correcto criticarla.

Amaranta.

Anónimo dijo...

Vuelvo a repetir que el peón de gasolinera tiene las mismas posibilidades de conciliar su vida familiar con la laboral que todas nosotras, que tampoco somos vicepresidentas. Que tengo una hija con 18 años y la he tenido que ver a partir de las ocho de la tarde, con un trabajo a jornada partida, en el que cuando me tocaba quedarme hasta las tantas de madrugada sólo tenía la posibilidad de darle un beso cuando llegaba a casa. Y te puedo asegurar que he sido yo la que le ha ayudado a estudiar, que he sido yo la que la "ha educado", que he sido yo la que ha hecho de "madre". Así que no me cuente ningún peón de gasolinera que le ha sido imposible conciliar. Lo que pasa es que cuando estás hecho polvo después de salir del trabajo si eres hombre y tienes mujer es muy fácil "dejar que ella se encargue" pero cuando eres madre aunque estés igual de hecha polvo, por desgracia, o eres vicepresidente y en consecuencia un sueldazo o te espabilas y te vienes arriba porque el trabajo no termina después de las ocho de la tarde.

Prefiero a los machistas de siempre que esta nueva hola de machistas de hoy en día.

Amaranta.

Anónimo dijo...

Ola de machistas, perdón.

Salamandra dijo...

Está muy mal montada la cosa. No debería trabajar nadie (ni la vice ni el peón) más allá de las 17 de la tarde, que es cuando salen los niños del cole, y cuando la mayoría llevan 8 horas trabajando. Ni más ni menos.

Vámonos a vivir a Noruega, joder.

molinos dijo...

Amaranta....en serio abrete un blog....tienes tanto que decir......

Anónimo dijo...

Perdona hija si te molesta.

Anónimo dijo...

Con dinero, siempre se ha conciliado mejor. Y el sueño ni te digo....

Y pá concilio....el Vaticano II y la gran ola post-conciliar....habría también tanto que decir...¿alguien se anima?...por abrir el debate digo....

Juliet dijo...

Y como si hubiera leído el blog de Moli... nuestro amigo y MINISTRO Gallardón ha soltado la siguiente perla:
"LA MATERNIDAD HACE A LAS MUJERES AUTÉNTICAMENTE MUJERES".

Lo he leído y he pensado: buffff Moliiii se va a poner finaaaa con esta carnaza.... jajajajajajaa

Burbuja dijo...

Chapó.

Anónimo dijo...

"Acudir al baño de su hijo"... como si fuera un acontecimiento !!! JAJAJA me meo toa de la risa.
El artículo, o lo que sea eso, es patético.
caracola

Adaldrida dijo...

Que sí te cebas, eres maaala, le tienes ganassss (ahí está el chiste)

hitlodeo dijo...

Mi mujer trabaja desde las 08:00, hora en la que la dejo en su trabajo y continuo hacia el mio, hasta las 21:30, 22:00 o 23:00. A veces incluso trabaja los fines de semana (sábados y domingos). He cambiado pañales, bañado niños,... durante toda la etapa que correspondía. La compra semanal la suelo hacer los viernes, después del trabajo y de tomar unas cañas con los compañeros, y antes de las 17:00, hora en la que recogemos a los niños del cole, aunque ya van siendo más mayores. Cada uno hace lo que puede, tenemos una chica (pasta al canto) para llevarlos al cole y para limpiar. Tiramos de los abuelos.
¡Qué razón tienes! Creo que ya está bien de ensalzar lo que la mayoría de las familias hacemos a diario sin salir en los periódicos.
PD: como me ha gustado lo de la tabla de EXCEL para conciliar. Te puede el lado ingeniero

Alber dijo...

Yo aún no tengo críos, pero ya se que si Ester y yo decidimos ser padres, vamos a tener que hacer malabarismos muy interesantes para conciliar, puesto que Ester trabaja a turnos (mañana, tarde y noche) y bueno, yo ahora no trabajo, pero espero poder encontrar trabajo (o poder trabajar por mi cuenta desde casa, que sería lo mejor). Nosotros nos tenemos absolutamente a nadie para que nos pueda echar una mano, con lo cual tendríamos que apañarnos lo mejor que pudieramos...ojalá tuviera la mínima posibilidad de hacer que mi madre volviera a la vida para que nos ayudara (si ella quisiera) a poder "conciliar"!! Leyendo el artículo me acordé de ti (obvio) porque nos pintan a SSS como una supermujer que hace lo que ninguna otra mujer en este puto país podrá hacer nunca...porque no olvidemos que es la mujer más poderosa de España desde Isabel la Católica, mucho ojo!! Me gustaría verla por un agujerito, a ver si es verdad que lo hace todo tan superbien!! Que se ocupe de su hijo y deje de jodernos la vida, Peggy, que parece la cerdita Peggy con esa nariz!!!

Anónimo dijo...

Estoy convencida de que esto es un problema cultural socioeconómico
Madres que no saben delegar
Padres que se ponen de perfil
Empresas que se ceban con mujeres ...
Yo soy directivo en una empresa y estoy arrinconada en un despacho, olvidada y humillada por querer conciliar
Mi jefa y digo jefa es peor que ellos....
Ea duro venir todos los días aquí pero ya es por dignidad
Tengo una persona que me ayuda por las mañanas y no doy abasto....
Ayer acababa a las 2200 y lo de acabar es por decir algo
Estoy agotada psíquica y físicamente y la verdad es que joden las SSS porque eso no es conciliar y sin embargo nos venden esa imagen se auperwomam
No se es que acabara esto solo espero que mi princesa vea mejores tiempos y que mís príncipes vivan otra época en la que la igualdad sea real...

Noly dijo...

Odio la palabra conciliacion familiar y odio la palabra paridad y desearia que desaparecieran del discurso politico.
Señores hechos no palabras por favor ¡¡¡¡
Y SSS me parece que con este reportage esta haciendose un lavado de imagen a la cantidad de criticas recibidas y se sirve del cuarto poder. Lo siento señora SSS metio la pata y asumalo.

Anónimo dijo...

Lo has clavado así me siento yo
Al final tengo un sentimiento de culpa de no llegar a nada al 100 que el padre ni huele
Hoy esta se vacaciones y tenía que hacer tres cosas
Ha salido una cuarta de imprevisto (nada que no me pase a diario)
Que te juegas a que algo queda son hace???
Se hacen apuestas ....

XAquí dijo...

Me encantan estos posts, los de SSS y la SS. Yo también soy SSS, y cuando monté la empresucha empecé en SS, salas de subastas en mi caso, y conciliaba gracias a las abuelas de la nena. Hoy han pasado catorce años y voy a ser abuela yo misma.
A mi lo de SSS me da igual, lo del lameculeo periodístico es otro cantar.

Anónimo dijo...

Molly, no vas a hablar de la huelga?????

Anónimo dijo...

Cada vez vamos a creer menos en derechos, en conciliaciones y en paridades u otras cosas similares.

Poco a poco, el mercado irá campando a sus anchas con mas fuerza, y los límites van a ser papel mojado...Cada una y cada uno sabrá "las normas no escritas" de sus empresas, y aceptará o no, en función de su momento y situación personal. Pronto todo se convertirá en un "sálvese quien pueda!", y "aqui cabe todo"...tendremos que escoger entre mantenernos, aceptando lo justo y lo injusto, o salir por la puerta.

Di Vagando dijo...

Querida MO: qué pena llegar tan tarde a este debate. De todas formas, casi ha sido para mejor. Discrepando con tu civilizado respeto por las libertades de esas q se quedan en casa (y sí, sé q el tema era conciliar, pero es q está relacionado, te lo intento demostrar) me ha salido un divague. Espero que incendiario. Qué menos en un día como hoy.

Aquí está: La libertad del esquirol y la de la mujer que se quedaen casa: en respuesta al "Conciliar" de Mo

Y muchos muxus

di

Anónimo dijo...

Bueno creo que conciliar es cuando dos opiniones contrarias,se ponen de acuerdo,en el caso de la pareja y el trabajo de la mujer creo que lo imprescindible sería NEGOCIAR.EL DECIDIR DOS SERES HUMANOS COMPARTIR TIEMPO JUNTOS ES REALMENTE UN CONTRATO. Y, como todo contrato tiene reglas que se negocian anteriormente y eso sí, creo que lo único que se concilia es el sentimiento del amor entre ambos.
La mujer actualmente trabaja en un porcentaje muy alto y por experiencia en las familias todo se negocia y se comparte .En momentos límites pues,los niños concurren a sus guarderías,jardines de infantes donde conjuntamente cuidadores,jardineras,padres, se reparten la tarea de dar protección, amor y cuidados para con los menores y veo que la mujer sigue con su trabajo que la completa como individuo,lo escencial es dar el tiempo en medida cualitativa que es lo imprescindible para los hijos.

Trimami dijo...

Precisamente, cuando era jovencita allá en mis años mozos(antes de entrar en la universidad vaya), uno de los motivos por los que decidí meterme a profe fue de cara a opositar para la escuela pública y poder tener puesto fijo, un sueldo que me permitiese vivir sin miedo, y una jornada laboral y período de vacaciones que me permitiera conciliar el trabajo con el resto de la vida, y aquí incluyo las tareas domésticas, encargarme de mis hijos, estar con mi marido, ir a visitar a mis padres, salir a pasear o a lo que me dé la real gana, ir a tomar algo con los amigos, leer un buen libro, hacer broches de fieltro si me da la gana, etc etc, y la verdad que me alegro de la decisión que tomé; aclaro ante todo que esos no fueron los únicos motivos por el que escogí profesión, es un trabajo que me apasiona bastante y contribuye a mi felicidad personal, y creo que se me da bien, pero a lo que íbamos: el gran problema que tenemos a la hora de conciliar es que las jornadas laborales españolas son terribles, además de que en su gran mayoría sólo concilian como pueden las mujeres, los hombres mucho menos, lo que agrava nuestra discriminación; ojo, no acuso ni a hombres ni a mujeres de esto, es cuestión de mentalidad y educación, y en ese sentido casi toda España estamos igual, los hombres empiezan a intentar conciliar, pero de momento son muy poco, y lo más importante de esto: mierda de politicuchos que permiten semejantes jornadas laborales, aunque me voy a callar porque con la reforma laboral pre-franquista que acaban de hacer, lo de antes era un tesoro. Muchos besos a todos.

PD: la verdad, que la Soraya esta tiene más cara que espalda, o sea ella tiene pasta para pagar una cuidadora en condiciones(mira, otro puesto de trabajo), ¿y le carga el mochuelo a la madre? La puta hora en que nació...

migremlinnomecome dijo...

A mí una de las cosas que más me jode -con perdón- cuando sale este tema (porque me toca directamente) es que poco o nada se suele hablar de la gente que tiene horario comercial. No todos trabajamos en oficinas y la culpa es del empresario endemoniado que nos ata a la pata de la silla, bla, bla, bla. Yo soy autónoma, trabajo con horario comercial y por huevos, repito, por huevos, no llego a casa antes de las 20:30 en invierno y de las 21:00 en verano. Y enfatizo el "por huevos" porque me toca los ídem que la gente me hable de reducción de jornada, de que querer es poder, y de qué bonitas son las flores del bosque. Miren señores, mi trabajo es el que es, y no puedo cerrar la persiana antes. Porque todo el mundo necesita que el comercio y los servicios estén abiertos hasta las mil, y eso no es una crítica, eso es lo que hay. Y si en la zona donde trabajas a medio día no pasa ni el tato, porque HAY NEGOCIOS EN BARRIOS, y NO TODO ES LA GRAN VÍA NI EL CENTRO DE LA CIUDAD, NI TODOS SOMOS CONSULTORES, no te quedan más huevos (again) que tener horario partido, si quieres que el negocio sea rentable. ¿Y qué pasa? Que como trabajar 4 horas por la mañana o 4 horas por la tarde, se traduce en un sueldo poco decente, hay que trabajar mañana y tarde. Y los niños a medio día están en el cole y no los ves. Y sí, efectivamente llegas a casa a las 8 o a las 9 y te apetece una mierda conciliar, ¿conciliar qué? Te descojonas. Mi marido incluso llega más tarde que yo.
Así que no nos queda más remedio que pagar a una mujer, que afortunadamente tiene a bien cuidar de mis fieras y plancharnos las camisas (entre otras muchas cosas) para poder seguir trabajando. Si no, ni trabajaría yo, ni trabajaría ella.
Y ni me siento frustrada, ni me agobio, ni leches. Claro que me gustaría rascarme los huevos con mis hijos en el parque por las tardes, pero no puedo, y punto. Me organizo como puedo, y los fines de semana es otra historia. Parece que hablar del tiempo de calidad es autoconvencerte y justificarte... Hasta los huevos (again) de tener que medir las palabras. Pues miren, yo sí, tengo poco tiempo, y considero que de calidad. No me comparo con nadie, porque mis circunstancias son las que son.
¿Qué las cosas podrían ser mejor? No digo que en oficinas o multinacionales sí, pero en mi caso rotundamente no (y menos ahora que en Madrid va a haber barra libre 24x7). Y como yo, estamos muchos.

Y perdóname, porque con esto ya no necesito terapia, pero me he quedao como dios.

Paz dijo...

Ojalá todos se pudieran organizar como una pareja que conozco: ella trabajaba de 8 a 15, su marido de 16a 22, así tenían cubierto todo el día y entre los dos atendían a los peques.
Creo que es una cuestión de organización, pero macro, no doméstica, organizar el trabajo de empresas/ comercios/ administraciones de forma que los respectivos clientes estés debidamente atendidos.
Igual es pensar un poco en grande, pero, vamos a ver, con niños o sin ellos, qué horarios son esos de atención al público coincidiendo TODOS en sus respectivos horarios de trabajo? Ahora existe la gestión por Internet, menos mal, porque si no, no sé cómo arreglar lo de hacer gestiones bancarias cuando trabajas en un polígono a tomar 'por saco' sin una oficina de tu caja provincial chiquitita a menos de 200 km a la redonda.

Y Moli, me has decepcionado un poco, no entiendo las críticas a SSS, si eso lo hubiera hecho un hombre nadie se extrañaría. Y el 'crío' de SSS tiene padre, no?
Es como cuando criticaron a Piqué por no 'cogerse' la baja cuando nació Milan. Pero vamos a ver, que el tío entrena un rato y juega otro rato! Cada trabajo es diferente, y a lo mejor SSS pues puede apañarse un despacho al lado del suyo para que esté el rorro y pueda verlo cada vez que se le antoje (ese era mi sueño cuando me reincorporé de las dos bajas).
A lo que voy, que el tema no es me cojo o no me cojo la baja, el tema es que dada mi particular circunstancia, cuál me parece a mí la mejor solución? Y poder tomar la decisión que mejor le parezca a uno, con la menor cantidad de condiciones de contorno posibles.