miércoles, 15 de febrero de 2012

LLAMADAS

Las de curro.

Una proporción mínima de llamadas en el curro son buenas, interesantes, divertidas, enriquecedoras y dignas de ser recordadas. Sólo un número muy reducido de ellas apetece hacerlas, bien porque vas a solucionar algo, bien porque vas a hablar con alguien molón o bien porque te van a servir para vengarte, la típica llamada de “yo tenía razón”. Al colgar, uno se queda con sensación de satisfacción y deseando que todas fueran así.

La mayoría, sin embargo, son cansinas, dan pereza, cabrean, son un diálogo de besugos y una pérdida de tiempo en el mejor de los casos y en el peor tiran por tierra horas de tu curro. Hay que pensar que por lo menos te pagan por ello.

Las de “De hoy no pasa”.

De hoy no pasa que llame a pedir hora al médico, de hoy no pasa que llame a pedir hora al taller, de hoy no pasa que llame a apuntarme al gimnasio, de hoy no pase que llame para pedir cita al DNI…etc.

Son cosas que no se quieren hacer, pero que hay que hacer, pero que vas postergando y postergando. Toman impulso por la mañana “de hoy no pasa” y se van desinflando durante el día, cuando llega la noche vuelven a remontar “Mierda, se me ha vuelto a pasar…de mañana no pasa”.

Las de ¿Qué tal? ¿Qué haces?

¿Qué tal? ¿Qué haces?
Nada…aquí… ¿y tú?
Pues igual.
Pues luego hablamos.
Vale.

No aportan nada, pero son rutina y se hacen. Si no las haces y sin que nadie sepa por qué te acusan de pasar. “Claro, como hoy no hemos hablado”…Y tú piensas...¡¡pero si eso no es hablar!!!

Las que no quieres que te cojan.

Llamas, dejas sonar 3 veces y cuelgas pensando “debe de ser mal momento. Yo ya he cumplido, si quiere algo, verá mi llamada perdida y me devolverá la llamada” Lo que de verdad esperas, es que no te llamen.

Las interminables.

Hola.
Hola...mmm... ¿quién eres?
Soy C. Nunca me reconoces.
Perdona cariño, ¿qué tal? ¿Qué has comido?
Lo que tú habías preparado. .- pero qué listilla es...coño.
Y ¿estaba bueno?
Sí, pero yo quiero macarrones. ¿Qué vamos a cenar?
Son las 2 de la tarde, ya lo pensaré luego.
¿Macarrones?
No te aguanto…Bueno...hasta luego.
No, ¿qué haces?
Trabajar.
¿En qué?
Estoy leyendo un libro verde.
¿Y cómo se llama?
Jóvenes salvajes.
Pero... ¿son salvajes ellos o hay leones?
No hay leones...
Ellos son salvajes…
Voy a colgar…
¿Qué has comido?
No he comido...
¿Vas a comer macarrones?
Adiossssssss

Llamadas a tu madre.

Hay gente de llamada diaria a su madre. En este caso, la llamada se parece mucho a la “Querido diario”. "Hola Mamá, me he levantado, he desayunado, hoy me he puesto el vestido negro porque tengo una reunión y lugo como con una compañera y esta tarde tengo y haré de cena..blablablabla"

Hay gente, como yo, que es más de…”de hoy no pasa que llame a mi madre”…combinado con...” mierda...llevo una semana sin llamar”. Una vez que decides llamar, suena, aguantas la respiración y esperas a ver cuál será la reacción. Hay dos posibilidades:

- Hola cariño… ¿cómo estás? Y entonces te arrepientes de ser tan mala hija y no haber llamado antes.

O

- Hombre, la niña perdida y hallada en el tempo. Ya iba siendo horita de que te dignaras, que no sé nada de tu vida. Es que ni te preocupas por mí, ni por tus hermanos, sólo vas a lo tuyo. Seguro que ahora me llamas para pedirme algo…

Y entonces se transforma en una llamada de de las “no quería que me cogieran”.

Por último están las llamadas que estas deseando hacer. Cuando quieres hablar con alguien sin distraerte. No vale llamar desde cualquier sitio, ni en cualquier lugar. Se busca el momento adecuado y luego se llama. Puede ser para contar algo, para que te consuelen o al revés...para que te cuenten y para consolar. Estas son las que pasan volando, cuelgas y te quedas repasando la conversación y dándole vueltas.

Oh, casi olvido las mejores de todas, las de “solo tengo un minuto y llamo para decirte que te quiero. Hasta luego”.

21 comentarios:

Biónica dijo...

A mí me estresa mucho el teléfono. Sólo dejo que me llamen personas de mucha mucha confianza. Porque quitarse el audífono para chorradas, no, eh?
PD: Y sí, lo uso sin audífono xD

Alber dijo...

Yo con el telefono tengo una relación de amor-odio!! Nunca he sido mucho de telefono. En la prehistoria, cuando no teníamos móvil, algún domingo me llamaba mi mejor amigo para preguntarme que tal acabó la noche si es que cada uno nos fuimos por un lado a según que menesteres. No nos enrollábamos horas y hora, nuestra conversación era más bien del tipo: Tio, no te puedes imaginar con quien mi lié ayer!! Chss, no me cuentes nada, voy a tu casa, nos echamos un café y hablamos.Colgamos, 3 minutos de conversación.

Antes hablaba con mi madre mogollón, casi a diario para contarle cuatro tonterías, porque cualquier nimiedad que hiciera le iba a gustar, se iba a reir, si no la llamaba yo me llamaba ella...ahora que no está, es lo que más hecho de menos en este mundo, no poder contarle todo lo que me ha pasado en estos cuatro años desde que ya no está. Le podria contar las mismas cosas a mi padre pero...ya no es lo mismo!!

javi dijo...

Oh, dios mio, la epica frase del niño perdido y hallado en el templo.... ¡a mis brazos hermana!

Chitin dijo...

Pues chica, que pena...yo hablo con mi madre un montón por tfno, cualquier cosa buena o mala, si no nos la contamos la una a la otra, es como si no hubiera pasadao, puede ser una llamada de 2 minutos o una de una hora, no sé...no quiero imaginarme el día en que ya no pueda llamarla por tfno.
Te ha faltado la llamada a la familia política ... sobre todo si tu suegra es de las de "llámame para lo que quieras que yo te voy a contar lo que me de la gana y no te voy a dejar hablar".

LaChalada dijo...

Jaja! La princeza roza ya no habla con la z?? Ays! Cómo crecen! ;-)

Me parto con la hija perdida en el tiempo! Calcadito! La mejor defensa es un buen ataque, lo que hago ahora según cogen es decir 'joe! ya pensaba que no tenía padres! soy yo vuestra hija, os acordáis de mi?'.

Aunque te advierto que no suele colar, mi madre se ha inventado una nueva norma universal (al parecer) por la que 'de toda la vida son los hijos los que llaman a los padres'. Touché.

Anniehall dijo...

La niña perdida y hallada en el templo... yo creo que tu madre y la mía se deben de conocer de algo!!

Mara dijo...

La ultima llamada, sin lugar a dudas, es la mejor!!! A mi también me pasa eso con mi madre... Un beso

en TXABI dijo...

Sí, vale, es frío y mecánico, no te lo niego... Pero apúntate en la agenda, o en el teléfono, CADA martes, a una hora que te sea realmente posible hacerlo (el martes por ejemplo, como cita repetitiva en el tiempo "sine die"):
- Llamar a mamá.
No sabes lo contenta que se pondrá! (si lo ejecutas, claro...). A mí, hijo descastado donde los haya, me funciona.
Y ODIO hablar por teléfono, sea con quien sean sin distinciones.

Sergi dijo...

Para mi el telefono (tanto el mobil como el fijo) es un gran invento para situaciones de emergencia y un muy mal invento para el dia a dia....yo por lo general aborrezco el telefono...

Anónimo dijo...

ay... si yo te contara sobre esas que quieres te cojan...

migremlinnomecome dijo...

Y ya no hablemos de otra vuelta de tuerca... ¡el facetime! Cuando todas las abuelas del mundo tengas facetime algo gordo sucederá...

Tita dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhh estás a punto de poner corazones rosas en el blog, lo presiento!

BLN dijo...

Yo pensaba que era la única que odiaba el teléfono, que no era capaz de hacer esa llamada "que no se me pase" y que me estrasaba, aborrecía y odiaba las conversaciones vacías por teléfono.

¡Anda, y resulta que no!

Y una cosa más. Las llamadas de las empresas de móviles o del gas para que te cambies a la competencia cuando estás en casa tranquila y vas a cenar.

Pikifiore dijo...

Tienes razón en que lo de la llamada diaria a la madre es como el Querido Diario,pero bueno,para mí ya es una parte más de la rutina, incluso me he marcado una hora, llamo mientras hago el trayecto del metro a casa y si veo que se alarga hago la de notengocobertura...pii.

Nauglin dijo...

El teléfono lo inventó Sauron justo antes de hacer los silmarils.

Ana María dijo...

Es la muerte. La frase que más odio pronunciar es "luego le llamo". Y no, no quiero devolver la llamada. Me da perezota.

A mí a veces lo que me pasa es la llamada del gato y el ratón; llamas a alguien que no te puede coger, y cuando te devuelve la llamada, tú no puedes cogerla. Así me he pasado yo días xDD

La última que has puesto, la mejor sin duda.

Besos!!

HombreRevenido dijo...

¡Estás dentro de nuestras cabezas!
"Las llamadas que no quieres que te cojan, ese concepto me ha impresionado". Es muy cierto y muy extraño a la vez.

Topi Yander dijo...

Yo me emborraché un día con una amiga...¡¡por teléfono!! Lo bautizamos como llamada ETÍLICA. Por supuesto era una llamada de esas de buscar sitio, ponerse cómodo, consolar, escuchar...
En la llamada a casa coincido totalmente con LaChalada...;-) La llamada política no la practico y por suerte mis suegros tampoco.

Anónimo dijo...

¡Lo has clavao! Me reconozco en practicamente todas.
Por cierto, de hoy no pasa que llame al médico para pedir hora para operación leve de enano.
Besos,
Anónima Marta

Aliena dijo...

Genial post pero echo de menos algo sobre las llamadas de comerciales/tortura publicitaria y un tutorial para deshacerte de ellos sin perder la compostura ni la educación :)

Anita dijo...

Mi madre también debe ser de la cuadri de la tuya y la de Anijol. Y lo peor de todo es que mis hermanos la llaman todos los días...