jueves, 26 de enero de 2012

PRIMER CANDIDATO A PEOR LIBRO DEL 2012: Las crónicas de la señorita Hempel de Sarah Shun-lien Bynum.

Me flipan las ediciones de Libros del Asteroide. Me gusta el formato, el tamaño, los colores de las portadas, los dibujos que las ilustran, las florecillas que decoran las portadas por dentro y me encanta llegar al final y encontrarme una cita y un bonito agradecimiento por parte de la editorial “Desde Libros del Asteroide queremos agradecerle el tiempo que ha dedicado a la lectura de Las crónicas de la Señorita Hempel. Esperamos que el libro le haya gustado y le animamos a que, si así ha sido, lo recomiende a otro lector”. Me parece un bonito detalle y me molan los detalles y además...casi siempre me gustan los libros de esta editorial.

Todo era bonito entre Libros del Asteroide y yo. Teníamos una relación estupenda…incluso en mi caótica biblioteca tenía una balda reservada para sus libros. Son de colores y molan mucho todos juntos. Los miro y suspiro con satisfacción.

Todo era idílico hasta que ha llegado la tal señorita Hempel. Lo sentía antes de empezar a leerlo. Por fuera era como todos lo de Asteroide, atractivo, apetecible, sugerente…un libro al que apetece meter mano enseguida. Apoltronarse, zambullirse en su lectura y disfrutar. Pero con este había algo que chirriaba…una especie de señal...pero decidí ignorarla, a lo mejor estaba teniendo un ataque absurdo de instinto lector.

Decidí pasar por alto del horrible color mostaza pocha.

Decidí pasar por alto de la ilustración con una petarda con moño, falda de tweed, zapatos con pulserita y brazos cruzados sujetando tetas.

Decidí pasar por alto esta horripilante frase de la sobrecubierta “Una de los veinte mejores escritores norteamericanos de menos de cuarenta años según la revista The New Yorker

Decidí pasar por alto de las elogiosas frases de la contraportada “Leer esta historia de amor es un placer. Es capaz de trasladarte en una misma frase del ingenio y la hilaridad a la desesperación y la pena más desgarradoras” ( J. Franzen). O “Un libro maravilloso de esos que nos regalan una sabia mirada sobre la vida diaria” (Los Ángeles Times)

Pasé por alto todo eso porque dije “es de Asteroide no puede ser malo”.
Lo único bueno que tiene Las crónicas de la Señorita Hempel es lo que he contado en el primer párrafo. Todo lo que viene dentro es un completo bluff.

La tal señorita Hempel es una completa cretina. Es mema. Es absurda. Es anodina. Es incomprensible. En una palabra, es imbécil. Desde la primera frase te das cuenta de que es un personaje que te va a sacar de quicio.

No tengo nada contra los personajes imbéciles. Los hay a montones: Ignatius de La Conjura de los Necios O Frank Bascombe de Richard Ford...son personajes absurdos con los que no comparto nada pero son absurdos con peso, pueden ser imbéciles...pero con criterio. La tal señorita Hempel es un despropósito absoluto...toda ella.

Con todo, lo peor no es el personaje, lo peor es que el libro está mal escrito. La supuesta historia (me encantaría saber donde ha visto Jonathan Frazen la historia de amor que tanto alaba en la contraportada) no existe y todo lo que ocurre es incomprensible. La señorita Hempel tiene el mismo sentido de la existencia que una ameba en coma. Es un no ser.

El libro tiene 8 capítulos que por lo visto son relatos y que tienen estos sugerentes títulos: Talento, Cómplice, Coco, Chungo, Travesía; yurt, Satélite y Encontronazo. Se supone que cada uno de ellos está centrado en algo interesante de la tal señorita Hempel…se supone porque interesante no hay nada. Además, la historia va y viene en el tiempo…estás en el presente y de repente la autora da un salto a la infancia…y luego volvemos al presente y otra vez para atrás y así todo el tiempo sin la más mínima gracia, sin condensador de fluzo y sin Delorean.

La historia por si a alguien le interesa. La tal señorita es profesora de lengua o algo así...porque luego también da historia en un colegio de niños pijos, cosa que sabes porque alguien lo comenta, porque en la descripción que la autora hace del colegio podría ser un instituto del Bronx. Es profesora pero en realidad no le gusta, o si le gusta...o no le gusta…o si le gusta…Ella no lo sabe, el lector tampoco y además no le interesa. Tiene un novio durante un rato del libro con el que va a casarse…pero luego no se casa…o si se casa...porque al final está embarazada y se acaricia la tripa mientras pasea mirando un culo precioso de una chica que se gira y resulta ser una exalumna suya. La señorita Hempel vivía en una casa muy grande de esas con habitaciones de servicio y como tuvo una adolescencia complicada…o no...Le dio por escuchar un programa de radio por las noches y un día llamó por teléfono al programa porque le pareció que el presentador le hablaba a ella y resultó que el presentador pasó millas de ella. Y ese mismo día se encontró a su hermano vestido con una malla negra, leotardos y guantes en su cuarto…jugando al Ladrón escondido. Y la señorita Hempel tiene un padre que muere pero antes se había separado de la madre y se había ido a vivir a una caravana, pero luego vuelve y tiene otra hija, Maggie...con la que la señorita Hempel se lleva unos 15 años. Y la señorita Hempel tiene una infancia punki, cosa que por supuesto no te crees ni medio segundo y menos después de ver la ilustración de la portada. Ah…y la señorita Hempel resulta que es medio china… ¿cómo se sabe esto? Pues porque como en la página 160 dicen algo sobre que resulta que su madre es china...asi que ella debe tener algún rasgo y entonces se lanza a algún tipo de digresión idiota sobre la identidad de raza o el hecho diferencial o algo así. El problema es que claro...en la página 160 ya te has imaginado a la tal señorita Hempel y ya no hay manera de achinarle los ojos y plancharle el pelo.

El novio se llama Amit y lo más interesante que cuenta la señorita Hempel de él es que “sus dos mejores amigas le habían visto el pene. Cuando todas ellas estaban haciendo un régimen de adelgazamiento intensivo, se habían metido en el equipo de cross y un día en el que estaban todos tirados en la hierba, haciendo estiramientos, las tres chicas le vieron la punta de pene, que le asomaba bajo el borde de sus pantaloncillos relucientes”. Vergüenza ajena total…”punta de pene y pantaloncillos relucientes" en la misma frase…. ¿pantaloncillos relucientes? ¿Por qué? ¿Por la punta del pene? No sé...me perturba mucho.
En algún momento lo deja con el novio pero nadie sabe por qué…y la verdad es que a nadie le interesa.

Le pasa alguna cosa más completamente idiota como que el profesor de física la besa en unos baños unisex de un pub irlandés pero pasa de ella después del primer lengüetazo, habla con un desconocido por teléfono y le cuenta trolas, vuelve a su casa a pasar su cumpleaños y su madre china y su hermana china le dicen que van a hacer una casa de huéspedes y luego al final...pasea con una gran tripa por la calle y por lo visto se dedica a algo con árboles. Para cuando llegas ahí...lo que quieres es que se cuelgue del árbol.

La autora, que resulta que sí es china o medio china, escribe cosas tan chulas como ésta: “El detalle del cloroformo le inquietaba porque tenía el dramatismo cristalino de una mujer corriendo por la calle con un largo fular de seda arrebolado en torno al cuello”.

Espeluznante. No quiero ni pensar en lo que escribe el autor 21 de menos de 40 años…..

35 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

Pufff... yo tengo en mi lista uno de Libros del Asterioide que es el maestro Juan Martínez que estaba allí, que es la historia real de una troupe de flamencos en la Rusia de la Revolución... Hasta ahora todos los de el Asteroide me han gustado, aunque este parece horripilante...

Di Vagando dijo...

Insisto:

"Los libros malos son un veneno intelectual que destruye el espíritu. Y porque la mayoría de las personas, en lugar de leer lo mejor que se ha producido en las diferentes épocas se se reduce a leer las últimas novedades, los escritores se reducen al círculo estrecho de las ideas en circulación, y el público se hunde cada vez más profundamente en su propio fango".

Es un riesgo q se corre al leer actualidad.

Una divagante me lo recomendó.

muxus

di

el chico de la consuelo dijo...

Este mes, el libro que le he mercado a mi muejr por dejar de fumar, (cada mes que no fuma le endiño un libro) es de los asteroides que además lo pegaste en tu blog que es el de silbar...ya dirás que tal está no vaya a ser que la fastidie y mai guaif vuelva al tabaco por su culpa.

PS-. ya sabemos que lso asteroides te regalan libros, pero puedes ponerles a parir sin necesidad de hacer la lewinsky durante los tres priemros parrafos, digo yo!!!!

molinos dijo...

ND..yo tengo buena experiencia con todos ellos..menos este...

Di..tengo por ahí una cita del libro " ¿ POr qué leer?" sobre los malos libros...a ver si me animo y hago ese post.


EDC..el de silbar está muy bien..a mi me lo recomendó Hans...y si tu mujer vuelve a fumar será por tu culpa...y ya hablaremos de llamarme Lewinsky cuando te quites el pasamontañas.

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Niágara dijo...

Parece una versión más de la familia de Bridget Jones, ¡qué cosa más espantosa! Gracias por el aviso.

karla dijo...

Pfff
Yo estoy con uno de los del Asteroide, siguiendo tus recomendaciones y... me aburro horrores con él.
'Un matrimonio feliz' de Rafael Yglesias.
Uf.
No me pongas en la lista negra, vale?

Tita dijo...

Seguro que la hacen película, francesa, de esa de muchas imágenes, y que hablan poco, y tú te sientes imbécil porque crees que debes pillar algo superimportante que no pillas.

Pero resulta que es que...no hay más.

¡Buena semana!

Tita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bichejo dijo...

No los des-recomiendes tan estusiásticamente, que a algunos disfuncionales masocas eso hace que nos llame la atención!!

Por qué no te lees "La broma infinita"? El dealer dice que pasa y yo necesito que se lo lea alguien con criterio antes de decidir embarcarme en algo así.

A. Sandler dijo...

recuérdame que si nunca me decido a escribir algo te lo envíe antes, por si acaso,...crítica durísima!

Pikifiore dijo...

Jajajaja, el hecho de haberte leido un libro tan malo ya se ve compensado por la brillante critica que le has hecho. Creo que el ejemplo de la ameba en coma ya me ha hecho ver lo absolutamente prescindible que es...

Carmen dijo...

Yo hice dos cosas con este librito: comprármelo en inglés a 5 pounds, anticipándome quizás a la debacle, y dejarlo a mitad del segundo capítulo.

El primero me hizo gracia, esa especie de idealización del maestro que ve en todos los niños una posibilidad de "florecer", de destacar en algo aunque parezcan unos "patatas" para los estándares generales, me pareció sugestiva. Pero luego llegó la historia del novio, el ex-novio, el instituto, el payaso violador y demás... ¡y ahí se quedó! Por lo menos fue barato...

NáN dijo...

No me jodas, Moli. Vengo tan embriagado que ni siquieea me he léído tu post. ¿Pero con quién he estado? Con el editor de Libros del Asteroide, que ha pasado dos dias por Madrid y tiene publicados libros meritorios. Y tú vas y me desanimas.

Moli, no me jodás.

NáN dijo...

A cambio, puedo decir (y digo) que entre el café de media tarde y la salida alcohólica me he leído de cabo a rabo Manual para coyotes, de David Ruiz, editorial Menos cero, que me ha obligado a salir a tomar güisqui, porque en casa solo tenía zarzaparrila.

La épica del Far Wild West es el fondo de mi formación ética y social.

El niño desgraciaíto dijo...

Bichejo, cómo vas repartiendo el libro ese por todas partes. Maja, léetelo tú y luego nos lo cuentas...

Bichejo dijo...

Dealer, tengo que intentarlo...

Carmen dijo...

Nan, has conocido a Chumi? Un encanto, verdad?

Rísquez dijo...

Muchas gracias Moli, tenía este libro apuntado en mi lista de futuribles para darle una oportunidad y gracias a tu divertida crítica lo acabo de eliminar. No hay nada como saber que te has ahorrado perder el tiempo de su lectura y que podrás dedicárselo a otro libro...Espero que mejor, jejeje.

Anónimo dijo...

Nán y Carmen...pues lo siento por vuestro conocido pero a mí el libro me ha parecido una bazofia...aunque claro puede respirar tranquilo The New Yorker opina que es un libro guay ....

molinos

Carmen dijo...

Yo creo que no se puede acertar siempre y claramente, no es una gran elección. Pero eso no quita para que Libros del Asteroide y otros como ellos hayan "rejuvenecido" un poco el panorama, desde a luego a mí me han hecho grandes descubrimientos. Eso sí, pese al formato y diseño, que me encantan, creo que se pasan muchas veces con el precio.

Elena Rius dijo...

Pues sí, flojito el libro, desde luego (yo también lo he leído). Debí desconfiar desde la recomendación de Franzen, yo el tan alabado "Libertad" lo dejé antes de terminar, porque no me interesaba nada. Pero Libros del Asteroide es una editorial que me encanta, así que les perdono que de vez en cuando den un patinazo. El último suyo que he leído me gustó mucho, "El pentateuco de Isaac", de Angel Wagenstein, lleno de humor judío. Te lo recomiendo, Moli.

NáN dijo...

Desde la serenidad que aporta haber dormido hasta ahorita mismo, después de que en las brumas de anoche me equivocase y me enchufase un mg de Tranqui_majete (como fue un error, ya lo he dicho, y no avisé de ello a Ardilla, esta ha perdido la oportunidad de montarse una orgía con tres bomberos y dos antidisturbios mientras yo dormía tranquilamente), he leído el post.

No es un ataque a Libros del Asteroide sino una consecuencia de que el mejor escribano hace un borrón. Para mí, que desde "Las correcciones" Franzen, surfeando la fama, con todo lo que eso conlleva, tiene una secretaria que escribe esas frases que aparecen en los periódicos: no es de fiar. Por lo que cuentas, este es "el borrón". Y la portada debería haberte servido de aviso a una chica tan lista como tú: no hiciste caso al color de las vísceras del estornino sacrificado y como castigo te has leído un peñazo de esos que gustan tanto a la clase media estadounidense.

Haciendo una referencia cruzada a los divagues de Di y de Txelo's, estoy seguro de que habrá sido un libro de cabecera de la Jodie Foster del dios salvaje.

A mayor digresión, Txelo's, el libro de Juan Martínez, que pienso leer, debe ser una pasada. Manuel Chaves Nogales, además de un escritor como la copa de un pino, sobre temas de la realidad porque era un periodista, fue perseguido por el odio de los fascistas y los comunistas: eso da puntos. Tiene unos relatos magníficos, un libro sobre Belmonte que (teniendo en cuenta que no le gustaban los toros) fue un encuentro feliz con uno de los grandes hombres del siglo pasado, y la historia de Juan Martínez, bailaó de flamenco al que le pilla la guerra civil y luego la mundial atrapado en Rusia por el amor a una mujer, debe ser de traca.

Chumi, Carmen, fue el vecino de taburete casual de ayer por la tarde. Me pareció un encanto de persona y un recipiente de cultura verdadera y palpitante. Que además me soportara, da prueba de su bonhomía.

Considerad anulado mi primer comentario de anoche.

El segundo comentario, donde hago publicidad gratuita del libro de David Ruiz, "Manual para coyotes", sigue en pie. Empecé después del café de las seis y no pude dejarlo hasta la última palabra.

En cuanto a FosterWallace, que tanto me ha hecho disfrutar en la vida, tengo su Broma infinita en la librería de un pasillo. Me es imposible no cruzar ese pasillo, porque lleva a la cocina y al baño. Y cada vez que lo recorro, el libraco me canta:

Dimmi quando me leerás,
Dimmi quando, quando, quando.

Pero al observar su obesidad mórbida le respondo: ¡Que te den! Estas son las cosas que me impiden ser un señor culto y fino.

Ana María dijo...

Vaya telita marinera con el libro, qué horror. Lo del pene aún lo estoy procesando o_O

Besos y cariños por ser viernes!

en TXABI dijo...

... parece que no te ha gustado.

romi dijo...

Hay que dejarse llevar más por los presagios: ese color y protagonista con nombre de pintura de paredes :D

Maria dijo...

Creo que hay una pequeña ( o gran) bajada de nivel en eta editorial: al principio recuperaron autores olvidados para la edición española...y acertaron. Cuando hace un año cogía un libro del Asteroide sabía que me iba a encantar, ahora tengo cada vez más dudas y parece que las corroboras

XAllíyandome dijo...

Pues llamándose Sara Shun-Lien era de esperar que una china hiciera su aparición antes o después, no hacía falta bola de cristal. No conocía la editorial, así que te agradezco que me reafirmes en mis prejuicios -libros con palabra "señorita" no, no, no- y el descubrir a quien lo publica.

Los duelistas (videoblog de libros) dijo...

Oiga es que tenerle esa fidelidad a una editorial es pasarse un pelo

molinos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
molinos dijo...

Xalli o por aqui o por donde sea...¿ asi que la autora es china la protagonista tenía que ser china? Vaya..asi que segun esa regla de tres..Madame Bovary en algún momento debía tener cola..¿no?

En serio..una protagonista que se llama Beatrice Hempel...no da muchas pistas sobre su chinez....

Anónimo dijo...

jajajaja, lo de la pillada con la punta fuera de las tres tristes me ha matado!! Cada vez que destripas un libro y lo despellejas me vienen a la cabeza las Cliffnotes; en los institutos yankis te forrabas!
Tilsa

hopetos dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que se ha dicho de este libro. ¡Me dió una rabia haberlo comprado!. Totalmente insulso. Me sentí totalmente identificada con lo que escribes: no tiene mala pinta, libros del Asteriode,....Y luego ese tostón.

Juliet dijo...

Dios santo q espanto. Me ha aburrido hasta tu explicación del libro. Suerte de tus comentarios malvados de por medio...

Lo de la punta del pene da cosa.

Inmaculada dijo...

La etiqueta de la entrada "críticas destructivas" lo dice todo. Y yo que lo miraba con buenos ojos, dispuesta a llevármelo a casa en cuanto se despistara. Me lo volveré a pensar.
Saludos.