lunes, 12 de diciembre de 2011

FOTOS

Las fotos las carga el diablo. Parecen una buena idea de primeras, una manera de fijar el instante presente: ese buen momento de risas, ese momento de ternura, ese día en el que te ves con el guapo subido, esa reunión de amigos, ese curso obligatorio del curro titulado “ Protagoniza tu propio éxito”, esa orla de colegio con coletas y uniforme, ese gran momento de exaltación de la amistad tras una ingesta desmedida de alcohol, esa foto a tu bebe con 4 meses cuando ha empezado a perder pelo y tiene más cabeza que otra cosa…etc.

A posteriori las fotos son otra cosa.

Las fotos te enfrentan al hecho de que no tienes criterio y tu percepción de la realidad está claramente distorsionada.

A veces puedes utilizar ese descubrimiento de una manera positiva:

Madre mía que pintas tenía con 16 años y que estupenda estoy ahora.

Por supuesto jamás hay que pensar que con 16 años te parecía que estabas divina y que es ahora, cuando ves claramente que esos pantalones azul celeste tobilleros, con calcetines negros y bailarinas negras, a juego con camisa rosa y el pelo recogido en una coleta en lo alto de la cabeza no es que fuera una mala idea, es que merecías la muerte por ese look.

Nunca hay que seguir la línea de pensamiento lógica: Si con 16 años me parecía que estaba ideal e obligue a alguien (por cierto, ¿ese alguien como fue tan cabrón?) a hacerme esta serie de fotos cuando es evidente que estaba para abofetearme de horrenda, ¿Cómo sé que ahora cuando me hago fotos creyendo que estoy favorecida en realidad no merecería ir con pasamontañas y disfrazada de mesa camilla? ¿De verdad me creo que por estar cerca de los 40 mi percepción de la realidad ha mejorado algo?....Este razonamiento nunca hay que seguirlo… es mejor esperar a tener 60 y ver las fotos que te has hecho ahora para hundirte.

De las fotos que te haces cuando te encuentras con el guapo subido se puede aprender una lección muy importante. Es justamente esos días en los que te ves especialmente favorecido cuando jamás hay que hacerse fotos. Es mucho mejor dejar esa imagen mental de ti mismo atractivo, sexy y con un potencial de guapura por encima de la media, precisamente en eso, en una imagen mental.

La falta de criterio en la percepción de la realidad también se aplica a otras personas: ¿de verdad me parecía atractivo este pavo con esas gafotas y esa cara de pánfilo? ¿Cómo coño mi bebe de cuatro meses con un cuerpo de luchador de sumo y 4 pelos mal peinados me podía parecer el niño más guapo del mundo? O incluso con famosos se aplica…Por favor, ¿en qué coño estaba yo pensando para que George Michael me pareciera una cumbre de atractivo masculino y suspiraba por mi carpeta forrada con sus fotos? *

Las fotos te enfrentan con lo que eras o creías en tu pasado.

Creías que esa amistad sería para siempre, creías que aunque te cambiaras de curro mantendrías el contacto, creías que siempre volverías de vacaciones al mismo sitio, creías que tú siempre serías igual y que eso que pensabas en el momento en el que te estabas haciendo esa foto y que recuerdas perfectamente, lo pensarías siempre.

Este pensamiento puede parecer deprimente, pero no lo es. Lo que eres ahora mismo está hecho de todo lo que has sido antes con todos sus aciertos y todas sus gilipolleces y mola verlo. No digo que sea una juerga, claro que no. Pero no hay que juzgar el momento de la foto con lo que sabes ahora, hay que verlas haciendo un ejercicio de crítica. En ese mismo momento pensabas que esa amistad sería para siempre porque de verdad lo sentías así...y esa foto es el reflejo de ese sentimiento que en su día disfrutaste. No se puede pensar, era una completa cretina y cómo pude ser tan imbécil, porque si, eras una cretina y bastante imbécil pero eso lo sabes ahora, en aquel momento, aquello era buena idea y te hacia feliz.

Las fotos permiten recordar a gente que ya no está contigo.

Uno cree que su memoria es prodigiosa y que recordará siempre esa cara, pero no es verdad. Pasa el tiempo y te das cuenta de que no eres capaz de hacerte una imagen mental de esa persona en concreto, es más…ya ni siquiera puedes recordarlo vivo. Sólo puedes recordarlo a través de las fotos, ves las imágenes, le pones cara y de ahí puedes lanzarte a recordar...pero las fotos son el ancla que te permiten seguir recordando.

Las fotos permiten saber si lo vuestro es amor verdadero.

En toda relación llega un momento en que te enseñas fotos de pequeño, de joven, de antes de conocerte. Sí, es una cosa un poco cursi pero es algo que hay que hacer. No entiendo que a alguien no le interese. ¿De verdad no quieres saber que pinta tenía tu amor verdadero antes de conocerte? Por favor, es algo que mola muchísimo, te echas unas risas, te horrorizas de las pintas (todos los que hemos crecido en los 80 tenemos un pasado estético muy lamentable en el mejor de los casos y extremadamente lamentable en la mayoría) y al final te reafirmas en la idea de que te has encontrado en el momento justo con el otro, en el momento en que tiene un criterio estético aceptable y ya no lleva camisas con chorreras, trajes azul celeste o una chupa de pordiosero.

Las fotos sirven para que tu madre te avergüence.

En fin, no creo que haga falta explicarlo, pero las madres tienen marcos de plata dónde hace 25 años pusieron unas fotos tuyas con el uniforme del colegio y un peinado con cardado y la colocaron en un sitio preferente del salón. Esa foto se ha fusionado con el marco y estará ahí para siempre…avergonzándote para toda la eternidad. “No sé porque te pones así...yo te veo monísima”.

Esa foto solo saldrá de ahí cuando te reproduzcas y entonces descubras que si se pueden cambiar las fotos de los marcos de plata…pero solo para poner fotos de tus hijos. Así que ya sabéis, aquellos que lucháis contra el bochorno de ver vuestra foto con acné galopante en el aparador del comedor de casa de vuestros padres, reproducíos y esa foto se esfumará.

Las fotos que más molan sin embargo son las que no recuerdas haberte hecho, las que te hiciste sin querer, las que fueron en un momento que no te esperabas. No las recuerdas pero en el momento en el que las ves, te reconoces y dices: joder...como mola esta foto. Y entonces te lanzas a recordar ese momento y lo que eras y lo que pensabas y lo que sentías.

Yo tengo una así. Con mi amigo Juan, en medio de un viaje a la playa, paramos en una gasolinera, el toro de Osborne se ve detrás, es el atardecer. Estamos apoyados en mi Peugeot 206 rojo, él lleva una de sus camisetas míticas y yo una camisa de cuadros azules. Juan me pasa el brazo por la espalda y los dos sonreímos tan felices a la cámara. No sé quien nos la hizo y supongo que el motivo de hacernos esa foto fue acabar el carrete. Tenemos 24 años, Estamos guapos, estamos felices y somos amigos. Fue un viaje genial y somos nosotros. Me flipa esa foto.

La que ilustra este post también me flipa. Obviamente no sé cuando me la hicieron…pero tenía el guapo subido.

 
*Bruce siempre ha sido y siempre será perfecto…pero incluso él tiene este video que obviamente no tenía que haber grabado jamás.
** Para otro día el mundo fotógrafo amateur con ínfulas y las fotos artísticas.

33 comentarios:

Aldeano de palo dijo...

Me encanta la foto, una mezcla del candor de la infancia con Clint Eastwood.
"Soy la alumna de EGB Molinos. He hecho más piras, he robado más chuches, he tirado del pelo y he pegado más patadas que todos vosotros juntos, capullos."

José Antonio Peñas dijo...

Yo no me gusto en mis fotos de hace treinta años, pero sí en las de veinte en adelante. De hecho cada día me gusto más, me he cogido mucho cariño. Ventajas de ser feo, con los años aprendes a sacarte partido, mientras que los guapos se acostumbran ala vida fácil y cuando los años les atropellan no saben reaccionar.

Hermano E. dijo...

Mi gozo en un pozo

Alber dijo...

Odio que me hagan fotos. Con toda mi alma. No soy yo, no me reconozco. Yo soy el tipo que se refleja en el espejo, no el que sale en las fotos. En el espejo me veo guapo...que digo guapo, me veo realmente espectacular. En las fotos soy un tio horrible, se me ve una incipiente papada, una nariz enorme y los ojos diminutos. Si salgo serio, parezco un terrorista enfermo. Si salgo riendome, tengo cara de gilipollas. Procuro salir en cuatro fotos contadas, intentando no mirar claramente al objetivo. Por eso, en las fotos de mis viajes solo salen monumentos, paisaje o detalles tontos, como una mano con una oruga o la cara de la Estertxu. Me encanta hacer fotos y muchas me salen guays, pero yo no nací para modelo. Solo si salgo un poco pedo y sin darme cuenta salgo bien.

No sabes lo que estoy temiendo si algún día nos casamos y me tienen que hacer un album.....

en TXABI dijo...

No has cambiado casi nada tu jeta linda (... y no sé si eso lo consideras bueno, o malo)

Burbuja dijo...

A mi me encanta hacer fotos, pero soy cero fotogénica por lo que evito en lo que puedo salir en ellas. Y sí, mis fotos de la época del colegio son para quemarlas (qué vería de glamouroso mi madre en llevarme con chándal y zapatos!!) Menos mal que hemos ido mejorando, al menos un poco, con los años XDDD

Anónimo dijo...

"... el guapo subido" y... cara de: uys... me has pillao.

:-)

uncerdo,

molinos dijo...

Hermano E...confía en mi..tengo exactamente esa cara ahora mismo y ese corte de pelo...puedes idolatrarme..XD.

Hermano E. dijo...

Lo he intentado pero no me sale: algo de fetichista si tengo (la de los pies me sedujo mas), pero de pederastia afortunadamente no peco.

De todas formas, aunque hayas querido pervertirme (mas aun), yo te sigo idolatrando.

Hans dijo...

Esa foto tuya es sensacional. Las fotos en general son un arma cargada de futuro (no se sabe si arma de suicidio o arrojadiza, claro). De vez en cuando, con esas cosas de la personalidad 'b', me encuentro fotos mías históricas de cierta contundencia, pero soy consciente desde siempre de mi mismidad: no sufría, no sufro. No me gusta demasiado que me fotografíen, pero tampoco sufro, a pesar de mi escasa fotogenia.
Y, en efecto, me ha bastado leer la nota a pie en relación con el vídeo imposible del Boss. No me hacía falta abrirlo, sabía que era ése. Pobre.
P.S.: me ha venido a la memoria lo del baile del zócalo que evocabas hablando de la torpeza danzante del personal ;-D

Hans dijo...

.

Mente dijo...

Si te sirve para algo, te diré que esa foto que has puesto sirve para demostrar que:

a) O mi madre te entregó en adopción y se quedó con tu gemela; ó

b) que mi madre secuestro a tu gemela en el hospital donde nacisteis.

Eres clavada a mi hermana con esa edad.

Y no. Ya te confirmo que no soy tu hermano (salvo que la opción (a) sea la correcta) :D

Besos

Pikifiore dijo...

Jajajajaa, cierto!!la foto en marco de plata es algo por lo que nadie deberia pasar...Mis padres tienen puesta la de mi graduacion, con una toga torcida y con brackets en los dientes. A ver si un accidente fortuito mientras se pasa el plumero acaba con esa humillación.

Ana María dijo...

Yo tengo unas lindísimas sobrinas que me han destronado de todo, pero de todo, todo, del marco de fotos también :D

Yo siempre salgo mejor sin sonreír (cuando parezco una serbobosnia terrorista) o cuando hago mueca (cuando parezco importante y me hacen perder el tiempo).

Las mejores fotos, las "pilladas"; salgo fenomenal hablando con alguien, gesticulando, haciendo muecas de verdad. Esa sí que soy yo. Incluso tengo una en que ambos íbamos borrachos (quien la tiraba y yo misma, como prueba el cubatazo que porto en las manos) que podríamos decir que es artística de lo movida que está.

Posando soy como un orco. En la única que había que posar, con todos los de clase, alguien dijo una gilipollez y salgo riéndome a carcajadas.

Y tú sales bien guapa en esa foto ^^

Besos!!!

Sigo Soñando dijo...

Yo odio que me hagan fotos, pero si me encanta ver fotos de los demás je je je

Un abrazo desde mi refugio.

Sigo Soñando

Pep dijo...

Leyendo los comentarios.. la peña no solo somos descerebrados sino ya desalmados...

Es que a nadie se la ha ocurrido decir....

pero que mona....!!

Con esos mofletitos.. y esa mata de pelo .. y esa mirada que ya apuntaba maneras....

Ay señor...

Sílvia dijo...

Muy mona, si señor.

Por cierto, que los que crecieron en los 70's tampoco tenían un gusto estético muy allá (hay unas fotos que el rey querría quemar pero que yo no le dejo.....)

l'hel·lènic dijo...

Desconocemos quien era el fotógrafo, pero estarás de acuerdo que no le costaba nada, haberte dicho que cambiaras este rictus facial. Por cierto el jersey a rayas, tope guay. Sería unisex, porque tuve uno igual.

Tita dijo...

Sí, sí...el guapo subido...pero parece que te están poniendo una inyección

;)

Me has recordado la foto de mi comunión (tomada el día del corpus, con fiebre y las puntas del pelo hacia fuera) que mi madre decidió que era moníiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima y puso en un cuadro de medio metro por medio metro por lo menos.

Sigo traumatizada.

Ines dijo...

Voy a ser mala
La foto......se parece a Soraya Sáenz de Santamaría

molinos dijo...

Inés...eres muy mala.

Superwoman dijo...

Yo creo que somos demasiado duros con nosotros mismos (y con nuestras fotos). Si lo se, las medias a rayas son horteras y de payaso, pero hubo una epoca en que todas ibamos asi por la calle.
Un supersaludo

Ariadna Valdés dijo...

Sobre las fotos de los que han muerto, tengo que decirte que yo a mi abuela (que murió hace dos años) la recuerdo perfectamente, su cara, gestos, voz, risa, escritura, cómo se maquillaba cuando yo era niña, su tacto... tanto como si justo ahora acabara de estar con ella. Y tengo una foto suya en mi librero, que me encanta porque está muy seria y tiene una lágrima (parece que está llorando, pero se contiene), nada que ver con la mujer que yo conocí, que sólo vi llorar dos veces...
Yo, prefiero los recuerdos de mi mente, porque sí, ves las fotos y las personas no se parecen en nada, aunque sean ellos.

Dana dijo...

para mi las fotos son esa memoria selectiva que anticipamos... de una forma u otra tomamos fotos para recordar un momento, un paisaje, una emoción, una locura que nos hizo sentir bien, por lo que al final, si alguien se pusiera a a ver las fotos de nuestra vida, pensaría que siempre hemos sido felices pues solo cuentan la mitad de nuestra historia.
Nadie hace fotos en entierros, funerales, suspensos, cabreros y mega cabreos, despidos, depresiones...
Por otro lado, las fotos te pueden hacer pensar en el futuro, recuerdo un profesor de Sociología que nos decía que nos tomáramos una foto con la que sería nuestra familia política y la analizáramos muy mucho si de verdad creíamos que no solo ahora sino dentro de 5 , 10 o 15 años nos seguíamos viendo ahí.
Ya lo sé, un comment caótico pero Dublin está helado y mi cerebro también. Por cierto Moli, muchos meses después, volví a encontrar el imán de verdad verdad y dice textualmente äll you need is love and Gin Tonic¨..en cuanto pueda te lo envío.

Aliena dijo...

Espera espera, la única forma de que eliminen esas horrendas fotos es reproducirse???? mierda!!!! las mías van a echar raíces en el salón....grrrr (mi madre a falta de una, puso 2 de la orla en la que salgo con una cara de pan y una sonrisa falsa realmente acojonantes...sniffff)

NáN dijo...

foto chula.

Las fotos son como restos geológicos.

Bettie-Page dijo...

lo que mas mola de todo lo que comentas, es ver esas fotos cuando estan en un album o en un caja...cosa que se ha perdido mucho con las camaras digitales..al final,la mayoria se quedan en el ordenador :(

XEIA2410 dijo...

Me sumo al "pero qué mona"!!!!!! Sí, a esa edad todos somos monos pongamos la cara que pongamos (aunque algunos luego nos estropeamos que da gusto!!!). Yo me acuerdo de alguna de carnet con el uniforme del cole...y un careto...en fins, pero ahora te ríes un montón.
Oye, no dijiste que C era como tu clon en pequeño?? No disfrutas viendo tus fotos de niña y viéndola a ella??? A mí me encantaría experimentarlo...pero las mías no se parecen tanto a mí!!!

florci dijo...

a ver si en el momento de la foto de pillaron cabreada.....jajajajja

yo nací en el 84 y cuando me veo con esas mallas del mercadillo fosforescentes rosas y esos jerseys con lazos...... suerte que no me tocó la época de mi hermana, donde se llevaban las hombreras...por Dios!


Tienes razon, las mejores fotos son aquellas que te pillan desprevenida.

besos!

Heunice dijo...

Florci me ha llegado tu comentario... porque a mí sí que me tocaron las hombreras!!! y las gafas de mariposa... madre mía... que vale que una es más fotogénica que guapa ¬¬ pero así no hay forma ;)

madamer dijo...

Rabia me ha dado a mí hoy y mucha a cuenta de una foto.
Me han dado la tergeta definitiva para fichar en el trabajo y de todas las fotos posibles han escaneado una de hace 14 años!!! Con lo mona que estoy yo ahora y no en aquella época rebelde en que me dio por casi raparme la cabeza... tengo menos arrugas sí, pero una cara de ingenua que tira patrás!!

JuanRa Diablo dijo...

Puede que un día me atreva a publicar un puñado de fotos que merecen la horca.

Solo con el autoescarnio se completa el exorcismo.

No sé lo que he dicho.

1730 dijo...

Además te las puedes encontrar por cualquier sitio. Y si no que se lo digan a la familia Real... hasta en un contenedor.

¿y qué hay de esas en las que eres incpaz de reconocerte?