martes, 19 de julio de 2011

MATERNITY (LXXVIII) : CRÓNICA DE UNA RABIETA INFERNAL

Llego a Los Molinos tras hacerme 260 km conduciendo y pasar 7 horas absurdas en Mordor. Quiero descansar, leer, escribir, salir a correr, “disfrutar” de la maternidad en lo que pueda, de la convivencia con mis hermanos...en fin...pasar una tarde en armonía.

Ja.

- Moli...C está castigada.

Cojonudo. La primera en la frente, ni había soltado el bolso y veo como mi tarde armonía se esfuma por el hiperespacio.

- Vaya... ¿qué ha hecho?
- Ha tardado mil años en comer y cuando le he dicho que o terminaba antes que minicuñado o la llevaba a echarse la siesta, ha dicho “me da igual”. Cuando luego la he querido llevar a echarse la siesta, se ha tirado al suelo de la cocina y ha estado lloriqueando sin parar. La he tenido ahí una hora y cuarto tirada y la he castigado sin montar en bicicleta en toda la tarde.
- Vaya C...muy bonito...pues ya sabes estás castigada.

Inciso. Soy de la opinión de que cuando dejas a tus hijos al cargo de algún familiar, ese familiar adquiere la patria potestad durante ese periodo de tiempo. No se le puede desautorizar de ninguna de las maneras, aunque yo jamás desautorizaría a molihermana y además conociendo a C. tenía toda la razón. Fin del inciso.

Miro a C y como es una profesional, levanta los ojitos de cordero degollado, me mira, pone cara de buena...la muy cabrona hasta va peinada...” Ya sabes C...estás castigada

- Si, mami.

Parezco nueva.

Subo a mi cuarto y me encuentro a M durmiendo en mi cama. Tan angelical, tan mona, con esa cara de buenísima que tiene...decido que esta tarde es mi hija favorita sin duda. Cuando estoy sumida en esos pensamientos, se despierta, abre sus increíbles ojos azules, sonríe y me dice: C esta castigada porque se ha portado fatal y no puede montar en bici.

Es enternecedor ver como los hermanos se siguen alegrando cuando el objeto del castigo es el otro. Me siento tannn identificada.

Las dejo merendando mientras salgo a correr un rato. C parece calmada, no me fio pero decido posponer mis sospechas para la vuelta.

Vuelvo deseando suicidarme por el esfuerzo corredor. Me ducho, cojo mis libros, mis cuadernos, el capítulo del libro de Peñas que estoy corrigiendo y me siento tranquilamente a disfrutar de la tarde. Parece que mis malos presentimientos no se van a cumplir.

- Hola mama...
- Hola C
- ¿Qué hacez?
- Pues estoy escribiendo unas cosas y leyendo otras. ¿Tú estabas jugando con barro, no?
- Zi
- Pues muy bien...sigue jugando con barro.
- No...
- Vale...pues siéntate aquí conmigo y pintamos algo.
- Tu pintaz fatal.
- Ya...por eso tú pintas y yo escribo…
- Ez que no quiero hacer ezo.
- Ya... ¿quieres jugar a las 3 en raya?
- No…
- …….
- Quiero montar en bici.
- Ya, pero no puede ser. Estas castigada sin montar en bici por la rabieta de la hora de la comida.

Soy un prodigio de comprensión maternal y esto lo digo con un tono sosegado y tranquilo...explicándole a mi querida hija que porque ha hecho algo mal está castigada. Esas cositas tan chupis que dicen en las revistas de “ser padres”…explica que los actos tienen consecuencias.

Me siento superorgullosa de mi misma como madre ejemplar…y me sumerjo en mis cosas.

- Quiero montar en bici.
- No puedes. Estas castigada.
- Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici. Quiero montar en bici.
- C, ya te he dicho que no puede ser. Da igual que me lo repitas mil veces...no vas a montar en bici.

Madre mía...me merezco una ovación. C está a 10 cm de mi oreja repitiendo esa frase en plan mantra.

- QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI. QUIERO MONTAR EN BICI.

Mi coraza de madre ejemplar se resquebraja…lo noto claramente. Intento una huida cobarde.

- C el castigo te lo ha puesto la tía...si cuando vuelva decide perdonarte, podrás volver a montar en bici...pero haz el favor de callarte ya.
-BUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH BUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH YO QUIERO MONTAR EN BICIIII..YO QUIERO MONTAR EN BICIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Decido dejarme de zarandajas comprensivas y adoptar la táctica madrastra.

- C. para empezar te callas ahora mismo, te calmas...y te sientas ahí hasta que estés tranquilita y luego ya hablaremos.
-BUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH BUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH QUIERO MONTAR EN BICI, QUIERO MONTAR EN BICI, QUIERO MONTAR EN BICI.

Es un puto dibujo animado lloriqueante, con lágrimas de verdad, nariz colorada y gritos sin parar.

Esta perturbando muchísimo mi tarde de paz, pero recobro la compostura y decido intentar permanecer imperturbable mientras leo como las divisiones panzer la cagan en Stalingrado….

-BUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH BUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH YO QUIERO MONTAR EN BICIIII...YO QUIERO MONTAR EN BICIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

No soy tan imperturbable.

- Se acabó C. te vas a tu cuarto ahora mismo y te quedas allí hasta que decidas calmarte y desde luego hoy no montas en bici.

C decide pasar a la parte física de la rabieta, se tira al suelo y se agarra a la pata de la mesa…

A MI CUARTOO NOOOOOO A MI CUARTO NOOOOOOOOO QUIERO MONTAR EN BICIIIIIIIIIIII QUIERO MONTAR EN BICIIIIIIIIIIIIIIIII

Hemos llegado al punto de no retorno de la rabieta. Ahora mismo estoy tan hasta los cojones que le daría la bici y la apuntaría al Tour de Francia con tal de dejar de oírla...pero no puede ser. Hay que mantener la posición tomada, no puedo rendirme aunque sé que voy a quemar mis naves con esto.

La cojo en brazos, va como un peso muerto...asi que además dejarme las lumbares tengo que preocuparme de no arrearle con la cabeza en los marcos de las puertas, de evitar que me de una patada de Kun fu panda y de no matarnos las dos por las escaleras.

QUIERO MONTARRR EN BICIIIIIIIIIIIIIIIIIIII QUIERO LA BICIIIIIIIIIIIIIIIIII QUIERO LA BICIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
C te voy a poner el camisón porque estás histérica y te quedas aquí hasta que te tranquilices.
NOOOOO EL CAMISÓN NOOOOOOOOOOOOOOOO
SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII EL CAMISÓN SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Mierda...he entrado en su juego y estoy gritando.

Me peleo con ella, se mueve como un pulpo, da vueltas, manotea y yo intento quitarle la ropa y ponerle el camisón sin soltarle un azote que es lo que me pide el cuerpo….noto todos los nervios de mi cuerpo en tensión y estoy haciendo tanta fuerza con la mandíbula que sé que me va a doler luego.

Por fin, la dejo en camisón llorando en la cama como si fuera Blancanieves. Me da igual, soy la Madrastra...pero tengo que ganar como sea.

Y sí, se trata de ganar. Ya paso de que comprenda ni mierdas de esas. Una rabieta así por cabezonería no lleva a ninguna parte y es así porque yo lo digo.

Me siento otra vez, .respiro hondo e intento concentrarme en los panzer de nuevo.

5 minutos. Oigo un ruido...levanto la vista…y la muy cabrona está ahí...en la ventana de la escalera…y ¡¡ se ha vestido!!!!!

Me noto hervir la sangre. Noto eso y me reafirmo en mi propósito de no tener más hijos.

De algún lugar remoto de mi interior sale una voz que me acojona hasta a mí y dice

C...vuelve ahora mismo a tu cuarto, ponte el camisón y no se te ocurra aparecer hasta que estés calmada y dispuesta a pedir perdón.

Y funciona, debo haberlo combinado con mi mirada paralizante y acojonadora que ni siquiera sabía que tenía.

C desaparece.Noto como recupero el ritmo normal de latido, mi respiración se tranquiliza y puedo volver a controlar mis impulsos de buscar un colegio para meterla interna.

Al cabo de una hora, y al olor de la cena aparece en camisón y con cara de buena…

- ¿quieres cenar?
- Zi
- ¿Me vas a pedir perdón?
- Zi...perdón. Un bezito.
- Muy bien...y ya sabes que no tenías razón ¿verdad?
- ….
- C?
- Yo creo que zi tenía razón.

La maternidad, qué grandes satisfacciones da.

51 comentarios:

Inés dijo...

No sé qué decirte. No he estado nunca en tu papel (ni como canguro) y en cambio sí que estuve muchas veces en el papel de C.

Pero sólo fue hasta los 10 años. Luego nunca más.

No, mejor no pienses en eso.

Lady Gugu dijo...

Vaya tela chata aunque muy bien capeao, habría que haberte visto la mirada que le echaste y que surtió efecto. Hay veces que es muy difícil intentar no perder los nervios cuando estás ante lo que parece un alma endemoniada… me parto con C y me gusta su carácter, al final claudicó pero siguió en sus trece jajajaj

¿Oye y lo del pijama cuando está castigada porqué? Voy tomando nota para cuando me toque…

javi dijo...

¿No quieres ninguna mas en serio?

Joooooooooooooo....

[†(V)uŦяĆ] dijo...

Seguro que, a pesar de los malos ratos, luego sí que tiene satisfacciones de verdad. Paciencia, que es la MADRE se la ciencia. Por algo se dice, ¿no? Y no debemos olvidar recordar que, cuando nosotras éramos niñas, hacíamos lo mismo (aunque no lo recordemos).;P

¡Besotes de una fan canaria! :D

Anniehall dijo...

Me ha hervido la sangre hasta a mí. Debe de ser cosa de las Cs porque la mía lleva una temporatita queeee...

Te juro que estoy notando ese ardor en el esternón de cuando noto la rabia dentro de mí y no sé cómo sacarla... o sé que no debo sacarla. Qué arte narrativo, chica! (no sé por qué todavía me sorprendo)

Carmen dijo...

Qué bruja (la hija, que no la madrastrona...) jaja, yo soy igual, incluso en el momento de debilidad de mentar al "castigante" como arma de negociación. Una pena eso de que hay que ser coherentes y de que no valen los polis buenos / malos.
Gran momento Calvin, a fe mía...seguro que hay alguno de Guille equiparable.

Pétalo dijo...

Me ha recordado a un niño al que cuidaba. Era el infierno cuando se ponía de rabieta. Dan autenticas ganas de matar.
Pero, vamos, la que te espera en la adolescencia no lo envidio, no, nada de nada.

Bruja Naranja dijo...

Jo, como he entendido lo de subirla a la habitación mientras te cocea, pero procurando no desnucarla.

Chitin dijo...

Me suena taaaaaaaaaaaanto, cambiando la bici por ver dibus o ir a la piscina.
Afortunadamente yo tengo el super-poder de mirada paralizante combinado con el tono de voz "mamá está muy enfadada" y suelo "ganar" las batallas con mi peque.
Pero claro, utilizar el super-poder es AGOTADOR!

Bichejo dijo...

No me pega nada el rollo pataleta en C, la verdad es que me da la sensación de que en general tiene que ser más del tipo mira qué envolvente más bonita te voy a hacer que del tipo pataleta.

Ahora te van a crucificar, aunque igual te salvas por no haberle dado el azote que estaba pidiendo a gritos, que lo sepas.

Mola que te la intente colar volviendo a vestirse, y mola mucho que pierda, hay que aprender a perder también…lo que más mola de todo es que con sus dos narices te diga que sí que tenía razón. Esa niña os va a traer (aún más) de cabeza.

Salamandra dijo...

jajajajaaaaaaaaaa me encanta C. Los tiene cuadrados. Antes morir que perder la vida, menuda va a ser a los 14. Lo siento por ti compi ;-).

Impresionante tu autocontrol, yo habría soltado un bufido bastante antes.

sin mas palabras dijo...

Querida Moli, me complace saber que tras ese momento sigues cuerda... afortunadamente (para mi digo) NiñoNinja no ha sido de muchas rabietas, alguna que otra si… tampoco voy a decir lo contrario... pero en tu relato acabo de ver a mi sobrina y no siempre apreciada "sobrinadeloscojoneshistérica"

Valle dijo...

Buffff...solo puedo decir....menos mal que aún me queda mucho para que el peque de la casa pueda ir en bici!!!!

HombreRevenido dijo...

No ha hecho falta utilizar las esposas. Buen trabajo, teniente.

BLN dijo...

No montaré en bici, pero creo que tengo razón. Eso nome lo quitarás

Patito dijo...

Me he quedado en una pieza. Ya entendí de donde sacan las escenas para las pelis de terror ja pero como yo tengo tres hijos te entiendo. Supongo que después de esta entrada varias hay decidido no tenerlos jeje.

Anónimo dijo...

Hace 50 años, cuando yo era como C., si no quería comer la sopa mi madre me arreaba un sopapo y me comía dos platos.
Ahora haces eso y acabas en la cárcel.

La que está liando Zapatero.

Don Mendo

Mamá Española en Alemania dijo...

Diosssss... a mí me pasó algo parecido ayer (con una pala en el arenero)... y llegó la mamona de la vecina de mi madre (como 60 años o más), BAJÓ al parque y me regaño A MÍ porque el niño (mayor) estaba berreando y que eso no puede ser, y que ella no se puede quedar de brazos cruzados viendo al niño con tal disgusto y que qué pasaba y que si no le daba la pala yo, se la daba ELLA... Mande?!?!?!? Acabé a gritos con ella y menos mal que el niño tuvo un poco de... ¿sentido común? y acabó entre mis piernas, callado y diciéndole a la señora que ya quería la pala (de los cojones)... Dios, estuve a punto de tirársela a la cabeza a la petarda esa.

Mamá Española en Alemania dijo...

Por cierto, tu hija es un crack... te vas a cagar cuando tenga 15 años huahuahuahuah ;P

José Antonio Peñas dijo...

Nuestro caso más similar, cuando D tenía cinco años, no fue por la bici sino por unas chuches, unas chuches que encima se le iban a comprar, que ya las tenía garantizadas. Estábamos en el super y nos pidió las chuches, mi chica tuvo un momento de debilidad y las echó a la cesta, y le dijo que cuando saliéramos se las podía tomar. Pero el las quería en ese mismo instante. quierochuchesquierochuchesquierochuches... pataleta, al suelo, berridos, lloros, gritos, manotadas y pataas en todas direcciones... mi reina que no dice nada, las chuches de vuelta al estante (más berridos, tonos más altos, incremento de la frecuencia pateadora), niño bajo el brazo pataleando y a casa mientras yo me hacía cargo del resto de la compra. Y al llegar a casa, charla pedagógica con efectos especiales (lo que viene a ser una azotaina de las que no se olvidan, mano de santo y lo a gusto que se quedó ella) y esa frase tan de madre, la de "y ahora ya lloras por algo"

Virginiag dijo...

Como te comprendo, con decir que estoy deseando que terminen las vacaciones para ver si con la vuelta a casa se tranquiliza mi terremoto. Al menos C te pone cara de buena, mi niña pone cara de bicho, se rie y se va corriendo.

Anónimo dijo...

He descubierto tu blog hace poquito (está claro que soy la última) y me tienes totalmente enganchada. Yo no tengo ingeniero ni princezas, pero sí dos enanos que no desmerecen para nada las rabietas de C.
Cuando te las cuentan, por cierto, son de lo más graciosas.

http://madredemarte.wordpress.com/

Juliet dijo...

Buahhh se debía sentir TAN frustrada!!! Recuerdo una mía, debía tener rollo 6 años, y me dio tantísssima rabia (no sé qué), que descontrolé! No me hacía ni caso, ignoraba mi llanto histérico, y decidí "pegarle en el culo" a mi santamadre. Me pegó tal bofetón, que lo flipé en colores.

A la hora estaba todavía con los ojos hinchadíssssimos, pidiéndole perdón, con cara de angelito.

Supongo que si mi santamadre lee esto, te planta un monumento en la plaza catalunya!

Anónimo dijo...

Moli, como siempre, molas mil!

José Antonio Peñas, "lo que viene a ser una azotaina de las que no se olvidan" que sepas que es un delito según el nuevo Código Penal, así que no andaría yo presumiendo de ello tan ufano.

XAqui dijo...

Los niños son máquinas perfectas de molestar. Eficiencia garantizada. Por supuesto que hay parte buena en la matenidad;, pero no es el tema aquí, hablando de lo que hablamos, son aguafiestas, molestos, aburridos y buscalíos. Y yo fuí una malva de niña, a mi eso no me lo aguantaron; debe ser que como no tuve rabietas en su día, las tengo ahora, cuando me toca aguantar las rabietas de mi descendencia.

Tita dijo...

Joder, Moli. Pues eres una madre que te cagas (seguro que llevas corazones rosas aunque sea en el forro del monedero).

Yo no fui tan buena madre. En la última, sí se llevó un azote. Pero fue más que rabieta, fue ataque de histeria lo que tuvo y eso....

...bueno, que no me justifica, pero yo no me siento tan mal ¡leche!

Rachel dijo...

Animo guapa, te mereces un premio o un monumento por el aguante...
un abrazo

el chico de la consuelo dijo...

Desde luego es que no teneis talante ni voluntad negociadora...los niños requieren de una actitud serena en donde el dialogo coadyuve en una formación integra de la persona. Caso contrario los paramentros de frustración pueden generar una inadaptación social.
La sociedad en la que vivimos ha puesto en valor paradigmas de violencia cuya implementación en el individuo connota actitudes reactivas con la figura de la madre.

Anónimo dijo...

Me das envidia.
Yo, con las ganas que tengo de tener un nieto y nada. Ahora añoro los días aquellos de los burros que cogía el niño.
Al fin y al cabo no son mas que inocentes juegos de poder en los que nuestras criaturas van explorando los límites...

jubiladodecadente

Anónimo dijo...

Evidentemente, ¿Pq iba a montar todo ese pollo si no fuera porque cree llevar razón? Está claro que la malvada madrastra no puede entenderlo pero todos comprendemos a la pequeña Blancanieves... Solo le queda que cuando llore y grite venga putoperro y se ponga a aullar en plan solidario xDDDD

Ánimo, siempre puedes insonorizar el sótano!
Besos
Diana.

lalo-harry dijo...

cuando hacia una rabieta de esas y amenazaba con llorar mi amado padre me decía "parale o te doy motivo para que llores de verdad", aprendí desde muy chico que mi papá si lo cumplía y a no hacer mas berrinches

Pikifiore dijo...

Guauuu, no hay nada que me saque mas de quicio que un niño con rabieta...Menos mal que todo vuelve a su ser..jaajaja

estibalitzsg dijo...

Jajaja que grandes son tus hijas, no te da la razón ni después de una tarde entera castigada!!! Son unas fieras :D Saludos!!

José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Antonio Peñas dijo...

No presumo, anónimo, ni me ufano. Lo expongo así porque prefiero usar un tono ligero al escribir.

L'hel·lènic dijo...

O sea, que la cosa quedó en tablas. Tú conseguiste, a base de tezón madre-Moli, una hora de asueto vacacional ( espero que sin resquemor emocional) y la prinzesa se quedó con su verdad. Lo siento Moli, pero tu prinzesa me tiene el corazón robado. Para mí, ella siempre tendrá razón.

José Antonio Peñas dijo...

Por ierto, Moli la mirada esa ¿No es uno de los superpoderes de molimadre?

Anónimo dijo...

¡¡¡Choca esas cinco!! Bien por aguantar. Por muy prinzeza que es, me la imagino yo con varias de éstas- de forma periódica pero bajando intensidad al ver que no funciona...

Bravo por tí....Y hasta la siguiente!
Anónima Marta

Bolboreta dijo...

Apuf! C. tiene carácter eh? jeje
No me quiero ni imaginar lo que tendré que hacer para controlarme en situaciones así.
Solo una cosa, mi sobri C. tuvo una rabieta en octubre, 3 años, primera Gran rabieta... Mi cuñado que es como una madre de mejillas sonrosadas pero en tio, le dijo, C. cálmate y deja de llorar. C. no paró. Estaban en la calle, en cuanto llegaron a casa mi cuñado abrió la ducha y la enchufó debajo... Fin de la rabieta.
La niña jamás ha vuelto a tener rabietas, adora a su papá, y él ni levantó la voz, ni le dió un azote...
Habra quien diga que es una barbaridad, yo por si acaso me lo apunto!
Besos Molinos!

Anónimo dijo...

A José Antonio Peñas... ok.

S.Y dijo...

Dios hahhahaha que bueno por Dios jajjajaj que graciosa lo del final jajajjaja

S.Y dijo...

Dios hahhahaha que bueno por Dios jajjajaj que graciosa lo del final jajajjaja

José Antonio Peñas dijo...

Lo de la ducha lo usaba una conocida mía. Tal cual, con la niña vestida (como para desvestirla en plena pataleta), agua fría y que se relajara. Debo reconocer que la criatura era (es) de armas tomar.

OR² dijo...

HAHAHA! Ay pobre de tí! ya sé lo que es eso! Uno quiere aplicar los principios de la maternidad amorosa y noooooo, nooooo se puede! Que me parto con tu post!

m dijo...

Oye, estuviste muy bien, pero te vas a cagar con C. en su dulce adolescencia... la, la,la... tengo un tsunami de casi 5 años que también me hará sufrir. Hagamos un grupo en facebook!!!!!!!!!
Marta.

Lo que diga el espantapájaros dijo...

Jajajajaja, qué pobre!! En el fondo me hace gracias porque, oye, para ser canija, menuda cabezonería tiene (me recuerda a mí). Mi madre también nos amenazaba con lo de meternos en un colegio internos!!

cecilia paola dijo...

Caramba con C, me encanta que terminara con la idea de que ella piense que tiene razón me hace recordar un anecdota:

F se porta mal, esta castigado y se le manda a su cuarto.
- Vete a tu cuarto.
- noooooo
- Te me vas a tu cuarto
- Nooooo
- A TU CUARTO, PERO RÁPIDO!!!!!
- NOOOOOOO, me voy pero despacio

Ingrid dijo...

jajajaja, perdón, perdón, ya se que cuando me toque a mi no me hará tanta gracia, pero es que lo cuentas de tal forma que parece que lo esté viviendo yo.

Anónimo dijo...

No sabes lo identificada que me he sentido contigo, mi hija es igualita y a veces me saca de quicio menos mal que ahora está mas tranquila con eso de que está de vacaciones.

-Nun-

Pep dijo...

Tu de peque, no serías igual?

madamer dijo...

Cuántas de estás tendré archivadas uffff...ánimo moli, ya sólo nos queda pa preadolescencia, la adolescencia y así hasta el infinito y más allá...una madre nunca deja de sufrir por y para sus hijos...bueno sí cuando la palma ;)