viernes, 8 de julio de 2011

MATERNITY (LXXVII): Paciencia.



Ser padre es una tarea que te sobrepasa todos los días.

No es como un curro nuevo, que es nuevo un día, dos, un mes y luego le coges el truco y tiene menos misterio que verse crecer las uñas de los pies. No, ser padre es nuevo todos los días, cada puñetero día hay algo nuevo agazapado para darte una colleja y decirte: aha... ¿a qué creías que lo tenías contralado? Pues no.

Normalmente y por principios, no leo revistas de padres, ni leo blogs de madres, ni consejos de pediatras, especialistas en comportamiento familiar, coach sobre relaciones parentales ni nada de eso. No me gustan y lo que es peor, si alguna vez caigo en la tentación, acabo con unos niveles de hostilidad en sangre que casi me hacen combustionar.

Tampoco suelo atender a conversaciones sobre el “hecho de ser padres” normalmente pontificadas por gente sin hijos. Si, ese tipo de conversaciones que se escuchan cuando en el banco de al lado hay una madre diciéndole a su hijo: me da igual que llores, he dicho que no y es que no y es porque yo lo digo. Todo esto dicho en un tono...cercano al grito.

Esa gente sin hijos suele decir: qué poca paciencia, a los niños no hay que gritarles...es mejor hacerles entender.

Cuando escucho esas cosas, sentaría a esa gente a hablar con un ficus y que trataran de convencer al ficus de que sacara flores de margarita. A lo mejor así entenderían el nivel de frustración que se puede alcanzar ejerciendo la paternidad.

En un mundo ideal de luz y de color y muy parecido a los anuncios de la tele, tu nevera siempre tiene comida apetitosa y que no engorda, discutes con tu pareja en un tono civilizado, hablas con tu jefe sobre tu valía profesional y él no solo no se descojona en tu cara si no que te da la razón y te sube el sueldo, tu coche siempre está limpio, siempre vas conjuntado, tu casa siempre está ordenada y nunca jamás pierdes la paciencia con tus hijos.

En el mundo real, lo que de verdad ocurre es que muchas más veces de las que te gustaría, te encuentras gritando, con la paciencia agotada y completamente desbordado por el comportamiento de tus hijos.

Sí, claro, no debería ser así, porque tú eres adulto y ellos pequeños.

No debería ser así porque tú sabes que no está bien gritar y ellos son pequeños.

No debería ser así porque ellos no deberían pagar por tu cansancio, tu frustración, tu dolor de ovarios, tu cabreo con el jefe, la discusión con tu pareja o la ola de pena atroz que te está arrasando.








Pero las cosas no son como deberían y tú no eres un superhombre. Estas cansado, harto, triste y hasta los cojones de ese día…y resulta que tus retoños ese día han decidido consciente o inconscientemente, comprobar hasta donde puedes aguantar.

Y aguantas, y respiras, y suspiras…y piensas que no lo hacen aposta y que no tienen la culpa.

E intentas razonar…mirad hijos...de verdad...he dicho que no puede ser y no puede ser. Y no me hagáis repetirlo más. Y contra todo pronóstico consigues utilizar un tono de voz controlado y que no asuste.

Y siguen. Porque ellos están menos cansados, tiene mucho más aguante y son capaces de sacarte de quicio mucho más rápido que la peor combinación letal de gente que se te ocurra, esto es: tele operador, tu madre y tu jefe.

Y vuelves a respirar. Y a suspirar, y lo intentas otra vez. Y sabes que no funcionará, pero inconscientemente estás imbuido de ese “puto mundo ideal de la paternidad” donde no se grita, no se chilla y la paciencia cuelga de las lámparas de tu casa…así que vas a ello otra vez:

A ver por favor, como tengo que decirlo…vamos a llevarnos bien. Estoy cansada y no quiero discutir...ya lo hemos hablado.

Y al final de este camino tannnn frustrante, lo que queda es:

HE DICHO QUE NO. Y ES QUE NO. Y YA ESTÁ Y ES ASÍ PORQUE LO DIGO YO Y PUNTO. Y SI NO OS GUSTA ME DA IGUAL, Y AHORA A CALLAR Y COMO OIGA UNA PALABRA MÁS OS MANDO A LA CAMA HASTA MAÑANA.

Y funciona.

Puede que las lágrimas rueden por la cara de tus churumbeles, pero no pasa nada. Gracias a Dios, estás inmunizado y además sabes que son sus lágrimas o las tuyas…y si ven las tuyas sí que te has caído con todo el equipo.

Después viene el rato en el que pasas por una serie de sensaciones.

1.- descubres que tus padres te gritaban con razón.
2.- piensas que tus padres te gritaban poco para lo cabrón que eras.
3.- piensas que gritas más que tus padres, ergo tienes menos paciencia, ergo eres peor padre.
4.- quieres más a tus padres.
5.- te juras a ti mismo...que mañana...tendrás más paciencia e intentarás no llegar a la fase de porque yo lo digo.
6.- deseas que todos esos de “con los niños hay que hablar”, “no hay que hacerles pagar tus frustraciones”, “ es importante tener paciencia”, se reproduzcan. La venganza sienta tannn bien.

47 comentarios:

Efe Morningstar dijo...

Todo el mundo sabe que los pedagogos y los pediatras no se reproducen sino por gemación. Llegan a los cuarenta y cinco años y... ¡HOP!, les sale un señor ya con la carrera hecha (de ped-algo) de la espalda.

Pero eso no les quita razón sobre su conocimiento intuitivo e infalible sobre los niños. Lo que pasa es que tú eres una intransigente, una descreída y una chunga total. Eso es lo que pasa.

Mala, más que mala.

Rachel dijo...

Gracias mujer por explicar tan bien, el día a día, de cualquier papa de este mundo.
Yo tampoco sigo las revistas o programas, que intentan reeducarte como padre...primero por que aunque intente nunca lo pongo en practica y segundo por que creo que eso resulta en el papel, pero no en la practica.

Un abrao fuerte.

Anónimo dijo...

"Y aguantas, y respiras, y suspiras…y piensas que no lo hacen aposta y que no tienen la culpa."
Moli, en ocasiones sí lo hacen aposta y sí tienen la culpa, son mostruitos dispuestos a gobernar tu mundo.Tiranos, egoistas, y de vacaciones.
El horror !!
caracola

Chitin dijo...

Asinsssssssssm , tu post de hoy real como la vida misma.
Creo además que generalmente los niveles de paciencia de los padres son inversamente proporcionales a las ganas de tocar las narices de los hijos. Es decir, que basta que llegues un día "matao" a casa, para que ellos estén especialmente pesaditos.
En fins, que bonito es ser mamá :-P a q sí?

molinos dijo...

Efe...mmm..¿ así es como vas a reproducirte tu?

Yo soy más que mala..soy malísima..pero eso ya lo sabes.

Rachel, gracias. Las revistas de padres son como las de tias, cienciaficcion.

Caracola, totalmente de acuerdo, a veces lo hacen aposta, pero hay que intentar obviar ese pensamiento para controlarte un poco..aunque a veces es imposible. pero cuando sabes que es aposta entonces gritas más fuerte.

Chitin, la maternidad está claramente sobrevalorada e idealizada..ya lo he dicho más veces..pero a veces mola.

Bruja Naranja dijo...

La vas a liar con este post, reina. A ver cuántas fundamentalistas vienen a decir que maltratamos a nuestros hijos.
Me ha gustado mucho lo de "la peor combinación letal de gente que se te ocurra, esto es: tele operador, tu madre y tu jefe".

javi dijo...

Protesto energicamente.

Yo era un primor de niño y mis padres jamas me gritaron. Aunque quizas fue porque ya estaban hartos de gritarles a los tres anteriores y a mi me largaron al monte donde no les diera el coñazo...

neko dijo...

será posible... vaya manera de tratar a las pobres criuaturitas. Si leyeras revistas te enterarías de que así fomentas que los lazos paternos se estrechen y mil chuminadas mas.

Que sí, que un grito muchas veces hace mas que diezmil palabras, aunque suene mal.

Anniehall dijo...

Yo soy masoca y de cuando en cuando leo revistas de padres y blogs de madres (de padres hay pocos). Y los efectos secundarios los has descrito muy bien.

La combinación esa teleoperador, madre, jefe también me ha encantado.

A mí en el curro me llaman madrastra. No digo más.

Abre el paraguas que fijo que hoy hay lío a pesar de la razón que te asiste. Como casi siempre (la razón no el lío).

Boticaria dijo...

Hola a todos. Es la primera vez que comento, pero hace tiempo que te leo; hasta ahora lo hacía de forma aleatoria, a saltitos, pero desde hace unos días me he puesto en serio, empezando por el primero, que no quiero perderme ninguno.
Ala, y a lo que voy, a comentar; el cúlmen de todo lo que cuentas es que además tu madre viva contigo y amenice la discusión y los gritos poniéndose de parte (por supuesto) de los churumbeles, con lo cual tus sentimientos de mala madre se elevan al cuadrado. Y si no, tu querida suegra, cuando les regañas por algo, les defiende, pero si algún día decides pasar por alto algún comportamiento que a ella no le gusta, entonces es que no les estás educando bien....
En fin, que para ser el primer comentario, me estoy alargando. Un beso. Sigo leyendo.

Lady Gugu dijo...

Cuanta razón tienes, sobre todo en esto último. Mi querida madre siempre me decía: Hija yo te quiero y no te deseo ningún mal, lo único que pido es que tengas una hija lo mismito que tú, cortada por el mismo patrón... claro que mi pobre marío siempre le dice: ¿pero y que culpa tengo yo que ya cargo con una? jajajaja

De momento la mía es pequeña y más o menos buena... aunque apunta maneras...

Anusky66 dijo...

me apunto a extender por la humanidad la maldición del punto 6 ¡¡que se reproduzcan y les salgan unos churumbeles mega listos , que son los que hacen las peores gamberradas y todas a propósito!!!

jejejejejeje

Princess Valium dijo...

Ya sabes, Moli, que tengo tus maternity en un altar. No hace falta añadir nada más porque es tal cual lo cuentas, y no hace falta que tu churumbel sea el mismísimo diablo, la mía se porta bien la mayoría de las veces y bla bla bla, pero de los gritos y las broncas diarias no se salva, ni yo, desde luego, de sentirme como una mezcla entre la bruja avería y la Srta.Rottenmeyer. Mis lágrimas intento oculatarlas, aunque no siempre es posible.

Mil besosssssss

sin mas palabras dijo...

Muy bueno lo del ficus…
En nuestro caso, cuando la paciencia se acaba y le damos a NiñoNinja un bocinazo y los Abus están presentes (eso paso todos los Domingos, lo de la presencia, no el bocinazo, jajaja). La escena es la siguiente; Una servidora o PaPadeNiñoNinja después de intentar “negociar” una situación, acaban con el bocinazo. Abu que lo ve y dice a PaPadeNiñoNinja “ Vamos a ver, es un niño…..(con tonito), que tú eres igual (continua con tonito) ¿qué esperabas?” Respuesta de PaPaNiñoNinja “ ¿y a que tú también hacías lo mismo?. ¿A que también me dabas el bocinazo?” Se acaba la escena y Abu se retira con la oreja gacha.

m dijo...

Yo sí leo algún blog de madres y algún padre (no hay muchos). Sobre todos con alguno maternal, entro tb. en proceso de combustión. Gracias a secciones como "maternity" me doy cuenta de que ni yo soy tan mala ni otr@s tan buen@s. Algún conocido me dice que soy mala, como a ti Efe, y yo contesto con la famosa "las buenas van al cielo, las malas a todos lados".
Marta.

Ratatouille dijo...

Si es que los gritos a veces son irremediables, el mío no es desobediente del todo pero tiene la capacidad de estar haciendo "cosas" en varios sitios a la vez es como un ciclón y al final te hartas de intentar razonar y el bocinazo es el que funciona con el consiguiente sofocón peeero las lágrimas se le pasan pronto ;-)

Alber dijo...

Que sepas que te va a castigar el señor por ser tan mala madre y gritarle a esas dulces cositas de mejillas sonrosadas y ojos brillantes que duermen juntitas y en paz en unas bonitas literas...bruja piruja, como castigo, las madres fundamentalistas van a conseguir que la Hendrick´s y la Martin Miller sepan a una mezcla de Ponche con licor 43, muahahahhaaa

Anónimo dijo...

"Normalmente y por principios...

Te admiro en muchas facetas de tu personalidad, un poco camaleónica y disfruto mucho con tu blog.

Por tanto, en alguna medida estoy en deuda contigo y siento tener que decirte que estás en un error.
A nadie nos gusta que nos digan que estamos equivocados y te pido perdón por ello.

Nosotros también fuimos así de prepotentes y creímos tener capacidad de sobra para educar a nuestro hijo. Hoy lo estamos pagando muy caro.

Por ejemplo, en los manuales de educación más elementales se explica que no se puede vencer un sentimiento con una razón, sólo con otro sentimiento de rango superior. Es por eso que sólo nos funcionan los gritos cuando se ponen así, vencemos un sentimiento -deseo- con otro -miedo-.
Pero pueden funcionar otros métodos y eso es lo que se puede aprender.

Yo lo he aprendido demasiado tarde pero tú estás a tiempo.

Tita dijo...

Malas noticias, Moli. Muchos de esos ya se han reproducido y para evitar el conflicto se lo vienen consintiendo todo, y justificando todo, y criticando a sus maestros....

Eso si, sin gritar. Ya gritaran ellos mismos cuando la vida les demuestre que no todo viene servido por papi y mami...

Inés dijo...

Moli, eres una madre estupenda y todos lo sabemos. Que las prinzezaz no han salido así porque sí.

Vesper dijo...

A mí mi padre, cuando ya estaba al borde del colapso y me lo había repetido todo mil veces en todos los tonos posibles y ya no aguantaba más, me agarraba de los brazos (haciendo la pinza) y me decía: "Yo quiero que seas muy feliz, pero sólo te deseo que tus hijos se parezcan a tí".

Ahora le entiendo perfectamente y me admiro de la paciencia tan enorme que tuvo conmigo, que era la reina de las niñas chungas. Por desgracia me parece que yo no he heredado esa capacidad de aguante...

Salamandra dijo...

A ver, al anónimo: la zapatilla de mi madre ha volado por encima de mi cabeza y las de mis hermanos en infinidad de ocasiones. Una vez mi hermano agachó la cabeza y la zapatilla voló hasta una puerta de cristal que se rompió en mil pedazos, la cara de mi madre fue un poema ... Y te puedo asegurar que no nos ha creado ningún trauma. Es más, es que ahora lo recordamos descojonados...

Lo del miedo lo veo pillado por los pelos, francamente. Mi hija cuando llora porque la riño es porque no se sale con la suya, no porque tenga miedo. Si me torea de una manera indigna ...

Anónimo dijo...

No hay que hacer caso de esas estúpidas revistas de padres y de psicología infantil. Su única finalidad es que te sientas mal contigo misma, un fracaso de madre y tengas que acabar yendo al psicólogo/psiquiatra con tu niño. Allí te harán sentir mucho más culpable de que tu hijo sea como es, te harán pensar que no sabes educar y eres una madre piltrafilla, al niño le diagnosticarán un transtorno de déficit de atención con hiperactividad (el famoso TDH que ahora está tan de moda), te atiborrarán al niño con medicamentos que le harán drogodependiente el resto de su vida y tú pensarás que en vez de un niño tocacojones tienes un niño enfermito. Me he ido un poco del tema, pero es cierto.(Es ir tirando del hilo)
Un saludo, Moli. Estoy de acuerdo contigo.

Rosa

Oso dijo...

Tengo la solución: ten mellizas polopuestas, de esa manera las broncas se las hecha la "melliza ejemplar" a la "melliza chunga". No es que yo tenga mellizas, nooo. Y si las tuviera, no tendrían 2 años, nooo. Y tampoco me descojonaría cuando la chunga pasa del rapapolvo de la ejemplar y esta última se queda con cara de no comprender por qué la chunga ni siquiera se ha quedado a terminar de oír su sermón. Eso sí, no sé cómo se lo monta la ejemplar para no gritar. Debe de ser cosa de adultos que no leen revistas de padres.

Las Movidas De Arwen dijo...

ayyyy cuanta razon tienes

S.Y dijo...

Prefería mil veces cuando era pequeña a mi madre Gritando PORQUE YO LO DIGO, que a todos esos niños que están tirados por los centros comerciales creyéndose Tarzan por las escaleras mientras sus padres cenaban en el VIPS...Prefiero a mi madre gritando PORQUE YO Lo DIGO, quedarme acojonadilla, entrar en razón, y que luego que me explicara lo que había pasado.
SI sinceramente la calidad de un adulto varia según los PORQUE-YO-LO-DIGOS que haya escuchado en su vida. SI no hay maldad, no hay daño. ( Claro que a mi madre me echaba la mirada de los 1000 metros y ya sabia que nada de Tarzan por ese día)

ANIMO¡¡¡

Esther dijo...

Como diría sabiamente Molimadre; "tú lo que tenías que hacer es tener otro para compensar" :P

Anónimo dijo...

Hola Moli, te sigo hace tiempo y la verdad es que me encantas!! a veces pienso que nuestras vidas son muy parejas; veras tengo tu mas o manos, misma edad.Estudie si no me equivoco lo mismo que tu, estoy casada con un ingeniero y yo tambien tengo dos prinzesas de 4 y 5 años. Me encantan los GT y soy una fanatica de la lectura. No te creas las madres "desnaturalizadas" somos mas de lo que creemos pero no nos hacemos la misma propaganda.Belen

Pilar dijo...

Y mañana más, y pasado, lo mismo.

Me he sentido totalmente identificada, sobre todo con lo de no hablar con según quien.

Un beso

Juliet dijo...

Jojojojojojooo!! Yo todavía no soy madre con lo cual, con este tipo de posts reflexiono sobre lo cabroncetas q éramos mi hermana y yo. Y me apunto llamar a mi mama esta noche en plan simpática para compensar.

Ah! Y me preparo unas palomitas para cuando llegue un fundamentalista mama papa vaca... Que llegará... Y esto nooo me lo pierdo!!

Anónimo dijo...

Pues no sé que decirte, no soy madre, soy maestra, y cada año, lidio con 30 niños totalmente diferentes y de familias totalmente distintas; y lo que he aprendido todo este tiempo, es que no importa el estilo de maternidad que cada una usa en su casa, sino el ambiente que se respira en casa. Quiero decir, da exactamente igual si le pegas un grito a tu hijo si luego tu hijo tiene una estabilidad emocional, cariño, ve el respeto entre sus padres y el respeto hacia la gente de fuera de casa.

Hay madres (que son las peores) que están tan obsesionadas con el estilo paterno que quieren tener en casa que pierden de vista lo principal...

De todas formas es como todo, también he tenido niños que no sé como sus padres no se suicidaban (y realmente pienso que eso acaba con un matrimonio), y otros que son encantadores y que por muy "mal" que se porten, no tienen ni punto de comparación. Entrar a juzgar cómo lo educan en casa es complicadisimo, tanto como lo es el mismo niño

Ánimo, que tus princesas por lo que dicen están saliendo de lujo! :P
Besos
Diana.

Sol Guti dijo...

Moli, te sigo hace poco tiempo, pero hija mía, parece que me lees el pensamiento, y además luego lo reflejas de una manera muy divertida. En cuanto a la maternity, completamente de acuerdo contigo; yo empecé a darme cuenta de que los blogs de mamás eran un truño cuando hablaban del vínculo tan especial que se creaba entre una madre y su feto, vínculo que yo no llegué a sentir nunca, luego el vínculo nada más nacer (yo estaba tan dolorida que temía que me acercaran a mi niña), el vínculo de la lactancia (yo veía las estrellas las dos primeras semanas de pecho, cada vez que me decían "está llorando por hambre, póntela al pecho" casi que me echaba a llorar yo), y cuando leo lo de la paciencia y la comprensión a su comportamiento indescifrable (del tipo desmigar un paquete de galletas en el salón, vaciar todos los cajones, etc) no puedo menos que descojonarme, sobre todo cuando llegas a casa después de trabajar, harta de mi jefe/compañeros, de que mi madre me cuente siempre lo mismo, o de que mi marío esté "empanado" la mitad del tiempo.
Y lo peor de todo es que a pesar de todo, los queremos, porque tienen muy buenos momentos...

XEIA2410 dijo...

Ahhhhh!!!!!!! El punto cinco......,cuántas veces me lo habré repetido.....
A mi "favor", diré que lo intennnnto cada día y.......lo consigo (algún dia, contados con los dedos de una mano, y tienen 8 y 5 añossss, con lo cual, la media....pos eso...)
Al principio, me sentía fatalllll (mala madre, despojo humano....), pero un dia una maestra me comentó una frase muuuuy sencilla: "En el cole y fuera de casa se portan bién??? Pues así lo hacéis estupendamente, se porten como se porten en casa" (supongo que debe ser lo de la confianza, que da asco....)
Desde entonces (y tus maternity ayudan), no me siento tal piltrafilla (aunque, al principio, cuesta. Yo fuí lectora de revistas de padres un par de años, desde que nació la mayor, aunque ya se me había caído el mito de la maternidad ideal....sólo nacer ella. Igualmente, influyen al pillarte novato y falto de criterio por el sueño y demás y te hacen sentir muuuy mal, algunas cosas. Aunque después, reaccionas y ves lo que hay..)
Me encannnta ver padres como nosotros reflejados por ahí!!!!!!

molinos dijo...

Bruja..pues por ahora ha habido poco lio. Casi mejor, con este calor seguro que me pondría en unos niveles de hostilización incompatibles con la vida.

Javi..los pequeños sois chusma.

Neko, no es gritar por gritar es que pretender razonar con una niña de 5 años empeñada en llevar falda porque le da la gana a ella es absurdo. te pones pantalones y punto.

Annihall..insisto en que el fundamentalisto happypandista debe estar de vacaciones o por fin han decidido dejar de leerme y me han excomulgado.

Boticaria, introducir el factor madre en la educación de los churumbeles es una cosa muy stresante, mucho más que controlar aviones. Ah..bienvenida.

Lady Gugu, no se trata de que sean buenos o malos. Laz princezaz son buenísimas, pero a veces no hay manera de hacerles entrar en razón y al final acabas gritando. Es inevitable y no pasa nada.

Anusky66..ya sabes..la cuestión es sentarse a esperar. La venganza se sirve fria y sienta de puta madre.

Princess...i love you, ya lo sabes. Y lo de las lágrimas es inevitable..es tannnnn frustrante.

Sin mas palabras, las abuelas son un factor desestabilizante. Debo decir que mi suegra no, mi suegra todo lo que yo diga está fenomenal..molimadre es otro tema.

Marta..y porqué te castigas leyendo esas cosas?? ¿Quieres quitarte años de vida?

Ratatouille..claro que son inevitables. No somos de piedra, y estás hasta los cojones de todo y gritas. Pretender que es posible evitarlos siempre es ciencia ficción.

molinos dijo...

Alber..te voy a mandar un dia a esas cositas dulces...para que te entretengas. Eso si, durmiendo son monísimas.

Anónimo, siento que las cosas te hayan ido mal, lo siento mucho. Pero yo nunca he sido prepotente y no creo ir sobrada de capacidades para educar a laz princezaz. Es más, la mayor parte del tiempo me sorprendo pensando " como han salido así siendo hijas mias? " Y yo no grito para meterles miedo..grito porque se me acaba la paciencia, pero desde luego si algo no les doy a laz princezaz es miedo. De todos modos, gracias por el consejo y ánimo.

Tita, ellos apechugarán con sus niños, no yo.

Inés, gracias, pero laz princezaz han salido así por magia potagia...te lo digo en serio.

Vesper, yo era buenísima...un coñazo protestando pero buenísima. Y ahora tengo dos..iguales que yo y cabezotas como el ingeniero.

Salamandra..me parto con la historia de la zapatilla porque yo tengo una igual!!! Y lo del miedo estoy contigo, lloran porque se cabrean por no salirse con la suya no por miedo.

Rosa, yo no las leo porque me parece primero que son todo publicidad y segundo no dicen más que chorradas.

Oso, te lo debes pasar bomba...XD

Movidas..asi me gusta..comentarios lacónicos. XD

S.Y, sobre todo que a determinadas edades no van a entender las razones por las que hay que hacer determinadas cosas..asi que es porque yo lo digo y ya está. Ya tendrán tiempo de entenderlo.

Esther..tururú.

Belen..gracias. Tengo una vida tan normal..que puede ser la de cualquiera.

Pilar, exacto, es un dia y otro dia, y otro dia. El dia de la marmota.." Buenos dias excursionistas" y sabes que será asi otra vez.

Juliet, sois malísimos queriendo que haya trifulca...sois malísimos.

Diana, yo no juzgo, cada uno que haga lo que quiera en su casa. Yo cuento que grito, chillo, pierdo la paciencia porque es así, pero no me siento mala madre por ello..es que es así. No soy de piedra y me sacan de quicio a veces.

Sol Guti..no leas esos blogs..sientan fatal. Te lo digo en serio..lee el mio que es mucho más divertido ( momento publicidad) Gracias.

Xeia..menos mal que ya las has dejado. A mi me provocaron rechazo desde el minunto 1, ni siquiera las leia en la sala de espera del ginecólogo...me daban repelus.

pilar dijo...

Desde luego es todo cuestión de paciencia. El día que la tienes puedes con todo, rabietas incluidas!!! el que no, te supera hasta el "me puedo lavar los dientes mañana?" de todos los días......

Diva Gando dijo...

Hola Moli,

Llegué a ti a través de un post de maternity y sigo pensando que son geniales. No entiendo como puede haber gente que piense de manera diferente a pesar de que conozco a algunas.

Me encanta como lo cuentas.

Anónimo dijo...

No soporto los números romanos, y más si son tan "largos"...

JuanRa Diablo dijo...

Pues si esta actitud, que comprendo perfectamente, podría desatar muchas críticas, imagina si se te ocurriera decir, como yo opino, que a veces una rabieta descontrolada solo se corta con un sopapo. Te aseguro que para muchos te convertirías en un monstruo.

Mis padres nos dieron alguna torta en alguna ocasión y aquello no derivó en traumas, ni en frustraciones ni nos convirtió en violentos ni tanta zarandaja como aseguran psicólogos, pediatras y padres fundamentalistas. Aprendimos que nos habíamos pasado de la raya y punto.
Me revienta que sean capaces de hacer montañas de granos de arena.

Bichejo dijo...

Yo estoy convencida de que, llegado el momento, seré una madre terrible y chillona porque no tengo apenas paciencia.

Al menos tendrán un padre paciente, friki y raro como él solo, pero mogollón de paciente

XAqui dijo...

Creo que para la webring fundamentalista estás excolmugada, desenlazada, y borrada de los frontispicios, Moli. Los cruces son divertidos, pero el argumentario, maneras y escasez de originalidad y agudeza de la parte totalmeternyhood llega a aburrir, a la larga. Pero todavía me asombra la facilidad con que se hicieron juicios de valor sobre ti, sólo por recordar que se pierde los nervios con los hijos. Saludos, me voy a una tetada reivindicativa a favor de las tetadas reivindicativas.

Burbuja dijo...

Más razón que una santa tienes Moli. No soy madre, pero me acuerdo de la mía y cómo nos gritaba cuando le agotábamos la paciencia. Es de lo más normal, de críos podemos ser muy cabrones jeje. Mira que nos avisaban de mil maneras distintas (avisos verbales, se entiende), pero te los tomabas a risa, hasta que cruzabas el límite de lo humanamente tolerable y (de higos a brevas) te llevabas de regalo un coscorrón.
Y ni traumas ni leches, que se está poniendo muy de moda eso de no traumar a los churumbeles y se va a liar parda cuando estos alegres angelitos crezcan. Tiempo al tiempo.

Anónimo dijo...

En el colegio de mi hija, en Alemania, las profesoras a principio de curso nos "aleccionaron":

-No es verdad que a los niños no les guste la verdura. Hay que ofrecérsela con frecuencia hasta que se acostumbran.
-No pueden ver la tele. No hay un tiempo a la semana. TV = nunca.
-Las Nintendos/Wii son el peor invento del mundo mundial. Jamás.
-Todos los días hay que leerles un cuento que les guste. Hay que leérselo despacio, con la entonación adecuada y transmitiéndoles nuestro gusto por la lectura.
-Hay que pasar un rato al día a solas con cada hijo.
-Tenemos que estudiar con ellos a diario.
-Es imprescindible que juguemos con ellos a diario
...
Los padres asentían con la cabeza mientras yo sufría convulsiones internas para evitar carcajadas externas.

Llegué a la conclusión de que yo era la única madre real en la sala. Obviamente las dos profesoras no eran madres y los padres presentes tampoco eran padres. Debían actores contratados y muy buenos porque consiguieron no reírse.

Yo tengo tres hijos, muy juntos, revueltos y pequeños y me pregunto:

¿cuántas madres/padres necesitan nuestros hijos para poderles dedicar cada nanosegundo que no pasan en el colegio, alejados de la TV e inculcándoles amor por la lectura y la lechuga?

Como se acerca septiembre ya tengo planeada mi estrategia cuando me acusen públicamente de que que mi hija juega a la Nintendo y no come lechuga:

"su señoría:estudios recientes de la universidad de gwfwahd han demostrado que los neurocirujanos enganchados a la Nintendo cometen un 40% menos de errores al operar que los que no juegan. Quiero que mi hija sea neurocirujana"

Enhorabuena por el blog. Muy divertido!

Eva de

madamer dijo...

A mi me gustaria ser una madre happy, de esas impertéritas, que hablan sin gritar dulcemente y a todo lo que piden sus retoños decir que sí...pero no puedo, tengo complejo de madrastrona y me paso el día con el ceño fruncido y hablando a gritos...y no puede ser de otro modo, de hecho mis dos cachorros sólo me temen a mí...al resto de familiares los torean...así que mano dura...que algún día alguien me lo agradecera...digo yo (porfasí)

Anónimo dijo...

Hasta el moño estoy de madres perfectas, no es verdad, no me lo creo. Yo soy de lo más equilibrado y normal (palabrita), y muchos días deseo largarme y que se queden solos en casa. Hay pocos blogs que desmitifican la maternidad, que la cosa es diferente a la realidad, que se pierde la paciencia sí o sí, que se grita... yo todavía me siento culpable cuando la pierdo. Pero es que mi tres cerditos tienen 2 años, y los mellizos tienen 1.
Eso sí, yo tengo tiempo de sobra para leerles un cuento despacio y entonando; cada día encierro voy encerrando a dos en una jaula para pasar tiempo en exclusiva con cada uno de ellos, etc. ¿Pero de qué van? ¿Todo el mundo tiene varias domésticas o qué?
Yo solita no doy pá más.

Nun dijo...

1.- descubres que tus padres te gritaban con razón.
2.- piensas que tus padres te gritaban poco para lo cabrón que eras.
3.- piensas que gritas más que tus padres, ergo tienes menos paciencia, ergo eres peor padre.
4.- quieres más a tus padres.
5.- te juras a ti mismo...que mañana...tendrás más paciencia e intentarás no llegar a la fase de porque yo lo digo.
6.- deseas que todos esos de “con los niños hay que hablar”, “no hay que hacerles pagar tus frustraciones”, “ es importante tener paciencia”, se reproduzcan. La venganza sienta tannn bien.

Pero que razón tienes, yo ahora comprendo a mi madre!!!

-Nun-

Sonia dijo...

Sí, ya lo sé. Este post tiene más de un año, pero como voy leyendo desde el principio, pues mira, poco a poco. No sé si lo habrás dicho en algún post posterior, pero... me encantaría saber tu opinión de "las técnicas Supernanny" :) Yo no tengo hijos y claro, me resulta super lógico eso de "da una orden y pasa de ellos cuando te vengan llorando y pataleando" Pero a lo mejor tampoco es tan fácil como parece...
Nota aclaratoria: no tengo hijos, pero tampoco soy de esos que dan esas charlas, porque después de mucho tiempo aguantando la puñetera frase de "como se nota que no tienes hijos" he decidido pasar de meterme en ciertas conversaciones... :)