martes, 1 de febrero de 2011

JUGUETES Y MERENDOLAS

No sé porqué se me ha ocurrido este post. Sé el momento exacto en que se me ha ocurrido. Iba conduciendo por la M31, por una zona donde no hay nadie, sonaba la música y de repente he tenido un flash y he dicho “tengo que escribir sobre esas cosas que ya no hago y que recuerdo”. La idea el recuerdo, pero el flash o la “cosa” que ha provocado la idea...se ha esfumado completamente. Debería llevar una grabadora…pero es que luego me oigo y me doy grima...así que seguiré perdiendo esos momentos de inspiración.

No es un post de nostalgia ni nada de eso…pero son cosas que ya no hago o ya no están o ya no se pueden hacer.

Oh…acabo de acordarme de cuál ha sido el detonante del post. He leído un comment de Efe esta mañana en el post anterior que solo decía “ Tentempié”…y mi fabuloso proceso mental ha sido: Tentempié que me lleva a Tentetieso y de ahí a Guibol….los guibol ya no existen. Es más, el otro día intenté hacerle a alguien una referencia a ese juguete de mi infancia y me miró como si estuviera de atar….TENGO QUE ESCRIBIR UN POST SOBRE COSA QUE YA NO ESTÁN. Vale..gracias a Pablo sé que se llaman Weebles.. ( Gracias Pablo, un detalle)

Guay. Que peso me he quitado de encima al recordar la chispa del post…no saberlo me estaba reventando un poquito.

Empecemos desde el principio.

Cuando yo era cani, antes de que pobrehermano pequeño naciera, cuando solo éramos 3, en casa de molimadre compartíamos habitación. Esto molaba mucho porque montábamos unas juergas por la noche muy divertidas hasta que molimadre venía gritando y nos acojonábamos hasta el infinito. Lo que más molaba de compartir cuarto es que podíamos tener otro cuarto con el sugestivo nombre de “La leonera”…nada de mariconadas de cuarto de juegos ni nada de eso: “Leonera”…que quedara cristalino que era un cuarto para hacer el cabra, jugar sin tener que recoger y nuestro territorio salvaje hasta que los juguetes impedían ver el suelo y entonces molimadre hacía una incursión y cuando volvíamos del colegio todo estaba en su sitio.

Molaba tanto.
Entrabas y se veía el suelo.
Los clicks estaban todos colocados en posición en el fuerte. Los vaqueros tenían su pelo, sus gorros, pistolas y hasta los puños esos blancos que tenían los que eran del 7º de caballería. Los indios tenían arcos y hasta las plumas del tocado…se te caían las lágrimas de la emoción al ver tus juguetes recompuestos. Era casi como un anuncio.

Los Geyperman estaban alineados con todas sus armas y los Madelman tenían todas sus cositas y los pantalones puestos.
Y la familia de guiballs se mantenía en hilera en la estantería. ¿Nadie recuerda a los guiballs?..Ni siquiera sé si se escribe así y en google no salen…que disgusto.

Por supuesto, no teníamos argamboys…porque eran feos y porque los clicks eran sus enemigos y porque los clicks eran superchulos y los argamboys no nos gustaban nada y eran antipáticos. Alguno nos regalaron y siempre hacían de malos hasta que los descuartizábamos.
Baby Mocosete y la Nancy estaban peinados, lavados, olían bien y ¡¡tenían ropa puesta!!! La bañerita estaba limpia, su ropa en los armarios e incluso el armario baul de Nancy tenía la ropa colgada en perfecto orden. ( Creo que molimadre la planchaba y todo....en fin...que fraude de madre soy)

Había también un banco de herramientas de pobrehermano mayor y por supuesto, los tornillos estaban con los tornillos, las tuercas con las tuercas y todo lo demás en perfecto orden de revista. Daban ganas de ponerse a construir lo que fuera….

¿Y los lápices? La noche anterior te habías metido la gran leche al pisar una colección de plastidecor roñosos que había por el suelo…pero por arte de magia, esa tarde, todos estaban afilados y colocados por colores. Incluso yo, que dibujo con la misma habilidad que una babosa abisal me entraban furores artísticos.

Y entonces venía molimadre y nos llamaba a merendar. Cada día había algo distinto. Unos días te gustaba más y otros menos pero eso daba igual, te lo tenías que comer por narices y por los santos cojones de molimadre. Nos daba bocadillo( siempre con pan de pan...el pan de molde era para días especiales, un capricho) de queso con membrillo… ¿quién merienda eso hoy en día? , sobrasada, chorizo de pamplona con mantequilla, foigras (puaggg...lo odiaba) y mi más favorito…bocadillo de mantequilla con nocilla. Siiii...una plasta inmunda pero estaba tannn rico. Por supuesto nocilla solo negra. Ahora en mi casa se toma nocilla (no tiene huevo ni gluten) pero es de dos sabores porque al ingeniero le gusta lo blanco…y solo se come lo blanco. A mí me gusta hacerme una tostada y cuando el pan está todavía caliente ponerle la nocilla encima para que se funda un poco….mmmmmmm…que gusto.

Acabo de acordarme de otra merienda guay que me encantaba. Leche con galletas de vainilla fontaneda. Venían en una caja roja y dentro estaban ordenadas en dos pisos..con un papel transparente por encima. Me encantaba sacarlas de la caja, contarlas, dejarlas en un montón al lado de mi vaso y luego abrirlas para comerme primero la tapa que no tenía vainilla y que estaba seca y que era muy sosa pero que te comías igual...sabiendo que la parte buena venía luego….la tapa con la vainilla…mmmmm..a veces me lo comía en tres bocados, otras veces lo raspaba con los dientes para ver que huella dejaban en la vainilla y otras chupaba la vainilla. Me flipaban esas galletas...pero ya no las fabrican…

Merendábamos en una barra de madera que había en la cocina. Mirando a la pared…subidos a unas banquetas enormes en las que por supuesto estaba prohibido columpiarse…y en las que por supuesto nos columpiábamos y nos metíamos unas leches de campeonato…pero no podías quejarte: ¡¡ Os he dicho que no hicierais eso..Ahora si te duele...te fastidias!!!
Y además te llevabas un capón...por listo.

Más adelante, cuando ya éramos más mayores, nos sentábamos ahí a merendar, pero con un Asterix cada uno…pero eso es ya para otro día.

41 comentarios:

Pablo dijo...

Eran los weebles... Loq ue hace tener una edad.
para los jovencitos dejo un link.

http://www.stuffwelove.co.uk/weebles.htm

Sigo con el post.

besos mi.

molinos dijo...

Gracias Pablo!!!!!

Juanjo ML dijo...

Me acuerdo de todo, hasta de los weebles, pero creo que yo los tenía en cantidades más moderadas. Y sí, yo también merendaba bocatas de chorizo con mantequilla y de mantequilla con cola cao si se terciaba. Que nos cuenten los habitantes del Blasco si eso se podría poner en la lista de alimentos saludables del cole de los niños.

Inés dijo...

Oh! Yo también merendaba bocadillo de queso con membrillo. Y de chorizo con mantequilla. Lo de la mezcla de mantequilla-nocilla no lo probé, pero lo de la tostada caliente con nocilla lo sigo haciendo. Eso y sandwich caramelizado (su evolución, claro).

Y yo sigo haciendo merendolas (que no meriendas) con los amigos. Quedamos en una casa, cocinamos dulces y nos los pimplamos. Mola taaaaaaanto.

(Sí, ya sé que me vas a decir que faltan los GTs. Pero es que esto es más naïve)

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Te ha quedado abuelo cebolleta total.

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo dijo...

Xisca..

Si a los clicks los llamas playmobil es que no tienes edad de haber visto los weebles :-)


Besos mil

PS: Y a nadie le daban en la escuela para merendar pan con chocolate???

Y a ver esos comentarios que no soy tan mayor!!!!

Toñito dijo...

Hola Moli primera vez que comento este blog y cualquier otro. Me gusta como escribes en especial hoy. Recordé mis juegos de niño. Tengo un hijo de 11 que se la pasa en el Play Station y como yo nunca estoy en casa por el trabajo y él es hijo único creo que se esta perdiendo todas esas cosas de las que escribiste y que yo por ser el ultimo de tres hermanos pues también viví.
Me encantaban los legos.

Lucy dijo...

Ayyy yo todavia tengo Playmobil que jugaba con mis hermanos cuando eramos chicos, y los tengo todos en sus cajitas y con todos sus accesorios, me encantan! Qué es nocilla?

Peque dijo...

Los clicks eran mis mejores amigos, esos indios y vaqueros, los todo terreno, ¡qué recuerdos! También me encantaba el Simón, y al Nenuco lo tenía con la cinta transparente en el pelo y todo, es decir, pasaba de él totalmente. Estaba loca con un coche teledirigido¡sin cable!
En cuanto a las meriendas, en el cole el día que te daban pan con chocolate ea una fiesta. Era una sola pastilla larga y estrecha, envuelta en papel albal y otro papel. Y recuerdo los tubos de leche condensada, no los botes, sino unos tubos más anchos que los de la pasta de dientes y más bajos, con tapón de rosca.La tostada de Nocilla todo un clásico, pero para mí lo mejor del mundo eran las tostadas con mantequilla y jamón cocido.

Pikifiore dijo...

OOhhhh, qué recuerdos recuerdosos...yo no tengo ni idea tampoco de qué eran los weebles...es que no lo había oido en mi vida,jajaja.
Yo compartía cuarto con mi hermano, era alucinante lo que daba de sí ese espacio, y lo que se nos ocurría. Y las meriendas...mmm, qué gusto, aunque yo odiaba que me pusieran mantequilla en los sandwiches, puaggg!!!

Lironcillo dijo...

Pablo, pues yo los llamo clicks y no conozco esas cosas que decís...

Chorizo con margarina/mantequilla, lo odiaba. A mí sin margarina/mantequilla, por favor. Los de "fuagrás" me encantaban.

Lironcillo dijo...

Y el pan con chocolate me lo daban en casa, no en el cole.

Lironcillo dijo...

Los tubos de leche condensada también los recuerdo. Pero me da que soy algo más joven que un par de por aquí. Mucho menos que otros tantos xD

Mila dijo...

Para mí las mejores meriendas eran las de mi abuela. a mi madre la volvía loca porque le decía que la leche de la yaya era distinta de la suya y me gustaba más y el caso es que era la misma asíq ue no sé que era pero la de mi abuela estaba más rica, ummmmmmm con galletitas, ensaimadas... ummmmmm. Yo la mantequilla en el pan no la podía ni oler, y el paté y derivados menos.Yo jugaba con mi hermana a barbies y nos montabámos unas historias tremendas. Me ha gustado el post. Besitos.

javi dijo...

No tenías legos ni mecanos?

De merienda lo mas raruno eran los bocatas de mantequilla, azúcar y colacao.

Ay Moli, que nostalgia...

Anniehall dijo...

No conozco a los weebles. Yo era de nocilla blanca también, será cosa de los ingenieros. Pero ¿con mantequilla? Lo que sí tomaba era mantequilla con colacao.

Con esto de las dietas saludables yo también me he acordado últimamente de las cosas que tomábamos en casa.

Qué bonito post.

Chirly dijo...

No he echado la cuenta porque me da pereza, pero tengo la idea de que naciste unos cuatro años antes que yo.

Viendo la foto de los Guibol (me mola más la castellanización del término que habías hecho antes de saber cómo se llaman) pienso que esos cuatro años de diferencia fueron decisivos en la evolución de la especie humana.

papacangrejo dijo...

Como han cambiado las cosas. Recuerdo las meriendas con esos bocadillos de leche condensada con colacao.

hitlodeo dijo...

Los Güibols (yo tampoco sabía que se escribía weebles). Yo tuve varios, con la isla y el barco pirata. Una maravilla.
Me has hecho ponerme nostálgico Moli.
Un bocata que le hago a mis hijos a veces es el de pan con mantequilla y azúcar. Pasote de dulce, pero los dentistas tienen que vivir.
Otro que me encantaba y que les he hecho a los peques es el de sobrasada a la plancha (con la sobrasada derretida e integrada en el pan ¡Ssslurrpp!)
Y los Madelman. Incluso me llegaron a regalar una Madelman, que desnudamos en dos segundos entre mis primos, mis hermanos y yo. Creo que mi madre se arrepintyió del regalo.
Se me van a saltar las lágrimas Moli.
Besos

hitlodeo dijo...

He encontrado esta página de weebles. Algunos los tenía.

http://weeblesbrekar.blogspot.com/

José Antonio Peñas dijo...

¡YO! ¡Yo sigo tomando queso con membrillo, delicioso sobre una tostada recien hecha, con un chorrito de aceite antes de ponerla en el tostador! Y también había algunos güibols por casa, pero no eran míos, lo mío eran los madelmanes.

DDmx dijo...

Los Weebles son feos de cojones. pero tiernos.

Speedygirl dijo...

ARRIBA LA NOCILLA NEGRA, ABAJO LA BLANCA! XDDDDDDDDDDD

Efe Morningstar dijo...

Soy súper muso, está claro.

Triyel dijo...

Jo, yo tambien tenia los güibols y los clicks. Creo que todos los reyes pedia el barco pirata, pero no me lo trajeron nunca. Ahora hay veces que me pasa por la cabeza comprarmelo :D

El niño desgraciaíto dijo...

Yo no había visto los weebles en mi vida, serán cosas de la capital, más que de provincias. Tenía algo parecido que era un autobús en el que se metían unos señores con la base cuadrada y cuando movías el autobús, los señores se movían arriba y abajo.

Respecto a las meriendas, poca cosa puedo decir porque en mi casa no entraba chocolate, ni nocilla, ni plátanos, ni... porque se los comía mi hermano enteros en cuanto los veía.

NáN dijo...

Considero este post como el mejor homenaje a Molimadre que se puede hacer. Una mujer que los tenía bien puestos y sabía diferenciar las churras de la merinas con los ojos cerrados.

Lo que son las cosas, parece que lo mejor de ti viene de esa vida desenfrenada que te permitió: si te caías del taburete, ¡capón por haberteportado mal!

Y ahora entiendo esa "presencia" que tienen tus princesas en las fotos.

De mis meriendas, recuerdo que era (y soy) incapaz de metobilizar el queso, y que cuando mi madre les decía a mis hermanos (14 y 15 años más que yo) que me dieran la merienda, untaban una fina capa de queso y encima le ponían colacao. Al rato, mi cara y mi cuerpo era una inflación de ronchones rojos. Ellos se descojonaban y yo, que era un mono de repetición, pensaba que era divertido y me revolcaba por el suelo de la risa.

Adaldrida dijo...

qué pasada de post. Moli, molas mil.

Elena Rius dijo...

Pura nostalgia. Debo de ser demasiado mayor para lo de los weebles (mis hermanos pequeños jugaban con Madelmans, ¿eso vale?), pero sí que recuerdo las meriendas de pan con chocolate: pan pan, un cacho a la bruto y chocolate negro y duro como una piedra. Aunque mi sueño era que me dejasen un bote de leche condensada para mí sola. Entonces me parecía lo mejor de lo mejor.

Anónimo dijo...

Bocata de mantequilla con nocilla...¡¡¡era lo más!!!! Y la tostada con nocilla sigue siendo un must. Y las chiquilin, ¿que me dices? Seguro que tambien teniais esas aspiradores de bolitas....
Anónima Marta

Beatriz dijo...

Muchos días de nocilla, sí, pero imaginaros: bote súper pequeño, diez hijos y una madre experta en untar una finísima capa en un trozo de pan enorme. No valía comerse la nocilla y pedir más, tenías que repetir también de pan.

Filias dijo...

Jajaja! Nosotras también teníamos la "leonera". Gracias por traerme a la memoria un trocito de la infancia.
Ciao

Anónimo dijo...

Qué recuerdos!!! Yo también tenía "leonera" y la Nocilla mmmmmmmm (me sigue encantando aunque como me gusta lo negro ahora prefiero la Nutella, también había Praline pero sabía mucho menos rico.

Inma

Anónimo dijo...

Qué recuerdos, es lo que pasa cuando hablas de cosas de la niñez, que si se hace muy bien como tú lo haces, despiertas muchos recuerdos que estaban por ahí, en alguna parte. Enhorabuena por el tercer aniversario.

Susana

JuanRa Diablo dijo...

¡¡Qué revival!! :O :D

Mi hermano y yo con los vaqueros y los indios de plástico... uff, la de aventuras... El día que haga la entrada correspondiente vengo a decírtelo.

Yo comí mucho bocadillo de queso y membrillo, y de queso y mermelada. Ya lo creo. Y la Nocilla... merece canonización (pero no le hagas ascos a la blanca, mujer, que también mola mogollón)

Me ha gustado, retromoli :)

PD.- ¿Guibels? ¿Weebles? ¿¡?¡!?
O por aquí no se vendieron o te lo has inventao.

Burbuja dijo...

Me ha encantado el post... mi merienda favorita: bocata de pan con mantequilla y mermelada!! Y los madelman, de indios y vaqueros, el garaje con miles de coches de mi hermano y un banco de trabajo donde construíamos de todo!

Qué de recuerdos... =)

lolo dijo...

Buah, soy más vieja que eso. Me salgo por arriba de la estadística de descerebrados. Mi bocata era de mantequilla con ¡¡chocolate rallado!!.
Pero qué madres hemos tenido, qué barbaridad.
Lo cuentas gustosísimo. Mola.

Ignatius dijo...

Por partes, que se me saltan las lágrimas:

No recuerdo cómo se llamaban en realidad, pero para mis hermanos eran los "güibols", con diéresis, aunque entonces todavía no supiesemos lo que era eso.

te faltan los Big-Jim (http://farm1.static.flickr.com/107/293088930_7a7b9dfc9e.jpg), que molaban un montón, porque las peleas eran mejores que con los Geyperman. Por cierto, ¿quién no ha tenido un profe/amigo/tío/conocido que no fuese como un Geyperman?

Por último, si hablamos de meriendas ... "mi merienda" (http://t2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQXOgF75VuwZeRU7q_F1I-S9vjUVXhx-r5lgg-4Vwj1N-dbBx8WJQ&t=1) Parece mentira, qué facil era engañarnos con un simple bollo con una chocolatina raquítica. Y dejamos para otro día al que parió el nombre.

Ignatius dijo...

se me olvidaba. Yo tenía la "isla pirata" de los güibols. Creo que todavía hay alguna foto en casa de mis padres de alguno de nosotros jugando con el barco pirata. Otra lágrima.

Gallinica dijo...

¡Qué tiempos! Nosotros nos íbamos al parque a jugar con la pelota (en realidad era un descampado) y mi abuela nos vigilaba mientras hacía punto en una silla plegable que se llevaba. Las meriendas también eran de pan-pan con embutido o queso, somos poco lamineros y la nocilla era para las ocasiones especiales. Un año mi hermano tercero, dos años mayor que yo, me convenció para que les pidiera a los Reyes los Madelman que quería él, y yo que era una canija me dejé liar. Mis padres sospecharon, claro, pero yo seguí ahí empeñada en que era lo que más ilusión me hacía, hasta que le sonsacaron y mi hermano confesó. Jo, manipulada ya desde la más tierna infancia.